Haz que la solidaridad femenina sea tu objetivo.

Cuando se trata de la igualdad de género, a la sociedad aún le queda mucho camino por recorrer. Incluso en el mundo actual, supuestamente despierto, muchas mujeres siguen jugando con las viejas reglas del patriarcado. Estas reglas dicen a las chicas que no se aventuren fuera de los caminos trillados. Dicen a las mujeres que estén agradecidas por lo que se les da y que no pidan más. Lo peor de todo, les dicen a las mujeres que otras mujeres son la competencia, y que deben estar en una batalla constante por el escaso poder femenino.

Afortunadamente, Abby Wambach está aquí para darte algunas reglas nuevas. Basándose en casi dos décadas de trabajo en equipo y éxitos deportivos con otras mujeres, Wambach te demostrará que, lejos de ser tus adversarias, las demás mujeres son tu manada de lobas. Con ellas a tu lado, podrás alcanzar metas mayores, superar cualquier obstáculo que se interponga en tu camino y liberar tu verdadero potencial.

En este resumen, descubrirás

    • por qué las mujeres deben aceptar el fracaso;
    • por qué las mujeres deben aceptar el fracaso
    • cómo la gratitud puede frenar a las mujeres;y
    • las cualidades que realmente necesita una gran líder.
    • Las cualidades que realmente necesita una gran líder.

    Las mujeres pioneras se parecen menos a Caperucita Roja y más al lobo.

    A la sociedad le gusta recordarnos que las niñas desobedientes pagan un alto precio por su rebeldía. Basta con considerar el cuento de Caperucita Roja, la niña que ignora las claras instrucciones de continuar por el camino y evitar el bosque. ¿Qué le ocurre? El Lobo Feroz. La moraleja de este cuento de hadas es obvia: las normas existen para ser cumplidas, y las niñas no deben ser demasiado curiosas.

    Pero, a pesar de todo, Caperucita Roja es una niña muy curiosa.

    Y, sin embargo, cuando reflexiona sobre su vida y su carrera, Abby Wambach no ve mucha verdad en esta vieja historia. De hecho, las mejores cosas de su vida ocurrieron cuando siguió los pasos de Caperucita Roja y se desvió del camino trillado.

    De adolescente, por ejemplo, Wambach salía con chicos. ¿Por qué? Porque parecía ser lo que hacían todas las chicas de su edad. Pero algo faltaba en estos primeros encuentros y, durante el instituto, se dio cuenta de que era gay. Asustada por el juicio de su familia, al principio Wambach ocultó esta parte de su identidad, incluso a sí misma. Sin embargo, hacia el final del instituto se enamoró y finalmente aceptó su sexualidad. Fue su primera experiencia de lo que significaba salirse de los caminos trillados e ir a contracorriente, siguiendo a su corazón en lugar del status quo.

    Los modelos de conducta más apreciados por Wambach son mujeres que también han elegido su propio camino en la vida. De hecho, la increíble carrera deportiva de Wambach no habría sido posible sin las futbolistas pioneras que la precedieron, que se negaron a aceptar el statu quo y la idea de que el fútbol era un deporte de hombres. Fueron estas mujeres las que se lanzaron a la batalla para conseguir el Título IX, la ley federal que dicta que nadie, sea hombre o mujer, debe sufrir discriminación educativa, tampoco en el ámbito deportivo. Fueron estas mujeres las que crearon ligas para el fútbol femenino profesional y lucharon por un salario digno para las futbolistas profesionales.

    Dado que gran parte de su carrera y de su felicidad se debe a su negativa y a la de otras mujeres a hacer lo que la sociedad les dice que hagan, o a permanecer en el camino designado, Wambach cree ahora que todas las mujeres deberían esforzarse por ser menos como Caperucita Roja y más como el lobo: poderosas, valientes y hambrientas de más.

    La gratitud es buena, pero la igualdad es mejor.

    Cuando Wambach se retiró del fútbol profesional en 2015, la ESPN honró su increíble carrera con un Premio Icono en su glamurosa entrega de premios, los ESPYS. De pie en el escenario aquella noche, Wambach estaba llena de gratitud hacia el mundo del deporte por permitirle vivir ese momento. Pero mientras estaba en la cama esa noche, con los oídos aún zumbando por los aplausos, la gratitud se desvaneció y fue sustituida por una emoción más oscura: la ira.

    La rabia de Wambach provenía de un momento anterior de la noche en el que había compartido el escenario de los ESPYS con otros dos atletas que se retiraban y que también recibieron los premios Icono, Kobe Bryant y Peyton Manning.

    Mientras ella, Bryant y Manning abandonaban el escenario, Wambach se dio cuenta de repente de que, aunque los tres eran atletas de talla mundial con la misma garra, compromiso y dedicación a sus deportes, había una diferencia ineludible entre ella y ellos. Ellos eran hombres y ella una mujer, lo que significaba que mientras ellos podían esperar una jubilación tranquila, ella tendría que pensar en su siguiente paso profesional. Bryant y Manning gozaban de libertad económica, algo que rara vez se concedía a las mujeres deportistas.

    Incluso un breve vistazo a las cifras pone de manifiesto la frustrante desigualdad entre las estrellas deportivas masculinas y femeninas.

    Por ejemplo, los ganadores masculinos de la Copa Mundial de la FIFA 2018 se llevaron colectivamente a casa la asombrosa cantidad de 38 millones de dólares, diecinueve veces más dinero que el que recibieron las ganadoras de la Copa Mundial Femenina en 2015. Esta desigualdad es aún más escandalosa si se tiene en cuenta que la Selección Nacional de Fútbol Femenina de Estados Unidos ingresó más de 6 millones de dólares, mientras que sus homólogos masculinos ganaron menos de 2 millones de dólares.

    Por supuesto, la diferencia salarial entre hombres y mujeres no es sólo un problema en el deporte. Es un problema para las mujeres de todo el mundo. En 2018, las mujeres americanas de todos los grupos de edad e industrias ganaban sólo el 81% de lo que ganaban sus equivalentes masculinos.

    ¿Cuál es la causa de esta desigualdad continua? Wambach cree que parte del problema es la gratitud, esa emoción fugaz que experimentó esa noche en el escenario de los ESPYS. En concreto, las mujeres se sienten a menudo tan abrumadas por la gratitud que les produce el mero hecho de que se las incluya, se las reconozca o se les pague, que tienen miedo de pedir más.

    Para acabar con la brecha salarial entre hombres y mujeres, éstas deben aprender a hacer oír su voz y exigir igualdad.

    Las mujeres deben aceptar el fracaso y utilizarlo para empoderarse.

    Como joven promesa de la selección nacional juvenil, Wambach pudo echar un vistazo a la vida de sus ídolos durante una visita a los vestuarios de la selección nacional femenina de fútbol de Estados Unidos. Mientras trataba de asimilar todo lo que la rodeaba, un objeto llamó su atención: una fotografía. Alguien había puesto una imagen del partido del mundial de 1995 entre la selección femenina de EE.UU. y sus homólogas noruegas. Pero algo no tenía sentido. Wambach sabía que se trataba de un partido que sus héroes habían perdido. ¿Por qué, se preguntó, una foto de su derrota ocupaba un lugar de honor en su vestuario?

    Cinco años después, cuando ella misma se unió a la selección nacional, Wambach por fin se armó de valor para preguntar por aquella fotografía. La respuesta que recibió cambiaría para siempre su visión del fracaso.

    Las veteranas del equipo le dijeron que, aunque su mayor prioridad era ganar partidos, eso no significaba que tuvieran miedo de perderlos. Lejos de rechazar la idea del fracaso, el equipo estaba decidido a recordar todos y cada uno de los reveses que habían sufrido. ¿Por qué? Porque para estos jugadores, el fracaso significaba una cosa: combustible. Combustible para salir ahí fuera y demostrarse a sí mismos que podían volver con más fuerza que nunca.

    ¿Funcionó esta estrategia?

    ¿Funcionó esta estrategia? Bueno, las compañeras de equipo de Wambach dijeron que al año siguiente de colgar esa fotografía, ganaron su primera medalla de oro en los Juegos Olímpicos. Esta historia enseñó a Wambach a aprovechar el potencial del fracaso.

    Desgraciadamente, muchas mujeres nunca son capaces de hacer eso. Creen que deben hacerlo todo perfectamente, una vieja expectativa impuesta por el patriarcado. Esto significa que cuando las mujeres experimentan el fracaso y se dan cuenta de que no son perfectas, pierden los nervios. Empiezan a creer que siempre fueron impostoras.

    En cambio, los hombres se sienten más cómodos con sus propias imperfecciones y no ven ninguna razón por la que no puedan tener éxito y liderar a pesar de ellas. Basta con considerar el hecho de que los hombres imperfectos han tenido permiso para gobernar el mundo a lo largo de la historia, desde los emperadores romanos hasta cada uno de los presidentes de EE.UU.

    Los hombres imperfectos.

    Así que, cuando se trate de fracasar, sigue el ejemplo de la Selección Nacional Femenina de Fútbol de EE.UU., o simplemente haz lo que los hombres llevan haciendo miles de años.

    Las mujeres tienen que celebrarse unas a otras, tanto dentro como fuera del terreno de juego.

    Los momentos más emocionantes de cualquier partido de fútbol se producen cuando se marca un gol. Durante su extraordinaria carrera, la propia Wambach ha sido responsable de muchos de estos momentos. De hecho, sólo en partidos internacionales, ¡ha marcado 184 goles! Pero si tienes la oportunidad de verla marcar, fíjate bien en lo que hace en los segundos posteriores a que el balón llegue al fondo de la red. Fíjate bien y verás que, mientras sus extasiadas compañeras corren hacia ella, Wambach siempre las está señalando.

    ¿Qué hay detrás de este gesto tan característico? El reconocimiento. Señala a las otras jugadoras para reconocer que fueron ellas las que hicieron posible su éxito.

    Así es el fútbol. Aunque seas tú quien haya marcado el gol, no podrías haberlo hecho sin la protección de los defensas de tu equipo, la energía desbordante de tus centrocampistas o los jugadores del banquillo que te han espoleado con sus incansables ánimos. Cuando los jugadores celebran un gol, en realidad no se están animando a sí mismos: están celebrando a sus compañeros por encima de todo.

    Por supuesto, en el fútbol y en la vida, hay veces en que no serás tú quien marque. Será la mujer que está a tu lado. En esos momentos, es crucial que empieces a correr en su dirección, celebrando su logro.

    En el campo, este tipo de comportamiento es habitual. Pero en la vida real, a las mujeres les puede resultar más difícil elogiar los éxitos de las demás. La sociedad transmite a las mujeres el mensaje de que son competidoras entre sí, en lugar de defensoras unas de otras. A las mujeres se les ha dicho que el poder femenino es un recurso escaso.

    Wambach cree que esta escasez no es más que una ilusión. El poder femenino, la felicidad y los logros no son juegos de suma cero ni un pastel en el que un trozo más grande para una de nosotras significa un trozo más pequeño para el resto. En lugar de ello, deberíamos pensar en el empoderamiento femenino como una fuente infinita de la que todas podemos beber.

    Una vez que nos demos cuenta de que no tenemos nada que temer del éxito de las demás, podremos ayudarnos mutuamente a beber de esta fuente. Podemos dejar de luchar entre nosotras por esa silla simbólica en la mesa del patriarcado. En lugar de eso, trabajaremos juntas para construir una mesa más grande y mejor, con un asiento para cada una de nosotras.

    Wambach activó todo su poder cuando vio a su ídolo dar rienda suelta al suyo.

    “Cuando te pones en pie y exiges el balón, das permiso a las demás para hacer lo mismo.”

    Cuando Wambach tenía sólo dieciocho años, tuvo la oportunidad de poner a prueba su temple contra una de sus heroínas. La heroína en cuestión era Michelle Akers, una de las mejores jugadoras de fútbol del mundo. La suerte quiso que Akers necesitara un entrenamiento extra y aceptó jugar un partido contra el equipo juvenil de Wambach. Al final del partido, la visión que Wambach tenía de sí misma había cambiado para siempre.

    A pesar de las emocionantes circunstancias, el partido comenzó de forma relajada, con Akers dando a sus jóvenes oponentes muchos consejos de entrenamiento sobre cómo mejorar su juego. Sin embargo, cuando el partido entraba en sus últimos minutos, Akers se dio cuenta de que su propio equipo perdía por tres goles y corría serio peligro de perder.

    En ese momento Akers tomó el control. Sin pensárselo dos veces, gritó a su compañera de equipo que le diera el balón. Una vez que lo tuvo en su poder, Akers lo regateó con confianza por el campo, sorteando sin esfuerzo a todo el equipo de Wambach, y chutó el balón al fondo de su portería. Luego volvió a hacer exactamente lo mismo. Tres veces más, hasta que ganó el partido.

    Ver cómo Akers exigía que le pasaran el balón aquel día, no sólo una vez, sino cuatro, cambió la perspectiva de Wambach para siempre.

    Hasta aquel partido, Wambach había tenido miedo de demostrar su talento. En el fondo, le preocupaba que sus compañeras de equipo se resintieran por eclipsarlas. Por eso, en un esfuerzo por ser humilde y evitar ofender a nadie, sólo había jugado a tres cuartas partes de su capacidad.

    Pero entonces vio a Akers exigiendo el balón. Aquélla era una mujer que ardía en potencia y espíritu competitivo. Se trataba de una jugadora que gritaba descaradamente su deseo de ganar y que creía claramente que ella era la mujer que podía conseguirlo.

    Cuando Akers gritó a la portera que le diera el balón, estaba anunciando su confianza en su propia capacidad y poniendo en juego todo su talento, no sólo parte de él, como había estado haciendo Wambach. Ver a Akers desplegar todo su poder aquel día liberó a Wambach para que también desplegara el suyo. Incluso ahora, cada vez que se siente indigna o incapaz de hacer algo, piensa en aquel partido y en la descarada determinación de Akers por ganar.

    Los grandes líderes son auténticos, vulnerables y aceptan sugerencias de todo el mundo.

    A veces es más fácil ser agresivo que vulnerable. En 2008, la Selección Nacional Femenina de Fútbol de EE.UU. lo sabía todo sobre la agresividad. Era el mejor equipo del mundo, y el secreto de su éxito era el dominio físico. Bajo la co-capitanía de Wambach, el equipo ganaba partidos sin pudor intimidando y armando a sus oponentes.

    Así que imagínate el horror del equipo cuando su nueva entrenadora, Pia Sundhage, sacó una guitarra durante su primera sesión de entrenamiento juntas y les cantó suavemente una canción de Bob Dylan.

    ¿Cuál fue la razón por la que Wambach se convirtió en la mejor entrenadora del mundo?

    ¿Cuál era la razón de ser de la sesión de canto de Pia ese día?

    Bueno, quería demostrar a Wambach y a sus compañeras de equipo que el liderazgo no siempre tiene que ser sinónimo de poder y dominio. Al sacar su guitarra, Pia dio a las jugadoras un ejemplo de líder auténtica y vulnerable que no temía revelar su verdadera personalidad. Con esta excéntrica actuación, Pia demostró que los mejores líderes no imitan las ideas de la sociedad sobre cómo debe comportarse un líder, sino que simplemente se esfuerzan por ser ellos mismos.

    Interesantemente, el estilo de liderazgo poco convencional de Pia provocó cambios positivos y permanentes en la forma en que todo el equipo interactuaba entre sí. Antes de su llegada, el equipo estaba dirigido como una dictadura. Wambach y otras figuras de alto nivel daban instrucciones, mientras que las jugadoras más jóvenes apenas participaban en la toma de decisiones.

    Pero con Pia, el equipo se convirtió en una dictadura.

    Pero bajo la tutela de Pia, las ideas del equipo sobre el liderazgo empezaron a cambiar. Wambach y las demás capitanas se permitieron ser más vulnerables y empezaron a escuchar lo que las demás tenían que decir. Y las jugadoras más jóvenes vieron que si Pia podía mostrarse vulnerable y seguir siendo una líder, quizá ellas también pudieran encontrar formas de liderar.

    Gradualmente, la estructura de liderazgo del equipo se hizo más democrática. Las novatas, como Alex Morgan, daban consejos a Wambach sobre cómo jugar mejor, las jugadoras del banquillo daban consejos a las titulares e incluso los fisioterapeutas del equipo empezaron a hacer sugerencias.

    Wambach cree que todos los equipos, incluso más allá del deporte, pueden aprender una lección de este cambio en cómo definimos el liderazgo. Concretamente, podemos aprender que el mejor trabajo en equipo se produce cuando los líderes no temen descartar las viejas jerarquías y escuchar las voces de sus seguidores. Si eres un líder lo bastante humilde y auténtico para hacerlo, puede que descubras que todos los miembros del equipo tienen una valiosa contribución que hacer.

    Toda mujer necesita una manada de lobos, así que acércate a la tuya.

    “Tanto si eres madre, estudiante universitaria, directora ejecutiva o una niña pequeña, necesitas un equipo de mujeres valientes y honestas”

    Tras diecisiete increíbles años de fútbol profesional, Wambach finalmente se retiró. Y con la jubilación llegó el descanso. De hecho, dio a su cuerpo tres años completos para recuperarse de décadas de esfuerzo físico. Una vez transcurrido ese tiempo, volvió a hacer ejercicio iniciando un programa de atletismo. Debería haber sido fácil para una ex deportista profesional, ¿verdad? Error. Cada vez que corría, a Wambach le dolía todo el cuerpo.

    Después de años haciendo mucho más ejercicio que éste, Wambach se preguntaba, ¿por qué estaba sufriendo tanto ahora?

    Al final, su amiga Michele dio con el problema. Cuando Wambach se esforzaba al máximo en el campo de fútbol, formaba parte de un equipo de otras mujeres que hacían lo mismo. El dolor físico y el sufrimiento formaban parte del trabajo, pero las penurias se suavizaban con un montón de bromas y palabras de ánimo compartidas por las compañeras de equipo. Ahora era una loba solitaria, sin el apoyo y la camaradería de su manada de lobas.

    No sólo en los deportes necesitamos una manada de lobos con la que compartir los momentos difíciles. De hecho, las mujeres de todos los ámbitos de la vida necesitan apoyo y ánimo fraternal. Wambach habló de esta necesidad de una mayor solidaridad femenina en su discurso de graduación en el Barnard College, una de las universidades femeninas más prestigiosas de Estados Unidos. Para su sorpresa, el discurso se hizo viral.

    Ordinarias mujeres se pusieron en contacto con Wambach, diciendo que leían su discurso a sus hijas pequeñas a la hora de dormir y se lo contaban a sus amigas. Algunas incluso colgaban fotos de lobas en sus casas para simbolizar la necesidad de más manadas de lobas femeninas. Como dijo conmovedoramente una mujer que escribió a Wambach, los hombres siempre han tenido sus clubes, mientras que las mujeres tienden a sentirse solas. Ya seamos la mujer simbólica en la sala de juntas, la madre soltera en el parque infantil o el ama de casa sola en casa, a menudo estamos aisladas.

    Entonces, ¿cómo podemos empezar a construir estas manadas de lobos en nuestras vidas?

    Wambach cree que lo único que puedes hacer cuando intentas algo nuevo es salir ahí fuera e intentarlo. Cuando se trata de construir tu manada de lobos, esto significa buscar mujeres en las que confíes y a las que respetes. Es esta filosofía la que permitió a Wambach y a sus compañeras de equipo ganar la Copa del Mundo en 2015, y hacerse con las medallas de oro en los Juegos Olímpicos, no sólo una vez, sino dos.

    De hecho, correr con su manada de mujeres feroces y valientes ha recompensado a Wambach con una carrera extraordinaria y toda una vida tomando sus propias decisiones, en lugar de seguir las reglas de los demás. Aunque no lleves a tu manada de lobas a la fama y la gloria deportivas, puedes reunir a las mujeres, formar lazos inquebrantables y acordar seguir adelante con un espíritu de hermandad, conexión y alegría.

    Conclusiones

    El mensaje clave de este resumen:

    La vida en un mundo patriarcal convence a muchas mujeres de que deben colorear dentro de las líneas y nunca permitirse ser poderosas. Pero mujeres como Abby Wambach y sus compañeras de equipo han aprendido a rechazar estos límites abandonando las viejas reglas de la animadversión femenina, la perfección femenina y la permanencia en el camino trillado, y tú también puedes hacerlo. Busca a mujeres valientes y feroces, y abrázalas. Celebra sus victorias, busca su amor y apoyo y muéstrales toda la fuerza de tu talento y poder.

    Consejos Accionables:

    Consejos Accionables:

    Consejos Accionables:

    Consejos Accionables.

    Capitán de tu propio barco.

    A veces la vida nos deja al margen. En lugar de dirigir ese gran proyecto en el trabajo, te quedas en casa con los niños. En lugar de ser ascendido, sigues en el mismo trabajo que has estado haciendo durante años. Pero que no estés al frente y en el centro, no significa que no puedas ser un líder. De hecho, hay muchas oportunidades de liderazgo en todas nuestras vidas, sea cual sea nuestro papel. Tanto si ayudas a tu padre anciano a superar su enfermedad como si animas a tu hijo cuando juega su primer partido de fútbol, es importante recordar que el liderazgo no es algo que otra persona te da. En realidad, es el derecho inherente de las mujeres de todo el mundo a determinar su propio futuro y a guiar a sus seres queridos.

    ¿Tienes algún comentario?

    ¡Nos encantaría conocer tu opinión sobre nuestro contenido! Envíanos un correo electrónico a libros@pathmba.com con el título de este libro como asunto y comparte tus opiniones.

    Qué leer a continuación: Imparable, de Maria Sharapova

    Si te has inspirado en el grito de solidaridad femenina de Abby Wambach, ¿por qué no te sumerges en la historia de otra leyenda del deporte leyendo el resumen de la autobiografía de la estrella del tenis Maria Sharapova, Imparable?

    Crónica de la extraordinaria vida de Sharapova, desde su huida de la catástrofe de Chernóbil en la infancia hasta sus increíbles logros profesionales, Imparable es un testimonio del poder de una voluntad de hierro y una determinación inquebrantable. Así que si estás preparado para nuevas historias de fuerza femenina y excelencia deportiva, dirígete a nuestro resumen de Imparable.

Leave a comment