The Dip

Un pequeño libro que te enseña cuándo renunciar (y cuándo no hacerlo)

Aprende los secretos para seguir adelante con tus proyectos y cuándo tirar del enchufe.

Como dice la vieja canción: “Tienes que saber cuándo aguantar y cuándo retirarte”. Aunque puede que se refiera a jugar al póquer, también es un buen consejo para salir adelante en el mundo de los negocios o con cualquier proyecto personal: hay que saber cuándo seguir adelante y cuándo cortar por lo sano.

No importa cuál sea tu vocación, lo importante es saber cuándo seguir adelante y cuándo cortar por lo sano.

Independientemente de tu vocación en la vida, es muy probable que pases por una mala racha en la que las cosas no vayan según lo previsto y el progreso se estanque de forma frustrante. Muchos de nosotros hemos visto cómo ascendían a compañeros antes que a nosotros, cómo se estancaban las cifras de ventas, cómo se enfriaban las relaciones o hemos tenido la sensación de que nuestro trabajo empeoraba en lugar de mejorar. En palabras del autor Seth Godin, este momento difícil se conoce como el bajón, y se puede encontrar en casi todas las facetas de la vida.

Pero no te preocupes.

¡Pero no desesperes! Aunque el bache es prácticamente inevitable, a menudo hay luz al final del túnel. Quienes demuestren paciencia y determinación se verán recompensados cuando los dolores del crecimiento lleguen a su fin y las promociones, los clientes y las relaciones den un giro a mejor. Como señala Godin, el bache no es más que una progresión natural de cualquier empresa y, si estás preparado para ello, estarás mejor preparado para tener éxito.

En este resumen descubrirás

  • cómo puede utilizarse la inmersión como herramienta útil;
  • cómo te ha beneficiado la inmersión en el trabajo
  • cómo el Dip ha beneficiado a gigantes como Microsoft; y
  • por qué deberías dejar de preocuparte y aprender a amar el Dip.

Cualquiera que sea tu objetivo, experimentarás un bache o un periodo de lucha.

“Es fácil ser director general. Lo difícil es llegar a serlo. Hay un gran bache en el camino”

Pongamos que quieres dominar el patinaje artístico. Aprender a deslizarte con gracia por el hielo, e incluso a patinar hacia atrás, puede ser bastante rápido. Pero aprender a dar un cuádruple salto perfecto te llevará mucho tiempo y un gran esfuerzo antes de que puedas perfeccionarlo. Este es el momento en el que te esfuerzas: en lo más profundo del Dip.

La misma experiencia puede ocurrir cuando das vida a un nuevo negocio. Al principio todo irá sobre ruedas mientras te enamoras de tus ideas emocionantes e innovadoras. Pero luego están las inevitables montañas de papeleo que hay que superar y averiguar cómo resolver los muchos problemas que surgirán durante las primeras etapas. Lo más probable es que pasen años antes de que se acabe el bache y estés dirigiendo cómodamente un negocio de éxito.

A veces, el bache puede ser muy duro.

A veces el DIP puede incorporarse intencionadamente a un proceso como forma de descubrir quiénes son las personas más dedicadas y trabajadoras.

Imagina que te encuentras en una situación de DIP.

Imagina que eres un estudiante en EE.UU. y estás pensando en estudiar medicina. Una de tus asignaturas obligatorias del primer año será Química Orgánica, una asignatura endiabladamente difícil que te consumirá gran parte de tu tiempo de estudio. Aunque la Química Orgánica no es la asignatura más importante del plan de estudios, crea un obstáculo que hace que muchos estudiantes tiren la toalla antes de tiempo.

Mucha gente se plantea la posibilidad de estudiar Química Orgánica.

Mucha gente se plantea la idea de convertirse en médico, por lo que crear un Dip al principio es una forma fácil de que las universidades reduzcan el tamaño de las clases a sólo los estudiantes más dedicados.

Una estrategia similar se utiliza en los procesos de contratación de empresas de todo el mundo. Con el fin de reducir el número de candidatos a los mejores talentos, muchas solicitudes de empleo requieren una cantidad excesiva de documentación e incluyen varias rondas de entrevistas estresantes.

La buena noticia es que las universidades pueden reducir el tamaño de la clase a los estudiantes más dedicados.

La buena noticia es que, si reconoces estos Dips por lo que son, puedes encontrar consuelo sabiendo que se supone que son difíciles y que te resultarán más fáciles si te mantienes firme.

Ser el mejor conlleva grandes recompensas, así como algunas ventajas menos obvias.

Cuando crecías, es muy probable que te enseñaran a tener objetivos modestos y realistas, en lugar de ambiciones audaces y grandiosas.

La verdad es que si quieres reducir la lista de candidatos a los mejores talentos, muchas solicitudes de trabajo requieren una documentación excesiva e incluyen múltiples rondas de entrevistas estresantes.

La verdad es que si aspiras a ser el mejor en lo que haces, las recompensas pueden ser fenomenales.

Por ejemplo, los sabores de los helados: en primer lugar está la vainilla, que representa el 30% de todas las ventas de helados en EEUU. Por su parte, el chocolate ocupa el segundo lugar, pero sólo representa el 10% de las ventas.

Es una gran diferencia entre el mejor y el segundo mejor, y este fenómeno no sólo se aplica a los aperitivos. De acuerdo con la ley de Zipf, se puede encontrar una diferencia significativa entre el primer y el segundo puesto en todas partes, desde las ventas de discos hasta las mejores universidades.

Naturalmente, la ley de Zipf también significa que ser el número uno conlleva enormes beneficios, pero también hay ventajas menos obvias de ser el mejor en lo que haces.

La ley de Zipf también significa que ser el número uno conlleva enormes beneficios, pero también hay ventajas menos obvias de ser el mejor en lo que haces.

Una de estas ventajas es el impulso del boca a boca conocido como el efecto bola de nieve. Imagina que estás en una ciudad extranjera y quieres encontrar un sitio decente para comer. Si preguntas a un lugareño, lo más probable es que te indique el restaurante favorito de la gente. Así que, si eres el propietario de ese establecimiento, tienes casi garantizado que esos viajeros hambrientos acudirán regularmente gracias a toda esa promoción boca a boca gratuita.

Otra ventaja está relacionada con lo que puedes cobrar. Puesto que ser el mejor es algo tan enrarecido que te diferencia de los demás, puedes cobrar más por tu producto o servicio de primera calidad. Esto se aplica a casi todo, ya se trate de actores populares, músicos, hoteles, restaurantes, marcas de alimentos o fabricantes: vale la pena ser el mejor.

Para tener éxito, es importante especializarse y aprender a renunciar estratégicamente.

La experiencia escolar media consiste en obtener una educación general completa, con recompensas que tienden a ir a parar a los estudiantes que obtienen buenas notas en todas las asignaturas.

Pero en la vida postescolar, los estudiantes que obtienen buenas notas en todas las asignaturas son los que más se esfuerzan.

Pero en el mundo postescolar, ser bueno en todo no es tan importante como ser el primero de la clase en una asignatura importante. En otras palabras, el éxito consiste en especializarse en algo.

La especialización tiene muchas ventajas. Para empezar, algunas personas no están seguras de qué carrera seguir. Pero si tienes la suerte de tener ya una habilidad específica en la que destacas, esto puede facilitar mucho las decisiones profesionales.

Incluso si ya has iniciado una carrera, debes saber que a los clientes no les interesa la media, sino lo excepcional, y ofrecer un servicio de primera clase es sólo otra forma de especialización.

Si eres un experto en un área determinada, debes saber que la especialización es una forma de especialización.

Si eres contable, a tus clientes no les va a importar si eres un golfista increíble o un virtuoso de la guitarra. Lo único que importa es que seas el mejor contable que puedan conseguir.

Una parte importante de la especialización es aprender a renunciar estratégicamente a las cosas que te impiden ser el mejor en lo que haces. Sin embargo, a la mayoría de la gente se le ha enseñado que abandonar es un error, y que deben seguir con cualquier proyecto que hayan empezado y no rendirse nunca.

Desgraciadamente, las personas no pueden ser realmente excepcionales y las mejores en una amplia gama de cosas. En lugar de ello, la gente necesita hacer elecciones distintas, lo que significa abandonar las actividades intensivas que no estén relacionadas con tu objetivo central.

Por ejemplo, digamos que te apasiona fabricar el primer coche volador del mundo, pero también quieres tocar la trompeta en una innovadora banda de jazz y fundar una organización sin ánimo de lucro que promueva el uso de energía verde respetuosa con el medio ambiente.

Todos tus intereses son diferentes.

Todos tus intereses pueden merecer la pena, pero no es factible hacerlo todo y ser el mejor en todo. La mejor estrategia es tomar la clara decisión de centrarte en el proyecto para el que tengas las habilidades necesarias y te apasione más.

Pero como descubriremos en el siguiente resumen, incluso si has elegido sabiamente, puedes acabar en el Dip. Afortunadamente, puedes tener la ventaja de saber exactamente qué esperar.

Te enfrentarás a un Dip en cualquier empresa o empresa personal.

Como dice el refrán, “saber es la mitad de la batalla”. Y saber que se avecina un bache es un dato importante que te da tiempo para planificar con antelación y familiarizarte con el aspecto que tendrá tu bache en particular.

Como cada tipo de negocio o empresa tiene su propio bache, es importante que lo sepas.

Como cada tipo de negocio tiene su propio Dip, echemos un vistazo a algunos de los más comunes, empezando por la industria manufacturera.

Si tienes un Dip en tu empresa, no te preocupes.

Si te apasiona la fabricación, puede que ya hayas disfrutado de la emoción de construir algo en tu garaje. Pero si esperas llevar las cosas al siguiente nivel, va a requerir inversiones sustanciales en tecnología y herramientas. También puede que tengas que invertir en aprender nuevas habilidades, como por ejemplo cómo crear un circuito eléctrico integrado.

Así que, en este caso, la inmersión va a ser la cantidad de tiempo, esfuerzo y dinero que se necesita para pasar del garaje a una operación de producción profesional. Implicará el largo y desagradable proceso de recaudar fondos, encontrar socios, crear una línea de producción y conseguir tus primeros clientes. Y durante cada paso de este proceso lento y frustrante, te sentirás tentado a abandonar, por lo que es importante recordar que el chapuzón terminará siempre que perseveres.

Si tu negocio es un taller, no te preocupes.

Si tu empresa se dedica a las ventas, descubrirás que tener una buena idea y conseguir inversores a bordo puede ser la parte fácil. Lo difícil viene después, cuando intentas ampliar tu negocio y crear una fuerza de ventas eficaz. Es entonces cuando comienza la monótona tarea de contratar e incorporar a nuevos empleados, ya que requiere el tedioso trabajo de establecer las estructuras operativas cotidianas y garantizar el cumplimiento de la legislación.

También es importante que te pongas en contacto con los inversores.

También conviene saber cuándo llega el chapuzón en los proyectos personales.

Pongamos que quieres aprender chino. Al principio te sentirás intrigado por los caracteres inusuales y sus significados, y fascinado por los nuevos sonidos a medida que adquieren nuevos significados para ti.

Sin embargo, no te sentirás atraído por el chino.

Pero no pasará mucho tiempo antes de que estos placeres iniciales den paso a la inmersión, que te llevará meses o años de duro trabajo superar y llegar al punto en el que hables el idioma con fluidez.

Y luego está la dificultad de aprender chino.

Y luego está el temido Dip de las relaciones. Sigue al periodo de luna de miel, y se caracteriza porque la nueva pareja se enzarza en riñas cotidianas mientras intentan consolidar su relación y compromiso a la vez que luchan contra el aburrimiento.

El éxito viene de aceptar el reto del Dip y de esforzarte al máximo.

“Si el viaje que comenzaste merecía la pena, abandonar cuando llegas a la Inmersión sólo es perder el tiempo que ya has invertido”

Si no fuera por la naturaleza impredecible del viento, el windsurf probablemente sería bastante fácil. De hecho, muchas personas se sienten atraídas por el windsurf y experimentan una emoción inicial, pero luego acaban maldiciendo al viento y renunciando a lo que al principio parece un pasatiempo divertido.

Pero a pesar de las dificultades, el windsurf es un deporte muy divertido.

Pero a pesar de las dificultades que pueda entrañar ocasionalmente, ¡obviamente no se puede hacer windsurf sin viento! De hecho, el viento es la mejor parte, lo que nos lleva a la clave para resistir el chapuzón: aceptar el reto.

En definitiva, sea cual sea tu proyecto, lo más sensato es acoger los retos que se te presenten y darles las gracias en lugar de intentar resistirte a ellos.

En efecto, encontrar la forma de superar los retos es lo más importante.

De hecho, encontrar formas de superar los retos es lo que hace que una actividad sea estimulante y gratificante. Piénsalo: si el windsurf fuera tan fácil que cualquiera pudiera hacerlo, probablemente sería aburrido.

El objetivo de aceptar cualquier trabajo es enfrentarse a retos y superarlos. Por ejemplo, si trabajaras en una tienda y sólo te dedicaras a registrar los artículos que se compran, el reto sería escaso y serías fácilmente sustituible. Pero si también ayudas a los clientes, sobre todo a los realmente difíciles, y atiendes sus necesidades, demostrarás que tienes habilidades que son menos fáciles de sustituir. Asumir retos es la esencia misma del crecimiento y el desarrollo.

Así que si realmente te esfuerzas al máximo, no sólo sobrevivirás, sino que prosperarás en el Dip.

Por ejemplo, haz ejercicio. Si quieres tener un buen físico, tendrás que entrar en la inmersión con determinación y esforzarte al máximo. Sin embargo, muchas personas se detendrán demasiado pronto; alcanzarán un cierto nivel de comodidad y no presionarán más.

Si esperas desarrollar músculo de verdad, tendrás que presionar hasta la extenuación. Sólo aquellos que superen sus límites cada vez podrán conseguir un físico de culturista. Lo mismo ocurre con cualquier esfuerzo, ya sea mental o físico.

Los competidores utilizarán el DIP en su beneficio, mientras que sobrevivir al DIP te hará elevarte por encima de la mediocridad.

La competencia no suele ser un asunto agradable. El trato con los competidores puede estar lleno de traición y resentimiento.

La competencia no suele ser un asunto agradable.

A menudo, una de las principales motivaciones de un competidor es alargar tu estancia en el Dip. En concreto, un competidor establecido creará un mercado que te dificultará mucho hacerte un hueco.

El gigante tecnológico Microsoft, por ejemplo, convirtió programas como Word y Excel en estándares del sector. Como resultado, el mercado del software de procesamiento de textos y hojas de cálculo ha sido prácticamente inexpugnable. Dado lo extremadamente difícil que es para un rival ponerse a su altura, han puesto a cualquier competidor potencial en un prolongado baño de inmersión.

No obstante, no es imposible. Una empresa llamada Intuit lanzó el programa de contabilidad Quicken y, dado que era un producto innovador comparable al de Microsoft, pudieron perseverar, destacando la calidad y seguridad que ofrecía su programa.

Los competidores también han conseguido cambiar la plataforma en la que se ofrecen los servicios. Para competir con éxito con Microsoft, Google se ha centrado en los servicios de procesamiento de textos y hojas de cálculo basados en la web e integrados en la cuenta de Google de los clientes.

Otra ventaja de seguir con el programa de Google es que, al igual que Microsoft, Google también ofrece servicios de procesamiento de textos y hojas de cálculo.

Otra de las ventajas de perseverar y desafiarte a ti mismo para superar el bache es que evitará que te conformes con la mediocridad.

Por otra parte, si te esfuerzas por superar el bache, no te conformarás con la mediocridad.

Aunque no hay nada malo en conformarse con un trabajo de cajero en una pintoresca tienda de las afueras, es muy probable que esto no te ayude a alcanzar todo tu potencial. Por otra parte, perseverar en la inmersión puede sacar lo mejor de ti e incluso hacerte más talentoso que cuando empezaste.

Por ejemplo, si tu nuevo blog de fotografía online no despega enseguida, puedes utilizar este tiempo de inmersión para perfeccionar tus habilidades de escritura, fotografía y diseño web y hacer que tu destino online sea más atractivo. De este modo, aunque tu blog nunca prenda como esperabas, habrás adquirido valiosas habilidades que podrás poner en práctica en tu próximo proyecto online.

Para resistir la Caída, necesitas desarrollar agallas y paciencia.

Si alguna vez te has quedado atrapado en una larga cola del supermercado, sabes lo tentador que puede ser cambiar de fila con la esperanza de salir un poco más rápido. Pero siempre existe la posibilidad de que, una vez que cambies a la otra cola, la primera empiece a acelerarse y acabes esperando más de lo que habrías esperado en primer lugar.

Este escenario de supermercado también puede aplicarse a la carrera profesional y a los proyectos personales. Si algo parece ralentizarse o estancarse, puedes tener la tentación de pasarlo todo a un nuevo empeño, pero lo que realmente se necesita es paciencia y grit, también conocido como determinación.

Esto es cierto en el caso de las ventas: En un influyente estudio, los investigadores descubrieron que si un vendedor no puede convencer a un cliente para que compre después de cinco intentos de venta, se dará por vencido. Sin embargo, el estudio también demostró que el 80% de los clientes tenían más probabilidades de realizar una compra después de escuchar siete argumentos de venta. Por tanto, la mayoría de los vendedores se daban por vencidos demasiado pronto. Si hubieran mostrado un poco más de determinación y paciencia, podrían haber cerrado el trato.

La paciencia y la determinación también son necesarias para sobrevivir al tiempo de inmersión antes de que tu producto se ponga de moda.

Puede que pienses que vivimos en una época en la que la gente se apresura a comprar cualquier producto innovador, pero no siempre es así. Aunque tengas una idea ingeniosa o un producto que cambie las reglas del juego, el público en general siempre espera a que las novedades sean consideradas de alta calidad, fiables o prestigiosas antes de plantearse siquiera la posibilidad de desprenderse del dinero que tanto les ha costado ganar.

Cuidado con la calidad.

Como resultado, incluso las ideas ingeniosas pueden pasar mucho tiempo en el Dip antes de hacerse populares.

Un buen ejemplo es el zapatero Jimmy Choo. Nacido en 1948, Choo llevaba fabricando zapatos de calidad desde que tenía 11 años. Pero su carrera no despegó hasta pasados los treinta, un par de años después de mudarse de Malasia a Londres y abrir su primera zapatería Americana en 1986. Aunque siempre fue un artesano de talento, fueron sus agallas y su perseverancia en la inmersión lo que realmente le permitieron convertirse en una marca de moda internacional icónica.

Cuando los tiempos sean difíciles, no abandones la experiencia que has adquirido y asegúrate de explorar todas las opciones.

Aunque es indudablemente beneficioso tener agallas, no deja de ser prudente saber cuándo cortar por lo sano y abandonar un proyecto que claramente se está desmoronando. Pero también hay una forma inteligente de renunciar y, al mismo tiempo, seguir en el campo elegido.

Cuando está claro que algo no funciona, no tiene sentido dejar que siga consumiendo tu tiempo, energía y recursos. Pero eso no significa que debas abandonar el mercado con el que te has familiarizado y en el que has adquirido experiencia. Hacerlo sería otra pérdida de tiempo, energía y recursos.

Pongamos que has decidido cerrar una revista que ya no era económicamente viable. Puede que tengas el corazón tan roto por la desaparición de la revista que quieras abandonar por completo el mundo editorial y montar un restaurante. Pero el plan más inteligente sería permanecer en el mercado de los medios de comunicación y utilizar la experiencia que has adquirido para convertirte en redactor de la revista o el periódico de otra persona, o tal vez iniciar una publicación en línea.

La próxima vez que te sientas con ganas de cerrar una revista o un periódico, hazlo.

La próxima vez que tengas ganas de dejarlo, asegúrate de considerar todas las opciones antes de tirar la toalla. Lo mejor es tomarse tiempo para pensar de forma creativa, más allá de las opciones obvias.

David es amigo del autor, y en un momento dado estaba tan descontento en el trabajo que sintió ganas de dejarlo. El problema era que su jefe era tan incompetente que hacía imposible que David realizara un buen trabajo y se sintiera satisfecho con su empleo.

David estaba tan descontento en el trabajo que quería dejarlo.

La frustración de David llegó al punto de querer presentar su dimisión. Pero en lugar de reaccionar exageradamente, se tomó sabiamente el tiempo necesario para considerar todas las demás opciones a su disposición. Al final, mantuvo conversaciones productivas con su jefe y con el superior de éste.

David fue sincero al explicar las razones por las que se sentía incapaz de aportar su mejor trabajo en las circunstancias actuales. Como resultado, David fue trasladado a otro departamento, ¡donde le asignaron un nuevo jefe y le ascendieron! Desde luego, fue un resultado mejor que estar en el paro.

Así que recuerda, cuando te encuentres en apuros, no dudes de ti mismo ni de tu compromiso o capacidades. Por el contrario, apóyate en él y piensa que es tu amigo, no tu enemigo. Al final, te encontrarás más fuerte y en mejor posición por haber estado a la altura de las circunstancias.

Conclusiones

El mensaje clave de estas Conclusiones:

En la vida, debes esforzarte por ser el mejor en lo que haces. Y para que esto ocurra, es importante que centres tu tiempo y energía en aquello para lo que eres hábil y apasionado, y que dejes de lado los proyectos que compiten por tus intereses. Una vez que te pongas en marcha con un proyecto, acabarás enfrentándote a un bache: un periodo de lucha, esfuerzo y poca recompensa. Para superar este periodo, debes emplear agallas y paciencia. Una vez superado el bache, descubrirás que tus habilidades han mejorado y que ahora estás en mejor posición que muchos de tus competidores. Por lo tanto, el Dip es el camino hacia el éxito.

Consejos Accionables:

Consejos Accionables:

Consejos Accionables:

Consejos Accionables.

Sigue adelante, sobre todo cuando duela.

Somos más propensos a rendirnos en los momentos en que nos sentimos heridos y desanimados. Por ejemplo, en 1988 el demócrata Joe Biden era un prometedor candidato a la presidencia de EEUU. Pero entonces estalló un escándalo en torno a un accidente trivial relacionado con una cita de uno de los discursos de Biden que se había atribuido erróneamente a la persona equivocada. Biden se sintió tan desanimado por la reacción exagerada que retiró su candidatura. Sin embargo, si hubiera perseverado y dejado que el pequeño escándalo pasara, podría haber ganado.

Así que piénsatelo dos veces antes de retirarte cuando te sientas herido y vulnerable. Probablemente sea mejor que te tomes un momento para lamerte las heridas y luego seguir adelante.

<p

¿Tienes algún comentario?

¡Nos encantaría conocer tu opinión sobre nuestro contenido! Envíanos un correo electrónico a libros@pathmba.com con el título de este libro como asunto y comparte tus opiniones.

Qué leer a continuación: El engaño de Ícaro, de Seth Godin

Saber cuándo ir más allá y esforzarte en los momentos difíciles es sólo uno de los componentes de una vida próspera y plena. Por suerte, el autor, Seth Godin, tiene una buena cantidad de consejos de los que aprender y en los que inspirarse.

Recomendamos el resumen de La decepción de Ícaro (2012), una guía relevante sobre cómo navegar por tu carrera a través de una economía global que cambia rápidamente. Estos resúmenes te ayudarán a que tu carrera se dispare al tiempo que evitas quemarte en un mercado impredecible.

Deja una respuesta
Related Posts