Olvídate de los trucos y deja que la ciencia guíe tus decisiones de liderazgo.

Cada año aparece una nueva cosecha de libros sobre liderazgo, y la verdad es que la mayoría de ellos se limitan a inventar un nuevo conjunto de palabras de moda para disfrazar los mismos viejos consejos. Pero en el ámbito de la neuropsicología, hay una gran cantidad de ideas sobre el liderazgo que están esperando a ser utilizadas.

La forma en que pensamos, sentimos y nos comportamos es producto de distintos procesos psicológicos que la neurociencia ayuda a sacar a la luz. Este resumen te mostrará cómo puede utilizarse el conocimiento de estas funciones para orientar decisiones y estrategias tanto en tu lugar de trabajo como en tu vida privada.

Junto con esta ciencia pura y dura, encontrarás las herramientas para crear buenos hábitos y comprender los perfiles de personalidad, todo lo cual te ayudará a maximizar tu rendimiento.

En estos resúmenes te mostraremos cómo el conocimiento de estas funciones puede servirte para orientar decisiones y estrategias, tanto en tu lugar de trabajo como en tu vida privada.

En este resumen, descubrirás

  • cómo la cantidad adecuada de estrés puede ser útil;
  • por qué el sueño está por debajo de lo normal
  • por qué el sueño está infravalorado;y
  • cómo es un equipo perfecto
  • .

El máximo rendimiento requiere una cierta cantidad de estrés, y el nivel óptimo depende de tus niveles de testosterona.

Si alguna vez has jugado al tenis o al béisbol, probablemente estés familiarizado con el punto dulce. Se trata de una zona del bate o de la raqueta de tenis que te proporcionará el mejor control o la mayor potencia al golpear la pelota. Pero lo que quizá no sepas es que también existe un punto dulce para sacar el máximo partido a tu rendimiento laboral.

Todos tenemos una zona mental que nos permite realizar nuestro mejor trabajo y el más productivo, y las investigaciones demuestran que se necesita la cantidad justa de estrés aplicado para que lleguemos a ella.

La relación entre el estrés y el rendimiento en el trabajo es muy estrecha.

La relación entre el estrés y el rendimiento fue descubierta en 1908 por los psicólogos Robert Yerkes y John Dodson, que descubrieron que las ratas navegaban mejor por los laberintos cuando recibían descargas eléctricas leves. Sin embargo, descubrieron que cuando las descargas eran demasiado intensas, las ratas entraban en pánico e intentaban escapar. Así pues, existía un punto óptimo, en el que la cantidad justa de estrés añadido contribuía a producir el máximo rendimiento.

Lo mismo puede decirse del estrés.

Lo mismo ocurre con los seres humanos: cuando los niveles de estrés tienen la intensidad adecuada, alcanzamos nuestros niveles óptimos de atención y concentración. Si es demasiado bajo, es probable que estemos desconcentrados y aburridos; si es demasiado alto, tendremos tanto pánico que no podremos concentrarnos en la tarea que tenemos entre manos.

¿Cuál es el nivel perfecto de estrés?

Entonces, ¿cuál es la cantidad perfecta de estrés?

Los resultados muestran que los hombres, por término medio, necesitan más estrés aplicado que las mujeres para alcanzar el punto óptimo de rendimiento. Los investigadores creen que esto se debe a sus niveles más elevados de testosterona, que está asociada con la asunción de riesgos y la búsqueda de emociones. Así pues, para rendir al máximo, las personas con altos niveles de testosterona necesitarán un escenario más emocionante o estresante.

Dado que nuestros niveles de testosterona disminuyen con la edad, las investigaciones demuestran que el nivel de estrés necesario para obtener los mejores resultados laborales también disminuye con el tiempo.

Para mantener el control de tus emociones y acciones, asegúrate de dormir lo suficiente.

Los aficionados al fútbol conocen a Zinedine Zidane como uno de los mejores jugadores de fútbol de todos los tiempos, pero muchos también le recuerdan por un momento de la final del Mundial de 2006, en el que propinó un cabezazo a un jugador italiano.

Para mantener el control de tus emociones y acciones, asegúrate de dormir lo suficiente.

Los aficionados al fútbol conocen a Zinedine Zidane como uno de los mejores jugadores de fútbol de todos los tiempos.

La reacción colectiva de los espectadores de todo el mundo fue del tipo: “¿En qué estaría pensando?”. Pero lo cierto es que Zidane probablemente no estaba pensando en nada.

Cuando se producen arrebatos emocionales como el de Zidane, la parte consciente y civilizada de nuestro cerebro, conocida como córtex prefrontal, es secuestrada temporalmente por el sistema límbico, una región más poderosa y primitiva.

Esta región límbica, que es la parte consciente y civilizada de nuestro cerebro, es secuestrada temporalmente por el sistema límbico, una región más poderosa y primitiva.

Este sistema límbico es el que mantuvo a salvo a nuestros antepasados, dotándoles de reflejos rápidos, a menudo inconscientes, cuando sus vidas corrían peligro. Las decisiones conscientes y racionales reducen nuestro tiempo de reacción, y cuando se trata de divisar a un tigre dientes de sable con el rabillo del ojo, es imperativo que actuemos primero y pensemos después.

La mayoría de los seres humanos no tienen un sistema límbico primitivo.

Nuestro primitivo sistema límbico sigue tomando el mando cuando percibimos un peligro, pero lo que hoy en día se reconoce como amenaza quizá no sea siempre una cuestión de vida o muerte. En lugar de un temible depredador, es más probable que sea un molesto compañero de trabajo que desencadena las respuestas de supervivencia de un corazón palpitante y un lapso temporal en el juicio racional. Como puedes imaginar, esto puede tener consecuencias profesionales potencialmente devastadoras.

Sin embargo, hay una forma de ser más astuto que la parte primitiva e irreflexiva de tu cerebro regulando tus emociones, y un factor clave para que esto ocurra es asegurarte de que duermes lo suficiente.

El director del Laboratorio de Sueño y Neuroimagen de la Universidad de California en Berkeley, Matthew Walker, ha descubierto que sin un sueño adecuado, nuestro cerebro es más propenso a volver a patrones de comportamiento primitivos que carecen de respuestas apropiadas y controladas.

En los estudios de Walker, nuestro cerebro es más propenso a volver a patrones de comportamiento primitivos que carecen de respuestas apropiadas y controladas.

En los estudios de Walker, una persona privada de sueño tenía un 60 por ciento más de probabilidades de dejarse controlar por sus emociones y ser susceptible de tales arrebatos. Así que no te arriesgues y asegúrate de dormir bien.

Trabaja con tu poderosa mente inconsciente para desarrollar buenos hábitos.

De un 90 por ciento estimado de Americanos que hacen propósitos de Año Nuevo, el 92 por ciento no los cumplen.

Los puntos en común entre Barack Obama y Jennifer Aniston pueden no ser evidentes a primera vista, pero como a muchos otros, a ambos les ha resultado difícil dejar de fumar. Independientemente de tus puntos fuertes en otros aspectos de la vida, los hábitos pueden sacar lo mejor de nosotros, seamos quienes seamos.

Los psicólogos de la Universidad del Sur de California creen que los hábitos son responsables de alrededor del 45% de nuestra vida cotidiana.

La razón por la que nuestras mentes encuentran los hábitos tan atractivos es que no consumen energía cerebral. Sin necesidad de razonar ni de encontrar motivación, los hábitos permiten que la mente pase al modo de piloto automático. Esto no significa que el cerebro sea perezoso; como no tienes que pensar conscientemente en tus hábitos, en realidad puedes hacer más cosas sin que tu cerebro esté sobrecargado por todo ello.

No obstante, no todos los hábitos son tan atractivos para nuestra mente.

Ahora bien, no todos los hábitos tienen por qué ser malos, como fumar. Puedes utilizar los buenos hábitos en tu beneficio, aunque lleva tiempo y esfuerzo cerebral formar un nuevo hábito, ya que cualquier actividad nueva requiere un pensamiento consciente. Pero al cabo de un tiempo, a medida que la mente vuelva y desarrolle continuamente el hábito, éste requerirá cada vez menos energía.

Este proceso de establecer un nuevo hábito se vuelve fácil una vez que sabes cómo trabajar con, en lugar de contra, la formidable parte inconsciente de tu cerebro.

Los hábitos a menudo se basan en el pensamiento consciente.

Los hábitos suelen basarse en señales, por lo que un consejo útil para crear un nuevo hábito es asociarlo con algo que ya hagas todos los días. Por ejemplo, para crear el hábito de lavarte los dientes por la mañana, puedes hacer que esta actividad ocurra después del desayuno, justo después de enjuagar la taza de café.

O, si tu objetivo es estar mejor preparado para declarar tus impuestos, puedes vincular el hábito de archivar tus recibos para que ocurra por la mañana, mientras esperas a que se inicie tu ordenador. Después de hacerlo unas cuantas veces, acabará convirtiéndose en algo automático.

Confía en tu intuición inconsciente a la hora de tomar decisiones complejas.

“Las decisiones intuitivas suelen ser el producto de años de experiencia y miles de horas de práctica”

Algo no va bien. Esta fue la sensación que tuvo un día un teniente bombero mientras dirigía a su equipo en la extinción de un incendio en una cocina. Mientras luchaban por apagar las llamas de la cocina, se dio cuenta de que el salón estaba mucho más caliente de lo que debería. Rápidamente ordenó a su equipo que evacuara, y sólo unos segundos después de que lo hicieran, el suelo del salón se derrumbó y se convirtió en un pozo de llamas.

Este es otro ejemplo de lo que está ocurriendo.

Este es otro ejemplo del poder de la mente inconsciente. El bombero no pensó que algo iba mal, lo sintió. Su mente inconsciente intentaba decirle algo, lo que se conoce como intuición, y actuó en consecuencia. Esto nos demuestra que, a veces, pensar menos es lo más inteligente que puedes hacer.

La parte consciente del cerebro, también llamada memoria de trabajo, a veces es inteligente, pero también carece de capacidad para hacer malabarismos con mucha información a la vez. De hecho, suele tener espacio para unas cuatro informaciones en un momento dado. La parte inconsciente del cerebro, en cambio, es mucho más poderosa, con espacio para una cantidad de información prácticamente ilimitada.

Por lo tanto, para las tareas que requieren una gran cantidad de información, la parte inconsciente del cerebro es mucho más poderosa.

Así que, para tareas que requieren una valoración compleja, como determinar la solidez de cada parte de un edificio desconocido en llamas, puede ser mejor dejárselo a la intuición.

Pero, a pesar de la rapidez y la precisión con que se evalúan los datos, la parte inconsciente del cerebro es mucho más potente.

Pero a pesar de la rapidez y fiabilidad de nuestra intuición, muchas personas y empresas siguen negándose a confiar en ella.

Esto no es nuevo. Hace unos 250 años, durante la Ilustración en Europa, nació una nueva cultura que anteponía la razón y la racionalidad a todo lo demás. De ello salieron muchas cosas buenas, como la democracia y el progreso científico, pero el valor que se daba a la intuición se redujo enormemente y la idea de “hacer caso a tu instinto” era sólo un último recurso.

Desde entonces, la intuición ha intentado mejorar su reputación.

Los mejores equipos tienen personalidades y talentos diversos.

“Los conflictos no gestionados entre empleados causan al menos el 65% de todos los problemas de rendimiento en el trabajo”

En 1961, los cómics cambiaron para siempre cuando el escritor Stan Lee dio a conocer una de sus mayores creaciones, los Cuatro Fantásticos. Cada miembro del equipo tiene su propio superpoder: invisibilidad, superfuerza, la capacidad de crear y controlar el fuego y el poder de estirarse como un caramelo.

Los Cuatro Fantásticos son sin duda material de fantasía, pero también pueden enseñarnos algo sobre cómo funcionan los mejores equipos en los negocios.

Los Cuatro Fantásticos son sin duda material de fantasía, pero también pueden enseñarnos algo sobre cómo funcionan los mejores equipos en los negocios.

Al igual que los miembros de los Cuatro Fantásticos, los mejores equipos de la vida real están formados por personas con habilidades especiales y personalidades que se complementan a la perfección.

Ahora, echemos un vistazo a esas personalidades. La antropóloga biológica, Dra. Helen Fisher, ha analizado datos neurocientíficos y ha llegado a cuatro tipos de personalidad clave.

El primero es el Explorador. Son los que necesitan más estrés que los demás para alcanzar su máximo rendimiento, lo que les hace ideales para asumir riesgos. Un Explorador se ve influido principalmente por la dopamina, la sustancia bioquímica relacionada con el sistema de recompensa del cerebro para el comportamiento de alto riesgo.

Los Exploradores son los que más estrés necesitan para alcanzar su máximo rendimiento.

Luego está el Constructor. Este tipo es firme y fiable, gracias a su uso de la deliberación cautelosa. Su principal influencia es la serotonina, la sustancia bioquímica que se emite para recompensar el comportamiento de bajo riesgo.

El tercer tipo es el Negociador. Este compañero tiene un exceso de empatía, grandes habilidades verbales y un don para saber siempre lo que piensan y sienten los demás. Su principal influencia es la hormona estrógeno.

Por último, está el Director. Con una feroz vena competitiva, los Directores también son pragmáticos y decisivos, aunque su principal influencia es la testosterona.

La hormona del alto rendimiento ideal es la testosterona.

El equipo ideal de alto rendimiento tendrá representadas cada una de estas personalidades, junto con las habilidades que aportan. Sin embargo, mientras reúnes y gestionas este equipo de ensueño tan diverso, ten en cuenta lo siguiente:

Los exploradores son muy activos.

Los exploradores se aburren fácilmente, sobre todo cuando se les carga con tareas repetitivas. Así que asegúrate de que se les asignan trabajos creativos y atractivos.

Los negociadores son muy sensibles al reconocimiento. Así que, si no quieres compañeros descontentos, asegúrate de que sepan cuánto se confía en ellos y se les aprecia.

Los directores se benefician de trabajar dentro de una jerarquía fuerte; de lo contrario, no te sorprendas si surgen conflictos y competencia sobre quién está realmente al mando.

Los constructores son muy sensibles al reconocimiento.

Los Constructores son muy organizados y no aprecian los cambios sorpresa en sus horarios o tareas. Si es posible, deja que los Constructores establezcan su propio horario.

El rechazo social es similar al dolor físico y puede perjudicar el rendimiento de los empleados.

Los científicos han descubierto que los analgésicos como la aspirina son tan eficaces para reducir el dolor social como para disminuir el dolor físico!

Hay un dicho que probablemente oíste de niño que dice: “Los palos y las piedras podrán romperme los huesos, pero las palabras nunca me harán daño”. Es un bonito pensamiento, pero los científicos saben ahora lo que muchos niños saben muy bien: las palabras pueden herir y de hecho hieren.

Cuando alguien ataca con palos o con palabras, se activan las mismas zonas del cerebro, lo que demuestra que el dolor físico y el dolor social tienen mucho en común.

La mayoría de las veces, el dolor físico y el dolor social tienen mucho en común.

Algunas de nuestras experiencias más dolorosas en la vida incluirán la muerte de seres queridos o el rechazo por parte de un grupo o individuo al que admiramos, y en ambos casos, el cerebro reaccionará de forma casi idéntica.

Esto es lo que han revelado los resultados de la investigación sobre el dolor social. En un estudio se pidió a los participantes que jugaran a una versión informatizada de la pelota con otros dos jugadores que creían que eran humanos, pero que en realidad eran simulaciones informáticas. Finalmente, el participante fue excluido del juego por los otros jugadores, lo que provocó una reacción neuronal muy similar a la respuesta del cerebro al dolor físico.

Los gerentes harían bien en reconocer esto y no ignorar los incidentes en los que un empleado se enfrenta a un dolor social, aunque no haya un descenso notable en la calidad del trabajo. No esperarías que alguien con una lesión física rindiera al máximo, así que lo mismo puede decirse de alguien que se enfrenta a una ruptura o a cualquier otra circunstancia dolorosa.

Dolor social.

Específicamente, en respuesta al dolor social, el cerebro experimentará una menor capacidad para hacer planes, concentración y creatividad; en otras palabras, estará lejos del máximo rendimiento.

Por lo tanto, para reducir el dolor y la ansiedad, es necesario reducir la capacidad de planificación, concentración y creatividad.

Por tanto, para reducir el riesgo de que los miembros de un equipo se sientan socialmente rechazados y sufran el dolor que ello conlleva, los gerentes deben vigilar constantemente la dinámica del equipo y comprobar hasta qué punto todos cooperan y se llevan bien.

Los gerentes también deben dedicar tiempo a crear sus propios vínculos sociales con cada uno de sus compañeros de equipo. De este modo, pueden comprobarlo de forma rutinaria, preguntar al personal sobre sus vidas y hacerles saber que se les respeta y aprecia.

Conclusiones

El mensaje clave de este libro:

No dejes que las palabras de moda o los eslóganes dicten tus prácticas de liderazgo. En lugar de ello, utiliza la ciencia y la neuropsicología para obtener una ventaja real. Cómo pensamos, sentimos y nos comportamos es el resultado de distintos procesos psicológicos que sólo pueden comprenderse realmente con la neurociencia. Así pues, los gerentes deberían buscar respuestas y estrategias en este campo, en lugar de limitarse a aplicar siempre la última moda en gestión.

Consejos Accionables:

Evita la neurociencia.

Evita la multitarea y cambia de lugar de vez en cuando.

A algunas personas les encanta presumir de su talento multitarea, pero la verdad es que la multitarea reduce la productividad y te hace más lento, no más rápido. Los estudios demuestran que la multitarea no sólo aumenta los errores y los niveles de estrés, sino que también provoca fatiga mental. Así que, trabaja en actividades individuales en un solo lugar hasta que estén completas. Luego, llévate el portátil a otro lugar y empieza allí la siguiente actividad. Este sutil cambio en tu entorno de trabajo te ayudará a refrescar la mente, ya que le dará una señal clara de que estás trabajando en algo nuevo.

Trabaja en algo nuevo.

¿Tienes algún comentario?

¡Nos encantaría conocer tu opinión sobre nuestro contenido! Envíanos un correo electrónico a libros@pathmba.com con el título de este libro como asunto y comparte tus opiniones.

Sugerencias más lectura: Peak Performance de Brad Stulberg y Steve Magness

Peak Performance (2017) emplea historias de éxito, estudios de casos y diversos ejemplos de atletas, artistas e intelectuales para ofrecerte un curso intensivo de rendimiento. Este resumen explica por qué el rendimiento se convirtió en algo tan integral para la sociedad en primer lugar y cómo puedes dar lo mejor de ti mismo.

Leave a comment