El progreso en la comprensión humana se ha vuelto cada vez más complejo y abrumador.

Imagínate que te trataran de un ataque al corazón en los años cincuenta. Los conocimientos médicos sobre las causas de los problemas cardiacos eran tan escasos entonces que simplemente te recetarían analgésicos y reposo en cama. Ah, y si querías dar caladas a esos cigarrillos durante tu recuperación, también estaba bien.

Afortunadamente, los conocimientos humanos se han ampliado mucho desde entonces. Hace tan sólo 60 años, los médicos no tenían ni idea de cómo tratar los infartos de miocardio, mientras que hoy disponemos de numerosos métodos para hacerlo, como medicamentos para la tensión arterial, catéteres cardíacos e incluso cirugía a corazón abierto. También disponemos de toda una serie de formas de prevenir los problemas cardiacos en primer lugar, desde fármacos para reducir el colesterol hasta el aumento del ejercicio físico.

Sin embargo, en áreas complejas como la medicina, nuestra amplia base de conocimientos se ha convertido en un arma de doble filo. Según la Organización Mundial de la Salud, ya hemos definido más de 13.000 síndromes, enfermedades y lesiones. Si a esto añadimos los miles de fármacos y procedimientos disponibles para tratar a los pacientes, vemos que ningún médico o equipo médico puede dominar todos los conocimientos médicos que hemos acumulado.

Esto nos deja con un problema de doble filo.

Esto nos deja con un problema de ineptitud. Es decir, nos esforzamos por recordar, organizar y aplicar sistemáticamente los conocimientos adecuados de la forma correcta. Tanto los cirujanos como las enfermeras están sometidos a una inmensa presión para dominar la tecnología médica más avanzada, tratar con varios pacientes a la vez y llevar a cabo con precisión el gran número de pasos necesarios para realizar complicadas intervenciones médicas. Mientras lo hacen, deben hacer frente simultáneamente a las reacciones y resultados inesperados que se producen al tratar con enfermos.

Está claro que se necesita un nuevo tipo de herramienta si queremos aprovechar nuestros vastos conocimientos médicos y evitar errores humanos potencialmente mortales.

El progreso en el conocimiento humano se ha vuelto cada vez más complejo y abrumador.

Las listas de comprobación ayudan a prevenir errores graves pero fácilmente evitables.

“En condiciones de complejidad, las listas de comprobación no sólo son una ayuda, sino que son necesarias para el éxito.”

Un equipo de quirófano de San Francisco se encontró con circunstancias terribles al tratar a un hombre por lo que pensaban que era una herida de arma blanca poco profunda. Sólo después de la incisión del cirujano, cuando el paciente empezó a derramar copiosas cantidades de sangre, se dieron cuenta de que la herida medía 30 cm de largo. De hecho, era una herida de bayoneta que el hombre había recibido en una fiesta de disfraces de Halloween. Por desgracia, antes de la operación, ningún miembro del personal médico se acordó de preguntar qué tipo de arma se había utilizado.

El hombre sobrevivió a la herida; sin embargo, los errores y la desinformación en medicina se producen con una regularidad aterradora y pueden provocar complicaciones graves o la muerte. En Estados Unidos se realizan más de cincuenta millones de intervenciones quirúrgicas al año, y más de 150.000 de estos pacientes mueren tras la operación. Según los estudios, alrededor de la mitad de estas complicaciones y muertes son evitables.

Entonces, ¿cómo podemos reducir el número de errores que se cometen?

En lugar de gastar millones en la última tecnología médica, la respuesta es mucho más sencilla: utiliza una lista de comprobación.

Las listas de comprobación son sencillas de utilizar.

Las listas de comprobación son tan sencillas como suenan: una lista de pasos que hay que seguir al realizar un procedimiento. Sorprendentemente, son los pasos obvios -cosas que todo el mundo debería saber- los que suelen ser más cruciales y, sin embargo, se olvidan o se omiten. La lista de comprobación funciona como una red de seguridad para asegurarnos de que tenemos en cuenta las cosas obvias, como preguntar “¿Qué tipo de arma se utilizó?” antes de seguir adelante. Una vez comprobadas las cosas básicas, estamos mentalmente mejor equipados para abordar las cuestiones más complejas o impredecibles, propias de cada paciente.

Si se hubiera utilizado una lista de comprobación en el caso anterior de lesión por bayoneta, el equipo médico habría estado mejor preparado para cualquier desagradable y sangrienta sorpresa.

Las listas de comprobación ayudan a prevenir errores graves pero fácilmente evitables.

Las listas de comprobación deben ser lo más breves posible, incluir todos los pasos esenciales y no dejar lugar a malentendidos.

“La lista de comprobación elimina las cosas tontas, las rutinas de las que tu cerebro no debería ocuparse”

Es fácil burlarse de las listas de comprobación, sobre todo porque muchos las consideramos recordatorios garabateados o listas de tareas glorificadas. Sin embargo, cuando contienen todos los elementos esenciales y son concisas y utilizables, las listas de control se convierten en herramientas poderosas.

Un aspecto esencial de una lista de comprobación es que contenga los “elementos asesinos” del procedimiento. Son los pasos que fácilmente se pasan por alto pero que, si no se completan, podrían ser desastrosos. Por ejemplo, podría tratarse de un recordatorio para identificar las alergias de un paciente antes de la intervención quirúrgica.

Las listas de comprobación deben contener todos los datos necesarios para la intervención quirúrgica.

Aunque deben contener todos los elementos esenciales, las listas de comprobación no deben ser guías exhaustivas. Daniel Boorman, un veterano piloto que crea listas de comprobación de aviación para Boeing, dice que lo ideal son entre cinco y nueve elementos, y que debería haber un límite de tiempo para repasar la lista. Después de aproximadamente un minuto de lectura de una lista, la gente puede distraerse y saltarse pasos vitales.

Una lista de comprobación también debe ser fácil de usar. Al poner en práctica una primera versión de su lista de comprobación, el autor y cirujano Atul Gawande confundió a una enfermera de su equipo justo antes de una intervención quirúrgica porque no estaba claro cómo debía utilizarse la lista. La enfermera había marcado los pasos de la intervención incluso antes de que empezara, en lugar de -como pretendía Gawandeleer cada paso al equipo quirúrgico y marcarlos a medida que avanzaban.

Para evitar confusiones, debe quedar claro si la lista es un “LEER-HACER” (leer en voz alta el paso, luego completarlo) o un “HACER-CONFIRMAR” (completar el paso, luego confirmar que lo has completado). Las listas también deben estar escritas en el lenguaje con el que los usuarios estén familiarizados; por ejemplo, en un restaurante, “enciende los champiñones” (que significa “cocina los champiñones ahora”).

La próxima vez que crees una lista de comprobación, asegúrate de que sea precisa, fácil de usar y que sólo incluya los elementos de mayor importancia

Listas de comprobación.

Las listas de comprobación deben ser lo más breves posible, incluir todos los pasos esenciales y no dejar lugar a malentendidos.

Las tareas complejas de hoy en día ya no pueden dejarse en manos de la pericia de un héroe solitario; necesitamos equipos.

A menudo esperamos que un héroe llegue a zancadas a una situación temible y, utilizando toda una vida de habilidades y experiencia, resuelva todos los problemas de un plumazo. La idea de que la pericia de una sola persona basta para resolver nuestros problemas es ciertamente seductora. Pero también es inexacta.

En situaciones complejas y peligrosas, lo que realmente cuenta es el equipo

Hubo un tiempo en la ingeniería en que los edificios eran terminados por maestros de obras que supervisaban todo el proyecto. Hoy en día, sin embargo, la finalización de un solo proyecto de construcción requiere la interacción entre profesionales que se ocupan de todo, desde la mecánica y la albañilería hasta la impermeabilización y el control de roedores.

Los equipos son especialmente esenciales cuando se trata de emergencias y situaciones críticas. En 2009, tras el accidente aéreo del río Hudson, los medios de comunicación saludaron efusivamente a Chesley B. Sullenberger como el “Capitán América”, el héroe del milagroso aterrizaje forzoso en el que no murió nadie. Sin embargo, Sullenberger insistió en que había sido un trabajo de equipo. A medida que llegaba la información sobre el accidente, se hizo evidente que el avión no habría aterrizado tan seguro como lo hizo sin el esfuerzo combinado de Sullenberger, el primer oficial Jeffrey Skiles y el resto de la tripulación.

También en medicina, los pacientes que se someten a una operación necesitan algo más que un cirujano. Anestesistas, enfermeras y cirujanos deben trabajar juntos y utilizar sus especialidades individuales como un equipo para realizar con éxito una intervención.

Cuando nos enfrentamos a una situación de presión o complejidad, debemos reconocer que a menudo son las acciones y habilidades de muchos, y no las de una sola persona, las que hacen que una intervención compleja tenga éxito.

<p

Las tareas complejas de hoy en día ya no pueden dejarse en manos de la pericia de un héroe solitario; necesitamos equipos.

La comunicación en equipo es vital en situaciones complejas y puede mejorarse enormemente con una lista de comprobación.

Imagina a una tripulación de vuelo aterrizando un avión. Ahora piensa en lo desastroso que sería en esta situación complicada e intensa si no pudieran comunicarse entre sí: el capitán no sabría si está despejado para aterrizar, el copiloto no sabría cuándo o si deben tomar los mandos, y los auxiliares de vuelo no tendrían ni idea de cuándo realizar las comprobaciones de seguridad.

Lista de comprobación.

Los equipos que trabajan en tareas complejas necesitan una comunicación fluida. En el ejemplo anterior, la tripulación de vuelo podría tener una lista de comprobación que seguir, pero a menos que se comuniquen con claridad, esa lista de comprobación no sirve de nada.

La comunicación puede ser más eficaz que la comunicación.

La comunicación puede mejorarse incluyendo pasos dentro de una lista de comprobación destinados a mejorar el flujo de información. Por ejemplo, Joe Salvia, ingeniero de estructuras de Boston, utiliza listas de comprobación de “presentación” en las que se indica cuándo los equipos implicados en una construcción deben ponerse al día, comprobar y colaborar entre sí antes de pasar a la siguiente fase.

Otro paso de la lista de comprobación puede mejorar la comunicación.

Otro paso de la lista de comprobación que puede mejorar la comunicación es una “reunión” del equipo: una oportunidad al comienzo de un procedimiento para que los miembros del equipo se presenten y hablen de cualquier posible complicación. Los estudios han demostrado que las personas que no se conocen sus nombres no trabajan juntas tan bien como las que sí se conocen. Por este motivo, se incluyó una reunión como paso obligatorio en la lista de comprobación del programa Cirugía Segura Salva Vidas del autor. Este enfoque más comunicativo del trabajo en equipo se correlacionó con una reducción de las complicaciones médicas.

La comunicación dentro de los equipos es vital en circunstancias de presión. Es probable que los equipos tengan más éxito a la hora de seguir las listas de control de los procedimientos cuando tienen oportunidades predefinidas para comunicarse.

Trabajo en equipo.

La comunicación en equipo es vital en situaciones complejas y puede mejorarse mucho con una lista de comprobación.

Las listas de comprobación médicas ya han salvado muchas vidas.

Es difícil imaginar que una simple lista de comprobación pueda tener un impacto significativo en el mundo. Sin embargo, los programas médicos que estudian el uso de listas de comprobación han demostrado que han evitado errores, ahorrado dinero y, lo que es más importante, salvado vidas.

Las listas de comprobación médicas ya han salvado muchas vidas.

Un estudio llevado a cabo por el especialista en cuidados intensivos Peter Pronovost, denominado Iniciativa Keystone, tenía como objetivo reducir el número de infecciones por catéteres de vía central insertados en las venas de pacientes de cuidados intensivos. Las vías centrales se infectan con facilidad y frecuencia (por ejemplo, al ser tocadas con manos no esterilizadas), causando complicaciones potencialmente letales para los pacientes. Pronovost empleó una lista de comprobación para ver si reducía las infecciones. Fue un éxito; la iniciativa acabó ahorrando 175 millones de dólares y 1.500 vidas en 18 meses.

Inspirándose en Pronovost y en los campos de la ingeniería y la aviación, el autor y la Organización Mundial de la Salud desarrollaron una lista de comprobación para probarla en ocho hospitales de todo el mundo, en lo que se denominó el programa Cirugía Segura Salva Vidas. Se pidió a los hospitales que utilizaran esta lista de comprobación quirúrgica, que constaba de diecinueve elementos esenciales que iban desde discutir la pérdida de sangre esperada del paciente hasta confirmar que realmente tenían al paciente correcto. Los resultados fueron asombrosos; las muertes por intervenciones quirúrgicas en los ocho hospitales se redujeron en un 47%.

El autor también fue testigo directo del poder de la lista de comprobación. Mientras realizaba una comprobación quirúrgica sobre la pérdida de sangre prevista, resultó que no se habían reservado unidades adicionales de sangre para el paciente en caso de que fueran necesarias. Gawande no esperaba que el paciente las necesitara pero, siguiendo la lista de comprobación, se organizó sangre extra. Durante la operación, Gawande sufrió un desgarro accidental que provocó una parada cardiaca a la paciente. La sangre extra resultó ser vital y Gawande está seguro de que, sin la lista de comprobación, habría matado a su paciente.

Utilizar una simple lista de comprobación no sólo es una herramienta poderosa, sino que también puede significar la diferencia entre la vida y la muerte.

Las listas de comprobación médicas ya han salvado muchas vidas.

Las listas de comprobación pueden ser eficaces en diversos entornos.

Muchos de nosotros trabajamos en entornos complejos o de alta presión que, como el campo de la medicina, exigen cuidado y precisión, como en las finanzas o la restauración. La buena noticia es que, en entornos tan intensos, las listas de comprobación realmente marcan la diferencia a la hora de ayudarnos a trabajar con mayor eficacia.

Las listas de comprobación pueden ayudarnos a trabajar con mayor eficacia.

Toma, por ejemplo, al chef Jody Adams del restaurante Rialto de Boston. Las listas de comprobación que utiliza Jody son lo que la mayoría llamaría recetas. Pero las recetas y las listas de control comparten la misma función: nos dicen lo que hay que hacer y cuándo. Además de tener sus recetas a la vista en los puestos de trabajo de la cocina, el personal del restaurante también hace listas de comprobación para asegurarse de que se cumplen los requisitos especiales de cada cliente. Una vez que los platos están listos para ser servidos, el sous chef o la propia Jody los someten a una última comprobación para asegurarse de que cumplen las normas de Jody. Este sistema de listas de comprobación permite a Rialto ofrecer siempre platos exquisitos a los clientes, y no es de extrañar que Jody haya ganado premios por su pericia o que el restaurante figure a menudo en las listas de “mejores restaurantes”.

Los financieros también pueden utilizar listas de comprobación para evitar riesgos innecesarios derivados de decisiones precipitadas o desinformadas. Cook, inversor anónimo y director de un fondo valorado en miles de millones de dólares, utiliza una “Lista de comprobación del tercer día”, que le ayuda a él y a su equipo a decidir si invierten o no en una empresa. La lista de comprobación ofrece a Cook una gran ventaja: la eficacia. Este método cuidadoso y rápido para evaluar las inversiones le da una ventaja sobre otros inversores.

La lista de comprobación le ofrece una gran ventaja: la eficiencia.

Desde garantizar experiencias gastronómicas de alta calidad hasta ayudar a ganar mucho dinero, la sencilla lista de comprobación es una herramienta versátil que puede dar resultados impresionantes y aplicarse a una gran variedad de situaciones diferentes.

Las listas de comprobación pueden ser eficaces en diversos entornos.

Conclusiones

El mensaje principal de este libro:

Mucho más que una lista de tareas para ineptos, una lista de comprobación puede ser una herramienta increíblemente eficaz para profesionales y expertos. El uso de una lista de comprobación bien elaborada en situaciones complejas garantiza la detección de errores potencialmente fatales y descuidos peligrosos.

Ideas para la acción de este libro en resumen:

¿Todavía cometes errores en tus tareas, a pesar de tu experiencia y conocimientos? Utiliza una lista de comprobación!

Podemos ser testarudos a la hora de hacernos listas de comprobación, sobre todo cuando sabemos exactamente lo que estamos haciendo. Sin embargo, a menudo son las profesiones cualificadas las que más se benefician de hacer una lista de comprobación. Una de las razones es que a menudo pasamos por alto u olvidamos las “cosas tontas” obvias, asumiendo falsamente que centrarnos en cosas más complejas es mucho más importante. Las cosas tontas, sin embargo, suelen ser esenciales para el procedimiento en cuestión. Utilizar una lista de comprobación te ayudará a evitar que se te escape lo necesario, y puede que descubras que cometes muchos menos errores gracias a ella.

Necesito una lista de comprobación para hacer las cosas bien.

¿Necesitas ayuda con los proyectos de equipo en el trabajo?
Prueba una “reunión” con listas de comprobación.

Al iniciar un proyecto en equipo, asegurarse de que todo el equipo conoce el nombre y el papel de cada persona en el proyecto ayudará a que la comunicación y la información fluyan más fácilmente. Dedica un tiempo al inicio de cada proyecto o procedimiento para una reunión de equipo: haz que todos se presenten y expongan su función, y que los miembros necesarios compartan sus expectativas y los posibles problemas que puedan surgir por el camino.

Leave a comment