The No Asshole Rule

Construir un lugar de trabajo civilizado y sobrevivir a uno que no lo es

Gilipollas es el término adecuado para todas aquellas personas que intimidan o menosprecian a los demás con regularidad.

Todos tenemos malos días y nos comportamos como gilipollas de vez en cuando; todos somos gilipollas temporales ocasionalmente.

Gilipollas certificados, en cambio, son personas cuyo comportamiento de gilipollas no es un arrebato temporal en un mal día, sino que forma parte de su carácter. Se trata de personas cuyo mal comportamiento es continuo y a largo plazo.

Este comportamiento hostil puede expresarse tanto física como mentalmente. Puede ser verbal o no verbal. Los gilipollas dejan a sus víctimas enfadadas, asustadas y humilladas.

En el lugar de trabajo, puede expresarse de muchas maneras: Los gilipollas interrumpen a los demás mientras hablan, violan su espacio personal, les insultan e intimidan, les menosprecian, les miran agresivamente o les ignoran por completo.

Los gilipollas a menudo dejan a sus víctimas enfadadas, asustadas y humilladas.

Los gilipollas a menudo se salen con la suya tratando respetuosamente a sus propios jefes o clientes, mientras tratan mal a los demás. Ocultar un comportamiento de este tipo puede ser muy eficaz si los empleados de nivel inferior creen que la buena reputación del gilipollas entre sus superiores haría que no se tuvieran en cuenta sus quejas.

La regla general es que los gilipollas deben ser respetuosos con los demás.

La regla general es:

Imbéciles

Los gilipollas son malos para los negocios, sobre todo cuando ocupan cargos directivos.

Muchos lugares de trabajo toleran el mal comportamiento sin darse cuenta del daño que causa.

En las oficinas donde los gilipollas no son cuestionados, la moral de los empleados es innegablemente más baja que en lugares de trabajo comparables que mantienen un ambiente amistoso, respetuoso y profesional.

Esto tiene un enorme efecto en la productividad de todos.

Los empleados con baja moral son más propensos a dimitir, cogen más bajas por enfermedad y, en general, son menos productivos. Pueden desquitarse faltando al trabajo, obteniendo malos resultados o incluso robando.

Los gilipollas minan la energía de sus compañeros, tanto de los que trabajan en un entorno hostil como de las víctimas directas.

Los gilipollas en posiciones de poder son especialmente dañinos. Los empleados a su cargo trabajan bajo la amenaza constante de la humillación y gastan su energía en evitarla en lugar de centrarse en el trabajo bien hecho. Esto conduce rápidamente a un ambiente temeroso e improductivo.

Tolerar a los imbéciles es, por tanto, un error costoso para una empresa. La calidad del trabajo disminuye a medida que los mejores empleados, que tienen más opciones, se marchan a lugares de trabajo libres de gilipollas.

Tolerar a los gilipollas es un error costoso para una empresa.

Los gilipollas son malos para las empresas, sobre todo cuando ocupan puestos directivos.

Para crear un buen ambiente de trabajo, las empresas deberían adoptar la regla de no ser gilipollas.

Con demasiada frecuencia se tolera a los gilipollas en el lugar de trabajo. Sus rabietas y rencor se atribuyen a defectos de carácter y se excusan porque tienen talento, son inteligentes o difíciles de sustituir.

Pero al hacerlo, las empresas se perjudican a sí mismas; todos los gilipollas deberían ser eliminados de la plantilla desde el principio.

Por decirlo de otro modo, tiene sentido considerar incompetente a un empleado que no se lleva bien con sus compañeros y les hace sentir incómodos o molestos, independientemente de sus otras cualidades o habilidades. Esta Regla de no ser gilipollas debe aplicarse a todos, sea cual sea su cualificación.

Los fundadores y gerentes de una empresa deben dejar siempre claro que todos sus empleados merecen ser tratados con respeto. Esto paga su propia recompensa en lealtad y alta moral de los empleados.

La vida es demasiado corta para aguantar a imbéciles.

Para poner en práctica esta norma, es necesario que todos los empleados la conozcan bien. El eslogan de Google “No seas malo” es un buen ejemplo de ello.

La norma debe extenderse también a los clientes, ya que su comportamiento puede afectar a la satisfacción y la moral en el trabajo tanto como el de un empleado. Algunas compañías aéreas, por ejemplo, ponen en la lista negra a los clientes que han maltratado a su personal, por ejemplo, gritándoles o amenazándoles.

Cuidado con los clientes.

Para crear un buen ambiente de trabajo, las empresas deberían adoptar la Regla del No Gilipollas.

Más igualdad equivale a menos gilipollas.

Los estudios han demostrado repetidamente que las personas con un estatus más alto son más propensas a comportarse como gilipollas. Hablan más que los demás, toman lo que quieren sin tener en cuenta a la gente que les rodea; en general, tienden a ver a los demás sólo como un medio para conseguir un fin y a atribuirse el mérito personal del éxito del grupo.

Uno de estos estudios hizo que grupos de tres estudiantes debatieran sobre diversos temas. Un estudiante por grupo había sido elegido al azar para valorar los argumentos de los demás. Los resultados fueron que estos estudiantes más poderosos tendían a romper las convenciones sociales con más frecuencia. Esto se midió proporcionando un plato compartido de galletas; era más probable que los estudiantes con más poder cogieran la última galleta, masticaran con la boca abierta y dejaran más migas.

El mismo efecto se observó en el caso de los estudiantes con más poder.

El mismo efecto es muy notable en el mundo empresarial. Cuanto mayor es la diferencia de estatus entre los gerentes y los empleados, más irrespetuosamente se trata a los trabajadores de menor rango.

Para reducir el comportamiento gilipollas, una empresa debe tratar de reducir la distancia social entre los empleados. Esto conduce a un comportamiento más respetuoso, especialmente entre los gerentes y los subordinados.

Una forma de hacerlo es reducir al máximo las diferencias salariales. Los ingresos son la señal más importante de estatus en el mundo empresarial: manteniendo las diferencias salariales lo menos espectaculares posible, una empresa puede reducir las diferencias de estatus que conducen a la intimidación en el lugar de trabajo.

Más igualdad.

Más igualdad equivale a menos gilipollas.

Ser un gilipollas puede ser una ventaja, pero motivar a los empleados mediante incentivos es más eficaz.

Todo oficinista sabe que los grupos de gerentes pueden parecerse bastante a grupos de babuinos. Hay rivalidades feroces entre los gerentes que compiten entre sí, y a menudo gana el más agresivo.

Lo interesante es que las personas que actúan de forma agresiva y temeraria en el trabajo suelen ser consideradas no sólo como frías y desagradables, sino también como competentes y con recursos.

Ser frío y despiadado puede ser una ventaja tanto en el mundo empresarial como en la mafia o en una tribu de chimpancés.

Esto puede explicarse por la evolución; a lo largo del surgimiento del hombre, el miembro más agresivo y ruidoso del grupo se convertía en líder. De ahí que nuestros cerebros hayan evolucionado para asociar la agresividad con un estatus elevado.

Sin embargo, esto no significa que sea una buena idea que las empresas promuevan a gilipollas a puestos de poder o que toleren la agresividad en primer lugar.

Las técnicas que funcionan mejor con los gilipollas son las de la agresividad.

Las técnicas que funcionan bien para superar a los rivales no se traducen bien en buenas técnicas de gerente; en lugar de motivar a los subordinados, a menudo tienen exactamente el efecto contrario.

Las dos cosas que mejor motivan a las personas son los incentivos y el reconocimiento. Estas técnicas positivas no sólo consiguen mejores resultados que la agresión y el castigo -el poder de un tirano sólo dura mientras está cerca para imponerlo-, sino que mantienen alta la moral de la oficina.

Los mejores empleados, que pueden encontrar trabajo más fácilmente en otra parte, tienen menos probabilidades de quedarse en un lugar de trabajo en el que se crea un ambiente negativo por la tolerancia de los gilipollas; las personas que se quedan son las que tienen pocas opciones. Los gilipollas ahuyentan a la flor y nata de la mano de obra, mientras que la aplicación de la Norma de no ser gilipollas contribuirá a atraer y conservar a los trabajadores con talento.

Los gilipollas son los que tienen menos opciones de quedarse.

Ser un gilipollas puede ser una ventaja, pero motivar a los empleados mediante incentivos es más eficaz.

Para crear un lugar de trabajo civilizado y productivo, céntrate en la cooperación, más que en la competencia interna.

El mundo empresarial es un lugar feroz; la competencia entre empresas es feroz e interminable. Con demasiada frecuencia, esta actitud se traslada a la cultura interna de las empresas.

La competencia entre empresas es feroz e interminable.

Naturalmente, la sana competencia entre individuos puede ser buena para una empresa; la ambición es una forma estupenda de motivar a los empleados para que se esfuercen más, asuman riesgos y aporten nuevas ideas. También ayuda a seleccionar a los mejores candidatos para los ascensos.

Sin embargo, en la lucha por el ascenso, las rivalidades pueden agriarse y los intereses de la empresa se olvidan fácilmente. Demasiada competencia interna puede obstaculizar eficazmente una empresa y convertirla en un lugar de trabajo incivilizado e improductivo.

Por este motivo, las empresas con más éxito suelen ser aquellas en las que se limita la competencia interna y se fomenta una cultura de cooperación. Esto no sólo produce un ambiente más civilizado, sino también mejores resultados.

Para lograrlo, es importante, en primer lugar, destacar y recompensar la cooperación.

La cooperación es un elemento esencial de la empresa.

Abordajes sutiles como la elección del vocabulario pueden tener un efecto sorprendente en la cultura de una empresa. Sustituir palabras y frases agresivas, a menudo bélicas (“el enemigo”, “campo de batalla”, etc.) por alternativas más positivas, que hagan hincapié en la cooperación (“ayuda”, “equidad”, “comunidad”), puede ser especialmente eficaz.

Incluso cambios tan sencillos como el cambio de vocabulario pueden tener un efecto sorprendente en la cultura de la empresa.

Incluso cambios tan sencillos como referirse a “nosotros”, “nuestro” y “nos” en lugar de “yo”, “mi” y “ellos” pueden recordar subconscientemente a los empleados que todos forman parte del mismo equipo y dirigir la atención hacia la cooperación en lugar de hacia las diferencias y rivalidades que restan tiempo y energía.

Para mejorar la comunicación y la comunicación entre los empleados, Para mejorar la comunicación y la comunicación entre los empleados.

Para crear un lugar de trabajo civilizado y productivo, céntrate en la cooperación, en lugar de en la competición interna.

Evita a los gilipollas o tú mismo te convertirás en uno.

Ser un gilipollas es altamente contagioso.

Como dice el proverbio “Acuéstate con perros y te levantarás con pulgas”, el simple hecho de estar rodeado de gente enfadada y agresiva altera notablemente tu estado de ánimo y tu comportamiento. Si te encuentras trabajando en una cultura grosera e irrespetuosa, pronto te acostumbras a la grosería y a la falta de respeto, y poco a poco llegas a mostrar ambas cosas hacia los demás. Este comportamiento también se cuela en la vida privada y tiene consecuencias que van mucho más allá del mundo empresarial.

El propio Sutton señala que empezó a tratar peor a su mujer después de pasar demasiado tiempo entre imbéciles.

Así que, para evitar convertirte en un gilipollas certificado tanto en tu vida profesional como privada, evita a los gilipollas en la medida de lo posible.

Por supuesto, no siempre puedes elegir a tus compañeros de trabajo, así que si evitar a los gilipollas no es una opción, intenta mantener el contacto al mínimo para que tu exposición sea lo más baja posible. Es útil pensar que ser un gilipollas es como un virus: evitarías el contacto cercano con un colega que tiene la gripe, así que trata a los gilipollas de la misma manera.

Por supuesto, siempre es más fácil hacer algo desde el principio que cambiar de rumbo más adelante. Si ya has invertido mucho tiempo y energía en una relación con un gilipollas, te resultará más difícil distanciarte de él. Por lo tanto, siempre que te enfrentes a un gilipollas, apártate lo antes posible.

Evita a los gilipollas o tú mismo te convertirás en uno.

No dejes que los gilipollas te afecten: crea distancia emocional.

En muchos lugares de trabajo es imposible evitar por completo el contacto con los gilipollas. Trabajar con, o peor aún, bajo las órdenes de un gilipollas puede ser muy desmoralizador, aunque al principio no te des cuenta del estrés que te provoca, por lo que es muy importante tener una buena estrategia que te permita pasar el día indemne.

Trabaja con un gilipollas

En general, en muchos lugares de trabajo es imposible evitar por completo el contacto con gilipollas.

En general, lo más importante es no dejar que un gilipollas te arrastre a su nivel. Es difícil, pero intenta mantener la calma, no respondas a la agresividad con más agresividad y mantén la mayor distancia posible entre tú y las cosas hirientes que se digan. Puede ayudarte recordarte que la persona con la que estás tratando es simplemente un gilipollas, por muy mayor que sea.

Para crear distancia emocional, trata las interacciones con gilipollas conocidos con un estado de ánimo positivo. Recuerda:

  • El problema es sólo temporal
  • .

  • Tú no eres la causa del problema.
  • No va a arruinar el resto de tu vida.

Si alguien es un gilipollas, es su problema, no el tuyo.

Si alguien es un gilipollas, es su problema, no el tuyo.

Ante una situación incómoda con un gilipollas, es útil esperar siempre lo mejor mientras te preparas para lo peor. La felicidad (y la tristeza) se encuentra en la diferencia entre lo que esperas y lo que experimentas. Así que, cuando trates con un gilipollas, prepárate para lo peor, pero recuerda que se debe a la otra persona y no a ti.

No dejes que los gilipollas te afecten: crea distancia emocional.

Todo el mundo debería aplicar la regla de no ser gilipollas en todo momento.

Todo el mundo sabe que sólo hace falta un gilipollas para arruinar una conversación, ya sea en la oficina, en una fiesta o simplemente en la vida cotidiana. Aunque todos los demás se comporten con normalidad, un gilipollas puede estropear el ambiente.

Las cosas negativas afectan a la conversación.

Las cosas negativas afectan a nuestro estado de ánimo cinco veces más que las positivas, lo que significa que conocer a cinco personas agradables que te felicitan y te dan buenas noticias puede verse fácilmente neutralizado por el encuentro con un único gilipollas.

Por lo tanto, todo el mundo debería conocer y aplicar la Regla del No Gilipollas, tanto en su vida profesional como privada. Es decir, tolerancia cero con los gilipollas.

Dicho esto, también es importante evitar convertirse uno mismo en un gilipollas, o si ya lo eres, intentar cambiar el comportamiento negativo. El primer paso es mirarte al espejo con sinceridad y preguntarte cuándo fue la última vez que actuaste como un gilipollas.

De hecho, la forma de evitar ser un gilipollas es sencilla: sé amable y respetuoso con los demás en todo momento, y espera el mismo trato a cambio.

Porque la vida es un juego de niños.

Porque la vida es demasiado corta para aguantar a gilipollas.

Todo el mundo es un gilipollas.

Todo el mundo debería aplicar siempre la Regla de No ser gilipollas.

Conclusiones

El mensaje clave de este libro es:

Las empresas deberían tener una política de tolerancia cero hacia los gilipollas y el mal comportamiento. Esto eleva la moral de los empleados, la productividad y la lealtad a la empresa.

El libro responde a las siguientes preguntas:

¿Cómo se detecta a un gilipollas y qué daño causa?

  • Gilipollas es el término adecuado para referirse a todas aquellas personas que intimidan o menosprecian a los demás con regularidad.
  • Los gilipollas no son más que los que hacen el ridículo.
  • Los gilipollas son malos para los negocios, sobre todo cuando ocupan puestos de gerente.

¿Cómo deben tratar las empresas a los gilipollas?

  • Para crear un buen ambiente de trabajo, las empresas deben adoptar la Regla del No Gilipollas.
  • Para crear un buen ambiente de trabajo, las empresas deben adoptar la Regla del No Gilipollas.
  • Más igualdad equivale a menos gilipollas.
  • Ser un gilipollas puede ser una ventaja, pero motivar a los empleados mediante incentivos es más eficaz.
  • Para crear un ambiente de trabajo civilizado, las empresas deben adoptar la regla de no ser gilipollas.
  • Para crear un lugar de trabajo civilizado y productivo, céntrate en la cooperación, en lugar de en la competición interna.

¿Cómo pueden tratar los individuos a los gilipollas?

  • Evita a los gilipollas o tú mismo te convertirás en uno.
  • Evita a los gilipollas o tú mismo te convertirás en uno.
  • No dejes que los gilipollas te afecten: crea una distancia emocional.
  • No dejes que los gilipollas te afecten: crea una distancia emocional.
  • Todo el mundo debería aplicar la regla de no ser gilipollas en todo momento.
Deja una respuesta
Related Posts
El CEO sale a la carretera (y otros cuentos de ventas)
Leer más

El CEO sale a la carretera (y otros cuentos de ventas)

Mi primer trabajo real fue Junior Salesman para la compañía de envoltura del parque de calidad. Cuando llegó a entrenar a los vendedores, el parque de calidad creía en lo básico. Te dieron un escritorio, un teléfono y la clave del éxito, un manual de ventas de 500 páginas. El manual de ventas fue corto en materiales instructivos, pero largos en los cables. Fue […]