The 21 Irrefutable Laws of Leadership (New Version)

Síguelos y la gente te seguirá

Conviértete en un líder poderoso siguiendo los pasos de otros grandes líderes.

¿Cómo es exactamente un gran líder? Bueno, los hay de todas las formas, colores y tamaños – pero en este resumen de Las 21 Leyes Irrefutables del Liderazgo de John C. Maxwell, aprenderás los principios básicos por los que se rigen todos los grandes líderes. Ningún líder sigue todas las reglas a la perfección, y tú tampoco lo harás. Pero si cultivas varios de estos principios, estarás en el buen camino para convertirte en un líder destacado.

En este resumen, aprenderás

    • cómo asegurarte de que aportas valor a los demás;
    • y
    • a qué tienes que renunciar para poder liderar.

    La Ley de la Influencia y la Ley del Empoderamiento

    En 1832, un joven alto y desgarbado llamado Abraham Lincoln reunió a un grupo de voluntarios para luchar en una milicia en la Guerra del Halcón Negro. Sólo había un problema: Lincoln no sabía absolutamente nada sobre cómo ser soldado. No sabía nada de tácticas; de hecho, nunca había servido en el ejército.

    Durante su tiempo en la milicia, el nivel de influencia de Lincoln en realidad disminuyó. Empezó como capitán y acabó como simple soldado raso. Después, pasó un tiempo en la legislatura del estado de Illinois y en la Cámara de Representantes de EE.UU. con resultados mediocres. 

    Sin embargo, sabemos que Lincoln acabó adquiriendo una enorme influencia, condujo a la Unión a la victoria en la Guerra Civil y hoy es uno de los presidentes estadounidenses más populares de todos los tiempos. Entonces, ¿qué cambió?

    La Ley de la Influencia afirma que la verdadera medida del liderazgo es, bueno, la influencia. Puede que los líderes no siempre parezcan poderosos, impresionantes o carismáticos – y puede que no siempre hayan nacido grandes. Pero lo único que deben tener es influencia.

    Entonces, ¿cómo puedes ganar influencia para ti mismo? Bueno, hay varias habilidades clave en las que puedes centrarte. Un factor central es el carácter: ¿quién eres por dentro? Aunque pueda parecer un concepto intangible y vago, tus seguidores (si tienes la suerte de tenerlos) tendrán una idea sorprendentemente buena de la profundidad de tu carácter. Cuanto más capaces sean de percibir ese carácter -el verdadero tú-, más probable será que sigan siguiéndote. Otra forma de obtener influencia es construir tu propio banco personal de conocimientos. Lincoln nunca fue a la universidad, pero si has leído alguno de sus discursos, sabrás que era un hombre increíblemente culto.

    Lincoln no sólo encarnaba la Ley de la Influencia, sino también la Ley de la Potenciación. Ésta es la ley que dice que los líderes seguros están dispuestos a dar poder a los demás.

    Lincoln no sólo encarnó la Ley de la Influencia, sino también la Ley del Empoderamiento.

    Lincoln era muy conocido por su disposición a ceder poder y autoridad. No hay más que ver cómo seleccionó a su gabinete. Muchos de los llamados líderes eligen rodearse de personas que piensan como ellos. Pero Lincoln no. En su lugar, eligió deliberadamente a miembros del gabinete que le desafiarían y aportarían argumentos diversos. Para él, eso era más importante que sentirse personalmente cómodo.

    La dedicación de Lincoln a la Ley de la Potenciación también era evidente cuando se trataba de su actitud hacia la elección de generales militares. Lincoln elegía él mismo a sus generales y les escribía personalmente. Cuando actuaban bien, les reconocía su mérito. Y cuando actuaban mal, Lincoln asumía la culpa. Los generales de la Unión triunfaron porque Lincoln se mantuvo firme y seguro en su liderazgo.

    ¿Por qué?

    Lo que hizo que Lincoln utilizara con tanto éxito la Ley de la Potenciación fue su fe en los demás. Si crees en otra persona, le resultará difícil no creer también en sí misma.

    Así que una buena pregunta que debes hacerte es: ¿Crees en las personas que te rodean? Y hay una forma fácil de averiguarlo. Haz una lista de las personas más cercanas a ti. A continuación, valora el potencial de cada persona en una escala del uno al diez. Recuerda que estás valorando su potencial, no su capacidad actual. Si todos sus números son bajos, entonces quizás haya una lección que aprender: tu confianza en otras personas probablemente no sea muy alta. 

    Ahora, para cada persona de la lista, tómate un tiempo para escribir sus mayores puntos fuertes – e imagina cómo podrían aprovechar esos puntos fuertes para conseguir algo espectacular. ¿En qué podrían convertirse si realmente aprovecharan al máximo sus dones? ¿Y qué podrías hacer tú para ayudarles a conseguirlo?

    La Ley del Proceso y la Ley del Magnetismo

    Un embajador francés estaba visitando al presidente Theodore Roosevelt. La pareja paseaba por el bosque. Finalmente, llegaron a un arroyo que debían cruzar para continuar su camino. Sin decir palabra, Roosevelt se desnudó y esperó expectante a que el embajador hiciera lo mismo. ¿De qué otra forma podrían nadar hasta la otra orilla?

    Este comportamiento era normal en Roosevelt. Era un hombre vigoroso y activo que ejemplificaba algunas de las 21 reglas del liderazgo, incluidas la Ley del Proceso y la Ley del Magnetismo.

    Hoy en día, podríamos recordar a Roosevelt como un tipo un poco duro. Pero, contrariamente a lo que podría pensarse, en realidad nació pequeño y enfermizo. Era delgado, padecía asma grave y tenía mala vista. De hecho, no se sabía con certeza si llegaría a la edad adulta.

    Pero alrededor de los 12 años, Roosevelt empezó a vivir según la Ley del Proceso. Esta ley dicta que el liderazgo no se construye en un día. Por el contrario, se desarrolla a lo largo de toda una vida mediante un esfuerzo concertado y continuado. Roosevelt empezó a aumentar su fuerza física haciendo pesas, yendo de excursión, patinando sobre hielo, cazando, remando, boxeando y montando a caballo. Fue un viaje que le llevó tiempo – y que le convirtió en la figura fuerte que nos imaginamos hoy. 

    Del mismo modo, Roosevelt no ascendió a la presidencia inmediatamente. Pasó tiempo como comisario de policía de Nueva York, cazador de caza mayor y vaquero. Roosevelt mantuvo durante toda su vida un compromiso con el crecimiento; incluso el día de su muerte, se encontró un libro escondido bajo su almohada.

    Además de seguir la Ley del Proceso, Roosevelt encarnó la Ley del Magnetismo: atrajo a un tipo específico de seguidores que encajaban con su propia personalidad. Durante la guerra hispanoamericana, Roosevelt cargó personalmente contra la colina de San Juan con su unidad de caballería, los Rough Riders. Los voluntarios que reclutó eran tipos específicos de personas: aristócratas ricos del noreste y vaqueros del Salvaje Oeste. Esto tenía mucho sentido, porque Roosevelt era a la vez un neoyorquino educado en Harvard y un cazador de caza mayor que había atravesado las Dakotas.

    Los líderes eficaces siempre buscan a las personas adecuadas. Y, a menudo, atraen a personas que son similares a ellos. Éste fue exactamente el caso de Roosevelt.

    Entonces, ¿cómo puedes enfrentarte tú mismo a estas dos leyes? En primer lugar, veamos la Ley del Proceso. Considera cuál es tu plan personal de crecimiento. Puede que ya tengas una vaga idea, pero merece la pena que escribas un plan específico. Piensa exactamente qué libros leerás en los próximos meses, a qué conferencias asistirás, qué charlas escucharás. Sé específico a la hora de seleccionar los materiales y reserva tiempo en tu calendario para ellos.

    Para la Ley del Magnetismo, intenta escribir las cualidades que te gustaría ver en tus seguidores. Luego, pon una marca junto a las cualidades que posees y una cruz junto a las que te faltan. Si ves muchas cruces en lugar de tildes, ¡sabrás por qué no has atraído al tipo de seguidores que deseas! Para aumentar tus posibilidades de atraer al tipo adecuado de personas, puedes seguir este ejercicio identificando mentores -el libro tal vez un coach profesional o un colega respetado- que te ayuden a crecer en las áreas específicas en las que eres más débil.

    La Ley del Respeto y la Ley de la Suma

    Probablemente te suene el nombre de “Moisés” -el libro el profeta autor de la Torá y que partió el Mar Rojo para llevar a los israelitas a un lugar seguro.

    Pero tal vez te suene el nombre de “Moisés” -el libro el profeta autor de la Torá y que partió el Mar Rojo para llevar a los israelitas a un lugar seguro-.

    Pero quizás estés menos familiarizado con otra persona que recibió el apodo de “Moisés”. Este “Moisés” era en realidad una mujer de baja estatura, piel oscura y a la que le faltaban dos dientes delanteros. Se llamaba Harriet Tubman.

    En la década comprendida entre 1850 y 1860, Tubman realizó 19 viajes desde el Sur Americano hasta el Norte, guiando a los negros esclavizados hacia la libertad con la ayuda de simpatizantes. Durante los veranos y los inviernos, Tubman se ganaba la vida a duras penas como empleada doméstica. Luego, en primavera y otoño, utilizaba sus pequeños ahorros para hacer viajes al Sur y rescatar a tanta gente como pudiera. Y en todo este tiempo, Tubman nunca perdió a un solo pasajero porque se negaba a que la gente se rindiera. Al comienzo de la Guerra Civil, había ayudado a escapar de la esclavitud a más personas que ninguna otra Americana de la historia.

    Tubman encarnaba la Ley del Respeto, que dice que la gente sigue de forma natural a los líderes que son más fuertes que ellos mismos. Su influencia era inmensa, y no sólo entre los esclavos. Los norteños influyentes, tanto blancos como negros, también le pedían que hablara en mítines y en sus casas.

    ¿Pero cómo fue capaz Tubman de inspirar tanto respeto teniendo en cuenta que todo estaba en su contra? Al fin y al cabo, carecía de educación, había sido esclava y vivía en un país que no respetaba a los negros ni a las mujeres.

    Bueno, los grandes líderes pueden ganarse el respeto de varias maneras. Una forma clave es demostrando su propio respeto por otras personas: si muestras respeto hacia los demás, te ganarás su respeto a cambio. Otra forma de ganarse el respeto es demostrando valor. Pocos pueden igualar la inquebrantable determinación de Harriet Tubman. Para ella, la opción de salvar a los negros esclavizados era binaria: triunfar o morir en el intento.

    Pero Tubman también se ganó el respeto de los demás.

    Pero Tubman también siguió otra ley de gran liderazgo: La Ley de la Suma, que consiste en servir a los demás. Los mejores líderes están menos interesados en su propio poder y posición y, en cambio, se centran en el impacto positivo. Su motivación no es ganar premios o elogios, sino mejorar la vida de la gente. Tubman lo arriesgó todo para servir a su pueblo.

    Y eso es porque realmente los valoraba. Cuando valoras a otras personas, naturalmente añades valor a sus vidas. Parece sencillo, y lo es. Siempre debes demostrar a tus seguidores que te importan – aunque sea a través de pequeñas acciones, como tomarte cinco minutos de un día ajetreado para saludarles.

    Tú también aportas valor a los demás.

    También añades valor a la vida de los demás aumentando tu propio valor. Aprende habilidades para poder enseñarlas. Adquiere oportunidades para poder darlas. Evalúa y reflexiona sobre tus experiencias para poder aportar sabiduría.

    Por último, considera tu actitud general: ¿Está orientada a ayudar a los demás? Piensa en situaciones en las que tengas que atender las necesidades de otras personas. ¿Alguna vez te muestras impaciente, resentido o indignado? Si es así, piensa en lo que tienes que cambiar. Pregúntate cómo puedes realizar regularmente pequeños actos de servicio para tus seguidores sin buscar el reconocimiento -el libro y sin sentir resentimiento.

    La Ley del Sacrificio y la Ley de la Aceptación

    La vida en Montgomery, Alabama, fue relativamente tranquila para Martin Luther King, Jr. En 1954, aceptó su primer pastorado. Un año más tarde, él y su esposa, Coretta Scott, dieron la bienvenida al mundo a su primer hijo.

    Sin embargo, sólo pudieron disfrutar de su recién establecida vida familiar durante un mes más, antes de que la paz se hiciera añicos. En diciembre de 1955, Rosa Parks fue detenida tras negarse a ceder su asiento a un pasajero blanco del autobús. Inmediatamente, King y otros líderes negros se unieron para protestar por la detención de Parks y por las políticas racistas del sistema de tránsito. Lo que empezó como un boicot de un día se convirtió rápidamente en un boicot continuado coordinado por su recién creada organización. Se llamó Montgomery Improvement Association, o MIA, y King fue elegido líder por unanimidad.

    Dirigió la MIA durante el año siguiente, negociando con los dirigentes de la ciudad y defendiendo un trato justo para los negros americanos. La organización consiguió una importante victoria en 1956, cuando el Tribunal Supremo de EEUU anuló las leyes que permitían los asientos segregados en los autobuses.

    Sin embargo, King no se libró sin pagar un alto coste personal. Poco después de iniciarse el boicot, la policía detuvo a King por una infracción de tráfico menor. A continuación lanzaron una bomba contra su propiedad, le acusaron de un cargo falso y, día y noche, King y su esposa recibían amenazas de muerte y obscenidades por teléfono.

    King recibió finalmente el Premio Nobel de la Paz por sus valerosos esfuerzos en el movimiento por los derechos civiles en EEUU. Pero sacrificó mucho por ese éxito. Fue encarcelado y detenido, apedreado y apuñalado, bombardeado y bombardeado. Finalmente, perdió la vida cuando fue asesinado en 1968 en Memphis (Tennessee).

    King encarna la Ley del Sacrificio hasta el extremo. Los líderes tienen que estar dispuestos a renunciar a muchas cosas para tener éxito. Tienen que poner a los demás por delante de sí mismos y hacer lo que sea mejor para el grupo en su conjunto.

    Los sacrificios son necesarios a lo largo de toda la carrera de un líder, no sólo al principio. Con demasiada frecuencia, la gente piensa que su sacrificio ha terminado cuando hace algo como mudarse a otra ciudad o aceptar una reducción salarial en busca de un puesto mejor. Pero el sacrificio es un coste continuo; no es un pago único. Y cuanto mayor sea el nivel de liderazgo, mayor será el pago.

    Incluso después de que asesinaran a MLK, sus seguidores mantuvieron vivo su sueño. Y eso se debe a que King también era un maestro de la Ley de la Adhesión. Este principio dicta que la gente primero “compra” al líder, el libro y, posteriormente, su visión. En otras palabras, la gente sigue primero a los líderes y abraza sus causas después.

    Así que, como líder, tienes que conseguir que la gente te compre. Considera cuál es la aceptación de las personas que ya diriges. Haz una lista de tus seguidores clave y valora la aceptación de cada persona en una escala del uno al diez. Después, piensa en cómo puedes aumentar tu aceptación entre ellos. ¿Podrías ser más honesto y auténtico? ¿Podrías darles mejores herramientas para hacer su trabajo? ¿Podrías ayudarles a alcanzar sus objetivos personales? Desarrolla una estrategia única con cada persona, ponla en práctica y observa cómo aumenta tu credibilidad.

    La Ley de la Victoria y la Ley del Momento

    Durante la Segunda Guerra Mundial, Europa estaba al borde del colapso. Hitler y su ejército nazi habían arrollado países como Polonia, Francia y Bélgica y amenazaban con rehacerlos a su imagen y semejanza. Sin embargo, había algunos líderes que no iban a aceptar las maquinaciones de Hitler sin luchar. Uno de ellos fue Winston Churchill, el primer ministro británico y un magistral practicante de la Ley de la Victoria.

    Churchill hizo que la palabra “victoria” -su grito de guerra- fuera prácticamente sinónimo de su nombre. En su primer discurso tras convertirse en primer ministro, dijo: “Preguntáis, ¿cuál es nuestro objetivo? Puedo responder con una palabra: la victoria, la victoria de libro a toda costa”. Churchill estaba lejos de ser sólo palabrería. Desplegó tropas en el Mediterráneo, se alió con el líder soviético Stalin a pesar de su odio al comunismo, y trabajó cuidadosamente en el desarrollo de una relación con el presidente y aliado Americano Franklin Delano Roosevelt – el libro otro gran líder.

    La Ley de la Victoria trata del rendimiento bajo la máxima presión, y hay tres componentes para hacerlo bien. El primero es la unidad de visión. Los grupos deben compartir una visión para tener éxito. Durante la guerra, el ejército y los ciudadanos británicos estaban unidos en su dedicación a la causa de Churchill.

    Otro factor para lograr la victoria es la diversidad de habilidades. No puedes tener un equipo de fútbol, por ejemplo, formado sólo por quarterbacks – del mismo modo que no puedes tener un ejército formado sólo por generales. Asegúrate de que tu grupo, equipo u organización tiene la diversidad que necesita para prosperar.

    Por último, para rendir bien, necesitas un líder que se dedique a elevar a sus seguidores a su máximo potencial. Los líderes deben proporcionar la motivación, la capacitación y el apoyo que un equipo necesita para prosperar. Churchill lo hizo mediante sus famosos discursos retransmitidos por radio, que elevaron el espíritu colectivo e impidieron que se hundiera la moral. Una buena pregunta que debes hacerte es: ¿Estás tan comprometido con el éxito de tu equipo como lo estaba Churchill? Si la respuesta es negativa, puede que te encuentres con problemas en el camino. Recuerda, piensa en la victoria – e inspirarás a tu equipo para que sea victorioso. 

    La última ley que Churchill seguía religiosamente era la Ley de la Oportunidad, porque hacer incluso las cosas correctas en el momento equivocado puede suponer un desastre. Además de ser un maestro de la Ley de la Victoria, Churchill era experto en la Ley de la Oportunidad. De hecho, su victoria dependía de ella. Si Churchill hubiera cometido un error en el momento oportuno -el libro dijo las palabras equivocadas en el discurso equivocado, o actuó precipitadamente cuando debería haber sido prudente- el libro la guerra podría muy bien haberse perdido.

    ;

    Al dirigir, es importante pensar tanto en el momento oportuno como en lo correcto de tus acciones. Puede ayudarte revisar tus éxitos y fracasos recientes, y analizar los efectos de tu momento en cada uno de ellos. ¿Los fracasos se debieron a una acción equivocada o a un momento inoportuno? ¿Tus iniciativas habrían tenido más éxito si se hubieran lanzado antes o después? ¿Qué factores actuaron en su contra? ¿Cuáles eran las condiciones del mercado o del sector en aquel momento? Explorar estas cuestiones puede ayudarte a comprender tu propia relación con el momento oportuno y, por tanto, a mejorarla.

    Conclusiones

    Lo más importante de todo esto es:

    Ningún líder puede obedecer o encarnar perfectamente todas y cada una de las reglas del liderazgo. Pero las habilidades de liderazgo son absolutamente necesarias para dirigir con éxito una organización, hacer crecer una empresa o tener un impacto en el mundo. Desafiándote a ti mismo a mejorar en cada una de las dimensiones clave del liderazgo, lograrás grandes avances en el aumento de tus habilidades interpersonales, en la captación de seguidores y en la transformación de tu visión en realidad.

    Y aquí tienes una lista de los mejores líderes del mundo.

    Y aquí tienes algunos Consejos Accionables más:

    Replantéate tus prioridades.

    Priorizar permite -el libro, de hecho, exige– a los líderes del libro pensar en el futuro y ver cómo cada una de sus acciones contribuye a su visión más amplia. Así que asegúrate de que cada acción que emprendes en pos de tu objetivo es algo que sólo tú puedes hacer. Si algo que estás haciendo puede hacerlo otra persona un 80% mejor, ¡delégalo! Además, asegúrate de que siempre haces lo que te aporta la mayor recompensa. Nunca sacrifiques las cosas que te gustan, ya sea jugar al golf o pasar tiempo con tus hijos.

Deja una respuesta
Related Posts