Prosperidad

Mejores negocios hacen un bien mayor

Desenterrar estrategias para reutilizar las empresas para el bien de la sociedad.

No cabe duda de que estamos inmersos en una crisis. La salud de nuestro planeta se deteriora a un ritmo alarmante, y la desigualdad social ha alcanzado cotas asombrosas. Está claro que las prácticas empresariales han contribuido significativamente a esta emergencia. Los principios subyacentes que guían a las empresas han provocado graves daños medioambientales, trastornos en las comunidades y políticas económicas sesgadas.

Sin embargo, no siempre fue así. Las empresas no son intrínsecamente egoístas: poseen un inmenso potencial para crear un impacto positivo que vaya más allá de sus accionistas. Lo único que necesitamos es un cambio de paradigma en nuestro enfoque.

Este Resumen traza la evolución del modelo corporativo, que ha pasado de estar centrado en la comunidad a desencadenar efectos destructivos de gran alcance. A continuación esboza estrategias para reformular las ideologías empresariales, reposicionando a las empresas como instrumentos para el bienestar socioeconómico sin dejar de atender a los intereses de los accionistas.

Una llamada a una nueva perspectiva empresarial.

Cada año, miles de aspirantes a directores de empresa se embarcan en la siguiente fase de sus carreras: la obtención de su MBA. Durante el semestre inicial, estudian la doctrina Friedman, acuñada en honor del economista y estadístico estadounidense Milton Friedman. Hace más de cinco décadas, el libro de Friedman, Capitalismo y Libertad, propuso una teoría que desde entonces ha dado forma a la educación empresarial, definido la conducta corporativa y repercutido en las políticas gubernamentales de todo el mundo.

La doctrina postula que la única responsabilidad social de una empresa es maximizar los beneficios, respetando la ley. Esta noción, enseñada a los dirigentes empresariales del mañana, afirma que cada decisión debe tener como objetivo aumentar los beneficios de los accionistas. Esta idea se ha arraigado tanto que se percibe como una ley fundamental, tan inalterable e inherente como la propia gravedad.

No se puede negar que la adhesión a la doctrina Friedman ha reportado beneficios considerables. Ha ayudado a los accionistas de las empresas a amasar una riqueza sustancial, estimulando así la economía. En el proceso, sus empresas han generado puestos de trabajo y han suministrado viviendas, alimentos, ocio y servicios que contribuyen a nuestro bienestar general.

Sin embargo, esta misma doctrina ha infligido un daño tremendo. Sigue explotando los recursos naturales, dañando nuestro planeta y exacerbando la desigualdad y las privaciones. Los informes empresariales rara vez tienen en cuenta estos impactos adversos. Según la doctrina Friedman, la atención se centra en los activos financieros y materiales, los que generan ingresos.

Aunque las empresas se consideran responsables sólo ante los accionistas, sus decisiones repercuten en la comunidad en general y en los ecosistemas. Por tanto, deben responder ante estas comunidades y el medio ambiente. Para conseguirlo, el mundo empresarial necesita sustituir su ideología anticuada por una nueva, que redefina las empresas y su papel social.

Imagina un mundo en el que, como parte de sus operaciones diarias, las empresas se propongan hacer el bien además de asegurar los beneficios de los accionistas. Puede parecer descabellado, pero recuerda que los humanos concebimos e implantamos la doctrina Friedman. Entonces, ¿por qué no podemos desarrollar un nuevo modelo que aproveche las ventajas y minimice los inconvenientes?

Las empresas tienen el poder de efectuar cambios positivos significativos en el mundo. Sólo necesitan reconceptualizar su definición de “éxito”. Pero antes de profundizar en las posibles soluciones, examinemos primero cómo hemos acabado aquí.

La desconexión empresarial de la comunidad: Una oportunidad perdida

Con origen en la antigua época romana, el concepto de vincular contractualmente a las personas con fines empresariales ha evolucionado drásticamente. Rastrear la historia corporativa no es sólo un viaje por el carril de la memoria; en realidad puede desvelar por qué las empresas han perdido en cierto modo su capacidad inherente para el bien social.

Hubo un tiempo en que los intercambios económicos se producían en la plaza del mercado o en forma de diferentes comerciantes que creaban algo tangible, como un edificio. Ese mismo espíritu de los negocios se encapsula hoy en las corporaciones, aunque con muchas más formalidades y analítica.

Antes, las corporaciones servían como instrumento de los regentes y sus parlamentos para promover los intereses nacionales. Con la llegada de la libertad de constitución, las familias pudieron crear sus propias empresas. Se suponía que estas empresas dirigidas por familias generarían continuamente riqueza y oportunidades de empleo para la comunidad local. Incluso cuando las empresas se extendieron más allá de las fronteras nacionales, en gran medida estaban controladas por familias, como Cadbury o Barclays.

Llegó la era de los inversores externos. De repente, las familias empresarias tradicionales tuvieron que compartir su reinado. Las corporaciones tenían ahora copropietarios cuyo principal interés era un buen rendimiento de la inversión, sin un compromiso generacional con la empresa.

¿La consecuencia a largo plazo? Se cerraron sucursales de empresas locales y se trasladaron a mercados laborales más baratos para maximizar los beneficios y el valor de la empresa. Las empresas occidentales explotaron los talleres clandestinos para minimizar los costes de los productos, y los bancos aumentaron los beneficios mediante productos financieros que no siempre servían a los intereses a largo plazo de la comunidad. Este modelo económico amplificó las disparidades de riqueza al tiempo que degradaba el medio ambiente.

Un elemento crucial perdido en esta transición es el compromiso con la comunidad. Hoy en día, las empresas suelen pasar por alto su papel como parte de un ecosistema diverso formado por propietarios, familias, gerentes, empleados, proveedores, clientes y la comunidad. Las corporaciones de antaño fomentaban objetivos a largo plazo que beneficiaban a numerosas partes interesadas. El escenario actual, por desgracia, no refleja eso.

Sin embargo, el resquicio de esperanza es que las corporaciones aún poseen el potencial para marcar la diferencia. Su capacidad para comprometerse con las partes interesadas más allá de los accionistas es lo que puede convertirlas en fuerzas del bien social. Pero, ¿cómo podemos lograr esta transformación?

Reorientar las empresas mediante la gobernanza estratégica

La doctrina de Friedman ha contribuido a que los directivos de las empresas tengan una idea equivocada: las empresas existen para ganar dinero. Pero eso es desviarse del propósito real.

Una corporación está diseñada para resolver un problema de la comunidad. Ya sea fabricando lavadoras, proporcionando una Internet más rápida o facilitando los viajes, el objetivo no son los beneficios para los accionistas, sino servir a un propósito. Lo ideal sería que los beneficios fueran un resultado, no la finalidad.

En varios países, el derecho de sociedades obliga a las empresas a tener un propósito normativo: un compromiso con el bien social más allá de sus intereses inmediatos, como la protección del medio ambiente o los programas de educación comunitaria. Sin embargo, la presión de los accionistas a menudo relega estas intenciones a meros gestos simbólicos, haciendo que el propósito normativo sea ineficaz para transformar las empresas en benefactoras de la sociedad. Aquí radica la importancia de la gobernanza.

El gobierno corporativo convencional es sinónimo de protección de los intereses de los accionistas. Pero las empresas que se considera que siguen las mejores prácticas de gobierno corporativo, irónicamente se tambalean en tiempos de crisis, como el estallido de la burbuja de las puntocom o la Crisis Financiera Mundial.

La conclusión es sencilla: el gobierno corporativo debe apoyar el propósito de la empresa en lugar de impulsar el valor para el accionista. Los mecanismos de gobierno, como la estructura del consejo, los nombramientos de los miembros y la gestión del riesgo, deben permitir la consecución del verdadero objetivo de la empresa, no los beneficios de los accionistas.

Además, las empresas deben ampliar su visión de los clientes para incluir a todos los afectados por sus actividades, no sólo a los consumidores directos. Esta perspectiva ampliada fomenta el crecimiento y la innovación, mejorando la resistencia de la empresa durante las recesiones económicas.

Restablecer la alineación de una empresa con su propósito genuino exige un liderazgo visionario. Requiere a alguien en quien confíen tanto los accionistas como los empleados para poner en práctica este cambio y articular sus méritos. Esta transformación, aunque desafiante, manifiesta la innovación empresarial en su máxima expresión y garantiza la longevidad de la empresa.

Aunque la investigación que explora el vínculo entre el bien social y la salud empresarial está aún en ciernes, los primeros indicios sugieren que las prácticas empresariales socialmente responsables producen beneficios. Los altos rendimientos, los bajos riesgos y los costes reducidos suelen estar vinculados a la responsabilidad social corporativa, la ecoeficiencia y la satisfacción del cliente. Y estos resultados pueden hacer más felices a todas las partes interesadas, no sólo a los accionistas.

Desarrollar métricas de rendimiento holísticas

La evaluación del rendimiento de una empresa se centra tradicionalmente en los activos financieros y materiales. Sin embargo, una parte crucial de la empresa no se tiene en cuenta en estas métricas: los recursos naturales, sociales y humanos. Estas tres formas de capital son esenciales para la supervivencia de cualquier empresa, pero brillan por su ausencia al calcular los beneficios, lo que presenta una imagen errónea tanto de las empresas prósperas como de las que atraviesan dificultades.

Para una evaluación precisa de los resultados, las empresas deben tener en cuenta todas las formas de capital. Los costes de mantenimiento o sustitución del capital natural, social y humano deben tenerse en cuenta al calcular los beneficios netos. Del mismo modo, deben registrarse las inversiones en estos recursos, como la formación del personal o las iniciativas de bienestar de la comunidad.

Sin esta visión global, las empresas corren el riesgo de tomar decisiones importantes basadas en información incompleta. Además, esto podría inflar los beneficios, dando lugar a una distribución inadecuada entre los accionistas y a una asignación ineficiente de los recursos. Peor aún, podría informar las políticas económicas nacionales e internacionales, perpetuando el daño a las comunidades, las economías y el medio ambiente.

Entonces, ¿cuál es el remedio?

En primer lugar, las empresas deben reconocer la erosión del capital natural, social y humano como un pasivo. Por ejemplo, si una empresa tiene unos ingresos anuales de 100 millones de dólares pero causa daños medioambientales por valor de 30 millones, los ingresos deberían ajustarse a 70 millones.

En segundo lugar, los gastos en preservar los recursos naturales, sociales y humanos deben clasificarse como activos. Por tanto, si una empresa gasta 40.000 $ en mantener la salud del río, sus activos naturales deberían aumentar en 40.000 $.

Es imperativo que todas las empresas, propietarios de tierras y naciones rectifiquen los daños que infligen a las comunidades y al medio ambiente durante sus operaciones. Los costes de restauración deben incluirse en los registros financieros para representar con exactitud los beneficios, las responsabilidades y los activos. Al fin y al cabo, la parte que causa el daño debe ser la que lo compense, no las víctimas ni las generaciones futuras.

Evolución de los negocios mediante la legislación

A pesar de la plétora de sectores y servicios que ofrecen, todas las empresas comparten un rasgo común: su existencia depende del derecho de sociedades, la savia que les da forma. Por esa misma naturaleza, está claro que la ley puede ser una fuerza poderosa en la configuración de las operaciones corporativas y, por extensión, de las vidas de todos los que interactúan con estas entidades.

El derecho de sociedades esboza las normas por las que nace, se estructura y se gestiona una empresa. Esta es la sabiduría convencional, al menos, que nuestros aspirantes a MBA de ojos brillantes asimilan y probablemente empleen.

Sin embargo, lo que la mayoría de los interesados pasan por alto es el poder inherente de la ley para fomentar la colaboración, permitiendo que entidades dispares se unan y produzcan resultados de otro modo inalcanzables, como en la antigua Roma. Esta unión se refuerza mediante contratos, propiedad y estructuras de gobierno.

Además, numerosas empresas mantienen compromisos corporativos, que son proclamas que reflejan la ética de la empresa en torno a aspectos no financieros como la sostenibilidad y la inclusión. Sin embargo, estos compromisos, aunque rebosan nobles intenciones, están plagados de problemas. Carecen de aplicación legal, métricas de medición, asignación de responsabilidades y cláusulas de penalización por incumplimiento, por lo que a menudo no consiguen tener un impacto significativo.

Esto suscita una reflexión crítica. ¿No deberían las empresas estar legalmente obligadas a apoyar y ampliar el capital social, medioambiental y humano junto con el financiero, para crear un entorno en el que todos prosperen? ¿No deberían estar obligadas a abstenerse de acciones que agoten estos activos, de forma similar a como los accionistas esperan que los directivos eviten devaluar los activos financieros? Y, ¿debería obligarse legalmente a las empresas a rectificar sus transgresiones contra los activos no financieros?

La legislación existente puede clasificarse en tres formas que ayudan al cumplimiento de los compromisos empresariales: habilitar, facultar y obligar. ¿Y si introdujéramos tres más: obligar, restringir y restaurar?

Un marco global de esta naturaleza abordaría los intereses de los accionistas, las partes interesadas, la comunidad que rodea a la empresa y el medio ambiente. También capacitaría a los directivos para encontrar un equilibrio entre sus obligaciones para con los accionistas y la propia empresa. De este modo, los accionistas podrían saborear sus beneficios mientras la corporación se adhiere a su verdadero propósito: introducir soluciones innovadoras a los problemas de la sociedad de un modo que sea universalmente beneficioso.

Conclusiones

La corporación, a lo largo de los siglos, ha pasado de ser una entidad que unía a individuos con un objetivo empresarial definido a una entidad obsesionada con generar riqueza para los accionistas, a menudo en detrimento de los demás y de nuestro planeta.

Sin embargo, como productos de la sociedad, las corporaciones tienen el potencial de metamorfosearse en poderosos agentes de transformación y apoyo, al tiempo que sirven a los accionistas. Adoptando un compromiso corporativo sólido, replanteando la gestión de activos y remodelando la responsabilidad corporativa, podemos dar paso a un futuro más sano y rico a escala mundial.

Related Posts