The Pursuit of Excellence

Los comportamientos poco comunes de los triunfadores más productivos del mundo

Conoce los tres hábitos que conducen a una mayor satisfacción en la vida.

Aquí tienes una pregunta: ¿Qué prefieres conseguir: el éxito o la excelencia? Ambos pueden parecer sinónimos, pero hay una distinción importante. El éxito sólo puede determinarse haciendo comparaciones con otros, mientras que la excelencia es algo que puedes medir personalmente.

La excelencia es algo que puedes medir personalmente.

El éxito puede ser fugaz. Puede ir y venir, y la forma en que se define a menudo escapa a tu control. En consecuencia, perseguir el éxito puede acabar siendo una tontería insatisfactoria. La búsqueda más satisfactoria y gratificante es la excelencia. La única cuestión aquí es el crecimiento personal. ¿Estoy mejorando? ¿He aprendido o he hecho algo hoy para ser un poco mejor de lo que era ayer?

En este resumen del libro de Ryan Hawk La búsqueda de la excelencia, veremos los pormenores de la búsqueda de la excelencia. Hawk entrevistó a cientos de expertos y empresarios de renombre mundial para determinar qué hábitos y prácticas son los más eficaces, y los redujo a tres puntos esenciales. Exploraremos estos tres hábitos – y mostraremos cómo la búsqueda de la excelencia puede conducir a una mayor satisfacción en la vida, así como a un crecimiento más emocionante en tu carrera.

Alcanzar la excelencia requiere una Mentalidad de Propósito que se centre en el proceso.

Antes de entrar en los tres hábitos clave, veamos cómo la búsqueda de la excelencia en lugar del éxito puede conducir al tipo de recompensas que hacen que la vida sea verdaderamente satisfactoria. Cuando cambiamos nuestro enfoque del éxito a la excelencia, nos volvemos más personales. No competimos con un factor externo sobre el que no tenemos control. La búsqueda de la excelencia consiste en mejorar en lo que haces, en ser más hábil, en tener más conocimientos.

La otra gran diferencia es que el éxito suele ser un juego finito. Te fijas un objetivo, lo alcanzas y luego te quedas sin saber qué es lo siguiente. La búsqueda de la excelencia, en cambio, es un juego infinito. Como tal, te mantendrá centrado en crecer, mejorar y alcanzar tu máximo potencial. En otras palabras, la búsqueda de la excelencia siempre está ahí para proporcionarte un propósito y un significado, independientemente de dónde te encuentres. Y esto es exactamente lo que necesita una vida plena y satisfactoria: propósito.

Ahora bien, es probable que hayas oído el viejo consejo que dice que lo único que tienes que hacer es seguir tu pasión. Cuando tu trabajo implique hacer algo que realmente te apasione, ni siquiera te parecerá trabajo. O eso dice el refrán.

Este consejo tiene buenas intenciones, pero también es problemático. Muchos de nosotros hemos seguido nuestra pasión y nos hemos encontrado con ese tipo de contratiempos que nos hacen dudar y cuestionarnos las cosas. Espera, ¿no se suponía que una vez encontrada nuestra pasión no tendríamos que esforzarnos? Por eso el mejor consejo es éste: no dejes que nadie te diga que será fácil. La excelencia, y conseguir grandes resultados, requiere trabajo duro. Requiere el tipo de concentración y determinación que pondrá a prueba tus límites. No hay atajos, trampas ni trucos que te permitan evitar el trabajo duro. Pero no dejes que esto te desanime. Una vez que cambies de marcha y adoptes la mentalidad de propósito, descubrirás que las recompensas son constantes y pueden impulsarte hacia adelante – incluso cuando los tiempos son difíciles.

La mentalidad de propósito se centra en el proceso. Se trata de lograr un crecimiento firme y constante en lugar de resultados finitos. Y ésta es una de las primeras claves para perseguir la excelencia: respetar el proceso. 

¿Qué significa esto? Pues que el proceso tiene que ver con los resultados a largo plazo. Eso significa que no permites que los contratiempos o los errores te hagan descarrilar. Mejor aún, cuando te centras en el proceso, verás que los resultados se cuidan solos. En cierto modo, esto puede proporcionarte una agradable sensación de libertad. Tu responsabilidad es crear el plan y luego ceñirte a él. Esto es lo que puedes controlar; el resto no importa. Puedes dejarte llevar.

En términos matemáticos, este concepto se describe como libertad igual a disciplina. Esta fue una de las grandes conclusiones a las que llegó el autor al observar la carrera de Eliud Kipchoge. Kipchoge nació en Kenia, creció en un hogar modesto y se convirtió en lo que muchos consideran el mejor corredor de maratón de todos los tiempos.

En palabras de Kipchoge: “Si eres indisciplinado, eres esclavo de tus estados de ánimo y pasiones”. No sólo eso – también eres esclavo de factores externos como tus competidores, la política o lo que otras personas dicen o hacen. Si eres disciplinado y te centras en un proceso diario de mejora, no tienes que preocuparte por estas cosas externas. Puedes estar tranquilo sabiendo que estás siguiendo tu plan y haciendo el trabajo duro.

Kipchoge es tajante al respecto. Dice: “Ganar no es importante. Tener éxito ni siquiera es importante. La forma de planificar y prepararse es crucial”. Cuando planificas y te preparas bien, el éxito y la victoria vendrán después. En otras palabras, cuando respetas el proceso, los resultados vendrán por sí solos.

Respetar el proceso también significa que no tienes que salir por la puerta grande como un campeón. Tu única expectativa está en hacer algo hoy que te haga mejor de lo que eras ayer. No tiene por qué ser algo grande. De hecho, planificar una serie de pasos pequeños y factibles es la mejor manera de hacerlo.

Este es el primero de los tres grandes consejos que el autor aprendió de sus conversaciones con James Clear, el autor superventas del libro Hábitos atómicos. El segundo es convertir los comportamientos positivos, los que te ayudarán a alcanzar esos objetivos, en rituales o hábitos. La tercera es eliminar los obstáculos de tu entorno.

Veamos algunos ejemplos de cómo estos tres consejos van de la mano

Pongamos que quieres escribir una novela. ¿Qué plan tiene más probabilidades de éxito: fijar un gran plazo al final del año o establecer una serie de objetivos para escribir un mínimo de cien palabras al día? El segundo, ¿verdad? Se trata de establecer un proceso -o, como lo llama Clear, un hábito o ritual- que garantice el progreso. 

Hay una buena cita del periodista del siglo XIX Jacob A. Riis, que sigue siendo tan relevante hoy en día, de hecho, que se puede encontrar en el vestuario del equipo de baloncesto San Antonio Spurs. Dice así: “Cuando nada parece ayudar, voy y miro a un picapedrero que martillea su roca, quizá cien veces sin que se vea ni una grieta en ella. Sin embargo, al centésimo primer golpe se partirá en dos, y sé que no fue ese último golpe el que lo hizo, sino todos los anteriores”. Esto es respetar el proceso. Tu trabajo consiste en ir picando un poco cada día, sabiendo que tu persistencia es el trabajo duro que al final dará sus frutos.

Desgraciadamente, los resultados no se consiguen sólo fijando objetivos. Pero sí vienen de la formación de nuevos hábitos y rituales, lo que sólo ocurre cuando adoptas un nuevo estilo de vida. Cambiar tu estilo de vida es básicamente otra forma de decir que empiezas un nuevo plan y adoptas un nuevo proceso. Y esto es lo que consigue resultados.

Podrías decir: A partir de ahora voy a comer mejor, ponerme en forma y perder menos tiempo viendo la televisión. Bueno, eso está muy bien, pero para que suceda, tendrás que establecer un nuevo estilo de vida que apoye estos objetivos. Si sigues con el anterior, es muy dudoso que consigas los resultados que persigues. Tiene sentido, ¿verdad?

Junto con tu nuevo estilo de vida, eliminar obstáculos en tu vida también te ayudará. Podrías cambiar tus hábitos levantándote un poco antes por la mañana para tener tiempo para un ritual de entrenamiento antes del desayuno. Pero también es buena idea eliminar las tentaciones de tu entorno. Si quieres llevar una dieta más sana, ¿por qué no hacerlo más fácil eliminando los tentempiés azucarados de tus armarios? Si quieres ver menos la televisión, retira el televisor de tu cuarto de trabajo. Haz que tu entorno favorezca tu plan. Puede parecer sencillo, pero es muy eficaz. Muchas cosas están fuera de tu control, pero puedes controlar tu estilo de vida, tus hábitos y el entorno de tu casa.

Todos estos consejos consisten en pasar a la acción. Es fácil hacer planes. Muchos de nosotros lo hacemos al comienzo de cada nuevo año. Para seguir adelante, tienes que hacer realmente el cambio y seguir haciéndolo día tras día. Esta determinación lenta y constante -un compromiso de mejora gradual- es lo que separa la excelencia de la mediocridad.

Persigue lo que amas y rodéate de relaciones transformadoras.

Llegados a este punto, puede que estés pensando, vale, entonces lo que necesito es aumentar mi fuerza de voluntad, ¿verdad? Para ser determinado y persistente en mi proceso, necesito querer alcanzar la excelencia.

No tan rápido.

No tan rápido. Al igual que la idea de seguir simplemente tu pasión, confiar únicamente en la fuerza de voluntad es otro error muy común que puede llevar a la gente a tirar la toalla demasiado pronto.

La fuerza de voluntad es un factor clave en el éxito.

Personas de tanto éxito como la leyenda de la NBA Michael Jordan han hablado de “querer alcanzar la grandeza”. Pero, como ha señalado el cómico Jerry Seinfeld, pasan por alto el factor crucial del amor. Nadie va a alcanzar la excelencia si odia el proceso. Por otra parte, cuando realmente amas algo, tienes lo que Seinfeld denomina “una reserva de energía sin fondo”

.

Esto es diferente a que alguien diga: “Si haces lo que amas, no te parecerá trabajo”. La mejor forma de decirlo es: “Si haces lo que te gusta, no te costará encontrar la energía necesaria para dedicarle todo el trabajo duro”. Es una gran diferencia, ¿verdad? La primera implica que una vez que encuentras tu amor, todo es coser y cantar. La segunda es más precisa. Implica que hacer lo que amas seguirá implicando un montón de esfuerzo, pero tendrás la energía para hacerlo. Por eso, una vez que tengas la mentalidad de propósito, el siguiente paso es encontrar lo que amas.

Michael Jordan amaba el deporte del baloncesto. Jerry Seinfeld amaba el arte de la comedia. Ambos tenían ese pozo sin fondo de energía para superar todos los altibajos del proceso. El amor es lo que hace que los atletas excelentes vuelvan a entrenar y a hacer ejercicios, incluso cuando sus cuerpos aún están doloridos y cansados de la sesión de entrenamiento de ayer. El amor es lo que hace que los artistas excelentes vuelvan al escenario incluso después de haber fracasado y haber recibido críticas terribles.

Cada uno tiene que encontrar lo que le gusta. Pero hay otro paso que puede impulsarte en tu camino hacia la excelencia, y es pedir ayuda. Muchos de nosotros tenemos miedo de pedir orientación o tutoría, pero en realidad no hay una buena razón para ello, aparte del miedo a que nos rechacen o a parecer tontos. A largo plazo, no son miedos que deban frenarte. Como Steve Jobs señaló acertadamente en una ocasión: “Si tienes miedo a fracasar, no llegarás muy lejos”.

Por lo tanto, si tienes miedo a fracasar, no llegarás muy lejos.

Es muy probable que si te acercas a alguien que también persigue la excelencia, te responda. Es probable que las personas a las que admiras hayan recibido orientación o tutoría de alguien a lo largo de su trayectoria, lo que significa que verán el valor de transmitir esa deuda de gratitud.

Muchas de las personas con las que habló Ryan Hawk comentaron la importancia de superar miedos como éste. Tienes que estar dispuesto a fracasar de vez en cuando. Recuerda que el fracaso no es un fin, sólo forma parte del proceso.

Más allá de pedir ayuda, otro factor importante en la búsqueda de la excelencia es rodearse de gente excelente. Acudir a un posible mentor es sólo una forma de hacerlo. Hay otros muchos factores a tener en cuenta cuando intentas construir una comunidad positiva y de apoyo a tu alrededor. De hecho, rodearte de las personas adecuadas es tan importante como cualquier otra acción que puedas emprender en la búsqueda de la excelencia.

Entonces, una de las cosas más importantes que tienes que hacer para alcanzar la excelencia es buscar un mentor.

Entonces, una de las primeras cosas a tener en cuenta eres tú mismo. No es difícil entender por qué querrías tener un sólido sistema de apoyo de mentes brillantes y con talento a tu alrededor. Pero pregúntate: ¿Por qué querrían tenerte a ti? Ser un valor añadido, o un mejorador de valor surge mucho en las conversaciones que ha mantenido el autor. Muchos de sus invitados, incluido Todd Henry, escritor y presentador del podcast Accidental Creative, hablan de la importancia de establecer tu valor para los demás. ¿Qué tipo de actitud y ética de trabajo aportas? ¿Estás estableciendo un respeto mutuo en tus relaciones, o intentas imponerte como un sabelotodo?

Para que te reconozcan como una persona que aporta valor, tienes que esforzarte. Quieres que alguien te vea y piense: “Esa persona hace que el equipo sea mejor y más fuerte. Esa persona profundiza, tiene ganas de aprender y se puede confiar en ella, sin duda. Pero ser un potenciador de valor también tiene que ver con la personalidad y la confianza.

Obviamente, nadie está dispuesto a pasar mucho tiempo con gente que le va a hundir. Y tú tampoco deberías estarlo. Quieres rodearte de gente inspiradora. En otras palabras, en lugar de relaciones transaccionales (tú haces esto por mí, yo haré aquello por ti) quieres relaciones transformacionales. Éstas son el tipo de relaciones que cambian a ambas personas para mejor. Las personas que mantienen relaciones transformadoras se desafían mutuamente para superar sus límites y alcanzar nuevas cotas de excelencia.

A veces puede resultar difícil distinguir entre las personas transaccionales y las transformacionales de tu vida. Así que, para evitar a las personas transaccionales, aquí tienes algunas preguntas que debes hacerte cuando establezcas nuevos encuentros.

¿Son personas transaccionales?

¿Sueltan nombres constantemente para establecer credibilidad? ¿Ignoran los detalles y hablan mucho cuando en realidad hacen muy poco? ¿Sólo aparecen cuando les interesa personalmente? ¿Siempre dicen “yo” y rara vez dicen “nosotros”? ¿Suelen buscar formas de saltarse las normas para ganar?

Si la respuesta a alguna de estas preguntas es afirmativa, es posible que la persona en cuestión carezca de integridad y esté más interesada en una relación transaccional. Esto significa que probablemente sea mejor que mantengas tu contacto con esta persona al mínimo.

Confianza, humor, vulnerabilidad, optimismo, respeto mutuo y gratitud. Estas son las cualidades que debes buscar porque son las que conforman una relación transformadora, el tipo de relación que te ayudará mucho en tu búsqueda de la excelencia.

Enmarca los fracasos como progreso y nunca dejes de aprender y crecer.

Rodeándote de las personas adecuadas tendrás efectos transformadores en términos de superación personal, pero no va a eliminar todos los obstáculos en el camino hacia la excelencia. Habrá errores, contratiempos, días en los que querrás tirar el plan por la ventana y volver a la comodidad de tus viejos hábitos.

La forma en que afrontamos estos momentos marca la diferencia. En pocas palabras, los que aceptan la lucha son los que sobresalen en su búsqueda de la excelencia. De nuevo, todo vuelve a esa mentalidad de propósito y a cómo te permite replantear los contratiempos como parte del proceso. He aquí algunos consejos más sobre cómo mantenerte en el buen camino, replantear tus fracasos como progreso y resistir el impulso de rendirte cuando los tiempos se ponen difíciles.

La primera es recordar que la lucha es una parte de tu vida.

El primero es recordar que alcanzar la excelencia es principalmente el resultado de ampliar tus límites y esforzarte. Con esto en mente, puedes empezar a ver el fracaso como algo positivo. Si no fracasas de vez en cuando, eso sólo significa que no te estás esforzando tanto como podrías.

Esto alimenta el siguiente consejo: estudia, aprende y fortalécete. Tener una mentalidad de propósito está muy en consonancia con tener una mentalidad de crecimiento. Cuando te topas con un bache, descubres dónde están tus límites actuales. Eso no significa que no puedas trabajar para ampliar ese límite para el siguiente reto. Puedes mejorar un poco cada día estudiando, aprendiendo, practicando y fortaleciéndote. Kobe Bryant no nació excelente y preparado para la NBA. Lo que le hizo excelente fue su asombrosa ética de trabajo: su dedicación para ceñirse a su plan y seguir mejorando pasara lo que pasara.

No debería sorprendernos que crecer y aprender sea la clave para alcanzar la excelencia. Richard Feynman era alguien que sabía algo sobre la excelencia. Fue pionero en el campo de la electrodinámica cuántica y alcanzó cotas tan impresionantes que Bill Gates le consideraba “el mejor profesor que nunca tuve”. La vida de Feynman se ha investigado tan a fondo que ahora disponemos de lo que se conoce como la Técnica Feynman, que es esencialmente un proceso para aprender.

Es un proceso que gira en torno a una idea bastante simple: ¿Puedes explicar lo que has aprendido a un niño? La clave aquí es investigar lo suficiente para cubrir todas las lagunas de tus conocimientos. Esto debería permitirte organizar los detalles en una historia clara que incluso un niño pudiera entender. 

Si alguna vez has tenido que pronunciar un discurso que explique un tema complejo, puede que estés familiarizado con la idea general de la Técnica Feynman. No sólo es útil para tu público, sino que también es una forma de asegurarte de que has aprendido y asimilado toda la información.

Esta técnica puede ser útil para desarrollar otros hábitos que conducen al éxito, como diversificar tu conjunto de habilidades y escribir. El simple acto de escribir puede ser transformador, así que pon tu plan por escrito. Anota tus pequeños objetivos diarios para mantenerte en el buen camino. Cuando aprendas una nueva habilidad o información, escríbela y conviértela en una historia sencilla que pueda comprender un niño. Cuando cometas un error, escríbelo – y anota lo que has aprendido de ese error. Convierte los fracasos en nuevos objetivos. Convierte un diario en tus memorias continuas de la excelencia.

Esperamos que estos consejos te ayuden a inspirar algunos hábitos nuevos. Alcanzar la excelencia no es una tarea fácil, pero es una de las cosas más gratificantes que podemos hacer. Una vida bien vivida es una vida llena de propósito y significado. Y no hay nada que marque esas casillas como la búsqueda de la excelencia.

Conclusiones

Como conclusión de este resumen de La búsqueda de la excelencia de Ryan Hawk, repasemos las ideas principales una vez más.

Según Hawk, la búsqueda de la excelencia es diferente de la búsqueda del éxito. Se centra en la superación personal permanente y en el establecimiento de pequeños objetivos que puedas alcanzar a diario. Al adoptar una mentalidad de propósito, empezarás a respetar el proceso manteniendo en mente el panorama general – y no dejando que los reveses temporales te desvíen del camino. 

La mentalidad de propósito es diferente de la búsqueda del éxito.

La mentalidad de propósito se centra en factores internos que puedes controlar, como crear un estilo de vida y un entorno que favorezcan tus objetivos, y rodearte de mentores y relaciones positivas. También implica mantener una mentalidad de crecimiento, en la que constantemente pones a prueba tus límites y los superas.

Con estos consejos en mente, estarás un paso más cerca de perseguir la excelencia.

 

Gracias por leer  – y no dejes de hacernos saber qué te ha parecido este contenido puntuando el libro, y dejando cualquier otro comentario que tengas para nosotros. Esperamos tus atentos oídos en la próxima Idea. 

Deja una respuesta
Related Posts
El CEO entra en línea
Leer más

El CEO entra en línea

Los ejecutivos senior de grandes corporaciones se han conformado habitualmente en el personal funcional para la información sobre la cual basar las decisiones clave. La tarea de recopilar datos y preparar análisis ha sido simplemente consumidor de tiempo, demasiado engorroso para que se deje a los propios ejecutivos. Hoy, sin embargo, mejoró la tecnología informática, junto con una orientación analítica aumentada entre [...]