Aprende a convertirte en un ganador actuando como un ganador.

Muchas personas son inteligentes, motivadas y tienen talento. Lo más probable es que tú también seas una de ellas. Y, sin embargo, sólo unos pocos afortunados “lo consiguen”, convirtiéndose en poderosos líderes, campeones deportivos o estrellas del rock.

¿Quién no quiere ser un ganador? La pregunta es: ¿cuál es la receta secreta? ¿Qué saben los ganadores que nadie más sabe?

Estos resúmenes examinan de cerca las historias de éxito de los ganadores y, de paso, te dan la primicia de lo que se necesita para llegar a la cima.

En estos resúmenes, te explicamos lo que se necesita para llegar a la cima.

En estos resúmenes, aprenderás

  • cómo un empresario lanzó una aerolínea por capricho y ganó;
  • por qué perder a lo grande una vez puede convertirte en un ganador de por vida;y
  • cómo puedes beneficiarte de vivir una vida bajo presión.
  • .

Ganar depende ante todo de una estrategia sólida que te lleve a tu objetivo final.

“Si no te preparas, te estás preparando para fracasar” – Benjamin Franklin

Si estás leyendo esto, has decidido que quieres ser un ganador. Tanto si aspiras a la oficina de la esquina como si sueñas con la fama del rock and roll, hay algunas cosas esenciales que debes saber.

En primer lugar está la estrategia. La estrategia es el cómo de ganar. Una estrategia allana el camino hacia tu objetivo; por tanto, es el aspecto más importante para convertirte en un ganador.

La estrategia es el cómo ganar.

El ex campeón mundial de ajedrez Garry Kasparov dice que si no te comprometes con una estrategia, estás condenado a reaccionar ante tus oponentes, permitiéndoles controlar la partida.

La estrategia es el cómo ganar.

El qué de ganar es tu objetivo. Tienes que determinar lo que quieres ganar antes de poder fijar una estrategia exitosa.

Por ejemplo, si quieres perder peso, tu objetivo podría ser perder 5 kilos. Una vez que hayas definido tu objetivo, entonces podrás crear una estrategia que te ayude a alcanzarlo.

Pero una estrategia es inútil si tu objetivo es esencialmente inalcanzable. Recuerda: los ganadores se fijan objetivos que pueden alcanzar.

En noviembre de 2013, Tony Pulis empezó a dirigir al equipo de fútbol británico Crystal Palace, un club que luchaba por mantenerse en la Premier League. Pulis no disparó a por las estrellas e intentó convertir al equipo en campeón de la Premier League en su primer año. En lugar de eso, se fijó el objetivo realista de asegurar la posición del equipo en la liga, y lo consiguió.

Sin embargo, no confundas tu estrategia con la táctica, o los pequeños pasos intermedios que te ayudan a realizar tu estrategia y, en última instancia, tu objetivo.

Si tu estrategia consiste en conseguir que tu equipo sea campeón de la liga inglesa, no lo consigas.

Si tu estrategia para perder 5 kilos es ponerte a dieta y hacer ejercicio a diario, tus tácticas incluirán cosas como controlar tu ingesta calórica, subir por las escaleras en lugar de utilizar el ascensor y unirte a un grupo de dieta.

En la santísima trinidad de la victoria, la estrategia es sólo un aspecto. Los otros dos componentes son el liderazgo y el “compañerismo”, o los elementos que conforman un equipo ganador; vamos a explorarlos a continuación.

El liderazgo adopta muchas formas; no existe un rasgo que una a todos los grandes líderes de la historia.

Entonces, ¿qué hace falta para convertirse en un gran líder? No hay un rasgo específico; cada líder destaca de una manera diferente.

La canciller alemana, Angela Merkel, tiene la capacidad de ver lo que funciona en una situación determinada y mantenerlo. En lugar de ofrecer grandes gestos, actúa de forma pragmática. Gracias a estas habilidades, Merkel es una triunfadora, al frente de una de las naciones más poderosas de la Unión Europea.

Durante la reciente crisis de la eurozona, por ejemplo, Merkel se mantuvo firme incluso cuando políticos como el primer ministro británico David Cameron o el presidente estadounidense Barack Obama la presionaron para que actuara con mayor rapidez o audacia. A pesar de las presiones a su alrededor, Merkel no se precipitó, manteniéndose fiel a una estrategia probada en el tiempo de ser cauta y ceñirse a objetivos a largo plazo.

Winston Churchill se convirtió en un gran líder al reconocer desde el principio que la Alemania nazi era una gran amenaza, y abordó esta cuestión con un enfoque similar al de un láser. De hecho, su historial como vencedor no fue muy impresionante hasta que llegó la Segunda Guerra Mundial.

Ésta es su historia:

En 1899, cuando era joven, Churchill probó suerte en política, pero perdió unas elecciones. Después de trabajar como corresponsal de guerra en Sudáfrica, regresó a Gran Bretaña y finalmente se convirtió en miembro del parlamento (MP).

Aún así, perdió las siguientes elecciones, y acabó luchando por volver al gobierno. En la década de 1920, ya era Ministro de Hacienda británico y dirigía el retorno del país al patrón oro, una medida desastrosa que provocó deflación y desempleo.

A pesar de todo, Churchill sigue siendo uno de los grandes líderes de la historia. Desde el principio vio el peligro de Adolf Hitler y las aspiraciones de la Alemania nazi. Canalizó todas sus energías en la búsqueda de formas de derrotar a los nazis.

Esta perspicacia y determinación calaron hondo en el pueblo británico y convirtieron a Churchill en el gran líder que el mundo recuerda hoy.

A continuación, exploraremos los componentes básicos de los equipos de éxito, el tercer elemento de la santísima trinidad de la victoria.

Ganar significa crear un equipo en el que las personas compartan talentos donde tú no llegas.

“Si estamos juntos, nada es imposible. Si estamos divididos, todo fracasará.” – Winston Churchill

¿Crees que un club de fútbol compuesto por 11 clones atléticos sería un equipo ganador?

Desde luego que no. Un equipo con miembros que tienen todos las mismas habilidades simplemente no ganará. Si quieres ser un ganador -en los deportes o en los negocios- tienes que encontrar un equipo con talentos que complementen los tuyos.

Un equipo reúne a personas con diferentes puntos fuertes: una estrategia ganadora. Como ganador, tienes que encontrar personas para tu equipo que destaquen en las áreas en las que tú tienes dificultades.

Por ejemplo, puede que tú seas el ganador.

Por ejemplo, puede que seas un gran delantero pero un pésimo defensa. Naturalmente, llevarías a tu equipo a alguien que sepa defender la portería.

Recuerda que el trabajo de un líder consiste en definir los objetivos, la estrategia y las tácticas de un equipo, asegurándose de que todos los miembros del equipo saben lo que tienen que hacer.

Por ejemplo, un ciclista puede ser un gran delantero, pero un pésimo defensa.

Por ejemplo, un equipo ciclista está formado por atletas, mecánicos, terapeutas deportivos, etc. Pero en el coche de seguimiento, la persona con el walkie-talkie que dirige las tácticas del equipo es el líder.

Después del líder vienen los guerreros. No son las “estrellas” del espectáculo, pero hacen que el motor funcione.

Por ejemplo, considera el papel de un conductor de autobús durante una campaña electoral. Esta persona conduce el autobús, llevando a un político de mitin en mitin. Si el conductor no fuera fiable, toda la campaña se vendría abajo.

El talento se refiere a las personas que marcan la diferencia, las raras personalidades que tienen algo más, que son más capaces o tienen más conocimientos que el resto.

En la política, el talento es una de las cualidades más importantes.

En política, el talento son a menudo los propios líderes. Pensemos en Hillary Clinton, que desafió a Barack Obama en las primarias presidenciales demócratas de Estados Unidos, pero perdió. Después fue nombrada secretaria de Estado, un “talento” preeminente en el equipo del presidente.

Pero ser un ganador no es un talento.

Pero ser un ganador no es sólo cuestión de estrategia, equipos sólidos y liderazgo. También tiene que ver con lo que tienes en mente.

Los ganadores odian perder y se presionan a sí mismos, abandonando su zona de confort, para evitarlo.

Suele decirse que ganar es cuestión de mentalidad. Pero, ¿qué significa esto exactamente? ¿Los ganadores son simplemente personas que realmente quieren ganar? ¿No quiere ganar todo el mundo?

Por supuesto, la mayoría de la gente quiere ganar, pero no todo el mundo teme perder. Muchas personas son ganadoras simplemente porque tienen demasiado miedo a perder.

Muchos ganadores han experimentado el dolor de la derrota y harán todo lo posible para evitar repetir la experiencia.

El nadador olímpico Michael Phelps ha ganado más medallas de oro que ningún otro deportista olímpico en la historia de los Juegos. Su motivación para ganar se remonta a los Juegos Olímpicos de Sidney 2000.

Ese año estaba preparado para competir, pero no ganó ni un solo encuentro. Fue este fracaso lo que le empujó a esforzarse más, y nunca volvió a perder una carrera.

Sin embargo, ganar no es sólo cuestión de motivación. También consiste en salir de tu zona de confort.

Aunque las cosas que te resultan familiares y fáciles pueden hacerte sentir bien, quedarte en un lugar en el que te sientes cómodo te impedirá ganar a lo grande.

La motivación no es sólo motivación, sino también salir de tu zona de confort.

Durante años, Garry Kasparov ganó un torneo de ajedrez tras otro. Sus éxitos le mantuvieron firmemente en su zona de confort y, seguro de que ganaría, dejó de probar nuevas estrategias o de hacer movimientos audaces.

De este modo, dejó de crecer como jugador y sus habilidades se estancaron. Finalmente, Vladimir Kramnik, un adversario, le venció y se hizo con el título mundial de Kaspárov.

Para ganar, tienes que esforzarte y salir de tu zona de confort. En otras palabras, tienes que ponerte bajo presión. La presión influye tanto en tu cuerpo como en tu mente, mejorando tu capacidad para concentrarte y pensar y, a su vez, desbloqueando nuevas cotas de rendimiento.

Los ganadores se distinguen del resto innovando y actuando con audacia.

¿Quieres destacar entre la multitud? Siempre puedes disfrazarte de Superman. Pero para aquellos a los que no les gustan los disfraces, hay otras formas de llamar la atención, un aspecto clave para ser un ganador.

Para llamar la atención, primero tienes que ser audaz. Cuando actúas con audacia, destacarás porque aceptarás retos que las personas más reservadas no aceptarían.

Ser audaz también te ayuda a superar el hecho de que, en muchas áreas, puedes ser un novato, pero aún así tienes el empuje para conseguirlo. El empresario Richard Branson, por ejemplo, sólo tenía 17 años cuando lanzó un periódico estudiantil. Pocos años después, fundó Virgin, un negocio discográfico.

Branson siguió fundando otras empresas, como Virgin Airlines. Todos estos proyectos tenían algo en común: Branson se comprometió a pesar de su falta de experiencia en cada campo.

Branson es disléxico, un impedimento potencial a la hora de dirigir una organización de noticias. Tampoco sabía nada del negocio de la música pero, como consumidor, se sentía frustrado por la falta de sellos discográficos para la gran música. Lo que es más, Branson tampoco sabía casi nada del negocio de las aerolíneas.

Su incursión en el negocio de las aerolíneas fue un éxito.

Su incursión en la aviación se inició cuando fue expulsado de un vuelo a las Islas Vírgenes. Molesto por el retraso y el mal servicio, decidió lanzar su propia aerolínea. Un movimiento audaz que le convirtió en un ganador.

La audacia te diferenciará, y del mismo modo, el ansia de innovación te ayudará a ganar. Pero recuerda, innovar no significa necesariamente inventar. En cambio, para innovar, tomas un producto, servicio o proceso y lo haces mejor.

Así, un ganador presta atención a los detalles y encuentra oportunidades. Apple, por ejemplo, tomó un producto existente, como el teléfono móvil, y lo mejoró: una estrategia innovadora y ganadora clásica.

Una crisis puede abrumarte rápidamente si no mantienes la mente en lo que importa.

¿Te has dado cuenta de que hoy en día se llama “crisis” a tantos acontecimientos? Desde pequeños desacuerdos entre jefes de estado hasta el mal día de un bloguero, las “crisis” parecen estar en todas partes y definirlo todo.

Pero ninguna de estas crisis es tan grave.

Pero ninguno de estos ejemplos representa una crisis real: una situación que podría desbordarte si no tomas las decisiones correctas.

Pero ninguno de estos ejemplos representa una crisis real.

Un equipo de fútbol que pierde unos cuantos partidos no es una crisis. Por otra parte, los asuntos que implican a personas que potencialmente abusan del poder, como la aventura del presidente de EEUU Bill Clinton con la becaria Monica Lewinsky, podrían considerarse una crisis en política.

Examinemos esto un poco más en profundidad.

Cuando se produce una verdadera crisis, tienes que mantener la concentración. Si te encuentras en una crisis, recuerda que debes centrarte en lo que realmente importa: las cosas sobre las que tienes influencia. Este es un punto clave.

Cuando se reveló la relación de Clinton con Lewinsky, Clinton se mantuvo centrado en los asuntos políticos que tenía entre manos. Cuando los medios de comunicación publicaron las revelaciones, Clinton estaba hablando por teléfono con el primer ministro británico, Tony Blair, sobre su preocupación por las armas nucleares rusas.

Clinton sabía que el informe del fiscal se publicaría ese mismo día, pero no sabía lo que diría. Tampoco estaba seguro de cómo reaccionarían sus amigos, familiares o colegas ante el informe.

Sin embargo, sabía que no podía controlar esas cosas. Lo que podía hacer era centrarse en hacer su trabajo. Al final, fue la concentración constante de Clinton lo que le granjeó el respeto que necesitaba para superar la crisis.

Conclusiones

El mensaje clave de este libro:

Hay ganadores de todas las formas y tamaños. Aunque los ganadores comparten ciertos rasgos, como la audacia o la innovación, su capacidad para vencer a la competencia también es el resultado de los equipos que forman y de su concentración en medio de las crisis.

Consejos Accionables:

Consejos Accionables:

Consejos Accionables:

Consejos Accionables.

Cuando afrontes una crisis, sé sincero.

Si te encuentras en medio de una crisis, puede que te apetezca cerrar los ojos y desear que desaparezca, o peor aún, señalar con el dedo a otra persona. Éstas no son las mejores soluciones y, desde luego, no son las más fáciles. En lugar de eso, haz algo radical: sé sincero.

Si has hecho algo mal, confiesa o al menos inicia una investigación honesta y transparente sobre el asunto. Si no lo haces, alguien lo hará por ti, pudiendo sacar a la luz problemas que podrían dañar irreparablemente tu reputación.

¿Tienes algún comentario?

¡Nos encantaría conocer tu opinión sobre nuestros contenidos! Envíanos un correo electrónico a libros@pathmba.com con el título de este libro como asunto y comparte tus opiniones.

Sugerencias más lectura: Liderar de Alex Ferguson, Michael Moritz

En Liderar (2015), uno de los entrenadores de fútbol más célebres del mundo comparte las lecciones que aprendió sobre el trabajo en equipo, el liderazgo y el increíble rendimiento deportivo. Sus observaciones y experiencias aportan ideas intemporales sobre el éxito en el mundo del deporte y más allá.

Leave a comment