The Peter Principle

Por qué las cosas siempre van mal

Aprende por qué no puedes escapar a un destino de incompetencia!

Hay un puñado de teorías inolvidables y brillantes que consiguen encapsular toda nuestra vida en una sola frase. Piensa en la Ley de Moore, la Ley de Godwin, etc.

El Principio de Peter.

El Principio de Peter es otra de ellas. Para resumirlo: El gran trabajo que estás haciendo ahora hará que inevitablemente te asciendan a un trabajo que no puedes hacer. Lo siento, pero eso es lo que va a pasar.

The Peter Principle
SPONSOR

Este resumen muestra cómo el Principio de Peter demuestra que todos estamos condenados a la incompetencia. Y como la incompetencia está a nuestro alrededor, ¡tenemos que aprender a lidiar con ella!

En estos resúmenes, descubrirás

  • cómo evitar ese último y fatídico ascenso al puesto de trabajo en el que serás incompetente;
  • qué pueden demostrar los médicos sobre tu incompetencia; y
  • ¡cómo acelerar tus ascensos, aunque eso no te hará muchos amigos!

La incompetencia es ineludible.

“Verás que en toda jerarquía la nata sube hasta que se agria”

¿Te has preguntado alguna vez por qué los que están en la cima de la jerarquía de tu lugar de trabajo parecen tan incompetentes? ¡Pues porque lo son! ¿Por qué? Deja que te lo explique el Principio de Peter.

El Principio de Peter establece que todos los miembros de una jerarquía acabarán ascendiendo a su nivel de incompetencia, o ubicación final. Esta posición es lo más lejos que puedes ascender con las habilidades que posees. En otras palabras, los empleados siguen recibiendo ascensos mientras sean competentes en su puesto actual.

Para ilustrarlo mejor, imaginemos a un excelente profesor de primaria. Recibe un ascenso tras otro hasta que tiene mucha responsabilidad sobre los alumnos. Pero, al final, recibirá un ascenso para el que sus habilidades no le cualifican del todo.

Supón que consigue un puesto en el consejo escolar como entrenador de nuevos profesores. Si no es capaz de atraer a los adultos tan bien como a los niños pequeños, habrá alcanzado su nivel de incompetencia. En este último puesto, su rendimiento no merecerá más ascensos.

Como individuos, nuestras habilidades y competencias varían. Puede que seas un genio del desarrollo de software y que estés muy orgulloso de ello. Pero esto no te convierte en la persona más adecuada para una consultoría; tal vez simplemente no puedas hacer frente a la presión constante de ese negocio.

Algunos de nosotros somos capaces de ascender hasta lo más alto de una jerarquía sin alcanzar nuestro nivel de incompetencia, por lo que cambiamos a otras jerarquías y lo encontramos allí. Esto se llama incompetencia compulsiva. Mira a Sócrates: Un gran maestro; no tan buen abogado defensor.

Para conseguir ese ascenso, tienes que empujar o tirar.

“Nunca te pongas de pie cuando puedas sentarte; nunca camines cuando puedas montar; nunca Empujes cuando puedas Tirar”

Ahora que conoces el Principio de Peter, ¿sabes cómo conseguir que te asciendan? Hay dos formas fundamentales de hacerlo. Puedes tirar, o puedes empujar.

Un Tirón se refiere a una relación entre empleado y superior fuera del contexto profesional. ¿Recuerdas a ese tipo que no era el más brillante, pero era amigo del hijo del dueño y ascendió a un alto cargo antes que tú? Demostró un uso experto de la técnica del tirón. Claro que el tirón no te hará muy popular entre tus compañeros de trabajo, pero acelerará tu proceso de ascenso.

Para utilizar el pull por ti mismo, sigue estos pasos: Encuentra un superior motivado, o patrón, que gane si te ayuda y pierda si no lo hace. Para el profesor, podría ser alguien que esté actualmente en el consejo.

A continuación, comprueba si tu camino hacia el ascenso está abierto.

Nuestro profesor de primaria comprobaría si otro colega con más experiencia es el siguiente en la cola para el puesto. Si no es así, ten paciencia o cambia a un canal de promoción libre. Incluso podrías obtener varios mecenas: ¡cuantos más, mejor!

Recuerda ser flexible con tus mecenas, especialmente cuando empieces a recibir promociones. La verdad es que sólo pueden ayudarte hasta cierto punto. Si tu patrón es un gerente, no te servirá de nada aferrarte a él cuando tú también seas gerente. No tengas reparos en dejarlos cuando hayas conseguido el ascenso.

El empuje es el segundo método que puedes utilizar para acelerar tu ascenso. El empuje abarca todo lo relacionado con el esfuerzo extra que inviertes en el trabajo. Esto incluye llegar pronto e irte tarde, formación extra en tu tiempo libre y mucho más.

Presión.

Pero cuidado: los ascensos casi nunca se producen como resultado de un empujón. Puede impresionar a algunos de tus compañeros que siempre seas el primero en llegar a la oficina, pero los demás se preguntarán: “¿No tiene una vida fuera del trabajo?”

No hay excepciones al Principio de Peter.

“La competencia, como la verdad, la belleza y las lentillas, está en el ojo del que mira”

Quizás albergas dudas sobre el Principio de Peter, ya que puedes recordar varios casos en los que no se aplicó en tu propio lugar de trabajo. Si alguien es ascendido a pesar de haber alcanzado obviamente su nivel de incompetencia, debe tratarse de una excepción a la regla, ¿no?

No. Eso se llama una pseudopromoción.

Los seudo-ascensos no son más que desplazamientos laterales, que dejan a los empleados en el mismo lugar de la cadena alimentaria sin un aumento real de poder. Sublimación percusiva es lo que ocurre cuando alguien que ya está en su nivel de incompetencia recibe un ascenso en otra división. Esto crea un gran incentivo para los compañeros celosos.

Si Tom, un incompetente Consultor Senior de Marketing, es ascendido a Vicepresidente de Gestión de Relaciones con los Clientes, este ascenso justifica que Tom se convirtiera en Consultor Senior en primer lugar, porque este cambio lateral hace que parezca que sigue siendo competente. Además, sus colegas, al conocer la verdadera incompetencia de Tom, podrían pensar: “Oye, si este tío ha conseguido un puesto de vicepresidente, yo también puedo”, lo que les animaría a seguir presionando en vano para conseguir un ascenso.

Un Consultor Senior es un Consultor Senior.

Un Arabesco Lateral asciende a alguien incompetente ofreciéndole un nuevo y reluciente puesto de trabajo. Por ejemplo, un tal Sr. Schmidt, que ahora es un incompetente Gerente Superior de Instalaciones, aunque hacía exactamente el mismo trabajo como encargado de mantenimiento. Cuanto más grande sea la organización, más Arabescos Laterales encontrarás.

Cuando parece imposible que alguien tan incompetente pueda ser ascendido, puede tratarse de la Inversión de Peter. Por ejemplo, supongamos que una enfermera te despierta para recordarte que te tomes el somnífero. Aunque el objetivo es que duermas, para ella era más importante que te lo recordara.

Puede parecer contraproducente.

Esto puede parecer contraintuitivo, pero no lo es. La competencia es relativa y subjetiva, ya que es algo que suele determinar tu superior. Si una norma obliga a las enfermeras a recordar a cada paciente sus pastillas, la enfermera siguió las normas a la perfección. Estas no-excepciones demuestran que el Principio de Peter existe en cualquier organización con jerarquía.

Atento a los síntomas comunes del Síndrome de la Colocación Final.

A estas alturas te estarás preguntando qué te ocurrirá cuando alcances tu colocación final. Cuando llegas a tu nivel de incompetencia, sencillamente no eres capaz de hacer tu trabajo. Y esta incompetencia conduce a algunos males desagradables.

Si has alcanzado tu nivel de incompetencia, es posible que padezcas el Síndrome de Colocación Final (SFC). He aquí algunos síntomas comunes: Gigantismo Tabulatorio – la necesidad absoluta de tener un escritorio más grande que el de tus compañeros; o Inercia Cachonera – la práctica de contar chistes todo el tiempo en lugar de trabajar. Sin duda habrás visto algunos de estos casos en tu propio lugar de trabajo.

En una encuesta, algunos médicos identificaron la hipertensión arterial, las úlceras pépticas, el insomnio y la impotencia sexual como problemas de salud de personas aparentemente exitosas -esto es FPS clásico. Pero como la Colocación Final no está reconocida por la profesión médica, podrías encontrarte con algunos de los siguientes problemas.

Algunas personas con FPS confunden las condiciones físicas con su incompetencia profesional. Piensan: “Si pudiera volver a dormir, podría concentrarme mejor”. Así que les recetan somníferos.

Pero la mayoría de los médicos les recetan somníferos.

Pero la mayoría de los médicos simplemente ignoran los síntomas del SPF y dicen a sus pacientes que “lo superen”

.

La psicoterapia también está condenada al fracaso porque no trata el problema real: ser incompetente. La terapia de distracción es el único remedio. Como la incompetencia es la raíz de todos los males, simplemente necesitas sentirte competente en otras áreas, como el bridge o tejer.

Piensa en un director general con sobrepeso que descubre el golf y empieza a dedicar más tiempo a concentrarse en esta actividad calmante y al aire libre. Está trabajando en el origen del problema -la incompetencia- y en los síntomas al mismo tiempo; se siente competente en un nuevo deporte y adelgaza mientras pasea por el campo de golf.

Ten cuidado con estos síntomas.

Busca estos síntomas en ti mismo o en tus colegas para comprobar su ubicación final. Entonces podrás ayudarles, o reconocer quién está bloqueando tu próximo ascenso.

Aprende a evitar o afrontar tu incompetencia.

Dado el FPS, alcanzar tu nivel de incompetencia es definitivamente algo que hay que temer. ¡Pero no te preocupes! Si quieres evitar los efectos negativos de alcanzar tu último puesto, hay formas de asegurarte de que nunca llegues ahí. La Incompetencia Creativa es la mejor forma de alejarse de los ascensos sin rechazarlos directamente.

Incompetencia Creativa.

Para ser creativamente incompetente, tienes que crear la imagen de que ya has alcanzado tu colocación final. En otras palabras, empieza a intentar parecer ligeramente incompetente. Esto te evitará recibir esas ofertas de promoción no deseadas. ¡Y es más fácil de lo que crees! Algunas técnicas fiables incluyen aparcar el coche de vez en cuando en el sitio de tu jefe, no reírte de los chistes de tu jefe y plantear temas incómodos en la barbacoa de la empresa.

Si llegas a tu nivel de incompetencia, la Sustitución te ayuda a evitar el FPS y a seguir trabajando sin los efectos secundarios negativos de tu colocación final. Una técnica fantástica para sustituir con éxito es la Preparación Perpetua, en la que lo haces todo menos el trabajo real.

La Preparación Perpetua es una técnica fantástica para sustituir con éxito.

Como su nombre indica, el sustituto se centra en prepararse para el trabajo, por ejemplo, reafirmando vagamente la necesidad de actuar, investigando otras formas de realizar el trabajo o buscando apoyo experto.

Piensa en un tipo de un departamento de asistencia social conocido por su capacidad para recaudar fondos que es ascendido para dirigir un programa de lucha contra la pobreza; éste es su destino final. Pero entonces empieza a recaudar recursos para construir una casa para el personal del programa, y quiere crear un Consejo de Lucha contra la Pobreza para recibir el asesoramiento de expertos.

Lo está haciendo todo estupendamente, excepto luchar contra la pobreza, porque para eso es un incompetente. Como sustituto de gran éxito, no corre peligro de sufrir el Síndrome de la Colocación Final. Sustituir puede ayudarte a mantenerte sano y feliz durante el resto de tu vida laboral.

Conclusiones

El mensaje clave de este libro:

La incompetencia nos rodea: ¡así es como funcionan las organizaciones! Al comprender el Principio de Peter, podrás ver la realidad que se esconde tras los ascensos en tu lugar de trabajo, y determinar quién ha alcanzado su ubicación final, evitando al mismo tiempo tu propio nivel de incompetencia con facilidad.

Consejos Accionables:

Consejos Accionables:

Consejos Accionables:

Consejos Accionables.

Realiza la prueba definitiva de incompetencia.

La próxima vez que te preguntes si alguien de tu entorno está ya en su nivel de incompetencia, hazte esta sencilla pregunta: “¿Sigue haciendo algo útil para su trabajo?”

Si la respuesta es “SÍ”, entonces todavía hay espacio para más incompetencia. Si la respuesta es “NO”, entonces ha alcanzado su nivel de incompetencia.

Si la respuesta es “No lo sé”, entonces ha alcanzado su propio nivel de incompetencia.

Lectura adicional sugerida: La regla de no ser gilipollas de Robert I. Sutton

La regla de no ser gilipollas profundiza en el problema de los compañeros de trabajo acosadores o agresivos, que en muchos casos ascienden a puestos de gerente. Sutton los califica provocativamente de imbéciles.

El libro expone el efecto que estos empleados pueden tener en una empresa, y da consejos sobre cómo desarrollar un entorno libre de gilipollas.

¿Qué opinas?

¡Nos encantaría conocer tu opinión sobre nuestros contenidos! Envíanos un correo electrónico a libros@pathmba.com con el título de este libro como asunto y comparte tus opiniones.

Add a comment

Deja un comentario

Advertisement