The Prince

Aprende por qué la traición y la crueldad pueden ser tan útiles como la integridad y la bondad.

¿Te has preguntado alguna vez cómo algunos líderes mundiales autocráticos consiguen mantenerse en el poder a pesar de los abusos contra los derechos humanos y las violaciones del derecho internacional? Maquiavelo diría que la respuesta está en su gran habilidad en el juego político del poder.

Este resumen te presenta las ideas clave de un manual de 500 años sobre la política del poder. Verás lo que Maquiavelo dice que hace falta para convertirse en gobernante y cómo mantener esa posición. Es más, llegarás a comprender que, como gobernante, el fin siempre justifica los medios, e incluso la crueldad, la guerra y la traición son aceptables si te ayudan a mantener el poder.

Maquiavelo.

Se sabe que los políticos, desde Benjamín Franklin hasta Napoleón, se han visto influidos por el pensamiento político de Maquiavelo, y después de leer este resumen, puede que empieces a darte cuenta de que los políticos contemporáneos también actúan de forma maquiavélica.

En este resumen aprenderás:

  • por qué incluso Alejandro Magno habría tenido problemas para controlar Francia si la hubiera conquistado,
  • por qué Aníbal se convirtió en el rey de Francia
  • por qué la famosa crueldad de Aníbal le convirtió en un gran comandante militar, y
  • por qué es mejor ser o un verdadero amigo o un verdadero enemigo de los que te rodean, nada intermedio.
  • .

Para sostener su nuevo principado, un príncipe debe hacer que sus súbditos se sientan valorados y, al mismo tiempo, protegerse de sus rivales.

“Cualquiera que sea la causa de que otro se haga poderoso llega a arruinarse a sí mismo.”

Imagina que eres un príncipe renacentista que acaba de conquistar un nuevo territorio. Es probable que la población de este nuevo principado no te quiera como su gobernante y te vea como un invasor y un forastero. Entonces, ¿cómo los mantendrías bajo control?

La primera regla para un príncipe es que siempre debes intentar trasladarte tú mismo al principado. La proximidad a su nuevo príncipe hará que los lugareños se sientan apreciados y, al mismo tiempo, disuadirá a los rivales de intentar recuperar la zona.

Si no puedes trasladarte, hazlo tú mismo.

Si no puedes trasladarte tú mismo, la segunda mejor opción es enviar una colonia de tus propios súbditos a vivir al principado. De este modo, tus nuevos súbditos se acostumbrarán a las costumbres de tu pueblo y poco a poco adaptarán su sociedad en consecuencia.

Una segunda regla es que siempre debes tomar medidas para protegerte de posibles rivales a tu poder. Para lograr esta medida, adopta una política de defensa de los líderes débiles en torno a tu nuevo principado. Si los proteges contra enemigos más poderosos, se unirán de buena gana también a tu nuevo estado y una alianza de tales estados puede ser lo suficientemente poderosa como para desafiar a los líderes y estados más poderosos de la zona que, de otro modo, también podrían amenazar tu poder.

La tercera regla es que siempre debes tomar medidas para protegerte de posibles rivales de tu poder.

La tercera regla es que debes estar constantemente en guardia ante futuras amenazas: mantente alerta y toma medidas preventivas. Al igual que las enfermedades son más fáciles de tratar al principio, también es más fácil detener el avance de un rival demasiado celoso al principio de su ataque, por ejemplo tras el primer paso.

Los antiguos romanos utilizaron esta táctica cuando ocuparon Grecia. No permitían que ningún líder local se hiciera más poderoso que los demás, por muy leal que fuera a los romanos.

La importancia de estas reglas puede verse en la difícil situación de Luis XII de Francia, que invadió el norte de Italia. Tras conquistar con éxito la tierra, perdió rápidamente el control de la misma porque violó todas las reglas anteriores. No repitas su error.

Los principios pueden ser fáciles de conquistar pero difíciles de gobernar, o difíciles de conquistar pero fáciles de gobernar.

“En Turquía, una vez eliminada la familia del gobernante, no queda nadie más a quien temer. “

Cuando Alejandro Magno murió en el año 323 a.C. tras conquistar el reino persa, todo el mundo pensó que, sin la autoridad de Alejandro, los macedonios perderían rápidamente el control sobre los persas. Y, sin embargo, consiguieron mantener su poder durante años. ¿Cómo?

Antes de responder a esta pregunta, es importante comprender que existen distintos tipos de principados:

En primer lugar, existen principados con un gobernante-barón sistema de gobierno. Este sistema se puede encontrar, por ejemplo, en Francia: el rey francés gobierna el país, pero lo hace a través de muchos nobles llamados barones que tienen cada uno su propia agenda. Este sistema es intrínsecamente inestable y conduce a un principado dividido. De vez en cuando, los barones pueden incluso desafiar la autoridad del rey.

El resultado es que Francia es bastante fácil de conquistar: sólo necesitas poner de tu parte a unos cuantos barones y el régimen del rey se desmoronará rápidamente. Sin embargo, tendrás los mismos problemas para retenerlo que tu predecesor.

Pero también hay que conquistar Francia.

Pero también hay principados que se gobiernan a través de una relación gobernante-sirviente. Para conseguir este sistema, un príncipe comenzará su reinado asegurándose de que todos los que tengan ambiciones políticas o poder sean aplastados para que todos los nobles sólo puedan apoyar al príncipe y sus planes. Esta dinámica crea un país muy unificado que opondrá una férrea oposición si es invadido.

Cuando Alejandro conquistó Persia, era un principado de este tipo. Por aquel entonces, el rey Darío había abolido todas las instituciones y había conseguido que todos los líderes de la sociedad le siguieran lealmente. Esto significó que Alejandro tuvo que luchar encarnizadamente para conquistar la región, pero también significó que, cuando Alejandro murió, no quedaban gobernantes autónomos ni regiones que pudieran iniciar una rebelión. De este modo, los macedonios pudieron continuar su dominio durante generaciones tras la muerte de Alejandro.

Qué tipo de sistema inculcarías en tu principado depende de ti. Ambos tienen sus ventajas, por lo que la elección debe hacerse en función de las circunstancias concretas y de tus propias capacidades.

Adquirir nuevos principados depende tanto de la fortuna como de la virtud.

“No hay nada más difícil de ejecutar que introducir un nuevo orden político.”

Hay muchas formas en las que un príncipe puede hacerse con el control de un principado: la fuerza militar es una vía común y los tratados internacionales son otra.

Pero, sea cual sea el sistema que adopte, el príncipe podrá seguir gobernando un principado.

Sin embargo, sea cual sea el método a través del cual desees adquirir tu principado, necesitarás combinar grande virtud y buena desgracia para tener éxito.

Grande Virtud y buena suerte.

Después de todo, incluso el gobernante más virtuoso necesita un poco de fortuna para poder hacer buen uso de su virtud. Tomar una ciudad o un reino con tu propio ejército demuestra que tienes una gran virtud en forma de valor, fuerza moral, carácter y liderazgo. Y, sin embargo, la virtud puede quedar en nada si no tienes también la fortuna de tu lado.

Considera a Rómulo, el fundador del Imperio Romano. La fortuna le obligó a abandonar la ciudad de Alba cuando aún era un bebé, impulsándole en consecuencia a sentar un día los cimientos de Roma. Si no se hubiera visto obligado a abandonar Alba, es muy posible que hubiera acabado como campesino en algún lugar sin tener nunca la oportunidad de demostrar su virtud.

Por supuesto, lo contrario también es cierto: si eres bendecido por la fortuna, necesitarás mostrar virtud para capitalizar tu buena suerte. Por ejemplo, a veces puedes convertirte en príncipe debido a un golpe de buena fortuna y no a tu propia virtud. Podría ocurrir si gozas del favor de un poderoso mecenas.

En tu nuevo principado, tus adversarios serán mucho más poderosos que tus partidarios, porque los primeros estarán decididos a provocar tu caída, mientras que tus partidarios no sabrán qué esperar de ti.

La suerte te sonríe.

Esta situación significa que tendrás que actuar rápida y virtuosamente para sentar las bases de un largo reinado. Controla a los nobles de tu principado y construye tu propio ejército. Sin estas precauciones, tu fortuna no durará y te verás desbordado.

Parece, pues, que tanto la fortuna como la virtud son necesarias para convertirse en príncipe. Sin virtud, ninguna fortuna puede durar; sin fortuna, tus virtudes pueden ser inútiles.

“No puede llamarse virtud matar a los conciudadanos: por esos medios se puede adquirir poder, pero no gloria. “

En el año 317 a.C., un hombre llamado Agatocles, que se había criado como un simple muchacho de alfarero, reunió un ejército de mercenarios y se apoderó de la ciudad de Siracusa, en Sicilia. A pesar de su juramento de que respetaría la constitución democrática de la ciudad, asesinó a 10.000 de sus rivales y se convirtió en un tirano.

Esta historia demuestra que Agatocles se convirtió en un tirano.

Esta historia demuestra que la maldad es una forma de alcanzar el poder. La astucia y la crueldad pueden ayudarte a hacerte con el control de un principado, aunque la traición y la violencia hacia tus conciudadanos no puedan considerarse virtuosas.

Pero la crueldad sólo se consigue mediante la violencia.

Pero la crueldad sólo funciona si se utiliza de la forma correcta. Si es necesario que obtengas el poder, entonces tu crueldad debe ser rápida: asesta un golpe cruel. Aunque el pueblo se indigne al principio, puedes disminuir gradualmente la violencia y apaciguar así a la población. Esto es precisamente lo que hizo Agatocles y consiguió mantener su poder.

Una táctica mucho menos prudente es ser demasiado escrupuloso al principio del gobierno y luego aumentar la crueldad gradualmente.

A pesar del éxito de Agatocles, la maldad no es la única forma de conseguir el poder. También puedes ganarlo protegiendo a tus ciudadanos, ya que eso les animará a apoyar tu gobierno. En este caso, si eres un príncipe, debes asegurarte de que tus ciudadanos están lo bastante acomodados como para que quieran apoyarte. El significado exacto de “suficientemente acomodados” depende de a qué estén acostumbrados. Por ejemplo, si hasta ahora han sido esclavos, puede que estén contentos si los liberas.

El objetivo principal es que tus ciudadanos se sientan en deuda contigo. Si lo hacen, será más probable que te mantengan en el poder aunque tengan que pasar penurias. Pero si gobiernas mediante el terror, no se sentirán en deuda.

La crueldad puede ser una forma más fácil de ganar poder que persuadir a la población para que te apoye, pero esta última es una forma más estable de poder.

Todo príncipe debe dominar el arte de la guerra.

“No es razonable que un hombre armado obedezca de buen grado a un hombre desarmado”

Aunque la diplomacia es una herramienta útil, a la hora de la verdad un hombre desarmado siempre tendrá que obedecer al hombre armado. Así que se deduce que dominar el arte de la guerra es clave para convertirse en príncipe y permanecer en él.

Por supuesto, es crucial para obtener tu dominio en primer lugar: la mayoría de los príncipes han ganado sus principados conquistándolos mediante la guerra. Pero incluso en la paz, es esencial que mantengas tus habilidades en el arte de la guerra, porque la guerra es la forma más probable de que pierdas tu principado a manos de tus rivales.

Por otra parte, el arte de la guerra es esencial para que te mantengas fuerte.

Además, tus ejércitos también desempeñan un papel clave en la sociedad que estás construyendo: las buenas leyes e instituciones no pueden existir sin ejércitos fuertes que las defiendan.

Por eso, la guerra es fundamental para tu principado.

Dado que la guerra desempeña un papel tan importante en el mantenimiento del poder, debes prepararte continuamente y preparar a tu ejército para la guerra. Mantén a tu ejército en buenas condiciones para la lucha, pero asegúrate también de mantener tus propias facultades físicas y mentales preparadas para la guerra.

Por ejemplo, siempre que tengas un ejército fuerte, prepárate para la guerra.

Por ejemplo, siempre que salgas de caza, estudia el paisaje de tu dominio y piensa en formas en que el terreno podría utilizarse para montar una mejor defensa en la guerra.

Otra forma de prepararte para la guerra es preparar a tu ejército para la guerra.

Otra forma de prepararte para la guerra es aprender de los grandes maestros de la guerra que te precedieron. Todos los comandantes excelentes han estudiado a sus predecesores a lo largo de la historia: Alejandro Magno estudió a Aquiles, mientras que César, a su vez, imitó a Alejandro.

Aunque es importante ser un buen líder civil en tiempos de paz, nunca debes olvidar que las fortunas cambian. La guerra puede llegar pronto a tu principado, y la única forma de mantener tu poder es que tanto tú como tu ejército estéis preparados.

Para proteger tu principado, necesitas tu propio ejército, no mercenarios ni tropas auxiliares.

“Los suizos están muy bien armados y son muy libres”

¿Qué tienen en común los romanos, los espartanos y los suizos?

Históricamente, contaban con poblaciones bien armadas que les permitieron seguir siendo estados libres e independientes durante siglos.

Aquí reside una lección clave para un príncipe: sólo unos ejércitos locales adecuados pueden defender eficazmente los principados.

Los mercenarios, es decir, las tropas independientes que lucharán por ti sólo por dinero, son inútiles. No tienen ningún interés en la supervivencia de tu estado, por lo que no se comprometen con él, y en la batalla pueden huir a la vista del enemigo porque consideran que no merece la pena morir por tu salario.

Por lo tanto, se dedicarán a saquearte y a destruirte.

Así que, efectivamente, te saquearán durante la paz para obtener sus salarios, pero en la guerra permitirán que tu enemigo haga lo mismo.

Incluso si tienes la suerte de encontrar un comandante mercenario capaz que luche por ti en tiempos de guerra, tarde o temprano se dará cuenta de que puede derrocarte fácilmente con sus tropas.

Italia se ha convertido en una de las naciones más poderosas del mundo.

Italia cometió el error de confiar repetidamente en los mercenarios durante los siglos XV y XVI, y como resultado fue conquistada por los reyes franceses Carlos y más tarde Luis, así como invadida por Fernando de Aragón cuando los mercenarios se desbocaron.

Otro grave error que cometió Italia en los siglos XV y XVI fue confiar repetidamente en los mercenarios.

Otro grave error que puede cometer un príncipe es confiar en tropas auxiliares de príncipes aliados para proteger su dominio. Una vez que las fuerzas de otro príncipe han entrado en tu estado, puede que nunca te libres de ellas.

Un ejemplo de esto se pudo ver cuando los griegos permitieron la entrada de 10.000 soldados turcos en sus tierras para protegerlos de sus vecinos. Cuando terminó la guerra, los turcos se negaron a irse y acabaron ocupando Grecia durante siglos.

Así que, como ves, siempre perderás si confías en tropas auxiliares: si son derrotadas en la batalla, tu principado será conquistado, mientras que si ganan, se quedarán y te esclavizarán.

La única forma de proteger realmente tu principado es construir un ejército de tus propios ciudadanos leales a ti y a tu principado.

Un príncipe debe equilibrar la generosidad con la tacañería.

“Gastar la riqueza de los demás no disminuye tu reputación, sino que la aumenta”

Una vez que te hayas convertido en príncipe, el mundo ya no te mirará de la misma forma. Tus súbditos esperarán de su gobernante cosas distintas de las que esperarían de un conciudadano.

Por eso, cuando te conviertas en príncipe, el mundo ya no te mirará igual.

En consecuencia, rasgos personales como la cortesía o la generosidad pasan de ser meras cuestiones privadas a asuntos de profunda importancia para la estabilidad de tu principado. Como tales, su deseabilidad también cambia, ya que los rasgos que eran claramente positivos para un ciudadano particular pueden dejar de serlo para un príncipe.

Considera la generosidad. Un particular generoso es muy querido, pero si tú, como gobernante, deseas forjarte una reputación de generosidad, no basta con gastar lo que puedas, pues la gente se acostumbrará rápidamente. En lugar de eso, tienes que abrumar constantemente a tus ciudadanos con generosidad, sólo que hacerlo arruinará rápidamente tus finanzas. La única solución será gravar fuertemente a tus ciudadanos, lo que anulará cualquier beneficio que tu generosidad haya podido aportar.

Así que, para ser un príncipe de éxito, tienes que equilibrar la generosidad y la tacañería.

Usa la generosidad para ganar poder, sobre todo en un dominio en el que los ciudadanos puedan decidir quién debe ser príncipe. Así es como César llegó a gobernar Roma: se gastó una fortuna en pan y circo para aumentar su popularidad.

Pero esta generosidad no es suficiente.

Pero esta generosidad no puede durar una vez que te has convertido en príncipe. Una vez que seas príncipe, será mejor que te muestres tacaño, de modo que puedas aumentar lentamente tus gastos con el tiempo para reforzar tu popularidad, sin meterte en problemas económicos.

Este es el mismo modelo de generosidad que se aplica a los príncipes.

Este es el mismo patrón que siguió César: En cuanto alcanzó la posición que deseaba, moderó sus gastos para no arruinar su imperio.

Es más, a largo plazo tus ciudadanos estarán más satisfechos si les dejas trabajar en paz con unos impuestos relativamente ligeros. Así que, después de todo, ser tacaño con los fondos del estado para reducir los impuestos podría ser mejor que ser generoso.

Un príncipe de éxito puede utilizar la crueldad en su beneficio, pero debe evitar ser odiado.

“Todo príncipe debe desear ser considerado misericordioso y no cruel”

Una de las mayores amenazas a las que se enfrentó el Imperio Romano fue la guerra librada por Aníbal y su ejército cartaginés. El éxito de Aníbal en este sentido se atribuye a su crueldad despiadada: por ejemplo, crucificó a sus exploradores por darle indicaciones erróneas. Inculcó a su ejército un miedo que lo mantuvo unido en tiempos difíciles, como cuando él y su ejército cruzaron los Alpes.

Para un príncipe, la lección es que la crueldad, bien empleada, puede ser muy útil.

Por supuesto, todo príncipe desea ser considerado misericordioso y justo, pero para preservar su dominio y mantener unida a su ciudadanía, también debe estar dispuesto a utilizar el miedo.

Para ser temido, el príncipe debe estar dispuesto a utilizar el miedo.

Ser temido es una opción mucho más segura para un príncipe que ser amado. Como saben todos los adultos, las promesas basadas en el amor se incumplen continuamente, por lo que ser considerado demasiado misericordioso y cariñoso puede ser aprovechado por quienes infringirían la ley por su propio interés. El miedo a un castigo severo, sin embargo, siempre funcionará como elemento disuasorio.

Y, de hecho, el miedo a un castigo severo siempre funcionará como elemento disuasorio.

Y de hecho, ¿no estás siendo un gobernante misericordioso al mantener seguras tus calles con la amenaza de un castigo cruel para los infractores de la ley?

Utilizar la crueldad es especialmente eficaz para mantener el control de tu ejército: los soldados admiran cierto grado de maldad y crueldad, y aceptan que también debas utilizarla para mantenerlos disciplinados. El éxito de Aníbal es un testamento del uso de la crueldad.

Aunque puedes utilizar la crueldad en tu beneficio, debes evitar ir demasiado lejos para que no te odien abiertamente. Intenta encontrar el equilibrio adecuado. Por ejemplo, no castigues a ciudadanos inocentes ni te apoderes al azar de sus bienes y mujeres, o se volverán contra ti. Hacerlo provocaría que conspiraran contra ti, y estarías engendrando inestabilidad en lugar de estabilidad, como habías planeado.

La mejor forma de evitar que tu pueblo se una contra ti es mantenerlo contento, pero hasta cierto punto temeroso.

Un príncipe de éxito sabe cuándo utilizar el engaño y cómo encubrirlo.

“El príncipe que confía enteramente en las palabras de los hombres se arruina.”

Si se preguntara a un príncipe con qué animal se identifica más, la respuesta sería a menudo el león. De hecho, la fuerza bruta del león es una cualidad importante, pero ningún príncipe debería subestimar lo beneficiosa que puede ser la astucia del zorro astuto.

Una forma de emular al zorro es en las promesas que haces: un príncipe no necesita mantener su palabra todo el tiempo.

Por supuesto, la integridad es una virtud importante para todos los dirigentes, porque las leyes y los contratos son la base de las instituciones del Estado, pero al igual que el zorro astuto, debes saber cuándo olvidar ocasionalmente los principios en favor de tu propio interés.

Por ejemplo, si un príncipe se niega a cumplir sus promesas, no tiene por qué hacerlo.

Por ejemplo, si un líder rebelde te da problemas, ¿por qué no le invitas a mantener conversaciones de paz y luego le ejecutas rápidamente? Esto resolvería el problema muy limpiamente.

Y si te remuerde la conciencia, recuérdate a ti mismo que, siendo realistas, los demás seguramente tampoco cumplirán su palabra contigo si les conviene no hacerlo.

Sólo tienes que asegurarte de que los demás cumplen su palabra.

Asegúrate de que el mundo exterior nunca vea tu lado retorcido. Puedes ser traicionero y conspirador, pero siempre debes dar la impresión de actuar de buena fe y conforme a los valores religiosos y humanitarios.

Hay un ámbito, sin embargo, en el que es absolutamente necesario que seas fiel a tu palabra: las alianzas en las relaciones exteriores. Si hay tensiones entre otros dos principados, debes elegir un bando rápidamente y atenerte a él.

Retrasarte o parecer indeciso es la peor opción posible, pues el vencedor del conflicto se volverá contra ti a continuación porque no le apoyaste claramente.

Tener aliados y adversarios claros también aporta claridad a tu propia situación, y te obliga a actuar con decisión. Un buen príncipe es siempre un verdadero amigo o un verdadero enemigo de los demás príncipes, nada intermedio.

Un príncipe debe reunir buenos consejeros y saber buscar su consejo.

“Lo primero que hay que hacer para evaluar la prudencia de un gobernante es mirar a la gente que le rodea”

Aunque la historia ha conocido a muchos grandes líderes, todos ellos han necesitado en algún momento asesores, pues ningún hombre puede ser un maestro de todos los oficios. Por lo tanto, la forma en que un príncipe reúne a sus asesores y trata con ellos dice mucho de su capacidad de liderazgo.

La calidad de tus asesores es un factor clave para el éxito de un príncipe.

La calidad de tus asesores sólo depende de ti, el príncipe. Tú sabes mejor que nadie en qué áreas careces de conocimientos, así que tendrás que utilizar tu propia prudencia para elegir a los asesores y ministros más adecuados.

Una vez que hayas hecho tu elección, deberás mantener una buena relación con tus ministros para asegurarte de que sirven a tus intereses. Para mantener una buena relación, debes vigilarlos. Si ves que uno de ellos trabaja en beneficio propio y no en el tuyo, debes desterrarlo. Por otra parte, los que te sirvan bien deben ser honrados y recompensados con un salario lo bastante generoso como para no provocar que maquinen a tus espaldas.

Por otra parte, los que te sirvan bien deben ser honrados y recompensados con un salario lo bastante generoso como para no provocar que maquinen a tus espaldas.

También es importante que un príncipe sepa solicitar consejo. Tus consejeros deben saber que valoras sus opiniones sinceras y que no les castigarás por decir la verdad. Si piensan lo contrario, lo único que oirás serán halagos engañosos y una versión rosada de la verdad destinada a mejorar la posición del asesor en cuestión. Si parece que alguien no está dispuesto a decir la verdad, deberías preocuparte mucho, ya que está claro que intenta ocultar algo.

Pero la franqueza ante la verdad no es lo mismo para un asesor que para un asesor.

Pero la apertura a los consejos puede ir demasiado lejos: si permites que todo el mundo se te acerque y hable libremente, la gente empezará rápidamente a cuestionar tus decisiones. Por lo tanto, debes dejar claro que eres tú quien decide cuándo pedir consejo, y los consejeros no deben ofrecértelo sin solicitarlo.

Actúa: nunca dejes tu destino sólo en manos de la fortuna.

“La fortuna muestra su poder allí donde no hay una virtud bien ordenada que se le resista. “

A estas alturas ya habrás leído un montón de consejos sobre cómo triunfar como príncipe, y puede que estés pensando que todo es inútil porque el destino de cualquier príncipe está en manos de la fortuna y de Dios.

Pero esa suposición no es cierta.

Pero esa suposición no es del todo cierta. Tú puedes influir en el futuro.

Entiende que Dios quiere que tengamos libre voluntad. No nos la habría concedido a menos que hubiera algún margen para que nuestras propias decisiones influyeran en nuestro destino. Debemos asumir que la mitad del futuro depende de la suerte, pero que la otra mitad puede ser moldeada por nuestras propias acciones.

Y aunque la fortuna desempeña un papel importante en el éxito de un príncipe, puedes protegerte contra su naturaleza voluble. Si has tenido mucho éxito gracias a la buena fortuna, debes prepararte para cuando la marea cambie.

Imagina que tu fortuna es un río que, durante años, ha fluido tranquilamente, haciendo que tus campos sean fértiles y exuberantes. Como líder sabio, deberías construir diques contra futuras inundaciones. De este modo, si tu fortuna se convirtiera en una inundación desastrosa, sólo sufrirías, no perecerías.

Pero, por supuesto, es imposible prepararse para todos los giros de la fortuna; algunos son sencillamente imprevisibles.

Pero, por supuesto, es imposible prepararse para todos los giros de la fortuna; algunos son sencillamente imprevisibles.

Así que, en lugar de intentar prever siempre el futuro para prepararte para él, debes darle forma con audacia. El tiempo ha demostrado que la mejor forma de hacerlo es siendo impetuoso, en lugar de precavido. Por ejemplo, pensemos en el Papa Julio II, que deseaba hacer la guerra a Bolonia. En lugar de esperar a que sus aliados aceptaran su plan, marchó sobre la ciudad inmediatamente. Venecia y Francia se sorprendieron y ya no pudieron oponerse, y la campaña fue un gran éxito.

Maquiavelo afirma que debes pensar en la fortuna como en una mujer a la que hay que obligar a obedecer, y que prefiere que su amo sea un joven tempestuoso, antes que un pensador precavido.

Conclusiones

El mensaje clave de este libro:

Como un príncipe, puedes canallar a mericioso o vicioso, honesto o engañoso, pero debes hacer lo que fortalezca tu principalidad y gobierno. No hay tabús cuando se trata de ganar y mantener poder.

Sugerencias para continuar leyendo: La Arte de Guerra por Sun Tzu

Si te ha gustado este resumen, te habrás dado cuenta de que el hecho de que algo se escribiera hace 500 años no significa que no pueda ser relevante y aplicable hoy en día. Lo mismo puede decirse de algo escrito hace 2.500 años, así que deberías plantearte abordar a continuación El arte de la guerra de Sun Tzu. Al igual que El Príncipe, se considera una lectura obligada para muchos líderes empresariales y estrategas.

Deja una respuesta
Related Posts