The Languages of Leadership

Cómo utilizar tus palabras, acciones y comportamientos para influir en tu equipo, compañeros y jefe

Domina las técnicas que emplean los líderes fuertes e inspiradores de todo el mundo!

Sea cual sea nuestro trabajo, probablemente todos hemos sufrido alguna vez el liderazgo de un jefe realmente terrible. Los malos jefes se presentan de muchas formas. Está el tirano que insiste en hacer las cosas a su manera ¡o si no! Está el jefe perezoso que deja que los demás hagan todo el trabajo y se lleva todo el mérito. Y luego está la microdirectora que lo hace todo ella misma porque supone que nadie más es capaz de producir a su nivel.

Pero la otra cara de la moneda es que el jefe se empeña en hacer las cosas a su manera.

Pero por otro lado, probablemente también hayas tenido al menos un jefe que fue una auténtica inspiración. Tal vez ese jefe se convirtió incluso en un mentor, guiándote por un camino profesional satisfactorio. Si tuvieras que quedarte en un solo trabajo el resto de tu vida, no hay duda de para qué jefe preferirías trabajar.

Los grandes líderes no se dejaron guiar por sus jefes.

Los grandes líderes no llegaron donde están por accidente. Les costó mucho trabajo y, por el camino, tuvieron que enfrentarse a docenas, si no cientos, de individuos diferentes. Para destacar, tuvieron que demostrar sus dotes de liderazgo en cada paso del camino. Pero, ¿cuáles son las habilidades de liderazgo que ayudan a destacar a los grandes líderes? En este resumen, conocerás los Lenguajes del Liderazgo: formas de hablar y actuar que te ayudarán a destacar.

En este resumen, descubrirás

Lenguajes de liderazgo

    • por qué los grandes líderes son vulnerables y fuertes;
    • quién está en tu círculo de influencia;y
    • por qué no quieres ser un líder aislado
    • .

    La única forma de mejorar las habilidades de liderazgo es centrándonos en nosotros mismos, no en los demás.

    Ser líder hoy en día es difícil.

    Las organizaciones son complejas.

    Nuestras organizaciones son complejas. Nuestra atención se mueve en una docena de direcciones diferentes a la vez. Y las personas con las que trabajamos pueden estar dispersas por todo el mundo. Los problemas pueden surgir de un momento a otro.

    Cuando surgen, puede resultar tentador para un dirigente culpar a sus empleados o a su organización. Todo iría bien si tan sólo la gente hiciera su trabajo, si tan sólo la jefa se aclarara, si tan sólo la organización estuviera mejor estructurada.

    Pero, al culpar a los demás, el líder se equivoca.

    Pero al culpar a los demás, cometemos un error. Sólo hay una cosa que podemos cambiar y mejorar libremente: nosotros mismos.

    El mensaje clave aquí es: La única forma de mejorar las habilidades de liderazgo es centrándonos en nosotros mismos, no en los demás.

    Todo empieza por preocuparse, o tomarse las cosas de forma más personal. Si no nos tomamos las cosas como algo personal, podemos desapegarnos de nuestro trabajo, perder la motivación e incluso tomar decisiones poco éticas.

    El truco está en no tomarse las cosas como algo personal.

    El truco está en no tomarse el trabajo tan a pecho que mordamos más de lo que podemos masticar y nos quememos. Es un acto de equilibrio. Y aquí tienes cómo abordarlo.

    En Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Eficaz, Steven Covey introduce los conceptos clave del círculo de preocupación y el círculo de influencia.

    El círculo de preocupación incluye el círculo de influencia.

    El círculo de preocupación incluye todas aquellas cosas que te preocupan pero sobre las que no tienes control. En este círculo están incluidos tus compañeros de trabajo. El círculo de influencia, en cambio, se centra en todo aquello sobre lo que realmente puedes hacer algo. Cosas que puedes mejorar directamente. Para tomarte las cosas personalmente, de la forma correcta, tienes que centrarte en las cosas de este círculo.

    Por ejemplo, imagina que trabajas en contabilidad. Eres genial con los números, tratas con ellos todo el día. Pero tienes problemas para tratar con la gente. Te preocupa tu falta de habilidades interpersonales. Así que evitas salir de tu zona de confort y te ciñes más a los números que a las personas. Ahora bien, si te tomaras las cosas más a pecho, te darías cuenta de que mejorar tu don de gentes es importante y merece la pena. Es más, te darías cuenta de que es algo que está en tu círculo de influencia. Es algo que tú mismo puedes controlar.

    Podrías hacer un esfuerzo por socializar más. En lugar de responder a cada pregunta por correo electrónico, levántate y reúnete con tus compañeros de trabajo cara a cara. O podrías ofrecerte voluntario para proyectos que incluyan trabajar en equipo. Sólo con trabajar en esto, tu círculo de influencia crecerá.

    Cambiar tu estilo de liderazgo empieza por evaluar tu nivel de liderazgo actual.

    Piensa en algunos de los mejores jefes que hayas tenido. Ahora, piensa en los elementos de tu propio estilo de liderazgo que mejor funcionan. ¿Notas algún patrón? Todos reflejamos nuestro comportamiento en las personas que más admiramos. Así que si quieres inspirar ese mismo nivel de admiración en las personas que te rodean, tienes que empezar por ser el cambio que quieres ver.

    Pero, ¿cómo puedes conseguirlo?

    ¿Pero cómo lo haces? Bueno, primero tienes que evaluar con honestidad cuál es tu estilo de liderazgo.

    El estilo de liderazgo.

    El mensaje clave aquí es: Cambiar tu estilo de liderazgo empieza por evaluar tu nivel de liderazgo actual.

    Existen seis niveles básicos de liderazgo.

    En la parte inferior de la escala se encuentra el “líder aislado“. Los líderes aislados trabajan sólo con un puñado de personas, tienden a ser manipuladores y no se preocupan de nadie más que de sí mismos.

    A continuación, en el Nivel 2, está el “Líder interesado“. Estos líderes están algo más comprometidos, pero no inspiran mucho respeto, ni a sus superiores ni a las personas que trabajan para ellos.

    Líder aislado.

    En el medio está el nivel 3, el “Líder implicado“. Son jugadores de equipo que sin duda hacen el trabajo. Pero sus evaluaciones de rendimiento son decididamente medias, a veces porque han asumido más de lo que pueden manejar.

    En el nivel 4 está el “líder integrado.” Estos líderes se han hecho notar y la gente está impresionada por su trabajo. Pero todavía se les considera con potencial, no que hayan alcanzado realmente el éxito.

    El siguiente en el nivel 5 es el “líder influyente.” Se trata de grandes creadores de redes que son activos tanto dentro de su propia organización como fuera de ella. Trabajan duro y tienen fama de conseguir que se hagan las cosas.

    Por último, en la cima está el “líder inspirado.” Estas personas son innovadoras y han cultivado relaciones de trabajo con todos, desde el director general hasta la gente de las trincheras. Si quieres dirigir el espectáculo algún día, éste es el nivel al que debes aspirar.

    Descubrir en qué nivel te encuentras actualmente requiere un examen profundo de ti mismo y una reflexión honesta sobre tus puntos fuertes y débiles. Pero centrando tu energía en las áreas que necesitas mejorar, es posible transformarte de un líder meramente interesado en uno inspirado. Puedes ascender en esa escala dominando los seis lenguajes del liderazgo. Conozcámoslos mejor en el siguiente resumen.

    El líder habla los lenguajes del coraje y la fuerza.

    Los líderes de éxito son de todas las formas y tamaños. Sin embargo, todos ellos pueden clasificarse en tres conjuntos de habilidades diferentes: el líder activo, el líder directivor y el líder perceptivo. Dentro de cada uno de ellos hay varios lenguajes de liderazgo. Para ser el mejor líder, tienes que recurrir a todos ellos en diferentes momentos y situaciones.

    Comencemos por examinar cómo convertirse en un Líder Activo.

    El mensaje clave aquí es: El Líder Activo habla los lenguajes del coraje y la fuerza.

    La clave para ser un Líder Activo es el coraje. Esto, por supuesto, significa enfrentarte a tus miedos. Ahora bien, esto puede parecer aterrador, pero en realidad no lo es. En los negocios, tus miedos casi nunca ponen en peligro tu vida y todos pueden superarse con la práctica.

    De hecho, la preparación es la clave del valor. Normalmente puedes prever las situaciones que te van a causar miedo y prepararte para ellas. Por ejemplo, puedes tener miedo de levantarte y discrepar con tu jefe durante las reuniones. Pero si te preparas para el momento, analizando por qué no estás de acuerdo, preparando un contraargumento y tal vez incluso redactando exactamente lo que quieres decir, podrás enfrentarte a ese miedo y defender aquello en lo que crees.

    La valentía es lo mejor de todo.

    Lo bueno de la valentía es lo fácil que se contagia. Al igual que los bostezos y los estornudos, el coraje es contagioso. Predicar con el ejemplo marca una pauta que inspira a los demás a seguir tu ejemplo. Puede resultar difícil e incómodo, pero practicar la valentía demuestra integridad y confianza, y te distingue de los demás.

    La valentía va de la mano con el coraje.

    El coraje va de la mano del siguiente lenguaje: fuerza. Pero ser un líder fuerte no consiste sólo en superar tus miedos. Significa que estás dispuesto a tomar decisiones difíciles, incluso cuando puedan ser impopulares.

    Un líder fuerte no es simplemente despiadado. Los líderes fuertes saben tomar decisiones difíciles sin destruir la moral.

    Por ejemplo, digamos que te acaban de ascender y ahora estás a cargo de un proyecto que se ha prolongado durante meses sin final a la vista. Está claro que hay que terminarlo, pero ¿cómo lo cancelas? Si lo cancelas sin pensar en las personas afectadas por tu decisión, corres el riesgo de parecer despiadado e insensible. En lugar de eso, recaba la opinión de todos los miembros de tu división y tómate el tiempo necesario para asegurarte de que todos aceptan tu forma de pensar.

    Recuerda siempre la diferencia entre respeto y miedo. Una cultura del miedo destruye la moral de la empresa y reduce la productividad. No quieres que la gente te vea como un matón. Si les tratas con respeto, te tratarán de la misma manera.

    Dominando los lenguajes de la valentía y la fuerza, proyectarás una imagen de confianza y seguridad en ti mismo que infundirá respeto tanto a tu supervisor como a las personas que dependen de ti.

    Los Líderes Directivos son capaces de diseñar su entorno y ceder el poder a los demás.

    Pasemos a hablar del Líder Directivo.

    Los Líderes Directivos son capaces de diseñar su entorno y ceder el poder a los demás.

    Pasemos a hablar del Líder Directivo.

    La habilidad clave de un Líder Directivo es maniobrar las situaciones, las circunstancias e incluso las personas para alcanzar mejor los objetivos. Pero, ¿cómo se hace esto?

    El mensaje clave aquí es: Los Líderes Directivos son capaces de diseñar su entorno y ceder el poder a otros.

    Empecemos por diseñar tu entorno. Esto requiere un enfoque triple: observar, interpretar e intervenir.

    Por ejemplo, supongamos que quieres proponer un nuevo proyecto a tu jefe. Pero te has dado cuenta de que cada vez que te sientas con ella en su despacho, está demasiado distraída con los correos electrónicos y las llamadas como para prestarte atención. Sabes por experiencia que no es que no le interesen las nuevas ideas, sino que está demasiado ocupada para concentrarse. La solución más fácil es sacarla de la oficina. Tal vez podrías proponerle un café o una comida fuera de la oficina, o simplemente pasear y hablar mientras ambos os dirigís a una reunión de personal. En otras palabras, tú observas el comportamiento de tu jefe, tú interpretas por qué está ocurriendo, y tú intervienes para ayudarle.

    La transparencia es clave para la ingeniería de tu entorno. Esto no significa sólo crear algunos espacios de trabajo abiertos, o salir de tu oficina para charlas rápidas con el equipo. Tienes que ser completamente abierto con la gente sobre tu proceso de pensamiento y tus intenciones, y tienes que comunicar por qué estás tomando determinadas medidas.

    Además de ser transparente, el Líder Directivo también debe estar dispuesto a abdicar el poder a los demás. Esto significa renunciar a una parte del control.

    Ceder el control puede ser muy duro, pero merece la pena. Cuando los miembros de tu equipo se sienten capacitados para tomar sus propias decisiones, se implican más en ti, en tus objetivos y en tu empresa.

    Entonces, ¿cómo renunciamos al poder de forma eficaz? Empieza con autoconciencia. Tendemos a creer que las mejores soluciones son las que se nos ocurren a nosotros mismos. Pero prácticamente todos los problemas pueden resolverse de distintas maneras. Y quién sabe, la solución de otra persona podría ser mejor. Ser conscientes de que nuestros propios pensamientos e ideas no siempre son la mejor forma de avanzar es el principio de ceder el control a los demás.

    Luego necesitas abdicar el poder hacia arriba. Tener el valor y la fuerza para enfrentarte a tu jefe no siempre es la estrategia más diplomática. Así que, en algunos casos, deja que tu jefe gane la discusión. Guarda tu energía para las discusiones más importantes. De vez en cuando, incluso puede ser buena idea dejar que se lleve el mérito de algo que hayas hecho tú. Nunca es mala idea ayudar a que tu jefe quede bien.

    Manejando tu entorno y cediendo el poder a los demás, demuestras que eres un innovador colaborador dispuesto a asumir riesgos calculados.

    El Líder Perspicaz habla el lenguaje de la confianza.

    Bien, ahora es el momento de hablar de los lenguajes finales del liderazgo: Los lenguajes del Líder Perceptivo.

    El mensaje clave de este resumen es: El Líder Perceptivo habla el lenguaje de la confianza.

    Empecemos por la confianza. La confianza es algo muy difícil de construir. Lleva tiempo y paciencia conseguir que la gente de tu equipo confíe en ti. Peor aún, puede destruirse en un instante. Basta una mala decisión para que los niveles de confianza caigan en picado.

    Entonces, ¿cómo puedes generar confianza de forma eficaz? La confianza se construye sobre una base de credibilidad, respeto y equidad. La credibilidad te da autoridad para mantener conversaciones difíciles. El respeto mutuo permite a todos los implicados escuchar con la mente abierta. Y la imparcialidad elimina el miedo a las represalias que tan a menudo puede envenenar las conversaciones abiertas.

    Pero la confianza es una cuestión de confianza.

    Pero la confianza es una calle de doble sentido. No puedes limitarte a demostrar que eres digno de confianza. Tienes que demostrar que confías en los que te rodean. Abdicar de cierto poder es una buena forma de demostrar confianza. También lo es aumentar la colaboración y crear transparencia. Demostrando a los demás que te parece bien que tomen la iniciativa, o que sus decisiones importan, estás mostrando confianza en ellos.

    Pero, junto con el desarrollo de la confianza, hay que desarrollar la confianza.

    Pero además de desarrollar la confianza, debes ser consciente de lo que puede destruirla. Hay cinco grandes amenazas para la confianza: inacción, competencia, miedo, culpa y chismorreo. El miedo, la culpa y los cotilleos se explican por sí mismos, pero la inacción es complicada.

    Pongamos que se abre un puesto en tu empresa y queda vacante durante semanas, incluso meses. A pesar de esta situación, a nadie del equipo se le ofrece un ascenso. Esta inacción puede ser una señal de que el jefe no confía en nadie para hacer el trabajo eficazmente, de que prefiere no contratar a nadie antes que ascender a alguien que no se lo merece. ¿Cómo crees que se sentirían los del equipo? Difícilmente se sentirían en confianza, ¿verdad?

    La competencia puede socavar la confianza cuando se utiliza de forma inadecuada. Un grado saludable de competencia puede estar bien para mantener a la gente motivada. Pero centrarse demasiado en objetivos individuales acabará con su sentido del trabajo en equipo. Un equipo que compite ferozmente entre sí crea compañeros que se ven unos a otros como rivales a los que aplastar, en lugar de compañeros en los que confiar.

    Pues bien, así es como funciona el trabajo en equipo.

    Así es como se desarrolla la confianza esencial para convertirse en un Líder Perceptivo. Pero la confianza no es el único lenguaje que debe hablar un Líder Perceptivo. En el siguiente resumen veremos cómo comunicar la vulnerabilidad.

    El Líder Perceptivo fomenta el lenguaje de la vulnerabilidad.

    ¿En qué piensas cuando oyes la palabra “vulnerabilidad”? Probablemente pienses que es una debilidad, ¿verdad? Algo que debe ocultarse a toda costa. Al fin y al cabo, una gran líder tiene que demostrar que es fuerte y resistente, no vulnerable, ¿verdad?

    En absoluto.

    El mensaje clave de este resumen es: El Líder Perceptivo fomenta el lenguaje de la vulnerabilidad.

    Las conexiones más profundas que tienes con la gente se forman cuando se permiten sentirse vulnerables delante de ti. Los grandes líderes intentan fomentar muestras de vulnerabilidad en sí mismos y en sus equipos. Esto no significa que tengas que convertir cada reunión de personal en una sesión de terapia de grupo. Basta con compartir un poco de tu historia para llegar muy lejos. Incluso frases sencillas como “lo siento” o “no había pensado en eso” demuestran que no siempre tienes todas las respuestas y que puedes aprender de tus errores.

    Pero la vulnerabilidad puede ser un arma de doble filo.

    Pero la vulnerabilidad puede utilizarse en exceso. Si vas demasiado lejos e intentas jugar con la simpatía de alguien, puedes parecer manipulador o débil. Entonces, ¿cómo conseguir el equilibrio adecuado? ¿Cómo expresar vulnerabilidad sin tener que pedir perdón?

    La mejor manera es buscar activamente comentarios y opiniones contrarias sobre tus ideas. Al hacerlo, te permites parecer vulnerable. El mero hecho de pedir ayuda demuestra que eres humano.

    Pero, sobre todo, pide ayuda.

    Pero sobre todo, busca oportunidades para conectar con la gente de tú a tú. Y cuando hables con la gente en persona, trátala como a un ser humano. No les regañes por cada error que cometan. Empatiza con ellos, habla de tus propios errores y pasos en falso. Haz todo lo que puedas para conectar con ellos a nivel personal.

    Ahora te estarás preguntando, “¿pero cómo puedo parecer vulnerable y fuerte al mismo tiempo? ¿Cómo es posible reflejar simultáneamente todos los lenguajes del liderazgo?

    La realidad es: no tienes por qué hacerlo. La clave para dominar los seis lenguajes del liderazgo es utilizarlos todos de forma equilibrada.

    Para dominar los lenguajes del liderazgo necesitas saber cuándo y cómo utilizar cada uno de ellos. Si proyectas fuerza en una situación que requiere vulnerabilidad, puedes ser considerado mezquino e insensible. Si abdicas del poder cuando deberías mostrar valentía, parecerá que te estás pasando la pelota. La clave para lograr el equilibrio adecuado es la reflexión y la autoconciencia. En cada situación, mírate con sinceridad y pregúntate qué intentas conseguir y por qué. Porque, como líder, aunque no estés examinando tus palabras y acciones, todos los demás en la sala lo están haciendo.

    Conclusiones

    El mensaje clave de estas Conclusiones es:

    Ser un líder eficaz requiere mucho trabajo, y hay muchas formas de abordar el liderazgo. Pero hay unas cuantas habilidades y enfoques clave que todo buen líder debe mostrar. Para prosperar como líder, debes ser valiente y fuerte. Debes ser capaz de diseñar tu entorno y ceder el poder a los demás. Por último, debes inspirar confianza a tu equipo y estar dispuesto a mostrarte vulnerable. En lugar de intentar mostrar todos estos lenguajes al mismo tiempo, debes juzgar la situación y comunicar el lenguaje que mejor se adapte a ella.

    Consejos para la acción

    Consejos Accionables:

    Consejos Accionables:

    Consejos Accionables:

    Consejos Accionables.

    Un último consejo

    Fija expectativas claras y aprende a decir “¡no!”

    Puede ser difícil comunicarse en el lenguaje de la fuerza. Pero por suerte hay algunas técnicas sencillas que pueden ayudarte a proyectar fuerza e imponer respeto. En primer lugar, fija unas expectativas muy claras con plazos concretos para que no haya malentendidos. Si la gente no cumple esas expectativas, tienes que hacerles responsables, aunque eso signifique tener conversaciones duras. En segundo lugar, aprende a decir “no” y cíñete a ello, incluso cuando te rechacen.

    ¿Tienes algún comentario?

    ¡Nos encantaría conocer tu opinión sobre nuestro contenido! Envíanos un correo electrónico a libros@pathmba.com con el título de este libro como asunto y comparte tus opiniones.

    Qué leer a continuación: El lenguaje silencioso de los líderes, de Carol Kinsey Goman

    Ahora que conoces los seis lenguajes del liderazgo, ¿por qué no añades un séptimo a tu repertorio? El lenguaje verbal es importante, pero el lenguaje no verbal es igualmente crucial para el éxito de cualquier líder. Tanto si estás dirigiendo una reunión, una negociación, una presentación o una colaboración, necesitas proyectar el tipo adecuado de lenguaje corporal.

    Hazlo bien.

    Hazlo bien y transmitirás calidez y confianza. Hazlo mal, y puedes perder la confianza de tus colegas, clientes o empleados incluso antes de decir “hola”. Para aprender a evitar este destino y convertir el arte del lenguaje corporal en una ventaja, consulta nuestro resumen de El lenguaje silencioso de los líderes, de Carol Kinsey Goman.

Deja una respuesta
Related Posts
El sorprendente poder del coaching entre pares
Leer más

El sorprendente poder del coaching entre pares

Los beneficios del coaching para grupos pequeños provienen de poderosas interacciones de aprendizaje entre líderes que no están en el mismo equipo, pero que son más o menos iguales en experiencia y posición, y el proceso puede generar impactos en el desarrollo de liderazgo que superan lo que es posible en el coaching individual. Los autores ofrecen pautas que le ayudarán a aprender más acerca de usted y de la organización que dirige. Al pedir apoyo a otros y crear un lugar seguro para la exploración, creará habilidades fundamentales para todo el crecimiento personal y organizacional futuro.