The Anatomy of Peace

Cómo resolver el corazón del conflicto

Averigua cómo -y cómo no- resolver conflictos.

¡La vida sería mucho más fácil si la gente dejara de ser tan difícil! Casi todo el mundo se ha visto envuelto, en un momento u otro, en un conflicto con un adolescente problemático, un cónyuge desencantado o un vecino molesto. Y, como probablemente sepas, enfrentarse a la persona difícil suele conducir a que te echen toda la culpa a ti.

A decir verdad, es difícil mantener un conflicto cuando una persona decide no seguir el juego. Por tanto, si hay rencillas o peleas en tu vida, eres responsable, al menos en parte. Pero, ¿cómo puedes determinar dónde empieza tu responsabilidad? ¿Y cómo puedes apartarte del conflicto? De eso trata este resumen.

Como descubrirás, incluso tus esfuerzos bienintencionados -tratar de ayudar a alguien a superar un hábito a las drogas, por ejemplo- pueden dar lugar a un ciclo interminable de reproches y resistencia. La parte crucial en esto es tu mentalidad o, más concretamente, cómo ves y te diriges a la gente. Esto es una buena noticia, porque tu mentalidad es algo que puedes cambiar.

The Anatomy of Peace
SPONSOR

En este resumen, descubrirás

  • cómo el sultán Saladino ganó una guerra con un corazón pacífico;
  • cómo ganó una guerra con un corazón pacífico
  • qué significa estar en una “caja de merecimientos” y por qué es algo malo; y
  • por qué tu pareja nunca hace lo que le dices que haga.

Hay dos formas de ver a los que te rodean: con guerra o con paz en el corazón.

“Cuando empezamos a ver a los demás como objetos, empezamos a provocarlos para que nos compliquen la vida”

Imaginemos que te han educado para temer y odiar a los zurdos, porque hace dos mil años un grupo de zurdos atacó a los antepasados diestros de tu familia.

Pero un día, te fijas en un hombre que sale de una tienda que vende artículos para zurdos. Cuando está a punto de cruzar la calle, se cae y se le cae la bolsa, derramando sus pertenencias. ¿Qué haces?

Básicamente hay dos opciones: puedes tener un corazón de paz o un corazón de guerra.

Tener un corazón de guerra es ver a la persona que necesita ayuda como inferior, o como un objeto en lugar de como un ser humano, lo cual es una forma segura de perpetuar los conflictos.

Tu voz interior es la que te hace sentir mejor.

Tu voz interior puede decirte que no le ayudes porque te han enseñado que su pueblo odia al tuyo. Pero esto le enmarca sólo como parte de un grupo o concepto, en lugar de reconocerle como individuo.

El corazón de la guerra suprime nuestro sentido de la compasión y el impulso de ayudar; es el tipo de mentalidad que crea y perpetúa el odio, el conflicto y la guerra.

El corazón de la guerra suprime nuestro sentido de la compasión y el impulso de ayudar.

La mejor opción es tener un corazón de paz y escuchar tu sentido de la compasión: ver a los que te rodean como seres humanos.

La mejor opción es tener un corazón de paz y escuchar tu sentido de la compasión: ver a los que te rodean como seres humanos.

Incluso si te ves obligado a entrar en guerra, puedes tratar a tu oponente con compasión, que es lo que hizo el sultán Saladino en el siglo XII, después de que los cruzados masacraran a la población de Jerusalén.

Por último, el sultán Saladino se vio obligado a matar a los cruzados.

Finalmente, el ejército musulmán de Saladino arrebató la ciudad a los cristianos, pero no masacró a los inocentes, como habían hecho los cristianos un siglo antes. Prohibió a los suyos que les hicieran daño, les proporcionó un paso seguro e incluso mantuvo la ciudad abierta a los peregrinos cristianos en los años siguientes.

Esto es lo que significa ser cristiano.

A esto se parece un corazón de paz: eliges la compasión y tratas a los demás como seres humanos, agobiados por sus propios miedos y deseos.

Una vez que esto ocurra, será más probable que los demás te traten de la misma manera, aumentando la probabilidad de paz.

Perpetuamos activamente los conflictos al negarnos a aceptar otras perspectivas.

La Encuesta de Coaching Ejecutivo 2013 de la Universidad de Stanford descubrió que los mayores retos para los directores ejecutivos son sus habilidades para gestionar conflictos.

A nadie le gusta entrar en una discusión con su cónyuge, hijo o compañero de trabajo. Sin embargo, con demasiada frecuencia acabamos iniciando y reanudando conflictos al adoptar los mismos comportamientos que no nos gustan.

Esto es lo que ocurre cuando tenemos un corazón de guerra y vemos a los que nos rodean como enemigos. Vamos por ahí pensando que todo el mundo intenta engañarnos o trabajar en nuestra contra, una mentalidad que conduce inevitablemente al conflicto.

Para empeorar las cosas, este enfoque de la vida hace que atraigamos a personas de ideas afines que apoyan nuestra mentalidad, lo que sólo atrae a más gente al conflicto.

También podemos ver cómo se desarrolla esto en el escenario mundial, con grupos de personas que son demonizadas y categorizadas como “otros” que sólo pueden hacer daño.

Muchos de estos conflictos están relacionados con el terrorismo.

Muchos de estos conflictos se intensifican hasta el punto de que las soluciones son prácticamente inalcanzables.

Incluso cuando se pueden entablar negociaciones, una nación creerá a menudo que las conversaciones se han entablado en realidad como un truco subversivo. Esta es básicamente la situación en la que se encuentran Israel y Palestina.

Y cuando dos personas tienen un corazón de guerra, puede producirse colusión – cuando dos partes en conflicto perpetúan inadvertidamente el conflicto.

Esto ocurre cuando dos naciones creen que las conversaciones se organizaron en realidad como un truco subversivo.

Esto ocurre cuando dos personas niegan el hecho de que la otra persona pueda tener una perspectiva diferente pero igualmente válida. Además, se negarán a admitir que sus suposiciones pueden ser erróneas e insistirán en que siempre tienen razón. Todo ello hace que las negociaciones, y cualquier esperanza de encontrar un terreno común, se vean aplastadas una y otra vez.

Esto también ocurre en el hogar, cuando los padres insisten en que siempre saben qué es lo mejor para sus hijos.

Pero, por supuesto, hay que tener en cuenta que no todos los padres tienen la razón.

Pero no olvidemos que los niños son individuos con sus propios pensamientos, como cualquier otra persona. Y en realidad saben mucho sobre sus propias necesidades, de las que podemos aprender si les tratamos con respeto y escuchamos su perspectiva.

En lugar de intentar cambiar a alguien, mejora las cosas cambiando el entorno.

“Un corazón en guerra necesita enemigos para justificar su beligerancia. Necesita enemigos y malos tratos más de lo que quiere la paz.”

¿Cuándo fue la última vez que alguien te dijo que habías hecho algo mal? ¿Cómo reaccionaste?

A menudo, la gente intenta cambiar a una persona cuando encuentra algo incorrecto, pero esto sólo acaba en más conflictos.

Por ejemplo, si alguien te dice que has hecho algo mal, ¿cómo reaccionas?

Pongamos que tu pareja no ha hecho su parte de las tareas domésticas en el último mes. Tu inclinación natural es decir algo al respecto, pero eso no significa que debas tratar de obligar a tu pareja a comportarse o pensar de una determinada manera.

Esto sólo servirá para que tu pareja se comporte mal.

Esto sólo se tomará como una crítica, algo que a nadie le gusta. De hecho, criticar suele empeorar las cosas.

Te des cuenta o no, tu pareja tiene una razón para pensar o comportarse como lo hace. Así que trata de escuchar a tu pareja, de relacionarte con lo que tenga que decir sobre el tema en cuestión.

Recuerda que no podemos obligar a la gente a cambiar, pero sí podemos crear un entorno que la invite a hacerlo.

Por lo tanto, intenta escuchar a tu pareja.

Pongamos un problema más serio y digamos que tu pareja es adicta a las drogas o al alcohol. En lugar de intentar detener el comportamiento por la fuerza, puedes mejorar una parte vital del entorno tendiéndole la mano y mostrándote compasivo, lo que fortalecerá vuestra relación.

Esto funcionará mucho mejor que culpar o intentar cambiar a tu pareja, porque ahora las drogas o el alcohol no se utilizarán como forma de demostrar que no tienes todo el control. Una vez que dejéis de discutir sobre quién tiene razón y quién no, podréis empezar a escucharos el uno al otro y averiguar qué necesita tu pareja para sentirse mejor.

La droga o el alcohol pueden ayudar a tu pareja a sentirse mejor.

Situaciones similares pueden surgir en el lugar de trabajo cuando los empleados están descontentos y desmotivados.

Esto puede ocurrir cuando se aísla a los individuos para elogiarlos o culparlos, lo que puede dividir a la gente y crear envidias. De nuevo, en lugar de intentar arreglar a los individuos, crea un entorno de trabajo armonioso y escucha siempre lo que tus empleados tienen que decir.

Justificamos nuestro comportamiento metiéndonos en cajas, pero esto puede evitarse.

La capacidad humana para el autoengaño es espectacular. ¿Cuántas veces te has convencido a ti mismo de que algunas acciones hirientes estaban completamente justificadas?

Una estrategia que utilizamos para justificar nuestro mal comportamiento, y para cegarnos ante las perspectivas de los demás, es crear cajas para nosotros mismos.

La mayoría de los seres humanos nos engañamos a nosotros mismos.

Una de las cajas más populares es la Caja Mejor que.

Se construye cuando nos decimos a nosotros mismos que somos más especiales, dotados o talentosos que los demás. Como resultado, veremos a los demás como “menos que” nosotros, menos importantes, dignos o respetables. Esta perspectiva justifica que tratemos mal a los demás.

O podemos ponernos en la caja de la víctima, que funciona en la otra dirección, haciendo que veamos a los demás como privilegiados y al mundo como un lugar malo o injusto.

Como lo tenemos tan mal, nos desquitamos con todos los que nos rodean, y nos justificamos porque el mundo nos ha defraudado y nos merecemos mucho más de lo que tenemos. Naturalmente, esto también puede llamarse la Caja de Merecimiento.

Construir una caja no sólo justifica el comportamiento desagradable. También nos impide ver otra cosa que no sea nuestra propia perspectiva, y así es como se crean y perpetúan los conflictos.

Pero podemos salir de ella.

Pero podemos salir de estas cajas y enfocar la situación de una manera nueva.

Una de las mejores formas de escapar de la caja es pensar en estas situaciones desde la perspectiva de los demás.

¿Tu comportamiento parece justificable cuando te pones en el lugar de la otra persona? Si tiendes a tratar a los clientes de tu trabajo con falta de respeto, imagínate ir a un negocio y recibir el mismo servicio que tú proporcionas.

Una vez que salgas de tu caja, podrás empezar a ver el mundo con la perspectiva que tanto necesitas.

Al final, el que estés rodeado de guerra o de paz depende de cómo afrontes las situaciones y de dónde se encuentre realmente tu corazón.

Si tu vida necesita un poco de paz, no te preocupes.

Si tu vida necesita un cambio, el primer paso es salir de tu caja. Entonces podrás empezar a ver el mundo con ojos claros y un corazón lleno de paz.

Conclusiones

El mensaje clave de este libro:

Nuestro enfoque normal del conflicto es luchar por nuestra posición y corregir a la otra persona. Pero esto no conduce a la paz y al éxito, sino que sólo perpetúa la posibilidad de nuevos conflictos. En lugar de eso, tenemos que cambiar el estado de nuestro corazón y la forma en que vemos a las personas que nos rodean. El camino hacia la paz consiste en superar las justificaciones que creamos para nuestro mal comportamiento y ver a los demás como seres humanos individuales.

Consejos Accionables:

Consigue la paz.

Sal de la caja del mejor!

A veces no ayudamos a alguien porque nos decimos a nosotros mismos que no sería educado o no queremos crear una situación embarazosa. Pero esto también puede ser otra forma de quedarnos en la caja del mejor y ver a la otra persona como un inferior que no merece ayuda. No te impidas humanizar a los que te rodean. Una vez que veas a los demás como personas con sentimientos y emociones, estarás más dispuesto a ayudar, y puede que sea el acontecimiento que cambie sus vidas a mejor.

¿Tienes algún comentario?

¡Nos encantaría conocer tu opinión sobre nuestro contenido! Envíanos un correo electrónico a libros@pathmba.com con el título de este libro como asunto y comparte tus opiniones.

Sugerencias lectura complementaria: La mentalidad exterior del Instituto Arbinger

La Mentalidad Exterior (2016) explica cómo cambiar tu perspectiva puede transformar el mundo. En este resumen se analiza cómo centrarse en las necesidades personales oscurece las necesidades de los demás y cómo, identificando objetivos colectivos, las personas pueden realizar poderosos cambios colectivos en la sociedad.

Add a comment

Deja un comentario

Advertisement