The Prime Ministers

Reflexiones sobre el liderazgo de Wilson a May

Deambula por Westminster con los primeros ministros británicos.

Si alguna vez has asistido al venenoso teatro de la Cámara de los Comunes del Reino Unido, o has seguido alguno de los muchos escándalos que han estallado y destruido carreras ministeriales, entenderás por qué la política británica es famosa por su alto dramatismo.

Una característica habitual es el ascenso y la caída de sus primeros ministros, que, durante unos breves momentos, cabalgan sobre una ola de popularidad, antes de que la marea cambie y sus oscuros destinos queden sellados. Hay pocos finales felices para los primeros ministros británicos.

¿Pero qué distingue a estos políticos complejos y tan diferentes entre sí? ¿Cuáles fueron los rasgos de personalidad que determinaron su forma de gobernar? Para entender el Reino Unido de hoy -sus continuas discusiones en torno a la Unión Europea, sus políticas económicas y sus actitudes sociales- podrías hacer algo peor que reflexionar sobre los líderes que tanto han contribuido a darle forma.

The Prime Ministers
SPONSOR

En este resumen, aprenderás

    • acerca de la astucia del Primer Ministro laborista Harold Wilson;
    • cómo Margaret Thatcher destrozó el viejo statu quo; y
    • por qué David Cameron estaba tan mal preparado para el Brexit
    • .

    El cargo de Primer Ministro requiere una rara mezcla de cualidades.

    El cargo de Primer Ministro británico ha sido a menudo escenario de grandes dramas shakesperianos: grandes triunfos, traiciones y derrotas aplastantes. Para sobrevivir mucho tiempo, los primeros ministros requieren cualidades diversas y sutiles que van más allá del puro intelecto o la convicción ideológica.

    Aunque algunas de estas cualidades son casi indescriptibles -suerte sobrenatural o un sexto sentido para percibir el estado de ánimo de la nación-, hay algunas claras que podemos precisar.

    En primer lugar, la capacidad de comunicarse eficazmente es imprescindible. Por ejemplo, Margaret Thatcher. En la década de 1980, planificó cambios radicales en la economía británica. Quería reducir el Estado y recortar los servicios públicos, políticas radicales que causarían un considerable malestar a muchos de sus propios votantes. Sin embargo, supo explicar y justificar sus ideas de un modo que atrajo a muchos. Hablaba de “elección” y “libertad”, palabras que eran eufemismos de la economía de libre mercado que quería implantar. ¿Quién podría rechazar la “libertad” y la “elección”?

    En segundo lugar, los líderes deben estar preparados para responder con fluidez a las cambiantes narrativas de los medios de comunicación. Un líder como Tony Blair, por ejemplo, fue capaz de tomar historias hostiles y subvertirlas en beneficio de su gobierno. Frente a la oposición a políticas como las reformas de mercado en el Servicio Nacional de Salud (NHS) o la introducción de tasas académicas en la universidad, Blair siempre se apresuraba a comparecer ante los medios de comunicación en una de sus habituales ruedas de prensa. Al final de la misma, casi siempre conseguía desarmar y tranquilizar a los reporteros con sus sofisticadas explicaciones.

    En tercer lugar, la mayoría de los líderes tienen que unir a partidos muy divididos. Para ello, deben ser capaces de equilibrar las fuerzas enfrentadas y utilizar una diplomacia magistral. Por ejemplo, el laborista James Callaghan, primer ministro de 1976 a 1979, que asumió el cargo poco después del referéndum de 1975 sobre la adhesión del Reino Unido a la Comunidad Económica Europea (CEE). Dirigió un partido de apasionados eurófilos y euroescépticos, pero fue capaz de mantenerlos unidos otorgando a las figuras más influyentes de ambos bandos importantes puestos ministeriales.

    Si falta alguna de estas cualidades, un primer ministro tendrá dificultades. Algunos poseen un verdadero intelecto, por ejemplo, pero no están adaptados a las exigencias del liderazgo en general. Pensemos en el laborista Gordon Brown, que asumió el cargo tras la dimisión de Tony Blair en 2007. Era uno de los hombres más reflexivos que ha habido en la política británica. Pero carecía de la agilidad de Blair ante los medios de comunicación y de la capacidad de Thatcher para simplificar las grandes ideas. En consecuencia, sus índices de popularidad cayeron cuando asumió el cargo, ya que el público británico decidió, cruelmente, que era demasiado adusto. Perdería sus primeras elecciones en 2010, y los laboristas abandonaron el poder tras trece años en él.

    En el siguiente resumen, analizaremos cómo la opinión pública puede ser injusta con los primeros ministros británicos.

    Los primeros ministros británicos suelen ser mal caracterizados por los medios de comunicación, que crean impresiones falsas y duraderas.

    El ascenso y la caída de los primeros ministros británicos suelen ser muy rápidos. La opinión pública y el circo mediático de Westminster no perdonan. La forma en que se caracteriza a los primeros ministros puede ser a menudo profundamente injusta y simplista.

    Con el tiempo, los medios de comunicación encasillan a los primeros ministros. Por ejemplo, el laborista Harold Wilson, que gobernó el Reino Unido de 1964 a 1970 y de 1974 a 1976, fue muy vilipendiado por los periódicos y la cadena pública nominalmente objetiva, la BBC, que intentaron esbozarlo como una figura singularmente monótona. Del mismo modo, el líder conservador John Major fue descrito como un hombre débil e ineficaz durante su mandato de 1990 a 1997. Una vez plantadas las semillas, estas impresiones tienden a permanecer en la conciencia pública.

    La verdad, por supuesto, es mucho más matizada. Las complejidades de un alto cargo exigen una serie de atributos mucho más amplia de lo que estas ficciones reductoras pretenden. Tanto Wilson como Major, independientemente de sus estereotipos mediáticos, mostraron profundidad y variedad. Más que monotonía, Wilson promulgó poderosas reformas sociales, como la abolición de la pena de muerte. Major, lejos de ser débil, fue capaz de pasar página al thatcherismo y adaptar las políticas económicas divisivas de los conservadores de los años 80.

    Aunque los medios de comunicación británicos atacan en cierta medida a todos los primeros ministros, los de izquierdas están especialmente mal representados.

    En realidad, la mayoría de los líderes laboristas se sienten como impostores en un país esencialmente de derechas. Sea esto cierto o no, la mayoría de los periódicos del Reino Unido son agresivamente de derechas, y su agenda informativa tiende a determinar también lo que cubre la BBC.

    Harold Wilson, como hemos mencionado, fue tratado con especial dureza por los medios de comunicación. El autor, uno de los primeros seguidores de Wilson, describe un mitin de campaña al que asistió en 1974, en un ayuntamiento abarrotado del norte de Londres.

    Cuando Wilson subió al escenario, parecía envejecido, gris y desmejorado. Entonces, empezó a hablar sin rodeos sobre ciertas promesas políticas. El autor empezó a preguntarse si los tópicos de los periódicos eran correctos.

    Pero, de repente, un manifestante lanzó un huevo y golpeó a Wilson en la cara. Esto transformó al líder laborista, que se reanimó rápidamente y, quitándose la yema, soltó un torrente de elegantes chistes y emocionantes promesas sobre un futuro gobierno socialista. La multitud se marchó embelesada, convencida de nuevo por su antiguo mascarón de proa.

    La verdad, por supuesto, es que ninguno de los primeros ministros británicos ha sido nunca la simple caricatura que a menudo se presenta en las portadas de los periódicos.

    Harold Wilson fue un astuto operador político.

    Harold Wilson fue un gran superviviente, que ganó tres elecciones en 1964, 1966 y 1974. Fue un logro asombroso para un líder laborista, sólo igualado por Tony Blair.

    Tal logro requirió un dominio magistral de las maniobras políticas. Considera la forma en que Wilson gestionó el referéndum de 1975 sobre la relación de Gran Bretaña con Europa.

    Aunque la opinión del propio Wilson era que el Reino Unido debía seguir formando parte del Mercado Común Europeo (precursor de la Unión Europea), el Partido Laborista tenía profundas divisiones al respecto. Significativamente, algunas de las figuras más poderosas del gabinete laborista estaban en bandos diferentes. Corrían el riesgo de parecer un partido irremediablemente desunido, lo que tendría graves consecuencias en futuras elecciones.

    Así que, inteligentemente, Wilson decidió que permitiría a los distintos miembros de su partido hacer campaña de la forma que quisieran. Así, por un lado, los antimercados de la izquierda, como Tony Benn y Michael Foot, harían campaña para abandonar el Mercado Común, mientras que los que estaban a favor de él, como Roy Jenkins y Shirley Williams, harían campaña para permanecer. De este modo, Wilson consiguió mantener unido a un partido fracturado.

    En 1975, también comprendió que se había vuelto nacionalmente impopular. Por ello, temía que algunos votantes aprovecharan el referéndum para votar en su contra. Así que, para conseguir su resultado preferido -permanecer en Europa-, se hizo prácticamente invisible durante la campaña. Así sería menos probable que los votos se utilizaran como protesta contra él.

    Otro ejemplo de su hábil liderazgo fue la forma en que trató con los sindicatos en la década de 1970. Fue una década de crisis: había problemas muy arraigados en la economía británica, que afectaban sobre todo a las industrias tradicionales. En este contexto, había continuas disputas con los mineros, organizados por el Sindicato Nacional de Mineros.

    Habían exigido un aumento salarial, lo que provocó que toda una serie de otras industrias hicieran lo mismo. En lugar de enfrentarse abiertamente a los sindicatos, estrechamente vinculados al movimiento laborista, Wilson optó por una “tercera vía”. Declaró que los aumentos podían ser determinados por cada industria, pero si no respetaban los límites razonables de cualquier acuerdo con su gobierno, utilizaría medidas de emergencia para hacer cumplir unas directrices estrictas.

    Era una astuta estratagema que le permitía aparentar que apoyaba a los sindicatos, mientras que, en realidad, los mantenía a raya. Y con una astucia así, sobrevivió al osario de la política británica.

    Margaret Thatcher fue una figura dinámica que destrozó el statu quo de su partido y de la economía británica.

    “Parte del genio de Thatcher, y una de las razones de su resistencia histórica, fue su capacidad para dar sentido al caos vibrante o empobrecedor que desencadenó”

    Cuando los turbulentos años setenta llegaban a su fin -una década de huelgas y alta inflación-, una nueva figura se hizo visible. Esta figura lo cambiaría todo. Su ascenso parecía imparable, inevitable, como impulsado por un viento poderoso. Se trataba, por supuesto, de Margaret Thatcher.

    Para empezar, derrocó a la vieja clase dirigente del Partido Conservador.

    Desde sus humildes orígenes en la ciudad de Grantham, en las Midlands, Thatcher fue una activista conservadora entregada desde muy joven. Ascendió rápidamente en las filas del partido, convirtiéndose en diputada en 1959, y luego en Secretaria de Medio Ambiente del Primer Ministro Ted Heath en 1970. Tras la derrota de los conservadores en las elecciones de noviembre de 1974, se presentó como candidata al liderazgo y ganó por sorpresa.

    En aquella contienda, se dio a conocer como candidata de la derecha radical, partidaria de la reducción de impuestos y del libre mercado. Esto supuso un verdadero cambio en la configuración política del partido. Ted Heath y gran parte del establishment del partido se consideraban conservadores de “Una Nación”. Se trataba de una forma más moderada y paternalista de conservadurismo que seguía considerando que el Estado activo desempeñaba un papel importante. Cuando Thatcher ganó la contienda por el liderazgo contra Ted Heath, se le oyó decir: “Entonces todo ha salido mal”. Con ello quería decir que su Conservadurismo de Una Nación ya no existía.

    Cuando ganó sus primeras elecciones, en 1979, el programa económico de Thatcher representaba igualmente un derrocamiento del statu quo. Al presentarse como un antídoto contra el caos de los años 70, pudo vender sus reformas tan radicales.

    Sus políticas se centraron en la desregulación, la baja fiscalidad y el bajo gasto público. En términos reales, esto significó que las empresas se beneficiaron de la reducción de impuestos, pero muchos trabajadores sufrieron la erosión del estado del bienestar. También significó la desaparición de las industrias manufactureras tradicionales, ya que las políticas económicas desreguladoras amenazaban su supervivencia. Las ciudades mineras galesas y los astilleros escoceses sufrieron terriblemente.

    Thatcher marcó un cambio radical en la política británica. El país pasó de la socialdemocracia de posguerra a una economía de libre mercado. Y su influencia fue duradera. Cuando le preguntaron cuál había sido su mayor logro, contestó que “Tony Blair”, lo que significaba que el dominio de sus ideas había transformado incluso al Partido Laborista.

    John Major era un tipo de conservador muy diferente, que, como los futuros primeros ministros conservadores, fue destruido por la cuestión europea.

    Margaret Thatcher fue dramáticamente destituida en 1990 por diputados de su propio partido. Su sucesor no pudo ser más diferente.

    John Major.

    John Major, que tomó las riendas en noviembre de ese año, estaba decidido a reconducir el partido hacia su tradición moderada, tras el liderazgo derechista de Thatcher.

    De hecho, la etapa de Major como líder marcó el retorno del toryismo de una nación. Poco después de asumir el poder, suprimió una de las políticas más polémicas de Thatcher, la llamada “Poll Tax”, un impuesto a tanto alzado para todos los adultos. Como el impuesto había afectado duramente a los menos pudientes, suscitó una gran oposición. En marzo de 1990 hubo grandes disturbios en Londres. La decisión de Major de acabar con el Poll Tax supuso un tipo de conservadurismo más suave.

    Hubo otros signos de este movimiento hacia la izquierda. Por ejemplo, al principio del mandato de Major, durante el turno de preguntas al Primer Ministro, un diputado conservador hizo una pregunta mordaz sobre la BBC. La BBC -la emisora financiada por el Estado- era un blanco frecuente de la derecha política, que creía, erróneamente, que estaba formada por socialistas. En lugar de ofrecer la esperada polémica contra la BBC, Major se dio la vuelta y defendió enérgicamente la institución.

    También era consciente de cómo Thatcher había erosionado los servicios públicos con sus recortes, e intentó algunas medidas a medias para repararlos.

    Sin embargo, antes de que pudiera tener un impacto real en la política nacional, el mandato de John Major se vio afectado por la interminable cuestión europea.

    Aunque seguía siendo escéptico respecto a la integración europea, Major era mucho más moderado y proeuropeo que muchos de sus diputados. Esto le llevó a entrar en conflicto con muchos de su partido una y otra vez.

    Por ejemplo, en 1992, el Reino Unido había firmado el documento fundacional de la UE, el Tratado de Maastricht. Los conservadores de línea dura, enfurecidos por la aceptación de Major de una mayor integración, lanzaron rebeliones paralizantes en el parlamento. De hecho, el Reino Unido había conseguido varias exclusiones voluntarias del Tratado, en particular evitar en su totalidad el “Capítulo Social”, un conjunto de medidas destinadas a mejorar las condiciones laborales y los derechos de todos los ciudadanos europeos.

    Pero esto no era todo.

    Sin embargo, esto no fue suficiente para estos diputados, cuyas rebeliones indicaron al electorado que los conservadores estaban profundamente divididos. Y en el Reino Unido, los partidos divididos no ganan elecciones. Como era de esperar, en 1997 fueron barridos por los laboristas de Tony Blair. John Major no sería el último primer ministro conservador destruido por la cuestión de Europa.

    Tony Blair fue la figura modernizadora del Partido Laborista.

    En 1994, Tony Blair se convirtió en líder del Partido Laborista, tras década y media de gobierno tory. Para entonces, John Major se estaba hundiendo en las encuestas, y las cosas parecían prometedoras para los laboristas.

    Sin embargo, Blair era una figura moderna del Partido Laborista.

    Sin embargo, Blair había sido diputado durante las aplastantes derrotas electorales de la década de 1980, y no quería cometer los mismos errores.

    Se había convertido en una especie de estudiante de la campaña política, tras haber sido educado en el crisol de la derrota. Él y su aliado político, el Director de Comunicaciones laborista, Peter Mandelson, habían estudiado cada error de cada campaña desastrosa contra el monstruo ganador de las elecciones de Thatcher. Después, idearon formas de convencer a los votantes para que volvieran a la causa laborista.

    Pusieron a prueba de bombas sus políticas y los mensajes de la campaña, probándolos con grupos de discusión y buscando sus puntos débiles, hasta que estuvieron seguros de que el manifiesto laborista no ahuyentaría a los votantes potenciales. Los manifiestos laboristas del pasado habían sido atacados como demasiado izquierdistas por los medios de comunicación: el manifiesto radical de 1983 había sido famoso por ser calificado como la “nota suicida más larga de la historia”. Blair quería no cometer los mismos errores.

    También se mostraba accesible, hablaba un lenguaje alegre y coloquial, y a menudo se le fotografiaba con atuendo informal. También cortejó a los medios de comunicación, incluso al famoso Sun

    de Rupert Murdoch, que apoyaba a Tory.

    Cuando finalmente llegaron las elecciones de 1997, los laboristas estaban muy por delante del desgastado Partido Conservador de John Major. Pero Blair seguía siendo cauto, marcado por la derrota. No tenía por qué serlo. Cuando se anunciaron las encuestas a pie de urna a las 10 de la noche, el resultado fue rotundo: una victoria aplastante de los laboristas, aniquilando a los conservadores en todo el Reino Unido.

    Tras su victoria, Blair gobernó de forma muy parecida a como había hecho campaña, en lo que llamó la “Tercera Vía” o el “centro radical”. En realidad, era una oferta política que esencialmente mantenía intactas las partes principales del Thatcherismo. Había que dejar que las fuerzas del mercado funcionaran libremente, y el estatismo se mantendría bajo control.

    Dicho esto, el gobierno laborista de Blair aumentó el gasto público y pudo aplicar políticas progresistas que mejoraron la vida de muchos trabajadores. Se trataba de cosas como el salario mínimo, los centros Sure Start para niños desfavorecidos y una financiación adicional muy necesaria para el SNS.

    Por medio de una inteligente triangulación, Tony Blair consiguió que los laboristas fueran elegidos y consolidó su puesto en el gobierno, algo que parecía imposible desde hacía casi dos décadas.

    David Cameron era un primer ministro poco preparado y demasiado confiado.

    En 2005, tras ocho años en el desierto, los conservadores eligieron a un nuevo líder, David Cameron, de treinta y nueve años. Habían perdido tres elecciones con líderes profundamente impopulares y parecían una fuerza agotada.

    Cuando David Cameron apareció por primera vez, fue aclamado como la cara nueva del bloque, pero tenía poca experiencia en altos cargos. Elegante, brillante y seguro de sí mismo, había ascendido rápidamente en las filas tories, trabajando como asesor parlamentario de John Major al final de su mandato.

    Sin embargo, Cameron no tenía la experiencia formativa de otros primeros ministros, esas luchas que moldean y templan a un futuro líder. En comparación, Tony Blair había librado las largas batallas de la década de 1980 y había desarrollado una postura ideológica sofisticada. Cameron parecía haber pasado de la escuela privada a la Universidad de Oxford directamente a ocupar puestos de prestigio en el Partido Conservador.

    La falta de experiencia de Cameron le impidió llegar a la presidencia.

    Esta falta de experiencia significaba que estaba mal preparado para abordar los complejos problemas a los que se enfrentó cuando fue elegido en 2010. El más notable de ellos fue la cuestión europea, que empezó a atormentar a los conservadores una vez más cuando volvieron al poder.

    Presionado por los euroescépticos de su partido y por el Partido por la Independencia del Reino Unido (UKIP) de Nigel Farage, Cameron convocó un referéndum en 2016 para zanjar la cuestión de una vez por todas. La cuestión se denominó “Brexit”, es decir, la posible salida de Gran Bretaña de la Unión Europea.

    Apoyando a los partidarios de la permanencia, asumió que ganaría fácilmente el referéndum. Las encuestas daban una ventaja razonable a los partidarios de permanecer, y como Cameron había obtenido una pequeña mayoría en las elecciones generales de 2015, supuso que su racha de victorias continuaría. A diferencia de Harold Wilson, que reconoció su propia impopularidad, Cameron cometió el error de ponerse a sí mismo en el centro de la campaña. Cuando se produjo el sorprendente resultado del “leave” en junio de 2016, se hizo evidente que parte de su atractivo había sido como protesta contra su liderazgo.

    La mañana del 24 de junio de 2016, David Cameron dimitió abruptamente y abandonó el escenario político. A medida que el resultado del “Leave” iba calando, la libra esterlina se desplomaba y el gobierno se desmoronaba, quedó claro que Cameron había jugado con el futuro económico del país por interés político propio, y luego había abandonado todo el embrollo. El veredicto sobre su mandato suele ser severo y, sobre todo, hay pocas discrepancias.

    Theresa May fue una primera ministra inflexible, incapaz de responder a los acontecimientos o de leer el estado de ánimo del electorado.

    En el caos que siguió a la votación del Brexit de 2016, la ex ministra del Interior, Theresa May, se convirtió rápidamente en líder del Partido Conservador. Fue un breve concurso por el liderazgo, en el que todos los demás contendientes abandonaron. Theresa May tuvo que gobernar un país recién dividido.

    Mientras buscaba el control de la situación, May se posicionó como alguien que resolvería “las ardientes injusticias” que habían contribuido a que ganara el voto del “Leave”. Posteriormente, se hizo muy popular. Para reforzar su posición, en abril de 2017 convocó unas elecciones generales anticipadas, en las que supuso que aplastaría a la oposición.

    Durante esa campaña, en la que se enfrentó al izquierdista Jeremy Corbyn como líder del Partido Laborista, cometió algunos errores graves. El primero fue suponer que el electorado deseaba unas elecciones. Simplemente no lo deseaban: el referéndum había sido un acontecimiento profundamente divisivo y la nación estaba agotada. En segundo lugar, su manifiesto incluía una política de financiación de la asistencia social que se conoció como el “impuesto de la demencia”, ya que obligaba a los ancianos a pagar sus propios cuidados. En tercer lugar, en una entrevista se le escapó que estaba a favor de la caza del zorro, algo a lo que se oponía una gran mayoría del país.

    Incluso así, frente a un auténtico socialista como Corbyn, se esperaba que obtuviera una gran mayoría. El resultado, el 8 de junio, fue un Parlamento indeciso, en el que los laboristas arrebataron escaños a los conservadores. La gran apuesta de May había fracasado.

    Ahora, sin mayoría, siguió una estrategia para el Brexit que no reflejaba la nueva Cámara de los Comunes. Sin tener en cuenta las demandas de otros partidos, negoció un acuerdo sobre el Brexit que simplemente reflejaba las prioridades de los conservadores. Por ejemplo, estaba decidida a poner fin a la libertad de circulación que permitía a las personas de otros países de la UE vivir y trabajar en Gran Bretaña, una política defendida por muchos de los demás partidos. En consecuencia, cuando llevó el acuerdo a votación en el Parlamento, fue derrotado en numerosas ocasiones. Los laboristas, los liberaldemócratas, el Partido Nacional Escocés y una parte de su propio partido no lo apoyaron. Entonces dimitieron ministros que deseaban un Brexit mucho más duro, como el ex alcalde de Londres, Boris Johnson.

    Con su autoridad destrozada, se tambaleó un poco más, enfrentándose a una moción de censura de su propio partido. Ganó, pero, a los ojos de la nación, había perdido autoridad. Tras sufrir enormes pérdidas en las elecciones municipales y europeas de 2019, May dimitió, derrotada por el mismo problema que había hundido a Major y Cameron, y que no parece que vaya a remitir en el futuro.

    Conclusiones

    El mensaje clave de este resumen:

    A lo largo de las décadas, Gran Bretaña ha elegido a personajes muy diferentes para el cargo de primer ministro, cada uno de ellos con sus propias personalidades, ideologías y defectos de carácter distintivos. Todos ellos han dado forma a la nación a su manera, algunos más profundamente que otros. Más que las simples caricaturas de los titulares de los periódicos, cada primer ministro ha sido un individuo matizado y complejo. Sus distintos mandatos explican en gran medida el estado actual del Reino Unido.

    ¿Qué opinas?

    ¡Nos encantaría conocer tu opinión sobre nuestros contenidos! Envíanos un correo electrónico a libros@pathmba.com con el título de este libro como asunto y comparte tus opiniones.

    Qué leer a continuación: Por qué nos equivocamos de políticos, de Isabel Hardman

    Has hecho un recorrido por los anales de Westminster y has conocido a los primeros ministros británicos, desde Harold Wilson hasta Theresa May. Muchas de estas figuras tenían cualidades admirables, ya fuera el dinamismo de Thatcher o el callado afán reformador de Wilson.

    Sin embargo, a menudo conseguimos elegir a políticos débiles, corruptos o poco representativos. En el sistema electoral británico, en particular, existe un modelo que hace que el electorado obtenga como representantes a algunas de las personas más inadecuadas posibles. Esto se debe a una cultura parlamentaria de derecho y a un proceso de selección de diputados que no discrimina con suficiente eficacia. Para profundizar en por qué algunos políticos no siempre son los más adecuados para el cargo, consulta el resumen de Por qué tenemos los políticos equivocados

    ” de Isabel Hardman.

Add a comment

Deja un comentario

Advertisement