Descubre cómo remodelar tu vida para que encaje en nuestro acelerado mundo moderno.

Vivimos en una era de cambios incesantes. Ya se trate de la tecnología, el trabajo o incluso la política, el suelo parece moverse constantemente bajo nuestros pies. Como resultado, nos enfrentamos a nuevos retos a diario, y tenemos que adaptarnos continuamente si queremos tener éxito.

Por supuesto, es más fácil decirlo que hacerlo. ¿Cómo conseguirlo? El secreto reside en poner en práctica las estrategias que te permitirán reinventarte perpetuamente. De este modo, estarás en condiciones de superar los retos de la vida moderna. Como dice el proverbio, si la montaña no viene a Mahoma, entonces Mahoma debe ir a la montaña. El mundo no se va a adaptar a ti, así que es hora de que empieces a adaptarte a él.

En este resumen, aprenderás

  • lo que el Papa Francisco y Eminem pueden enseñarnos sobre las mejores formas de afrontar el sufrimiento;
  • cómo estar en la ruina puede ser bueno para la salud
  • cómo estar arruinado puede ser una bendición disfrazada; y
  • cómo despertarse cada mañana con una sensación de entusiasmo por el día que nos espera.

Rehúsate a dejar que tu titulación o tu puesto de trabajo te definan, y encuentra mentores que te ayuden a redefinirte a ti mismo.

“El aprendizaje nunca se detiene. Muchas personas mueren a los 25 años, pero no las meten en el ataúd hasta los 75 años.

Hace tiempo, el camino hacia el éxito era sencillo: obtenías un título, conseguías un trabajo estable y ahorrabas para una cómoda jubilación. Este camino se ha convertido en cosa del pasado y, sin embargo, mucha gente sigue intentando seguirlo, cargando por el camino con las deudas de los préstamos estudiantiles, las tarjetas de crédito y las hipotecas.

El viejo camino ya no es posible.

El viejo camino ya no es viable porque en el mundo actual, vertiginoso y en constante cambio, simplemente no existe una ruta lineal, fija y preestablecida hacia el éxito; tienes que abrirte tu propio camino.

Una de las claves para hacerlo es evitar que tu titulación o tu cargo te definan. Piensa en una empresa que ejemplifica la reinvención: Google. Al ponerse al día con un amigo que trabaja en Google, el autor le preguntó: “¿Cuáles son los últimos proyectos en los que está trabajando tu empresa?”

Educación.

El autor esperaba que estuvieran relacionados con las búsquedas. Pero, en realidad, eran totalmente distintos: construir un coche automatizado, desarrollar una pulsera para curar el cáncer y conectar zonas remotas a Wi-Fi mediante globos estratosféricos. En otras palabras, Google no deja que su “trabajo” (proporcionar un motor de búsqueda) lo defina.

Larry Page, cofundador de Google, tampoco deja que su titulación le defina. Se especializó en informática, pero su trabajo actual no consiste en jugar con el software, sino en resolver grandes problemas sociales.

Por supuesto, liberarse de los confines de tu titulación o cargo es más fácil decirlo que hacerlo. Afortunadamente, que tengas que abrirte tu propio camino no significa que tengas que hacerlo solo; los mentores pueden orientarte. He aquí algunos pasos para encontrarlos.

Primero, investiga sobre una persona a la que respetes y de la que quieras aprender. Lee su biografía. Echa un vistazo a los artículos que ha escrito o a las entrevistas que ha concedido. A continuación, ponte en contacto con ella para proponerle ideas que puedan ayudarla.

Por ejemplo, cuando el autor buscaba la tutoría de alguien que había escrito un artículo académico, no se limitó a leer el artículo, sino que le envió sus comentarios, aportando así valor como tutor.

A medida que avanzas en tu viaje, proporciona a tu mentor actualizaciones sobre tus progresos cada tres meses. De este modo, podrá ver su influencia sobre ti en acción y sentirse apreciada.

Por último, no te limites a aprovechar las oportunidades para reunirte con tu mentor; crea esas oportunidades. Puede que incluso merezca la pena volar a otro país y enviarle un mensaje diciéndole que estás disponible para seguir discutiendo una idea.

Practica tu pasión a diario, y encuéntrala pensando en tu infancia.

“La gente tiende a pensar que está destinada a algo GRANDE en su vida. Lo comprendo. Pero para llegar a lo GRANDE tienes que centrarte en el hoy.”

Algunas de las personas más creativas de la historia también han sido las más prolíficas. Pablo Picasso creó 50.000 obras de arte, una media de dos al día. Jimi Hendrix grabó música suficiente para llenar casi 70 álbumes, a pesar de vivir sólo 27 años.

Ahora bien, no es necesario que produzcas obras a cada minuto para ser creativo, pero una producción elevada puede ayudarte a agudizar tu talento. Como dice el refrán, la práctica hace al maestro.

La escritora Barbara Cortland es un ejemplo inspirador de lo mucho que puedes conseguir si te esfuerzas lo suficiente. En 1983, batió el récord mundial de escribir el mayor número de novelas en un solo año: la asombrosa cifra de 23.

Su pasión era escribir novelas.

Su pasión era escribir sobre temas románticos, y se dedicó a ello todos los días. Gracias a su dedicación, publicó 723 novelas y vendió 600 millones de ejemplares de ellas.

El rapero Coolio es otro ejemplo. De niño, se propuso convertirse en un rapero famoso. Para ello, escribía letras de canciones a diario, desde los 14 años. Durante los 17 años siguientes, siguió practicando y perfeccionando su arte.

Finalmente, en 1994, su perseverancia dio sus frutos con su primer gran éxito, “Fantastic Voyage”. Al año siguiente, su perseverancia dio aún más frutos con “Gangsta’s Paradise”, que en aquel momento se convirtió en la canción número uno del mundo.

En teoría, podrías seguir el ejemplo de Coolio tomando cualquier habilidad y practicándola hasta que consigas tu gran avance. Pero, ¿cómo decides cuál practicar? ¿Cómo puedes saber cuál va en la dirección de tu vocación?

Una forma es recordar tu infancia y preguntarte: ¿Qué me gustaba hacer o soñaba hacer entonces? ¿Qué actividad me hacía perder la noción del tiempo mientras la hacía o me imaginaba haciéndola?

Ahí reside tu vocación. Puede que no te parezca practicable, pero aunque fuera infantil, puede darte un punto de partida desde el que partir.

Chip Conley, director de hostelería de Airbnb, por ejemplo, empezó su carrera en el sector de la hostelería recordando las horas que pasaba imaginando que dirigía un restaurante cuando era niño. Y una amiga de Chip pasó de ser una abogada insatisfecha a una pastelera de renombre mundial recordando el pasatiempo de su yo de seis años: ¡hacer tartas de barro!

Tu ardiente deseo te permitirá superar obstáculos y vencer tu miedo al fracaso.

Elegirte a ti mismo no consiste en lanzar un cohete a Marte. O de ganar mil millones de dólares. Se trata de no dejar que nadie te diga que no puedes.”

Imagina que cada mañana te levantaras tan motivado y entusiasmado por el día que te espera que prácticamente salieras corriendo de la cama. ¿Te parece un sueño comparado con tu realidad actual? Si es así, es señal de que necesitas identificar los objetivos y las actividades que te llenarán de un deseo ardiente de empezar el día y perseguir tus pasiones.

Si es así, es señal de que necesitas identificar los objetivos y las actividades que te llenarán de un deseo ardiente de empezar el día y perseguir tus pasiones.

Una vez encendido, este deseo te dará el empuje necesario para superar los obstáculos que se interpongan en tu camino, un poder que ejemplifica la historia de Wayne Dyer.

Por lo tanto, es necesario que identifiques objetivos y actividades que te llenen de un deseo ardiente de empezar el día y perseguir tus pasiones.

Decir que las probabilidades estaban en su contra sería quedarse corto; era huérfano y pasó su infancia rebotando entre hogares de acogida. Sin embargo, consiguió doctorarse en orientación educativa y convertirse en profesor. A continuación escribió su primer libro, Tus zonas erróneas, que llegó a vender la friolera de 35 millones de ejemplares.

Sin embargo, su viaje desde la infancia hasta la adolescencia no fue fácil.

Pero su viaje de la orfandad al éxito de ventas no fue fácil. Al principio, su libro sólo vendió 5.000 ejemplares, lo que consideró un fracaso. Sin embargo, en lugar de darse por vencido, decidió comprar a su editor todos los libros que no se habían vendido y emprender una aventura por todo el país, visitando librerías en persona para convencerlas de que vendieran su libro.

Para comercializar su libro, se vio obligado a vender más de 5.000 ejemplares.

Para promocionar su libro, también intentó aparecer en la televisión nacional, pero fue rechazado por los productores de todos los programas a los que se dirigió. Pero, una vez más, se negó a rendirse; en lugar de eso, fue de emisora en emisora y promocionó su libro cara a cara. Gracias a su tenacidad, consiguió multiplicar por 7.000 sus cifras de ventas iniciales.

Empoderado por un deseo ardiente como el de Wayne Dyer, podrás no sólo superar tus obstáculos, sino también vencer tu miedo al fracaso. Para ver la importancia de hacerlo, ten en cuenta a los Rolling Stones.

Dos de sus miembros fundadores, Mick Jagger y Keith Richards, eran amigos de la infancia que se reencontraron por la pasión que compartían por la música, lo que les llevó a formar la banda.

El resto es historia, ¿verdad? Pues no del todo. Al principio, los críticos musicales criticaron sus canciones. Los críticos se burlaban de la voz de Mick Jagger, de la que decían que era “difusa e indisciplinada… un completo caos”.

Pero la banda no se detuvo.

Pero la banda no se rindió. En lugar de eso, acogieron con agrado cada actuación que se les presentaba, dando 200 conciertos al año, a pesar de ganar poco dinero con ellos y de atraer a audiencias tan pequeñas como de cuatro personas.

Fue su entusiasmo por la música lo que les permitió superar su miedo al fracaso y convertirse en una de las bandas con más éxito de todos los tiempos.

Deberíamos esforzarnos por ayudar a los demás con su dolor y canalizar nuestro propio sufrimiento hacia nuestras pasiones.

Imagina un mundo sin fronteras, en el que el comercio fluya libremente entre las naciones, la innovación florezca a su paso y la gente extienda su generosidad a todo el mundo, superando sus divisiones étnicas, raciales y sociales. ¿No sería éste un mundo ideal en el que vivir?

Pues bien, puede que esta visión del mundo tarde muchos años en hacerse realidad, pero aún podemos vivir según los valores que la animan en el aquí y el ahora esforzándonos continuamente por beneficiar a los demás.

Una persona que encarna ese espíritu de generosidad es el Papa Francisco. He aquí sólo un ejemplo. Una joven se quedó embarazada y su marido la presionó para que abortara. Como quería quedarse con el bebé, se divorció de él. Después, se hundió en la depresión.

Desesperada, envió una carta al Papa. Unas semanas más tarde, sonó su teléfono y, para su sorpresa, ¡era el mismísimo Papa Francisco! La consoló por teléfono, y más tarde incluso bautizó al bebé él mismo.

Si lo piensas, semejante acto de bondad es extraordinario. Después de todo, el Papa dirige una enorme institución de casi 2.000 años de antigüedad. Sin embargo, a menudo se toma tiempo para llamar a la gente corriente que le escribe, sólo para alegrarles la vida.

Tales actos de bondad le granjean al Papa mucha adulación, pero en lugar de regodearse en ella, nos disuade activamente de que le veamos como una especie de Superman moral. En lugar de ello, nos recuerda que es un ser humano que ríe y llora como nosotros. ¿Por qué es importante esta verdad? Porque la otra cara de la moneda es que somos tan capaces de ser bondadosos como él.

Ahora bien, está claro que debemos intentar aliviar el dolor de los demás, pero ¿qué debemos hacer con nuestro propio dolor? Una respuesta es canalizarlo hacia nuestras pasiones.

Alguien que lo hizo con gran efecto fue el rapero Eminem. Al crecer en el seno de una familia pobre en un parque de caravanas, sufrió muchas tribulaciones, que continuaron en su joven edad adulta con una serie de traiciones familiares y malos trabajos.

Sin embargo, en lugar de ser un niño, Eminem se convirtió en un gran rapero.

Sin embargo, en lugar de sumirse en sus problemas, los utilizó como materia prima para su creatividad, transformándolos en material para las letras de rap que acabarían impulsándole desde las batallas de rap clandestinas en Detroit hasta el estrellato mundial, con 220 millones de discos vendidos en su haber.

Sin determinación, el talento sólo puede llevarte hasta cierto punto, y estar arruinado puede impulsarte hacia adelante.

“Estar arruinado es temporal, pero la pobreza mental es permanente. Tienes que evitar la pobreza de espíritu”

Imagina que has despertado tu ardiente deseo y has identificado el talento que representa tu vocación. Misión cumplida, ¿verdad?

Bueno, no del todo. Has encendido tu fuego interior, pero ahora necesitas seguir alimentándolo. Una forma de hacerlo es seguir practicando. Ahora bien, la práctica habitual requiere una gran fuerza de voluntad. Por eso la determinación es la clave del éxito; sin ella, tu talento se agotará antes de llevarte lejos.

Piensa en Serena Williams. Tiene mucho talento en el tenis, pero no lo adquirió de la noche a la mañana. Necesitó años de duro trabajo para desarrollarlos.

Cuando sólo tenía tres años, empezó a entrenar a diario con su padre. Cuando cumplió diez años, ya había logrado su primer éxito: jugar en el circuito junior.

Pero no se detuvo ahí. Siguió practicando y compitiendo, y después de dedicar 30 años de su vida al tenis, tiene lo que hay que tener: 23 títulos de Grand Slam hasta la fecha, más que ningún otro jugador del mundo.

En el extremo opuesto del espectro físico, pensemos en el escritor Charles Bukowski. Cuando era joven, sólo consiguió que le publicaran dos relatos. Después, dejó de escribir durante una década. Sin determinación, no tuvo éxito.

Pero luego volvió a escribir con una nueva determinación. Durante 15 años, escribió relatos y poemas todos los días, y envió miles de ellos a todas las publicaciones posibles, lo que le permitió vivir de lo que escribía. Con su primera novela, Post Office, alcanzó por fin el éxito. Tenía 49 años.

Además de los retos, hay otra forma de encender el fuego que puede alimentar tu fuego interior: estar arruinado. Aunque esto pueda parecer lo contrario del éxito, también puede ayudarte a alcanzarlo.

Considera la historia de Daymond John. Cuando era joven, su madre le enseñó a coser gorros de lana. Después de coser 80, los vendió a 10 dólares cada uno, con lo que consiguió un total de 800 dólares, una suma importante para ellos en aquella época, ya que andaban escasos de dinero.

Su fuego se encendió y empezó a avivarlo de inmediato. Con el tiempo, fundó la marca de ropa FUBU. En pocos años, la empresa alcanzó los 350 millones de dólares en ventas. Diez años más tarde, su valor ascendía a 6.000 millones de dólares.

La dedicación le llevó al éxito.

La dedicación le llevó a ese logro, pero estar en la ruina le dio el impulso necesario para emprender su camino hacia el éxito.

Recuerda tus valores y toma decisiones orientadas al crecimiento.

Toda empresa tiene un conjunto de valores, y esos valores se plasman en sus objetivos, que pueden ir desde aumentar la confianza de los clientes hasta proporcionarles comida sana y deliciosa.

Todo negocio tiene un conjunto de valores, y esos valores se plasman en sus objetivos, que pueden ir desde aumentar la confianza de los clientes hasta proporcionarles comida sana y deliciosa.

Como en un negocio, tus valores son los que te guían en tu camino hacia el éxito. También como en un negocio, si los pierdes de vista, corres el riesgo de perder el rumbo.

Eso es lo que te ocurre a ti.

Es lo que suele ocurrir a las empresas familiares: se hunden a la tercera generación. ¿Por qué? Bueno, empiezan con una serie de valores rectores: proporcionar movilidad ascendente a sus empleados, tal vez, o garantizar la satisfacción del cliente. La fundadora intenta transmitir esos valores a sus sucesores, pero con cada nueva generación, se debilitan cada vez más.

¿Cómo puede ocurrir esto?

¿Cómo puede evitarse esto? Dick Yuengling ofrece una respuesta. Su empresa cervecera familiar, D.G. Yuengling & Son, sigue funcionando con fuerza, a pesar de haber llegado a su quinta generación de propietarios. ¿Cuál es su secreto?

Bueno, creó su empresa de una forma novedosa: en lugar de heredarla sin más, cada nueva generación debe comprársela a la anterior. Al tener que invertir literalmente en la empresa, los nuevos propietarios se ven abocados de forma natural a reevaluar sus valores mientras deciden cómo quieren dirigirla.

Sin perder de vista tus valores, tú también puedes mantener la vista en el premio: tus objetivos. Pero eso no basta. Para progresar de verdad, también tienes que asegurarte de que estás tomando decisiones que te ayuden a crecer.

Cada vez que tomes una decisión en tu carrera o negocio, deberías preguntarte: “¿Mi decisión estaba basada en el miedo u orientada al crecimiento?”. Muchas decisiones se toman por miedo. El propio autor aceptó una vez un trabajo simplemente porque temía arruinarse, a pesar de que no sentía ninguna pasión por el puesto en sí.

Cuando tomas una decisión basada en el miedo, generalmente apunta a una inseguridad subyacente. Por ejemplo, puedes quedarte en un trabajo que odias porque tienes miedo de no encontrar otro.

Es natural tomar esas decisiones basadas en el miedo, pero también es desaconsejable. Según la experiencia de la autora, siempre conducen al arrepentimiento.

Pero no hay que temer.

Pero nunca es demasiado tarde para dar marcha atrás. Tras sólo tres días en el trabajo que aceptó por miedo, el autor simplemente se levantó y se marchó hacia la proverbial puesta de sol. Al marcharse, sintió una profunda sensación de poder y libertad.

Eso no quiere decir que a partir de entonces todo le resultara fácil. Siguiendo adelante, a menudo tuvo problemas de dinero. Pero su decisión de dejar el trabajo, orientada al crecimiento, le permitió iniciar su viaje para convertirse en el autor de éxito que es hoy.

Conclusiones

El mensaje clave de estas Conclusiones:

En el vertiginoso mundo actual, la única constante es el cambio. Las empresas quiebran, las tecnologías se quedan obsoletas y los gobiernos cambian sus políticas. Para triunfar en un mundo así, debemos dominar el arte de reinventarnos para navegar por los mares siempre cambiantes del mundo moderno y alcanzar las orillas del éxito.

Consejos Accionables:

Consejos Accionables:

Consejos Accionables:

Consejos Accionables.

Escribe cada día diez ideas sobre nuevas formas de dedicarte a tus pasiones.

Si adquieres el hábito diario de anotar diez ideas al día, generarás 3.650 ideas en un solo año. Ya sea sobre el negocio que quieres montar, la novela que quieres escribir o las habilidades para hablar en público que quieres desarrollar, cada una de esas ideas representará un posible camino que podrías tomar hacia la consecución de tus objetivos y la vivencia de tus pasiones. De todas esas ideas, ¡al menos una o dos te acercarán a donde quieres estar!

¿Tienes algún comentario?

¡Nos encantaría conocer tu opinión sobre nuestros contenidos! Envíanos un correo electrónico a libros@pathmba.com con el título de este libro como asunto y comparte tus opiniones.

Sugerencias más lecturas : Elige tú mismode James Altucher

El autor James Altucher explica que, tras la crisis económica mundial de 2008, no puedes esperar a que te elijan; tienes que Elegirte a ti mismo. Esto significa que tienes que asumir toda la responsabilidad de tu propio éxito y felicidad, recuperando el control de tus aspiraciones y sueños. Para ello, el libro te proporciona tanto herramientas como prácticas eficaces para mantenerte física, mental, emocional y espiritualmente sano.

Leave a comment