The End of Jobs

Money, Meaning and Freedom Without the 9-to-5

Comprende por qué ahora es el momento de convertirse en empresario.

Desde nuestra infancia nos han dicho que vayamos a la escuela para poder conseguir un buen trabajo. Un sentimiento que aún se mantiene firme. Pero, ¿se sostiene? Teniendo en cuenta que hay más gente que nunca con un título universitario y que el mundo entero está a sólo unos clics de teclado, puede que sea hora de reconsiderar este sentimiento.

The End of Jobs
SPONSOR

Algo ha cambiado, en efecto. En nuestro mundo moderno globalizado, un empleo ya no es la ruta más segura hacia la seguridad económica. Desde la subcontratación hasta los licenciados universitarios en paro, parece que estamos en recesión, pero también podríamos estar presenciando los límites de un sistema en decadencia y el comienzo de uno nuevo: un cambio de paradigma y el fin de los empleos tal y como los conocemos.

Las cosas han cambiado.

En este resumen, lo descubrirás

  • cómo el rey inglés Enrique VIII hizo que el capital fuera más importante que la tierra;
  • por qué los grandes empresarios piensan como jugadores de póquer; y
  • cómo el crecimiento de la población en EE.UU. ha aumentado el desempleo.
  • .

Todo sistema tiene un límite que puede superarse.

Hay muchas variables que determinan cómo progresa la sociedad. Una variable que merece especialmente la pena examinar es el límite de los sistemas en los que vivimos y trabajamos. El empresario de software Eli Goldratt ideó esta teoría de las limitaciones en la década de 1980.

Según Goldratt, todo sistema que tiene un objetivo también tiene un límite: una parte del sistema que restringe el crecimiento. Así, si tu fábrica tiene dos líneas de montaje que producen 100 unidades de un producto y una que sólo produce 50, esa tercera línea sería el límite.

Límite

Para progresar, pues, hay que trabajar sobre este límite. Por ejemplo, si tienes un gran producto pero nadie ha oído hablar de él, no aumentarás las ventas mejorando tu producto. Aquí, el límite que necesitas mejorar sería tu estrategia de marketing.

Según el pensador sistémico Ron Davidson, los tres últimos grandes cambios en la economía occidental se produjeron cuando cambiaron los límites.

En la Inglaterra del siglo XIV, la economía agrícolase basaba en la tierra, y como la Iglesia Católica poseía la mayor parte de ella, controlaba la economía. Por tanto, el límite era la tierra hasta el siglo XVI, cuando Enrique VIII se nombró a sí mismo cabeza de la Iglesia Anglicana y revocó el control de Roma sobre ella.

Después, en los albores de la era industrial, en el siglo XVIII, los banqueros se hicieron más poderosos que los reyes, desplazando el límite de la tierra al capital, y obligando al terrateniente y rey prusiano Friedrich Wilhelm III a pedir un préstamo a los banqueros para financiar sus guerras.

Luego, en el siglo XVIII, el límite fue la tierra.

Más tarde, en la década de 1900, pasamos de una economía de capital a una economía del conocimiento. El conocimiento, proliferado por la tecnología, se convirtió en el nuevo límite, haciendo que empresas como IBM fueran extremadamente poderosas. Esto se puso de manifiesto en 1975, cuando IBM emitió con éxito mil millones de dólares en bonos, a pesar de que sus banqueros de Morgan Stanley se negaron a cooperar.

Empresas del conocimiento.

Sin embargo, desde principios de la década de 2000, hemos asistido a un debilitamiento de la economía del conocimiento a medida que cobra impulso una floreciente economía empresarial. Sigue leyendo para saber por qué.

Mientras que los baby boomers sólo necesitaban credenciales para triunfar, hoy en día un título no garantiza la seguridad económica.

“Emprendimiento es conectar, crear e inventar sistemas, ya sean empresas, personas, ideas o procesos”

Los empleos son cada vez más difíciles de conseguir y, lo creas o no, los que hoy tienen cincuenta años son en parte responsables de ello.

Después de la Segunda Guerra Mundial, el auge económico llevó a la economía del conocimiento a su límite, y empezó a transformarse en un nuevo sistema.

Las personas nacidas en EE.UU. en las dos primeras décadas tras la II Guerra Mundial -los baby boomers- disfrutaron de un periodo de prosperidad económica y abundancia de opciones profesionales. Según la Oficina del Censo de EE.UU., el empleo creció 1,7 veces más rápido que la población entre 1948 y 2000.

Este crecimiento significaba que los baby boomers sólo tenían que obtener una educación universitaria y las credenciales adecuadas, y accederían directamente a un puesto de trabajo. Las siguientes generaciones siguieron el ejemplo, creyendo que seguiría siendo así. Pero nunca hubo garantías de que la economía siguiera igual. Y no ha sido así.

De hecho, desde 2000, la población ha crecido 2,4 veces más rápido de lo que lo han hecho los puestos en el mercado laboral. Esto explica la plétora de licenciados bien formados y sin trabajo. En EE.UU., más de la mitad de los recién licenciados universitarios están en paro o empleados en un puesto que no requiere titulación. De esto se desprende que el conocimiento en forma de credenciales ya no es el límite. Hemos alcanzado el punto álgido de los empleos de 9 a 5 y ahora asistimos al inicio del Emprendimiento.

Interesantemente, los únicos empleos que han aumentado desde la década de 1980 son los empleos cognitivos no rutinarios: trabajos creativos e impredecibles en lugar de trabajos que consisten en realizar la misma tarea todos los días.

Trabajos de “9 a 5”.

Nuestra economía se expande sobre la base de la creatividad y la innovación. En otras palabras, la creatividad es el nuevo límite y los nuevos actores del poder son los empresarios que crean empresas y persiguen ideas innovadoras. El sitio web de alquiler de apartamentos AirBnB es un gran ejemplo: empezaron publicando apartamentos en Craigslist, un sitio externo que ofrece listas de apartamentos, como forma creativa de comercializar su propio negocio.

Hoy en día, los trabajos basados en el conocimiento pueden externalizarse o mecanizarse, lo que en realidad puede ser ventajoso.

“Hemos invertido demasiado en credenciales tradicionales en un momento en que muchos empleos se trasladan al extranjero o son sustituidos por máquinas”

Además de la escasez de empleos en EE.UU., hay otra razón por la que encontrar trabajo se ha vuelto tan difícil: la posibilidad de la subcontratación.

La moderna tecnología de la comunicación y el aumento de la educación global nos han liberado de nuestros cubículos de oficina y el número de personas con títulos universitarios ha aumentado drásticamente, haciendo que los títulos tengan menos valor. De hecho, el número de titulados universitarios en el mundo pasó de 90 millones en 2000 a 130 millones en 2010. Pero, ¿qué significa esto? Bueno, si añadimos a la mezcla tecnología como las videollamadas de Skype, esto significa que se puede contratar a talentos cualificados y trabajar desde cualquier parte del mundo.

Esto significa que las personas cualificadas pueden ser contratadas y trabajar desde cualquier parte del mundo.

Esto también significa que las empresas pueden contratar a trabajadores de países con expectativas salariales más bajas.

Un diseñador web anglófono de Filipinas, por ejemplo, puede ser contratado por un salario anual que oscila entre 700 y 1.400 dólares. Un chocante contraste con el salario previsto de unos 82.000 dólares para un diseñador de páginas web en EE.UU.

Un diseñador de páginas web de habla inglesa, por ejemplo, puede trabajar por un salario anual de entre 700 y 1.400 dólares.

Las máquinas están sustituyendo cada vez más a los seres humanos en la industria, especialmente a los trabajadores de las fábricas, cuyos trabajos ahora son realizados por hardware y software. Pero estas máquinas han ido más allá de las tareas de fábrica y pueden utilizarse en trabajos basados en el conocimiento. Por ejemplo, Eventbrite, una empresa que vende entradas por Internet que se reservan y pagan íntegramente mediante software.

Entonces, ¿qué puedes hacer? No esperes a ser sustituido por un programa informático: dueñate de él.

La tecnología moderna ha hecho que dirigir una empresa sea económicamente viable para cada vez más personas, y un empresario puede dirigir una pequeña empresa utilizando una reserva internacional de talento a un coste relativamente bajo. Estas startups suelen denominarse micro-multinacionales.

Jesse Lawler, por ejemplo, dirige Evil Genius Technologies, una empresa de software con sede en Vietnam que emplea a trabajadores de Inglaterra, India, Filipinas y otros países. Lawler tiene personal de ventas y de atención al cliente en EE.UU., mientras que sus programadores viven en Vietnam.

Esta forma de hacer las cosas es muy sencilla.

De este modo, reduce drásticamente sus gastos: sólo los costes de vida harían imposible que Lawler contratara a más de dos programadores en EE.UU.

Para un programador, es muy importante tener un equipo de programadores en su país.

Para un empresario, la tecnología moderna presenta abundantes oportunidades.

Ser empresario ahora es, en realidad, más rentable y seguro que tener un trabajo.

Las ventajas de tener un trabajo fijo nos las han metido en la cabeza desde que éramos niños, pero ¿y si estuviéramos mal informados?

Un trabajo estable hoy en día significa exponerte a un riesgo insidioso que está fuera de tu control. En nuestra economía actual, tus ingresos estables pueden desaparecer de un plumazo, dejándote sin saber cómo recuperarte.

Tus ingresos estables pueden desaparecer de un plumazo, dejándote sin saber cómo recuperarte.

Tu sueldo fijo te da una falsa sensación de seguridad, y puedes ser fácilmente sustituido por un empleado con el mismo talento en la India que esté dispuesto a trabajar por menos. Es una dura realidad pero, si has seguido órdenes durante toda tu carrera, no tendrás la habilidad necesaria para crear opciones por ti mismo. Piensa en esto como en el Problema del Pavo: eres como un pavo, que confía en que le den de comer todos los días hasta que un día te mandan al hacha

Los empresarios no tienen este problema, ya que se enfrentan directamente a riesgos visibles. Puede que no obtengan un beneficio inmediato, pero adquieren habilidades y crean sistemas y pueden cambiarlos si no producen los resultados deseados.

En otras palabras, disfrutan de un control ilimitado y de variables ilimitadas, y la posibilidad de crecimiento es enorme. La mayoría de los empresarios con los que habló el autor se sentirían realmente desilusionados con una tasa de crecimiento del 20 por ciento anual.

Al igual que los jugadores de póquer, los empresarios entienden el concepto de valor esperado. Se trata del valor medio en una serie de repeticiones de una variable aleatoria.

Valor esperado.

Supongamos que estás jugando una mano en una partida de póquer y te costará 1.000 $ ver la última carta. Sabes que hay un 20% de posibilidades de que ganes 20.000 $ por toda la mano. Así que estás soltando 1.000 $ por un valor esperado de 4.000 $, que es el 20% de 20.000 $. Si haces esta apuesta suficientes veces, tienes garantizado que saldrás ganando. No es de extrañar, pues, que muchos jugadores de póquer acaben siendo empresarios.

La tecnología moderna ha hecho que la inversión empresarial sea más fácil y segura que nunca.

“La capacidad que tienen ahora los individuos para diseñar deliberadamente sus vidas y realidades es mayor que en ningún otro momento de la historia.”

Emprender un negocio es para tipos de negocios muy inteligentes con montones de dinero en efectivo, ¿verdad? En realidad, gracias a la tecnología moderna, cualquiera tiene la posibilidad de hacer cualquier cosa, desde diseñar muebles hasta publicar una novela. El magnate de Apple, Steve Jobs, llegó a decir que los empresarios no son necesariamente más inteligentes que la persona media.

Los empresarios no son necesariamente más inteligentes que la persona media.

Una cosa que ha cambiado el juego de los negocios es, por supuesto, Internet. Una de las formas en que lo ha hecho es reduciendo drásticamente los costes de producción.

Las herramientas necesarias para crear un producto son más asequibles y están más disponibles que nunca. Por ejemplo, el software como servicio, es decir, empresas como Adobe Creative Cloud que venden software por suscripción. Mientras que antes había que invertir en equipos caros y firmar contratos a largo plazo, ahora se puede acceder a servicios de calidad mensualmente. Así, en lugar de gastarte cientos de dólares en un software de contabilidad, ahora puedes pagar 9 dólares al mes por un programa de contabilidad como Xero.

Internet ha cambiado el mundo de la contabilidad.

Internet también ha reducido los costes de distribución. Además de acceder a fabricantes de países con costes más bajos, también puedes llegar a los clientes y distribuirles directamente. El autor, por ejemplo, trabajaba para una empresa que fabricaba y vendía barras portátiles. Fabricando en China y distribuyendo directamente a los consumidores, pudieron reducir sus costes en un 25 por ciento y mejorar la calidad del producto.

Internet también está creando constantemente nuevos mercados, en gran parte porque la ubicación es ahora irrelevante. Por ejemplo, antes recurrías a un bufete de abogados porque estaba cerca de tu oficina. Ahora, puedes utilizar un sitio web como UpCounsel para encontrar un abogado examinado que se especialice en tus necesidades, independientemente de tu ubicación.

Si tienes un bufete de abogados cerca de tu oficina, puedes recurrir a él.

Si eres empresario, también puedes atender más fácilmente a nichos de mercado en la red. Firegang Dental Marketing, por ejemplo, ofrece servicios de marketing digital exclusivamente en el nicho de los dentistas que quieren llegar a nuevos clientes.

A diferencia de la obligación de un empleo, ser empresario te permite trabajar en lo que tiene sentido para ti.

Los cazadores-recolectores de la Prehistoria no trabajaban como nosotros hoy: trabajaban para sobrevivir. Pero esto cambió al principio de la revolución agrícola. A partir de entonces, el trabajo se convirtió en una obligación.

Cuando empezamos a crear comunidades agrícolas, trabajábamos para recolectar alimentos que pudiéramos almacenar o intercambiar. Labrar la tierra era un trabajo arduo y constante para amasar riqueza en lugar de para sobrevivir.

Trabajar la tierra era un trabajo arduo y constante para amasar riqueza en lugar de para sobrevivir.

Después de la revolución industrial, los trabajadores de las fábricas consideraban el trabajo y el salario como un medio para mejorar su calidad de vida. Así que asumieron la obligación de las tareas rutinarias de la fábrica, pues creían que les conduciría a una vida mejor.

Probablemente esta idea te resulte muy familiar. Eso se debe a que aún hoy seguimos aferrados a ella.

Sin embargo, hoy es posible encontrar un trabajo más significativo. Pero, ¿cómo sopesamos realmente el significado frente al dinero? El economista Dan Ariely llevó a cabo un estudio psicológico en la India para averiguar hasta qué punto el dinero era un incentivo poderoso.

En el estudio de Ariely, se asignó a un grupo de trabajadores una tarea compleja imposible de resolver mediante una fórmula, muy parecida al trabajo empresarial. Una de las tareas, por ejemplo, consistía en descifrar un anagrama. Al primer subgrupo se le ofreció el salario de un día por la tarea, al segundo el de dos semanas y al tercero el de cinco meses. Sorprendentemente, cuanto mayor era la recompensa, menor era el rendimiento. Esto se debe a que el trabajo con sentido nos motiva más que los incentivos monetarios.

Los incentivos monetarios nos motivan más que el trabajo con sentido.

También vimos esto en 2006, cuando Yahoo ofreció a Mark Zuckerberg 1.000 millones de dólares para comprar Facebook. Zuckerberg ni siquiera se planteó vender. ¿Por qué? Su trabajo significaba demasiado para él. En 2015, Facebook valía 230.000 millones de dólares. Al final, Zuckerberg pudo seguir haciendo el trabajo que amaba y, además, obtuvo unos beneficios asombrosos.

Esto es una prueba más de que emprender un negocio que nos llene es mucho más viable de lo que tradicionalmente nos han enseñado.

El Método del Peldaño es una forma de convertirse en emprendedor y montar tu propio negocio.

Ser emprendedor no siempre es un paseo por el parque, pero no es tan traicionero como puedas pensar. Rob Walling, líder de tres empresas de software, utilizó su experiencia para crear un útil método emprendedor conocido como el Método de los Peldaños de Escalera.

Primer Paso

El primer paso consiste en crear y lanzar un único producto, venderlo por un precio único y utilizar un único canal de marketing.

Por medio de la creación y el lanzamiento de un único producto, venderlo por un precio único y utilizar un único canal de marketing.

Simplificando las cosas de este modo, aprenderás algunos aspectos básicos del negocio sin la presión de un entorno altamente competitivo, cómo crear y comercializar un producto, cómo establecer contactos y cómo contratar y gestionar un pequeño número de empleados.

El siguiente paso es lanzar suficientes productos puntuales para poder dejar tu trabajo, como hizo Walling antes de convertirse en consultor de programación informática. En 2005, lanzó unos cuantos productos y adquirió un software de facturación que aún estaba en fase de desarrollo, pero sólo le reportaba unos cientos de dólares al mes.

El siguiente paso es lanzar suficientes productos puntuales, como hizo Walling antes de convertirse en consultor de programación informática.

En este punto, debes centrarte en generar ingresos suficientes para recuperar el tiempo que dedicas a tu trabajo diario. Esto también te permitirá reunir experiencia empresarial, una red de empresarios y una plantilla estable.

Walling fue capaz de enseñarse a sí mismo marketing simplemente basándose en el SEO que utilizaban los anteriores propietarios del software. A continuación, utilizó el capital que obtuvo de la consultoría y las habilidades de SEO que aprendió para comprar y gestionar un sitio web de comercio electrónico que vendía toallas de baño.

Después de lanzar algunos productos y adquirir cierta experiencia, es hora de ampliar tu negocio. Podrías lanzar productos más grandes o crear un sitio de socios, por ejemplo. Después de comprar el sitio web de las toallas, Walling aumentó los beneficios de la empresa de cero a 2.500 $ al mes.

Los beneficios de la empresa pasaron de cero a 2.500 $ al mes.

Una cosa clave que hay que recordar es que ningún curso universitario puede convertirte en empresario. Mientras que la educación solía ser el billete hacia la estabilidad financiera, ahora la experiencia práctica es la forma de adquirir las habilidades que necesitas para conseguir sentido y ingresos de tu trabajo.

Conclusiones

El mensaje clave de este libro:

La promesa de un trabajo estable de 9 a 5 al terminar la universidad ha sido insostenible desde el cambio de siglo. Nuestra sociedad se está transformando en una economía emprendedora y ahora, más que nunca, es el momento de aprovechar la tecnología para crear un trabajo significativo que acepte el riesgo y la creatividad, y ofrezca más riqueza y libertad que la quebrada tradición de la rutina de 9 a 5.

La promesa de un trabajo estable de 9 a 5 al final de la universidad ha sido insostenible desde el cambio de siglo.

Consejos Accionables:

Toma decisiones como un multimillonario.

A la hora de invertir, diversificar es la clave, ¿verdad? ¡Error! Si quieres ver ganancias reales, fíjate en la estrategia de Warren Buffett y Charlie Munger, del holding Berkshire Hathaway, de 300.000 millones de dólares. En lugar de diversificar, hacer day trading o intentar batir al mercado año tras año, estos multimillonarios se centran en plazos de 40 años. ¿El resultado? Han recaudado 50.000 millones de dólares en 50 años con sólo cuatro o cinco inversiones.

Sugerimos más lectura: Las 10 Leyes de la Reinvención Profesional de Pamela Mitchell

Las 10 Leyes de la Reinvención Profesional(2010) te enseña las habilidades de supervivencia profesional que necesitas para la economía del siglo XXI. No importa en qué sector estés intentando abrirte camino, este libro te ayudará a crear una hoja de ruta exitosa hacia tu objetivo.

Las 10 Leyes de la Reinvención Profesional(2010).

¿Qué opinas?

¡Nos encantaría conocer tu opinión sobre nuestros contenidos! Envíanos un correo electrónico a libros@pathmba.com con el título de este libro como asunto y comparte tus opiniones.

Add a comment

Deja un comentario

Advertisement