This Is Day One

Una guía práctica para un liderazgo que importa

Un conjunto de herramientas para desarrollar una capacidad de liderazgo personal coherente.

En su primer día en la Universidad Mount Allison, una joven se sintió intimidada por el ruido y el bullicio de la vida universitaria. Estaba a punto de irse a casa y abandonar. Pero mientras se ponía en la cola de otros estudiantes de primer año, un alumno le gastó una broma: le dio una piruleta al chico que tenía al lado y le incitó a insinuarse a la hermosa chica que tenía al lado. Toda la escena era tan incómoda que no podías más que reírte.

Fue el autor Drew Dudley quien entregó la piruleta. Para él, el episodio no fue gran cosa. Pero años después, la mujer le contó que su broma la había convencido de que era mala idea volver a casa. Una pequeña piruleta había desencadenado una cadena de acontecimientos que finalmente la llevaron a su graduación.

Este primer “momento piruleta” ilustra el poder del liderazgo cotidiano. Y, lo veamos o no, las pequeñas decisiones pueden tener un gran impacto. En este resumen de Este es el primer día de Dudley, exploraremos los comportamientos personales cotidianos que pueden potenciar el cambio y ayudarte a convertirte en la persona que quieres ser.

This Is Day One
SPONSOR

Entonces, ¿cómo te conviertes en alguien que marca la diferencia y, al mismo tiempo, te mantienes fiel a ti mismo? Empieza por establecer una cultura de liderazgo personal, del tipo que refleja tu realidad y tus expectativas. Discutiremos los valores del liderazgo, formularemos preguntas de sondeo y aprenderemos a vivir cada día como el Día Uno.

Necesitas una filosofía de liderazgo.

Muchos líderes intentan improvisar. Pero para ser un líder de éxito, tienes que conocer tus objetivos – sólo entonces podrás desarrollar una estrategia. Sin un plan, irás dando tumbos, esperando tener suerte. Así que, si quieres marcar la diferencia, tienes que desglosar e identificar tus valores y tu filosofía de liderazgo.

Sorprendentemente, los líderes con una filosofía tienen más éxito. Por ejemplo, puntúan un 135% más alto en las métricas de confianza. Aunque no existe un enfoque único del liderazgo, desarrollar una filosofía personal es un punto de partida perfecto. Al considerar tus valores y objetivos, creas reglas que guían tus acciones y te ayudan a tomar buenas decisiones.

Las preguntas sobre valores profundos te ayudan a averiguar qué tipo de líder quieres ser – no lo que los demás esperan que seas. Los valores guían nuestras decisiones, ya sea sobre qué vestir, mirar o estudiar.

¿Has visto alguna vez El Show de Truman? Es una película sobre un tipo que ignora por completo que su vida es un programa de televisión y que todos los que le rodean son actores. Ahora, imagina que tú eres el protagonista y que la gente te observa durante 30 días. ¿Qué valores esperarías que el público identificara en ti? Aquí tienes una lista – elige tres de ellos: responsabilidad, creatividad, integridad, positividad, respeto y visión. 

Puede parecer imposible resumir todo lo que eres en tres partes. Sin embargo, si escribes tus valores, acabarás descubriendo lo que te impulsa. Ten en cuenta que éstos son sólo valores superficiales. Tendremos que profundizar mucho más para que la realidad coincida con tu percepción.

Descubrir los valores significa considerar qué es lo más importante para ti en una situación determinada. Digamos que estás intentando decidir si aceptas o no un nuevo trabajo. Podrías aceptarlo si significa poder pasar más tiempo con tu familia. Otros valores que podrían entrar en juego son la autenticidad – ¿Estás siendo fiel a ti mismo? – y la valentía -¿Estás dispuesto a asumir un nuevo reto? Al final, sólo tú puedes saber cuáles son tus valores clave y cómo afectarán a tus elecciones.

Si quieres ser un buen líder, necesitas saber quién eres y en qué crees. Una sólida filosofía de liderazgo tiene sus raíces en los valores. Te ayudan a alinear las decisiones con tus prioridades. Los grandes líderes saben que tienen que dar buen ejemplo. Así que no se limitan a hablar de sus valores, sino que viven de acuerdo con ellos.

Los líderes influyentes comparten seis valores fundamentales.

Imagina cómo sería si todas tus acciones pasadas, buenas y malas, se borraran y no tuvieras tiempo para dar las cosas por sentadas o preocuparte por las cosas que no puedes cambiar. Te centrarías en el hoy, asegurándote de que todo lo que haces se alinea con lo que quieres ser. 

Este es el Día Uno.

Puede parecer aterrador, pero empezar de nuevo puede ser liberador. Te permite redefinirte y te da la oportunidad de construir la vida que deseas. Al comprometerte con la filosofía del Día Uno, mantienes tu mente en tus objetivos y avanzas con paso firme hacia ellos. Normalmente, llevarás contigo estos seis valores clave.

En primer lugar, los líderes deben causar un impacto. Una forma de cultivar el impacto es reconocer el liderazgo de los demás. Sin esto, es difícil lograr un cambio positivo. Demuestra tu confianza y respeto por las personas identificando sus cualidades únicas de liderazgo.

En segundo lugar, cualquiera que esté a cargo de algo debe tener ánimo. Los líderes deben estar dispuestos a arriesgarse y a probar cosas nuevas, aunque exista el riesgo de fracasar. ¿Por qué? Porque no puedes aprender y crecer si no te arriesgas. Tus métodos se vuelven anticuados y obsoletos.

En tercer lugar, los verdaderos líderes empoderan a los demás para que crean en sus propias capacidades y potencial. Trabajan para ayudar a los demás; como resultado, se sienten capaces y valorados.

En cuarto lugar, es vital ser capaz de tomar decisiones rápidas ante una crisis. Es el liderazgo del día siguiente. Sin embargo, es más importante asegurarse de que esto no se convierta en tu posición por defecto. Los líderes del Día Uno comprenden que sus seguidores son esenciales para su éxito. Están comprometidos con el crecimiento personal y social de quienes les rodean. El crecimiento evita que te quedes atascado en el modo del día siguiente, en el que reaccionas al cambio en lugar de ser proactivo.

En quinto lugar, un líder sabe elevarse por encima del caos y mantener la calma: elevar en lugar de escalar. Tratan a todo el mundo con respeto y muestran clase, pase lo que pase. Saben que los pequeños actos de amabilidad pueden marcar una gran diferencia, así que se esfuerzan por ser amables. Si quieres ser un líder respetado, actúa con clase.

Y por último, es importante tener autoestima. Esto no es lo mismo que ser narcisista o egoísta; es tener un sano aprecio por ti mismo. La paralímpica Stephanie Dixon ha competido en Atenas, Sydney y Pekín. Ha ganado 17 medallas y establecido cinco récords mundiales a pesar de tener una pierna. Stephanie cuenta que llevaba una pierna ortopédica al colegio. Le irritaba, la ralentizaba y le causaba dolor. Sin embargo, creía que debía seguir llevando prótesis para complacer a los demás… hasta que se dio cuenta de que estaba dando prioridad a sus necesidades sobre las suyas. Ahora Stephanie usa muletas y vive auténticamente gracias a ello. Los líderes que se respetan a sí mismos inspiran a los demás a hacer lo mismo.

Estos seis valores contribuyen al éxito personal y profesional. Además, el efecto dominó de encarnar estos valores beneficia también a innumerables personas. Así que, ahora que ya conoces los valores clave, veamos cómo integrarlos en una cultura de liderazgo del Día Uno.

Desarrolla tu cultura de liderazgo personal.

La cultura influye en nuestro comportamiento. Cuando alguien viola una norma cultural, la reacción es rápida. Por ejemplo, en 2022, el cantante Harry Styles fue reprendido por sus elecciones de moda poco convencionales. Del mismo modo, las personas que no siguen las normas de Covid sobre el uso de máscaras suelen ser avergonzadas públicamente. Aunque resulte tentador descartar las costumbres como algo sobre lo que no tenemos control, lo cierto es que podemos dar forma a nuestra propia cultura.

Cuando se trata de desarrollar una cultura personal de liderazgo, presta atención a tus acciones. La clave es seguir haciéndote preguntas. Puedes utilizar un fenómeno peculiar conocido como el efecto pregunta-comportamiento para garantizar un comportamiento positivo repetido. Este fenómeno te obliga a evaluar tus acciones y a cambiarlas en el futuro si es necesario. Saber que tus acciones reflejan tus valores te permite generar el poderoso impulso necesario para alcanzar tus objetivos más importantes.

Escogamos un valor – por ejemplo, el impacto. Puedes definir el impacto como “el compromiso de crear experiencias que hagan que los demás se sientan mejor después de interactuar conmigo”. A continuación, tienes que plasmar tu definición en forma de pregunta. Pregúntate: ¿Qué he hecho hoy para reconocer el liderazgo de otra persona? Al formular la pregunta así, dejas poco margen para respuestas de sí o no. Pero entraremos en más detalles sobre la formulación de preguntas de liderazgo más adelante.

Prioriza y reconoce el liderazgo de los demás.

Prioriza y comprométete a responder a la pregunta impacto todos los días durante una semana. Busca líderes del pasado y del presente. Puede ser cualquiera: un entrenador, un profesor, un padre o incluso un cariñoso vendedor de perritos calientes. El Primer Día es un compromiso para crear experiencias que hagan que los demás se sientan bien al relacionarse contigo. Por tanto, crea otra pregunta de valor y aprovéchala para demostrar tu cultura de liderazgo del Día Uno a diario.

Haz la pregunta del borde de la cama si quieres crecer.

Los grandes líderes no son perfectos. No tienen todas las respuestas. A veces, la mejor forma de brillar es reflejar la luz de los demás.

Imagina que tu hijo está a punto de abandonar el nido. Es la última noche que dormirá en casa, y estás sentado al borde de su cama para darle las buenas noches. Te hacen una pregunta: “¿Qué lección de vida ha tenido el mayor impacto en tu felicidad?”. ¿Cuál sería tu respuesta?

Usa esta pregunta al borde de la cama para conocer las historias de la gente. Adquirirás conocimientos mientras ayudas a los demás a identificar lo que pueden enseñar. Es una forma estupenda de aprender sobre el liderazgo – y es un recordatorio constante de que podemos encontrarlo en cualquier parte.

Tómate unos minutos al final de cada día para reflexionar. Pregúntate: ¿Qué he hecho hoy para aumentar las posibilidades de que alguien aprenda algo? ¿Qué aumentará mi productividad mañana? Planifica y trabaja duro para seguir creciendo a un ritmo saludable. Las preguntas al borde de la cama nos motivan y recompensan, recordando a ambas partes por qué somos importantes.

Bien, ahora te toca a ti crear tus consejos al borde de la cama. Haz una lista de 30 ideas vitales que creas que podrían ayudar a los demás. Para empezar, piensa en los consejos que has recibido y que te han ayudado a largo plazo. ¿Cómo lo explicarías?

Piensa en la historia de fondo: ¿Hay algo que se pueda aprovechar? ¿Qué problemas ayuda a evitar el consejo? ¿Qué nuevas perspectivas puede crear? A medida que revises tu lista, surgirán valores fundamentales.

Casi todos los conocimientos que adquieres provienen de algo que hiciste o dejaste de hacer. A partir de ahí, puedes hacer ingeniería inversa de tus valores. Considera cada idea por un momento y luego completa esta afirmación con tu valor: Si alguien siguiera este consejo, haría un mejor trabajo encarnando . . . 

Extraer tus mejores y peores días ayuda a emparejar la realidad con la percepción.

Piensa en los dos peores momentos de tu vida. Las veces que te quedaste corto – cuando estabas más lejos de cómo te ves a ti mismo. No suele ser un lugar que quieras visitar. Pero ¡hazlo de todos modos! Coge un trozo de papel. En lugar de expresar cómo te sientes, explica qué ocurrió y por qué te sientes así. Este rápido ejercicio te ayudará a profundizar en tus valores fundamentales.

Ahora escribe los dos momentos más felices de tu vida. Puede ser cuando conseguiste algo notable o cuando mostraste fortaleza ante la adversidad. ¿Hasta qué punto te sientes orgulloso de las dos situaciones que más te satisfacen?

Es probable que te des cuenta de que la decepción en la primera situación es el resultado de valores personales profundamente violados.

Como ya hemos comentado, los líderes deben crear e identificar valores fundamentales. Estos principios guiarán todo lo que hagas, desde la comunicación hasta la toma de decisiones. Sigue haciéndote preguntas a diario para asegurarte de que tus acciones reflejan tus valores – y para seguir comprometido con el progreso. Así es como te entrenas para el liderazgo del Día Uno.

Para identificar los valores fundamentales de los peores y mejores momentos que identificaste anteriormente, termina la siguiente frase: “Si me tomo a pecho esta visión, mejoraré [inserta aquí tu valor]”. Inmediatamente se pondrán de manifiesto cuatro valores importantes, porque los encuentros fuertes como éste dejan al descubierto nuestro verdadero yo. 

Conclusiones

Para poner en práctica tus valores de liderazgo, hazte preguntas concretas y orientadas a la acción sobre tu vida y tu trabajo. Así, por ejemplo, en lugar de preguntarte: “¿Soy honesto conmigo mismo?”, podrías preguntarte: “¿Qué puedo hacer para ser más honesto en mis interacciones con los demás?”. Utilicemos el valor de la capacitación como otro ejemplo. “¿He ayudado hoy a alguien a tener éxito?” es una pregunta amplia. Es fácil responder “sí” sin identificar ninguna acción. Así que hagamos la pregunta más específica: “¿Cómo he ayudado a alguien a tener éxito hoy?”

Cuando respondas cada día a preguntas orientadas a la acción, empezarás a descubrir cuáles de estas preguntas te dan más opciones, encajan mejor en tu vida y te entusiasman más.

Add a comment

Deja un comentario

Advertisement