Resilient

Cómo Superar Cualquier Cosa y Construir un Negocio Millonario Con o Sin Capital

Descubre cómo crear una empresa de éxito, incluso con un presupuesto reducido.

¿Tienes una idea brillante para un producto que arrasaría en el mercado? O quizá se te ha ocurrido un servicio que resolvería un problema al que se enfrenta mucha gente. Independientemente del tipo de negocio que quieras crear, tendrás que tomar algunas decisiones importantes, como encontrar o no inversores, o cómo contratar un equipo de calidad.

Este resumen te guiará en la exploración de los pros y los contras de las muchas opciones que tienes a tu disposición a lo largo de tu andadura empresarial. Una vez tengas clara la mejor forma de estructurar tu empresa, podrás empezar a hacer realidad tu sueño empresarial.

En este resumen, descubrirás

Resilient
SPONSOR

    • el poderoso ingrediente que conquista a los inversores;
    • el secreto del éxito empresarial.
    • el secreto del éxito empresarial; y
    • qué tienen en común la inversión y el matrimonio.
    • .

    Puedes crear con éxito una empresa sin inversores.

    Si eres como la mayoría de los empresarios noveles, probablemente tengas una cosa muy importante en mente: el dinero. ¿Cuánto necesitarás para convertir tu asombrosa idea en un producto o servicio real? ¿Dónde encontrarás el dinero? El bombo mediático sobre startups que han conseguido millones de inversores ángeles puede hacerte pensar que la mejor opción es recaudar fondos. Pero no siempre es así. Tienes una alternativa: bootstrapping.

    El bootstrapping consiste en utilizar los recursos que ya tienes, normalmente tu propia experiencia y una pequeña cantidad de tu propio dinero para cubrir los costes iniciales. Así es como la autora Sevetri Wilson convirtió su primera empresa, Solid Ground Innovations, en un negocio de siete cifras. Y, dependiendo del tipo de negocio que quieras crear, el bootstrapping puede ser la mejor opción para ti también.

    El mensaje clave aquí es: Puedes crear con éxito una empresa sin inversores.

    Los fundadores que hacen bootstrapping obtienen una serie de ventajas que los fundadores con inversores se pierden. En primer lugar, conservan el control total de su empresa. Esto significa que pueden tomar sus propias decisiones y no tienen que celebrar reuniones periódicas del consejo con los inversores ni informar de los resultados.

    Fundadores con inversores.

    Los fundadores que hacen bootstrapping también conservan el 100% de la propiedad de su empresa. Esto difiere de los fundadores que tienen que compartir un porcentaje de su capital con los inversores. Aunque tener inversores proporciona a los fundadores más dinero por adelantado, con el tiempo tendrá que devolvérselo en forma de dividendos. En cambio, los fundadores que hacen bootstrapping se quedan con todos los beneficios.

    Sin embargo, el bootstrapping tiene sus desventajas. Un efectivo limitado puede ralentizar el crecimiento, y tú mismo asumirías todo el riesgo financiero. Pero si no necesitas mucho capital para crear tu empresa y puedes empezar a vender tu producto o servicio rápidamente, el bootstrapping puede ser tu mejor opción.

    Entonces, ¿cómo decides qué modelo de financiación utilizar? Empieza por plantearte cuatro preguntas: ¿Supondrá una inversión baja poner en marcha tu empresa? ¿Puedes poner en marcha tu empresa sin necesidad de contratar a nadie? ¿Existe un mercado claro para tu producto o servicio? ¿Eres un experto absoluto en la gestión del dinero que puede controlar cualquier impulso de romper tu presupuesto?

    Si has respondido “sí” a cada una de las preguntas, el bootstrapping funcionará para ti.

    Fundar una empresa es exigente, así que reflexiona sobre el coste personal antes de empezar.

    Si has visto La Red Social, la película vagamente basada en las experiencias de Mark Zuckerberg al fundar Facebook, te habrás dado cuenta de algo: mucha gente tiene la misma gran idea. Pero tener una gran idea y ser capaz de convertirla en un producto comercializable son dos habilidades diferentes.

    Lanzar un negocio o una startup es una empresa enorme, por eso mucha gente nunca lo consigue. Es importante darse cuenta de que tu nueva empresa va a cambiar casi todos los aspectos de tu vida. Y las probabilidades de fracasar son altas. Sólo una de cada diez startups se convierte en una empresa viable, y de ellas, la mitad fracasa en un plazo de cinco años. Así que, antes de empezar, reflexiona profundamente sobre si éste es el viaje adecuado para ti.

    El mensaje clave aquí es: Fundar una empresa es exigente, así que reflexiona sobre el coste personal antes de empezar.

    Independientemente de si planeas emprender o recaudar fondos, hay tres puntos cruciales que debes tener en cuenta antes de invertir tiempo, dinero y energía en el concepto de tu empresa.

    El primero es el mercado.

    El primero es el mercado. Para averiguar si existe un mercado para tu producto o servicio, identifica quién es tu cliente ideal y localiza a algunas personas que se ajusten a ese perfil.

    Tabla con esas personas potenciales para que te ayuden a crear tu empresa.

    Habla con estos clientes potenciales sobre los problemas que tienen y que tu producto pretende resolver. Por ejemplo, cuando Wilson fundó su segunda empresa, Resilia, intentaba agilizar los procesos de elaboración de informes para organizaciones sin ánimo de lucro. Averigua si tu producto ofrece una solución innovadora. Esto es lo que lo diferenciará de tus competidores.

    En segundo lugar, piensa en lo que te costará sacar tu producto al mercado. ¿Puedes hacer tú mismo el trabajo preliminar, o necesitarás contratar a personas con conocimientos especiales, como expertos técnicos? Calcula la cantidad mínima de dinero que necesitarás para crear un producto viable, incluidos los gastos administrativos como la constitución de la empresa. Decide si estás dispuesto o eres capaz de cubrir estos costes por ti mismo, o si tendrás que invertir tiempo en encontrar otras fuentes de financiación.

    El último aspecto que debes tener en cuenta es el presupuesto.

    El último aspecto que debes tener en cuenta antes de fundar tu empresa es el tiempo. El tiempo es un recurso clave que necesitarás para crear tu empresa y sacar tu producto al mercado. Entonces, ¿de dónde vas a sacar ese tiempo? ¿Tu nueva empresa será inicialmente un trabajo secundario mientras sigues trabajando en tu empleo actual? ¿Estás dispuesto a utilizar tu tiempo libre para poner en marcha y dirigir tu empresa? Ser fundador es un viaje duro y solitario, así que entiende lo que tendrás que sacrificar para que tu empresa sea un éxito.

    Si necesitas subcontratar trabajo, contrata con prudencia.

    Cuando Wilson puso en marcha Solid Ground Innovations, al principio no necesitó contratar a nadie más, lo cual fue en parte la razón por la que pudo hacer bootstrap. Pero su experiencia con su segunda empresa, Resilia, fue completamente distinta. Wilson quería crear una plataforma tecnológica para organizaciones benéficas. Pero, aunque conocía al dedillo las necesidades de sus clientes, no era una experta en tecnología.

    Por eso, Wilson necesitaba contratar a un equipo de desarrolladores de plataformas, y la forma más rentable de hacerlo era contratando a autónomos. La mayoría de los fundadores contratan autónomos para evitar los costes que conlleva tener empleados. Pero los autónomos no tienen necesariamente tanta implicación como los empleados, y trabajarán fuera de la empresa, a menudo en otro país. Por lo tanto, si quieres colaborar con éxito, tienes que contratar a las personas adecuadas.

    La clave del éxito.

    El mensaje clave aquí es: Si necesitas subcontratar trabajo, contrata sabiamente.

    Si estás empezando, no tendrás necesariamente una red de autónomos de confianza. Sin embargo, eso no significa que estés condenado a trabajar con gente de bajo rendimiento. Hay varias formas de ponerte en contacto con autónomos de calidad para obtener los resultados que necesitas.

    Empieza por utilizar una plataforma de selección de talentos, como Toptal o Andela. Toptal sólo acepta al 3% de las personas que solicitan formar parte de su red. Esto significa que sólo verás autónomos de primera categoría. Sus tarifas lo reflejarán, pero ahorrarás tiempo buscando entre los candidatos menos adecuados.

    Los referidos son la mejor forma de conseguir trabajo.

    Las referencias son otra forma estupenda de conectar con profesionales fiables. Si no conoces a otros emprendedores, únete a uno de los muchos canales de Slack o grupos de Facebook donde los fundadores comparten recursos, y pídeles recomendaciones.

    Ten en cuenta que contratar autónomos de esta forma significa que estás accediendo a la misma reserva de talento que otras empresas. Si se ofrece mucho trabajo, atraer talento a tu proyecto puede ser difícil. Esto significa que puede que tengas que pagar un poco más, u ofrecer un horario de trabajo más flexible.

    Una tercera vía es contratar a través de una agencia. Esta es una buena opción cuando estás intentando crear tu primer producto viable. Ten en cuenta que la agencia incluirá sus honorarios en la tarifa del autónomo, por lo que es una solución cara a largo plazo. Antes de elegir una agencia, haz los deberes leyendo opiniones y hablando con la gente que trabaja en ella.

    Conseguir inversores tiene menos que ver con tu producto y más contigo.

    Wilson era una estudiante universitaria de 19 años cuando se convirtió en empresaria. Se le había ocurrido el concepto de un periódico online llamado B-NOW, que significaba Black News Our Way (Noticias Negras a Nuestra Manera). Le comentó la idea a su profesor, el Dr. Leonard Moore. Entusiasmado con lo que había oído, Moore extendió a Wilson un cheque de 150 dólares para que pudiera constituir una LLC.

    En aquel momento, Wilson no se dio cuenta de que Moore era básicamente su primer inversor. Aunque Wilson puso en marcha B-NOW y su primera empresa oficial, Solid Ground Innovations, la experiencia de recibir apoyo financiero de su profesor le enseñó a Wilson una importante lección: el establecimiento de relaciones es una parte esencial de la recaudación de fondos.

    La clave de la recaudación de fondos es la relación con el cliente.

    El mensaje clave aquí es: Conseguir inversores tiene menos que ver con tu producto y más contigo.

    Si necesitas un equipo para crear un producto, conseguir inversores a bordo suele ser la única opción. Aunque dispongas del capital necesario para desarrollar tu producto, es posible que no quieras asumir todo el riesgo financiero. Y a menos que seas la nueva startup de moda de la que todo el mundo habla, conseguir fondos va a ser un viaje tumultuoso. Pero eso no significa que sea imposible conseguir el dinero que necesitas. Sólo tienes que ser estratégico.

    Empieza por establecer relaciones mucho antes de necesitar dinero. Esto puede resultar difícil si no te encuentras en un centro importante de startups, como Silicon Valley. Pero no descartes tu escena local, estés donde estés. Hay inversores privados -a menudo conocidos como inversores ángeles- en la mayoría de las ciudades. En cuanto Wilson tuvo la prueba de concepto de Resilia, empezó a buscar inversores en su estado natal, Luisiana. Consiguió recaudar 400.000 dólares gracias a las relaciones que había entablado con ellos.

    Al igual que el Dr. Moore lo fue para Wilson, tu primer inversor ideal es alguien que cree profundamente que eres la persona adecuada para convertir tu gran idea en un producto o servicio de éxito. Tendrán fe en que harás todo lo que esté en tu mano para que tu empresa despegue.

    Si no tienes ninguna relación con posibles inversores, crea oportunidades para conocer a personas que puedan estar interesadas en tu visión. Construye relaciones con estas personas para que ganen confianza en ti. Céntrate en venderte a ti mismo, no en vender tu idea. Recuerda que mucha gente tiene grandes ideas, así que tienes que convencer a los ángeles potenciales de que eres el fundador adecuado al que respaldar.

    En el siguiente resumen, exploraremos cómo acercarte a los inversores para obtener el resultado que deseas.

    Utiliza el poder de la historia para ganarte a los inversores.

    Cuando Wilson compartía su idea para B-NOW con su profesor de universidad, estaba contando una historia. Como joven mujer negra que vivía en Luisiana, Wilson se enfrentaba a muchos retos. Al publicar B-NOW, quería reunir a estudiantes locales de dos comunidades diferentes: los de la Southern University, que era una universidad históricamente negra, y los estudiantes de la Universidad Estatal de Luisiana, predominantemente blanca, a la que Wilson asistía con una beca Pell completa.

    La historia tiene el poder de contar historias.

    La historia tiene el poder de captar el interés del oyente y motivarle a actuar. En el caso de Wilson, el Dr. Moore quiso ayudarla dándole el dinero que necesitaba para constituir su empresa. Si preparas cuidadosamente la historia de tu propio viaje empresarial, puedes aprovechar el mismo poder para conseguir la financiación inicial que necesitas.

    El mensaje clave aquí es: Utiliza el poder de la historia para ganarte a los inversores.

    Antes de acercarte a posibles inversores ángeles, desarrolla una historia convincente que les inspire a invertir. ¡Tu historia debe revelar el problema que has identificado -como la falta de voces diversas en la información periodística- y también debe explicar por qué eres la persona ideal para aportar una solución.

    Practica contando tu historia!

    Practica tu historia hasta que las palabras sean perfectas, pero asegúrate también de que pareces auténtico. Cuando buscaba financiación para Resilia, Wilson descubrió que formar parte de su narrativa era poderoso. Su solución abordaba un problema que ella había experimentado personalmente. Eso significaba que comprendía las necesidades de sus futuros clientes.

    Tener una relación con la persona a la que te diriges también es una ventaja. Si saben que te apasiona el campo al que ayudará tu nueva empresa, confiarán en que tienes los conocimientos y la perspicacia necesarios para crear una solución viable. Si te ven como un líder capaz, tendrán fe en que puedes capacitar a un equipo a través de los altibajos que experimenta toda nueva empresa. Si estas cualidades confluyen en ti, tus inversores verán tu potencial como fundador.

    Déjate guiar por la naturaleza de tu empresa.

    Deja que la naturaleza de tu relación con un inversor potencial guíe tu enfoque. Obtendrás una mejor respuesta de un pariente cercano si hablas con él en persona, mientras que una llamada y un correo electrónico de seguimiento son más apropiados para un antiguo compañero de la universidad.

    Si la persona con la que te relacionas es un inversor potencial, no te preocupes.

    Si la persona a la que te diriges nunca ha sido inversor, sé claro sobre el riesgo que conlleva diciéndole que puede perder su dinero. Esto es especialmente importante a la hora de gestionar las expectativas de los familiares que invierten.

    Evalúa cuidadosamente el coste real de cada oportunidad de lanzamiento.

    “El santo grial para muchas empresas son los ingresos predecibles, repetibles y escalables”

    Hay mucha expectación en torno a concursos como TechCrunch Disrupt, en el que fundadores en fase inicial presentan sus empresas a inversores. Si ganas, no sólo te llevas la gloria, sino que consigues el capital que necesitas para desarrollar tu producto o hacer esa contratación esencial.

    Pero estos eventos vienen acompañados de una gran cantidad de eventos.

    Pero estos eventos tienen un precio. Cuando Wilson asistió a su primer concurso de presentación en el norte del estado de Nueva York, tuvo que pagarse el viaje desde Luisiana y el alojamiento. Luego, momentos antes de su presentación, se despistó por unos comentarios de última hora que le había dado un inversor y estropeó por completo su presentación. Toda la experiencia fue un desastre, que no mereció ni el tiempo ni el dinero que costó.

    El mensaje clave aquí es: Evalúa cuidadosamente el coste real de cada oportunidad de presentación.

    Por supuesto, puedes lanzar brillantemente y aun así no ganar. Esta fue la experiencia de Wilson cuando asistió a su segundo evento de pitching, esta vez en su estado natal. En esta ocasión, el ganador fue elegido por el público, no por un jurado. A pesar de su perfecta actuación, Wilson no ganó la votación. Más tarde se enteró de que el ganador era un profesor que había dicho a sus alumnos que les daría créditos extra si asistían al acto y votaban por él.

    Cuando se trata de conseguir financiación inicial, los programas aceleradores son una buena alternativa a los concursos de pitching. Estos programas tienen una duración determinada, normalmente tres meses. Durante este tiempo, los fundadores reciben unos 100.000 dólares de financiación para acelerar el crecimiento de su startup. Además, cuentan con el apoyo de asesores expertos y tienen la oportunidad de ampliar su red de contactos.

    Las aceleradoras tienen un coste, pero no inicial. A cambio de participar, tendrás que dar a los organizadores entre un 5 y un 8 por ciento de capital. Te dirán que esta cifra no es negociable, pero Wilson descubrió que puedes reducir este porcentaje si lo haces discretamente, a puerta cerrada.

    Participar en una aceleradora tiene un coste.

    Participar en una aceleradora también puede ayudarte a conseguir otros inversores. A menudo, los organizadores organizan un día de demostraciones al final del programa para mostrar las startups a los ángeles. Aunque no consigas financiación el día de la demostración, te obligará a preparar todos los recursos que necesitas para tu presentación, de modo que puedas dirigirte a otros inversores después del programa.

    Los ingresos repetibles son el secreto del éxito de una empresa.

    El mundo de las ventas tiene cierto glamour: charlar con clientes potenciales, cerrar acuerdos, descorchar champán cuando consigues esa gran cuenta. Pero, en realidad, lo que hace que tu empresa tenga éxito en sus primeras etapas no tiene nada de glamuroso: es un proceso.

    Cuando lanzas por primera vez tu producto o servicio, lo que necesitas más que nada son ingresos regulares y predecibles. Lo que necesitas saber es que el Proceso A conducirá al Resultado de Ventas B. La repetición de este proceso genera un flujo de caja constante. Y ese flujo de caja constante significa que puedes planificar cómo reinvertir tus ingresos para hacer crecer tu negocio.

    El mensaje clave aquí es: Los ingresos repetibles son el secreto del éxito de una empresa.

    Hay tres aspectos de los ingresos repetibles: generar clientes potenciales, captar clientes de forma eficaz y realizar un seguimiento de la conversión.

    Los ingresos repetibles son el resultado de la combinación de tres factores.

    Asigna a los miembros de tu equipo de ventas la tarea de generar esas importantísimas oportunidades de negocio o de presentar tu producto a clientes potenciales y cerrar el trato. Una vez que hayas perfeccionado tu proceso de ventas, documéntalo y distribúyelo entre los miembros de tu equipo para que todos lo sigan.

    A continuación, crea un perfil detallado de tu cliente ideal y haz una lista de personas que se ajusten a esa descripción. Si tu posible cliente trabaja en una empresa, como un gerente de RRHH, ponte en contacto con recepción y pídele su nombre y dirección de correo electrónico. A continuación, puedes enviar un correo electrónico al contacto, diciéndole que su colega “fulano de tal” le ha remitido a ti, lo que crea una conexión más personal.

    Una vez que hayáis conectado, establece una llamada en directo. Pregunta a tu nuevo contacto por sus objetivos y guíale para que vea cómo tu producto satisface sus necesidades. Esto establece la creencia en tu visión, lo que hace que cerrar el trato sea mucho más fácil.

    Marketing de contactos, que combina la investigación con la personalización, es otra táctica que puedes utilizar para llegar a ejecutivos ocupados con muchos guardianes, como los directores generales.

    Identifica a tu objetivo y lee los artículos que ha publicado en su perfil de LinkedIn, buscando información personal como aficiones. A continuación, encuentra una forma creativa de llegar a ellos utilizando esa información, como enviarles un ejemplar firmado de un libro escrito por su autor favorito. Esto creará una buena relación que más adelante podría llevar a la venta.

    Independientemente de tu enfoque, asegúrate de llevar un registro detallado de cada interacción que tengas con un cliente potencial. Esto te permitirá realizar un seguimiento de tu tasa de conversión y evaluar el éxito de tus estrategias de venta.

    Mantén la cabeza fría en lo que respecta a la recaudación de fondos posterior.

    Una vez que hayas conseguido poner en marcha tu empresa y los clientes adoren tu producto, estarás preparado para una Serie A ronda de financiación. La ronda de la serie A se refiere a la ronda inicial de financiación de capital riesgo de una empresa; recibe su nombre del tipo de acciones que se venden a los inversores a cambio de su financiación.

    El tamaño de la ronda de la serie A es de un millón de euros.

    El tamaño de la financiación de la ronda de la serie A varía en función de la empresa y de sus necesidades. Aunque puedas pensar que cuanto más dinero consigas, mejor, eso no siempre es cierto. Lo más importante es centrarse en cuánto dinero necesitarás para alcanzar el próximo gran hito de tu empresa.

    El mensaje clave aquí es: Mantén la cabeza fría en lo que respecta a la recaudación de fondos posterior.

    Cuando llegó el momento de que Wilson buscara financiación de serie A para Resilia, fijó su objetivo en 8 millones de dólares. Su anterior ronda de financiación inicial significaba que contaba con inversores que podían avalar sus capacidades como fundadora, lo que la hacía más atractiva para los nuevos inversores.

    La primera ronda de financiación inicial de Resilia significaba que contaba con inversores que podían avalar sus capacidades como fundadora.

    La anterior campaña de recaudación de fondos de Wilson también le había dado una idea de lo que tenía que hacer para recaudar con éxito 8 millones de dólares. Tenía una visión clara de los recursos que necesitaba para llevar a Resilia al siguiente nivel, y también sabía cómo preparar minuciosamente su discurso. Esto incluía asegurarse de que podía responder con seguridad a todas las preguntas que pudiera hacerle un inversor.

    Prepárate para tu ronda de financiación Serie A identificando primero las características clave de tu empresa: su modelo de negocio viable, su escalabilidad, su adaptabilidad y su tracción en el mercado. Asegúrate de que puedes demostrar que, aunque estás generando ingresos, necesitas una inyección de financiación para alcanzar el siguiente nivel.

    A continuación, evalúa si es el momento adecuado para iniciar tu campaña. Wilson cometió una vez el error de iniciar su campaña en octubre, justo antes de que la gente se fuera de vacaciones. Esto dificultó el seguimiento de la gente, lo que le hizo perder un tiempo valioso.

    También es útil trabajar con un asesor jurídico para asegurarte de que las condiciones del acuerdo te beneficiarán. Es probable que esta vez no pidas inversiones a gente que te conoce, por lo que las negociaciones pueden ser menos amistosas que en tu ronda de financiación inicial. No querrás que se aprovechen de ti.

    Por último, aborda la inversión del mismo modo que lo harías con un matrimonio. No aceptes una oferta porque esté sobre la mesa. Mantendrás una larga relación con tus inversores, así que reflexiona sobre si cada propuesta es un buen partido.

    Conclusiones

    El mensaje clave de estas Conclusiones es que:

    Hay muchas cosas que debes tener en cuenta al crear una empresa desde cero. En primer lugar, tendrás que decidir si buscar inversores o arrancar con los recursos que ya tienes. A continuación, tendrás que buscar talentos, lo que puede implicar la contratación de autónomos. Una vez que tu producto o servicio esté listo para el mercado, tendrás que centrarte en las ventas: buscar clientes potenciales y entablar relaciones con ellos para asegurar la continuidad del negocio. Es un camino difícil, pero si tomas tus decisiones empresariales con cuidado, puedes prepararte para el éxito.

    Y aquí tienes una lista de los pasos que debes seguir.

    Y aquí tienes más Consejos Accionables:

    Contrata a alguien que te ayude.

    Contrata a un consultor técnico para que gestione tu equipo de autónomos.

    La subcontratación de trabajo técnico a equipos de Europa del Este o Asia puede ahorrar cantidades significativas de dinero. Pero si no tienes los medios técnicos, corres el riesgo de que se aprovechen de ti los autónomos que construyen tu producto en el extranjero. Para superarlo, contrata a un desarrollador y haz que tu equipo de autónomos le rinda cuentas. De este modo, el equipo informará a alguien con los conocimientos técnicos adecuados. Además, asegúrate de que tu desarrollador tiene experiencia en la gestión de equipos en el extranjero, en lugar de ocuparse de un grupo in situ.

    ¿Qué opinas?

    ¡Nos encantaría conocer tu opinión sobre nuestro contenido! Envíanos un correo electrónico a libros@pathmba.com con el asunto Resiliente y cuéntanos lo que piensas

    ”.

Add a comment

Deja un comentario

Advertisement