The Motivation Code

Descubre las fuerzas ocultas que impulsan tu mejor trabajo

Aprende lo que realmente te motiva a ti y a los demás en la vida.

¿Qué te motiva a hacer tu mejor trabajo? Muchos pensamos que es la promesa de un sueldo mayor o la perspectiva de un ascenso. La verdad es mucho más compleja.

Cuando se trata de tus verdaderas motivaciones, hay muchas cosas bajo la superficie de las que puede que ni siquiera seas consciente. Ahí es donde entra en juego este resumen. Descubrirás que lo que motiva a tu compañero de trabajo o a tu jefe, no necesariamente te motiva a ti. Al igual que cada parte de ti, las motivaciones que impulsan tu comportamiento son completamente únicas.

En este resumen, descubrirás tu propio código motivacional: esos deseos y necesidades que dominan constantemente tu vida subconsciente y que te hacen prosperar o fracasar en una serie de situaciones. Al desbloquear esta parte oculta de tu identidad, no sólo aprenderás a moldear mejor tu vida y tu carrera de acuerdo con tu verdadera naturaleza. También obtendrás valiosos conocimientos sobre lo que hace que las personas que te rodean se comporten como lo hacen.

En este resumen aprenderás

  • por qué los colaboradores clave pierden el sentido de sí mismos
  • .

  • cómo manejar a un visionario;y
  • qué decirle a un triunfador
  • .

Nuestros impulsos internos tienen un gran impacto en nuestro trabajo.

Lo que te motiva a destacar en el trabajo no siempre es obvio. Fíjate en Frank, por ejemplo. Era un ingeniero conocido por sus compañeros por ser excelente en su trabajo. Al poco tiempo, le ascendieron. Pero las cosas empezaron a ir mal cuando Frank empezó a trabajar en su nuevo puesto. De repente, empezó a recortar gastos y a incumplir plazos. Sobre el papel, Frank era perfecto para el trabajo. Entonces, ¿qué estaba fallando? El problema radicaba en su motivación.

Una vez que Frank habló con un coach ejecutivo, se dio cuenta de que estaba muy motivado por el deseo de recibir el reconocimiento de sus compañeros y de aprender cosas nuevas. En cambio, estaba mucho menos motivado para organizar el trabajo de los demás. El problema era que el nuevo papel de Frank le exigía centrarse en todas las cosas que no le motivaban.

El mensaje clave de este resumen es: Nuestros impulsos internos tienen un gran impacto en nuestro trabajo.

En nuestro ajetreado mundo, la mayoría de nosotros estamos tan ocupados haciendo que no nos paramos a pensar en por qué hacemos lo que hacemos. Pero para comprender quiénes somos realmente, necesitamos entender qué nos motiva. Al fin y al cabo, todos tenemos motivaciones únicas que impulsan nuestras emociones y nuestro comportamiento.

Puede que creas que ya sabes lo que te motiva, pero la mayoría de la gente no es muy buena comprendiendo su propio comportamiento.

Esto se debe a que la mayoría de la gente no sabe lo que le motiva.

Esto se debe a que en nuestro cerebro ocurren muchas cosas, bajo la superficie, que influyen en nuestras acciones. Como no podemos comprender estas razones más profundas, nos inventamos historias sobre por qué nos comportamos como lo hacemos. Este fenómeno se conoce como racionalización; en lugar de aceptar que nuestro comportamiento es irracional, construimos en su lugar explicaciones falsas y racionales.

La buena noticia es que no podemos aceptar que nuestro comportamiento es irracional.

La buena noticia es que puedes desprenderte de las falsas historias que has construido descubriendo tu código motivacional.

Tu código motivacional.

Tu código motivacional describe las motivaciones únicas que impulsan tu comportamiento. Una vez que las comprendas, sabrás qué es lo que te mueve. Por ejemplo, ¿es una necesidad de obtener reconocimiento? ¿Superar retos? ¿Ayudar a otras personas?

Este código único es inmutable. Lo que te motivaba hace cinco años te seguirá motivando dentro de diez. Tu código también es coherente: tus motivaciones permanecen constantes en todas las situaciones.

En el siguiente resumen, examinaremos más detenidamente los distintos impulsos y las familias motivacionales más amplias a las que pertenecen.

Los visionarios pueden detectar oportunidades donde otros no pueden.

Algunos de nosotros pensamos a lo grande, realmente a lo grande. En lugar de conformarse con lo ordinario, estas almas inspiradoras buscan un futuro mejor, creyendo siempre que algo mejor está a la vuelta de la esquina. Tienen un código de motivación que forma parte de la familia Visionaria. Pero ten cuidado. Estos soñadores no siempre pueden convertir su visión en realidad.

Si tu código motivacional pertenece a la familia de los visionarios, entonces te impulsa alcanzar las estrellas. Ves potencial sin explotar en todo y en todos, y quieres darle vida. A los visionarios les suelen ir bien las funciones creativas, como la creación de marcas o el diseño, donde pueden crear cosas nuevas y mejores.

El mensaje clave aquí es: Los visionarios pueden detectar oportunidades donde otros no pueden.

Muchos emprendedores de éxito se guían por la visión, y esta motivación les impulsa a ver lagunas en el mercado o necesidades de los consumidores que no están cubiertas.

Sin embargo, este espíritu emprendedor y visionario no es lo mismo.

Pero este código motivacional de “ir a por todas” tiene trampas.

Muchos visionarios se centran en resultados lejanos a expensas de prioridades más inmediatas. Puede ser inspirador trabajar con alguien que tiene sueños tan grandes, pero puede ser muy frustrante cuando las tareas urgentes se quedan por el camino. Los visionarios pueden prometerte un futuro mejor, incluso cuando dejan que el presente se desmorone a su alrededor.

Los visionarios también pueden ser una fuente de inspiración.

Los visionarios tampoco se interesan por la logística y los procesos. En su lugar, se centran en la visión de conjunto, dejando que otras personas resuelvan cómo sus ideas van a tomar forma.

Sin embargo, esta actitud de “no intervención” no es la más adecuada.

Pero este enfoque de no intervención puede acarrear problemas. Cuando los visionarios no anclan sus sueños a un plan concreto, sus visiones están condenadas al fracaso. Por desgracia, como los visionarios son tan entusiastas, pueden tener problemas para reconocer cuándo un proyecto está fracasando. También pueden decir a sus compañeros que las cosas siguen por buen camino aunque no sea así. No es que pretendan ser engañosos, es que los visionarios pueden dejarse llevar por sus grandes planes.

Si eres un visionario, no te preocupes.

Si trabajas con una visionaria, pídele que te proporcione una hoja de ruta táctica detallada que establezca cómo va a lograr sus ambiciones. Asegúrate de que tenéis una definición consensuada de cómo será el fracaso antes de embarcaros en un proyecto conjunto. De este modo, ambos estaréis de acuerdo en caso de que el proyecto empiece a fracasar.

Los triunfadores harán lo que sea para conseguir resultados.

Si te ofrecen un proyecto que todo el mundo cree que fracasará, ¿lo aceptas de todos modos y lo sacas adelante con todas tus fuerzas? Si alguien te dice que no puedes hacer algo, ¿aceptas el reto sólo para demostrarle que se equivoca? Si la respuesta a estas preguntas es afirmativa, entonces es probable que tu código de motivación pertenezca a la familia Achiever.

Las personas motivadas por el logro obtienen satisfacción al mirar hacia atrás y ver todos los retos que han superado. Armados con una concentración láser en el reto que tienen entre manos, los triunfadores tienen una capacidad única para ignorar cualquier distracción que no les ayude a alcanzar su objetivo. Para estas personas llenas de energía, cuanto mayor es el obstáculo que se interpone en su camino, más motivadas están para superarlo.

Los triunfadores tienen una capacidad única para ignorar cualquier distracción que no les ayude a alcanzar su objetivo.

Éste es el mensaje clave: Los triunfadores harán lo que sea para obtener resultados.

Como puedes imaginar, las personas con este código de motivación son un activo valioso para cualquier grupo. Aportan una enorme cantidad de energía a su trabajo y no abandonarán hasta haber demostrado que los detractores están equivocados. Cuando otros miembros del equipo flaquean, esta persona recoge el relevo, empuja hacia adelante y consigue que el proyecto supere la línea de meta.

Pero hay algunos problemas.

Pero estos triunfadores tienen algunas desventajas.

Los triunfadores son los que más se esfuerzan.

Los triunfadores se excitan al superar obstáculos difíciles, lo que significa que tienden a descuidar sus objetivos a largo plazo por la emoción de enfrentarse a retos a corto plazo. Los triunfadores también prosperan bajo presión, por lo que pueden tener dificultades para trabajar eficazmente cuando no están bajo presión. Para compensarlo, a veces crean una presión artificial en detrimento de su trabajo. Por ejemplo, pueden aplazar tareas importantes hasta el último minuto, simplemente para que les parezca un reto mayor. Esto puede acarrear problemas a los compañeros que dependen de ellos, que pueden sentirse estresados por su forma de trabajar de última hora.

Otro problema de los triunfadores es que se sienten estresados por su forma de trabajar de última hora.

Otro problema de los triunfadores es su afán por convertirlo todo en una competición. Esta motivación puede ser útil en entornos de trabajo naturalmente competitivos, como los equipos de ventas, pero puede ser poco saludable en otras situaciones, haciendo que sus compañeros de trabajo se sientan presionados para seguirles el ritmo.

Si trabajas con un triunfador, no sientas que tienes que bailar a su son. En lugar de eso, establece expectativas claras sobre cuánto tiempo y energía puedes dedicar a lo que sea en lo que estéis trabajando juntos. Luego, trabaja a tu ritmo y no al suyo.

Los colaboradores son leales a su equipo, casi hasta la exageración.

Para algunas personas, lo que realmente cuenta son los esfuerzos combinados. Si te encanta formar parte de un grupo y prefieres el trabajo en equipo al trabajo en solitario, es probable que tu código de motivación pertenezca a la familia Colabora.

Los colaboradores son una adición bienvenida a cualquier equipo. Mientras que otros buscan el reconocimiento y la gloria, los colaboradores se contentan con arrimar el hombro y ayudar a que todo el equipo avance. Estas personas amistosas creen que no ganan a menos que gane el grupo, y harán cualquier cosa para que así sea, incluso aceptar los trabajos que nadie más quiere. Eso no quiere decir que a los colaboradores sólo les importe ganar; les interesa mucho más ser un miembro valioso del equipo.

El mensaje clave aquí es: Los colaboradores son leales a su equipo, casi hasta la exageración.

En primer lugar, los colaboradores tienden a despreciarse a sí mismos, a menudo restando importancia a sus propios logros. Lo hacen porque no quieren destacar ni ser reconocidos individualmente. En cambio, quieren que se les considere parte del equipo. Los colaboradores también pueden juzgar excesivamente a otros compañeros que se centran en sus logros individuales. Incluso pueden estar resentidos con los que anteponen sus carreras a las necesidades del grupo.

Otra área en la que los colaboradores tienen problemas es con los conflictos interpersonales. Aprecian tanto la armonía del grupo que tienden a evitar a toda costa los conflictos con sus colegas. No abordar las tensiones a tiempo significa que los resentimientos empiezan a cocerse a fuego lento bajo la superficie, y a menudo estallan en conflicto semanas o incluso meses después. Este retraso hace que las consecuencias sean más perjudiciales que si se hubieran afrontado de entrada.

Lamentablemente, dado que los colaboradores se identifican tanto con sus equipos, esto puede provocar problemas de autoestima.

Esto se debe a que los colaboradores obtienen toda su autoestima del éxito del grupo. Por tanto, si su equipo funciona mal, sienten que ellos también funcionan mal. Y como no pueden controlar el rendimiento del grupo, empiezan a sentir que también tienen una falta de control sobre sus vidas y sus resultados. Teniendo esto en cuenta, si diriges a colaboradores, intenta ayudarles a apreciar la diferencia entre sus logros y los del grupo en su conjunto.

Los que aprenden prefieren pensar antes que hacer.

Una vez que terminamos la escuela, muchos de nosotros nos conformamos con ceñirnos a lo que sabemos. Pero no todos. Para algunos, el aprendizaje nunca se detiene, la escuela siempre está en sesión. Estas almas curiosas tienen sed de conocimiento y les encanta explorar nuevos temas. Si este afán por comprender te resulta familiar, es probable que formes parte de la familia Learner.

A los Learners les encanta explorar el mundo de las ideas. Son los miembros del equipo que se ofrecen voluntarios para realizar investigaciones con la cabeza siempre metida en libros o manuales de instrucciones. Los aprendices pueden conectar los puntos entre las cosas y los conceptos cuando otras personas no pueden.

El mensaje clave de este resumen es: Los aprendices prefieren pensar a hacer.

No es tanto que los alumnos sean más listos que los demás, sino que no se rinden tan fácilmente. Si a los alumnos les cuesta entender un concepto nuevo, se aferran a él, leen más y no abandonan hasta que lo entienden.

Lo mejor de todo es que los alumnos son más inteligentes que los demás.

Lo mejor de tener alumnos en tu equipo es que, cuando ellos aprenden algo, tú también lo aprendes. De hecho, una de las claves del aprendiz es poder compartir conocimientos con los demás. Se tomarán el tiempo necesario para desglosar conceptos complejos en información fácil de digerir, lo que les convierte en fantásticos profesores.

Pero puede haber problemas.

Pero trabajar con estas personas tan inquisitivas puede tener su lado oscuro.

En el mundo real, tomar decisiones rápidas suele ser importante, pero estos grandes pensadores pueden sufrir de parálisis en la toma de decisiones. Dedican demasiado tiempo a la fase de investigación de un proyecto y se sienten abrumados cuando llega el momento de tomar una decisión. En lugar de seguir adelante, vuelven a la fase de la idea con miedo a haber pasado por alto alguna información. Esto puede ser muy frustrante para sus compañeros de trabajo, que sólo quieren que se termine el proyecto.

Desgraciadamente, los alumnos pueden parecer arrogantes y superiores en las conversaciones. No es su intención, es sólo que tienen tantas ganas de transmitir sus conocimientos que hablan y hablan sin tener en cuenta los sentimientos de la otra persona. Con demasiada rapidez, un diálogo con un alumno puede convertirse en un monólogo.

Si diriges a una aprendiz, no te sorprendas si te hace muchas preguntas. Aunque este nivel de interrogatorio pueda parecer grosero, recuérdate a ti mismo que no está intentando menoscabarte o desafiarte: simplemente intenta explorar tus ideas todo lo que puede.

A los optimizadores les encanta resolver problemas sistémicos.

De vez en cuando, probablemente veas a gente trabajando de forma ineficiente y pienses que debe haber una forma mejor de trabajar. Pero mientras que la mayoría nos encogemos de hombros, algunos nos sentimos impulsados a corregirlo. Si eres alguien que no soporta ver que las cosas se hacen de forma imperfecta, entonces es probable que tu código de motivación forme parte de la familia Optimizadora.

Es un hecho que los optimizadores viven para organizar.

Dondequiera que encuentren ineficacia o un sistema o proceso que podría funcionar mejor, se sienten impulsados a mejorarlo. Los optimizadores odian el despilfarro, ya sea de tiempo o de valor, y exprimirán hasta la última gota de potencial de un sistema o de un compañero de trabajo.

Aquí está el mensaje clave: A los optimizadores les encanta resolver problemas sistémicos.

Serías afortunado si tuvieras a este maestro de la organización en tu equipo. Los optimizadores trabajan a toda máquina para encontrar soluciones incluso a los problemas más difíciles de resolver.

Lo que hace únicos a los optimizadores es que tienen ojo tanto para los pequeños detalles como para el panorama general. No pierden de vista la consecución de los objetivos a largo plazo de su equipo, al tiempo que se aseguran de que el equipo se mantiene al día en las tareas cotidianas. Los optimizadores se ganan el respeto de sus compañeros de trabajo logrando grandes resultados de forma eficiente y ordenada.

Pero no son optimistas.

Pero hay una trampa. Como cabría esperar, los optimizadores pueden ser fanáticos del control. Como les gusta que todo se haga de la forma más eficiente posible, a menudo microgestionan a sus compañeros de equipo para asegurarse de que siguen sus instrucciones al pie de la letra. Esto puede ser un problema para sus compañeros más creativos, que necesitan libertad para hacer su mejor trabajo.

Además, los optimizadores pueden parecer fríos y despiadados sin pretenderlo. Como están tan centrados en el proceso y en el objetivo general, tienden a pasar por alto los aspectos humanos, descuidando a menudo las necesidades emocionales de sus compañeros de trabajo.

La sobrecarga de trabajo también es un problema.

El exceso de trabajo también es un problema para los optimizadores. Gracias a su afán de control, suelen asumir demasiadas cosas, lo que puede llevarles al agotamiento. Cuando esto ocurre, se vuelven irritables y malhumorados y, a la larga, el rendimiento de todo el grupo se resiente.

Si tienes una optimizadora en tu equipo, vigila su salud mental. Habla con ella sobre su carga de trabajo y discute si puede estar intentando controlar demasiadas cosas.

Los colaboradores clave quieren ser vistos y admirados.

Imagina el siguiente escenario. De repente, recibes un correo electrónico de tu jefe pidiéndote que hagas una presentación ante toda la organización. Esto sería la pesadilla de mucha gente. Pero si tu código de motivación pertenece a la familia Key Contributor, es un sueño hecho realidad.

Los colaboradores clave se sienten impulsados a ser el centro de atención. Mientras que el resto de nosotros huimos de los focos, a ellos les satisface saber que todos los ojos están puestos en ellos. A los colaboradores clave les encanta que se les escuche, ya sea en una reunión de equipo o hablando en público. A los demás también les suele gustar escucharlos, porque suelen ser encantadores y muy persuasivos.

La clave del éxito.

El mensaje clave aquí es: Los colaboradores clave quieren ser vistos y admirados.

Como cabría esperar, a menudo encontrarás colaboradores clave trabajando como actores, músicos u otros empleos en los que puedan actuar ante un público. En el mundo empresarial, los colaboradores clave se desenvuelven bien en funciones que tienen un alto nivel de visibilidad, como las relaciones públicas.

Los colaboradores clave no sólo quieren que los veas, también quieren que les digas que están haciendo un gran trabajo.

Este código motivacional de los colaboradores clave es el de la motivación.

Este código motivacional está impulsado a obtener reconocimiento; unas pocas palabras de aprecio genuino significan más para ellos que un aumento de sueldo o un ascenso. Los colaboradores clave solicitan constantemente comentarios con la esperanza de que les lancen algunas palabras amables.

Evidentemente, este afán de llamar la atención tiene algunos inconvenientes.

En primer lugar, los colaboradores clave pueden tener dificultades para reconocer el trabajo de los demás en un proyecto. En su lugar, se centran únicamente en sus propias contribuciones. Esto puede resultar muy frustrante para sus compañeros de trabajo, que ven que se atribuyen el mérito del trabajo duro de los demás. En segundo lugar, los colaboradores clave pueden tener problemas con su propio sentido del yo. Al estar tan pendientes de lo que la gente piensa de ellos, tienden a tener la sensación de que viven para el beneficio de los demás, en lugar de para ellos mismos.

Si trabajas con un colaborador clave, es posible que te sientas muy frustrado.

Si trabajas con un colaborador clave, intenta darle el reconocimiento que ansía. Identifica algo por lo que merezca realmente un elogio y dale este feedback positivo delante de los demás. Si tiende a acaparar toda la atención en las reuniones de equipo, no le critiques públicamente por hablar. En lugar de eso, llévale a un lado después, y ayúdale a darse cuenta de que los demás miembros del equipo también necesitan que se oiga su voz.

Conclusiones

El mensaje clave de estos resúmenes:

No existe el trabajo perfecto; cualquier función implica algunas tareas que preferirías no hacer. Pero una vez que comprendes tu ADN motivacional, puedes redirigir tu energía profesional. Puedes avanzar hacia un trabajo que te enganche y te satisfaga, para que puedas empezar a prosperar de verdad.

Consejos Accionables:

Déjate guiar por tu ADN motivacional.

Deja que te ayude un colaborador.

Si diriges a un colaborador, puede que la típica dinámica gerente-subordinado no funcione muy bien. Esto se debe a que los colaboradores están muy centrados en sus relaciones, y quieren que estas relaciones se sientan como una auténtica calle de doble sentido. Eso significa que quieren ayudarte, tanto como tú a ellos. Así que, en lugar de limitarte a dictar tus instrucciones, trata de implicar a los colaboradores en tu proceso de toma de decisiones, y busca su opinión.

¿Tienes algo que decir?

¿Tienes algún comentario?

¡Nos encantaría conocer tu opinión sobre nuestros contenidos! Envíanos un correo electrónico a libros@pathmba.com con El Código de la Motivación como asunto y comparte tus opiniones

.

Qué leer a continuación: El Creativo Accidental, de Todd Henry

Ahora que has explorado tus motivaciones ocultas, ¿por qué no descubres también tu creatividad oculta consultando el resumen de El Creativo Accidental?

Aprenderás cómo puedes liberar tu energía creativa tanto en tu vida profesional como personal. Descubrirás que todo el mundo tiene el potencial de ser creativo, pero muchos de nosotros carecemos de las herramientas para actuar sobre nuestra creatividad. Este resumen te proporcionará poderosas técnicas que te ayudarán a crear de forma coherente y sin esfuerzo.

Crear sin esfuerzo.

Así que si quieres dejar de pensar como los demás, dirígete a nuestro resumen de El Creativo Accidental.

Deja una respuesta
Related Posts
¿Qué tan bajo bajará?
Leer más

¿Qué tan bajo bajará?

Table of Contents Ocultar Escopeta inicialPosición poleLa carretera bajaCurva peligrosaLa última vuelta Cuando Bob Carlton decidió ampliar OptiMotors,…