Aprende a invertir en el único activo cuyo valor no se ve afectado por los cambios económicos.

Como la mayoría de la gente, eres consciente de que si quieres jubilarte con confianza, necesitas un plan financiero. Tu plan se basa en el asesoramiento de expertos financieros, por lo que haces aportaciones adicionales a tu fondo de pensiones, ahorras hasta el último céntimo posible, generas intereses a través de cuentas de capitalización e inviertes todo lo que puedes.

Pero, ¿qué ocurre si el valor de un activo se ve afectado por los cambios económicos?

¿Pero qué ocurre si bajan los tipos de interés, se desploma la bolsa o tu cartera pierde valor de la noche a la mañana? Si la mayor parte de tu plan financiero depende de circunstancias que no puedes controlar, ¿cómo puedes sentirte seguro?

Si hubiera algo en lo que pudieras invertir cuyo valor no cambiara debido a factores externos. Algo que tuviera el potencial de generar riqueza continuamente. Pues bien, ese algo existe. No sólo revolucionará tu forma de pensar sobre la riqueza, sino que aumentará significativamente lo feliz que eres ahora, para que no tengas que aplazar el disfrute de la vida hasta la jubilación.

¿Qué es?

¿Qué es este extraordinario activo? Eres tú.

En este resumen, aprenderás

  • lo que un urinario puede enseñarnos sobre la innovación en el lugar de trabajo;
  • cómo afecta tu vida sexual a tu rendimiento laboral;y
  • por qué cobrar en dinero no siempre es la mejor opción financiera.

Para salvaguardar tu futuro, cambia tu enfoque de las finanzas al potencial de ingresos.

¿Qué aspecto tiene para ti la seguridad financiera? ¿Es un enorme fondo de ahorros que genera suficientes intereses para cubrir tus gastos de manutención? O quizá sea una amplia cartera de inversiones. O incluso podría significar tener un trabajo bien remunerado en una empresa que te valore.

Todos estos escenarios coinciden con los consejos que dan la mayoría de los asesores financieros. Pero tienen un fallo importante: todos dependen de factores que escapan a tu control. Podrías perder tu trabajo por causas ajenas a tu voluntad. La bolsa podría desplomarse. Tu coste de vida podría cambiar inesperadamente.

Pero hay algo en lo que puedes invertir y que nunca perderá su valor, independientemente del estado del mundo. Ese algo eres tú.

El mensaje clave aquí es: Para salvaguardar tu futuro, cambia tu enfoque de las finanzas al potencial de ganancias.

Lo que ocurre con las acciones y las inversiones está en gran medida fuera de tu control, lo que hace que la mayoría de los planes financieros sean arriesgados. Pero si te sitúas en el centro de tu plan, puedes empezar a trabajar hacia la verdadera riqueza. La verdadera riqueza reconoce que el dinero por sí solo no te hará feliz. Como ser humano, también necesitas libertad, amor, la posibilidad de crecer y aprender, y el margen para ser creativo.

Basándose en este concepto, los autores han desarrollado un plan financiero alternativo llamado SAFE. SAFE son las siglas de ecosistema financiero autoamplificado. Se trata de un modelo que crea seguridad financiera centrándose en tres disciplinas que apoyan el crecimiento de tres activos clave: tu bote de ahorros, tu patrimonio y tu tribu.

Tu tribu, tu patrimonio y tu tribu.

Que no te desanime la palabra “disciplina”. SAFE no es uno de esos planes financieros diseñados para hacerte la vida imposible. Se toma en serio tu felicidad aumentando lo que disfrutas de la vida hoy, en lugar de esperar que lo pospongas hasta que te jubiles.

Sigue el plan SAFE y disfruta de la vida.

Seguir las disciplinas de SAFE te ayudará a desarrollar superhabilidades, la forma más sólida de maximizar tu potencial de ingresos. Es más, verás cómo el plan SAFE puede darte seguridad financiera y, en el proceso, asegurarte que consigues mucho más que tu objetivo de ahorro. Descubrirás un modo de vida que te hará sentir apoyado, conectado y libre.

Invertir en tu felicidad te ayudará a sacar más partido a la vida. También te ayudará a ahorrar.

¿Con qué frecuencia te encuentras gastando dinero como atajo hacia la felicidad? Si sumas las compras emocionales que has hecho en los últimos 12 meses, ¿cuánto te has gastado? ¿Te han proporcionado esos artilugios y ropa una alegría duradera, o has vuelto a sacar la tarjeta de crédito una semana después?

La mayoría de la gente piensa que ganar más dinero les hará más felices. Pero la felicidad puede salir muy cara si creemos que viene de gastar más. Para aumentar tu riqueza, en realidad es mucho más útil explorar qué está socavando tu felicidad.

El mensaje clave aquí es: Invertir en tu felicidad te ayudará a sacar más partido a la vida. También te ayudará a ahorrar.

Aumentar tu Tipo de Cambio de la Felicidad y gastar con prudencia son las dos primeras disciplinas SEGURAS, y están estrechamente relacionadas. Tu Tasa de Intercambio de Felicidad es la cantidad de felicidad que obtienes de las compras que haces. Si algo es muy caro y no te aporta una alegría duradera, tiene un tipo de cambio bajo. Por ejemplo, digamos que llevas a tu pareja a un restaurante de lujo pero te pasas todo el tiempo estresado por un plazo de entrega del trabajo. Al final, habrás gastado mucho dinero pero no te sentirás feliz, y probablemente tu pareja tampoco.

Pensar en tus gastos en términos de tu Tasa de Intercambio de la Felicidad significa comprender qué aporta felicidad duradera a tu vida. Antes de comprar nada, acostúmbrate a identificar qué beneficio te aportará esa compra. Una comida cara con tu pareja vale la pena, si conduce a la intimidad. Pero si compras ropa nueva cada semana porque intentas aliviar el estrés del trabajo, estás malgastando el dinero. Sería mejor que invirtieras en un curso de yoga para mejorar tu salud y ayudarte a controlar el estrés.

Poner atención a lo que motiva tus gastos puede ayudarte a descubrir las partes de tu vida que necesitan atención. Quizá necesites invertir en fitness, terapia u otros procesos curativos. Son inversiones sólidas. Cada una de ellas contribuirá a tu felicidad futura, lo que reducirá tus gastos emocionales, permitiéndote destinar a tu cuenta de ahorros el dinero que de otro modo habrías malgastado.

Ahora que hemos visto cómo puedes ahorrar más, pensemos en cómo puedes ganar más adoptando la última disciplina SEGURA: aumentar tu valor en el trabajo. Y eso se consigue desarrollando superhabilidades.

Invirtiendo en tus habilidades interpersonales, te posicionas como líder.

Raj Bandyopadhyay, un ingeniero de software de Atlanta, se siente desanimado. Sueña con trabajar en ciencia de datos, pero sabe que miles de sus compañeros tienen el mismo sueño. Sólo hay una forma de poner el pie en la puerta: Raj necesita relacionarse con los líderes del sector.

Supone que puede asistir a algunos eventos locales de NETWORKING pero, tras investigar un poco, descubre que no hay ninguno. Así que, aunque no tiene experiencia, decide crear el suyo propio: una reunión semanal con un ponente invitado del sector tecnológico. Con el tiempo, la asistencia aumenta y Raj se hace muy conocido. En sólo 12 meses, pasa de ser invisible a ser contratado por una nueva Startup que busca un jefe científico de datos.

El mensaje clave aquí es: Invirtiendo en tus habilidades interpersonales, te posicionas como líder.

La historia de Raj ilustra la importancia de las habilidades interpersonales la primera súper habilidad SAFE que necesitarás si quieres aumentar tu valor en el lugar de trabajo. Las habilidades interpersonales abarcan una serie de importantes capacidades de liderazgo, como la creación de redes, hablar en público e influir en los demás.

De éstas, la más importante para los líderes es la influencia. Si consigues que la gente acepte tu punto de vista, harás más ventas, conseguirás más clientes y aumentarás la productividad de tu equipo. Todo ello te hará extremadamente valioso para cualquier empleador, independientemente del campo en el que trabajes.

La capacidad de influir en los demás está estrechamente relacionada con la capacidad de empatizar con ellos. De hecho, las investigaciones realizadas por James M. Kouzes y Barry Z. Posner han demostrado que el verdadero liderazgo tiene menos que ver con el carisma personal y más con la empatía. Y puesto que utilizar la influencia significa atraer la mente y el corazón de las personas, esto significa que cualquiera puede ser un líder independientemente de su cargo, incluido tú.

Para aumentar tu empatía y aplicar la influencia, reflexiona profundamente sobre las personas que te rodean y sus valores. Por ejemplo, podrías dirigir un equipo de voluntarios a los que les apasiona apoyar a las víctimas de las crisis. Ya trabajan duro, pero necesitas que dupliquen el número de turnos que hacen, lo que significará motivarles para que dediquen más tiempo a tu organización. Para ello, tendrás que conectar con ellos emocionalmente, tal vez haciendo hincapié en la diferencia que están marcando en la vida de las personas.

Cuanto más sinceramente apasionado seas, más posibilidades tendrás de influir en los demás. Y si consigues dominar este arte, ascenderás en el lugar de trabajo, donde el potencial de ingresos es mayor.

Desarrollar conscientemente tu creatividad hará que tu carrera sea sostenible.

“Cuanto más amas las plántulas que brotan en tu mente, más fértil se vuelve la propia mente”

En 2004, los expertos en arte nombraron La Fuente de Marcel Duchamp como la obra de arte más influyente del siglo XX. Sin embargo, no se trata de un magnífico cuadro similar a las obras de Dalí o Picasso. Se trata de un urinario corriente, que el artista compró en una sala de exposiciones.

¿Cómo puede ser tan significativo algo que ni siquiera hizo Duchamp?

Es porque este urinario común representa el nacimiento del arte conceptual, redefiniendo la relación entre el mérito de una obra y el trabajo de un artista. Lo que importaba era lo innovadora que fuera la obra, no lo bien que Duchamp manejara el pincel.

El mensaje clave aquí es: Desarrollar conscientemente tu creatividad hará que tu carrera sea sostenible.

Mucha gente piensa que la creatividad es algo con lo que se nace: o se tiene o no se tiene. Pero la creatividad no es una habilidad limitada, es algo que puedes desarrollar, tengas o no un don natural. También es muy valorada por los empresarios, porque es algo que las máquinas no pueden hacer tan bien como los humanos. En la era de la inteligencia artificial y de la mano de obra barata y deslocalizada, gestionar tu carrera de forma creativa puede proteger tus perspectivas a largo plazo. Por eso es una súper habilidad SEGURA.

En los negocios, la creatividad suele denominarse innovación. La innovación se produce cuando exploras cómo pueden utilizarse ideas atípicas en procesos o proyectos para lograr mejores resultados. Puedes aprender a pensar de forma innovadora exponiéndote a nuevas formas de pensar. Esfuérzate por pasar tiempo con personas cuyas vidas no se parecen en nada a la tuya. No hace falta que estés de acuerdo con ellos ni que cambies tus propios valores. De lo que se trata es de abrirte a perspectivas diferentes.

Practicar esta apertura significa acostumbrarse a sentirse incómodo. Lo cual no es fácil porque significa salir de tu zona de confort y explorar lo desconocido. Pero si no buscas nuevas ideas, acabarás repitiendo las existentes, y eso no es verdadera innovación.

Si aceptas cada nueva idea que se te ocurra y la alimentas, descubrirás que la creatividad engendra creatividad. Las soluciones innovadoras son las que tiran de un negocio a través de los cambios en la demanda del mercado. Así que, si conviertes la creatividad en un hábito, te convertirás en un valioso activo en el lugar de trabajo que no puede ser sustituido fácilmente.

No necesitas conocimientos técnicos de alto nivel para ser valioso en una empresa de base tecnológica.

En su primer día como presidente de una empresa de construcción, Lee Franklin se vio abocado a lo más hondo. Le encargaron la construcción de 28 emplazamientos de telefonía móvil para una compañía telefónica en sólo seis meses. Era un reto intimidante. Lee no tenía conocimientos técnicos sobre el funcionamiento de los emplazamientos de telefonía móvil, y normalmente se tardaban 18 meses en construir uno solo.

Pero Lee poseía una súper habilidad que le hacía perfecto para el trabajo. Sabía crear un modelo mental – una especie de diagrama esquemático que le ayudaba a hacerse una idea general de los conocimientos técnicos pertinentes. Esto significaba que podía trabajar eficazmente en proyectos técnicos, y junto a profesionales con décadas de experiencia, sin necesitar él mismo esos conocimientos.

El mensaje clave aquí es: No necesitas conocimientos técnicos de alto nivel para ser valioso en una empresa de base tecnológica.

Entonces, ¿qué es exactamente un modelo mental?

Un modelo mental es un diagrama que explica cómo interactúan los procesos, las entradas y las salidas para lograr un resultado concreto. Piensa en él como si fuera el modelo de un arquitecto que te da una idea del aspecto de un edificio, sin enredarte en pequeños detalles. Podemos verlo en acción con un ejemplo sencillo: preparar un bocadillo para comer.

El primer paso para crear un bocadillo es crear un sándwich.

El primer paso para crear tu modelo es identificar todos los procesos. Los procesos son siempre verbos, así que en este ejemplo son “comprar”, “montar” y “comer”. Escribe estas palabras en casillas seguidas, con espacios entre ellas, en el orden en que las harías tú.

Ahora, piensa en tus entradas y salidas. Son los elementos que entran y salen de cada proceso. En nuestro ejemplo, la salida de tu proceso de compra son los “ingredientes”, que entran en el proceso de “montaje”, cuya salida es “el bocadillo”, que conduce a tu proceso final: “¡comer!”. Dibuja flechas entre las casillas de tu proceso y escribe tus entradas y salidas encima de cada una, conduciendo de casilla en casilla. Este es tu modelo mental.

En el lugar de trabajo, los modelos mentales actúan como puente entre las personas técnicas y las no técnicas. Si sabes crearlos, aumentarás significativamente el número de oportunidades laborales a tu alcance. Esto significa que tu potencial de ingresos nunca se verá limitado por la falta de conocimientos técnicos.

Invertir en tu bienestar fomenta poderosas habilidades que generan verdadera riqueza.

Imagina a dos compañeros de trabajo: Kim y Rowan. Sobre el papel, ambos tienen la misma formación y el mismo nivel de experiencia. Pero en la práctica, su enfoque del trabajo es muy diferente. Kim suele arrastrarse durante el día, café a café, porque navega por la red hasta altas horas de la madrugada y no duerme lo suficiente. Rowan, en cambio, afronta sus tareas con energía y concentración. Tiene muchas más probabilidades de conseguir un ascenso que su compañera de trabajo, Kim.

Los jefes suelen determinar el valor de un empleado en función de cualidades mensurables, como los resultados de su rendimiento. Pero lo bien que rendimos tiene su origen en algo más difícil de medir: cuánto priorizamos cuidarnos físicamente. Estar sano mejora nuestro carisma, confianza y longevidad, lo que aumenta nuestro valor en el lugar de trabajo.

El valor de un empleado depende de su salud física.

El mensaje clave aquí es: Invertir en tu bienestar fomenta poderosas habilidades que generan verdadera riqueza.

Cuidar de ti mismo está en el centro de tu capacidad para seguir las disciplinas del plan financiero SEGURO. Hacer ejercicio te hará más feliz y más seguro de ti mismo, por lo que tus habilidades interpersonales brillarán. Y si eres más feliz porque estás sano, el riesgo de compras emocionales disminuirá. Además, tu cerebro estará más agudo, lo que te ayudará a generar nuevas ideas o a abordar proyectos complejos que se salen de tu zona de confort.

La salud mental es un factor clave en tu vida.

La salud mental es un aspecto importante de tu bienestar físico porque aumenta tu capacidad de concentración. Esto es más importante que nunca, ya que la mayoría de los empleados de empresa reciben unos 125 correos electrónicos al día. Si te distraes fácilmente con el clickbait o los cotilleos de la oficina, te ahogarás en correos atrasados y estarás estresado antes de que te des cuenta.

La salud mental es un aspecto importante de tu bienestar físico, porque aumenta tu capacidad de concentración.

Una forma de combatirlo es practicar la meditación y la atención plena. Ambas pueden mejorar tu concentración y ayudarte a controlar el estrés, y con una amplia gama de aplicaciones y cursos disponibles en Internet -desde laicos a espirituales- nunca ha sido tan fácil encontrar algo que se adapte a tus necesidades.

Otra forma de fomentar tus superhabilidades físicas es cultivar una vida sexual sana, que te permita explorar plenamente tus emociones. Un estudio realizado por los autores encontró una relación directa entre una vida sexual sana y una vida laboral productiva. Esto no es sorprendente si reflexionas sobre cómo el sexo alimenta tu vitalidad, que a su vez te hace más creativo y motivado.

Ahora que hemos explorado cómo aumentar tu valor para los empleadores, en el siguiente resumen veremos cómo los demás pueden darte valor a ti.

La equidad aumenta tu potencial de ingresos y te ayuda a formar conexiones valiosas.

Cuando al grafitero David Choe le encargaron pintar murales para una nueva Startup tecnológica, rechazó los 60.000 dólares de honorarios. A mucha gente le parecería una tontería. Sesenta mil dólares no es calderilla. Pero Choe asumió un riesgo calculado. Pidió que le pagaran en acciones. Ese capital vale ahora unos 500 millones de dólares. La Startup que Choe pintó con spray era Facebook.

El capital social es la propiedad parcial de una empresa, normalmente en forma de acciones. Desafía la noción de que debemos trabajar más y más duro para ganar más, lo que la convierte en un activo valioso. Conseguir acciones en la fase adecuada del desarrollo de una empresa puede dar lugar a enormes recompensas más adelante. Por eso muchas secretarias y aparcacoches de Silicon Valley acaban siendo millonarios.

El mensaje clave aquí es: La equidad aumenta tu potencial de ingresos y te ayuda a formar conexiones valiosas.

¿Pero qué pasa si no vives en el Valle? ¿Puedes seguir beneficiándote de la equidad?

La respuesta es sí. Cualquiera, con cualquier tipo de habilidad útil, puede beneficiarse de la equidad de asesor.

La equidad de asesor es un tipo de pago en especie que recibes después de haber actuado como mentor empresarial. Digamos, por ejemplo, que eres un genio creando campañas de marketing. Te enteras de una Startup que está desarrollando una aplicación con un potencial real, pero el equipo está formado por ingenieros de software y ninguno de ellos sabe nada de ventas. Su producto corre el riesgo real de pasar desapercibido para los clientes potenciales.

Aquí es donde te ofreces como asesor. Te reúnes con los miembros clave de la Startup y les guías en la creación de un plan de marketing. Les ofreces una reunión de 90 minutos cada trimestre para darles el apoyo que necesitan. Si las cosas van bien, es probable que muestren su gratitud dándote acciones de la empresa. Dentro de unos años, esas acciones podrían valer millones.

Lo bueno de las acciones de los asesores es que no te cuestan nada, salvo tiempo. Esto significa que el retorno potencial de la inversión es enorme. E incluso si no acabas con una cartera de acciones valiosas, habrás ampliado tu red. Lo que en sí mismo aumenta enormemente tu verdadera riqueza al abrirte las puertas a nuevas oportunidades.

Pertenecer a una tribu que comparte tus valores aumentará significativamente tu sensación de seguridad.

En una lluviosa noche californiana de 2007, el coche del escritor Bryan Franklin fue embestido por detrás en un túnel. Lo llevaron de urgencia al hospital para que le hicieran pruebas para ver la gravedad de su lesión en la cabeza. La espera de los resultados duró unas horas espeluznantes, pero en ese tiempo Franklin recibió más de 60 mensajes de texto de amigos preocupados.

La mayoría de estos mensajes eran de texto.

Muchos de estos mensajes procedían de una comunidad de personas que vivían en un cohousing, en San Francisco. Franklin sólo los conocía desde hacía unos meses, pero en las semanas siguientes al alta hospitalaria le llevaron comida, le ofrecieron masajes para tratar el latigazo cervical y le ayudaron con las reclamaciones al seguro. Franklin estaba asombrado por el apoyo. Cuando preguntó a una amiga por qué todo el mundo era tan generoso, ella le dijo que era porque eran una tribu.

La clave del éxito.

El mensaje clave aquí es: Pertenecer a una tribu que comparta tus valores aumentará significativamente tu sensación de seguridad.

Las tribus son grupos de personas que comparten sus valores.

Las tribus son grupos de personas con una visión compartida. Su único propósito es que los miembros se ayuden mutuamente en la medida de lo posible.

Formar parte de una tribu aumenta tu riqueza de varias maneras. En primer lugar, hay beneficios económicos. En lugar de que Franklin pagara por un masaje, un compañero de la tribu le dio uno gratis. Otros beneficios pueden incluir cosas como el acceso gratuito a la lujosa casa de vacaciones de alguien, o compartir los gastos de una compra importante, como la adquisición de un coche.

En segundo lugar, tu tribu te da más riqueza.

En segundo lugar, tu tribu te informará sobre oportunidades de trabajo, lo que podría aumentar tu potencial de ingresos. Y si un miembro de la tribu te recomienda para un puesto, ya estás un paso por delante de la competencia.

Por último, y quizá lo más importante, formar parte de una tribu aumenta tu Tasa de Intercambio de Felicidad, ese sentimiento de pertenencia que personifica la verdadera seguridad. Si te sientes conectado a personas que comparten tus valores, eso te hace más feliz y te aporta todos esos importantes beneficios para la salud que te ayudan a gastar con inteligencia y a ahorrar.

Franklin se unió a una tribu establecida, pero tú puedes crear la tuya fácilmente. Empieza invitando a cinco o diez personas que compartan tus valores fundamentales a una reunión informal. Asegúrate de que estas personas sean diversas en su formación profesional y cultural, de ese modo tu tribu tendrá un amplio conjunto de habilidades. Si las cosas van bien, organiza otra reunión para el mes siguiente y pide a cada miembro que traiga a cinco amigos más. Antes de que te des cuenta, habrás hecho crecer tu propia tribu y habrás acelerado tu verdadera riqueza.

Conclusiones

El mensaje clave de estos resúmenes:

Cuando pensamos en la riqueza, a menudo lo hacemos en términos de un objetivo de ahorro que alcanzaremos viviendo con un presupuesto estricto e invirtiendo ferozmente. Pero este tipo de modelos financieros dependen de factores que escapan a tu control, como la bolsa y la inflación. Tiene mucho más sentido hacer de ti mismo tu activo número uno. Si desarrollas estratégicamente las habilidades que los empresarios consideran deseables y te relacionas con personas que te apoyen, podrás salvaguardar tu carrera profesional y aumentar continuamente tu potencial de ingresos.

Consejos para actuar

Consejos para actuar.

Consejos Accionables:

Conviértete en un profesional de la oratoria.

La idea de hablar en público infunde miedo a la mayoría de la gente, por eso es una gran habilidad que puedes desarrollar. Hay muchas técnicas que puedes estudiar y que te darán la confianza necesaria para hablar en público de forma convincente. Una simple búsqueda en Internet te ayudará a encontrar una organización local que pueda enseñarte y asegurarte de que siempre destaques entre tus compañeros.

¿Tienes algún comentario?

¡Nos encantaría conocer tu opinión sobre nuestro contenido! Envíanos un correo electrónico a libros@pathmba.com con el asunto La última inversión segura y comparte tus opiniones

.

Qué leer a continuación: La brecha del comportamiento, de Carl Richards

Como acabas de aprender, los consejos financieros que sigue la mayoría de la gente no son necesariamente el mejor enfoque para conseguir riqueza y seguridad. El autor y planificador financiero Carl Richards está de acuerdo, pero eso es sólo una parte de la cuestión. Para aumentar tu riqueza de modo que puedas dejar de preocuparte por el dinero, Richards cree que necesitas salvar la distancia entre lo que deberías hacer y lo que realmente acabas haciendo. Para saber cómo, consulta el resumen de La brecha del comportamiento, de Carl Richards.

Leave a comment