Redesigning Leadership

Simplicidad: Diseño, Tecnología, Empresa, Vida

Aprende a convertirte en el mejor líder que puedas ser.

Hoy en día, un gerente, director general o jefe de una organización puede dirigirlo todo sin moverse de la comodidad de su silla de oficina, gestionando con un clic de ratón. Sólo eres tan lento como tu banda ancha.

Pero aunque la logística de ser el jefe es indudablemente más fácil en el mundo moderno, eso no nos convierte automáticamente en mejores líderes. De hecho, en nuestra prisa por utilizar la tecnología, hemos perdido el toque personal y humano necesario para sacar el máximo partido de nuestros empleados.

Y si quieres ser el jefe de una empresa, no te preocupes.

Y si quieres inspirar a esos empleados como una persona real y no como un borg de gestión, tienes que ir más allá: la clave del respeto no está en tu cargo, sino en tu dedicación a tus principios. Estos resúmenes son una guía para ser un jefe accesible y cercano que consigue que las cosas se hagan.

En estos resúmenes aprenderás

    • por qué los mejores líderes salen de sus despachos y se ensucian las manos;
    • por qué necesitas atraer a los aspirantes a tus reuniones;
    • y
    • por qué Obama tuvo que disculparse ante un profesor de historia del arte.

    Los líderes creativos y de éxito gestionan siendo móviles.

    ¿Cuántas veces ves al jefe de tu departamento paseando por el lugar de trabajo? ¿Es raro? Los jefes de departamento suelen permanecer en sus despachos a menos que tengan que salir para dirigir reuniones.

    Eso significa que se mueven mucho.

    Eso significa que no conectan mucho con sus empleados: sólo se mantienen en contacto mediante reuniones e informes periódicos. Pero nunca entenderás realmente tu negocio y cómo puede mejorarse hasta que no establezcas conexiones sólidas con las personas con las que trabajas. Tienes que salir de tu oficina e interactuar con las personas que tienes a tu cargo. En otras palabras, tienes que ser gerente a pie.

    El autor hizo esto cuando llegó a su puesto de presidente de la Escuela de Diseño de Rhode Island (RISD). Quería saberlo todo sobre la escuela, así que salió del despacho y se puso a conocer a la gente de los departamentos que le rodeaban. Les llevaba comida e incluso ayudaba a los nuevos estudiantes a llevar su equipaje cuando se mudaban, entre otras cosas.

    Este estilo de trabajo personal es el que más le gustaba.

    Sin embargo, este estilo de gestión personal no significa asumir el trabajo de los demás. Si te empeñas demasiado en trabajar codo con codo con tus empleados, puedes acabar quitándoles el trabajo accidentalmente, o tomando tú mismo todas las decisiones importantes, de modo que los miembros de tu equipo no tengan nada que hacer salvo las tareas serviles. Eso hará que se sientan inútiles, ya que no aportarán gran cosa al equipo. Al fin y al cabo, los líderes tienen que liderar.

    Un gerente tiene que encontrar el equilibrio entre trabajar con sus empleados y darles su espacio.

    Comunícate con claridad y da a tus mensajes un toque personal.

    Los gerentes disponen hoy en día de diversas formas de comunicarse con sus equipos. Si no puedes reunirte con tu equipo en persona, siempre puedes conectar con ellos por Skype o por correo electrónico. Podemos comunicarnos con más personas y a mayor distancia, pero esto también plantea problemas. Como líder, ¿cómo te aseguras de que los miembros de tu equipo entienden perfectamente los mensajes que envías?

    Hay muchas estrategias para comunicar con claridad, pero la mejor es utilizar ejemplos que respalden tus argumentos.

    Los hechos son más fáciles de comprender.

    Los hechos son más fáciles de entender cuando se presentan con un ejemplo: hace que la información sea más real para tu audiencia.

    Pongamos que envías un correo electrónico sobre la necesidad de responsabilizarse de los propios actos. Tendrás que explicar lo que quieres decir y definir tus términos. Como ejemplo, puedes señalar que otro empleado tendrá que quedarse hasta tarde si los demás no hacen bien su trabajo. Eso te ayudará a entender lo que quieres decir.

    Estas habilidades son importantes, pero recuerda que siempre es mejor hablar cara a cara. No hay nada que sustituya a la calidez de la comunicación personal.

    Sin embargo, no siempre es posible reunirse en persona con todo el mundo. Así que dale un toque humano a tus mensajes virtuales cuando no puedas hacerlo.

    El autor tuvo que enviar una vez un correo electrónico a un campus de su universidad. Quería conocer a todos los destinatarios en persona, pero sabía que no era posible, así que le dio al correo electrónico un bonito toque personal: adjuntó el escaneo de una carta escrita a mano.

    El toque especial funcionó. Mucha más gente respondió al correo electrónico de lo habitual: un poco de calidez marcó una gran diferencia.

    Reúne a los miembros de tu equipo con regularidad en reuniones breves y eficaces.

    Imagina que tu empresa acaba de crear un producto y necesita formar un nuevo equipo para fabricarlo, comercializarlo y venderlo. Te acaban de nombrar líder. ¿Cuál es el siguiente paso?

    El primer paso para que la gente sienta que forma parte de un equipo es reunirlos a todos en la misma sala. Los equipos no se sienten especialmente reales cuando se forman por primera vez, pero cuando los miembros del equipo se reúnan realmente empezarán a sentir que forman parte de un grupo. Al fin y al cabo, están unidos porque trabajan para conseguir el mismo objetivo.

    Esta reunión no será la última, por supuesto. Un equipo tiene que reunirse varias veces a lo largo de un proyecto para discutir su estrategia o resolver cualquier problema que surja.

    Hay tres tipos de personas que acuden a las reuniones: quiero venir, tengo que venir y quiero comer.

    Los queridos realmente quieren estar allí, los tenidos no, y los queridos sólo están allí por la comida. Las mejores reuniones son siempre las que están dominadas por los wannacomes. Si quieres asegurarte de que asistan, céntrate en que tus reuniones sean lo más ágiles posible.

    Eso significa que, cuando redactes el orden del día, sólo debes incluir los temas realmente importantes que deban debatirse. Es posible que los aspirantes no asistan a las reuniones sobre temas que les interesan si eso significa que tendrán que escuchar discusiones inútiles sobre temas que tampoco les interesan.

    Por tanto, haz que tus reuniones sean breves.

    Así que haz que tus reuniones sean breves. Las reuniones breves garantizan que todo el mundo se ciña al tema y siga siendo productivo. Y, lo que es más importante, resultarán más atractivas para todos los invitados: los que tienen que venir y los que quieren comer podrían convertirse en los que quieren venir.

    Apégate a tus principios y muestra tu lado humano.

    Ser un líder fuerte consiste en hacer el trabajo, no en tener moral o principios, ¿verdad? Error.

    No te conviertes automáticamente en un líder porque tengas una gran idea. También necesitas un método sólido para hacerla realidad.

    La historia de Jerome Wiesner, ex presidente del MIT, lo ilustra. Cuando era joven, Wiesner trabajó como físico en el Proyecto Manhattan, que desarrolló la bomba atómica durante la Segunda Guerra Mundial.

    La historia de Jerome Wiesner ilustra esto.

    Después de que Wiesner viera la destrucción de la guerra, dedicó su vida a “fomentar la paz mundial e integrar las artes en las ciencias en el MIT”

    .

    Los ideales de Wiesner le convirtieron en un líder. Estaba tan entregado a ellos que empezó a supervisar acciones para hacerlos realidad. Acabó convirtiéndose en una voz destacada en el debate mundial sobre las armas nucleares.

    Así que las buenas ideas son importantes, pero no te convierten en líder.

    Los ideales sí lo hacen.

    Los ideales son importantes, pero no te convierten en líder.

    Y tus principios no sólo deben guiarte en el trabajo: si quieres ser un gran líder, también deben guiarte en el resto de tu vida.

    Por ejemplo, el autor de Ideas te ha enseñado a ser un gran líder.

    El autor, por ejemplo, obtiene una serie de beneficios por ser el líder de un colegio. Tiene un coche privado con chófer, una mansión y es miembro de un club gastronómico privado.

    Sin embargo, no utiliza ninguno de estos privilegios. ¿Por qué?

    Bueno, en una reunión durante la crisis financiera, una vez le pidieron que se imaginara a un padre con dificultades para pagar la matrícula de su hijo. Le preguntaron cómo se sentiría si viera a un miembro del profesorado recibiendo ese tipo de llamativos beneficios.

    Desde entonces, el autor utiliza esto como pauta para sí mismo. Tiene cuidado de pensar en cómo se percibe su imagen. Sabe que utilizar sus privilegios como presidente de la RISD iría en contra de sus convicciones.

    No olvides que, al fin y al cabo, los líderes son sólo personas. Están influidos por su entorno, como todos los demás. Así que muestra a los miembros de tu equipo tu lado humano. Te respetarán si vives según tus ideales. Liderar haciendo es siempre el método más eficaz.

    Tómate el tiempo necesario para ganarte el respeto de tu equipo.

    “El respeto se gana constantemente, y no debe darse por sentado debido a tu posición”

    Como puedes imaginar, un gran líder necesita un gran equipo. Así que necesitas un equipo que te apoye, pero ¿cómo te ganas su apoyo?

    Los grandes líderes siempre se ganan su apoyo.

    Los grandes líderes siempre respetan de verdad a las personas con las que trabajan. Los mejores líderes suelen esforzarse al máximo para demostrar a su personal que les aprecian.

    Los mejores líderes suelen esforzarse al máximo para demostrar a su personal que les aprecian.

    Ikko Tanaka, uno de los mejores diseñadores de Japón, adopta esta idea. Es la mente detrás de varias marcas japonesas de éxito, entre ellas MUJI. Una vez invitó al autor a cenar con él y todo su equipo.

    Cuando el autor llegó, se sorprendió al descubrir que Tanaka había preparado toda la comida él mismo. También habló de lo agradecido que estaba de contar con su personal porque sabía que eran los artífices de su éxito. Quería mostrarles su agradecimiento y mantener su respeto.

    También puedes mantener el respeto de tu equipo reconociendo y disculpándote por cualquier error que cometas.

    Los errores no se cometen a menudo.

    Es raro encontrar líderes que hagan esto públicamente. De hecho, una figura de alto nivel se disculpó una vez ante el autor por mostrarse hostil durante una acalorada reunión pública, pero le pidió que no se lo contara a nadie.

    No hagas esto. Admite tus errores públicamente: demuestra tu humildad.

    El presidente Obama, por ejemplo, se ha disculpado varias veces ante la opinión pública. En febrero de 2014, incluso se disculpó por hacer un chiste sobre las carreras de historia del arte. Ann Collins Johns, historiadora del arte de la Universidad de Texas, se enfadó tanto que Obama le envió una carta manuscrita de disculpa, que ella aceptó.

    Por supuesto que no puedes disculparte.

    No siempre puedes tener razón, ni siquiera cuando eres un líder. Si admites tus errores, la gente te respetará mucho más.

    Conclusiones

    El mensaje clave de este libro:

    Cuando te conviertas en líder, no olvides que también sigues siendo un ser humano. Así que vive según tus ideales, conecta con tus empleados de forma personal y comunícate con la mayor claridad posible. Mantén tus reuniones al punto y recuerda que el respeto no está garantizado: se gana. Sólo un gran líder puede inspirar a un gran equipo.

    Consejos Accionables:

    Dirígete a los demás.

    No des a tu equipo por sentado.

    Da libertad a los miembros de tu equipo: rendirán mejor si se les deja espacio. Así que confía en su creatividad y no olvides mostrarles tu aprecio. Los equipos deben basarse en el respeto.

    Lectura recomendada: Las Leyes de la Simplicidad de John Maeda

    Las Leyes de la Simplicidad consiste en un conjunto de “leyes” formuladas por el autor para tratar de captar el significado y la esencia de la simplicidad. Por el camino, proporciona consejos útiles sobre cómo introducir la simplicidad en nuestra vida cotidiana, en los negocios y en el diseño de productos.

    ¿Tienes algún comentario?

    ¡Nos encantaría conocer tu opinión sobre nuestros contenidos! Envíanos un correo electrónico a libros@pathmba.com con el título de este libro como asunto y comparte tus opiniones.

Deja una respuesta
Related Posts
Leer más
Table of Contents Ocultar 1) Sienta curiosidad por lo que su gente necesita para ser creativa e ingeniosa,…