38 preguntas inteligentes para hacer en una entrevista de trabajo

No dejes pasar la oportunidad de hacer preguntas al concluir una entrevista laboral. Es tu momento para continuar destacando tu aptitud y para evaluar si el cargo realmente se ajusta a tus expectativas.
38 preguntas inteligentes para hacer en una entrevista de trabajo
38 preguntas inteligentes para hacer en una entrevista de trabajo

“Entonces, ¿tienes alguna pregunta que hacerme?”.

Cuando llegues a este punto de la entrevista de trabajo -en el que el entrevistador ha terminado con sus preguntas y da la palabra-, no querrás que te cojan desprevenido. Es importante tener un plan sobre cómo responderás, y una lista de preguntas específicas para esa oportunidad.

Pero, ¿qué tipo de preguntas debes hacer realmente? ¿Y hay algunas que debes evitar? Pedí consejo a dos expertos en entrevistas de trabajo: Art Markman, profesor de la Universidad de Texas en Austin y autor de Bring Your Brain to Work, y John Lees, estratega profesional afincado en el Reino Unido y autor de How to Get a Job You Love. Aquí tienes sus recomendaciones sobre cómo abordar esta parte de la entrevista y ejemplos de preguntas que han visto que funcionan en la práctica.

Cómo abordar esta parte de la entrevista

Céntrate en dos objetivos.

Puedes pensar que esta parte de la entrevista es tu oportunidad para evaluar la organización y saber si realmente quieres trabajar allí, y eso es cierto. Uno de tus objetivos es utilizar estas preguntas para ayudarte a determinar si esta oportunidad es adecuada para ti, dice Markman.

Sin embargo, la entrevista aún no ha terminado, y todavía quieres demostrar que eres la mejor persona para el puesto, dice Lees. Por tanto, tu otro objetivo es seguir demostrando que encajas en esa oportunidad concreta. Lees sugiere decir algo como: “Tengo algunas preguntas, pero antes de preguntar, ¿puedo decir una cosa?”. Eso te dará la oportunidad de transmitir cualquier mensaje clave sobre tu idoneidad para el puesto. De hecho, antes de la entrevista, deberías “decidir de antemano dos o tres mensajes que quieres transmitir”, dice Lees, y si no has sido capaz de transmitir esos puntos en respuesta a las preguntas que te han hecho hasta ahora, deberías hacerlo ahora. Después, puedes pasar a las preguntas.

Personaliza tus preguntas.

La forma de formular tus preguntas es importante. En lugar de utilizar un lenguaje genérico, debes formular las preguntas como si se refirieran específicamente a ti. Por ejemplo, en lugar de “¿Cómo es un día normal?”, pregunta “¿Cómo sería un día normal para mí en este puesto? Eso permitirá que el gerente de contratación empiece a verte en el puesto. Según Lees, este es un “gran truco psicológico” porque “en cuanto te visualizan haciendo el trabajo, es difícil desprenderse de esa imagen”.

Aprovecha tu conversación.

También quieres retomar lo que ha sucedido en la entrevista hasta el momento. Haz preguntas que se basen en lo que tú y el entrevistador habéis hablado. Puede que quieras hacer un seguimiento de un proyecto en el que mencionaron que trabajarías, o de una responsabilidad que no viste en la descripción del puesto. La clave está en hacer que esta parte de la entrevista parezca una continuación de la conversación.

Ejemplos de preguntas para hacer al final de una entrevista de trabajo

Aquí tienes categorías de preguntas que querrás considerar en una lista organizada, junto con ejemplos de cada una que puedes personalizar.

Preguntas sobre el puesto concreto

¿Qué esperas de mí en este puesto?
¿Qué es lo más importante que debo conseguir en los primeros 90 días?
¿Cómo es aquí el proceso de revisión del rendimiento? ¿Con qué frecuencia se me revisaría formalmente?
¿Con respecto a qué métricas u objetivos se evaluará mi rendimiento?
¿Cuáles son los proyectos más inmediatos que asumiría?
¿Cuánto tardaré en… [reunirme con clientes, ser responsable de mis propias cuentas, interactuar con otros departamentos, etc.]?

Preguntas sobre el equipo

¿Qué tipo de habilidades le faltan al equipo que quieres cubrir con una nueva contratación?
¿Cuáles son los mayores retos a los que podría enfrentarme en este puesto?
¿Esperas que mis principales responsabilidades en este puesto cambien en los próximos seis meses o un año?
¿Puedes hablarme del equipo con el que trabajaré?
¿Con quién trabajaré más estrechamente? ¿Con qué otros departamentos o unidades interactuaré?
¿Puedes hablarme de mis subordinados directos? ¿Cuáles son sus puntos fuertes y los mayores retos del equipo?

Preguntas para tu posible jefe

Si el entrevistador es tu jefe, también querrás hacer preguntas en este sentido.

¿Cuánto tiempo llevas en la empresa?
¿Cuánto tiempo llevas como gerente?
¿: No preguntes cosas que puedas encontrar fácilmente con una rápida búsqueda en Google (más sobre esto en la sección “Preguntas a evitar”).

¿Cuáles son los objetivos actuales de la empresa y cómo trabaja el equipo para alcanzarlos?
¿Qué es lo que más te entusiasma del futuro de la empresa?
¿Cómo describirías los valores de la empresa?
¿Cómo ha cambiado la empresa en los últimos años?
¿Cuáles son los planes de crecimiento y desarrollo de la empresa?

Preguntas sobre la cultura

Lees advierte que debes tomar las respuestas a las preguntas sobre la cultura de la empresa con cautela. Es muy poco probable que el entrevistador te diga abiertamente que la cultura es poco acogedora, o incluso tóxica. Por eso preguntas como la 22 pueden ser útiles. Llegan a la cultura de la empresa sin preguntar explícitamente por ella y pueden “ayudarte a descubrir cualquier elemento inesperado sobre tu posible nuevo lugar de trabajo”, dice Markman.

¿Cómo sueles incorporar a los empleados?
Si el puesto va a ser a distancia, pregunta específicamente cómo se integran los empleados a distancia en la cultura de la empresa, aconseja Markman.
¿Qué suele sorprender a los nuevos empleados cuando empiezan?
¿Hay algo que deba leer antes de empezar que me ayude a tener un entendimiento compartido con mis compañeros?
Hacer esta pregunta no sólo indica tu interés por el puesto, sino que también demuestra que estás deseando tener “referencias culturales compartidas con la gente con la que vas a trabajar”, dice Markman.
¿Cuál es tu tradición favorita en la oficina?
¿Qué soléis hacer tú y el equipo para comer?
¿Hacéis alguna vez actos conjuntos con otros departamentos o equipos?
¿Qué tiene de diferente trabajar aquí que en cualquier otro sitio en el que hayas trabajado?
¿Cómo ha cambiado la empresa desde que te incorporaste?

Preguntas sobre desarrollo profesional, trayectorias profesionales y oportunidades futuras

Markman dice que es fundamental comprender cómo será el crecimiento y el desarrollo profesional en el puesto. Debes estar seguro de que puedes verte no sólo en el puesto que estás solicitando, sino también de que hay una trayectoria profesional en la organización que te entusiasma.

¿Qué oportunidades de aprendizaje y desarrollo tendré en este puesto?
¿Cómo sigue creciendo profesionalmente el equipo del que formaré parte?
¿Existen ejemplos de una trayectoria profesional que comience con este puesto?
¿Cuáles son las trayectorias profesionales habituales en este departamento?
¿?

Preguntas finales

¿Qué no te estoy preguntando que debería?
¿Hay algo más que pueda proporcionarte que te resulte útil?
¿Hay algo que te aclare sobre mis cualificaciones?
¿Cuáles son los siguientes pasos en el proceso de contratación?

Preguntas que debes evitar

He aquí algunos ejemplos de lo que no debes preguntar al final de la entrevista:

¿Cuál es el salario inicial?
¿Puedes hablarme de tu seguro médico?
¿Cuál es su política de permisos retribuidos?

Debes evitar preguntar sobre el salario y los beneficios demasiado pronto en el proceso, aconseja Lees. “No estás en condiciones de negociar bien porque aún estás en territorio desconocido. El momento de hablar de salario es después de que se hayan enamorado de ti”, explica. Pero, ¿y si el entrevistador te pregunta por tus requisitos salariales? Este vídeo ofrece consejos útiles sobre cómo sortear esa complicada pregunta:

También debes evitar hacer preguntas que intenten cerrar el trato. (“Entonces, ¿tengo el trabajo?”) No querrás parecer presuntuoso o como si no respetaras el proceso de entrevistas de la empresa.

Abstente también de preguntar algo que podrías haber averiguado investigando con antelación, ¡y sin duda deberías investigar sobre el trabajo y la empresa con antelación!

. . .

Esta oportunidad de hacer preguntas no debes desaprovecharla. Es tanto una oportunidad de seguir demostrando tu valía como de averiguar si este trabajo es el adecuado para ti. Por supuesto, no vas a hacer las 38 preguntas.

Elige con antelación las que sean más relevantes para ti, tus intereses y el puesto concreto. Anótalas, en un papel o en tu teléfono, y consúltalas con antelación para que las tengas frescas en la memoria.

Y, por supuesto, ten en cuenta el tiempo del entrevistador. Si estabais citados para hablar durante una hora y se dirigen a ti cuando quedan cinco minutos, elige dos o tres preguntas que sean las más importantes para ti. Siempre tendrás más tiempo para hacer preguntas cuando tengas la oferta de trabajo en la mano.

Related Posts