Adopta una mentalidad Startup para triunfar en el turbulento mundo profesional actual.

Antes, la carrera de una persona con estudios solía seguir una trayectoria bastante predecible: Como si subiera a una escalera mecánica, empezaba con un puesto de principiante en una gran organización y ascendía gradualmente, ganando más antigüedad e ingresos con el paso de los años.

Hoy, sin embargo, debido a fuerzas macroeconómicas como la globalización y la tecnología, la escalera mecánica se ha detenido en todos los niveles. Hay menos personas que se jubilan, apenas se abren puestos de nivel inicial y los empleados de los mandos intermedios se encuentran a la espera de ascensos que quizá nunca lleguen.

Si tu propio plan de carrera ha dependido hasta ahora de esta escalera mecánica, deberían sonar las alarmas en tu cabeza.

Cuidado con la escalera.

Por suerte, puedes triunfar profesionalmente incluso sin la escalera mecánica. Las empresas Startup siempre han tenido que convivir con la imprevisibilidad y el cambio, y por ello, para triunfar profesionalmente hoy en día, debes aplicar una mentalidad Startup a tu desarrollo profesional.

La lección más importante es ser adaptable y estar alerta: considérate siempre en beta permanente, es decir, como un trabajo en curso, con ganas de aprender y desarrollarte.

Prioriza las oportunidades de aprendizaje. Con demasiada frecuencia, 20 años de experiencia significan en realidad un año de experiencia repetido 20 veces. En la beta permanente, cada año debería estar lleno de nuevos retos y desarrollos.

Por el contrario, en la beta permanente, cada año debería estar lleno de nuevos retos y desarrollos.

Aunque un acogedor trabajo corporativo en la escalera mecánica pueda parecer de bajo riesgo, en realidad aumenta tus riesgos a largo plazo. Si estás acostumbrado a adaptarte constantemente, ni siquiera los cambios drásticos pueden perjudicarte, porque siempre caerás de pie. Si, por el contrario, estás acostumbrado a permanecer pasivamente en la escalera mecánica de tu carrera, un acontecimiento inesperado como el despido podría ser desastroso.

Así que recuerda, adopta una mentalidad de Startup para triunfar en el turbulento mundo profesional actual.

Encuentra tu ventaja competitiva en la intersección de tus activos, aspiraciones y las realidades del mercado.

Para cualquier cosa deseable en el mundo, ya sean clientes, puestos de trabajo o cónyuges atractivas, siempre hay competencia. Al igual que una Startup debe encontrar una ventaja específica sobre sus competidores, tú también debes centrarte en encontrar tu propia ventaja competitiva.

Una ventaja competitiva sólida debe surgir de la intersección de tres fuerzas:

Tu Ventaja Competitiva.

Tus activos son lo que tienes ahora. Van desde los activos duros, como el dinero que llevas en la cartera, hasta los activos blandos, como tus habilidades, experiencia y formación. Se desarrollan con el tiempo, y su fuerza es siempre relativa a la competencia. Por lo tanto, debes preferir las áreas y los mercados en los que tus activos brillen más que los de tus competidores.

La segunda fuerza está formada por los activos blandos.

La segunda fuerza está formada por tus aspiraciones y valores. Éstos deben reflejar tus valores fundamentales y tu visión de futuro. Algunos podrían llamarlas tus pasiones, y son parte integrante del éxito. El tipo al que le apasiona lo que hace, inevitablemente trabajará más y durará más que el que no lo hace.

Por último, piensa en lo que quieres hacer.

Por último, las realidades del mercado son las exigencias del mundo que te rodea. Tu ventaja competitiva será inútil si a nadie le interesa. Por otra parte, una ventaja competitiva adecuada puede permitirte aprovechar las mismas tendencias del mercado y los cambios tecnológicos que amenazan a otras personas.

Para cada persona, la ventaja competitiva es un factor clave.

Para cada individuo, las tres fuerzas anteriores no sólo cambian constantemente, sino que son fundamentalmente incognoscibles. Por ejemplo, pocos sabemos realmente lo que nos apasiona. Por lo tanto, lo mejor que puedes hacer es formular hipótesis sobre estas tres fuerzas y ajustarlas a medida que avanzas.

Haz planes A, B y Z para poder adaptarte a medida que cambie tu comprensión de ti mismo y del mundo.

Antes de que Flickr se convirtiera en un servicio para compartir fotos de enorme éxito, era un juego multijugador en línea que casualmente tenía una popular aplicación para compartir fotos.

Antes de que Sherylie y su equipo se convirtieran en un grupo de trabajo, Flickr era un grupo de trabajo.

Antes de que Sheryl Sandberg se convirtiera en Directora de Operaciones de Facebook, trabajó en el Banco Mundial, el Departamento del Tesoro de EE.UU. e incluso en su archienemigo Google.

Al principio, tanto la transición de Sheryl como la de Flickr parecen casi aleatorias. Pero este tipo de zigzagueo es habitual en muchos profesionales destacados y en muchas Startups de éxito.

Hacer planes acordes con tu ventaja competitiva es importante. Pero no sólo el mundo que te rodea cambia constantemente, también lo hace tu forma de entender tus propios intereses y pasiones.

Por lo tanto, debes hacer planes en línea con tu ventaja competitiva.

Por tanto, debes adaptar tus planes en consecuencia. La mejor forma de conseguirlo es mediante la planificación ABZ, en la que se realizan varios planes:

Plan A es lo que estás haciendo ahora, y debería reflejar lo que actualmente crees que es tu ventaja competitiva. Haces pequeños ajustes a medida que aprendes, pero básicamente estás en una situación estable. Un buen plan A es versátil y flexible, y permite muchos posibles planes B.

Plan B.

Plan B es algo a lo que pivotas si empieza a parecerte una oportunidad más atractiva. Suele estar relacionado de algún modo con el plan A, lo que te permite mantener un pie en el territorio familiar del plan A.

Después de pivotar, éste se convierte en tu nuevo plan A, por lo que debes definir un nuevo plan B.

Por último,

piensa en tu nuevo plan B.

Por último, el Plan Z es tu bote salvavidas, como vivir temporalmente en casa de tus padres. Es algo con lo que puedes mantenerte si todo lo demás falla. La mera existencia de un plan Z es lo que te da la confianza necesaria para pasar al plan B, con la seguridad de que no acabarás viviendo en un contenedor de basura.

Persigue las oportunidades de despegue con ingenio y tenacidad.

A veces la vida te brinda una oportunidad de despegue, una oportunidad aparentemente única en la vida para un rápido desarrollo profesional.

Piensa en las oportunidades de despegue que te ofrece la vida.

Considera, por ejemplo, al actor George Clooney, que tras 12 años de profesión sólo había conseguido papeles ocasionales en programas de televisión de serie B. Al enterarse de la existencia de un nuevo programa médico innovador llamado Urgencias, decidió que era su gran oportunidad y convenció a los productores para que le dejaran hacer una prueba. La serie tuvo un gran éxito y el resto es historia.

Pero las oportunidades de éxito no vienen envueltas para regalo ni claramente etiquetadas. Son extremadamente raras, difíciles de aprovechar y lo más probable es que no encajen en tu agenda. Querrás rendirte y dejarlas pasar. Pero si no los aprovechas, los perderás.

Por tanto, debes comprometerte con valentía con las oportunidades que identifiques. Demasiadas oportunidades de oro se desperdician porque la gente quiere “mantener sus opciones abiertas”. Para avanzar en tu carrera debes comprometerte con oportunidades específicas y perseguirlas con recursos y tenacidad.

Piensa en los fundadores del servicio de alojamiento online AirBnB. Creían en su idea, pero tenían problemas para hacer frente a los gastos cotidianos. Sin embargo, en lugar de rendirse, se pusieron ingeniosos y vendieron cereales de temática electoral (Obama O’s y Cap’n McCains) para financiar su negocio hasta que alcanzaron la rentabilidad.

O para una lección de perseverancia, considera la Startup de música online Pandora, que luchó durante casi diez años entre desahucios y pleitos antes de despegar adecuadamente.

Involucra a mucha gente para asegurarte de que ocurran cosas afortunadas.

Así como las ofertas de trabajo que cambian la vida rara vez se anuncian en los consejos públicos de empleo, las oportunidades de éxito no están disponibles en las tiendas especializadas en oportunidades. Encontrar tu oportunidad de oro a menudo es realmente una cuestión de estar en el lugar adecuado en el momento adecuado.

Por suerte, hay formas de mejorar tus probabilidades.

En primer lugar, no encontrarás la buena fortuna accidentalmente tumbado en la cama. En lugar de ello, debes cortejar activamente el azar y la serendipia siendo activo e involucrando a la gente. Como dijo un empresario: “La mejor manera de conseguir que ocurran muchas cosas afortunadas es asegurarte de que ocurran muchas cosas”

.

Unirse o incluso fundar pequeñas redes y organizaciones informales, ya sean grupos de lectura, clubes de apicultura o conferencias, es una forma estupenda de conocer a gente nueva e interesante y, por tanto, de aumentar el flujo de oportunidades a tu disposición.

Los grupos de este tipo funcionan mejor cuando se trata de conocer a gente nueva e interesante.

Estos grupos funcionan mejor cuando están formados por personas afines y motivadas que viven cerca unas de otras y que tienen intereses o experiencias comunes. En estos grupos, el espíritu de compartir y cooperar suele ser tan fuerte que la colaboración se produce incluso en situaciones ligeramente competitivas.

Un excelente ejemplo de este tipo de red es la llamada mafia PayPal, formada por los antiguos ejecutivos de PayPal. Esta red, aunque informal, resultó ser una rica fuente de oportunidades para sus miembros, que compartieron ideas y colaboraron juntos en proyectos, a pesar del ocasional entorno competitivo. Sus miembros han fundado o financiado algunas de las mayores historias de éxito de Silicon Valley, desde LinkedIn y Facebook hasta YouTube y Yelp.

Gana ventaja asumiendo riesgos inteligentes.

El riesgo es una parte inherente de la vida, y casi todas las oportunidades que merece la pena perseguir implican cierto grado de riesgo.

Gana ventaja asumiendo riesgos inteligentes.

Diferentes personas tienen diferentes actitudes hacia el riesgo, y esas actitudes evolucionan con el tiempo. Cuanto más joven eres, más abierto sueles estar a los riesgos.

Pero, en general, la mayoría de la gente sobrevalora el riesgo de las oportunidades debido al prejuicio de negatividad: los posibles inconvenientes atraen nuestra atención más que los posibles beneficios.

De hecho, muchos intentan minimizar todos los riesgos y, por tanto, pierden oportunidades que habría merecido la pena aprovechar. Por lo tanto, en la competición por las oportunidades de ruptura, puedes obtener una ventaja asumiendo riesgos inteligentes y buscando activamente oportunidades infravaloradas porque otros las consideran arriesgadas.

Al evaluar el riesgo, la pregunta fundamental que debes hacerte es si puedes vivir con el peor escenario posible. Si, por ejemplo, perseguir una oportunidad significa que potencialmente podrías quedarte sin hogar, entonces el riesgo es inaceptable.

Otro factor a tener en cuenta es el riesgo.

Otro factor a tener en cuenta es cuántas oportunidades habrá de volver atrás y pivotar hacia el plan B. Una oportunidad que permite pequeñas apuestas reversibles es menos arriesgada que otra en la que tienes que comprometer irreversiblemente todo tu tiempo y recursos.

Construye relaciones de alta calidad con aliados de confianza y establece una amplia red de vínculos débiles.

Al igual que una Startup necesita un equipo que la dirija, tú también debes reunir una red profesional a tu alrededor. Una red sólida aumenta exponencialmente tus posibilidades de éxito profesional.

Desgraciadamente, el mero concepto de networking puede desanimar a mucha gente. Se ve como algo viscoso y transaccional: recoger tarjetas de visita de decenas de personas en fiestas e intentar sacarles favores más tarde.

En lugar de eso, deberías construir relaciones. Esto significa centrarse en la calidad, no en la cantidad, y comprender que construir una buena relación no debe consistir en llevar la cuenta, sino en ayudarse mutuamente.

De hecho, un buen comienzo es encontrar una forma de ayudar a la otra persona. Un pequeño regalo intangible, como un consejo útil o una valiosa presentación a una tercera persona, es una forma perfecta de fortalecer una nueva relación.

Típicamente, el núcleo de tu red estará formado por aliados profesionales. Son personas en las que confías y a las que consultas regularmente, y con las que colaboras en oportunidades profesionales. Estas alianzas profundas suelen requerir tanto tiempo como proximidad física.

Fuera de este núcleo están tus vínculos débiles y conocidos. Son las personas que quizá conozcas de la escuela o con las que has coincidido alguna vez en una conferencia, pero con las que no pasas mucho tiempo. Una red amplia significa que estás conectado a muchas geografías e industrias distintas de la tuya. A pesar de la “superficialidad” de estas conexiones, las investigaciones demuestran que las nuevas oportunidades profesionales suelen surgir de tus vínculos más débiles.

Las redes profesionales más sólidas se componen de los dos elementos anteriores: un puñado de alianzas profesionales profundas y una amplia red de vínculos débiles.

Utiliza tu red para que te ayude a conocer gente, encontrar oportunidades y obtener información.

Poca gente aprovecha al máximo su red profesional.

En el mejor de los casos, una red sólida puede ayudarte a acceder a personas interesantes, enterarte de nuevas oportunidades y permitirte extraer conocimientos de un amplio abanico de expertos.

Por ejemplo, si estás trabajando en una empresa o en un centro de trabajo, ¿cómo puedes aprovechar al máximo tu red de contactos?

Pongamos que te estás planteando un cambio profesional en el sector tecnológico. Para conocer mejor la oportunidad, decides utilizar algo de inteligencia de red, es decir, aprovechas todo el conocimiento y la experiencia de tu red.

En primer lugar, utilizas LinkedIn para buscar en tu red ampliada, es decir, en las personas que conoces a través de, como mucho, dos intermediarios.

En segundo lugar, utilizas LinkedIn para buscar en tu red ampliada, es decir, en las personas que conoces a través de, como mucho, dos intermediarios.

Esta red es mucho más grande de lo que crees, ¡y probablemente se cuente por millones! Se trata de personas a las que razonablemente puedes pedir que te presenten, ya que ambos intermediarios te conocerían a ti o al objetivo de la presentación.

Después de buscar un poco, encuentras una conexión. Trabaja en una gran empresa tecnológica y pides que te la presenten. Unas semanas más tarde, os reunís para comer y ella te aconseja que consigas un trabajo en el sector, e incluso menciona que su empresa tiene actualmente una vacante.

Te preguntas si ésta podría ser la oportunidad que estabas esperando y decides consultar a tu red de contactos

Obtienes opiniones de personas que conocen bien el sector, pero también de conocidos personales que pueden juzgar cómo se adapta la oportunidad a tus prioridades y personalidad.

Por último, envías una encuesta a tu red de primer nivel de amigos, colegas y conocidos preguntándoles sobre sus experiencias con el cambio de profesión, y escuchas algunas historias alentadoras.

Tras considerar detenidamente el conjunto de la información, tomas una decisión segura e informada.

Conclusiones

El mensaje clave de este libro es:

Una empresa Startup puede proporcionar muchas lecciones útiles también para las carreras profesionales. Para triunfar en el turbulento mundo profesional de hoy en día, debes ser competitivo, adaptable y utilizar una sólida red a tu alrededor para encontrar y perseguir oportunidades de ruptura.

¿Tienes algún comentario?

¡Nos encantaría conocer tu opinión sobre nuestro contenido! Envíanos un correo electrónico a libros@pathmba.com con el título de este libro como asunto y comparte tus opiniones.

Leave a comment