Descubre cómo Steve Jobs, de Apple, se convirtió en un icono mundial de la tecnología.

Es casi imposible exagerar el papel que Steve Jobs desempeñó en la creación de nuestro mundo contemporáneo, mediado por ordenador.

Perfeccionista de mente única, Jobs también era un visionario que quería cambiar el mundo a través de la tecnología.

En esta biografía superventas, descubrirás que, aunque el perfeccionismo y la intensidad de Jobs le empujaron a lograr grandes cosas, esos mismos rasgos fueron causa de fricciones y conflictos. En su relación con los empleados y colaboradores, el comportamiento de Jobs se consideraba a menudo una bravuconada, aunque Jobs podría argumentar que simplemente intentaba empujar a la gente a dar lo mejor de sí mismos.

En los siguientes resúmenes se detalla la fascinante vida de uno de los iconos tecnológicos más influyentes de nuestro tiempo, y se cuenta la asombrosa historia de una broma de adolescente que cimentó una asociación que acabaría creando una de las empresas tecnológicas más valiosas del mundo.

En este resumen, también descubrirás:

  • cómo el LSD y la meditación condujeron a la creación de los artilugios tecnológicos actuales;
  • por qué Woody o la reina de los artilugios
  • por qué Woody o Buzz Lightyear no existirían sin Steve Jobs;y
  • por qué Jobs creyó trágicamente que podría curar su cáncer con acupuntura y comiendo fruta.
  • Por qué Steve Jobs no podría curar su cáncer con acupuntura y comiendo fruta.

Un padre manitas y un mejor amigo bromista inculcaron en Jobs el amor por la ingeniería y el diseño.

El 24 de febrero de 1955 nació un niño, hijo de Abdulfattah Jandali y Joanne Schieble.

Sin embargo, Jandali y Joanne Schieble se separaron.

Sin embargo, Jandali y Schieble no criarían a su hijo. Dado que Schieble procedía de una estricta familia católica que la repudiaría por tener un hijo con un hombre musulmán, la pareja se vio obligada a dar al niño en adopción.

Así pues, el niño fue adoptado por Paul y Clara Jobs, una pareja que vivía en Silicon Valley, que lo llamaron Steven.

Desde muy pequeño, Paul trató de transmitir su amor por la mecánica a Steve, quien recuerda que le impresionaba el interés de su padre por la artesanía. Si la familia necesitaba un armario, por ejemplo, Paul simplemente lo construía, dejando que Steve le ayudara en el proceso.

Además, la elegante pero económica casa Eichler de la familia -una casa moderna “para todos los públicos”, con paredes de cristal del suelo al techo y planta abierta- despertó el interés obsesivo de Steve por el diseño limpio y elegante.

Más tarde, en el instituto, Steve Jobs conoció a Steve Wozniak; ambos congeniaron de inmediato.

Wozniak era cinco años mayor y ya era un técnico informático de talento, del que Jobs aprendió mucho sobre informática.

En muchos sentidos, Jobs y Wozniak eran los típicos chavales a los que les gustaba gastar bromas. Pero también les encantaba explorar el mundo de la electrónica y ver qué podían crear.

Combinando ambos intereses, en 1971 lanzaron su primer producto: el “Blue Box”, un dispositivo que permitía a los usuarios hacer llamadas telefónicas de larga distancia gratis.

Wozniak aportó la tecnología y el diseño.

Wozniak aportó el diseño y Jobs convirtió la innovación en un negocio, cogiendo piezas por valor de 40 dólares y vendiendo el dispositivo por 150 dólares.

La pareja vendió casi 100 cajas, lo que les dio una idea de lo que podían hacer con las habilidades de ingeniería de Wozniak y la visión de Jobs.

El interés de Jobs por la espiritualidad, el LSD y las artes dio forma a su sentido estético y a su enfoque extremo.

A finales de los 60, los intereses y las curiosas culturas de los geeks y los hippies empezaron a solaparse.

Jobs era un hippie.

Así que tal vez fuera inevitable que, además de su pasión por las matemáticas, la ciencia y la electrónica, Jobs se sumergiera en la contracultura y empezara a experimentar con el LSD.

En 1972, Jobs se matriculó en el Reed College, una escuela privada de artes liberales de Oregón, y allí se puso muy serio tanto meditando como experimentando con LSD con amigos.

Sentía que sus experiencias con las drogas le ayudaron a reforzar su sentido de lo que era importante en la vida, al mostrarle que existe “otra cara de la moneda”. En el caso de Jobs, esto significaba darse cuenta de que crear grandes cosas era más importante que cualquier otra cosa.

Deseoso de explorar la espiritualidad oriental, Jobs viajó incluso a la India, donde acabó quedándose siete meses. El budismo zen, en particular, se convirtió en un aspecto profundamente arraigado de su personalidad, influyendo en su enfoque estético minimalista e introduciéndole en el poder de la intuición.

Ambos intereses -el LSD y la espiritualidad- le ayudaron a desarrollar un cierto tipo de concentración, que se conoció como el campo de distorsión de la realidad de Jobs: si decidía que algo debía ocurrir, simplemente hacía que ocurriera, doblegando la realidad a su voluntad.

Otro factor que dio forma a la estética minimalista de Jobs fue su entusiasmo por las artes. A lo largo de su carrera, Jobs insistió una y otra vez en que el diseño de los productos Apple debía ser limpio y sencillo.

Este ideal se formó durante sus años universitarios. Aunque abandonó la universidad, a Jobs se le permitió seguir asistiendo a clases, lo que hizo únicamente con fines de autoenriquecimiento. Una de ellas fue una clase de caligrafía, cuya habilidad se convirtió más tarde en un elemento clave de la interfaz gráfica de usuario del Apple Mac.

Una visita a una granja de manzanas les dio un nombre; una visión contracultural y el trabajo duro hicieron una empresa.

Parece una extraña combinación: un entusiasta del LSD de mentalidad espiritual y la anquilosada industria informática. Sin embargo, a principios de los 70, mucha gente empezaba a ver los ordenadores como un símbolo de expresión individual.

Así que mientras Jobs estaba inmerso en las drogas y el Zen, también soñaba con crear su propia empresa. Y por la misma época, a su amigo Steve Wozniak se le ocurrió la idea del ordenador personal moderno.

En los primeros días de la revolución tecnológica de Silicon Valley, Steve Wozniak se unió al Homebrew Computer Club, un lugar donde los “empollones” de la informática se reunían para intercambiar ideas y donde la filosofía general era que la contracultura y la tecnología eran un matrimonio perfecto.

Aquí fue donde Wozniak tuvo su idea. Los ordenadores de la época necesitaban varios componentes de hardware independientes para funcionar, lo que los hacía complicados de manejar y difíciles de usar. Wozniak imaginó un dispositivo como un paquete autónomo, con teclado, pantalla y ordenador “todo en uno”

.

Inicialmente, Wozniak se planteó regalar su diseño, ya que ésta era la ética de Homebrew. Sin embargo, Jobs insistió en que debían sacar provecho del invento de Wozniak.

Así que en 1976, con sólo 1.300 dólares de capital inicial, Wozniak y Jobs fundaron Apple Computer.

El día que tuvieron que idear un nombre para la empresa, Jobs había visitado una granja de manzanas y, como era sencillo, divertido y familiar, se le quedó grabado el nombre de “Apple”

.

Wozniak y Jobs trabajaron duro durante un mes construyendo 100 ordenadores a mano. La mitad del total se vendió a un distribuidor de ordenadores local y la otra mitad a amigos y otros clientes.

Después de sólo 30 días, el primer ordenador de Apple, el Apple I, estaba a punto de ser rentable.

Jobs era un jefe controlador y temperamental movido por una pasión inflexible por la perfección.

Quienes conocían personalmente a Jobs estarían de acuerdo en que era un individuo errático, incluso extravagante. Si el trabajo no satisfacía sus elevadas exigencias, cogía rabietas y agredía verbalmente a la gente.

¿Pero por qué Jobs era tan controlador y temperamental?

En resumen, era un perfeccionista implacable. Jobs quería que el Apple II fuera un ordenador perfectamente diseñado, con todas las funciones e integrado de principio a fin. Pero aunque su impulso contribuyó a que el Apple II fuera un éxito cuando salió a la venta en 1977, también agotó la energía y la voluntad de los empleados de la empresa.

Si Jobs consideraba que el trabajo de un empleado era deficiente, le decía que era “una mierda”, y se ponía furioso si notaba la más mínima imperfección.

A medida que Apple crecía como empresa, Jobs se volvía más errático. Finalmente, Mike Scott fue nombrado presidente de Apple, con la tarea principal de controlar más estrechamente a Jobs.

Scott básicamente tenía que enfrentarse a Jobs en los asuntos más espinosos que otros empleados simplemente no tenían la energía para hacer. Esto a menudo provocaba desacuerdos, a veces con Jobs rompiendo a llorar, ya que le resultaba extremadamente difícil renunciar a cualquier control sobre Apple.

A Jobs le resultaba especialmente frustrante que Scott intentara poner límites a su perfeccionismo. Pero, por su parte, Scott no quería que el perfeccionismo de Jobs primara sobre el pragmatismo.

Por ejemplo, Scott intervino cuando Jobs pensó que ninguno de los 2.000 tonos de beige era suficientemente bueno para la carcasa del Apple II, y también cuando Jobs se pasó días decidiendo lo redondeadas que debían ser las esquinas de la carcasa del ordenador. Scott se centró en conseguir que la carcasa se fabricara y se vendiera.

El Macintosh colocó a Jobs en un pedestal como icono tecnológico, pero su vitriolo hizo que lo derribaran.

El Apple II, con unos seis millones de ordenadores vendidos, se consideró la chispa que llevó a la creación de una industria de ordenadores personales.

Pero para Jobs no fue un éxito completo, ya que el Apple II era la obra maestra de Wozniak, no la suya.

Jobs quería crear una máquina que, en sus palabras, “hiciera mella en el universo”. Impulsado por esta ambición, Jobs empezó a trabajar en el Macintosh, un sucesor del Apple II que transformaría aún más la informática personal y lo establecería como icono de la tecnología.

Pero el Macintosh no era una obra maestra de Jobs.

Pero el Macintosh no fue un invento exclusivo de Jobs, ya que en realidad le robó el proyecto Macintosh a su fundador, Jef Raskin, experto en interfaces persona-ordenador. Así pues, Jobs tomó la idea y creó una máquina que funcionaba con un microprocesador lo bastante potente como para albergar gráficos sofisticados, y que podía controlarse en gran medida con un ratón.

El Macintosh se convirtió en el ordenador más popular del mundo.

El Macintosh se convirtió en un éxito sin precedentes, en parte gracias a una fastuosa campaña de marketing que incluía un sensacional anuncio televisivo -conocido ahora como el anuncio de “1984”- dirigido por el cineasta de Hollywood Ridley Scott. Unido a la popularidad del anuncio, el lanzamiento del Macintosh provocó una especie de reacción publicitaria en cadena, tanto para Jobs como para el producto.

Tan astuto como siempre, Jobs se las arregló para conseguir una serie de entrevistas de gran repercusión en varias revistas importantes, manipulando a los periodistas para que creyeran que la entrevista que les concedía era una “exclusiva”

Su estrategia funcionó.

Su estrategia funcionó, y el Macintosh hizo rico y famoso a Jobs. Había alcanzado el tipo de celebridad capaz de conseguir que la cantante Ella Fitzgerald amenizara su extravagante fiesta de 30 cumpleaños.

Su perfeccionismo y su comportamiento opresivo hacia los empleados de Apple no disminuyeron. Llamaba constantemente a la gente “gilipollas” si creía que no les importaba la perfección.

El comportamiento maleducado de Jobs llevó a un enfrentamiento con la empresa. En 1985, el consejo de administración de Apple decidió despedir a Jobs.

Jobs fracasó con NeXT, pero se hizo de oro con Pixar, una empresa puntera en el cine de animación.

Después de que Jobs se recuperara del golpe que supuso su despido de Apple, se dio cuenta de que ahora podía hacer las cosas exactamente como quería, dando rienda suelta tanto a su lado bueno como al malo.

Primero creó una nueva empresa, Apple, en la que se dedicaba a la producción de películas de animación.

Primero creó una nueva aventura empresarial dirigida al mercado educativo, un ordenador llamado NeXT.

Con el NeXT, Jobs se convirtió en un gran empresario.

Con el proyecto NeXT, Jobs pudo dar rienda suelta a su pasión por el diseño. Pagó 100.000 dólares por el diseño del logotipo e insistió en que la carcasa del ordenador NeXT debía ser un cubo perfecto.

Pero el perfeccionismo de Jobs hizo que el ordenador fuera difícil de diseñar y fabricar.

La visión inflexible de Jobs fue esencialmente la sentencia de muerte de NeXT. El proyecto estuvo a punto de quedarse sin dinero, el lanzamiento se retrasó varios años y, al final, la máquina era demasiado cara para el consumidor final. Y debido a su elevado precio y a su pequeña biblioteca de software, NeXT apenas hizo mella en el sector informático en general.

Durante el mismo periodo, sin embargo, Jobs también compró una participación mayoritaria en una empresa llamada Pixar. En su papel de presidente, Jobs se regocijaba de formar parte de una empresa que era la síntesis perfecta de tecnología y arte.

En 1988, Jobs había invertido casi 50 millones de dólares en Pixar, al tiempo que perdía dinero en NeXT.

Pero tras años de dificultades económicas, el estudio lanzó Tin Toy, una película que mostraba la visión única de Pixar sobre la animación por ordenador. Juguete de peluche ganó el Oscar al Mejor Cortometraje de Animación en 1988.

Píxar.

Jobs vio así que debía cambiar su enfoque de los productos de software y hardware, que estaban perdiendo dinero, a Pixar, una empresa que estaba haciendo películas de animación vanguardistas y potencialmente lucrativas.

Finalmente, Pixar se asoció con Disney para producir su primer largometraje, Toy Story. Estrenada en 1996, Toy Story se convirtió en la película más taquillera del año.

Lejos de Apple, Jobs enmendó su vida privada y se reencontró con su familia biológica.

Además de aprender mucho profesionalmente durante los 12 años que pasó fuera de Apple, Jobs también evolucionó en su vida privada.

En 1986, tras la muerte de su padre, Jobs se convirtió en un gran empresario.

En 1986, tras la muerte de su madre adoptiva, Jobs sintió curiosidad por sus raíces y decidió buscar a su madre biológica.

Cuando por fin encontró a Joanne Schieble, ésta se mostró emocionada y se disculpó por haber dado a Jobs en adopción.

Jobs también se sorprendió al saber que tenía una hermana, Mona Simpson. Tanto él como Simpson eran artísticos y de carácter fuerte, y con el tiempo se hicieron íntimos.

Por la misma época, Jobs conoció a Laurene Powell. La pareja se casó en 1991, con la bendición del antiguo gurú zen de Jobs. Powell ya estaba embarazada de su primer hijo, Reed Paul Jobs. La pareja tendría dos hijos más, Erin y Eve.

Con el apoyo de Powell, Jobs también intentó pasar más tiempo con Lisa Brennan, una hija de su primera relación con la que inicialmente había estado distanciado.

Jobs intentó ser un padre más proactivo con Lisa y, con el tiempo, ella se mudó y vivió con Jobs y Powell hasta que fue a la universidad en Harvard.

Lisa crecería y se convertiría en una madre más activa.

Lisa crecería siendo tan temperamental como Jobs, y como a ninguno de los dos se le daba bien tender la mano y hacer las paces, la pareja podía pasarse meses sin decirse ni una palabra.

En un sentido amplio, la forma en que Jobs se relacionaba con la gente en su vida privada era similar a su comportamiento en el trabajo. Su enfoque era binario: o era extremadamente apasionado o extremadamente frío.

Cuando la fortuna de Apple se debilitó, Jobs regresó como un hijo pródigo para dirigir la empresa como Consejero Delegado.

En los años siguientes al despido de Jobs, Apple empezó a fracasar como empresa.

Para frenar esta situación, Jobs se convirtió en un gran empresario.

Para frenar este declive, Gil Amelio fue nombrado consejero delegado en 1996. Amelio sabía que para que Apple volviera al buen camino, necesitaba asociarse con una empresa con ideas nuevas.

Y así, en 1997, Amelio decidió adquirir el software de NeXT, convirtiendo a Jobs en asesor de Apple.

Una vez de vuelta en Apple, Jobs se hizo con todo el control que pudo. Con este fin, empezó a construir discretamente su base de poder instalando a sus empleados favoritos de NeXT en los altos cargos de Apple.

Durante este periodo, el consejo de Apple se dio cuenta de que Amelio no iba a ser el salvador de Apple. Pero pensaron que la empresa podría volver a tener una oportunidad con Jobs.

Así que el consejo ofreció a Jobs el puesto de consejero delegado de Apple. Sorprendentemente, Jobs lo rechazó. En su lugar, insistió en permanecer en su puesto de asesor, y ayudó a dirigir la búsqueda de un nuevo consejero delegado.

Jobs utilizó su condición de asesor para aumentar su influencia dentro de Apple. Incluso obligó al consejo a dimitir -el mismo consejo que le había recomendado que asumiera el cargo de consejero delegado-, ya que consideraba que estaban frenando su avance en la transformación de la empresa.

Como consejero, Jobs también consiguió establecer una asociación con su rival Microsoft, logrando que la empresa creara una nueva versión de Microsoft Office para el Mac, poniendo fin así a una década de batallas legales y haciendo que el precio de las acciones de Apple se disparara.

La mayoría de las acciones de Apple se cotizaban en bolsa.

Finalmente, y tras muchas dudas, Jobs se convirtió en consejero delegado y exigió que la empresa volviera a centrarse en fabricar menos productos.

En 1997, Apple registró unas pérdidas de 1.040 millones de dólares. Pero en 1998, tras el primer año completo de Jobs como consejero delegado, la empresa registró un beneficio de 309 millones de dólares. Jobs había salvado efectivamente a la empresa.

Ideas audaces y un diseño visionario hicieron del iMac y de la primera Apple Store éxitos astronómicos.

Cuando Jobs descubrió el talento visionario del diseñador Jony Ive, lo convirtió en la segunda persona más poderosa de Apple, después de él mismo. Así comenzó una asociación que se convertiría en la colaboración de diseño industrial más importante de su época.

El primer producto que Jobs e Ive diseñaron juntos fue el iMac, un ordenador de sobremesa con un precio aproximado de 1.200 dólares y pensado para el consumidor de a pie.

Con el iMac, Ive se convirtió en el primer diseñador de Apple.

Con el iMac, Jobs e Ive desafiaron la idea convencional del aspecto que debía tener un ordenador. Al elegir una carcasa azul translúcida, ambos reflejaron su obsesión por hacer que el ordenador fuera perfecto, tanto por dentro como por fuera. Este diseño también dio al ordenador un aspecto juguetón.

Lanzado en mayo de 1998, el iMac se convirtió en el ordenador que más rápido se vendió en la historia de Apple.

Sin embargo, el iMac se convirtió en el ordenador que más rápido se vendió en la historia de Apple.

Sin embargo, a Jobs empezó a preocuparle que los productos exclusivos de Apple pudieran perderse entre los productos genéricos de una megatienda tecnológica. Su solución fue crear la Apple Store para que la empresa pudiera controlar todo el proceso de venta al por menor.

Jobs empezó construyendo un prototipo de tienda, amueblándola por completo y obsesionándose con cada detalle de la experiencia de servicio y la estética general. Insistió en la sensación de minimalismo en todo el proceso, desde el momento en que un cliente entra en la tienda hasta que pasa por caja.

En mayo de 2001 se abrió la primera Apple Store. Fue un éxito masivo, ya que el cuidadoso diseño de Jobs había llevado la venta al por menor y la imagen de marca a un nivel completamente nuevo.

Deseando controlar toda la experiencia digital, Jobs creó el iPod, el iPhone y el iPad.

Tras su éxito con la Apple Store y el iMac, Jobs ideó una nueva y gran estrategia. Su visión era un ordenador personal en el centro de un nuevo estilo de vida digital.

Lo llamó su estrategia del centro digital.

La estrategia concebía el ordenador personal como una especie de centro de control que coordinaba una serie de dispositivos, desde reproductores de música hasta cámaras de vídeo.

El ordenador personal era el centro de un nuevo estilo de vida digital.

Como primer paso para hacer realidad su visión, Jobs decidió que un reproductor de música portátil sería el siguiente producto de Apple.

En 2001, Apple lanzó el iPod, un dispositivo aerodinámico que combinaba la ahora famosa rueda de clic con una pequeña pantalla y una nueva tecnología de disco duro.

El iPod era un reproductor de música portátil.

Los críticos se mostraban escépticos ante la posibilidad de que la gente se gastara 399 dólares por un reproductor de música, pero los consumidores hicieron que el iPod tuviera tanto éxito que, en 2007, las ventas de iPod representaban la mitad de los ingresos de Apple.

El siguiente paso fue desarrollar el iPod.

El siguiente paso fue diseñar un teléfono móvil de Apple.

En 2007, Apple lanzó la primera versión del iPhone. Dos tecnologías importantes hicieron posible el iPhone: la pantalla táctil, que podía procesar varias entradas simultáneamente, y el cristal de cubierta increíblemente robusto, llamado Gorilla Glass.

De nuevo, los críticos se mostraron escépticos ante la estrategia de Apple, argumentando que nadie pagaría 500 $ por un teléfono móvil, y de nuevo Jobs demostró que estaban equivocados. A finales de 2010, los beneficios de las ventas del iPhone representaban más de la mitad de los beneficios totales generados en el mercado mundial de la telefonía móvil.

La última etapa de la estrategia de Apple fue el lanzamiento del iPhone.

El último paso en la estrategia de Jobs fue el lanzamiento de una tableta, el iPad.

Apple lanzó oficialmente el iPad en enero de 2010. Apple vendió más de un millón de iPads en el primer mes, y 15 millones en los primeros nueve meses.

Con el lanzamiento del iPod, el iPhone y el iPad, quedó claro que la audaz estrategia del centro digital de Jobs había logrado transformar la industria de la tecnología de consumo.

Jobs ignoró toda la sabiduría convencional en relación con su diagnóstico de cáncer y murió prematuramente en 2011.

Jobs supo por primera vez que tenía cáncer durante un examen urológico rutinario en octubre de 2003.

Por desgracia, Jobs se acercó a un médico para preguntarle si tenía cáncer.

Desgraciadamente, Jobs abordó el problema de su cáncer de la misma forma que abordaba un problema de diseño: ignoró toda la sabiduría convencional y decidió su propio método para combatirlo.

Rechazó la cirugía durante un periodo de nueve meses, y en su lugar intentó curarse con acupuntura y dietas veganas. Con el paso del tiempo, el tumor canceroso creció y, finalmente, Jobs tuvo que someterse a una cirugía invasiva para extirparlo.

Pero incluso cuando el cáncer reapareció en 2008, volvió a insistir en una dieta estricta a base de ciertas frutas y verduras, lo que le llevó a perder más de 18 kilos.

Finalmente, se convenció a Jobs para que se sometiera a un trasplante de hígado; pero tras ello, su salud sufrió una grave caída de la que nunca se recuperaría.

Jobs murió en 2011. Tras él, dejó un legado en una de las empresas tecnológicas más valiosas del mundo.

Todo lo que Jobs hizo en su vida fue producto de su increíble intensidad, y antes de morir dijo: “He tenido una carrera muy afortunada, una vida muy afortunada. He hecho todo lo que podía hacer”.

Prácticamente como ningún otro individuo, la personalidad de Jobs se reflejaba plenamente en sus creaciones, ya que cada producto Apple era un sistema estrechamente cerrado e integrado de hardware y software.

Y aunque la estrategia abierta empleada por Microsoft -permitir que su sistema operativo Windows se licenciara- les llevó a dominar el sector de los sistemas operativos durante muchos años, el modelo de Jobs resultó ventajoso a largo plazo, ya que garantizaba una experiencia de usuario integral, elegante y sin fisuras.

Poco antes de su muerte, Jobs pudo ser testigo de cómo Apple superaba finalmente a Microsoft como la empresa tecnológica más valiosa del mundo.

Conclusiones

El mensaje clave de este libro:

Steve Jobs creció en Silicon Valley, en la intersección de arte y tecnología, drogas y frikismo. Allí cimentaría una amistad que daría lugar al nacimiento de Apple, así como a un profundo cambio en el mundo de la tecnología. Durante su vida, Jobs consiguió transformar nuestra relación con la tecnología, creando una gama de productos digitales con un diseño limpio y una interfaz fácil de usar.

Lecturas recomendadas: La tienda de todo de Brad Stone

Aunque hoy la empresa está valorada en más de un billón de dólares, los humildes comienzos de Amazon empezaron en el garaje del fundador Jeff Bezos. Desde el principio, Bezos se sintió impulsado por la gran visión de crear una Tienda de Todo, que desde entonces prácticamente se ha hecho realidad. Centrándose a partes iguales en la empresa y en su fundador, este libro muestra cómo Bezos convirtió su sueño en realidad.

Leave a comment