Aprende por qué un enfoque amplio de la vida dará sus frutos.

En nuestro mundo complejo y despiadado, hay mucha presión para empezar con ventaja y especializarse pronto. Muchas personas de éxito, como Tiger Woods, empiezan a centrarse en un camino muy pronto en la vida. Pero si profundizamos un poco más, queda claro que son los generalistas, no los especialistas, los que están preparados para sobresalir.

Los generalistas pueden tardar un poco más en encontrar su camino en la vida, pero son más creativos, pueden establecer conexiones entre diversos campos que los especialistas no pueden. Esto les hace más innovadores y, en última instancia, más impactantes.

Este resumen, basado en ejemplos de la medicina, el mundo académico y el deporte, explora cómo la amplitud y el alcance son mucho más poderosos que la experiencia especializada. También demuestran que los expertos a menudo juzgan sus propios campos de forma más estrecha que los aficionados de mente abierta y curiosidad intelectual.

En estos resúmenes, aprenderás

    • Lo que los cómics tienen que decirnos sobre los ingredientes del éxito;
    • Lo que los cómics tienen que decirnos sobre los ingredientes del éxito;
    • Lo que los cómics tienen que decirnos sobre los ingredientes del éxito;
    • La complejidad de la vida moderna
    • cómo la complejidad de la vida moderna ha cambiado nuestra forma de pensar;y
    • por qué deberías ser un Roger, no un Tigre.

    Empezar pronto y especializarse está de moda, pero tiene un mérito dudoso.

    “La noción popular del camino del Tigre minimiza el papel de los desvíos, la amplitud y la experimentación”

    A la edad de diez meses, Tiger Woods cogió su primer palo de golf en miniatura. A los dos años, demostró su golpe de golf en la televisión nacional. Más tarde, ese mismo año, se inscribió y ganó su primer torneo en la categoría de menores de diez años. Tiger Woods encarna la idea, ahora popular, de que la clave del éxito en la vida es especializarse, empezar con ventaja y practicar intensamente.

    Esta tendencia hacia la especialización y la práctica es una de las claves del éxito en la vida.

    Esta tendencia hacia la especialización no sólo se manifiesta en el mundo del deporte. De hecho, también se da en el mundo académico, en nuestro complejo sistema financiero y en la medicina. Los oncólogos, por ejemplo, ahora rara vez se centran sólo en el cáncer. Más bien, se especializan en el cáncer de un órgano concreto. El escritor y cirujano Atul Gawande señala que cuando los médicos bromean sobre los cirujanos del oído derecho, no deberíamos dar por sentado tan rápidamente que en realidad no existen.

    Pero, ¿es cierto que la especialización es algo que no existe?

    Pero, ¿es realmente la especialización el camino a seguir? Sencillamente, no. En muchos ámbitos de la vida, acumular experiencia en un solo campo no ayuda al rendimiento. En un artículo de 2009, los psicólogos Daniel Kahneman y Gary Klein exploraron la conexión entre la experiencia y el rendimiento.

    Klein demuestra que la experiencia cuenta en determinados campos. Para los bomberos, por ejemplo, años de experiencia centrada les entrena para reconocer patrones en el comportamiento de las llamas, lo que les permite tomar instintivamente el 80 por ciento de sus decisiones en el trabajo en cuestión de segundos.

    Pero Kahneman descubrió que, en otros ámbitos, la experiencia no contaba para nada. Estudiando la evaluación de los candidatos a oficiales de las Fuerzas de Defensa israelíes, descubrió que las predicciones de los reclutadores sobre el futuro rendimiento de un recluta, basadas en sus capacidades físicas y mentales, no eran más fiables que las conjeturas. Y lo que es más importante, a medida que los reclutadores recibían más y más información tras varias rondas de reclutamiento, no mejoraban en sus predicciones. Kahneman llegó a la conclusión de que había una desconexión total entre experiencia y rendimiento.

    Algunos ámbitos de la vida se parecen al golf o a la extinción de incendios. Aunque no son necesariamente fáciles, ofrecen patrones recurrentes o reglas sencillas que rigen la toma de decisiones. Pero hay muchos más campos de la vida, como el reclutamiento del ejército, que son mucho más nebulosos y requieren la creatividad y la flexibilidad que ofrece la generalización.

    Averigüemos cómo funciona esto.

    La experimentación es un camino tan fiable hacia la pericia como la especialización temprana.

    En 2006, un Tiger Woods que ahora tenía 31 años vio cómo Roger Federer ganaba la final del US Open por tercer año consecutivo. Ambos estaban en la cima de sus facultades. Mientras bebían champán juntos en los vestuarios, Federer sintió que nunca había conectado con alguien que comprendiera tan bien su sensación de invencibilidad. Se hicieron amigos íntimos. Pero, como Roger contó más tarde a un biógrafo, su historia era muy diferente de la de Tiger.

    La madre de Roger era entrenadora de tenis, pero si alguna vez sintió la tentación de entrenarle, se resistió. De niño, practicó squash, esquí, lucha, monopatín, baloncesto, tenis y bádminton. Más tarde, atribuyó a esta experiencia deportiva el mérito de haber contribuido a su coordinación mano-ojo y a su capacidad atlética.

    Con el tiempo, descubrió que le gustaban los deportes con pelotas. De adolescente se inclinó por el tenis, pero no de forma intensiva. De hecho, cuando sus instructores reconocieron su talento e intentaron trasladarlo a un grupo de jugadores mayores, él pidió quedarse en el grupo con sus amigos. El sinuoso camino de Roger Federer hacia el éxito en el tenis apunta al hecho de que el muestreo, más que la especialización, puede ser a menudo el mejor camino hacia el éxito final.

    Y hay muchas pruebas de ello en múltiples disciplinas. Esto es cierto incluso en un área como la música, donde muchos músicos sobresalientes se especializan de jóvenes. El violonchelista de fama mundial Yo-Yo Ma, por ejemplo, empezó a tocar música muy joven. Pero lo que mucha gente no sabe es que Ma probó primero con el violín y el piano, y sólo se pasó al violonchelo porque no le gustaron los dos primeros.

    Yo-Yo Ma es un violonchelista de fama mundial.

    Yo-Yo Ma no es el único. En un estudio sobre alumnos de un internado británico, el psicólogo musical John Sloboda descubrió que todos y cada uno de los alumnos que asistieron a clases estructuradas de música al principio de su desarrollo fueron catalogados por la escuela como “normales”, mientras que ninguno era “excepcional”. Por el contrario, los niños identificados como excepcionales eran los que habían probado tres instrumentos.

    Así que, si aún no has encontrado tu vocación, experimenta. Puedes inspirarte en Vincent van Gogh. Probó de todo, desde trabajar en librerías hasta la enseñanza y la venta de arte, pasando por la predicación, antes de encontrar su vocación como artista que cambió la pintura para siempre.

    Vivir en un mundo complejo ha aumentado el coeficiente intelectual de la persona media y su capacidad para pensar de forma abstracta.

    En 1981, James Flynn, un profesor de estudios políticos de la bella y montañosa ciudad de Dunedin, en Nueva Zelanda, cambió nuestra forma de pensar sobre el pensamiento.

    Pensar de forma abstracta.

    Flynn se topó con informes sobre las puntuaciones de los tests de inteligencia de las tropas Americanas que mostraban una mejora espectacular entre las dos Guerras Mundiales. La misma puntuación que situaba a un soldado de la Primera Guerra Mundial en el percentil 50 sólo le situaba en el percentil 22 de las tropas de la Segunda Guerra Mundial. Intrigado, Flynn pidió datos a investigadores de otros países. Recibió resultados de pruebas de CI de Holanda que mostraban saltos igualmente enormes de una generación a otra. Luego recopiló datos de otras 14 naciones.

    En lo que ahora se conoce como el efecto Flynn, esta investigación revela un aumento medio de tres puntos en el CI cada década en más de 30 países. Pero, ¿cuál es la causa de este rápido aumento? El trabajo de un psicólogo ruso, Alexander Luria, nos da una idea.

    En 1931, la Unión Soviética estaba cambiando rápidamente. Las aldeas remotas, esencialmente premodernas, que funcionaban de forma inalterada durante siglos, se convirtieron en granjas colectivas con un desarrollo industrializado, una producción planificada y la división del trabajo.

    Luria aprovechó este ritmo de cambio para realizar estudios únicos. En un experimento, pidió a los aldeanos que clasificaran las lanas en grupos. En los pueblos más modernos, la gente agruparía alegremente piezas de lana similares, como las de diferentes tonos de azul. Pero en las aldeas remotas, aún premodernas, los participantes simplemente se negaban a hacerlo. Según ellos, cada trozo de lana era diferente: ¡era una tarea imposible!

    Otras preguntas relacionadas con el pensamiento conceptual obtuvieron una respuesta similar. A un aldeano, llamado Rakmat, se le mostró una foto de tres adultos y un niño y se le preguntó a qué persona no pertenecía. Pero Rakmat no pensó en la pregunta de forma abstracta, como haríamos nosotros, e identificó al niño como diferente. En cambio, insistió en que el niño debía quedarse con los adultos y ayudarles en su trabajo.

    Las conclusiones de Luria eran claras. A mayor exposición a la modernización, mayor capacidad para establecer conexiones conceptuales entre objetos o nociones abstractas. Hoy en día, nuestras mentes trabajan constantemente con conceptos abstractos. Echamos un vistazo a la barra de progreso de una descarga en nuestro ordenador, por ejemplo, y comprendemos instantáneamente su significado. Nuestras mentes comprenden mejor que nunca una gran variedad de temas y establecen conexiones entre ideas.

    Y, sin embargo, seguimos limitando nuestro enfoque conceptual.

    Si quieres que se fije, el aprendizaje debe ser lento y difícil, no rápido y fácil.

    Los profesores que más te gustaron en tu carrera educativa podrían ser los que menos te enseñaron. Un estudio sobre la enseñanza en la Academia de las Fuerzas Aéreas de EE.UU. realizó un seguimiento del progreso de miles de estudiantes que trabajaron con cientos de profesores distintos, empezando por las clases de Cálculo I. Descubrió que los profesores cuyos alumnos aprendían más eran los que menos les enseñaban. Descubrió que los profesores cuyos alumnos sacaban mejores notas en el examen también eran muy valorados en las evaluaciones de los estudiantes. Los profesores cuyos alumnos no obtenían buenas notas recibían una valoración más dura por parte de los estudiantes.

    Pero cuando los economistas que realizaron el estudio analizaron los resultados a largo plazo, se produjo un giro. Los profesores que recibieron comentarios positivos tuvieron un efecto neto negativo en sus alumnos a largo plazo. Por el contrario, los profesores que recibieron peores comentarios inspiraron en realidad un mejor rendimiento de los alumnos más adelante.

    En lugar de enseñar para el examen, estos profesores parecían facilitar una comprensión más profunda de los conceptos matemáticos subyacentes. Esto hacía que sus clases fueran frustrantes y difíciles, de ahí las malas notas y evaluaciones de los alumnos. Pero a la larga daba sus frutos. Aquellos profesores estaban utilizando dificultades deseables – formas de aprender más duras, pero en última instancia más gratificantes.

    Hay ciertas técnicas que todos podemos utilizar y que abarcan las dificultades deseables. Una de estas técnicas es el espacio, que significa dejar tiempo entre el aprendizaje de algo y su práctica. Pensemos en un estudio publicado en 1987 en el Journal of Experimental Psychology. Este estudio separó a estudiantes de español en dos grupos, examinando a un grupo sobre el vocabulario que habían aprendido el mismo día, y al otro grupo semanas después. Ocho años después, y sin haber realizado ningún otro estudio en el ínterin, se volvió a examinar a los dos grupos. Los resultados mostraron que el último grupo podía recordar más de un 200 por ciento más de palabras.

    Incluso el espaciamiento a corto plazo es eficaz. En un estudio de 1972, investigadores de la Universidad Estatal de Iowa leyeron a los participantes una serie de palabras. Al primer grupo de participantes se les pidió que recitaran las palabras inmediatamente. A otro grupo se le pidió que las recitara después de distraerse durante quince segundos con unos sencillos problemas matemáticos.

    El primer grupo lo hizo considerablemente mejor que el grupo que se distrajo. Pero más tarde, ese mismo día, se pidió a los participantes que escribieran cada palabra que pudieran recordar. Esta vez, el grupo que antes había obtenido peores resultados fue el que mejor lo hizo. El proceso de esforzarse por recordar la información en un primer momento les había ayudado a trasladarla de la memoria a corto plazo a la memoria a largo plazo.

    Así que, para recordar la información, hay que trabajar duro.

    Por tanto, no te entusiasmes demasiado con los progresos rápidos cuando aprendes. Acepta el aprendizaje duro y lento. A la larga dará sus frutos.

    Un enfoque estrecho no es útil, y un remedio para ello es pensar fuera de la caja.

    En algunos entornos, tratar con especialistas es deseable. Si necesitas una operación, probablemente quieras un médico especializado en el procedimiento y que lo haya hecho muchas veces antes. Sin embargo, a medida que nos beneficiamos de más reflexión y pensamiento, este enfoque estrecho puede ser poco útil.

    Por ejemplo, los cardiólogos utilizan stents -tubos metálicos que mantienen abiertos los vasos sanguíneos- para tratar el dolor torácico con tanta frecuencia que a menudo lo hacen por reflejo, incluso en situaciones que pueden ser peligrosas o inapropiadas. Esto explica un estudio de 2015 del Dr. Anupam Jena, de la Facultad de Medicina de Harvard. El estudio descubrió que, en realidad, los pacientes con parada cardiaca o insuficiencia cardiaca tenían menos probabilidades de morir si eran ingresados en el hospital mientras los cardiólogos más importantes estaban ausentes.

    Otros campos también señalan las ventajas de examinar los problemas con una visión externa, en lugar de la interna dictada por tu especialidad concreta.

    En un estudio realizado por Dan Lovallo, profesor de la Universidad de Sydney, se pidió a los inversores de capital privado que realizaran una evaluación detallada de las empresas en las que estaban considerando invertir, incluido el rendimiento estimado de la inversión. A continuación, se pidió a los inversores que escribieran notas sobre algunos otros proyectos con amplias similitudes, como otra Startup tecnológica o un proyecto de infraestructuras.

    Resultó que las estimaciones de los inversores sobre la rentabilidad de las empresas en las que pensaban invertir eran aproximadamente un 50% superiores a las de los proyectos alternativos que habían identificado pero que no habían estudiado en detalle. Los inversores se escandalizaron al descubrir las diferencias, y rápidamente redujeron drásticamente su beneficio estimado para sus inversiones potenciales originales.

    Como han demostrado repetidamente otras investigaciones psicológicas, cuantos más detalles consideramos sobre algo, más extremos se vuelven nuestros juicios. En un ejemplo, los estudiantes valoraron mejor una universidad cuando se les dijo que sólo algunos departamentos de ciencias, en lugar de todos los departamentos de ciencias, estaban clasificados entre los diez mejores del país.

    Cuidado con los detalles.

    Está claro que no ver las cosas desde una perspectiva amplia puede llevarnos a tomar decisiones equivocadas.

    La amplitud de experiencias e intereses impulsa la innovación.

    Los cómics pueden decirnos muchas cosas sorprendentes sobre el alcance y el éxito. Cuando Alva Taylor, catedrática de empresariales de Dartmouth, y Henrik Greve, de la Escuela Noruega de Gestión, decidieron examinar el impacto de la amplitud individual en el impacto creativo, optaron por estudiar los cómics.

    Los cómics son una fuente de innovación.

    Siguiendo las carreras de los creadores de cómics y el éxito comercial de miles de cómics a partir de 1971, hicieron algunas predicciones sobre lo que aumentaría el valor medio de un cómic. Predijeron que cuantos más cómics hiciera un creador, mejores serían sus cómics. Además, pensaron que cuantos más recursos tuviera una editorial, mayor calidad y más éxito tendría su producto.

    Todas estas suposiciones eran erróneas. Ni la experiencia ni los recursos financieros generaban éxito. Lo que sí impulsó el éxito fue la amplitud de la experiencia de un creador de cómics en todos los géneros del cómic. De 22 géneros, cuanto más había trabajado un creador, desde la comedia al crimen, pasando por la fantasía y la no ficción, más éxito tenía. Pero este vínculo entre amplitud y éxito no sólo se da en el mundo creativo o artístico.

    Andy Ouderkirk, inventor de la multinacional 3M, fue nombrado Innovador del Año en 2013 y ha figurado en 170 patentes, un indicador del éxito creativo. Se quedó fascinado con lo que genera equipos de éxito e inventivos, así que empezó a investigar. Descubrió que los inventores que tenían más probabilidades de triunfar en 3M y de ganar el Premio Carlton de la empresa, que reconocía la innovación, no eran especialistas. Eran polímatas, personas con un área de especialización, pero con gran experiencia en otras áreas.

    Estos polímatas solían tener muchas patentes en su área de especialización, pero también tomaban repetidamente la experiencia acumulada en un área y la aplicaban a otra. Un estudio de prestigiosos científicos dirigido por Robert Root Bernstein, catedrático de Psicología de la Universidad Estatal de Michigan, confirma las conclusiones de Ouderkirk. Comparando a los científicos galardonados con el premio Nobel con otros científicos, las cifras muestran que los galardonados con el premio Nobel tienen 22 veces más probabilidades de ser actores, magos, bailarines o artistas amateurs.

    Así que, para los gerentes que estén buscando nuevos talentos, aquí va un ruego. No te limites a buscar personas que encajen en tus puestos claramente definidos. Deja espacio para los que no encajan tan claramente en ninguna categoría. Su amplitud de experiencia puede ser inestimable.

    Los expertos y expertos a los que escucha nuestra sociedad suelen ser inútiles a la hora de hacer predicciones.

    Durante los 20 años de la Guerra Fría, el mundialmente conocido experto en predicciones Philip Tetlock recopiló y evaluó las predicciones de 284 expertos. Llegó a la conclusión de que los expertos son absolutamente terribles a la hora de hacer predicciones sobre cualquier cosa.

    Tetlock descubrió que los años de experiencia de un experto, su titulación académica e incluso su capacidad para acceder a información clasificada no marcaban ninguna diferencia. Cuando los expertos decían que algún acontecimiento potencial era imposible, ocurría en el 15 por ciento de los casos. Los sucesos declarados como absolutamente seguros no se produjeron en el 25% de los casos.

    Y, lo que resulta preocupante para cualquiera que escuche las noticias por cable, Tetlock descubrió que existía una relación perversa e inversa entre la fama y la precisión. Cuanto más aparecía un experto en las noticias, más probabilidades tenía de equivocarse o, como dijo Tetlock, “de ser tan preciso como un chimpancé lanzador de dardos”

    .

    Uno de los problemas era que el enfoque de muchos de los expertos era demasiado limitado. Habiendo pasado carreras enteras estudiando un único tema -por ejemplo, las relaciones entre EEUU y la Unión Soviética-, tendían a tener teorías explícitas sobre cómo funcionaba. Entonces, ¿qué es lo que hace a un mejor pronosticador de acontecimientos futuros? Pues bien, investigadores como el psicólogo Jonathan Baron señalan la amplitud de miras activa, es decir, la voluntad de cuestionar tus propias creencias. La mayoría de nosotros fracasamos en esto, y no podemos anular nuestro fuerte instinto de seleccionar las pruebas que confirman nuestras creencias existentes.

    Considera un estudio dirigido por el profesor de Yale Dan Kahan. Primero se pidió a votantes a favor y en contra del Brexit que interpretaran una serie de estadísticas sobre la eficacia de una crema para la piel. La mayoría de los participantes completaron la tarea con éxito. Pero cuando se les presentaron las mismas cifras enmarcadas en la relación entre delincuencia e inmigración, muchos de los participantes interpretaron erróneamente las estadísticas según sus creencias políticas. El mismo estudio ha arrojado resultados similares en EE.UU. sobre el tema del control de armas.

    Entonces, ¿cómo podemos combatir exactamente nuestra tendencia a aferrarnos a nuestras creencias existentes, a pesar de las pruebas? Kahan sostiene que hay un rasgo de la personalidad que es importante si queremos mantener una mentalidad abierta y pensar con claridad sobre el mundo que nos rodea. En lugar del conocimiento científico -cuánto sabes- haz hincapié en la curiosidad científica -un deseo de aprender más, la voluntad de examinar nuevas pruebas y la capacidad de pensar con una mente genuinamente abierta.

    Cuidado con la ciencia.

    Ahora, consideremos cómo podemos adoptar este tipo de curiosidad.

    Para ser más generalista, necesitas cambiar tu actitud hacia el aprendizaje y el éxito.

    A ver si puedes responder correctamente a esta pregunta. La enfermedad X tiene una prevalencia de una de cada 1.000 personas. La prueba para detectar la enfermedad tiene una tasa de falsos positivos del 5%. ¿Cuál es la probabilidad de que alguien que reciba un resultado positivo en la prueba tenga la enfermedad?

    Si tu respuesta ha sido el dos por ciento, o el 1,96 para ser precisos, has acertado. Y al hacerlo, lo hiciste mejor que el 75 por ciento de los médicos y estudiantes de Harvard y la Universidad de Boston que se equivocaron. Su respuesta más frecuente fue el 95 por ciento.

    El problema es sencillo si sabes cómo planteártelo. En una muestra de 10.000 personas, diez tendrán la enfermedad y obtendrán un verdadero positivo. El 5%, es decir, 500 personas, obtendrán un falso positivo. Por tanto, de las 510 personas con un resultado positivo, sólo 10, es decir, el 1,96%, están enfermas. Lamentablemente, a muchos estudiantes no se les enseña a pensar abiertamente sobre estos problemas. Y esto, según Arturo Casadevall -una estrella en el mundo de la microbiología y la inmunología- tiene que cambiar.

    En su nuevo cargo en la Escuela de Salud Pública Bloomberg de la Universidad Johns Hopkins, Casadevall está desarrollando programas centrados en la comprensión interdisciplinar de temas como la filosofía, la ética, la estadística y la lógica. Un curso, llamado “Cómo sabemos lo que es verdad”, examina distintos tipos de pruebas en diversas disciplinas académicas. “Anatomía del error científico” anima a los estudiantes a buscar indicios de mala conducta o metodología deficiente en la investigación científica.

    Casadevall espera que, con una base más rigurosa en el razonamiento y el pensamiento multidisciplinar, los estudiantes estén mejor preparados para tener un impacto real en nuestra economía y sociedad.

    Por supuesto, no todos ocupamos altos cargos académicos como Casadevall. ¿Qué podemos hacer para ampliar nuestro alcance? Una cosa es aceptar el fracaso. El decano Keith Simonton, investigador de la creatividad, ha demostrado que cuanto más trabajo realizan los creadores, más fracasos producen, pero también es más probable que produzcan un éxito superestelar. Thomas Edison, por ejemplo, fue titular de más de 1.000 patentes, muchas de las cuales fueron finalmente fracasos. Pero sus éxitos, como la bombilla, fueron revolucionarios.

    Pasar por un camino de experimentación amplio y desordenado puede que no siempre produzca resultados instantáneos. Pero puede que al final sea el mejor camino hacia la grandeza.

    Conclusiones

    El mensaje clave de estos resúmenes:

    Abordar la gama, la experimentación y la amplitud de experiencia es a menudo un mejor camino hacia el éxito que la especialización. La amplitud de miras exige paciencia, apertura mental y curiosidad científica. Si podemos fomentarlas y ejemplificarlas, aumentarán las probabilidades de que generemos innovaciones importantes y contribuyamos significativamente a nuestra economía y sociedad.

    Disfrutar de una amplia gama de experiencias es a menudo un mejor camino hacia el éxito que la especialización.

    ¿Tienes algún comentario?

    ¡Nos encantaría conocer tu opinión sobre nuestro contenido! Envíanos un correo electrónico a libros@pathmba.com con el título de este libro como asunto y comparte tus opiniones.

    Qué leer a continuación: El gen del deporte de David Epstein

    ¿De qué trata?

    Si te gustan los deportes y has disfrutado aprendiendo sobre la psicología que hay detrás del rendimiento humano en estos resúmenes, ¿por qué no echas un vistazo a El gen del deporte. Estos resúmenes del primer libro de David Epstein se sumergen en el debate naturaleza frente a crianza y echan un vistazo fascinante a los rasgos fisiológicos más útiles en varios deportes.

    Explorando la naturaleza hereditaria de algunos éxitos deportivos, estos resúmenes también consideran por qué las personas de ciertas partes del mundo han evolucionado de una forma particular, y por qué eso puede ser beneficioso en deportes como las carreras de larga distancia. De este modo, nos piden que reconsideremos la esencia del atletismo.

Leave a comment