The Energy Bus

10 reglas para alimentar tu vida, tu trabajo y tu equipo con energía positiva

Súbete al autobús hacia una vida mejor y más positiva.

La mayoría de nosotros tenemos bajones personales y profesionales en nuestras vidas. A veces esos bajones pueden ser tan profundos que te preguntas si alguna vez saldrás de ellos. Así que imagínate que una mañana subes al autobús y el conductor te da una serie de normas para salir de tu depresión.

Eso es lo que quiere decir “salir de tu depresión”.

De eso trata este resumen: del autobús de la energía. Súbete a un autobús alegórico que te da nuevas formas de pensar en positivo y verás cómo transformas tu vida personal y laboral. Aquí encontrarás diez reglas para dar a tu vida un impulso de energía.

The Energy Bus
SPONSOR

En este resumen, descubrirás

    • qué significa la fórmula E + P = O y por qué es importante;
    • por qué te conviene tener energía en tu vida personal y laboral.
    • por qué quieres deshacerte de la energía negativa en tu viaje en autobús;y
    • cómo CEO tiene un significado diferente en el autobús, y por qué deberías convertirte en ese CEO.

    La falta de control sobre tu vida puede generar infelicidad.

    Para la mayoría de la gente, “energía positiva” significa ir por ahí con una sonrisa pegada. Sin embargo, la verdadera energía positiva es mucho más profunda; es un estado de verdadero optimismo y entusiasmo que cultiva un estilo de vida de confianza, pasión y amor.

    La energía positiva es un estado de confianza, pasión y amor.

    Suena muy bien, pero ¿cómo se puede alcanzar ese estado?

    Pues mira a nuestro protagonista ficticio de esta historia, George. Su vida parecía perfecta; tenía una casa, una esposa, dos hijos, un perrito y un equipo que dirigir en la empresa NRG, que fabricaba bombillas. Sin embargo, George se sentía desgraciado. Cada pequeña cosa parecía irle mal, y estaba desesperado por encontrar un sentido a su vida.

    Mucha gente se siente como George, atrapada en el asiento del copiloto de su propia vida. Después de todo, la vida está cargada de estrés y expectativas imposibles, tanto personales como profesionales.

    Un lunes por la mañana, George descubrió que su coche tenía una rueda pinchada. Llegaba tarde a una reunión sobre el lanzamiento de una nueva bombilla, y su equipo se sumió en el caos. Para colmo, esa mañana había tenido una fuerte discusión con su mujer. Apenas había transcurrido un día y ya estaba seguro de que iba a ser otra semana terrible.

    A partir de ahí, parecía que las cosas sólo iban cuesta abajo; el coche de George también tenía un problema de frenos, y tuvo que coger el autobús para ir al trabajo durante las dos semanas siguientes. Sin embargo, cuando subió al consejo por primera vez, quedó inmediatamente cautivado por Joy, la conductora del autobús, y su sonrisa rebosante. Resultó que ella había conocido a muchas personas como George y sabía exactamente lo que él necesitaba.

    George se enteró por otro pasajero de que, según un estudio, los lunes a las 9 de la mañana es la hora más habitual en que la gente se suicida. Es el momento en que la gente siente que simplemente no puede seguir adelante con otra semana de su vida. George estaba peligrosamente cerca de este punto y Joy sabía que tenía que intervenir. Así que le invitó a un viaje único en la vida: un viaje hacia una vida más feliz en el Bus de la Energía.

    Toma las riendas de tu vida y céntrate en la visión que deseas.

    Joy ofreció a George una oportunidad increíble, pero no estuvo dispuesto a aceptarla hasta que su mujer y su jefe le dijeron que estaba a punto de perderlo todo. Una vez que lo hizo, se comprometió a aprender las diez reglas de Joy para una nueva vida. La primera regla era conviértete en el conductor de tu propio autobús y recupera el control.

    Así es como empezó su viaje.

    Mientras George subía al autobús para pasar otro día en la oficina, Joy le dijo que la gente suele ser infeliz porque no tiene voz en su vida. George comprendió inmediatamente lo que quería decir. Al fin y al cabo, se sentía atrapado entre expectativas contradictorias, como las de su jefe y su mujer. Además, su vida estaba llena de acontecimientos que escapaban totalmente a su control, como la avería de su coche.

    Joy continuó diciendo que, según la filosofía del autobús energético, para cambiar de verdad tu vida, necesitas retomar el control, decidir quién quieres ser y cómo. Pero antes de hacerlo, lo que necesitas saber es adónde te diriges.

    Ahí es donde entra en juego la segunda regla: con visión y enfoque, puedes conducir el autobús en la dirección que desees.

    Para demostrarlo, Joy pidió a George que escribiera una visión para su vida personal, otra para su trabajo y otra para su familia. George decidió que quería volver a ser feliz; quería tener una influencia positiva en sus hijos y que su mujer fuera feliz. Su principal objetivo en el trabajo era lanzar con éxito un producto con su equipo.

    Ahora sólo quedaba conseguir estos objetivos. Para ayudarle, Joy le habló a George de la ley de la atracción.

    Según este concepto, todos los pensamientos son magnéticos, lo que significa que las cosas en las que piensas empezarán a aparecer en tu vida. Fíjate en los atletas olímpicos, muchos de los cuales utilizan la ley de la atracción visualizando sus mejores actuaciones antes de participar en una competición. A menudo consiguen la medalla de oro. Al darse cuenta de este poderoso potencial, George decidió dedicar diez minutos al día a pensar en sus objetivos.

    Puedes elegir cómo percibes los acontecimientos, transformando la energía de negativa en positiva.

    Todo el mundo sabe que puede ser difícil centrarse en lo positivo, pero trabajar tu actitud y tu visión del mundo puede marcar la diferencia. Tu percepción de los acontecimientos está totalmente bajo tu control.

    Toma como ejemplo la fórmula E + P = O. Dice que Eventos + Percepción/Energía Positiva = Resultado. En otras palabras, hay muchas cosas sobre las que no tienes control, pero lo que controlas es cómo percibes esos acontecimientos. Por lo tanto, si eliges tener pensamientos positivos, en lugar de negativos, podrás obtener mejores resultados.

    Esto es clave, ya que la energía positiva hará que tu autobús siga avanzando. Esta es la regla número tres: la energía positiva es el combustible de tu viaje. Pero, ¿cómo puedes mantener el depósito lleno?

    A veces sólo hace falta enfocar las cosas desde una perspectiva diferente. Si tienes mucho trabajo que hacer, puede ayudarte sentirte agradecido por tener un trabajo, sabiendo que mucha gente lucha por conseguirlo.

    Un acto tan sencillo de gratitud liberará endorfinas y te hará sentir mejor antes de que te des cuenta. George decidió probar esta práctica por sí mismo y dedicó diez minutos a pasear por la oficina, pensando en todo aquello por lo que tenía que estar agradecido.

    Se dio cuenta de que estaba muy agradecido.

    Se dio cuenta de que está sano, tiene una familia cariñosa, una casa y un trabajo, mucho más que la mayoría de la gente. Después de este paseo sintió una nueva sensación de energía y pudo volver al trabajo, listo para enfrentarse a todos los retos del día.

    Puedes seguir el ejemplo de George. Simplemente haz que estas pequeñas prácticas formen parte de tu rutina diaria, ofreciéndote oportunidades para recargarte y reenergizarte mientras lo haces.

    Cuéntale a la gente tu visión y pídeles que se unan a ti en tu viaje.

    “Nadie crea el éxito en el vacío y las personas de las que nos rodeamos tienen una gran influencia en la vida y el éxito que creamos”

    Ya sea en el trabajo con tus compañeros o en casa con tu pareja, la felicidad y el éxito a menudo dependen del trabajo en equipo. Al fin y al cabo, una vida familiar feliz y un entorno de trabajo satisfactorio sólo pueden lograrse cuando cada uno pone de su parte.

    Así que, cuando George empezó a hacer realidad su visión de la vida, empezó a preocuparse; si él era el único que abordaba su trabajo con pasión y energía, era poco probable que consiguiera lanzar un producto con éxito o mejorar su matrimonio. Por suerte, Joy estaba a mano con la regla número cuatro: Háblales a los demás de tu visión y pídeles que se unan a ti.

    Es muy sencillo: cuanta más gente subas a tu autobús, más energía positiva tendrás para alimentar tu viaje y más exitosos serán tus resultados.

    Para hacer esto realidad, Joy le habló a George de un sitio web fácil de usar que podría ayudarle a informar a otros pasajeros sobre sus planes. Se llama theenergybus.com, y utilizándolo, George podría imprimir billetes de autobús para regalárselos a su mujer y a todos los miembros de su equipo en el trabajo.

    Pero un billete no es un billete de autobús.

    Pero un billete no sirve de mucho si los pasajeros no saben primero adónde van. Aunque a George le entusiasmaba la idea, también sabía, por lo que había hablado con Joy, que era importante entregar personalmente un billete a cada pasajero potencial, pero sólo después de hablar del viaje que se avecinaba. Porque si la gente no sabe adónde te diriges, no estará tan dispuesta a subir a bordo.

    Con este conocimiento en mente, George se reunió con cada miembro de su equipo individualmente, repartiendo invitaciones para compartir su visión. En esas reuniones, expuso sus expectativas para el lanzamiento y pidió a todos que se comprometieran con la visión.

    Sus empleados tuvieron todo el día para compartir su visión.

    Sus empleados tuvieron todo el fin de semana para reflexionar sobre sus conversaciones y comunicarle el lunes si iban a unirse al viaje. George se sentía lleno de energía ante la perspectiva de incorporar nuevos compañeros de viaje. Pero también le ponía nervioso que pudieran decepcionarle. Para evitarlo, su visión tendría que tener el poder suficiente para inspirar a los demás, algo de lo que aprenderás todo en el siguiente resumen.

    No malgastes energía en personas que no comparten tu visión; elimina a las personas negativas siempre que puedas.

    Cuando George se reunió de nuevo con su equipo, se sorprendió al oír que un miembro del equipo, José, no quería un asiento en el autobús. A Jorge le sorprendió porque José era uno de sus mejores empleados. Este acontecimiento inesperado hizo que George se cuestionara su visión; ¿cómo podría tener éxito si los demás no querían ayudarle?

    Bueno, en realidad es menos importante de lo que Jorge podría pensar. Si la gente no quiere subirse al autobús, no debes intentar convencerla.

    Sólo hay que tener en cuenta una encuesta de Gallup según la cual hay unos 22 millones de trabajadores en Estados Unidos que tienen una actitud negativa hacia el trabajo. Estos empleados son responsables de una pérdida anual de productividad de unos 300.000 millones de dólares. Naturalmente, estar rodeado de personas con actitudes tan negativas puede alimentar tus dudas e impedir que alcances tus objetivos.

    Así que, para hacer frente a esta situación, es necesario que te pongas a trabajar.

    Así que, para manejar su situación, Joy le habló a George de la regla número cinco: ahorra tu energía y no intentes convencer a personas que no están preparadas para subir a bordo. Recuerda que si están llenos de negatividad, sólo conseguirán frenarte.

    Y si las personas negativas están llenas de negatividad, sólo conseguirán frenarte.

    Y si la gente negativa sube a tu autobús, es esencial que la elimines tan pronto como puedas. Puede que notes pasajeros que se quejan por el camino. Puedes pensar en estas personas como en vampiros que succionan tu positividad y tu visión.

    Por eso es tan importante para ti.

    Por eso la regla número seis es sacar a los Vampiros Energéticos de tu autobús. Dicho de otro modo, si tienes personas negativas en tu equipo, siéntalas y tened una charla. Intenta determinar de dónde procede su actitud negativa y cómo podéis trabajar juntos. Si no están dispuestos a cambiar, tienes que dejarles marchar.

    O, en situaciones en las que no puedas deshacerte de personas problemáticas, como tu jefe o supervisor, busca formas de potenciar tu propia energía positiva. Si puedes, superarás la negatividad que aportan a tu vida.

    Las demás personas pueden sentir tus emociones y sentirse inspiradas por tu entusiasmo.

    ¿Has conocido alguna vez a alguien que se emociona ridículamente con los nuevos discos o películas? ¿Te has dado cuenta de que ver a una persona tan enérgica describir su pasión te llena a ti también de emoción y felicidad?

    Es una respuesta natural. Al fin y al cabo, el cuerpo humano puede sentir las emociones de los demás. Basta con tomar como ejemplo un estudio del Instituto HeartMath, una institución Americana de investigación y educación especializada en el modo en que el corazón influye en el bienestar. Su investigación descubrió que el corazón puede transmitir emociones a través de su propio campo electromagnético. No sólo eso, sino que dicho campo puede percibirse a una distancia de hasta tres metros.

    En otras palabras, las personas que nos rodean pueden percibir cómo nos sentimos y responder a ello. Por eso la gente puede saber cuándo alguien no es sincero. Pero también significa que cuando la gente está realmente apasionada por algo, comparte ese entusiasmo y esas emociones positivas con los demás.

    Por eso la gente puede percibir cómo nos sentimos y responder a ello.

    Por eso, es clave dar energía a todo tu colectivo, pero cuando lo hagas, también es importante que sea con verdadero entusiasmo. Aquí es donde entra en juego la regla número siete: El entusiasmo hará que más personas se unan a ti y las motivará a lo largo del viaje. De hecho, la palabra “entusiasmo” procede del griego entheos, que significa “inspirado” o “lleno de lo divino”

    .

    Mientras estés entusiasmado con tu trabajo y las tareas que realizas, todos los que te rodean sentirán lo mismo. Éste es el tipo de energía positiva que necesitas para impulsar tu carrera a largo plazo.

    La alegría tiene incluso un nombre: tu CEO o Chief Energy Officer. Las personas que desempeñan este papel contagian a los miembros de su equipo, a sus empleados e incluso a sus clientes una poderosa energía positiva que les inspira e impulsa.

    Haz que tus pasajeros se sientan valorados dedicándoles tu tiempo y reconocimiento.

    Probablemente te hayas dado cuenta de que trabajas más cuando los demás reconocen tus esfuerzos y se preocupan por ti. Parece obvio, pero apunta a una necesidad humana más profunda de aprecio.

    En otras palabras, al querer a los miembros de tu equipo, puedes hacer que se sientan bien, pero también motivarlos para que hagan su mejor trabajo y te sigan dondequiera que vayas. Por eso la regla número ocho es amar a los pasajeros de tu autobús.

    Aquí tienes cómo.

    Primero, tómate tu tiempo y escucha. Recuerda que el amor y las relaciones necesitan un tiempo para desarrollarse y florecer. Así que, igual que necesitas pasar tiempo con tu pareja para construir vuestra relación, tienes que pasar tiempo con tus empleados. Las reuniones individuales periódicas son esenciales; te brindan la oportunidad de conocer personalmente a tu equipo.

    En estas reuniones, tienes la oportunidad de conocer personalmente a tu equipo.

    En estas reuniones, debes escuchar atentamente lo que dice la otra persona y mostrar empatía por su experiencia. Tus empleados deben saber que te importan tanto sus necesidades como sus ideas.

    A partir de ahí, también es importante reconocer a tus empleados como personas y demostrarles lo mucho que aprecias su trabajo. Esto es una obviedad, ya que la gente quiere ser vista como individuos, no como robots. Por tanto, muestra a tus trabajadores que son algo más que un engranaje de una máquina.

    Por ejemplo, nunca debes enviar un mensaje electrónico de cumpleaños. En lugar de eso, escribe tarjetas de cumpleaños reales para cada persona de tu equipo.

    Y por último, asegúrate de reconocer los logros individuales de cada empleado que dirijas. Fíjate en George y su empleado José, que no quería subir al autobús. José nunca se sintió valorado y, aunque regularmente trabajaba hasta tarde, George nunca se lo reconoció. Para colmo de males, cuando José pidió un aumento de sueldo, George dijo que se lo pensaría, pero no volvió a hablar del tema.

    Pero así era la vida de José.

    Pero ése era el antiguo George. Lo primero que hizo el nuevo Jorge tras conocer la regla número ocho fue agradecer a José su gran trabajo y prometerle un aumento. Como resultado, José se alegró de unirse a George en el autobús de la energía.

    El propósito y la diversión te impulsarán a nuevas alturas.

    Poniendo en práctica todas las reglas que has aprendido hasta ahora, George consiguió encarrilar de nuevo su matrimonio y pasar más tiempo que nunca con sus hijos. Sin embargo, a medida que se acercaba el lanzamiento de su producto, George se preguntaba cómo podía inyectar otra inyección de energía a su equipo.

    Para ello, necesitaba comprender que el propósito facilita su trabajo. Una historia sobre el presidente Johnson y un conserje de la NASA ofrece un gran ejemplo. El presidente estaba visitando el programa espacial cuando se encontró con un conserje que limpiaba los suelos con entusiasmo. El presidente le dijo que probablemente era el mejor conserje que había conocido, a lo que el conserje respondió: “Señor, no soy un conserje. Acabo de ayudar a poner un hombre en la Luna”.

    Sólo sirve para demostrar que, con un propósito superior, puedes realizar fácilmente las tareas cotidianas, y por eso la regla número nueve es dejarse llevar por un propósito superior.

    George consiguió que su equipo se viera a sí mismo no sólo como creadores de bombillas, sino de luz: el tipo de personas que pueden iluminar el primer libro que lee un niño. Una vez tomada esta decisión, todos trabajaron alegremente hasta altas horas de la noche junto a George. De repente, todo el equipo se unió en torno a su misión común.

    Pero lo más importante es que el propósito y la diversión pueden permitir actuaciones estelares. Otro pasajero del trayecto matutino de George le habló de un estudio en el que participaban dos equipos, a cada uno de los cuales se le encargó el diseño de un nuevo avión. A uno de ellos se le dijo que habían sido elegidos para diseñar el mejor avión que jamás hubiera existido, mientras que al otro se le dijo que se limitara a diseñar componentes y se le negó cualquier información sobre la misión que había detrás del proyecto.

    Sorprendentemente, el equipo con la misión lo pasó mejor y trabajó más duro, completando su trabajo en la mitad de tiempo.

    Este ejemplo apunta a la última regla, la número diez: tienes que divertirte en tu viaje. Al fin y al cabo, el éxito es mucho más fácil de alcanzar cuando te diviertes, en lugar de estresarte.

    Conclusiones

    El mensaje clave de este libro:

    El mundo moderno está sobrecargado de presiones que compiten entre sí, desde el estrés del trabajo a las exigencias de la vida familiar y la dificultad general de pagar las facturas, mantener tu casa y mantenerlo todo unido. Pero hay una solución: la energía positiva puede ayudarte a recuperar el control y a encontrar la verdadera felicidad.

    Consejos para actuar.

    Consejos Accionables:

    La energía positiva puede ayudarte a recuperar el control y a encontrar la verdadera felicidad.

    Aprende de tus reveses.

    Conseguir que tu autobús llegue a su destino puede ser un trabajo duro. Para llegar a donde quieres ir, tendrás que ser capaz de manejar todos los contratiempos y retos del camino. Para ello, acostúmbrate a preguntarte qué puedes aprender de esas dificultades. ¿Qué oportunidades presentan para ti y para tu equipo? Si piensas de forma productiva en todos los obstáculos, el camino hacia tu visión será más fácil.

    ¿Tienes algún comentario?

    ¡Nos encantaría conocer tu opinión sobre nuestro contenido! Envíanos un correo electrónico a libros@pathmba.com con el título de este libro como asunto y comparte tus opiniones.

    Sugerencias más lectura: Positividad de Barbara L. Fredrickson

    La Positividad presenta las últimas investigaciones sobre las emociones positivas que son la base de nuestra felicidad. Al presentar distintas estrategias para aumentar la cantidad de emociones positivas que experimentas, este libro te ayudará a adoptar una actitud general positiva ante la vida.

Add a comment

Deja un comentario

Advertisement