The Little Book of Talent

52 consejos para mejorar tus habilidades

Convierte tu potencial en rendimiento!

Muchos de nosotros desearíamos tener talento de una forma u otra. Pero la noción generalizada de que el talento es algo con lo que se nace probablemente haya desanimado a muchos de nosotros.

Por suerte, hay una nueva forma de entender el talento.

Afortunadamente, está surgiendo una nueva idea. Los investigadores y científicos se están dando cuenta de que el talento puede desarrollarse, sin necesidad de dones genéticos. La clave es una combinación de las acciones adecuadas y la mentalidad correcta. En este resumen se exponen los pasos que debes dar para conseguir ambas cosas y llegar a tener un gran talento en cualquier área que elijas.

The Little Book of Talent
SPONSOR

En estos resúmenes, aprenderás

    • en qué habilidades debes centrarte en primer lugar;
    • cómo mejorar tus habilidades en un área determinada
    • cómo elevar tus sesiones de práctica;y
    • los beneficios de la visualización
    • .

    Encuentra modelos a imitar y graba mentalmente la habilidad deseada en tu mente.

    Todo el mundo reconoce el talento cuando lo ve. Las hazañas de los bailarines que desafían la gravedad nos dejan asombrados, y no podemos apartar los ojos de los atletas que están en la cima de su juego. Incluso en nuestra vida cotidiana, algo que se hace excepcionalmente bien nos hace reflexionar, ya sea una comida alucinante en un restaurante o una magnífica presentación en el trabajo.

    Muchos asumen que talentos como éstos son dones naturales y que tales habilidades son simplemente innatas. Pero resulta que esto no es del todo cierto.

    El talento tiene más que ver con nuestras acciones que con lo que heredamos. Con el enfoque adecuado, todos podemos llegar a ser tan hábiles como aquellos a los que admiramos. El primer paso es ponernos en su lugar.

    El mensaje clave aquí es: Encuentra modelos a imitar y graba mentalmente la habilidad deseada en tu mente.

    Cuando nos encontramos con personas con talento con las que nos identificamos, empezamos a creer que podemos ser igual de buenos. Y este sentimiento es una fuerte motivación para desarrollar un talento.

    Muchas incubadoras de talento se han beneficiado de este fenómeno. Corea del Sur, por ejemplo, no tenía ni una sola jugadora en el Tour de la Asociación de Golf Profesional Femenino de 1997. Pero cuando Se Ri Pak ganó el campeonato en 1998, inspiró a cientos de mujeres de su país. Cuatro años después, había más de 40 surcoreanas en el circuito. Y lo que es más, ganaron cerca de un tercio de todos los eventos.

    Incluso la conexión más pequeña puede encender una chispa. Por ejemplo, descubrir que compartimos cumpleaños con un matemático puede aumentar el esfuerzo que dedicamos a los problemas matemáticos en un 60 por ciento.

    Por tanto, si queremos llegar a ser grandes en algo, debemos encontrar modelos de conducta entre los mejores de ese campo. Pondremos en marcha nuestra motivación inundando nuestro cerebro con imágenes de ellos, ya sean fotos y pósters en la pared o vídeos en Internet, e imaginándonos a nosotros mismos en la acción.

    Mientras nos centramos en estas imágenes, también deberíamos prestar mucha atención a cómo hacen exactamente lo que hacen. Éste es el siguiente paso para dominar una habilidad.

    Al observar una y otra vez cómo se realiza una habilidad, creamos hojas de ruta mentales vívidas que podemos seguir cuando practiquemos. Con las habilidades físicas, esto significa observar cada movimiento e imaginar nuestro propio cuerpo repitiéndolo. En actividades más cerebrales, se trata de aprender y emular los patrones de pensamiento implicados. Por ejemplo, los ajedrecistas observan y repiten partidas clásicas para analizar y asimilar la estrategia. Siguiendo su ejemplo, nosotros también deberíamos estudiar detenidamente el arte que nos gustaría dominar.

    Las habilidades duras son la base de cualquier talento; desarróllalas bien y nunca dejes de practicar.

    Tengamos en cuenta un viejo adagio: una casa construida sobre suelo inestable probablemente se caerá. Puede que esté bellamente diseñada o que tenga los acabados y las vistas más exquisitos, pero en última instancia, nada de esto puede compensar unos cimientos que se desmoronan.

    Entonces, ¿qué significa esto para ti?

    Entonces, ¿qué tiene que ver esto con el talento? Bueno, al igual que una casa se construye desde los cimientos hacia arriba con diferentes piezas, los talentos se construyen a través de muchos tipos diferentes de habilidades. Algunas deben ser precisas en todo momento: son las habilidades duras o cimientos. Otras, las habilidades blandas, pueden realizarse de diversas formas con igual éxito. Son los acabados.

    Por ejemplo, todo violinista debe colocar los dedos en la cuerda con precisión, cada vez, para tocar una nota determinada. Ésta es una habilidad difícil. En cambio, interpretar la emoción de una pieza musical es una habilidad blanda. Cada violinista puede hacerlo a su manera. Pero si las notas no están afinadas, la interpretación, al igual que los acabados de lujo de la casa, no importará mucho a quien la escuche.

    La clave del éxito.

    El mensaje clave aquí es: Las habilidades duras son la base de cualquier talento; desarróllalas bien y nunca dejes de practicar.

    Para dominar un talento, es importante dar prioridad a las habilidades duras y perfeccionarlas. Esto significa trabajar con mucho cuidado al principio y eliminar los errores para que tu cerebro forme las conexiones correctas desde el principio. Cada vez que realices la habilidad, tu cerebro seguirá y reforzará estas conexiones. Si son erróneas, te llevará mucho tiempo y esfuerzo corregirlas más adelante.

    El Dr. Álvaro Pascuel-Leone, profesor de neurología de la Universidad de Harvard, explica esto utilizando la metáfora de la “colina nevada”. Practicar una habilidad difícil es como bajar repetidamente una colina nevada en trineo. En el primer descenso dejas un camino, y el trineo tiende a seguirlo en los viajes consecutivos. Cada bajada refuerza la ruta para la siguiente, y así sucesivamente.

    La pregunta entonces es: ¿Cómo sabes si estás creando los caminos correctos?

    Un buen enfoque consiste en dividir la habilidad en pequeños trozos fáciles de dominar y aprenderlos de uno en uno. Cuando domines una, amplíala con la siguiente. Esto imita la forma en que adquirimos el lenguaje: formamos palabras aprendiendo y practicando sonidos individuales y luego los combinamos de nuevas formas. Propónte dominar una pequeña parte de tu talento cada día hasta que hayas desarrollado toda la habilidad.

    Pero comprende que, aunque domines una parte, también puedes mejorarla.

    Pero comprende que, aunque las habilidades duras son esenciales para un talento, adquirirlas es sólo el principio del camino. Necesitarás practicarlas durante toda la vida, aunque a veces te parezcan básicas. Pero mantendrán tu talento en perfecta forma.

    No basta con practicar; para dominar una habilidad tienes que practicar de la forma correcta.

    Oímos “la práctica hace al maestro” tan a menudo que se ha convertido en un tópico. Sea cual sea la habilidad que intentas dominar, te dicen que trabajes en ella una y otra vez.

    Pero la naturaleza repetitiva de la práctica puede parecer bastante aburrida. Puede que incluso la consideres una tarea sin sentido. Pero para cualquiera que intente desarrollar su talento, esta forma de pensar es bastante perjudicial. Para que la práctica sea eficaz, no puedes pensar en ella como algo que “hay que quitar de en medio”. El éxito final requiere que nos impliquemos plenamente durante cada sesión y que nos centremos en el aprendizaje.

    La clave del éxito.

    El mensaje clave aquí es: No basta con practicar; para dominar una habilidad hay que practicar de la forma correcta.

    Para dominar una habilidad hay que practicar de la forma correcta.

    El mero hecho de practicar una habilidad no nos ayuda a dominarla. En lugar de eso, la maestría consiste en alcanzar el punto óptimo: el punto en el que aprendes más y lo captas rápidamente.

    ¿Nunca has estado en el punto dulce? Es algo parecido a esto: estás alerta y trabajas un poco más allá de tus propias capacidades. Das en el blanco al menos el 50 por ciento de las veces y te das cuenta al instante de cualquier error. Esta es la zona a la que hay que aspirar en cada sesión de entrenamiento. Y con ambición y un poco de creatividad, puedes conseguirlo.

    Evalúa tu nivel de habilidad actual e intenta superarlo un poco. El truco está en imaginar lo que puedes casi hacer si pones todo el esfuerzo que puedas reunir. Esto puede dar lugar a algunos ejercicios interesantes, como practicar con los ojos cerrados para despertar los demás sentidos o ralentizar drásticamente el ritmo para ser más consciente de tus movimientos. Algunos músicos incluso tocan piezas al revés para comprender mejor cómo se relacionan las notas entre sí.

    Aquí hay otra cosa que debes saber sobre el punto dulce: tus errores importan. No como signos de fracaso, sino como herramientas que te ayudan a mejorar. En lugar de intentar pasar rápidamente de un error, detente y averigua qué hiciste mal y cómo puedes mejorar.

    Hacer algo bien también requiere un momento de pausa. Esta vez, repite lo que has hecho en tu mente y anota cómo te has sentido, para que puedas memorizarlo.

    Cuando te esfuerces, corrijas cada error y refuerces los movimientos correctos en tu mente, tus sesiones de práctica marcarán una diferencia tangible.

    Tu kit de herramientas debe incluir paciencia, pensamiento positivo y visualización.

    “Sigue con ello, aunque no sientas una mejora inmediata”

    Desarrollar el talento no es fácil; exige mucho trabajo práctico, desde perfeccionar y mantener las habilidades duras hasta perfeccionar tus estrategias de práctica para un aprendizaje rápido y eficaz. Estos pasos son necesarios, pero no son los únicos.

    Hay aún más técnicas que tendrás que emplear para alcanzar el objetivo de llegar a tener un gran talento. Técnicas que no implican codazos, sino un poco de trabajo psicológico.

    El mensaje clave aquí es: Tu kit de herramientas debe incluir paciencia, pensamiento positivo y visualización.

    Para empezar, tendrás que ejercitar un poco la paciencia. Al menos ocho semanas, para ser exactos.

    Esto se debe a que se necesita un mínimo de ocho semanas para aprender una nueva habilidad. ¿No te convence? Piensa en algunos de los cursos de formación avanzada del mundo. La mundialmente conocida compañía de Ballet Bolshoi de Rusia organiza cursos de ocho semanas de duración. Los candidatos de los SEAL de la Marina de los Estados Unidos también pasan por un entrenamiento físico inicial de ocho semanas.

    Hay incluso pruebas científicas del punto de referencia de las ocho semanas. En un estudio realizado en 2011 en el Hospital General de Massachusetts, los participantes que meditaron durante 27 minutos al día mostraron cambios cerebrales permanentes al cabo de ocho semanas. Así que, mientras trabajas en tu talento, ten en cuenta que los efectos tardarán en notarse. No te desanimes y no te rindas

    Mientras le dedicas tiempo, utiliza el encuadre positivo para ayudarte a alcanzar tus objetivos. Esto significa centrarte en lo que quieres conseguir en lugar de en los errores que intentas evitar. Piénsalo así: durante la práctica, un violinista no debería pensar: “¡no estropees esa nota!”. Debería adoptar un enfoque más positivo como, “¡haz bien esa nota!”

    En la misma línea, puedes emplear tu imaginación, imaginándote esa ejecución impecable en distintos niveles. Cada vez que practiques y corrijas tus errores, visualiza los cables de tu cerebro formando conexiones nuevas y más rápidas. Ver cómo se produce la transformación en tu mente te ayudará a mantenerte motivado.

    Otra forma de utilizar la visualización para ayudarte a tener éxito es imaginarte a ti mismo realizando una habilidad a la perfección justo antes de irte a dormir. Esto es como reproducir una película en tu cabeza, y el autor encontró a muchos artistas excepcionales en sus campos que recurrían a esta práctica. Funciona porque anima a la mente inconsciente a trabajar hacia tu visión mientras duermes.

    Para seguir progresando, vuelve a involucrar a tu cerebro a través de nuevos enfoques y prueba a enseñar.

    Una vez que visualices grandes actuaciones, practiques con eficacia y paciencia, y te asegures de que tus habilidades duras no se oxidan, estarás en el buen camino para convertirte en un gran talento.

    Mantener el rumbo, sin embargo, conlleva sus propios retos. Puede que a veces te sientas desmotivado o estancado. Esto puede ralentizar tu progreso o incluso detenerlo por completo. La buena noticia es que hay formas de superar los obstáculos y ayudarte a seguir mejorando.

    El mensaje clave aquí es: Para seguir progresando, reactiva tu cerebro mediante nuevos enfoques e intenta enseñar.

    Un reto surge cuando llegas al punto en que puedes realizar una habilidad sin siquiera pensar, como si estuvieras en modo piloto automático. Esto es un problema porque tu cerebro ya no se dedica a aprender, y por tanto no puedes avanzar más.

    Para salir del piloto automático, el Dr. K. Anders Ericsson, profesor de psicología de la Universidad Estatal de Florida, recomienda cambiar un poco las cosas. Prueba nuevos métodos de práctica, como acelerar, ralentizar o mezclar el orden de las cosas.

    El autor utilizó esta estrategia concreta para mejorar su nivel de ping-pong. Después de meses de mejorar constantemente y de hacerlo bien en las partidas contra su hijo, empezó a perder, y mucho. Para salir de este bache, practicó solo contra una pared todos los días durante unos minutos. Este espacio más pequeño le obligaba a reaccionar mucho más rápido de lo que estaba acostumbrado en los juegos con su hijo. Dio resultado; pronto volvió a ganar algunas partidas, y su nivel general de habilidad mejoró.

    Otra forma de potenciar tu propio talento o habilidad es ayudando a otros a aprender. Cuando enseñas una habilidad y ayudas a otras personas a superar sus propias áreas problemáticas, tu comprensión de la habilidad se hace más profunda.

    Por eso muchas organizaciones o escuelas que incuban grandes talentos de forma fiable no separan a los alumnos por edad o nivel de habilidad. En su lugar, permiten que todos los alumnos practiquen juntos. Los alumnos más débiles aprenden de los más hábiles y, a su vez, los alumnos más fuertes aprovechan los beneficios de enseñar a los menos avanzados. Así que, para dominar realmente lo que estés aprendiendo, busca oportunidades para enseñar. Como dice el autor, “El dicho ‘Los que no saben hacer, enseñan’ debería reescribirse ‘Los hacedores que enseñan hacen mejor'”

    Conclusiones

    El mensaje clave de estos resúmenes:

    Contrariamente a lo que muchos creen, el talento no está reservado a los dotados por naturaleza. Incluso si nunca has dado muestras de habilidad en una actividad concreta, puedes llegar a tener un gran talento con el enfoque adecuado. Esto implica crear planos mentales estudiando detenidamente el talento en cuestión, dando prioridad a la consecución de las habilidades básicas y manteniéndolas afiladas, y realizando prácticas que te lleven constantemente más allá de tus capacidades.

    Consejos Accionables:

    Opta por sesiones de práctica cortas y diarias con un elemento de diversión.

    Dado que nuestro cerebro crece poco a poco cada día, practicar a diario durante tan sólo cinco minutos es más eficaz que sesiones semanales más largas. Para sacar aún más partido a estas sesiones, piensa en ellas como si fueran juegos. Esto convierte lo que podría parecer una tarea en una experiencia atractiva. Como resultado, aprenderás más rápido y seguirás haciéndolo. Por ejemplo, date un punto por cada intento acertado, como un cambio de acorde en la guitarra. Lleva la cuenta y trata de mejorar tu puntuación cada semana.

    ¿Tienes algún comentario?

    ¡Nos encantaría conocer tu opinión sobre nuestros contenidos! Envíanos un correo electrónico a libros@pathmba.com con el asunto El pequeño libro del talento y comparte tus opiniones.

    Qué leer a continuación: El Código del Talento, de Daniel Coyle

    Ahora que ya sabes cómo dominar el talento que elijas, ¿por qué no aprender la ciencia que hay detrás de los métodos? El resumen de El Código del Talento revela la neurociencia que subyace al desarrollo del talento y comparte pruebas de diversos focos de talento de todo el mundo. Basándose en estos conocimientos, estos resúmenes esbozan estrategias eficaces para la motivación, la práctica y el coaching.

Add a comment

Deja un comentario

Advertisement