Haz que cualquier trabajo funcione para ti.

La vida es demasiado corta para tener un trabajo miserable. Pero no culpes al trabajo en sí. Si adoptas el enfoque adecuado, cualquier trabajo tiene el potencial de convertirse en un trabajo significativo.

En La verdad sobre el compromiso de los empleados, Lencioni explora los efectos que los empleados infelices pueden tener en el éxito de una empresa, así como en la vida familiar y social del empleado.

La verdad sobre el compromiso de los empleados.

Aprenderás a identificar las tres causas fundamentales de la insatisfacción laboral y obtendrás las herramientas que necesitas para mejorar tu propia vida laboral y la de los demás.

Independientemente de cuál sea tu trabajo, tanto si diriges como si te dirigen, puedes beneficiarte de los consejos de estos resúmenes.

En estos resúmenes, puedes beneficiarte de los consejos de estos resúmenes.

En estos resúmenes, aprenderás

  • qué tiene que ver una planta marchita con un empleado infeliz;
  • qué tiene que ver una planta marchita con un empleado infeliz
  • por qué tu jefe debería preguntarte por tus clases de cerámica después del trabajo;
  • y
  • que un recolector de basuras puede ser más feliz que Madonna.
  • Por qué tu jefe debería preguntarte por tus clases de cerámica después del trabajo.

La satisfacción en el trabajo no depende sólo del salario, y el coste de los empleados infelices es elevado.

La infelicidad en el trabajo conduce a problemas aún más inmediatos y tangibles, como el abuso de drogas y alcohol, o la violencia.

¿Qué significa que alguien te diga que tiene un mal trabajo? Hay muchas razones por las que pueden sentirse poco satisfechos con su trabajo. Puede que les deje agotados físicamente o que les ofrezca un salario bajo. Pero hay razones menos obvias por las que la gente puede sentirse insatisfecha.

Pongamos que consigues un empleo en el sector en el que siempre has soñado trabajar o te aseguras un traslado a un puesto con un salario atractivo. Ninguna de estas cosas puede garantizar la satisfacción laboral.

¿Te has encontrado alguna vez dirigiéndote al trabajo cada mañana, temiendo llegar a la oficina? ¿Has contado las horas durante todo el día, esperando a que se acabara? Entonces has tenido un trabajo miserable que puede haberte hecho sentir profundamente cínico, sin motivación para aplicarte o rendir bien.

No tiene nada que ver con el cargo o el sector; un médico puede ser tan miserable como un obrero de la construcción. Un deportista profesional puede estar tan desilusionado como un diseñador de parques de atracciones. Una ejecutiva rica puede sentirse profundamente infeliz en su trabajo, mientras que el camarero que le sirve la comida puede encontrar su trabajo profundamente gratificante. Ya te haces una idea.

Ser tan infeliz en tu trabajo tiene obviamente un coste personal: tu bienestar general. Lo que no es tan obvio es el elevado coste para las empresas.

Examinemos la eficiencia. Hay muchos estudios que demuestran el impacto negativo que los empleados insatisfechos pueden tener en la eficiencia de una empresa. Cuando un trabajador está menos comprometido y menos contento con su trabajo, es menos probable que rinda bien, y tanto el empleado como la empresa se verán perjudicados.

No sólo eso: la miseria y el cinismo de un trabajador infeliz se filtrarán en su vida familiar, afectando a su pareja y a sus hijos. También es más probable que a esas mismas personas les resulte difícil cumplir sus otras responsabilidades sociales, como cuidar de sus seres queridos y participar en la comunidad en general.

Si queremos resolver la miseria laboral, primero tendremos que entender qué la causa. Por suerte, el siguiente resumen tiene la respuesta.

Hay tres causas fundamentales de la miseria laboral y pueden afectar a cualquiera.

Imagina una planta. Si las raíces están podridas, no se pueden absorber los nutrientes, la podredumbre se extiende al resto de la planta y toda ella pronto se marchita y muere. Pues bien, a los seres humanos les pasa lo mismo con los malos trabajos. Hay tres raíces podridas diferentes que pueden hacer que los buenos trabajos se marchiten y se conviertan en pésimos.

La primera de estas raíces es el anonimato. La gente necesita que se reconozcan sus esfuerzos para sentirse valorada. Es crucial que alguien -idealmente su empleador- se tome el tiempo necesario para comprender su potencial y apreciar sus capacidades. Cuando las personas se sienten invisibles, y que su presencia no se echaría de menos, se desaniman.

El segundo problema de fondo es la irrelevancia. Cuando haces un trabajo que tiene un impacto positivo en otras personas, aunque sólo sea en una, sientes que tu trabajo merece la pena. Si nadie se beneficia de tu trabajo, sentirás que tus esfuerzos son inútiles.

La última raíz de la miseria laboral es la desmedida. Esto ocurre cuando la gente no tiene nada con lo que medir sus logros. Si no sabes cuál es tu objetivo, ¿cómo puedes determinar si lo has conseguido? Es útil tener una idea clara de lo que significa rendir bien, y de lo que se puede hacer para mejorar. De lo contrario, acabarás sin motivación y, en última instancia, insatisfecho.

No sólo los que están en lo más bajo del escalafón experimentan el anonimato, la irrelevancia y la falta de medida; incluso los gerentes pueden verse afectados por las causas profundas de la miseria laboral.

Para ilustrar este punto, imagina a la jefa de la sección de marketing de una empresa de software. Llamémosla Nancy. Nancy tiene un trabajo muy potente, pero se siente desgraciada. ¿Por qué? Bueno, depende directamente del director general, que está tan ocupado que no tiene tiempo de interesarse por el desarrollo profesional o la vida personal de Nancy. Se siente anónima.

Nancy tampoco ve en qué puede ayudar la empresa a sus clientes. Ni siquiera está segura de que su trabajo marque la diferencia dentro de su equipo. Se siente irrelevante.

Y aunque Nancy reconoce que la empresa funciona bien -como demuestran los datos de rendimiento-, no tiene forma de medir su contribución al éxito de la empresa. Esto es la falta de medición.

Las tres causas fundamentales del malestar en el trabajo se han combinado para que Nancy se sienta profundamente infeliz.

Aumentar el compromiso de los empleados tiene sus ventajas y sus obstáculos.

Supongamos que diriges una empresa. No obtiene suficientes beneficios, ¿qué haces? ¿Buscar proveedores más baratos? ¿Usar métodos de producción más eficientes? Tal vez deberías echar un vistazo primero a tu personal: aumentar el compromiso de los empleados puede resolver muchos problemas.

El beneficio más obvio del compromiso de los empleados es una mayor productividad. Cuando la gente siente que su trabajo tiene sentido, está mucho más dispuesta a asumir la responsabilidad de hacer las cosas. Esto puede implicar trabajar más horas o ser más diligente, lo que se traducirá en resultados más precisos y de mayor calidad.

El beneficio menos obvio, pero igualmente importante, es que los empleados comprometidos se mantendrán fieles a su empresa. Incluso la recomendarán a otros buenos empleados. A largo plazo, esto ahorrará a la empresa tiempo y dinero en formación y contratación.

También hay que tener en cuenta que, en estos tiempos tan competitivos, tener la reputación de fomentar un lugar de trabajo positivo puede mejorar el perfil de una empresa. Esto se consigue fácilmente cuidando a tus empleados y asegurándote de que están motivados.

¿No parece todo esto de sentido común? Pues, lamentablemente, hay muchos obstáculos que superar para lograr ese compromiso de los empleados.

Como empleado, puede que te centres únicamente en el salario y en las perspectivas de promoción a la hora de elegir un puesto. Aunque son importantes, es aún más crucial averiguar si la empresa encajará bien contigo desde el punto de vista cultural. ¿Apoya el desarrollo de los empleados? ¿Fomenta sus talentos actuales?

Por otra parte, el principal obstáculo para los empresarios es la incapacidad para comunicarse. Puede resultar incómodo para un empresario hacer preguntas que requieran una respuesta emocional, en particular preguntas sobre cómo se siente un empleado o si disfruta con su trabajo. Por suerte, se trata de una habilidad que puede desarrollarse si los gerentes se esfuerzan un poco más cada día para asegurarse de que sus empleados siguen comprometidos.

Los empresarios tienen que conocer a sus empleados y mostrarles lo que aportan.

Gestionar a otro ser humano de forma eficaz requiere cierto grado de empatía y curiosidad por saber por qué esa persona se levanta de la cama por la mañana.

¿Qué tienes en común con megaestrellas como Madonna? Más de lo que imaginas. A pesar de la riqueza y el éxito, muchos actores y estrellas de cine se sienten insatisfechos, sometidos a una presión constante para reinventarse debido a un profundo miedo a volverse irrelevantes. Este miedo afecta a los oficinistas tanto como a los ganadores de los Grammy.

Los empresarios pueden hacer mucho para que sus empleados se sientan necesarios. En primer lugar, asegurándose de que cada empleado sabe cuál es su contribución. Por ejemplo, los empresarios pueden animar a sus empleados a preguntarse “¿A quién estoy ayudando?”. En el sector de la hostelería, la respuesta es sencilla: al cliente. Pero aunque esté claro a quién están ayudando, es importante recordar a los empleados que su trabajo está teniendo un impacto, asegurándose de transmitirles las opiniones de los clientes.

Por ejemplo, en el sector de la hostelería, los empresarios pueden animar a sus empleados a preguntarse: “¿A quién estoy ayudando?

No es tan fácil motivar a los empleados que no trabajan directamente con los clientes, como las secretarias y los asistentes de oficina. Su trabajo beneficia directamente a una sola persona: el jefe. En esta situación, es una buena idea que el jefe motive a los empleados reconociendo cómo su duro trabajo le hace la vida más fácil.

Además de esforzarse por elogiar, los jefes necesitan conocer a sus empleados. Los empleados cuyos jefes se interesan por ellos se sentirán más satisfechos en sus puestos. ¿Cuál es la mejor manera de hacer que un empleado se sienta escuchado? Fácil: dedica tiempo a sentarte y hablar.

Al principio puede resultar difícil superar la formalidad del lugar de trabajo. Al contratar, los gerentes reciben formación para no hacer preguntas personales a los candidatos en las entrevistas. Sin embargo, los gerentes deben conocer a sus empleados. Esto incluye sus sueños, lo que les motiva y los acontecimientos importantes de su vida familiar. Lamentablemente, a menudo los gerentes no lo hacen, pero interesarse de verdad por los compañeros y hablar con ellos regularmente es una de las formas más eficaces de aumentar el compromiso de los empleados.

Los empleados necesitan saber exactamente lo que aportan y tener una forma fiable de medirlo.

“¡Buen trabajo!”. Ese es el tipo de cosas que puedes oír de un gerente que intenta mantenerte motivado. Es bonito, pero no basta. Los empresarios tienen que ser mucho más específicos en sus elogios. ¿Por qué? Porque los empleados necesitan saber exactamente cuál es su contribución para sentir que su trabajo merece la pena.

Esto a menudo implica jugar con el elemento humano de cualquier trabajo. Por ejemplo, un trabajador de un hotel de aeropuerto. Puede que su trabajo consista en llevar las bandejas del desayuno a las habitaciones de los huéspedes. Si sólo ven su trabajo como la entrega de comida, no encontrarán mucha satisfacción en la tarea. Pero si comprenden que los huéspedes que reciben el desayuno probablemente han viajado durante horas, están muy cansados y que desayunar delante de su puerta supondrá una gran diferencia en su día, el trabajo cobra de repente mucho más sentido.

La contabilidad puede no parecer la más solidaria de las profesiones, pero un contable puede tener un impacto igual de grande en otros seres humanos. Supongamos que un enfermo ha perdido el recibo de una consulta médica, pero necesita que le reembolsen el dinero lo antes posible. Si la contable ayuda a encontrar ese recibo, no sólo está encontrando un trozo de papel; también está dando tranquilidad al paciente. Eso permite que el paciente se tome un descanso de preocuparse por sus finanzas y dedique su tiempo a algo agradable.

La contabilidad debe formar parte de la vida cotidiana.

Debería ser parte del trabajo del empresario recordar a los empleados a quién están ayudando.

Además de tener una idea clara de quién se beneficia de su duro trabajo, los empleados deben poder medir su contribución. Es muy importante que el éxito no se mida por lo contento que esté un superior con el trabajo. Si el éxito se evalúa así de forma subjetiva, se crea un entorno competitivo, en el que la gente hace política y le hace la pelota al jefe.

En lugar de eso, los empleados deben ser capaces de medir su contribución.

En su lugar, los empleados deben poder seguir su progreso utilizando métricas claras. No sirve de nada dar a los individuos el objetivo general de ingresos de la empresa al que aspirar; debe haber un sistema de retroalimentación. Esto permite a los empleados -como el trabajador del hotel- obtener información directa de los clientes.

El trabajador del hotel era sólo un ejemplo rápido. Veamos algunos ejemplos más en el siguiente resumen.

Tanto el trabajo de un mozo de caja como el de un atleta estrella pueden ser más significativos.

Ya has oído por qué un trabajo glamuroso no es necesariamente un trabajo feliz, del mismo modo que un trabajo servil no siempre es miserable. Si necesitas convencerte más, aquí tienes algunos ejemplos más de cómo hacer que cualquier trabajo tenga más sentido.

¿Qué me dices del chico de la caja? El chico de este ejemplo se llama Josh. Trabaja en el supermercado empaquetando las bolsas de los clientes y llevándolas al coche. Puede que Josh esté en lo más bajo de la jerarquía, pero el jefe no haría bien en tratarlo de forma anónima. El jefe podría entablar una conversación, encontrar algo que ambos tengan en común y, al hacerlo, aumentar el interés y la lealtad de Josh hacia la tienda. Josh también podría hacer que el trabajo fuera más interesante para él mismo ofreciendo a los clientes ventajas adicionales, como un parte meteorológico o una cita inspiradora mientras hace su trabajo.

Ahora veamos el otro extremo de la jerarquía y consideremos el trabajo de un atleta estrella. En este caso, se llama Michael y juega al fútbol americano. Michael tiene la suerte de ganar varios millones de dólares al año, pero no es necesariamente un hombre feliz. Los grandes deportistas, como Michael, son tratados como mercancías: negociados anónimamente por clubes y agentes a cambio de enormes comisiones. Al trasladarse a una nueva ciudad y trabajar con un nuevo entrenador, el deportista estrella corre el riesgo de sentirse muy solo, a menos que el nuevo entrenador se esfuerce por conocer personalmente a Michael.

El otro riesgo profesional es que Michael se sienta solo.

El otro riesgo profesional es que Michael pierda de vista lo que hace por los demás. Practicar un deporte puede llegar a parecer irrelevante. Aunque Michael y sus compañeros de equipo tengan miles de seguidores en las redes sociales, o reciban elogios de los medios de comunicación por su historial de juego, esto no sustituye al feedback personal. Eso significa que corresponde a los entrenadores y gerentes recordar a los deportistas lo mucho que les valoran los aficionados que ven sus partidos. Una victoria mantendrá contentos a los seguidores durante toda la semana, y tenerlo presente puede marcar la diferencia.

Los gerentes deben servir a sus empleados; hay acciones sencillas que cualquier gerente puede llevar a cabo para hacerlo.

¿En qué piensas cuando piensas en servicio? ¿En un camarero mal pagado sirviendo a un comensal rico? ¿En un trabajador corriente al servicio de un gerente más poderoso? En realidad, el servicio debe ir en ambos sentidos, y los gerentes deben aspirar a servir a sus empleados.

Cuando eres gerente de una empresa, es fácil sentir que no eres tan generoso o atento como una enfermera o un médico. Pero no olvides que los gerentes están en condiciones de dar mucho a sus empleados. Para ello, tienen que esforzarse por mejorar el bienestar de sus empleados -física y mentalmente- para que tengan las mejores condiciones de trabajo posibles. La gran noticia es que todo el mundo sale beneficiado en esta situación; los empleados se sienten valorados y motivados, mientras que el gerente disfruta de la satisfacción de haber mejorado el bienestar de muchas personas y de sus familias.

Hacer cambios tampoco tiene por qué ser intimidante. Hay muchas cosas sencillas que los gerentes pueden hacer para ayudar a su personal.

En primer lugar, un gerente debe analizar lo que ya está haciendo para que sus empleados se sientan bien. Pueden hacerlo preguntándose hasta qué punto conocen realmente a sus empleados, si están al tanto de sus aficiones, pasiones y vida familiar.

También es responsabilidad del gerente poner en marcha medidas para que cada empleado sea consciente de su contribución a la empresa, de modo que pueda hacer un seguimiento del impacto que tiene su trabajo.

Pero los gerentes no deben dejar de hacer todo lo posible para que sus empleados se sientan bien.

Pero los gerentes no deben confiar sólo en sus propios sentimientos. Tienen que pedir opiniones para ver qué áreas pueden mejorarse cuando se trata de ayudar a los empleados a encontrar sentido a su trabajo. Si hay deficiencias, el gerente puede elaborar un plan de acción decisivo para introducir cambios. Esto implicará nuevas conversaciones con los individuos y con todo el equipo.

Si tanto los individuos como los gerentes se esfuerzan por conectar y hacer que los demás se sientan valorados, tanto las personas como la empresa prosperarán.

Conclusiones

El mensaje clave de estos resúmenes:

No aguantes un trabajo miserable: encuentra la forma de que tenga sentido. Tanto los gerentes como los empleados tienen las herramientas para aportar alegría y significado a su trabajo. La clave está en centrarte en tu impacto en otras personas, en lo que aportas al conjunto, y tener una forma clara de medir tu éxito. Cuanto más comprometidos estén los empleados, más éxito tendrá la empresa.

Consejos Accionables:

Encuentra una forma de medir el éxito de tu empresa.

Encuentra un trabajo significativo.

Si estás buscando trabajo, es aconsejable que te asegures de que el puesto al que aspiras tiene potencial para ser significativo. Puedes hacerlo en la fase de la entrevista. Di a los posibles empleadores que te gustaría conocerlos mejor y que quieres que ellos te conozcan a ti. Diles que necesitas una visión clara de lo que tu trabajo hace por los demás y una forma clara de medir el éxito. Si no parecen interesados en responder a las preguntas, es una señal de alarma. Busca una empresa que te ofrezca un lugar de trabajo al que te apetezca llegar cada mañana.

¿Tienes algún comentario?

¡Nos encantaría conocer tu opinión sobre nuestro contenido! Envíanos un correo electrónico a libros@pathmba.com con el título de este libro como asunto y comparte tus opiniones.

Qué leer a continuación: Constrúyelo, de Glenn Elliott y Debra Corey

En este resumen, tienes una buena visión general de la importancia de tener empleados comprometidos. Cuando hayas dominado los aspectos básicos y estés preparado para llevar el compromiso de los empleados al siguiente nivel, entonces Constrúyelo debería ser el siguiente en tu lista.

Un autodenominado “libro de jugadas rebelde”, Constrúyelo es el resultado de una década de investigación exhaustiva. Tras haber estudiado el compromiso de los empleados en 2.000 empresas, los autores tienen muchas ideas que compartir sobre cómo las mejores empresas mantienen a su gente productiva. También te desvelan el secreto que las une a todas. Digamos que puedes poner ese viejo libro de normas de RR.HH. en eBay…

Leave a comment