Descubre por qué las mujeres tienen menos confianza en sí mismas que los hombres, y cómo pueden aumentarla.

En general, ¿estás de acuerdo en que las mujeres tienen menos confianza en sí mismas que los hombres? La mayoría de la gente lo estaría.

Sin embargo, como sostienen las autoras Claire Shipman y Katty Kay en La Confianza Código, las mujeres pueden elegir tener tanta confianza en sí mismas como los hombres.

La Confianza Código Confianza Código.

Shipman y Kay muestran, paso a paso, exactamente cómo las mujeres pueden darse cuenta y aumentar su confianza, la cual, argumentan, está determinada por nuestra composición genética específica y por factores ambientales.

Como muestra este resumen, La Confianza Código es de especial valor para aquellas mujeres que trabajan en entornos dominados por hombres, ya que es en estos entornos donde la baja confianza es más evidente y tiene mayores consecuencias.

En el siguiente resumen, también descubrirás:

  • cómo la falta de confianza puede haberte costado el ascenso por el que tanto trabajaste,
  • cómo la falta de confianza puede haberte costado el ascenso por el que tanto trabajaste
  • por qué la falta de confianza suele ser un problema femenino y
  • cómo suspender un examen de matemáticas puede convertirte en una persona con más confianza en ti misma.
  • Cómo la falta de confianza en ti mismo puede haberte costado un ascenso en el que tanto habías trabajado.

La confianza es el puente entre los pensamientos y las acciones.

¿Cuántas veces has recordado conversaciones u oportunidades de tu vida y has pensado “ojalá hubiera dicho/hecho eso”? Quizás ni siquiera era algo importante, sino algo pequeño que estaba en tu mano conseguir, pero no te sentías lo suficientemente seguro como para intentarlo.

La mayoría de nosotros nos hemos sentido así varias veces a lo largo de nuestra vida.

Desgraciadamente, si carecemos de confianza en nosotros mismos, preferimos permanecer inactivos y, por desgracia, esto parece ser especialmente pronunciado en el caso de las mujeres.

La confianza significa tener la suficiente seguridad en uno mismo como para intentarlo.

Confianza significa creer lo suficiente en nuestras propias capacidades como para mantenernos activos. La falta de confianza, por tanto, significa no saber si nuestros esfuerzos tendrán éxito, una incertidumbre que nos hace tener miedo incluso de intentarlo.

Un claro ejemplo de esto puede verse en un experimento del profesor Zach Estes, que hizo que unos estudiantes resolvieran complicadas pruebas de rompecabezas. Al principio, a Estes le pareció que los alumnos varones habían obtenido mejores resultados que las alumnas. Pero, al examinarlos más de cerca, Estes vio que muchas de las mujeres habían dejado muchas de las preguntas sin responder.

Entonces, Estes pidió a los estudiantes que volvieran a hacer el examen y, esta vez, que se aseguraran de responder a todas y cada una de las preguntas. ¿El resultado? Las mujeres obtuvieron tan buenos resultados como los hombres.

¿Pero por qué las mujeres decidieron ni siquiera intentar responder a muchas de las preguntas? El problema principal era la falta de confianza de las mujeres: preferían dejar un espacio en blanco antes que arriesgarse a dar una respuesta incorrecta.

En esta situación, tener confianza en sí mismas les habría hecho dar el salto e intentarlo.

Pero, ¿qué hubiera pasado si se hubieran arriesgado?

¿Pero y si el optimismo hubiera desempeñado un papel, en lugar de la confianza?

Bueno, el optimismo -la actitud de que todo va a ir bien- es diferente de la confianza, que se refiere a pasar a la acción. Sin embargo, ser optimista ayuda, ya que puede llevar a la acción, lo que mejora la confianza.

Sabemos, pues, que la confianza en nuestras capacidades es crucial para convertirnos en hacedores. Ahora exploraremos cómo nuestros niveles de confianza a menudo difieren, dependiendo de nuestro sexo.

La confianza de las mujeres puede ser diferente a la de los hombres.

Ha habido innumerables libros sobre la diferencia entre hombres y mujeres, y la mayoría estamos de acuerdo en que las diferencias están ahí. Por tanto, no es de extrañar que, en lo que respecta a la confianza, las mujeres la manifiesten de forma diferente a los hombres.

Particularmente en el lugar de trabajo, los hombres son dominantes, por lo que sus características de comportamiento confiado, como actuar de forma agresiva, son buscadas e incluso esperadas.

De hecho, los hombres son quizás incluso más dominantes en el lugar de trabajo de lo que la mayoría de nosotros pensamos. Por ejemplo, ¿sabías que sólo un cuatro por ciento de las empresas de Fortune 500 tienen mujeres como directoras ejecutivas?

La forma en que los hombres demuestran su confianza tiende a ser más agresiva que la de las mujeres. Los hombres son más rápidos, enérgicos y decididos a la hora de expresar sus opiniones, mientras que las mujeres tienden a colaborar con los demás y a ser más humildes.

Además, las cualidades típicamente masculinas, como la agresividad, se valoran más en el lugar de trabajo que las cualidades típicamente femeninas, porque -como mayoría- los hombres definen las normas.

Sin embargo, es vital comprender que las mujeres pueden actuar con su lado más blando y seguir teniendo confianza en sí mismas.

Por ejemplo, siempre y cuando los hombres sean agresivos.

Por ejemplo, mientras respaldes tus opiniones y defiendas tu punto de vista, no importa si lo haces de forma agresiva o no. La escucha activa y la cooperación con otros compañeros afines -a menudo consideradas estrategias más femeninas- también pueden ser una demostración de fuerza.

Por otra parte, algunas mujeres actúan con falsa confianza, haciéndose las duras. Pero este enfoque tiene un inconveniente: su artificialidad es fácilmente percibida por los demás y no nos beneficia de la misma manera que la confianza real.

Por lo tanto, las mujeres debemos actuar con confianza falsa.

Por tanto, las mujeres no tienen que actuar exactamente igual que sus colegas masculinos en el trabajo. En lugar de ello, pueden enorgullecerse de sus propios enfoques únicos.

La falta de confianza de las mujeres desempeña un papel muy negativo en el mundo de los negocios.

“La confianza ya no es el espectáculo secundario, es el evento principal”

Vivir en un mundo de hombres es duro, pero trabajar en un mundo de hombres es aún más duro.

La falta de confianza de las mujeres en sí mismas es una de las principales causas de la falta de confianza en sí mismas.

Debido a la falta de confianza, las mujeres tienden a aceptar peores condiciones de trabajo que los hombres. Muchas mujeres sencillamente no se sienten lo bastante seguras de sí mismas como para exponerse: por ejemplo, aunque tengan buenas ideas, es menos probable que las propongan al jefe que los hombres.

La realidad es que las mujeres tienen menos confianza en sí mismas que los hombres.

La realidad es que el mundo de los negocios es muy competitivo y, sin una buena dosis de confianza, es imposible prosperar en él.

La realidad es que el mundo de los negocios es muy competitivo y, sin una buena dosis de confianza, es imposible prosperar en él.

Para entrar simplemente en el mundo laboral, debemos ser capaces de presentarnos de la mejor manera posible, lo que requiere que también nos veamos a nosotras mismas bajo esta luz.

La realidad es que el mundo empresarial es muy competitivo y, sin una buena dosis de confianza, es imposible prosperar en él.

Una forma de ver la diferencia en cómo se presentan los hombres y las mujeres es en la negociación. Un profesor de economía de la Universidad Carnegie Mellon concluyó en una serie de estudios que los hombres negocian su salario cuatro veces más que las mujeres. E, incluso cuando las mujeres negocian, siguen esperando obtener un 30 por ciento menos de aumento salarial que los hombres.

Además, el mundo de los negocios requiere cierto grado de autopromoción y de iniciativa propia, que son imposibles sin confianza. A diferencia de lo que ocurre en la escuela, donde basta con hacer un trabajo de calidad para que se fijen en ti, en el mundo empresarial no podemos contar con que nuestro trabajo hable por sí solo. En pocas palabras, tenemos que hacernos notar.

Pero, sin confianza, nos quedamos callados, lo que hace que perdamos oportunidades, como los ascensos. Esto ocurre especialmente en el caso de las mujeres.

Por ejemplo, un equipo de investigación de Princeton descubrió que las mujeres hablan hasta un 75% menos que los hombres cuando hay más hombres que mujeres en la sala. Así que, aunque una mujer tenga la mejor idea empresarial, es mucho menos probable que la proponga en una sala llena de colegas masculinos. Ya ves cómo esto puede dificultar su progreso

A estas alturas, debería estar claro que la confianza es una herramienta importante en la vida. Pero veamos más de cerca cómo nos afecta la confianza en nuestro trabajo.

Tener confianza en uno mismo es tan importante para hacer el trabajo como ser competente.

Aunque las mujeres sean absolutamente capaces, a menudo no se sienten seguras de sí mismas. Esto no sólo interfiere en su actitud, sino que también les impide progresar.

Es fundamental distinguir entre confianza, la creencia en nuestras capacidades en general, y competencia, el conocimiento de nuestras cualificaciones en un campo determinado.

La confianza no es un factor determinante en la vida de una mujer.

La confianza no siempre se basa en la competencia. Muchas mujeres se sienten incompetentes y poco preparadas, aunque sean totalmente competentes en su trabajo.

Un ejemplo es Christine Lagarde, directora gerente del Fondo Monetario Internacional y, por tanto, una de las mujeres más influyentes del mundo. Sin embargo, admite en una entrevista con los autores que no sólo tuvo problemas de confianza mientras ascendía en la jerarquía, sino que incluso ahora sigue teniendo momentos de inseguridad.

La falta de confianza en uno mismo nos impide seguir adelante.

La falta de confianza nos impide apuntar lo suficientemente alto para progresar. No sólo nos hace sentir incómodos, sino que es una condición que nos hace aspirar a menos de lo que realmente queremos porque no creemos que sea posible alcanzar nuestras metas.

Tener poca confianza significa que ni siquiera podemos imaginar lo que queremos, y por eso no trabajamos para conseguirlo. Si te miras al espejo y no ves a un piloto, ¡nunca tomarás clases de vuelo!

Un ejemplo interesante de cómo la confianza en uno mismo afecta a la acción puede verse en el experimento del psicólogo David Dunning, que pregunta a los estudiantes sobre su confianza. Las alumnas mostraron niveles de confianza en la valoración de sus capacidades y logros drásticamente inferiores a los de los alumnos.

Después, cuando Dunning invitó a los estudiantes a participar en un concurso, sólo el 49% de las estudiantes se apuntaron, mientras que el 71% de los estudiantes lo hicieron.

De esto se deduce que la autopercepción negativa causada por la falta de confianza puede hacer que las mujeres pierdan oportunidades.

Así que, ahora que hemos establecido lo importante que es la confianza, ¿podemos hacer algo para aumentarla?

Al igual que otros aspectos de nuestro carácter, la confianza está parcialmente predeterminada por nuestros genes.

Hoy sabemos que tanto la naturaleza como la crianza determinan nuestro carácter. Hemos descubierto que rasgos de carácter como la agresividad o el alcoholismo están fuertemente determinados por nuestro código genético.

Interesantemente, lo mismo ocurre con la confianza. De hecho, los científicos han descubierto que nuestra composición genética determina hasta el 50 por ciento de nuestra confianza.

Probablemente hayas oído hablar de la serotonina, la hormona que induce la felicidad. Pues bien, el grado en que la serotonina influye en tu comportamiento depende de un determinado gen. Si naces con una versión más larga del gen, producirás más serotonina y estarás menos ansioso que si naces con la versión corta del gen.

Investigaciones con monos han demostrado que la serotonina es la hormona que produce la felicidad.

Investigaciones con monos han demostrado que los nacidos con la versión larga del gen regulador de la serotonina son más sociables y asumen más riesgos, lo que, trasladado al comportamiento humano, significa que son más seguros de sí mismos.

Interesantemente, la predisposición a la confianza puede ser tan fuerte que a veces ni siquiera nuestro entorno puede alterarla.

Si alguien nace con genes que sugieren altos niveles de agresividad, esto no significa que necesariamente se convierta en una persona violenta. Pero tendrá más probabilidades de hacerlo que las personas que no poseen ese gen.

Del mismo modo, si alguien nace con genes que sugieren altos niveles de confianza, probablemente será una persona segura de sí misma, aunque haya sido educada de otro modo.

Por ejemplo, en el experimento con monos mencionado anteriormente, los bebés nacidos con la versión corta del gen de la serotonina, y criados además por madres que no les apoyaban, tuvieron menos confianza en sí mismos cuando crecieron. Sin embargo, los nacidos con la versión larga del gen, de los que por tanto se esperaba que llegaran a tener confianza en sí mismos, se convirtieron en adultos seguros de sí mismos, incluso cuando fueron criados por las mismas madres insolidarias.

Así pues, si hasta el 50 por ciento de nuestra confianza procede de los genes, el otro 50 por ciento debe formarse a partir de la experiencia personal.

La confianza también puede atribuirse a nuestro entorno.

“Cuando a las mujeres se les da una oportunidad justa de triunfar, les va bien”

Nuestro entorno, por tanto, determina ese otro 50 por ciento de nuestra confianza. Esto se debe en parte a que nuestro entorno influye realmente en nuestros genes. De hecho, los científicos han descubierto que las experiencias vitales alteran físicamente la forma de nuestros genes y hacen que funcionen de forma diferente.

La educación, en particular, puede ser un factor importante en el desarrollo de nuestros genes y, por lo tanto, es crucial para determinar en qué tipo de persona nos convertimos.

Volvamos al tema de los genes.

Volvamos al experimento con monos mencionado anteriormente: ¿qué ocurre cuando un mono con genes que indican poca confianza en sí mismo es criado por una madre cariñosa? Resulta que se ven influidos por el entorno. Sorprendentemente, ser criados por una buena madre les hace incluso más confiados que los que nacen con genes “confiados”.

En lo que respecta a las diferencias entre hombres y mujeres, a las niñas se las suele educar para que sean más diligentes y sigan las instrucciones más a menudo que los niños, lo que les hace menos seguras de sí mismas.

Tradicionalmente se recompensa a las chicas por su buen comportamiento y, al querer estar a la altura, pueden volverse perfeccionistas y menos propensas a asumir riesgos. Y, para tener confianza en nosotros mismos, debemos ser capaces de asumir riesgos.

Nuestras expectativas de que las niñas sean diligentes y “buenas” están muy influidas por los estereotipos y las críticas de la sociedad hacia las mujeres, y éstos pueden mermar su confianza. A las niñas se les enseña a ser “buenas” desde la guardería, de modo que así es como la sociedad las ve en la edad adulta. Como resultado, cuando una mujer intenta actuar con más confianza, a menudo se enfrenta a la oposición.

Además, los estudios han demostrado que las mujeres que adoptan un papel activo no gustan a los hombres ni a las mujeres por igual. Por ejemplo, a las pocas alumnas de la Academia Naval de EE.UU. en Annapolis las llaman DUBs – o tontas feas perras.

La genética, la educación y la doble moral de la sociedad son factores que influyen en nuestra personalidad y en nuestro nivel de confianza. Al final, es una mezcla de naturaleza y crianza lo que determina nuestros rasgos.

Podemos enseñarnos a tener confianza en nosotros mismos, aunque nuestra predisposición genética sugiera lo contrario.

Hemos visto lo importante que es la confianza, y cómo no siempre controlamos cómo se desarrolla nuestra confianza. Pero es posible romper el ciclo que hace que las mujeres tengan menos confianza en sí mismas.

Incluso de adultos, podemos alterar nuestro cerebro, ya que posee una maravillosa cualidad llamada plasticidad cerebral. Esto significa que, a través de ciertos patrones de pensamiento, podemos provocar un cambio físico en nuestro cerebro.

Cuando se nos presenta una elección, el cerebro accede a los recuerdos relacionados con esa decisión concreta. Pero tenemos el poder de cambiar los recuerdos a los que accede nuestro cerebro.

En un estudio, por ejemplo, personas con miedo a las arañas recibieron dos horas de terapia conductual para su miedo. Inmediatamente después de la terapia, pudieron tocar una tarántula viva. Mientras lo hacían, sus escáneres cerebrales no mostraron actividad en el centro del miedo del cerebro. Este resultado se confirmó incluso 6 meses después.

En lugar de acceder a los recuerdos temerosos, accedieron a los recuerdos tranquilos de la terapia, por lo que el centro del miedo en el cerebro permaneció tranquilo y se activó el centro del pensamiento racional.

Por tanto, está claro que podemos aprender a trabajar conscientemente para cambiar nuestro cerebro y tener más confianza en nosotros mismos.

En concreto, podemos aprender a trabajar conscientemente para cambiar nuestro cerebro y tener más confianza en nosotros mismos.

En concreto, podemos crear patrones de pensamiento alternativos para evitar los pensamientos negativos automáticos. Éstos son los patrones de pensamiento negativos que se producen, inconscientemente, a diario. Cambiarlos por patrones más positivos puede ser un buen primer paso para aumentar nuestro nivel de confianza.

Por ejemplo, si a menudo te martirizas por no ser capaz de realizar todas tus tareas a la perfección, intenta pensar que eres un gran multitarea. El simple hecho de pensar en ti mismo bajo esta luz más positiva puede hacerte sentir más seguro de ti mismo.

Aunque no es fácil cambiar y puede que te lleve algo de práctica librarte de los pensamientos negativos automáticos, sin duda es posible e incluso puede que sea más fácil de lo que crees.

La confianza proviene de fracasar y manejarlo de forma constructiva.

“Si decides no actuar, tienes pocas posibilidades de éxito”

En el primero de estos resúmenes, vimos cómo tener menos confianza te hace permanecer inactivo y cómo el simple hecho de pasar a la acción aumenta tu confianza. Claro que a veces fracasarás, pero eso puede ser algo bueno

Desgraciadamente, las mujeres tendemos a pensar demasiado las cosas y a no actuar. Pero debemos entender que actuar es esencial para la confianza.

Por ejemplo, en lugar de preocuparte por si tu trabajo es lo suficientemente bueno para un concurso, simplemente preséntalo. Seguramente tendrás más confianza para el próximo concurso, porque no te concentrarás en hacer las cosas perfectamente. Además, no tendrás ninguna posibilidad de ganarlo si no presentas nada.

En realidad, fracasar puede tener un efecto positivo en la confianza. Al emprender más acciones, es normal que fracases alguna vez. Pero también aprenderás que fracasar no es una amenaza mortal y, por tanto, no tendrás tanto miedo de intentarlo la próxima vez.

Por ejemplo, quizá el trabajo que presentaste no te haga ganar el concurso. Pero habrá otros concursos, y fracasar en una cosa no significa que seas un completo fracasado.

En realidad, los “fracasos” deberían verse como oportunidades para superarse. Muchas mujeres tienen miedo al fracaso y lo ven como una falta de talento natural. En lugar de eso, debería verse como una oportunidad para mejorar, porque con cada fracaso aprendemos dónde cometimos un error concreto y cómo evitar cometer el mismo error en el futuro.

A la larga, con suficientes altibajos en el camino, mejorarás en lo que intentas dominar y ganarás confianza en ti mismo.

Por ejemplo, si fracasas en algo que no dominas, puedes mejorar.

Por ejemplo, si fracasas en un examen de matemáticas, no tienes por qué renunciar por completo a las matemáticas. Puedes optar por perseverar hasta que consigas los resultados que deseas.

Tener confianza en ti mismo significa no dejar que el miedo al fracaso te impida intentar conseguir las cosas que deseas. Puede ser una lección difícil de aprender, pero también puede cambiar tu vida a mejor.

Conclusiones

El mensaje clave de este libro:

Confianza es más importante de lo que podríamos pensar especialmente en el lugar de trabajo. Las mujeres son a menudo menos seguras de sí mismas que los hombres por sus marcas genéticas, nutrición y los estereotipos de la sociedad y las críticas de ellos. Sin embargo, ellos pueden también enseñarse a ser confiados si ellos desean hacerlo.

Consejos Accionables:

Echa otra mirada a tu competencia.

Mira seriamente tu competencia y pregúntate: ¿cuánto podrías progresar en tu carrera si tuvieras más confianza en ti mismo?

Piensa menos, actúa más.

La próxima vez que estés en una reunión importante y tengas algo que decir, no te quedes sentado preguntándote cómo o si debes compartir tu idea. No pienses demasiado en la situación. En lugar de eso, toma la decisión de actuar. Aunque te encuentres con oposición, puedes aprender a afrontarla mejor la próxima vez. Si lo haces suficientes veces, la experiencia de hablar aumentará gradualmente tu confianza.

Leave a comment