The Future Home in the 5G Era

Estrategias de nueva generación para una vida hiperconectada

Descubre las oportunidades y los retos de la era del Hogar del Futuro.

Imagina despertarte con el olor a café y huevos, recién preparados para ti por tu cocina automática. Tu armario inteligente ya ha elegido y planchado tu ropa del día. Mientras te duchas, ves las noticias proyectadas en la pared del cuarto de baño, mientras tu mayordomo digital programa el servicio de coche compartido autónomo que te llevará al trabajo.

¿Suena a ciencia ficción? Podría ser realidad antes de lo que crees.

Muchas de las tecnologías que podrían permitir que nuestros hogares fueran realmente “inteligentes” ya existen. Una de ellas es el nuevo estándar inalámbrico 5G para telecomunicaciones. Pero las innovaciones en computación de borde, eSIMs y tecnologías del Internet de las Cosas también desempeñan un papel importante.

The Future Home in the 5G Era
SPONSOR

Si no estás seguro de lo que significa alguno de estos términos, no te preocupes. Este resumen te presentará estas tecnologías básicas del Hogar del Futuro, así como los servicios y dispositivos inteligentes que podrían permitir. Además, te informarán de las oportunidades y retos que el Hogar del Futuro supondrá para las distintas empresas.

Aprenderás

  • cómo el estándar inalámbrico 5G revolucionará la tecnología del hogar inteligente;
  • qué obstáculos tendrán que superar los proveedores de servicios para el hogar; y
  • qué empresas están mejor preparadas para convertirse en los líderes de la industria del Hogar del Futuro.
  • Qué empresas están mejor preparadas para convertirse en los líderes de la industria del Hogar del Futuro.

Nuestras Casas del Futuro serán centros tecnológicos hiperconectados e hiperpersonalizados.

Televisores con WiFi, termostatos inteligentes, entrega automática de comestibles… muchas casas actuales ya están mejoradas con servicios y dispositivos digitales.

Pero aunque estos servicios y dispositivos ya están en funcionamiento, la mayoría de los hogares de hoy en día ya están mejorados.

Pero aunque estos aparatos estén conectados a Internet, no están conectados entre sí. Tu luz inteligente Philips y tu Apple TV, por ejemplo, no pueden comunicarse para crear el ambiente lumínico perfecto para tu noche de cine.

Pero esto es precisamente lo que una casa verdaderamente inteligente debería ser capaz de hacer: coordinar una variedad de servicios y dispositivos digitales para adaptarse perfectamente a tus necesidades.

El mensaje clave aquí es: Nuestras Casas del Futuro serán centros tecnológicos hiperconectados e hiperpersonalizados.

Nuestras Casas del Futuro serán centros tecnológicos hiperconectados e hiperpersonalizados.

¿Cómo sería una Casa del Futuro perfecta?

Para hacernos una idea de lo que es posible, imaginemos un día en la vida de una familia media que vive en la era de las Casas del Futuro. Te presentamos a los Smith.

Es sábado por la mañana, y el marido Paul está jugando con su hijo Winnie, de 2 años, en el jardín. Al fondo, un cortacésped autónomo recorta tranquilamente el jardín. Paul está intentando enseñar a Winnie a contar hasta 10, pero se ve interrumpido cuando su mujer Susan le llama para que entre en casa. Entonces Paul le entrega a Winnie un osito de peluche inteligente y parlante que retoma la lección de contar donde él la dejó. El osito también tiene una cámara de vigilancia, por lo que puede enviar una alerta a ambos padres si detecta algún peligro para Winnie.

En el interior, Paul encuentra a su esposa Susan reprendiendo a su hija Katherine, de 8 años, por romper uno de los detectores de humo inteligentes con su pelota saltarina. El nodo de mando doméstico ha registrado inmediatamente los daños, y el asistente de voz digital pregunta ahora a Susan si quiere pedir uno de repuesto. Susan acepta, y el nuevo detector de humo se envía por dron en menos de una hora. Cuando llega, sólo tiene que sacarlo de la caja y conectarlo a su enchufe -sin configuración ni instalación- y el nuevo dispositivo se integra inmediatamente en la red central.

Por la tarde, Susan se somete a su reconocimiento médico anual en casa. Va a una habitación designada de la casa, donde su médico la recibe por videochat. El médico puede medir las constantes vitales de Susan a través de su pulsera inteligente. Buenas noticias: ¡su tensión arterial ha bajado! Para celebrarlo, Susan lleva a Katherine a dar un paseo virtual con la abuela Dottie.

Sin complicaciones, fácil de usar e interactiva: los Smith viven en la Casa del Futuro ideal. Gracias a la integración de una serie de servicios y dispositivos digitales, puede resolver problemas sencillos por sí sola, ayudar con los complejos y anticiparse a futuros problemas.

La Casa del Futuro es el hogar ideal.

Y esto no fue un simple ejercicio de imaginación. Como veremos en el siguiente resumen, esas Casas del Futuro podrían estar a la vuelta de la esquina.

5G allanará el camino hacia la Casa del Futuro.

5G – es una de esas palabras publicitarias que has oído mil veces, pero que probablemente sigas sin poder explicársela a un amigo.

Pero la palabra en sí no es lo que parece.

Pero la palabra en sí no tiene tanto misterio: “5G” significa simplemente “Quinta Generación”, es decir, la quinta actualización de la norma internacional para la conectividad inalámbrica.

La 5G es la sucesora de la norma 4G LTE que se utiliza actualmente en la comunicación móvil, y podría sentar las bases de una tecnología doméstica verdaderamente inteligente.

¿El mensaje clave? El 5G allanará el camino hacia el Hogar del Futuro.

¿Qué hace que el 5G sea mucho mejor que el 4G o el WiFi doméstico cuando se trata de la conectividad del Hogar del Futuro?

En primer lugar, como probablemente ya habrás adivinado, el 5G es mucho más rápido. Mientras que el WiFi suele funcionar en una de las dos bandas espectrales (2,4 o 5 GHz), el 5G combina multitud de bandas espectrales para conseguir la máxima velocidad. Como resultado, tiene una latencia de sólo 1 milisegundo, lo que significa que una señal tarda un tercio de resumen de un ojo en cruzar desde la red principal hasta tu dispositivo.

En segundo lugar, el 5G es mucho más rápido que el WiFi.

En segundo lugar, la 5G tiene mejor alcance. Mientras que el WiFi de tu casa llega a unos 50 metros en el mejor de los casos, probablemente incluso con algunas “zonas muertas” alrededor de la casa, la red móvil 5G puede alcanzar un dispositivo hasta a más de 16.000 metros de distancia.

En tercer lugar, el 5G permite más conexiones. Puede conectar 1 millón de dispositivos por kilómetro cuadrado, diez veces más que 4G. Éste es un requisito crucial para el avanzado “Internet de las Cosas” del Hogar del Futuro, en el que todo tipo de dispositivos domésticos -como tu frigorífico, termostato o televisor- puedan conectarse y comunicarse en línea.

Los avances en velocidad, capacidad de datos y cobertura dan al 5G la ventaja necesaria para impulsar el Hogar del Futuro. Y la mayoría de los países industrializados ya están cambiando a este nuevo estándar inalámbrico.

Una vez adoptado universalmente, el 5G nos acercará al Hogar del Futuro. Sustituirá a los muchos estándares inalámbricos diferentes e incoherentes que utilizan actualmente nuestros dispositivos, permitiéndoles por fin comunicarse entre sí.

Por supuesto, la 5G por sí sola no hará realidad el Hogar del Futuro. Para hacer posible una experiencia doméstica hiperpersonalizada e hiperconectada, la 5G debe combinarse con otras tecnologías de vanguardia, como las eSIM, la computación de borde y el análisis avanzado de datos. La computación de borde, por ejemplo, es una forma de confiar en centros pequeños y locales para el procesamiento de datos, en lugar de centros de almacenamiento lejanos. A medida que más y más de nuestros dispositivos se conecten, este nuevo sistema proporcionará un alivio esencial para la red central.

Las nuevas tendencias de consumo darán forma a la tecnología del Hogar del Futuro.

La tecnología de consumo del futuro estará moldeada por las necesidades de los futuros consumidores, predominantemente los Millennials y los miembros de la Generación Z.

En 2030, los miembros de la Generación Z habrán alcanzado la mayoría de edad, y los Millennials estarán en la cima de su poder adquisitivo. Ambas generaciones tienen expectativas distintas en lo que respecta al trabajo, el hogar y la vida social, expectativas que impulsarán las próximas grandes tendencias tecnológicas para el hogar.

Éste es el mensaje clave: Las nuevas tendencias de consumo darán forma a la tecnología del Hogar del Futuro.

Como nativos digitales, la Generación Z y los Millennials ya dependen en gran medida de servicios y dispositivos digitales personalizados en su vida diaria. Cada vez más, no asocian “hogar” con una ubicación física fija, sino con un conjunto de dispositivos, servicios y emociones. No es de extrañar que sean muy exigentes con la experiencia del usuario y la calidad del servicio de su tecnología.

Los Millennials y la Generación Z son más propensos a tener una actitud de “Hazlo por mí” que de bricolaje. Quieren tecnología que automatice todas las tareas mundanas que merman su productividad y su tiempo de ocio, sin tener que trabajar primero para ello. Para la tecnología del Hogar del Futuro, esto significa que los productos y servicios deben ser lo más fáciles de configurar posible.

Por supuesto, el Hogar del Futuro también debe adaptarse a las generaciones mayores. A medida que aumenta la esperanza de vida y la sociedad envejece, la asistencia sanitaria a domicilio con tecnología podría desempeñar un papel importante. Ya hay un 76% de personas mayores que dicen que les gustaría envejecer en su propia casa. La tecnología doméstica que permite las revisiones virtuales y el seguimiento a distancia por parte de médicos y familiares podría ayudarles a conseguirlo.

Pero las necesidades de la asistencia sanitaria a domicilio no son las mismas.

Pero las necesidades de los usuarios del Hogar del Futuro no sólo difieren entre generaciones, sino también entre personalidades. Una investigación de la consultora Accenture ha descubierto que la nueva clase de consumidores de tecnología doméstica puede clasificarse en tres categorías.

En primer lugar, las personas difieren en su forma de entender el hogar. Los de tipo “exhibicionista” ven su casa como un reflejo de su marca personal y les gusta impresionar a sus invitados con muebles elegantes y aparatos caros. En el otro extremo de este espectro están los “Nidos”, que prefieren que sus casas sean cómodas y seguras.

La segunda medida divide a las personas en función de sus conocimientos tecnológicos. Los “Exploradores” son los primeros en adoptar las nuevas tecnologías, mientras que los “Navegantes”, más tímidos, prefieren las tecnologías probadas.

Por último, los consumidores pueden dividirse en función de si tienen hijos o no.

Para tener éxito, las empresas del Hogar del Futuro deben identificar las necesidades y preferencias de cada uno de estos nuevos tipos de consumidores, y crear una tecnología que proporcione a cada uno de ellos la sensación de identidad, seguridad y comodidad que esperan.

Los mayores retos del Hogar del Futuro serán la fragmentación de los datos, la privacidad y el coste.

En un resumen anterior, supimos que la 5G podría acercarnos mucho más al Hogar del Futuro. Por ejemplo, el 5G podría agilizar los protocolos inalámbricos para que los dispositivos sean más compatibles entre sí.

Pero todo eso no es suficiente.

Pero todo eso sirve de poco si las empresas que fabrican esos dispositivos no están dispuestas a compartir datos entre sí. Y hay muchos otros obstáculos que superar antes de que el reparto automatizado con drones y las citas virtuales con el médico puedan hacerse realidad.

Éste es el mensaje clave: Los mayores retos para el Hogar del Futuro serán la fragmentación de los datos, la privacidad y el coste.

El llamado silocio de datos es quizá el mayor obstáculo en el camino hacia el Hogar del Futuro: muchas empresas siguen siendo reacias a compartir información sobre sus dispositivos, software y clientes con terceros, y menos aún con otras empresas. Pero cuando las diferentes tecnologías inteligentes no pueden compartir datos, no pueden comprender, aprender y adaptarse de la forma necesaria para proporcionar la experiencia de usuario sin fisuras de la Casa del Futuro. Para integrar la información con eficacia, las empresas del Hogar del Futuro tienen que empezar a compartir los datos de los usuarios.

Esto nos lleva al segundo obstáculo: la privacidad de los datos. Cuando todo, desde tu coche hasta tu retrete, está conectado a un nodo central de mando doméstico -y ese nodo de mando tiene acceso a tus datos bancarios, tu número de la seguridad social e incluso a tu información sanitaria-, son indispensables unos protocolos sólidos como una roca sobre cómo proteger esos datos.

Para empezar, las empresas no pueden seguir enterrando la información sobre la privacidad de los datos en la letra pequeña. El sector del Hogar del Futuro necesita normas claras y accesibles para el almacenamiento y la gestión de los datos, que permitan a los usuarios controlar de primera mano su información personal.

Además, las empresas tendrán que reforzar sus normas de seguridad para proteger a los usuarios contra los piratas informáticos y otros ciberataques. En un reciente estudio de Accenture sobre ciberseguridad, el 24% de las empresas sometidas a prueba no pudieron detectar la mitad de los intentos de violación de sus redes. En un mundo en el que tu frigorífico sabe cosas sobre ti que ni siquiera tu cónyuge sabe, esto es inaceptable.

El reto final de la seguridad informática es la protección de los usuarios frente a los ciberataques.

El último reto para la emergente industria del Hogar del Futuro será el coste inicial. Actualmente, los dispositivos domésticos conectados, como los termostatos inteligentes, son entre un 150 y un 2.000 por ciento más caros que sus homólogos analógicos. Imagina tener que pagar este sobrecoste por los cientos de dispositivos de tu Casa del Futuro.

Para que la Casa del Futuro se convierta en la nueva normalidad, debe ser asequible. La única forma de conseguirlo es que las empresas trabajen juntas y aumenten poco a poco la demanda, para que la producción en masa pueda reducir los precios de los dispositivos.

Los proveedores de servicios de comunicación podrían convertirse en los principales arquitectos de la Casa del Futuro.

Para que la tecnología de la Casa del Futuro funcione, una amplia gama de proveedores de hardware y software, así como empresas de tecnología y servicios, tendrán que reunirse bajo un mismo techo, ¡literalmente!

¿Suena a quimera?

Bueno, las empresas que tienen el poder de reunir a todos ya existen. De hecho, probablemente dependas de alguna de ellas para tus necesidades online diarias.

El mensaje clave aquí es: Los Proveedores de Servicios de Comunicación podrían convertirse en los principales arquitectos del Hogar del Futuro.

Los Proveedores de Servicios de Comunicación (PSC), como AT&T y Verizon, están especialmente preparados para liderar el sector del Hogar del Futuro.

¿Por qué? Porque son los que proporcionarán la conectividad de banda ancha 5G necesaria para la tecnología inteligente.

Pero eso no es todo.

Pero eso no es todo. Los CSP también están acostumbrados a atender a millones de clientes a la vez. Y parece que lo hacen bastante bien, pues obtienen puntuaciones excepcionalmente altas en las encuestas que miden la confianza de los clientes en los distintos proveedores de servicios. Alrededor del 49 por ciento de los Millenials ya se imaginan confiando en su CSP para la asistencia sanitaria a domicilio.

Además, los CSP están acostumbrados a atender a millones de clientes a la vez.

Además, los CSP tienen un sólido historial de privacidad y seguridad de los datos. Además, en la mayoría de los países están regulados públicamente por el gobierno.

Todos estos factores posicionan a los CSP para convertirse en los principales operadores y orquestadores de la tecnología del Hogar del Futuro. Pero para lograrlo, también tendrán que reestructurar su modelo de negocio.

En primer lugar, tendrán que mejorar sus servicios. Los usuarios del Hogar del Futuro necesitarán un servicio de atención al cliente en tiempo real, fluido y proactivo. La única forma de proporcionar esto a millones de clientes será automatizando partes del proceso. El CSP español Telefónica, por ejemplo, ya utiliza un asistente de voz basado en IA que puede interactuar con los clientes y ofrecerles recomendaciones de atención al cliente.

Además, los CSP tienen que formar a empleados humanos inteligentes y competentes que sean capaces de comprender, anticipar y satisfacer las necesidades del cliente del Hogar del Futuro.

Los CSP también tienen que formar a empleados humanos inteligentes y competentes que sean capaces de comprender, anticipar y satisfacer las necesidades del cliente del Hogar del Futuro.

Satisfacer a los clientes del Hogar del Futuro también obligará a los CSP a acelerar el desarrollo de sus productos. En lugar de lanzar nuevas tecnologías con lentitud, deben adoptar la mentalidad de “fracaso rápido” del sector de las startups. Esto significa sacar rápidamente al mercado nuevos servicios y productos, y luego utilizar los datos de los clientes para mejorarlos, perfeccionarlos o simplemente abandonarlos.

Y, por último, los CSPs tienen que mejorar sus servicios y productos.

Y por último, los CSP tienen que abrir su modelo de negocio para dejar espacio a otras empresas que proporcionen dispositivos y servicios para el Hogar del Futuro. En el resumen final, veremos cómo podrían conseguirlo.

El ecosistema del Hogar del Futuro reunirá a empresas, desarrolladores y clientes en una única plataforma.

Todo el mundo sabe que Amazon es una de las empresas con más éxito del mundo. Pero, ¿conoces el secreto de su éxito?

Aquí tienes la respuesta corta: es una plataforma.

El mensaje clave es: El ecosistema del Hogar del Futuro reunirá a empresas, desarrolladores y clientes en una única plataforma.

Amazon no se limita a vender productos en línea, sino que también los fabrica, almacena y entrega. Ofrece suscripciones a productos, transmisión de vídeo y entrega de comestibles. Pero lo más importante es que facilita a terceros vendedores y desarrolladores la participación en su ecosistema. Por ejemplo, alrededor de 100.000 de las aplicaciones ahora disponibles para Alexa, el asistente de voz de Amazon, fueron creadas por desarrolladores independientes.

Para convertirse en líderes de la industria del Hogar del Futuro, los CSP tendrán que seguir el ejemplo de Amazon y adoptar un modelo de plataforma multilateral similar.

La Casa del Futuro sólo puede ser una realidad en un futuro próximo.

El Hogar del Futuro sólo podrá hacerse realidad si crece un ecosistema colaborativo y mutuamente beneficioso en torno a su tecnología central. Para ello, los CSP tendrán que construir una plataforma que permita que los datos fluyan libremente entre las empresas de hardware y software, los desarrolladores de aplicaciones y los usuarios domésticos. Y luego tienen que crear el incentivo adecuado para que estas partes se unan a su plataforma.

Para los agentes comerciales, esto significa la oportunidad de ganar dinero con buenos servicios y productos. Además, esperarán recibir ayuda de los CSP a lo largo de la cadena de distribución, por ejemplo, con asistencia al cliente. Para los clientes, el incentivo debe ser una gran experiencia de usuario. Ya sabes, de esas en las que tu frigorífico sabe exactamente cuántas cervezas tienes que pedir para tu barbacoa de cumpleaños.

En un ecosistema así, el principal trabajo de los CSP es gestionar y consolidar las enormes cantidades de datos recopilados mediante la tecnología del Hogar del Futuro. La forma más fácil y eficaz de hacerlo sería crear un único depósito nacional, o incluso mundial, para todos los datos.

Por supuesto, ninguna empresa debería estar a cargo de este depósito central de datos. Para preservar la neutralidad, los CSP podrían gestionar el depósito siguiendo el modelo de SWIFT, la plataforma que utilizan los bancos para las transacciones financieras internacionales. SWIFT está controlada de forma descentralizada y financiada por todos los bancos que la utilizan.

Esta visión de un ecosistema basado en plataformas, con los PSC en su núcleo, podría resolver los problemas comentados anteriormente. Supera la fragmentación de los datos reuniendo a empresas, desarrolladores y usuarios. Resuelve los problemas de privacidad y seguridad mediante la regulación descentralizada de su principal depósito de datos. Y por último, es lo suficientemente escalable y sostenible como para reducir el coste de los dispositivos y los servicios.

Conclusiones

El mensaje clave de estos resúmenes:

El Hogar del Futuro superinteligente podría materializarse muy pronto. Nuevas tecnologías como la 5G podrían proporcionar la infraestructura básica para una Internet de las Cosas hiperconectada, adaptada a las necesidades y deseos de los futuros consumidores. Los Proveedores de Servicios de Comunicación podrían abrir camino en esta nueva industria del Hogar del Futuro, pero tendrán que actualizar sus modelos de negocio para hacer frente a los retos de la fragmentación tecnológica, el coste y la seguridad.

Los Proveedores de Servicios de Comunicación podrían abrir camino en esta nueva industria del Hogar del Futuro.

¿Qué opinas?

¡Nos encantaría conocer tu opinión sobre nuestros contenidos! Envíanos un correo electrónico a libros@pathmba.com con el título de este libro como asunto y comparte tus opiniones.

Qué leer a continuación: Darwinismo digital, de Tom Goodwin

¿Te ha hecho pensar El futuro hogar en la era 5G sobre las tendencias empresariales del futuro?

Entonces puede que te interese explorar otras nuevas tendencias laborales y de estilo de vida que están dando forma a las industrias del futuro en Darwinismo Digital. El experto en innovación tecnológica Tom Goodwin explica cómo la digitalización ha revolucionado el campo de juego de las empresas modernas, y cómo éstas pueden, sin embargo, sobrevivir y prosperar en este nuevo mundo.

Si quieres aprender cómo hacer que tu empresa esté preparada para el futuro, consulta nuestro resumen de Darwinismo digital.

Add a comment

Deja un comentario

Advertisement