Startupland

Cómo tres tipos lo arriesgaron todo para convertir una idea en un negocio global

Mejora tus posibilidades de mantenerte firme en la tierra de las startups.

Supongamos que se te acaba de ocurrir una idea brillante para un negocio. O quizá ya tenías una, pero no lograste llevarla a cabo. En cualquier caso, esperas crear un negocio de éxito en torno a tu nueva idea.

Pero en el universo aparentemente abierto de la creatividad, la competencia es feroz. Aquí, todo el mundo lucha con uñas y dientes para hacer realidad sus ideas innovadoras. Entonces, ¿cómo puedes evitar que te engullan las hordas de depredadores de Startups?

Puedes empezar por seguir los consejos de uno de los pesos pesados del sector. En este resumen, el autor comparte su historia personal de construcción de su propia empresa de éxito, Zendesk. Desde ideas tentativas hasta un próspero negocio con sede en EE.UU., el autor te invita a recorrer su viaje de altibajos, ofreciéndote multitud de consejos sobre cómo hacer despegar tus propias ideas.

En este resumen, puedes empezar siguiendo los consejos de uno de los pesos pesados del sector.

En este resumen, descubrirás

    • qué inversores son buenos inversores;
    • por qué el autor tuvo que trasladarse de Copenhague a Estados Unidos
    • .

    No pasa nada si tu primera Startup no es la última.

    Cuando Colón regresó de su viaje a las Américas, algunos de sus compañeros insistieron en que cualquier español podría haber “descubierto” el nuevo continente: todo lo que tenían que hacer era navegar hacia el oeste. Para demostrarles que estaban equivocados, Colón colocó un huevo duro sobre la mesa delante de ellos y les retó a que lo hicieran valer por sí mismos. Cuando fracasaron, cogió el huevo y lo golpeó suavemente contra la mesa, creando una pequeña base plana sobre la que podía sostenerse.

    La idea de Colón era que es fácil hacer algo cuando sabes cómo hacerlo, pero cuando no lo sabes, tienes que arriesgarte. Las Startups funcionan de la misma manera.

    Fundar una Startup consiste en utilizar tu espíritu emprendedor para probar cosas nuevas. El autor trabajó en varios proyectos antes de desarrollar Zendesk, una herramienta de software que permite a las empresas ofrecer una mejor atención al cliente.

    Su primera aventura creó ilusiones tridimensionales basadas en patrones bidimensionales, utilizando un programa informático. Dirigía su negocio solo: los clientes le enviaban los pedidos y él mismo se encargaba de enviar los discos.

    Su primera empresa creaba ilusiones en 3-D basadas en patrones en 2-D, utilizando un software.

    El siguiente producto del autor fue una herramienta para crear sitios web, que le proporcionó su primer fracaso cuando se hundió durante la quiebra de las puntocom en 2001.

    Cuando empezó a trabajar en el sector de las ilusiones en 3D, se dio cuenta de que su negocio estaba en crisis.

    Al fundar una Startup también tienes que darte cuenta de que a veces las mejores ideas no son siempre las más interesantes.

    Al principio, poca gente tenía fe en la idea de Zendesk, ya que no les inspiraba la idea de una empresa centrada en ofrecer mejores servicios de asistencia y atención al cliente. Alex Aghassipour, que acabó convirtiéndose en uno de los miembros principales de la empresa, pensó en un principio que Zendesk sonaba increíblemente aburrido.

    Lo mismo que Zendesk.

    Al igual que Zendesk, muchas ideas importantes de Startup pueden parecer poco emocionantes al principio, pero pueden llegar a ser muy atractivas si se ejecutan bien. Por ejemplo, la empresa Dropbox. Compartir archivos no es el servicio más emocionante, pero Dropbox ha conseguido que esta tediosa tarea sea fácil, interesante e incluso socialmente atractiva.

    Elige bien a tus inversores.

    Si eres un niño en el patio de recreo que busca dinero, probablemente el matón del colegio no sea la mejor persona a la que acudir. Puede que te dé el dinero, pero si es así, te pedirá que se lo devuelvas con intereses. La escena Startup no es tan diferente.

    No todos los inversores son buenos inversores. Por desgracia, las Startup no suelen tener muchas opciones a la hora de conseguir sus inversiones iniciales; cuando empiezas, estarás expuesto a un montón de inversores que sólo se preocupan de sí mismos. Lo mejor para tu Startup es rechazarlos y aguantar un poco más.

    El autor se enfrentó a este mismo problema cuando fundó Zendesk. El primer inversor ángel que se interesó por su proyecto no dejaba de pedir cantidades desmesuradas de información y materiales a la empresa. El autor acabó dándose cuenta de que se trataba de una táctica para presionar al joven equipo. El inversor sabía que necesitaban el dinero urgentemente e intentaba ganar más poder de negociación retrasando la decisión de inversión y pidiendo más papeleo.

    ¿Cuál es la mejor solución?

    Entonces, ¿dónde deberías buscar inversión? A veces tus amigos y familiares son los mejores inversores. Cuando Zendesk empezó a quedarse sin dinero, los fundadores pidieron a sus amigos y familiares que invirtieran, y la noticia del proyecto corrió de los colegas de los fundadores a los jefes de sus colegas. Una persona invirtió nada menos que ¡30.000 $!

    Sin embargo, pedir dinero a tus amigos y familiares no es fácil. El consejo del autor es que tengas pocas expectativas, te abstengas de dar influencia a los inversores y estés preparado para decepcionar a la gente, incluso podrías perder algunos amigos.

    Incluso si ya has reunido suficientes fondos, no rechaces a un buen inversor.

    Cuidado con los inversores.

    Después de que los fundadores de Zendesk hubieran reunido suficientes fondos para su negocio, se puso en contacto con ellos otro inversor ángel. En lugar de rechazarlo, aceptaron también su inversión, lo que les permitió crecer de forma aún más ambiciosa. Además, consiguieron un nuevo socio financiero con experiencia.

    Elige un gran equipo y lucha por mantenerlo unido.

    ¿De niño practicabas deportes de equipo en clase de gimnasia? ¿Qué miembro del equipo era el más divertido: la persona que quería que todos participaran y se lo pasaran bien, o el jugador estrella que marcaba todos los goles pero lo hacía solo? Por supuesto, el primero.

    Las Startup funcionan de forma similar. Las personas con buenas aptitudes para formar equipos suelen ser los mejores empresarios; sin embargo, no siempre es fácil mantener al equipo en el buen camino.

    En los primeros días de Zendesk, a los tres miembros fundadores les costaba centrarse en el proyecto, ya que todos trabajaban sin cobrar. Tenían poco dinero con el que mantener a sus familias y se necesitaba mucho compromiso para seguir con Zendesk en lugar de abandonar y cambiar a algo más seguro.

    El autor mantuvo unido al equipo ofreciéndose a pagar a uno de los fundadores un pequeño salario, a pesar de que la empresa no tenía dinero. Se dio cuenta de que mantener unido al equipo era más importante que separarse por falta de fondos.

    Pero también puede ser difícil poner de acuerdo a un equipo, sobre todo cuando se encuentran en situaciones frágiles. Zendesk tuvo problemas cuando los fundadores tuvieron que conseguir una financiación importante y empezaron a vender las acciones de la empresa. Esto significaba que los miembros fundadores se convertirían en minoría entre las partes interesadas, una realidad difícil de afrontar. Los nuevos miembros del consejo podían incluso despedir a los fundadores si así lo deseaban.

    El autor perdió los estribos una vez durante esta época de estrés, y en un momento dado, cuando no pudo convencer a sus dos socios del cambio, les gritó durante una reunión y se marchó enfadado. Los días siguientes fueron incómodos, pero al final las cosas se calmaron. Los miembros del equipo llegaron a aceptar que conseguir una financiación importante era la única forma de avanzar.

    Estados Unidos es el mejor lugar para estar en el mundo Startup.

    A los forasteros les suelen molestar aforismos americanos como “fíngelo hasta que lo consigas” o “los ganadores nunca abandonan”. El optimismo Americano puede parecer poco realista a primera vista, pero en realidad ha ayudado a fomentar un gran ambiente Startup. No puedes tener éxito con una Startup si no tienes confianza para asumir riesgos.

    De hecho, todas las grandes empresas relacionadas con Internet (¡y la propia Internet!) se originaron en Estados Unidos. Dinamarca, por ejemplo, sólo tenía un proveedor de Internet y una conexión telefónica muy cara a principios de los 90, pero ciudades americanas como San Francisco adoptaron Internet muy pronto y se entusiasmaron con ella enseguida.

    Los habitantes de San Francisco utilizaban Internet para comunicarse, anunciarse y pedir comida mucho antes de que la mayoría de los europeos tuvieran siquiera correo electrónico.

    ¿Por qué? Porque muchos grandes innovadores y grandes inversores se congregan en Estados Unidos. Por tanto, era claramente el mejor lugar para que el equipo de Zendesk encontrara a sus primeros inversores, porque la escena Startup Americana estaba prosperando.

    El autor asistió a una fiesta de verano de TechCrunch en San Francisco después de lanzar Zendesk, ¡y casi todos los invitados habían oído hablar de su producto o lo utilizaban! Además, todos estaban trabajando en sus propios proyectos de Startup. El autor se sentía mucho más a gusto en esa comunidad que en la escena Startup de Copenhague, mucho más conservadora.

    Así que los fundadores de Zendesk no se sorprendieron en absoluto cuando su primer acuerdo importante exigió que la empresa se trasladara a Estados Unidos. Cuando el equipo aceptó la financiación de capital riesgo a la que habían sido tan reacios, la oferta venía con una condición: Zendesk tenía que trasladarse a Boston, donde tenía su sede la empresa de capital riesgo. Aunque Boston no era su destino ideal, el autor convenció al equipo para que se trasladara.

    Tu Startup repercutirá en tu familia.

    La vida de los emprendedores suele girar en torno a su trabajo. Pueden trabajar más de 12 horas al día y cuando no están trabajando, están pensando en el trabajo. Naturalmente, esto puede ser un reto para sus familias por varias razones.

    Por un lado, es difícil asumir riesgos financieros cuando se tiene familia. El autor luchó contra esto cuando acumuló muchas deudas de tarjetas de crédito y agotó el dinero de su jubilación mientras construía Zendesk. También pidió un préstamo de 50.000 dólares del que era personalmente responsable. En un momento dado, estuvo a dos semanas de quebrar si no conseguía más financiación.

    El autor no quería que su compañera, Mie, se estresara por estos problemas, así que no se los explicó completamente.

    El trabajo del autor también estresó a su familia cuando tuvieron que trasladarse de Dinamarca a Boston. Esto empeoró aún más cuando llegaron a Boston aquel verano y descubrieron que se les había estropeado el aire acondicionado. La joven familia tuvo que andar por casa en ropa interior durante dos meses.

    El estrés de la familia no terminó con aquel traslado. De hecho, poco después, la familia tuvo que trasladarse de Boston a San Francisco.

    La familia se trasladó al oeste cuando Zendesk consiguió un nuevo acuerdo de inversión de 6 millones de dólares con una empresa llamada Benchmark, con sede en San Francisco. Fue una época agitada para la familia, ya que tuvieron que mudarse con muy poca antelación.

    Una de las primeras noches en la nueva casa, los niños consiguieron dejar a todo el mundo fuera del cuarto de baño. Mie estaba enferma y el autor tuvo que pasar dos horas luchando para abrir la puerta antes de salir corriendo a trabajar. Cuando montas tu propia Startup, es probable que este tipo de episodios se conviertan en una realidad.

    Ser adaptable y flexible en la selección de personal puede ayudarte a encontrar a los empleados adecuados.

    Si alguna vez has tenido que revisar un montón de 80 CV, todos escritos en el mismo lenguaje críptico, sabrás que elegir al candidato adecuado puede ser difícil. Y a veces las entrevistas empeoran la situación: los entrevistados se ponen nerviosos y hablan poco o demasiado.

    ¡Ahora imagina que tuvieras que pasar por todo esto en un país extranjero! Eso es exactamente lo que tuvieron que hacer los fundadores de Zendesk después de mudarse a Boston, y aprendieron algunas lecciones muy importantes en el proceso.

    Los fundadores de Zendesk se pusieron muy nerviosos y hablaron poco o mal.

    El equipo de Zendesk descubrió que los americanos y los daneses se presentan de forma muy diferente en las entrevistas de trabajo. El autor y su equipo estaban acostumbrados al enfoque nórdico: en Escandinavia se valora mucho la humildad y se supone que no debes sugerir que eres mejor que nadie.

    Así que el equipo de Zendesk se sintió desconcertado al principio por las muestras de exceso de confianza y chulería Americana de sus candidatos. Creyeron que todos los solicitantes eran increíbles porque pensaban que su fanfarronería era en realidad modestia y humildad.

    El autor y sus colegas no tardaron en darse cuenta de que tenían que adaptar su proceso de contratación, y se les ocurrieron algunas estrategias nuevas estupendas.

    Por ejemplo, el jefe de recursos humanos, que era un antiguo militar, llevaba a los empleados potenciales a un café cercano. Durante el trayecto, caminaba muy deprisa para ver si podían seguirle el ritmo, y se fijaba mucho en cómo llevaban la cuenta. También utilizaba un lenguaje soez durante toda la entrevista para ver si lo afrontaban.

    Los reclutadores de Zendesk tampoco preguntaban a los candidatos por su formación académica. En su lugar, les preguntaban sobre sus experiencias de viaje y cómo afrontaban las situaciones difíciles de la vida.

    Prepárate para cometer errores.

    Lanzar una Startup es como saltar desde un trampolín de diez metros: puede que consigas un clavado perfecto, o que hagas un doloroso salto mortal. Y sin duda tendrás que hacer varias inmersiones antes de saber realmente lo que estás haciendo.

    Por ejemplo, cuando Zendesk estaba empezando, el autor tuvo unos cuantos comienzos en falso mientras buscaba financiación. En un momento dado, cuando la empresa aún tenía su sede en Dinamarca, voló a Estados Unidos para reunirse con un socio de una empresa de capital riesgo. Pero el momento no podía haber sido peor: la crisis financiera de 2008 estaba en marcha, ya no había hipotecas disponibles y grandes bancos como Lehman Brothers y Merrill Lynch se habían hundido.

    La empresa de capital riesgo y sus socios tuvieron una gran discusión sobre si invertir o no en el proyecto del autor; al final, decidieron no hacerlo.

    Otro error común de novato es pasar por alto detalles importantes en tus primeros años. El equipo de Zendesk lo aprendió cuando contrató a Amanda Kleha, antigua gerente de marketing de Google.

    Kleha llegó su primer día sin ordenador, suponiendo que la empresa le proporcionaría uno. Cuando se fue a casa a buscar el suyo, comentó secamente que suponía que se había unido a una Startup. Esto hizo que el autor se diera cuenta de que necesitaban desarrollar una estrategia de incorporación más completa.

    Los peores errores que puedes cometer, sin embargo, son los que afectan a tus clientes. El autor aprendió esto cuando Zendesk planeó una subida de precios y sus clientes se volvieron contra ellos. Muchos de los comentarios de los clientes se hicieron virales, poniendo en peligro la reputación de la empresa.

    Los peores errores que puedes cometer son los que afectan a tus clientes.

    Se dio cuenta de que el equipo había dado por sentada la relación con los clientes de Zendesk. Informaron a los clientes del cambio de precio pero no les explicaron el motivo, por lo que los clientes sintieron que estaban pagando por algo que no habían acordado. Zendesk presentó una disculpa oficial y retiró la decisión de subir los precios.

    Conclusiones

    El mensaje clave de este libro:

    Construir una Startup consiste en desarrollar nuevas ideas y asumir riesgos, por lo que no existe una fórmula única para el éxito. Reúne un equipo fuerte, ten cuidado con los inversores poco sinceros, prepárate para cometer errores y adapta tu estrategia cuando las cosas no salgan como habías planeado. Te encontrarás con obstáculos para los que no puedes prepararte, como le ocurrió al autor cuando creó Zendesk. Pero, al igual que el autor, tú también puedes hacer crecer tu Startup si te mantienes flexible y comprometido con tu visión.

    Sugerencia

    Sugerido más lectura: Detrás de la nube de Marc R. Benioff y Carlye Adler

    Detrás de la Nube(2009) detalla el ascenso de salesforce.com desde una Startup en un apartamento de una habitación hasta una próspera empresa global. Utilizando métodos a menudo poco convencionales, Marc Benioff -fundador y director general de salesforce.com- dirigió su empresa a través de problemas financieros y el estallido de la burbuja de las puntocom, y salió airoso.

    ¿Qué opinas?

    ¡Nos encantaría conocer tu opinión sobre nuestros contenidos! Envíanos un correo electrónico a libros@pathmba.com con el título de este libro como asunto y comparte tus opiniones.

Deja una respuesta
Related Posts