Aprende a establecer conexiones auténticas y a crear comunidad.

Cuando llegó a la veintena, Jon Levy tenía problemas. Su Startup había fracasado y se enfrentaba a la crisis financiera de 2008. Sabía que quería cambiar el mundo, pero no sabía cómo.

Así que organizó una cena e invitó a 12 desconocidos a cocinar para él. De aquellos humildes comienzos nació la Cena de Influenciadores, una red que ahora está formada por miles de personas, entre ellas premios Nobel, campeones olímpicos y músicos galardonados. ¿Por qué querría alguna de estas personas cocinar para Levy? Porque había descubierto que lo que más anhela la gente es la conexión y la comunidad, y diseñó los eventos para maximizar ambas.

Este resumen te revelará cómo tú también puedes convertirte en un diseñador del comportamiento. Te mostrarán exactamente cómo crear eventos que fortalezcan tu comunidad y permitan una conexión auténtica.

En estos resúmenes, aprenderás

  • por qué la gente valora tanto los muebles de IKEA;
  • cómo generar confianza entre desconocidos rápidamente;y
  • por qué comprender la psicología del comportamiento puede ayudarte a ser un mejor líder.

La conexión humana es el ingrediente clave para el éxito de cualquier negocio o movimiento social.

¿Alguna vez has deseado desesperadamente cambiar tu comportamiento… pero no te has atrevido a hacerlo? Eso es lo que le ocurrió a Jean Nidetech, una mujer desesperada por perder peso. Sabía que debía cambiar su dieta y sus hábitos de ejercicio. Pero no sabía cómo comprometerse.

Siempre que iba al médico, éste le daba un nuevo plan de dieta. Llena de motivación, seguía la dieta religiosamente durante unas semanas o meses. Pero al final se cansaba, volvía a sus antiguos hábitos alimentarios y recuperaba todo el peso perdido. El gran avance de Jean se produjo cuando se dio cuenta de que miles de mujeres a su alrededor tenían los mismos problemas, sólo que no hablaban de ello.

El mensaje clave aquí es: La conexión humana es el ingrediente clave del éxito de cualquier empresa o movimiento social.

Jean decidió romper el silencio. Invitó a un grupo de mujeres a su casa para hablar de sus experiencias con la pérdida de peso y las dietas. Las mujeres estaban encantadas de tener por fin la oportunidad de hablar abiertamente y recibir apoyo. De hecho, la reunión tuvo tanto éxito que cada semana acudía más gente. Y personas que habían luchado durante años pudieron por fin perder peso. Aquel grupo se convirtió en un pequeño negocio multimillonario llamado Weight Watchers.

¿Por qué tuvo tanto éxito? Porque aprovechó nuestra profunda necesidad de conexión. Los humanos evolucionamos en tribus; siempre nos hemos necesitado unos a otros para sobrevivir. Pero hoy en día muchas personas se sienten aisladas y alienadas, lo que tiene efectos terribles en su bienestar. De hecho, las investigaciones del psicólogo social Matt Lieberman y su equipo han demostrado que el aislamiento social enciende las mismas zonas del cerebro que reaccionan ante el dolor físico. Y lo que es más, la soledad tiene graves consecuencias para nuestra salud física: estar socialmente aislado tiene los mismos riesgos para la salud que fumar un paquete de cigarrillos cada día.

La soledad puede tener consecuencias graves para la salud.

Las empresas de éxito, los movimientos comunitarios y las protestas activistas tienen algo en común: dan a la gente la oportunidad de conectar con los demás. También les dan la oportunidad de formar parte de algo más grande que ellos mismos. Al crear estas comunidades comprometidas y llenas de confianza, las personas y las organizaciones pueden tener una influencia real y duradera.

Construir confianza rápidamente es esencial para crear comunidad.

¿En quién confías más en la vida? ¿En tu mejor amigo desde la infancia? ¿O quizás en tu médico de cabecera?

Los humanos estamos predispuestos a establecer relaciones de confianza con otras personas. Al fin y al cabo, así es como hemos sobrevivido durante tanto tiempo. Pero confiar en otras personas también puede hacernos vulnerables a que nos hagan daño. Por eso hemos desarrollado mecanismos de selección y prejuicios para saber en quién confiar y a quién evitar.

Por ejemplo, confiamos habitualmente en expertos, como fontaneros o médicos. Sobre todo si creemos que tienen conocimientos de los que nosotros carecemos. O confiamos en personas que nos resultan familiares. De hecho, cuanto más tiempo estamos expuestos a algo, más probable es que confiemos en ello. Una encuesta sobre las 100 empresas más fiables reveló que sólo dos se fundaron en los últimos 20 años.

El mensaje clave aquí es: Generar confianza rápidamente es esencial para crear comunidad.

Ahora bien, normalmente no dispondrás de más de 20 años para generar confianza con nuevos amigos, colegas o clientes. Entonces, ¿cómo puedes generar confianza rápidamente? Una forma de hacerlo es confiar en referencias fiables. Cutco Cutlery utilizó este truco para convertirse en el principal vendedor de cubiertos de EE.UU. durante los últimos 30 años.

La empresa no utiliza publicidad ni vende en tiendas. En su lugar, vende a una red de personas puerta a puerta. Cuando los vendedores de Cutco visitan a nuevos clientes, se aseguran de recalcar que han sido recomendados por un amigo o vecino de confianza. El nuevo cliente tiende entonces a confiar en ellos porque sus amigos también lo hacen. Esto se conoce como “efecto halo”, y es un poderoso atajo para generar confianza.

Otra estrategia infalible es el “efecto halo”.

Otra estrategia infalible es poner a las personas en una situación en la que se vean obligadas a ser vulnerables entre sí. Piensa en el proceso de novatadas de una hermandad universitaria, o en el entrenamiento extremo al que se someten los nuevos reclutas militares durante el campamento de entrenamiento. Cuando las personas revelan su vulnerabilidad y reciben ayuda mutua, crean lo que el investigador Jeffrey Polzer denomina “bucles de vulnerabilidad”, que impulsan rápidamente la confianza dentro de una comunidad.

Por supuesto, probablemente no quieras atraer a nuevos amigos o clientes mediante un campamento de entrenamiento o una novatada. Así que sé creativo; diseña tus propios eventos que aprovechen el poder de creación de confianza del efecto halo y los bucles de vulnerabilidad.

La gente valora más las cosas a las que ha contribuido que las que le han dado.

Tenemos tendencia a colmar de regalos caros a las personas a las que queremos impresionar. Seguramente, si ven lo generosos que somos, empezarán a interesarse por nosotros o por nuestro negocio, ¿verdad? La idea es comprensible, pero también totalmente errónea. La verdad es que la gente valora más la oportunidad de dar que la de recibir.

La gente valora más la oportunidad de dar que la de recibir.

Eso es algo que Benjamin Franklin sabía muy bien. Una vez quiso ganarse el apoyo de un rival político. Pero en lugar de intentar adularle o comprar su lealtad, probó otra táctica: pidió a su rival que le prestara un libro raro de su biblioteca. En aquella época anterior a Amazon, localizar el libro y hacérselo llegar a Franklin requirió bastante esfuerzo. El rival le dio el libro y se convirtió en un partidario para toda la vida.

El mensaje clave aquí es: La gente valora más las cosas a las que ha contribuido que las que le han dado.

¿Por qué funcionó esa táctica? Porque a la gente le importan las cosas en las que se esfuerza. Este conocimiento es algo que el gigante del mueble IKEA ha aprovechado para convertirlo en un negocio extraordinario. Piensa en la última vez que compraste allí, arrastrando muebles planos por un enorme almacén y luego volviendo a casa para pasar horas montando una cómoda. Suena bastante agotador, ¿verdad? Pero también es una experiencia, casi un rito de iniciación. Hacer el esfuerzo de montar esos cajones hace que los valoremos mucho más que si compráramos un producto acabado de la estantería.

Por lo tanto, si quieres que tus cajones sean tuyos, hazlo.

Así que, si quieres crear un evento o una experiencia que valoren tus amigos o clientes, no les invites a una cena elegante. En lugar de eso, crea un evento en el que se les exija un esfuerzo. Piensa, por ejemplo, en trabajar juntos como voluntarios en un comedor social. O ir de excursión. Te darás cuenta de que este tipo de situaciones ofrecen muchas más oportunidades para establecer vínculos reales y crearán más valor real para tus clientes.

Si decides organizar una cena, asegúrate de que los invitados tengan la oportunidad de contribuir. En las famosas Cenas de Influenciadores del autor, se reúne a 12 desconocidos para compartir una comida. Pero hay una trampa: tienen que cocinarla ellos mismos, en menos de una hora. En la prisa por completar la comida, estos desconocidos se unen en su tarea común. Mientras cocinan, charlan con facilidad y tienen la oportunidad de abandonar sus habituales escudos sociales. Y, al final, disfrutan de una comida que sabe mucho mejor por el trabajo realizado.

Cuando se crea una comunidad, los valores compartidos son importantes, pero la diversidad también lo es.

En 2008, Iggy Ignatius era un promotor inmobiliario de Florida que acababa de construir una comunidad de residencias de ancianos. Parecía preparado para un gran éxito. Pero entonces Estados Unidos experimentó un enorme desplome financiero. El mercado inmobiliario de Florida cayó en picado, y casas mucho más grandes se vendieron por una fracción del precio que cobraba Ignatius. Se temió lo peor, pero al final todas sus casas se vendieron, a pesar de ser mucho más caras.

¿Pero por qué? La urbanización de Ignatius iba dirigida a jubilados indios a los que les habría encantado volver a la India, pero que estaban atados a Estados Unidos por lazos familiares. Ignatius creó una comunidad de jubilados que ofrecía comida india, yoga y proyecciones de películas de Bollywood. En resumen, ofrecía la promesa de permitir a los jubilados conectar con una comunidad y una cultura indias allí mismo, en Florida. Esa perspectiva era tan atractiva que merecía la pena el dinero extra.

El mensaje clave aquí es: Cuando se crea una comunidad, los valores compartidos son importantes, pero la diversidad también lo es.

Considera tu círculo social. ¿Sales con personas que comparten tu estatus socioeconómico, etnia, religión, gustos y creencias políticas? Por muy cómodo que sea estar rodeado de gente parecida a ti, también puede ser limitante.

Encontrarte con personas diferentes a ti te expone a nuevas ideas y perspectivas. Y conectar con un amplio abanico de personas es especialmente importante si quieres tener una influencia más amplia en el mundo creando, por ejemplo, una empresa o un movimiento social.

El autor sabía que el movimiento que quería crear tendría que incluir a un amplio abanico de personas, como famosos, líderes del sector y activistas de la comunidad. Quería crear eventos en los que la gente estuviera rodeada de otras personas que hubieran logrado cosas notables en sus campos. Pero no conocía a ningún famoso y no había habido ningún líder de la industria en su casa cuando era niño. Así que, ¿cómo podía encontrar la forma de llegar a ellos e interesarles para que asistieran a sus actos?

Se dio cuenta de que tendría que convertirse en un experto en ponerse en el lugar de los demás y en reconocer las distintas presiones sociales que experimentaban. Y lo que es aún más importante, tendría que averiguar qué valoraban y cómo podía contribuir a sus vidas.

Puedes conectar con cualquiera si aprendes a ponerte en su lugar.

Pongamos que estás diseñando un evento y te encantaría que Oprah fuera una invitada VIP. O tal vez quieras invitar al director general de una empresa del Fortune 500 a la que admiras. O a un activista comunitario. Pero ninguna de estas personas está en tus círculos sociales inmediatos. Entonces, ¿cómo vas a conectar con ellos? Y, lo que es aún más importante, ¿cómo puedes asegurarte de que realmente querrán acudir a tu evento?

La verdad es que puedes conectar con cualquiera si te acercas a él con empatía y consideración. Pero tienes que comprender las presiones sociales únicas a las que se enfrentan los distintos grupos de personas y, a continuación, desarrollar invitaciones a medida que contribuyan a sus vidas.

La clave del éxito:

La empatía y la consideración.

El mensaje clave aquí es: Puedes conectar con cualquiera si aprendes a ponerte en su lugar.

Las personas influyentes a nivel mundial, como Oprah, disponen de tan poco tiempo que resulta infructuoso ponerse en contacto con ellas directamente. Es mucho mejor entablar relaciones con personas de su órbita -como amigos o asistentes personales- y luego pedir una presentación a alguien en quien confíen.

Los líderes del sector son más accesibles, pero también están muy ocupados. Tienes que asegurarte de que les ofreces la oportunidad de participar en un evento con valor real.

Las ConferenciasTED son tan populares entre los líderes del sector porque ofrecen precisamente eso. Son generosas en el sentido de que ofrecen valiosas oportunidades de exposición y aprendizaje. Son novedosas en comparación con las aburridas conferencias tradicionales, y están bien seleccionadas: los organizadores siempre se aseguran de que los asistentes sean al menos tan interesantes como las personas que hablan en el escenario. Por último, ofrecen al público la oportunidad de experimentar momentos de asombro. Los eventos diseñados según estos principios siempre serán muy atractivos para los líderes.

Conectar con la comunidad.

Conectar con personas influyentes de la comunidad requiere un enfoque ligeramente distinto. Red Bull quería llegar a los artistas y a los asistentes a los clubes. La mayoría de las empresas patrocinarían un festival de música de moda o pagarían a un famoso por su apoyo. Pero Red Bull adoptó otro enfoque: creó su propia academia de música.

En las dos últimas décadas, la academia ha formado a más de mil músicos y ha creado un festival de música y una emisora de radio. Estas iniciativas proporcionan habilidades, oportunidades y recursos reales a los jóvenes músicos. Canalizar sus fondos hacia el apoyo directo a la comunidad ha permitido a Red Bull crear una intensa lealtad a la marca.

La próxima vez que te pongas en contacto con Red Bull, haz clic aquí.

La próxima vez que pienses con quién te gustaría conectar, tómate un tiempo para ponerte en su lugar. ¿Cómo puedes ofrecer una invitación que suponga una contribución real a sus vidas?

Las comunidades fuertes hacen que la gente sienta que pertenece a ellas.

La palabra “comunidad” se utiliza continuamente. Pero, ¿qué significa realmente? Las comunidades son algo más que grupos de personas. Son personas que tienen un sentimiento especial de pertenencia mutua y a una causa común.

Los investigadores David McMillan y Davis Chavis estudiaron todo tipo de comunidades y definieron cuatro pilares fundamentales.

El mensaje clave aquí es: Las comunidades fuertes hacen que la gente sienta que pertenece a ellas.

El primer pilar de una comunidad es la pertenencia. Tiene que haber una demarcación clara entre las personas que forman parte de una comunidad y las que están fuera. Esto puede definirse inscribiéndose oficialmente en un club, siendo seleccionado para un comité académico o demostrando lealtad vistiendo un uniforme concreto, como el de un equipo deportivo o el de las Girl Scouts. De forma menos tangible, la afiliación se crea cuando las personas sienten seguridad emocional dentro de una comunidad.

Eso es algo que Jake White, el entrenador del equipo de rugby de los Springboks, comprendió muy bien. Se le encomendó la tarea de ayudar al alicaído equipo sudafricano a prepararse para la Copa del Mundo de 2007. Una de sus primeras medidas fue garantizar a los miembros de su equipo que no serían expulsados antes del Mundial, aunque jugaran mal. Esto era muy poco habitual, pero comunicó al equipo que el entrenador les cubría las espaldas. El equipo se unió con un nuevo espíritu de colaboración y compromiso. Y, al final, la estrategia dio sus frutos. Contra todo pronóstico, los Springboks ganaron la Copa del Mundo.

El segundo pilar de la comunidad es la influencia. Tener influencia significa que todos los miembros de la comunidad tienen la oportunidad de ayudar a determinar lo que ocurre dentro de la comunidad, y de hacer una contribución. Es una interacción recíproca; también pueden recibir contribuciones. Por eso, por ejemplo, los seguidores de Instagram de un famoso son una base de fans más que una comunidad. Es una interacción unidireccional.

La tercera característica de una comunidad es que encarna los valores compartidos, o necesidades, de todos los implicados. Por ejemplo, una comunidad religiosa encarnará el compromiso compartido de practicar la devoción a Dios, mientras que una comunidad profesional compartida podría cumplir el objetivo fundamental de impulsar la carrera profesional de todos. Estos deseos compartidos son el combustible que mantiene una comunidad a lo largo del tiempo.

Por último, pero no por ello menos importante, los miembros de la comunidad comparten una conexión emocional. En lugar de practicar su fe o luchar por una causa política en solitario, se reúnen para compartir la experiencia. Esto puede ser online u offline, pero implica una interacción genuina y la creación de confianza entre los miembros.

Comprender la psicología del comportamiento te permitirá diseñar mejores eventos.

Si vas a Walt Disney World en Orlando, Florida, notarás algo extraño. Después de pagar las entradas, no puedes entrar directamente en el parque. En lugar de eso, tienes que hacer un trayecto de 23 minutos en barco o autobús que te lleva a las puertas principales.

¿Por qué?

¿Por qué los diseñadores del parque han creado esta configuración aparentemente poco práctica? Porque entienden muy bien la psicología del comportamiento. Las entradas a Disney World son caras. En concreto, los pases de cuatro días para una familia cuestan unos 1.200 dólares.

Mucha gente experimenta remordimientos después de entregar el dinero, aunque hayan planeado gastarlo. Por eso, los diseñadores del parque incluyeron el paseo en barco como un respiro que permite a la gente relajarse y ponerse de mejor humor antes de entrar en el parque. De este modo, la excursión empieza con mejor pie y todos salimos ganando.

El mensaje clave aquí es: Comprender la psicología del comportamiento te permitirá diseñar eventos mejores.

Las personas somos, como dice el psicólogo Dan Ariely, “predeciblemente irracionales”. De hecho, tenemos más de 180 sesgos cognitivos de los que ni siquiera somos conscientes. Esto significa que a menudo no controlamos cómo tomamos las decisiones, aunque nos gustaría pensar que sí lo hacemos.

No podemos cambiar esta irracionalidad predecible, pero, como en el parque Disney, podemos diseñar a su alrededor. Podemos utilizar nuestra comprensión del comportamiento humano para crear eventos diseñados para ayudar a la gente a conectar y a sentirse a gusto. Por ejemplo, el autor se inspiró en el ejemplo de Disney y da a los invitados a sus Cenas de Influenciadores un periodo de transición para que se sientan cómodos en su nuevo entorno. En lugar de darles una bebida y obligarles a charlar, los invitados siempre empiezan con una actividad relajante, como recorrer la casa juntos.

Diseñes como diseñes tu experiencia, asegúrate de comportarte siempre de forma ética; no utilices tus conocimientos sobre el comportamiento humano para aprovecharte de la gente. Recuerda: para construir una relación duradera y de confianza con otras personas, tienes que ser competente, honesto y benevolente; siempre tienes que tener en cuenta sus mejores intereses. Sé siempre transparente sobre tus motivaciones para organizar un evento, y asegúrate de ser franco si colaboras con una marca o recibes patrocinio.

En el siguiente resumen, descubrirás cómo aplicar tus habilidades para diseñar no sólo eventos, sino también comunidades prósperas que estén en consonancia con tus valores e ideales.

Cuando intentes crear una comunidad, empieza donde quieras acabar.

Tradicionalmente, las organizaciones que buscan atraer a nuevos miembros, o las empresas que buscan clientes, tienen un modelo de captación que se centra en tres momentos. En primer lugar, está el momento del descubrimiento, cuando la gente se encuentra por primera vez con la organización. Luego está el compromiso, cuando la gente llega a conocerla. Y por último, está la afiliación, cuando la gente se inscribe para formar parte de la comunidad.

Estas fases son muy importantes, pero hay un problema: normalmente se abordan en el orden equivocado.

Cuando creamos comunidades, tenemos que diseñar hacia atrás. Tenemos que averiguar qué tipo de comunidad queremos crear y cuáles son nuestros valores clave. En pocas palabras, tenemos que definir qué tipo de afiliación ofrecemos a la gente. La respuesta a esto influirá en nuestro compromiso, que determinará cómo reclutamos.

El mensaje clave aquí es: Cuando intentes crear una comunidad, empieza por donde quieras acabar.

Pregunta.

Los esfuerzos de Tina Roth-Eisenberg por crear una comunidad en los campos del arte y el diseño han tenido tanto éxito precisamente porque empezó pensando en el final. La diseñadora suiza se sentía sola y aislada cuando llegó a Estados Unidos. Le resultaba difícil conocer a otros artistas y diseñadores. Aparte de la barrera del idioma, se dio cuenta de que la gente de distintas disciplinas creativas tendía a mantenerse aislada. Y los congresos profesionales eran tan caros que no podía permitirse ir.

Tina decidió crear un espacio para que la comunidad creativa se inspirara y colaborara en un entorno accesible. Diseñó una serie de eventos llamados CreativeMornings y lanzó una convocatoria en su blog. Con sus objetivos clave en mente, se aseguró de que los eventos fueran gratuitos, para que cualquiera pudiera asistir. Hizo que los actos fueran creativamente inspiradores, incluyendo charlas y actuaciones. Y creó muchas oportunidades para que la gente se conociera y colaborara entre sí.

Quizás lo más importante de todo es que fue constante. Organizaba el acto todos los meses, en lugar de hacerlo una sola vez, para que la gente pudiera aprovechar sus encuentros y tener la sensación de pertenecer a un movimiento mayor. Este tipo de constancia es esencial cuando intentas hacer crecer una comunidad.

El formato tuvo tanto éxito que las CreativeMornings se celebran ahora en 216 ciudades de 67 países. Los actos siguen siendo gratuitos y representan el espíritu de colaboración creativa que Tina imaginó en un principio.

Los movimientos sociales más poderosos comenzaron con una taza de café.

La perspectiva de crear tu propia comunidad puede resultar intimidante. Puede que pienses que nunca podrías movilizar una red de miles de personas o poner en marcha un negocio multimillonario. Y puede que tengas razón.

Pero, recuerda, muchos de estos movimientos empezaron siendo muy pequeños. Jean Nidetech simplemente invitó a unas cuantas personas para hablar sobre la pérdida de peso. Tina Roth-Eisenberg buscaba una forma de hacer más amigos artistas. Estas comunidades crecieron a partir de una auténtica necesidad personal, y se expandieron porque mucha gente compartía esa necesidad.

El mensaje clave aquí es: Los movimientos sociales más poderosos empezaron con una taza de café.

Cuando crees tus propios eventos, empieza poco a poco. Identifica algo que te preocupe y luego piensa en cómo te gustaría contribuir a una comunidad de personas. Tal vez te sientas un poco solo y anheles establecer conexiones profundas con la gente que te rodea. O tal vez quieras movilizar a tus compañeros en torno a una causa política, como recaudar dinero para apoyar a los refugiados. Una vez que hayas identificado lo que te importa, puedes reflexionar sobre el diseño de un acto utilizando los principios que has aprendido sobre el comportamiento humano.

Por ejemplo, si anhelas una conexión profunda, piensa en actividades que maximicen los bucles de vulnerabilidad y una buena discusión. Ir a un bar ruidoso probablemente no sea la actividad adecuada, pero escalar una montaña juntos o hacer un taller de cocina podría encajar.

Si quieres crear una comunidad en torno a una causa social, como el apoyo a los supervivientes de cáncer, piensa en la contribución específica que te gustaría hacer. ¿Quieres crear un foro social donde los supervivientes puedan hablar libremente de sus experiencias? ¿O en realidad quieres recaudar dinero para personas que no pueden permitirse revisiones y tratamientos continuos? En función de tus respuestas a estas preguntas, podrás determinar con quién necesitas conectar y cómo diseñar tus actos.

Y si quieres crear un foro social para supervivientes, puedes hacerlo en el sitio web de la organización.

Y si estás creando una empresa, inspirarte en estos principios puede ayudarte a captar y reclutar a las personas adecuadas en un mercado de contratación competitivo. Recuerda que la gente valora la cultura de la empresa casi tanto como su sueldo. Piensa en la cultura que estás creando y en cómo comunicas los valores fundamentales de tu empresa a través de todos los aspectos de la contratación y la formación.

Con independencia de lo que hagas, la cultura de tu empresa te ayudará a atraer y contratar a las personas adecuadas.

Diseñes lo que diseñes, recuerda que la clave es lanzar una invitación: una invitación a que las personas se conecten y formen parte de algo más grande que ellas mismas.

Conclusiones

El mensaje clave de estas Conclusiones es que:

El secreto de todas las empresas y movimientos sociales de éxito es que movilizan a grupos de personas para que se vinculen entre sí y formen comunidades fuertes. Comprender la psicología del comportamiento te permitirá diseñar eventos que maximicen el potencial de conexión y colaboración. A través de estos eventos, puedes crear comunidades sociales, corporativas o basadas en una causa que reflejen tus valores clave.

Y aquí tienes una lista de las actividades que puedes llevar a cabo.

Y he aquí algunos Consejos Accionables más:

Abandona el NETWORKING.

Los eventos de NETWORKING son omnipresentes en la cultura empresarial. Pero también son universalmente odiados porque son muy incómodos. Y normalmente tampoco ayudan mucho a tu carrera: hay demasiada gente apiñada para que puedas identificar a los pocos que realmente podrían influir en tu negocio. En lugar de ir a eventos de networking, elige actividades que te gusten, en las que tengas la oportunidad de establecer conexiones genuinas con la gente. Estas interacciones no sólo serán más útiles a largo plazo, sino que también te divertirás mucho más.

¿Tienes algún comentario?

¡Nos encantaría conocer tu opinión sobre nuestros contenidos! Envíanos un correo electrónico a libros@pathmba.com con el asunto Estás invitado y cuéntanos lo que piensas

”.

Leave a comment