The Adaptation Advantage

Dejar ir, aprender rápido y prosperar en el futuro del trabajo

Aprende a adoptar la adaptabilidad en el lugar de trabajo.

Escucha. 

Ese fue el sonido de un segundo. ¿Y qué pasó mientras escuchabas?

The Adaptation Advantage
SPONSOR

Bueno, entre otras cosas, Visa procesó 1.700 transacciones; los robots de Amazon empaquetaron 17 paquetes; los usuarios de Twitter publicaron 9.000 tweets; y la gente buscó 76.000 cosas en Google. Ah, y también se enviaron 2,8 millones de correos electrónicos.

Es difícil imaginar la magnitud de todo ello.

Las cosas cambian rápidamente hoy en día. Y si todo esto ocurre en un solo segundo, imagina lo que ocurre en un día, una semana, un año.

Una de las muchas consecuencias de que “pasen cosas” es que el mundo laboral evoluciona a un ritmo que te hará girar la cabeza. Ya lo sabes: los medios de comunicación declaran constantemente que los robots se están apoderando de nuestros espacios de trabajo y vienen a por nuestros empleos.

Y parece que tenemos una buena razón para tener miedo – dentro de poco, nos quedaremos sin trabajo, sentados en casa sin nada que hacer… 

Pero, según Heather McGowan y Chris Shipley, autores de La Ventaja de la Adaptación, quizá sea cierto lo contrario. En lugar de creer que competimos con la tecnología, podemos utilizar la tecnología a nuestro favor, beneficiándonos del tiempo adicional que la tecnología nos ahorra para seguir evolucionando. Y ésta es nuestra gran ventaja: nuestra capacidad de adaptación.

Las cosas están cambiando rápidamente en este momento… y tú ya te estás adaptando.

No es por asustarte ni nada parecido, pero si crees que las cosas están cambiando rápidamente ahora… ¡espera!

El ritmo del cambio está aumentando exponencialmente. Lo que significa que ahora mismo es la velocidad de cambio más lenta que jamás hayas experimentado.

Éste es sólo un ejemplo de los cambios a gran escala que se están produciendo.

Cuando piensas en las mayores poblaciones de la Tierra, probablemente pienses en China e India. Pero, ¿qué pasa con las poblaciones de las redes sociales?

Hay 2.200 millones de usuarios de Facebook, frente a los 1.340 millones de China. Y 1.900 millones de YouTubers, frente a 1.230 millones de indios.

WhatsApp y Facebook Messenger también superan a India en cuanto a tamaño de población. Y se trata de comunidades que han surgido en sólo unas pocas décadas.

Y también hay otros cambios. Demográficamente, se están produciendo enormes cambios en el mundo occidental en términos de raza, religión, identidad de género, envejecimiento de la población. Mientras que las actitudes hacia cuestiones como el racismo y el acoso sexual han cambiado casi de la noche a la mañana. Así que es difícil imaginar dónde estaremos exactamente dentro de una década.

Y en lo que se refiere a los cambios en el lugar de trabajo, está, por supuesto, el impacto de la tecnología, pero eso ya hace tiempo que está ocurriendo. Los ordenadores llevan décadas cambiando el lugar de trabajo. También lo han hecho los asistentes digitales inteligentes – como PalmPilot, que se lanzó allá por 1996. 

Y hay una buena razón para este cambio: las máquinas son realmente mejores que los humanos en tareas rutinarias y bien definidas. Eso es un hecho.

Pero esto no significa que estemos a punto de perder nuestros trabajos a manos de los robots, de hecho, podríamos decir que es todo lo contrario. Piensa en todas las formas en que la tecnología ya te ayuda en tu trabajo. La mayoría de nosotros utilizamos teléfonos u ordenadores portátiles a diario, estamos conectados con personas de todo el mundo. Puede que utilices plataformas como Upwork o Fiverr para subcontratar trabajo, plataformas que te ayudan a dividir grandes tareas en unidades más pequeñas y manejables – también conocida como la atomización del trabajo.

Por otra parte, la tecnología también está detrás de la automatización de muchos procesos de trabajo, desde el envío de correos electrónicos por lotes hasta la actualización automática de calendarios. En algunos casos, utilizamos la tecnología para mejorar las capacidades humanas, un concepto llamado aumento. Basta pensar en los robots quirúrgicos que ayudan a los médicos en urgencias – o en los sistemas GPS que permiten a los conductores navegar por su ciudad con rapidez. 

Así que, sí – la tecnología está cambiando rápidamente el lugar de trabajo. Pero nos estamos adaptando a ella. Y nos está ayudando. Gracias a estas tres A (atomización, automatización y aumento), la tecnología no nos está robando el trabajo, sino que nos está devolviendo momentos preciosos que podemos reinvertir en nosotros mismos, desde aprender nuevas habilidades hasta volver a dar prioridad a las relaciones románticas.

Tenemos que dejar de definirnos por “lo que” hacemos.

Entonces, ¿cómo aprovechas este tiempo adicional? ¿Cómo averiguas qué hacer con él? ¿Qué conseguir en tu vida personal y profesional?

Un buen truco es empezar cambiando esa pregunta de “¿qué quieres hacer exactamente?”, a “¿por qué quieres hacerlo exactamente?”

¿Cuántas veces te han preguntado “a qué te dedicas”? Y, sé sincero, ¿cuántas veces te has hecho tú mismo esa pregunta?

El intercambio es omnipresente. Lo más probable es que, cuando conozcas a alguien, ésta sea una de las primeras cosas de las que habléis. De hecho, nos definimos por nuestro trabajo – y esperamos que la gente tenga carreras claramente definidas como “abogado” o “médico”.

Incluso fomentamos esta actitud en los jóvenes. Preguntamos a los niños qué quieren ser de mayores – y les empujamos sutilmente en direcciones sensatas cuando nos dicen que de mayores les gustaría ser “un unicornio”. También preguntamos a los estudiantes en qué quieren especializarse; incluso en esos años increíblemente formativos, esperamos que se especialicen.

Las narrativas que nos contamos a nosotros mismos sobre nuestras carreras son limitantes. Empujan a la gente por caminos concretos que pueden no convenirles y refuerzan los estereotipos; basta pensar, por ejemplo, en cuán pocas mujeres se han dedicado tradicionalmente a campos científicos.

Y estas narrativas también hacen algo más. Nos ocultan la verdad más importante sobre el mundo laboral actual: ¡ya no podemos hacer sólo una cosa! El mundo laboral está cambiando increíblemente rápido y no tenemos otra opción que adaptarnos.

Así que, en lugar de pensar en una carrera en términos de una pregunta “Qué”, piensa en ella en términos de una pregunta “Por qué” en evolución.

A lo largo de tu carrera, experimentarás reveses, como todo el mundo. Incluso el poderoso Steve Jobs fue despedido de su propia empresa, Apple. Pero, como reflexionó después, el despido resultó ser muy positivo. Jobs se encontró empezando de nuevo. Aprovechó una nueva y rica corriente de creatividad, fundó Pixar y logró un enorme éxito en un nuevo sector, antes de regresar triunfalmente a Apple y dirigir la empresa hacia un enorme éxito mundial.

Todos necesitamos desarrollar una mentalidad ágil y aprovechar lo que nos hace únicos como seres humanos.

Entonces, ¿cómo pones en práctica tu ventaja de adaptación?

En resumen, todo se reduce a ser ágil – y para ello, necesitas estar constantemente aprendiendo.

Necesitarás aprender a nivel individual, pero también a nivel de tu empresa. Hay cuatro etapas en el proceso de aprendizaje que forman una especie de curva en S en un gráfico: explorar, experimentar, ejecutar y ampliar.

En la primera etapa, estás explorando lo que tú o tu empresa necesitáis mejorar. Tal vez las ventas son flojas; tal vez tu producto está anticuado. Entonces empiezas aexperimentarcon nuevas ideas –  es entonces cuando la curva de la S empieza a dispararse por la mitad. La fase de ejecución pone en práctica lo mejor de tus nuevas ideas, y la fase de expansión las optimiza a medida que sigues aprendiendo sobre el rendimiento.

Este no es un proceso puntual; es algo que debes repetir una y otra vez, siempre y cuando tu negocio lo requiera. Explora, experimenta, ejecuta, amplía. Y aquí es donde la agilidad entra en la ecuación. A medida que cambian otras variables, tienes que ser capaz de seguir moviéndote – de seguir adoptando nuevos proyectos, o nuevos enfoques para proyectos antiguos. 

Ahora bien, puede que en esta fase te entre el pánico. Tal vez te preguntes si todo este aprendizaje ágil y continuo también va a implicar dedicar tiempo a adquirir un montón de habilidades totalmente nuevas, como ingeniería o codificación. Pero, afortunadamente, éstas no son el tipo de habilidades que te van a resultar más útiles en tu viaje.

Según el Instituto para el Futuro, las habilidades que más necesitamos, de hecho, están relacionadas con la inteligencia social y el pensamiento de formas novedosas y adaptativas. Del mismo modo, el Foro Económico Mundial valora la creatividad y la inteligencia emocional por encima de muchas otras habilidades. En pocas palabras, las habilidades sociales son clave. Son fundamentales, quizá incluso más importantes que las habilidades tecnológicas a las que tendemos a querer dar prioridad, como las asignaturas STEM en educación: ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas. En todo el mundo se asume que estas habilidades duras y científicas son las que necesitamos en nuestra nueva era digital. Pero según la encuesta de PricewaterhouseCoopers de 2019, el 77% de los directores ejecutivos afirmaron que no podían encontrar trabajadores con las habilidades exclusivamente humanas que necesitaban: habilidades como la creatividad, la resolución de problemas, el liderazgo y -está en el título- la adaptabilidad.

Si lo piensas, tiene mucho sentido. La tecnología es cada vez más eficaz a la hora de realizar tareas matemáticas bien definidas. Pero sigue siendo en gran medida inútil cuando se trata de cosas como la creatividad. Éstas son nuestras habilidades, son nuestra oportunidad, con nuestros cerebros no-máquina, de sobresalir. 

El nuevo mundo laboral requerirá cosas diferentes de sus líderes.

Entonces, quién va a tomar la iniciativa en este nuevo y audaz mundo laboral? 

¡Los robots no, eso seguro! Como hemos aprendido, el liderazgo requiere un conjunto de habilidades exclusivamente humanas.

Pero no todo el mundo es un líder nato. De hecho, muchas personas tienen tendencias alarmantes cuando ocupan puestos de poder. Un asombroso experimento de 2015 demostró bien este punto. El Dr. Dacher Kelter, de la Universidad de California, reunió a grupos de tres personas para que colaboraran en una tarea rutinaria. Puso al azar a una de las tres personas al mando y las dejó juntas en una habitación sin nada más que una bandeja con cuatro galletas de chocolate – cuatro galletas entre tres personas.

El Dr. Kelter observó algo interesante: en cada grupo de estudio, cada vez, la persona que se llevaba la galleta extra era -sorpresa, sorpresa- el líder. Y según el Dr. Kelter, se divertían, cubriéndose alegremente de migas mientras sus subordinados miraban.

Si nos fijamos en la historia, así como en la ciencia, queda claro que hay algo inherentemente corruptor en el poder. Entonces, ¿cómo tomamos medidas para evitar el mal liderazgo? Tenemos que dedicar tiempo a aprender buenas habilidades de liderazgo.

Según el autor, hay dos componentes clave para un buen liderazgo: primero, debes modelar el camino, después, permitir que los demás actúen.

Modelar el camino es liderazgo en el sentido más auténtico: es no tener miedo a ser el primero, permitirte ser vulnerable y asegurarte de que tus empleados confían en ti. Dado lo mucho que hay que cambiar en el lugar de trabajo hoy en día, los líderes tienen que actuar con confianza al dar saltos de fe; esto ayudará a que sus empleados confíen en ellos. 

Permitir que otras personas actúen, mientras tanto, consiste en que los líderes confíen en otras personas. Hoy en día, las cosas no sólo son complicadas, sino complejas: hay un elemento de imprevisibilidad. Así que es probable que un solo líder no pueda comprender en detalle cada parte del trabajo de su empresa. Los líderes deben aceptar que sus empleados sepan más que ellos sobre determinados temas. Los líderes también tienen que crear un entorno de trabajo que permita a los demás prosperar, haciendo hincapié en el bienestar, el respeto y la seguridad psicológica. Dirigir, sencillamente, ya no tiene que ver con los resultados, sino con crear un lugar estupendo para que otras personas trabajen.

Un último aspecto de un buen liderazgo en un mundo que cambia rápidamente: lo que necesitas saber es cuándo pivotar. Parece una locura, pero a menudo son las empresas más rentables las que corren más riesgos hoy en día. Porque cuando nos acomodamos demasiado, olvidamos las ventajas de la adaptación y nos quedamos atascados en los viejos hábitos. 

Una organización adaptable es aquella que antepone la cultura y la capacidad.

Vamos a terminar planteando la pregunta,  ¿qué hace que una organización tenga éxito? Un punto de vista tradicional es que las organizaciones existen únicamente para servir a sus accionistas: es el famoso punto de vista expuesto por Milton Friedman en 1970. La creencia de Friedman fue increíblemente influyente durante muchos años. ¿Pero hoy en día? No tanto.

En lugar de centrarse tan implacablemente en los aspectos financieros, es posible observar las organizaciones a través de dos áreas clave: cultura y capacidad.

Ya hemos hablado de la cultura. Es el ambiente que los líderes contribuyen a crear en una empresa. Es probable que una cultura empresarial sana conduzca a un trabajo próspero e innovador. Piensa en la cultura como el corazón de tu empresa.

La capacidad, por otro lado, es el cerebro de tu organización. Es lo capaz que eres de responder a los retos y a las oportunidades, es decir, lo bien que te desenvuelves cuando las cosas cambian. Hay aspectos prácticos, como la cantidad de producto que puedes fabricar y los mercados a los que puedes llegar, pero también se trata de la capacidad mental de tu empresa para gestionar el cambio.

Ésta es una sugerencia más radical de lo que parece a primera vista. El objetivo de tu organización no es la creación de valor. Es incrementar la capacidad: la habilidad para hacer más de lo que haces, incluso cuando las cosas a tu alrededor cambian.

Los productos que creas se convierten en una expresión de tu cultura y una prueba de tu capacidad. No son el objetivo de tu empresa en sí mismos, no en un mundo en el que podrías tener que pivotar en cualquier momento y empezar a hacer otra cosa.

La contratación para esta organización adaptativa es, por tanto, extremadamente importante. Empecemos por cómo no reclutar: utilizando descripciones de puestos y currículos. Eso está demasiado pasado de moda. Porque lo que un empleado tiene que hacer hoy puede no ser lo que tendrá que hacer mañana.

Imagina que tu empresa pivota de repente para fabricar un nuevo tipo de producto por necesidad. Mientras tanto, tus empleados siguen haciendo exactamente lo que especifica la descripción de su puesto. No funciona.

En lugar de una descripción del puesto, ofrece a los empleados potenciales una descripción de la empresa más una descripción de tu candidato ideal. Reclutar puramente por talentos específicos tampoco es del todo correcto; en su lugar, deberías buscar personas que encajen culturalmente, con un sentido del propósito similar – pero no demasiado similar – 

.

En otras palabras, la diversidad también es un componente clave, en todos los sentidos. La neurodiversidad es enormemente importante, así como emplear a personas de diferentes edades y procedencias. Todo el mundo puede y debe aprender de los demás.

Después de todo, ésa es la ventaja de ser único: ¡toma ya, robots!

Conclusiones

El mensaje clave de este resumen es que:

Sí, llegan los robots, pero no vienen a quitarnos todos los puestos de trabajo. De hecho, las tres “a”: atomización (la capacidad de dividir las tareas grandes en otras más pequeñas), automatización (la capacidad de hacer cosas automáticamente, como enviar correos masivos y actualizar los calendarios de los equipos) y aumento (utilizar la tecnología para mejorar las capacidades humanas) son cosas que, en realidad, nos liberan tiempo y nos dan más oportunidades de aprovechar las habilidades que nos hacen únicos como humanos – trabajar de formas que se adapten realmente a nosotros. Los líderes, por ejemplo, pueden trabajar su inteligencia emocional y sus habilidades sociales, mientras que los empleados pueden dedicar tiempo a la creatividad y la innovación. Como el mundo laboral cambia cada vez más deprisa, la adaptación, la capacidad de pivotar y cambiar de rumbo, es clave. Si puedes aprovechar esta mentalidad de agilidad, podrás crear productos que sean un reflejo de la cultura de tu empresa y una prueba de tu capacidad, en lugar de ser necesariamente el acontecimiento principal. En última instancia, la capacidad y la cultura son las dos áreas principales en las que deben centrarse las organizaciones: ya no se trata sólo de la cuenta de resultados.

Y para darte un último Consejo Accionables. Si te sientes nervioso por el rápido ritmo del cambio, tómate un tiempo para reflexionar sobre una de las lecciones más difíciles que has aprendido.

Steve Jobs no es la única persona cuyo peor momento profesional resultó ser el mejor. De hecho, las cosas que al principio parecen malas noticias suelen beneficiarnos a largo plazo. Esto se debe a que nos vemos obligados a adaptarnos e ir más allá de lo que inicialmente pensábamos que era el límite de nuestra capacidad. Así que, piensa en las experiencias más duras a las que te has enfrentado hasta ahora en tu carrera, tómate un momento para escribir las respuestas a estas preguntas: ¿Qué aprendiste de la experiencia? ¿Cómo te adaptaste? Probablemente descubrirás que ya eres mucho más ágil de lo que pensabas, así que, aférrate a eso, y antes de empezar a preocuparte por no ser lo suficientemente hábil en tecnología o ciencia, respira hondo y recuérdate a ti mismo tu conjunto de habilidades singularmente humanas.

Esto es lo que realmente te va a dar ventaja en la vida.

Add a comment

Deja un comentario

Advertisement