The Long View

Estrategias profesionales para empezar fuerte, llegar alto y llegar lejos
Table of Contents Ocultar
  1. Aprende a planificar una carrera larga y exitosa.
  2. Las expectativas laborales están cambiando, así que tenemos que replantearnos cómo construimos nuestras carreras.
  3. Necesitamos un nuevo modelo de carrera profesional que se construya en torno al éxito a largo plazo.
  4. Prepárate para una carrera duradera con un conjunto variado de habilidades y experiencias.
  5. Los contactos sólidos son valiosos para una carrera profesional de éxito.
  6. Tu primera etapa profesional consiste en superarte y hacer contactos.
  7. La segunda etapa de una carrera profesional es el momento de encontrar tu punto dulce y construir un equipo sólido.
  8. La tercera etapa de una carrera profesional consiste en planificar las mejores formas de transmitir tus conocimientos.
  9. Pero aún quedan cosas por hacer. Pero aún quedan preparativos por hacer, por lo que la tercera etapa de tu carrera consiste en preparar el terreno para transmitir tu experiencia a la siguiente generación. Para muchas personas, el trabajo es la mejor manera de que el futuro se haga realidad. Para muchas personas, el trabajo proporciona un propósito y una motivación para levantarse por la mañana, además de ser una fuente de satisfacción. Por ello, llegar a la edad de jubilación no es una bendición para todo el mundo. Pero si lo planificas con antelación, aún puedes pasar la antorcha a otros y mantener un sentimiento de contribución y valor. La jubilación no es una bendición para todo el mundo. Sucesión es una de las formas más populares de llevar esto a cabo, ya que garantiza que tu empresa esté preparada y pueda realizar la transición de un líder a otro sin problemas. La forma formal de establecer una sucesión es un proceso de transición. La forma formal de establecer una sucesión es redactarlo todo en documentos que detallen todas tus responsabilidades, contactos, proyectos en curso y los objetivos a largo plazo que tienes para la empresa. Otra forma es establecer un plan de sucesión. Otra forma es celebrar sesiones internas de formación y tutoría en la empresa para compartir tus conocimientos y todas las mejores prácticas que hayas desarrollado a lo largo de los años. Estas sesiones pueden incluso grabarse y almacenarse utilizando programas como Google Hangouts. Dependiendo de tu área y de la profundidad de tus conocimientos, tu tercera etapa podría incluir tiempo dedicado a impartir un curso universitario o tal vez ofrecer clases en tu barrio para ayudar a personas de todas las edades a aprender una nueva habilidad. Pero el hecho de que ésta sea la etapa final de tu carrera no significa que debas dejar de aprender. Las cosas están cambiando. Las cosas cambian rápidamente, sobre todo en el mundo de los negocios, y es importante estar al día de las últimas novedades si quieres que tus conocimientos sigan siendo relevantes. Si trabajas en marketing, no puedes ignorar temas emergentes como el comercio electrónico y la automatización del marketing. Por lo tanto, aprovecha tus tutorías para estar al día de los últimos avances. Así que aprovecha tus sesiones de tutoría con la generación más joven tanto para transmitir conocimientos como para mantenerte informado sobre temas de actualidad. De este modo, la etapa final de tu carrera puede ser una etapa de respeto y logros personales. Conclusiones

Aprende a planificar una carrera larga y exitosa.

Si corrieras un maratón, ¿cómo te medirías el ritmo? Bueno, siempre que esperes cruzar la línea de meta antes de desplomarte de agotamiento, empezarías a una velocidad moderada y guardarías algo de energía para darlo todo en la recta final.

Un maratón es una carrera en la que hay que trabajar duro para llegar a la meta.

Un maratón es un reto largo y exigente, lo que puede hacer que quieras evitarlo en primer lugar. Sin embargo, de lo que quizá no te des cuenta es de que tienes un maratón por delante, o quizá ya lo estés corriendo ahora. Este maratón es el viaje de tu carrera, y es muy posible que vayas a la velocidad equivocada.

Este resumen te recordará lo larga que es una trayectoria profesional típica. Conocerás las distintas etapas de tu carrera y qué estrategia debes aplicar en cada una de ellas. Descubrirás cómo desarrollar tus habilidades y verás lo que se necesita para tener éxito en el mundo laboral actual, que cambia tan rápidamente.

También aprenderás

  • a qué edad conseguirás la mayor parte de tu riqueza;
  • en qué momento ya no necesitas trabajar en tus debilidades; y
  • lo que debes a la generación más joven cuando te jubiles.

Las expectativas laborales están cambiando, así que tenemos que replantearnos cómo construimos nuestras carreras.

Cuando piensas en el trabajo de tus sueños, ¿qué ves? ¿Es importante que tu trabajo sea apreciado y recompensado? ¿Quieres poder aprender, divertirte y crecer a medida que avanzas?

Este es el tipo de preguntas que The Futures Company se planteó en 2015 cuando trató de llegar al fondo de lo que los estadounidenses consideran una carrera satisfactoria hoy en día.

Lo que descubrieron fue que el trabajo de ensueño es un trabajo que te satisface.

Lo que descubrieron fue que la gente quiere una combinación de éxito económico y felicidad.

Su encuesta reveló que el 70% de las personas prefieren la felicidad a las ventajas económicas a la hora de tomar decisiones profesionales; sin embargo, al mismo tiempo, el 86% elige el dinero como el factor más importante en general.

Esto nos dice que el éxito económico es importante, pero lo ideal es que este dinero no se obtenga a expensas de la felicidad o de un equilibrio saludable entre la vida laboral y personal.

Como resultado, estamos asistiendo a un aumento de los horarios de trabajo flexibles, con más puestos a tiempo parcial, así como empleos autónomos, oportunidades de trabajo desde casa y ofertas de trabajo compartido. Todas ellas son ahora alternativas viables al trabajo tradicional de nueve a cinco.

Así que la pregunta ahora es: ¿cómo puedo elaborar la estrategia adecuada para construir una carrera flexible, satisfactoria y equilibrada?

La respuesta está en tener en cuenta todos los aspectos de tu vida y encontrar un camino que te permita tener éxito sin sacrificar cosas importantes como la familia, los amigos y la salud.

Después de todo, como señalan expertos en carreras profesionales y motivación como Dan Pink y Tom Rath, una vida laboral feliz se traduce directamente en una mayor productividad, una mejor salud y una mayor satisfacción.

En el resumen que sigue, examinaremos más detenidamente las herramientas que necesitamos para crear un equilibrio saludable entre la vida laboral y personal y seguir teniendo una carrera profesional de éxito.

Necesitamos un nuevo modelo de carrera profesional que se construya en torno al éxito a largo plazo.

¿Preferirías que te dieran un dólar hoy o poder ahorrar dos dólares el mes que viene? Muchos de nosotros elegiríamos la primera opción, y tendemos a tomar decisiones similares cuando se trata de nuestra carrera profesional, centrándonos en las recompensas inmediatas en lugar de en el éxito a largo plazo.

Sin embargo, si quieres tener éxito a largo plazo, necesitas un nuevo modelo de carrera profesional.

Sin embargo, si quieres asegurarte una carrera satisfactoria, al final tendrás que ver las cosas desde una perspectiva a largo plazo.

Al fin y al cabo, una carrera profesional abarca un periodo de tiempo muy largo, y el empleado medio estadounidense pasará más de 100.000 horas en el trabajo. Esto es más tiempo del que pasaremos durmiendo, e incluso cuando no estamos en el trabajo, a menudo estamos pensando o preocupándonos por él.

Pero la mayoría de la gente llega a la edad adulta con una perspectiva a largo plazo.

Pero la mayoría de la gente aborda su carrera profesional desde el ángulo equivocado, pensando sólo en cómo tener éxito lo antes posible, en lugar de planificar las cosas a largo plazo.

Hay un dicho que dice que tu carrera debe concebirse como un maratón, no como un sprint. Y todo corredor de maratón sabe que no puede empezar a correr a toda velocidad, porque si no nunca llegará a la meta.

De la misma manera, la carrera profesional es una carrera de fondo.

Del mismo modo, es importante tener en cuenta que la edad media de jubilación es de 65 años, por lo que debes tener la mentalidad adecuada para planificar con tanta antelación. Esto implica tener en cuenta aspectos importantes, como tu educación, la creación de redes y tu felicidad y la de tu familia.

Acumular riqueza es importante, pero ten en cuenta que la mayor parte de esto ocurre más tarde en la vida.

Según la Encuesta sobre Finanzas de los Consumidores, entre el 85 y el 90 por ciento de tu patrimonio personal se acumulará probablemente después de tu cuadragésimo cumpleaños.

Hasta entonces, lo mejor es que te tomes tu tiempo y descubras lo que realmente te gusta hacer y cómo puedes convertirte en un experto en tu campo. De este modo, no te quedarás atrapado haciendo algo que odias durante los próximos 45 años.

Prepárate para una carrera duradera con un conjunto variado de habilidades y experiencias.

Hay un viejo adagio que dice que las cosas buenas vienen de tres en tres, y esto se aplica a las tres mejores formas en las que puedes emplear tu tiempo para ayudar a crear oportunidades en cualquier etapa de tu carrera.

Estos tres pilares son los siguientes

Estos tres pilares son habilidades transferibles, experiencias significativas y relaciones duraderas.

Así pues, empecemos por el primero de ellos y comencemos a construir un conjunto de habilidades útiles.

Para entender lo importantes que son tus habilidades, imagina que tienes 40 años, pierdes tu trabajo y te ves obligado a empezar de nuevo por tu cuenta. Para que este escenario funcione, necesitarás un sólido conjunto de talentos, razón por la cual deberías pasar tus veinte y treinta años adquiriendo habilidades.

Ahora bien, las mejores son las aptitudes transferibles, que pueden aplicarse a distintos trabajos. Puedes conseguirlas adquiriendo títulos académicos, idiomas extranjeros y conocimientos informáticos, así como características más personales como la capacidad de comunicación y la inteligencia emocional.

Tener una capacidad de comunicación fuerte y persuasiva es un rasgo excelente para cualquier trabajo, tanto si te dedicas a las ventas como si eres un activista político que intenta ganarse a la gente. Sea como sea, se trata de una habilidad esencial para el éxito.

Esto es especialmente importante hoy en día, ya que el mercado laboral moderno es impredecible y está en constante cambio, por lo que tener talentos transferibles te da una clara ventaja.

Ahora bien, mientras reúnes habilidades, también deberías trabajar en distintos entornos para acumular experiencias significativas.

Trabajar en el extranjero.

Las personas que pasan su carrera en un solo entorno probablemente sepan hacer una cosa con eficacia, pero se sienten abrumadas cuando se enfrentan a algo fuera de lo común.

Con un historial laboral diverso, mejorarás tu capacidad de toma de decisiones al adquirir diferentes perspectivas, lo que te hará más atractivo para los posibles empleadores.

Así que arriésgate y pasa de un entorno corporativo a otro empresarial que te ofrezca la oportunidad de lanzar una nueva marca desde cero. O quizás trabajar en el extranjero durante un tiempo. En cualquier caso, no tengas miedo a fracasar, ya que el fracaso también conlleva lecciones importantes.

A continuación, veremos las relaciones duraderas.

Los contactos sólidos son valiosos para una carrera profesional de éxito.

Ahora, veamos esa tercera categoría de tiempo bien empleado: relaciones duraderas.

Lo sepas o no, las relaciones laborales son la mayor fuente de apoyo para tu carrera, porque, independientemente del campo en el que te muevas, las personas más inteligentes y con más éxito han llegado hasta ahí gracias a los consejos de los demás.

Las mejores relaciones que puedes entablar se dividen en cuatro niveles:

El primer nivel es tu relación de trabajo.

El primer nivel son tus contactos básicos, que abarcan a todas las personas que han entrado en tu vida.

Los contactos básicos son las personas que han entrado en tu vida.

Se trata de conexiones sin filtrar que incluyen todas tus plataformas de redes sociales, incluidos los contactos de correo electrónico, LinkedIn y Facebook, así como los seguidores de Twitter e Instagram.

Estos contactos pueden no ser los más adecuados para ti.

Puede que éstas no sean las conexiones más fuertes, pero son útiles para compartir un mensaje, como el lanzamiento de un nuevo producto, con el mayor número de personas posible.

Sin embargo, si quieres compartir un mensaje, como el lanzamiento de un nuevo producto, no dudes en utilizar estas conexiones.

Sin embargo, si quieres que uno de estos contactos actúe en tu nombre, tendrás que elevarlo a uno de los siguientes niveles.

El segundo nivel es el que contiene las conexiones más fuertes.

En el segundo nivel se encuentran los expertos, que son personas que poseen conocimientos específicos y tienen acceso a cierta información que algún día podría ser la solución a un problema importante. Aquí es importante mantener una buena relación, lo que puedes hacer ofreciéndoles fácilmente tu propia experiencia.

En el tercer nivel están los colegas críticos, que incluyen a tu jefe y a otras personas que tienen el mayor impacto en el éxito de tu carrera. Pueden ser el factor decisivo en ascensos y aumentos de sueldo, y son responsables en gran medida de tu felicidad general en el trabajo.

Por último, el cuarto nivel contiene a los campeones, como tus mentores y el pequeño número de personas que están ahí para ofrecerte apoyo y consejo. Por ejemplo, un antiguo profesor o colega que pueda darte buenas referencias. Naturalmente, se trata de personas que deberían recibir agradecimiento y buena voluntad con regularidad.

Ahora que los tienes en orden, es bueno comprobarlos regularmente e identificar a tus contactos clave. Y siempre es bueno pasar la mayor parte del tiempo con aquellos que te hacen sentir inteligente, más fuerte y más capaz de conquistar tus objetivos profesionales.

Tu primera etapa profesional consiste en superarte y hacer contactos.

“Toda la primera etapa -a menudo hasta 15 años- es un proceso de aprendizaje y descubrimiento, de ensayo y error”

Las carreras profesionales duran una media de 45 años, un periodo tan largo que puede ser útil pensar en ellas en tres etapas separadas, cada una de las cuales dura unos 15 años.

La primera etapa consiste en mejorar uno mismo y hacer conexiones.

La primera etapa consiste en entrar en el juego, lo que incluye elaborar un plan para tu búsqueda de empleo y establecer contactos para conseguir ese primer trabajo.

La segunda etapa consiste en empezar a buscar trabajo.

Crear una hoja de cálculo puede ser útil, ya que puedes rellenar la primera columna con unas 20 empresas diferentes en las que te interesaría trabajar. A continuación, empieza a investigar estas empresas e intenta encontrar contactos que puedan ayudarte a poner un pie en la puerta.

LinkedIn puede ser una buena herramienta para establecer estos contactos, al igual que tu red de antiguos alumnos, en la que puede haber alguien que trabaje en una de estas empresas.

Encuentra a alguien que trabaje en una de estas empresas.

Una vez que encuentres un contacto, envíale un breve correo electrónico, junto con tu currículum, para ver si estaría dispuesto a pasar de 15 a 20 minutos hablando de su trabajo.

Una breve llamada telefónica te dará la oportunidad de averiguar qué aptitudes busca la empresa, cómo es la cultura de la empresa y qué le gusta y qué no le gusta del trabajo a tu contacto.

En la búsqueda de empleo, tener un contacto te ayudará a encontrarlo.

En la búsqueda de empleo, tener un contacto dentro de la empresa siempre supone una gran ventaja y aumenta tus posibilidades de conseguir esa primera entrevista y obtener el puesto de trabajo.

La primera fase de la búsqueda de empleo es la primera fase de la búsqueda.

Esta primera etapa también es un momento para descubrir en qué eres bueno y mejorar estas habilidades.

Descubrir en qué eres bueno puede ser tan sencillo como crear una lista de lo que te gusta hacer y de lo que no te gusta.

Descubrir en qué eres bueno puede ser tan sencillo como crear una lista de lo que te gusta hacer y de lo que no.

Independientemente de lo que hagas, los 15 años de la primera etapa de tu carrera siempre deberían consistir en encontrar formas de seguir acumulando conocimientos, comprender mejor tus puntos fuertes y superar tus puntos débiles.

La primera etapa de tu carrera siempre debería consistir en encontrar formas de seguir acumulando conocimientos, comprender mejor tus puntos fuertes y superar tus puntos débiles.

Todo el mundo tiene puntos débiles, como hablar en público, por ejemplo, que se pueden mejorar asistiendo a una clase para aprender diferentes trucos y consejos para sentirte cómodo delante de los demás.

El objetivo principal aquí es que te sientas cómodo y que sepas cómo hablar en público.

El objetivo principal aquí es sentar una base sólida sobre la que construir las dos etapas siguientes.

La segunda etapa de una carrera profesional es el momento de encontrar tu punto dulce y construir un equipo sólido.

Así como la primera etapa consiste en encontrar aquello en lo que eres bueno, la segunda etapa consiste en convertirte en un experto en ello, basándote en tus puntos fuertes principales y asegurándote de que destacas sobre los demás.

Una forma estupenda de diferenciarte es encontrar tu “punto dulce”, que es la intersección entre aquello en lo que eres bueno, lo que te encanta hacer y el servicio que puedes prestar al mundo.

Así pues, si eres un experto en tu campo de actividad, lo mejor que puedes hacer es ser un experto en ello.

Así que, si tienes talento para la comunicación, podrías centrar tu tiempo y energía en labrarte una reputación como el mejor orador público de tu empresa.

O, si eres un genio creativo, trabaja para convertirte en el visionario de la empresa y en la persona a la que acudir en busca de ideas innovadoras. Sea lo que sea en lo que eres bueno, destácalo y asegúrate de que los demás también lo reconozcan.

Durante esta segunda etapa de 15 años en tu carrera, deberías conocer tus puntos débiles y también tus puntos fuertes. Puedes utilizar esta información en tu beneficio formando un equipo fuerte que contenga personas con habilidades que se complementen entre sí.

Nadie es perfecto, así que aprovecha este momento para rodearte de compañeros de equipo que puedan compensar las áreas que no son tus puntos fuertes.

Puede que esos días en los que hablabas en público no te hayan servido de nada.

Puede que las clases de oratoria no te hayan convertido en un maestro de la presentación de argumentos de venta a posibles inversores, así que no pierdas de vista a la persona a la que se le da genial vender ideas y ganarse a la gente.

Durante la segunda fase, puedes reunir todas las piezas que necesitas para vender tu experiencia como algo que podría beneficiar a cualquier empresa. En el siguiente y último resumen, descubriremos cómo encaja todo en la tercera etapa.

La tercera etapa de una carrera profesional consiste en planificar las mejores formas de transmitir tus conocimientos.

Es sorprendente que la esperanza media de vida de los habitantes de los países del primer mundo haya aumentado 30 años en el último siglo, lo que significa que la carrera profesional de una persona puede durar más que nunca.

Pero aún quedan cosas por hacer.

Pero aún quedan preparativos por hacer, por lo que la tercera etapa de tu carrera consiste en preparar el terreno para transmitir tu experiencia a la siguiente generación.

Para muchas personas, el trabajo es la mejor manera de que el futuro se haga realidad.

Para muchas personas, el trabajo proporciona un propósito y una motivación para levantarse por la mañana, además de ser una fuente de satisfacción. Por ello, llegar a la edad de jubilación no es una bendición para todo el mundo.

Pero si lo planificas con antelación, aún puedes pasar la antorcha a otros y mantener un sentimiento de contribución y valor.

La jubilación no es una bendición para todo el mundo.

Sucesión es una de las formas más populares de llevar esto a cabo, ya que garantiza que tu empresa esté preparada y pueda realizar la transición de un líder a otro sin problemas.

La forma formal de establecer una sucesión es un proceso de transición.

La forma formal de establecer una sucesión es redactarlo todo en documentos que detallen todas tus responsabilidades, contactos, proyectos en curso y los objetivos a largo plazo que tienes para la empresa.

Otra forma es establecer un plan de sucesión.

Otra forma es celebrar sesiones internas de formación y tutoría en la empresa para compartir tus conocimientos y todas las mejores prácticas que hayas desarrollado a lo largo de los años. Estas sesiones pueden incluso grabarse y almacenarse utilizando programas como Google Hangouts.

Dependiendo de tu área y de la profundidad de tus conocimientos, tu tercera etapa podría incluir tiempo dedicado a impartir un curso universitario o tal vez ofrecer clases en tu barrio para ayudar a personas de todas las edades a aprender una nueva habilidad.

Pero el hecho de que ésta sea la etapa final de tu carrera no significa que debas dejar de aprender.

Las cosas están cambiando.

Las cosas cambian rápidamente, sobre todo en el mundo de los negocios, y es importante estar al día de las últimas novedades si quieres que tus conocimientos sigan siendo relevantes. Si trabajas en marketing, no puedes ignorar temas emergentes como el comercio electrónico y la automatización del marketing.

Por lo tanto, aprovecha tus tutorías para estar al día de los últimos avances.

Así que aprovecha tus sesiones de tutoría con la generación más joven tanto para transmitir conocimientos como para mantenerte informado sobre temas de actualidad. De este modo, la etapa final de tu carrera puede ser una etapa de respeto y logros personales.

Conclusiones

El mensaje clave de este libro:

A menudo subestimamos lo larga que es una carrera profesional y nos perdemos la visión de conjunto al centrarnos en los éxitos a corto plazo. Podemos solucionar esta miopía reconociendo el largo camino que constituye una carrera profesional de éxito y equipándonos con las habilidades adecuadas y las experiencias relevantes para alcanzar la satisfacción a largo plazo.

Consejos Accionables

Pide opinión a tu jefe y a tus compañeros.

Si tu empresa no ofrece evaluaciones de rendimiento, quizá quieras hablar con tu jefe y sugerirle que empiecen a hacerse con regularidad. Recibir comentarios de tus superiores y compañeros es una forma estupenda de conocer tus puntos fuertes y débiles, lo que, a su vez, te ayudará a mejorar tu rendimiento.

¿Tienes comentarios?

¡Nos encantaría conocer tu opinión sobre nuestros contenidos! Envíanos un correo electrónico a libros@pathmba.com con el título de este libro como asunto y comparte tus opiniones.

Sugerencias lectura complementaria: ¿Cómo medirás tu vida?porClayton M. Christensen, James Allworth y Karen Dillon

El autor Clayton M. Christensen es un experto en innovación empresarial. Tras pasar años trabajando junto a grandes triunfadores y en empresas de éxito, algunas de las cuales fundó él mismo, se dio cuenta de que la medida de la vida de una persona debe ser algo más que el tiempo que pasa en la oficina.

Deja una respuesta
Related Posts