The Big Leap

Conquista tu miedo oculto y lleva la vida al siguiente nivel

Deja de ser tu peor enemigo y empieza a disfrutar de lo que la vida te ofrece.

Si alguna vez has visto a un buceador despeñarse por una pared de roca escarpada, atravesar la superficie del mar y salir sonriendo, entonces tienes una idea básica de lo que es -literalmente- dar el gran salto. Probablemente los hayas visto y hayas pensado: “¡Ni de coña haré yo eso! Sin embargo, hay gente que da saltos similares todos los días y saca el máximo partido a la vida, mientras que los que se rinden al miedo se quedan estancados quejándose de estar en la misma rutina, día tras día.

Es hora de tomar las riendas de tu vida y acabar de una vez por todas con las excusas. Y lo mejor de todo es que no implica ningún salto mortal desde un acantilado de 30 metros. Todo lo que se necesita es un poco de confianza y la voluntad de poner fin a los malos hábitos.

En este resumen, aprenderás

The Big Leap
SPONSOR

    • cómo algunas respiraciones profundas pueden ponerte en el buen camino;
    • por qué preocuparse no es una buena idea.
    • por qué preocuparse es un signo de autosabotaje;
    • y

    • cómo es posible que tengas que poner a dieta de quejas tu lugar de trabajo
    • .

    La gente suele resistirse a la felicidad, pero la respiración controlada puede ayudarnos a superar este miedo.

    “Si dices que sí al gran salto, ya has dado la parte más difícil”

    Nadie dijo que la vida fuera a ser fácil, y a veces realmente puede parecer un pantano interminable de problemas, pero pregúntate lo siguiente: ¿Estás realmente preparado para una vida de felicidad? ¿Puedes siquiera imaginar un día entero sin tener algo de lo que quejarte?

    Todo el mundo tiene su propia resistencia interior a la felicidad, un rasgo extrañamente humano que merece un examen detenido.

    A pesar de dedicar mucho tiempo y energía a luchar por la felicidad, los seres humanos no nos sentimos especialmente cómodos ni somos muy hábiles para sentirnos bien o estar en paz. La escuela nos enseña muchas cosas, pero no hay clases de bachillerato sobre cómo afrontar el éxito y la felicidad.

    Si te tomaras el tiempo de mirar en tu interior y descubrir por qué te resistes a la felicidad, la respuesta probablemente estaría relacionada con el miedo: miedo a alcanzar todo tu potencial. Porque la cuestión es la siguiente: cuando te conviertes en lo mejor que puedes ser, ya no hay excusas para no hacer realidad tus sueños.

    Este es un miedo a la felicidad.

    Este es un miedo que debes vencer si de verdad quieres el éxito y la felicidad. Dar el gran salto hacia una vida de felicidad requiere una gran dosis de confianza.

    Así que vamos a explorar las formas en que puedes aprender a superar este miedo y empezar a asumir los riesgos adecuados.

    La primera técnica para romper la barrera del miedo es la respiración.

    A mediados del siglo XX, el psiquiatra Fritz Perls desarrolló la terapia Gestalt, que reconocía que el miedo es, esencialmente, una especie de excitación sin aliento. Con un poco de respiración concentrada, puedes transformar ese miedo en una excitación positiva y poderosa que puede utilizarse para que ocurran grandes cosas.

    Pongamos que estás a punto de subir al escenario para una actuación o para dar un discurso. La reacción habitual ante una situación de miedo como ésta es contraer la respiración, lo que sólo refuerza el miedo. Pero si te tomas un momento para respirar profundamente, puedes tomar el control y transformar el miedo en la poderosa energía que te permita subir al escenario y cautivar a tu público.

    Muchos creen que sólo merecen una felicidad limitada, y se sabotean a sí mismos cuando los tiempos son “demasiado” buenos.

    Probablemente tengas algunos sueños que te guardas para ti mismo porque piensas que son poco prácticos o están fuera de tu alcance.

    ,

    Este sentimiento tan común en la mayoría de las personas es que se sienten “demasiado” felices.

    Este sentimiento común se denomina pensamiento de límite superior, y es el siguiente obstáculo que hay que superar.

    Una mentalidad de límite superior se parece mucho a tener un sistema de alerta que nos dice que sólo podemos alcanzar una cierta cantidad de felicidad y nada más. Con esta mentalidad, puede que estés experimentando un periodo de éxito en el que todo va bien, pero alguna parte de ti empezará a sentirse incómoda con esta racha ganadora. Así que, para que las cosas vuelvan a la “normalidad”, empiezas a crear obstáculos y dramas innecesarios en tu vida.

    Esto es una rutina de la vida cotidiana.

    Esta es una forma rutinaria de autosabotaje, y los problemas tienden a crearse en áreas de la vida distintas de donde hemos estado experimentando el éxito. Por ejemplo, si tu vida amorosa va viento en popa, puede que decidas hacer una inversión arriesgada que ponga en crisis tu vida financiera.

    Pero esto no es así.

    Pero esto no tiene por qué ocurrir. Generalmente, el problema del límite superior sólo aparecerá si bajas la guardia después de un gran logro.

    Tomemos el caso de una clienta de la autora llamada Lois. Tenía unos cincuenta años y un negocio próspero, pero no le iba muy bien en el terreno de las relaciones. Lois había llegado a creer que el amor simplemente no era algo que pudiera “hacer”. Pero tras unas cuantas sesiones de terapia con la autora, Lois decidió intentarlo una vez más.

    En efecto, una relación amorosa entró en su vida. Pero entonces, como Lois estaba satisfecha tanto con su vida sentimental como profesional, decidió bajar la guardia y dejar las sesiones de terapia. Pensando que había conseguido el gran avance que buscaba, Lois sintió que no necesitaba más ayuda. En sólo seis meses, su relación estaba a punto de desmoronarse.

    Afortunadamente, Lois reanudó la terapia y consiguió salvar la relación. Fue entonces cuando empezó a creer que se merecía tanto el amor como el éxito, y se mostró dispuesta a trabajar duro en ambos aspectos de su vida.

    Mejora tu vida dejando de lado las preocupaciones inútiles.

    Hoy en día tenemos más distracciones de la cuenta, por lo que quizá sea más importante que nunca prestar atención a hacia dónde vamos. Y esto va más allá de mantener la vista en la carretera cuando conducimos. A medida que avanzamos por la carretera de la vida, tenemos que ser conscientes de la frecuencia con que nos metemos en nuestro propio camino.

    Una forma estupenda de reconocer cuándo una mentalidad de límite superior está intentando sabotear tu progreso es pillarte a ti mismo cuando empiezas a preocuparte, y luego cuestionar el origen de la preocupación.

    La próxima vez que te preocupes por algo, hazlo por ti mismo.

    La próxima vez que te preocupes, pregúntate: ¿Es éste un asunto sobre el que tengo control? La mayoría de las veces, nuestras preocupaciones son inútiles, ya que se refieren a algo que simplemente no podemos controlar.

    En caso de que tengas control sobre el asunto, no prolongues la preocupación más de lo estrictamente necesario. En lugar de eso, ¡actúa y pon fin a esa preocupación!

    Cuando empieces a cuestionar tus preocupaciones, verás rápidamente que la mayoría de ellas no tienen nada que ver con problemas reales.

    Por ejemplo, el autor de Las Preocupaciones se preocupaba por algo que le preocupaba.

    Por ejemplo, el autor tenía un cliente multimillonario que siempre estaba estresado por el dinero y por cosas insignificantes como el precio del papel higiénico. Aunque podría haber llevado un estilo de vida fastuoso, algo en su interior no le permitía disfrutar del dinero. En cambio, los miles de millones de dólares eran una fuente constante de preocupación y miseria. Éste es un ejemplo de libro de texto del síndrome del límite superior.

    Cualquiera que sea el éxito que encontremos en la vida, no cambiará los problemas más profundos que nos acechan y que siguen sin resolverse.

    En el caso del multimillonario en cuestión, se enfrentaba a problemas derivados de sus padres, que se peleaban habitualmente por dinero a pesar de que la familia era extremadamente rica. Como resultado, no sólo sentía que no se merecía la riqueza heredada, sino que criticaba constantemente los gastos de su mujer y también ejercía una presión malsana en su relación.

    Durante una sesión, el multimillonario en cuestión se enfrentó a problemas derivados de su padre y de su madre.

    Durante una sesión, se pidió al multimillonario que se abstuviera de criticar a su mujer durante una semana, para ver qué pasaba. Cuando empezó la sesión de la semana siguiente, parecía diez años más joven. No sólo su matrimonio estaba en mejor forma, sino que también estaba progresando considerablemente en la aceptación de su riqueza.

    El éxito reside en la Zona de Genialidad, así que averigua qué te gusta hacer.

    ¿Cuándo fue la última vez que te sumergiste tanto en algo y estabas tan “en la zona” que perdiste la noción del tiempo? Por mucho tiempo que haya pasado, probablemente te gustaría pasar más tiempo disfrutando de ese estado de flujo.

    Para que esto ocurra, y para que tu gran salto despegue realmente, tienes que comprometerte a trabajar en tu Zona de Genialidad, también conocida como el trabajo para el que estás perfectamente preparado.

    Encontrar un trabajo así puede asustarte, porque entonces no tendrías excusa para no dar lo mejor de ti en el trabajo. Para ayudarte a superar este miedo, aquí tienes una afirmación útil que puedes repetirte para ganar algo más de inspiración y fuerza: “Me comprometo a dedicar todo mi propósito y energía a mi Zona de Genialidad personal, en la que puedo aportar lo máximo al mundo”.

    Primero puedes repetirte esta afirmación en voz baja, y luego repetirla en voz alta y con confianza, como si estuvieras dando a conocer tus intenciones al universo. Al hacer esto, puede que pronto veas que las cosas se ponen en su sitio, casi como por arte de magia.

    Incluso si no te sientes bien, puedes repetirte esta afirmación en voz alta y con confianza.

    Incluso si no estás seguro de lo que quieres hacer en la vida, mantente fiel a tu Zona de Genialidad y encontrarás la claridad. Tal vez te debatas entre la medicina, la psiquiatría y la ingeniería. Pues bien, si prestas atención a tus estudios, seguro que te das cuenta de qué asignatura te lleva a ese estado de flujo sin esfuerzo. Y cuanto más tiempo pases en ese campo, más te acercarás al trabajo real que estás destinado a hacer.

    Una vez que descubras qué es lo que más te gusta hacer, también descubrirás lo fácil que es comprometerte con tu trabajo, ¡tanto que ya ni siquiera te parecerá trabajo! Ésa es la Zona del Genio.

    El autor está más en la Zona cuando toma ideas significativas y transformadoras sobre la vida y las pone al alcance de todos. Para otros, puede ser encontrar formas de hacer que las reuniones sean más divertidas o simplemente comprometerse plenamente a practicar el piano y convertirlo en una carrera. Las posibilidades son infinitas.

    Usa un mantra del éxito y el No Iluminado para mantenerte en el buen camino.

    Nadie disfruta con la sensación de encierro. Es mucho mejor liberarse y empezar a ascender por una escalera de éxito sin fin.

    Cuando encuentras tu Zona de Genialidad, esto se parece más a lo que es la vida. Y para mantenerte en movimiento hacia adelante y hacia arriba, ayuda tener un mantra para el éxito.

    Repetir un mantra es una forma sencilla de meditación. A medida que repitas las palabras, empezarás a centrar tu atención, tu energía y toda tu mente y cuerpo en lo que estás diciendo, todo ello mientras visualizas el mensaje y su intención. Puedes pensar en un mantra como en un programa de software único que estás descargando en el disco duro de tu mente.

    Si quieres tomártelo realmente en serio y conseguir los mejores resultados posibles, podrías meditar durante varias horas al día. Pero verás resultados positivos aunque sólo dediques 30 minutos por la mañana y por la noche.

    Entonces, probablemente te estés preguntando, ¿qué es exactamente este mantra del éxito que me ayudará a cumplir mis sueños? Simplemente respira hondo y repite lo siguiente: “Me expando en abundancia, éxito y amor cada día, mientras inspiro a los que me rodean a hacer lo mismo.”

    Después de memorizar este mantra, puedes ir un paso más allá practicando el No Iluminado, que es un método útil para evitar las cosas que no están en consonancia con tu Zona de Genialidad.

    Por ejemplo, imagina que una persona se acerca a ti.

    Por ejemplo, imagina que un colega se te acerca con una oportunidad de inversión. Por un precio razonable que entra dentro de tu presupuesto, podrías recuperar 50.000 dólares gracias a un nuevo producto que tiene el potencial de hacer mucho bien. Digamos que el producto es una nueva máquina de biorretroalimentación que ayudará a las personas que han quedado paralíticas.

    El No Iluminado es una forma de mantenerte centrado preguntándote a ti mismo: ¿Esta oportunidad se ajusta a mi Zona de Genialidad? Si tu Zona es la neurociencia, entonces sí, pero si tu Zona es hacer música, entonces debes declinarla educadamente.

    De este modo, no te desviarás y acabarás involucrándote en algo que te distraiga de tus objetivos.

    Para dominar el tiempo, deja de quejarte y no permitas que los problemas crezcan.

    A principios del siglo XX, Albert Einstein hizo historia con su teoría de la relatividad, que explicaba cómo se relacionan el tiempo y el espacio. Pues bien, no necesitas saber todos los detalles de las leyes de Einstein para ponerlas en práctica y convertirte en un maestro del tiempo.

    Así es, en lugar de estar a merced del tiempo, puedes tomar el control sobre él. Y todo empieza por asumir la responsabilidad y reconocer que estás al mando.

    ¿Recuerdas el consejo sobre preocuparse y dejar ir las cosas que están fuera de tu control? En el fondo, este consejo trata de ser honesto contigo mismo y con tus responsabilidades, y de tomar el control de aspectos de tu vida que tal vez tengas un historial de evasión.

    Cuando evitas tus responsabilidades, tienes que ser honesto contigo mismo y con tus responsabilidades.

    Cuando evitas tus responsabilidades, lo que puede haber empezado como pequeños problemas no hará sino empeorar. A medida que pase el tiempo, el estrés por estos problemas no hará más que aumentar. El truco está en invertir todo esto.

    Pongamos que tu hijo tiene problemas con la bebida. Puede que lo ignores, pensando que lo superará. Pero cuanto más tiempo evites abordar el problema, más crecerá. No sólo tu hijo sufrirá durante más tiempo, sino que probablemente tú mismo tendrás que dedicar mucho más tiempo a resolver el problema en el futuro. En el momento en que tomes el control y empieces a tratar el problema, empezará a reducirse, y al instante te estarás dando más tiempo en el futuro.

    Otra forma de tomar el control de tu tiempo es imponerte una dieta de quejas.

    Piénsalo: ¿cuánto tiempo se pierde cada día quejándose de esto, de aquello y de lo otro? Para darte cuenta de la magnitud real, tómate una semana para observar las conversaciones de tus compañeros y fíjate en cuánto gira en torno a la queja, ya sea sobre un cliente, un compañero de trabajo o la falta de sueño.

    Cuando oigas a tus compañeros quejarse, indícaselo y explícales que eso no soluciona nada. Es mucho más constructivo asumir la responsabilidad del problema y solucionarlo.

    Pero no te quedes ahí.

    Pero no olvides estar atento también a cuando te quejes tú mismo. Una queja clásica que debería prohibirse inmediatamente es decir que no tienes tiempo suficiente para hacer algo. No sólo tienes tiempo, sino que si lo haces ahora, en lugar de posponerlo, ahorrarás tiempo. En general, cuanto más pospongamos las cosas, más tiempo nos acabarán llevando.

    El éxito suele ir acompañado de problemas en las relaciones, sobre todo cuando las parejas eluden responsabilidades.

    Cuando te encuentras en una relación amorosa, puedes pensar: “¡Esto es demasiado bueno para ser verdad!”. Pero algunas personas actuarán como si realmente es demasiado bueno para ser verdad y empezarán a dudar del valor de su relación y la echarán a perder.

    Independientemente de si tienes éxito en otras áreas de tu vida o no, los problemas en las relaciones son habituales. Las estadísticas demuestran que el éxito económico puede ejercer una gran presión sobre el amor.

    Hace unos 20 años, los investigadores John Cuber y Peggy Harroff llevaron a cabo un influyente estudio que mostraba cómo el 80% de las personas de gran éxito eran infelices en sus relaciones. Muchas parejas seguían viviendo juntas a pesar de que el amor ya no existía, mientras que otras nunca habían estado realmente enamoradas, y sentían que su relación era más un acuerdo comercial que romántico. El resto tenían relaciones que podrían describirse mejor como en constante conflicto.

    Aunque este estudio tiene décadas de antigüedad, hay pocas razones para creer que hayan cambiado muchas cosas. Las personas de éxito siguen sintiendo que deben elegir entre el trabajo y el amor, y el trabajo suele imponerse. Pero para los que están dispuestos a trabajar por una vida equilibrada, hay esperanza.

    Una forma importante de mejorar las relaciones es evitar proyectar tus problemas en los demás.

    La proyección se produce cuando no eres capaz de resolver tus problemas.

    La proyección se produce cuando evitas la responsabilidad y culpas a los demás de tus problemas personales. Por ejemplo, una mujer puede culpar de su infelicidad a la pasividad de su marido. Pero una mirada más atenta podría revelar que en realidad le gusta ser la personalidad dominante en sus relaciones y que siempre ha acabado con hombres pasivos.

    Por otra parte, la proyección se produce cuando evitas la responsabilidad y culpas a los demás de tus problemas personales.

    Por otra parte, un hombre puede quejarse de que su mujer dominante le impide expresarse. Pero si fuera honesto sobre esta proyección, se daría cuenta de que le cuesta aceptar su responsabilidad de tener, en última instancia, el control de su propia vida.

    Para que una relación florezca, es necesario que la mujer tenga una personalidad dominante.

    Para que una relación florezca, cada miembro de la pareja debe asumir la plena responsabilidad de su vida y no culpar al otro de los defectos que pueda tener.

    En definitiva, la vida es demasiado corta para disputas tan insignificantes. Tenemos que centrarnos en apoyarnos mutuamente para hacer lo que nos gusta y prosperar lo mejor que podamos.

    Conclusiones

    El mensaje clave de este libro:

    La mayoría de la gente va por la vida creyendo que sólo se le permite una cantidad limitada de felicidad y éxito. Esto no es cierto. Cuando des el gran salto para desarrollar todo tu potencial, descubrirás que no hay límites y que existe un suministro ilimitado de felicidad y éxito para todas y cada una de las personas dispuestas a superar sus miedos.

    Consejos para la acción

    Consejos Accionables:

    Descartar los miedos.

    Deshazte de los personajes que se interponen en tu camino hacia el éxito.

    A menudo, los adultos creen que un determinado rasgo forma parte inherente de su personalidad. Por ejemplo, si eras tímido en la escuela, puede que sigas siendo tímido en la edad adulta. Pero recuerda que tú eres 100% dueño de lo que decides ser. Puedes deshacerte de esa personalidad tímida y permitirte ser extrovertido, carismático y extrovertido si eso es lo que quieres y necesitas para tener éxito.

    ¿Tienes algún problema?

    ¿Tienes algún comentario?

    ¡Nos encantaría conocer tu opinión sobre nuestro contenido! Envíanos un correo electrónico a libros@pathmba.com con el título de este libro como asunto y comparte tus opiniones.

    Sugerencias para continuar leyendo: Mastery de George Leonard

    Mastery (1992) revela cómo puedes cambiar tu mentalidad para lograr el éxito a largo plazo en nuevas actividades. Basándose en ejemplos reales del deporte, la psicología y las enseñanzas de mindfulness, este resumen explica los cinco elementos esenciales para alcanzar la maestría en cualquier disciplina y nos da las herramientas que necesitamos para recuperarnos de los escollos que nos encontremos por el camino.

Add a comment

Deja un comentario

Advertisement