Working in the Gig Economy

Cómo prosperar y tener éxito cuando eliges trabajar para ti mismo

Prepárate para triunfar en la economía colaborativa

Puedes trabajar y vivir a tu aire. Es una promesa que atrae cada vez a más autónomos. La gente utiliza cada vez más la tecnología para encontrar trabajo a corto plazo.

Esta red en expansión de trabajadores autónomos y empresas que los contratan se denomina economía gig. Y con tanta gente optando a ella, puede ser difícil navegar. Este resumen está aquí para ayudarte

Tanto si te estás preparando para dejar tu trabajo a tiempo completo como si tienes dificultades para gestionar clientes y dinero, encontrarás consejos prácticos que puedes poner en práctica de inmediato.

Working in the Gig Economy
SPONSOR

En estos resúmenes, encontrarás consejos prácticos que puedes poner en práctica de inmediato.

En este resumen, aprenderás

  • cómo identificar una trayectoria profesional gratificante;
  • cuáles son las redes sociales influyentes
  • qué pueden enseñarte las personas influyentes de las redes sociales; y
  • por qué y cómo debes decir que no a algunos clientes.

Potenciados por la tecnología, cada vez más personas eligen el autoempleo flexible frente a los empleos a tiempo completo.

Muchos de nosotros crecimos con la misma idea de cómo es una trayectoria profesional de éxito. Primero vas a la universidad y luego consigues un trabajo estable y bien pagado. Este camino sigue siendo popular hoy en día. Pero el mundo laboral está cambiando, y esto crea innumerables oportunidades nuevas.

La clave de este cambio es la tecnología. Ha acabado con algunas profesiones, sin duda, pero también ha creado otras completamente nuevas. Ahora, personas situadas en puntos opuestos del planeta pueden colaborar rápida y fácilmente. También ha cambiado nuestra actitud hacia el trabajo. Cada vez más, la gente quiere trabajos que les proporcionen más tiempo y mayores libertades personales.

Todo este cambio está empujando a millones de personas a la economía colaborativa.

El mensaje clave aquí es: Fortalecidos por la tecnología, cada vez más personas eligen el autoempleo flexible frente a los empleos a tiempo completo.

En la economía colaborativa, la gente abandona la idea de trabajar de nueve a cinco para un empleador. En su lugar, trabajan por cuenta propia. Sus ingresos proceden de múltiples proyectos a corto plazo denominados gigs.

Gracias a Internet, los trabajadores de la economía colaborativa pueden encontrar proyectos con sólo pulsar un botón. Todo lo que tienen que hacer es utilizar plataformas online como Upwork, TaskRabbit o AngelList. Estos sitios web están llenos de oportunidades en diversos campos, y los proyectos están abiertos a cualquier persona con las habilidades adecuadas.

Así que encontrar trabajo es ahora más fácil que nunca.

Así que encontrar trabajo es ahora mucho más sencillo. No es de extrañar, por tanto, que la economía gig haya crecido en popularidad. La plataforma de contratación Indeed realizó una encuesta en las principales economías del mundo. Demostró que, entre 2013 y 2015, el interés por el trabajo flexible casi se duplicó en tres cuartas partes de los países encuestados. Y según la empresa de investigación McKinsey Global Institute, 5 millones de personas en el Reino Unido trabajaban en la economía colaborativa en 2016.

Para estos millones de personas en el Reino Unido, y muchos más en todo el mundo, la economía colaborativa ofrece ventajas difíciles de superar.

La economía colaborativa ofrece ventajas difíciles de superar.

Al no estar confinados a un horario estricto o a una oficina fija, pueden trabajar en cualquier momento y desde cualquier lugar, ya sea una cafetería, un destino exótico o simplemente su propia casa. Esta libertad significa más tiempo para cosas como la familia y los intereses personales. Las personas que trabajan en la economía colaborativa están más satisfechas con sus empleos.

Una carrera profesional de éxito en la economía colaborativa empieza por saber en qué eres bueno y qué te interesa.

Trabajar en la economía colaborativa suena tentador. Pero dar el salto y unirse a la mano de obra flexible puede ser desalentador.

¿Qué puedes ofrecer exactamente? ¿Encontrarás a los clientes adecuados? ¿Y pagarán lo suficiente? Estas son algunas de las preguntas con las que te puedes enfrentar. Afortunadamente, hay respuestas para todas ellas. Empecemos por la primera pregunta y, posiblemente, la más importante. ¿Qué puedes ofrecer a los posibles clientes?

El mensaje clave aquí es: Una carrera profesional de éxito en la economía colaborativa empieza por saber en qué eres bueno y qué te interesa.

La mayoría de las personas piensan que pueden ofrecer algo a sus clientes potenciales.

Mucha gente piensa que toda su vida laboral debe encajar perfectamente en una descripción de trabajo. Sin embargo, para tener éxito en la economía colaborativa, tu perspectiva debe ser más amplia. Todas tus habilidades e intereses clave entran en juego, no sólo los relacionados con tu función inmediata.

Para saber cuáles son, echa un buen vistazo a lo que has hecho a lo largo de tu carrera. ¿Qué funcionó realmente bien? ¿En qué destacaste? ¿Qué es lo que más te ha gustado?

Puede que algo te apasione mucho, pero que no seas muy hábil en ello. Esto no es el fin del mundo. Una vez que sepas lo que te gustaría hacer, puedes desarrollar o mejorar las habilidades necesarias. Puedes utilizar cursos en línea, material de lectura o incluso proyectos que te apasionen.

También es importante considerar qué tipo de estilo de vida buscas. Tal vez quieras un cierto nivel de control sobre tu horario, o tal vez tengas objetivos particulares a largo plazo. La carrera que elijas debe permitirte lograr lo que es importante para ti.

Ahora bien, tener las habilidades adecuadas y saber lo que quieres es estupendo. Pero construir una carrera en la economía colaborativa presenta un reto propio. Aquí es donde ayuda aprender de otras personas. Deberías observar y seguir a los que ya están haciendo lo que te interesa.

Usando tu red personal de contactos.

Utilizando tu red personal o plataformas como LinkedIn, ponte en contacto con personas relevantes y concierta entrevistas breves e informales. Pregúntales cómo empezaron y a qué retos se enfrentaron. ¿Hay alguna lección que les gustaría compartir? Tu objetivo es reunir toda la información que puedas sobre su trabajo y el estilo de vida que les permite llevar.

Con este conocimiento, estarás mejor situado para decidir si el trabajo es adecuado para ti.

Una gran marca personal y una reputación creíble captarán la atención de los clientes potenciales.

¿Qué puedes aprender de las personas que son grandes en las redes sociales?

Estas personas -los influenciadores de las redes sociales- suelen ser expertos en temas de estilo de vida o cuestiones sociales. Al producir grandes contenidos, los influencers ganan seguidores, personas que valoran sus opiniones. En otras palabras, crean un público fiel. Esto hace que sean respetados por los actores clave de sus sectores. Este respeto conduce a lucrativos patrocinios de marcas, artículos en los medios de comunicación y mucho más.

Puedes imaginar que, para destacar, los influencers ponen mucho empeño en cómo se presentan. Si trabajas en la economía colaborativa, tú también tendrás que hacerlo.

El mensaje clave aquí es: Una gran marca personal y una reputación creíble captarán la atención de los clientes potenciales.

Los clientes necesitan una razón para elegirte entre todas las personas con habilidades similares. Así que es esencial crear una marca personal sólida.

El primer paso es decidir lo que tú, y sólo tú, representas. Al fin y al cabo, no puedes vender un producto si no sabes lo que es. Piensa por qué te gustaría que te conocieran y qué te gustaría conseguir. Imagina que alguien encuentra tu trabajo por primera vez. ¿Qué impresión te gustaría que se llevara? La respuesta a esta pregunta debería informar sobre cómo te promocionas.

Una vez que te hayas promocionado, ¿cómo te vas a promocionar?

Una vez que hayas decidido cuál es tu marca, puedes empezar a compartirla. Hoy en día, por supuesto, la mayoría de la gente lo hace en Internet.

Mostrar tus conocimientos puede ser una herramienta muy eficaz. Puedes utilizar tus perfiles en las redes sociales o incluso crear un blog específico. Escribe sobre tendencias del sector, problemas que hayas resuelto o proyectos interesantes en los que hayas trabajado. Un contenido bueno y coherente acabará por hacerte notar.

El autor tiene experiencia de primera mano sobre cómo funciona esto. Llevaba un año escribiendo en un blog sobre productividad y, con el tiempo, publicaciones como Huffington Post y Business Insider empezaron a compartir sus artículos. Esto le abrió las puertas a más oportunidades de escribir.

Otras formas de hacer crecer tu marca en Internet incluyen crear un podcast o participar en conferencias web. Sea cual sea el enfoque que elijas, tu objetivo principal es poner tu marca y tu experiencia delante de clientes potenciales.

Tu marca es muy importante.

Tu marca es muy importante. Pero también lo es tu reputación. Los clientes potenciales buscan personas con las que puedan establecer relaciones duraderas. Los clientes necesitan confiar en ti; necesitan saber que les entregarás un trabajo de alta calidad a tiempo.

Ten esto en cuenta en todas tus interacciones con clientes y colegas del sector. Se correrá la voz de tu buena reputación, y eso te ayudará a atraer a nuevos clientes.

Encontrarás trabajo en la economía colaborativa si utilizas diversos canales y eres persistente.

“Con la actitud, la perseverancia y la concentración adecuadas, te pondrás en marcha en un abrir y cerrar de ojos.”

¿Te has dado cuenta de que cuando aparece un nuevo producto, lo ves por todas partes?

Digamos que es una bebida energética. La verás en vallas publicitarias. Saldrá en la tele. Habrá muestras gratuitas en los supermercados. Las revistas publicarán cupones de descuento. La marca podría incluso patrocinar algunos eventos deportivos. Cualquier cosa con tal de conseguir que el mayor número posible de personas pruebe el producto y lo compre.

Como trabajador por cuenta ajena que busca ser contratado, tienes que adoptar un enfoque similar.

La clave del éxito.

El mensaje clave aquí es: Encontrarás trabajo en la economía colaborativa si utilizas diversos canales y eres persistente.

La mayoría de los trabajadores autónomos empezarán por los consejos de empleo y las plataformas de autónomos en línea, como las que mencionamos en un resumen anterior. Sin embargo, no es tan sencillo como conectarse y elegir un proyecto atractivo.

Tienes que tener un buen perfil.

Necesitas tener un gran perfil y crear lanzamientos impresionantes. No te limites a recopilar una larga lista de todo lo que puedes hacer. En lugar de eso, imagina a tu cliente ideal y el tipo de habilidades que busca. Entonces podrás destacar las áreas de tu experiencia que sean relevantes para tus clientes. Puedes mejorar aún más tu perfil si muestras ejemplos de trabajos de los que te sientas orgulloso.

Asegúrate de incluir también un título breve pero atractivo. Esto mostrará inmediatamente a la gente lo que puedes hacer por ellos. El autor entrevistó una vez a un redactor de éxito cuyo título en la web rezaba: “Contador de historias: Especialista en Palabras, Compellingly Arranged”

.

Ahora, cuando te presentes a proyectos, demuestra por qué eres la persona adecuada para el trabajo. Comparte cualquier historia de éxito que hayas tenido con proyectos similares en el pasado. Esboza exactamente cómo abordarías el trabajo por el que estás pujando. Harán falta unos cuantos lanzamientos antes de que te contraten, así que sigue adelante. Utiliza cada rechazo como una oportunidad para mejorar tus lanzamientos.

Mientras sigues lanzando, busca otras vías para conseguir trabajo. Una de ellas es ofrecer servicios gratuitos o con descuento para hacerte notar, establecer contactos y ampliar tu cartera. Puedes crear recursos descargables del sector, como informes o guías prácticas. O puedes resolver pequeños problemas a clientes potenciales. Si la gente encuentra valiosos estos servicios, estará dispuesta a pagar por proyectos más grandes.

Por último, una buena forma de conseguir clientes es establecer contactos. Asiste a eventos, conferencias y reuniones en tu zona o en Internet, y recuerda siempre presentarte a la gente. Establecerás relaciones con clientes potenciales o incluso con otros autónomos con los que puedes colaborar.

No tienes por qué aceptar todos los proyectos que se te presenten, pero ten cuidado con la forma de decir que no.

Ahora que sabes el esfuerzo que supone conseguir trabajo remunerado, probablemente no puedas imaginarte diciendo “no” a clientes potenciales. Sin embargo, de vez en cuando tendrás que rechazar algún trabajo.

Algunos proyectos te costarán dinero.

Algunos proyectos no serán compatibles con tu marca. Otros no encajarán en tu agenda. Y recuerda: si aceptas todos los proyectos nuevos, tendrás poco tiempo para cosas como la familia y las aficiones.

La clave del éxito.

El mensaje clave aquí es: No tienes que aceptar todos los proyectos que se te presenten, pero sé consciente de cómo dices que no.

La pregunta es: ¿cómo sabrás qué proyectos rechazar? Aquí es donde resulta útil crear un filtro. Cuando tengas una serie de criterios claros para evaluar los nuevos proyectos, no perderás demasiado tiempo pensando qué aceptar.

Los proyectos que aceptes pueden ser de cualquier tipo.

Los proyectos que aceptes deben entusiasmarte. Deben tener potencial para aumentar tu cartera, y deben ofrecer suficiente dinero para el esfuerzo que vas a realizar. También es una buena idea decir que sí a trabajos que puedan suponer un mayor negocio para un cliente.

Habrá ocasiones en las que aceptes proyectos que no se ajusten a estos criterios. Puede que el negocio vaya lento o que andes escaso de dinero. Pero esto debería ser la excepción, no la regla.

Cuando decidas que un proyecto no es adecuado para ti, rechaza al posible cliente con profesionalidad.

No aceptes proyectos que no se ajusten a estos criterios.

Responde a la propuesta lo antes posible: no quieres hacer perder el tiempo al cliente. Sé sincero sobre tus motivos. Haz que el cliente se sienta valorado y menciona que estás abierto a trabajar con él en otra cosa en un futuro próximo. Incluso puedes ir un poco más allá y recomendar a otros autónomos de confianza que puedan ayudarte.

Una forma de eliminar el estrés de rechazar clientes es crear una plantilla de correo electrónico. Crea una que tenga un comienzo amistoso, agradezca al cliente su oferta y explique los motivos de tu decisión. Comparte cualquier recomendación útil y concluye invitándole a ponerse en contacto para futuros proyectos.

Los clientes apreciarán este enfoque, y establecerás una buena relación con ellos. En el futuro, esta relación puede dar lugar a más propuestas de negocio o referencias.

Las expectativas claras y la comunicación abierta son vitales para unas relaciones sanas con los clientes.

Cuando trabajas por cuenta propia, las relaciones que estableces con los clientes pueden hacer que tu negocio crezca o decrezca.

Cuando un cliente disfruta con tu trabajo, puedes hacer que tu negocio crezca o decrezca.

Cuando un cliente disfruta trabajando contigo, hay muchas posibilidades de que te contrate para más proyectos en el futuro. Incluso puede que te recomiende a su red de contactos. Pero si esta relación no funciona, tu reputación profesional puede sufrir un duro golpe.

Por suerte, hay medidas que puedes tomar para reducir las posibilidades de que las cosas vayan mal.

El mensaje clave aquí es: Unas expectativas claras y una comunicación abierta son vitales para una relación sana con los clientes.

Para cada proyecto que aceptes, el cliente y tú debéis firmar un contrato detallado. Tendréis que discutir, acordar y poner por escrito cosas como plazos, honorarios y fechas de pago. Lo más importante es que también acordéis y registréis exactamente lo que entregaréis al cliente. De este modo, todos entienden cómo se desarrollará el proyecto y qué se espera de ellos. Para simplificar el proceso contractual, puedes crear una plantilla. Luego, sólo tienes que modificarla para adaptarla a cada cliente.

Por supuesto, los contratos son indispensables. Pero la comunicación clara y honesta es aún más importante. Debe comenzar en el momento en que un cliente se pone en contacto contigo para un proyecto.

No les engañes sobre tus habilidades o tu capacidad para cumplir sus plazos. A la larga, será contraproducente, y ambos sólo conseguiréis frustraros. Informa al cliente de cómo y cuándo le pondrás al día. Lo último que quieres es que el cliente te llame el fin de semana, cuando has reservado tiempo para ti.

Desde el inicio del proyecto hasta el final, invita a los clientes a que te den su opinión constructiva. Esto te permitirá cortar de raíz cualquier problema y asegurarte de que el resultado final sea exactamente lo que el cliente espera. Una forma eficaz de obtener la opinión del cliente es discutir el proyecto con él cuando hayas realizado el 30 por ciento del trabajo. Deberías repetir este ejercicio cuando estés en la marca del 70 por ciento.

Si ves que los clientes critican tu trabajo, no te pongas a la defensiva. En lugar de eso, mantente positivo, comenta sus preocupaciones y busca formas de abordarlas. Esto puede convertir a un cliente insatisfecho en un cliente fiel. Y tú también aprenderás algo nuevo y te convertirás en un mejor profesional.

Los plazos prácticos, las horas de trabajo estructuradas y el tiempo libre dedicado conducen a una mayor productividad.

Si tienes un trabajo de nueve a cinco, puede que a menudo te cueste concentrarte en el trabajo. Los trabajadores autónomos no son diferentes. De hecho, concentrarse puede ser incluso más difícil para ellos. Cuando eres autónomo, no tienes compañeros a los que pedir apoyo moral, ni una oficina que estructure tu trabajo, ni un jefe que te controle.

Esto no es lo ideal: sin una gran eficacia, te costará ganar suficiente dinero y tener tiempo libre. Y, obviamente, el incumplimiento de los plazos y un trabajo de mala calidad no son buenos para las relaciones con los clientes ni para tu reputación.

Esto hace que la capacidad de gestionar el tiempo y trabajar de forma eficaz sea una habilidad clave en la economía colaborativa.

La clave de la economía colaborativa es la capacidad de gestionar el tiempo y trabajar de forma eficaz.

El mensaje clave aquí es: Los plazos prácticos, las horas de trabajo estructuradas y el tiempo libre dedicado conducen a una mayor productividad.

Las horas de trabajo estructuradas y el tiempo libre dedicado conducen a una mayor productividad.

Empecemos por los plazos. Es muy fácil retrasarse si no has dedicado suficiente tiempo al proyecto. Esto puede hacer que te precipites, y cuando la gente se precipita, la calidad de su trabajo puede ir cuesta abajo. Por eso es vital dar a los clientes plazos realistas. Para ello, divide los proyectos en tareas más pequeñas y evalúa cuánto tiempo te llevará cada una. Si has realizado proyectos similares antes, recuerda cuánto tiempo empleaste en ellos. Sólo eso te dará muchos datos sobre lo que puede funcionar y lo que no.

Lo siguiente que tienes que hacer es crear una estructura. De este modo, podrás trabajar de forma constante para cumplir los plazos sin perder el sueño ni agotarte.

Establece un horario de trabajo diario estricto y asegúrate de no permitir ninguna distracción. Un buen truco para ello es desactivar las notificaciones de los dispositivos. Asigna franjas horarias en las que responderás a tus mensajes, y no toques el teléfono fuera de ellas. También deberías utilizar listas de tareas para planificar tus días y semanas. Una buena lista te permitirá sumergirte directamente en el trabajo, sin perder tiempo en averiguar qué hay que hacer y cuándo. Y también podrás establecer prioridades, incluso cuando estés desbordado por solicitudes inesperadas.

Las listas de tareas y las franjas horarias libres de distracciones están muy bien. Pero es igualmente importante dedicar tiempo a las pausas. Son vitales para tu bienestar. Utiliza tus pausas para cosas que te gusten, como meditar o leer. O puedes decidir dedicar este tiempo a tu desarrollo personal.

Piensa en Charles Dickens, el famoso escritor inglés. Tenía una rutina clara: escribía durante cinco horas cada día, y luego guardaba su trabajo y se iba a dar largos paseos.

Independientemente de que elijas dar un paseo o ir a una clase de baile, recuerda dedicarte tiempo a ti mismo. Trabajarás mejor y tus clientes estarán mucho más contentos.

Para tener estabilidad económica, ahorra para los periodos de sequía y sé estratégico con tus gastos e impuestos.

Muchos trabajadores de nueve horas envidian a los que trabajan en la economía colaborativa. Al fin y al cabo, trabajar por cuenta propia ofrece grandes ventajas. Puedes crear una rutina de trabajo que se adapte a tu estilo de vida, tienes libertad para elegir tus proyectos y puedes trabajar desde cualquier parte del mundo.

Pero los empleados de la economía tradicional no tienen nada que envidiar a los autónomos.

Pero los empleados de las empresas tradicionales tienen algo que la mayoría de los trabajadores autónomos no tienen: unos ingresos estables y predecibles. La gente de la economía colaborativa suele cobrar por proyecto. Y, por desgracia, habrá momentos en que el trabajo se agote. Es más, incluso cuando el trabajo es constante, algunos clientes pueden tardar años en pagar.

Por tanto, la gestión de tus finanzas debe ser tan prioritaria como el cumplimiento de los plazos de entrega.

La gestión de tus finanzas debe ser tan prioritaria como el cumplimiento de los plazos de entrega.

El mensaje clave aquí es: Para lograr la estabilidad financiera, ahorra para los periodos de sequía y sé estratégico con tus gastos e impuestos.

Puede que simplemente necesites pagar facturas. O puede que quieras un respiro. O incluso puede haber una emergencia. En todos estos casos, necesitarás una cuenta de ahorros saneada. Su saldo te dará tranquilidad. Tu objetivo debe ser tener dinero suficiente para cubrir al menos seis meses de gastos. Así que guarda algo de tus ganancias de cada proyecto.

Mientras estableces tus ahorros, abre cuentas separadas para los fondos empresariales y personales. Así te resultará más fácil controlar los gastos.

La cuenta de empresa debe recibir todos los pagos de los clientes. También utilizarás esta cuenta para cubrir los gastos relacionados con el trabajo.

Las cosas personales, como el alquiler o el ocio, deben pagarse desde tu cuenta privada. Para financiarla, calcula cuánto deberías ganar cada mes para cubrir tus gastos. Ahora ya sabes qué sueldo pagarte con la cuenta de empresa.

Hay otro asunto monetario crucial, y es el importantísimo impuesto. Mientras que la mayoría de los trabajadores de nueve personas reciben sus salarios con los impuestos ya deducidos, los autónomos tienen que gestionarlo por su cuenta.

Nadie quiere descubrir que debe más impuestos de los que puede pagar. Esto sería una pesadilla. Por suerte, es fácil evitarlo. Crea una cuenta dedicada a tus impuestos. Un contable puede decirte cuánto debes reservar; pero si no tienes uno, el autor sugiere que apuntes el 30% de cada pago. También debes llevar un registro de todos tus ingresos y gastos. Esto te resultará útil cuando empiece la temporada de impuestos. Así que guarda todas tus facturas y recibos. Incluso puedes utilizar una aplicación que te ayude a llevar un registro de ellos.

Cuando tus finanzas estén en orden, estarás libre de estrés. Y no tendrás que aceptar proyectos que no te gustan sólo para mantenerte a flote.

Conclusiones

El mensaje clave de estas Conclusiones:

Trabajar por cuenta propia promete mucha flexibilidad. Pero para disfrutar realmente de esta libertad, tienes que ofrecer los servicios adecuados, comercializarte de forma coherente y ser disciplinado con el tiempo y el dinero. Hacer esto será liberador. Sólo trabajarás en proyectos que realmente te entusiasmen. Y podrás dedicar mucho más tiempo a ti mismo, a tus seres queridos y a las cosas que te hacen feliz.

Consejos Accionables:

Consejos Accionables:

Consejos Accionables:

Consejos Accionables.

Utiliza clientes felices para atraer más negocio.

Presentarte en consejos de empleo, escribir en blogs y promocionarte en Internet son formas estupendas de encontrar trabajo. Pero también puedes potenciar tus esfuerzos pidiendo a los clientes existentes que te abran puertas. Por cada proyecto que completes con éxito, solicita un testimonio o una recomendación del cliente. Esto te ayudará a construir tu red de contactos, te dará credibilidad y convencerá a los clientes potenciales para que se suban a bordo.

¿Tienes algún comentario?

¡Nos encantaría conocer tu opinión sobre nuestro contenido! Envíanos un correo electrónico a libros@pathmba.com con el asunto Trabajar en la economía colaborativa y comparte tus opiniones.

Qué leer a continuación: Morir por un sueldo, de Jeffrey Pfeffer

Acabas de enterarte de que los autónomos y contratistas independientes suelen tener más tiempo y libertad en su vida personal. Pero ¿sabías que también podrían gozar de mejor salud que los empleados a tiempo completo? En el resumen de Morir por un sueldo, descubre por qué el estrés laboral mata a tantos estadounidenses como el tabaquismo pasivo, y qué medidas pueden tomar los empresarios y los gobiernos para que los lugares de trabajo sean más sanos y solidarios.

Add a comment

Deja un comentario

Advertisement