¿Qué importancia tiene un título universitario en comparación con la experiencia?

¿Qué importancia tiene un título universitario en comparación con la experiencia?
¿Qué importancia tiene un título universitario en comparación con la experiencia?

por Soren Kaplan

Resumen:

Las tendencias convergentes de un mercado laboral competitivo, el aumento de las matrículas universitarias, las nuevas alternativas de aprendizaje en línea y los puestos laborales que cambian rápidamente han creado un punto de inflexión en el valor percibido de los títulos universitarios. El porcentaje de trabajos que requieren un título universitario cayó del 51 por ciento en 2017 al 44 por ciento en 2021. Y según Gallup, el porcentaje de adultos estadounidenses de 18 a 29 años que consideran que la educación universitaria es «muy importante» cayó del 74 al 41% en solo seis años. ¿Qué significa esto para usted?

  • En el mundo actual que cambia rápidamente, un título universitario no es el único camino hacia el éxito. De hecho, los datos muestran que solo el 25% de los graduados universitarios optarían por seguir el mismo camino educativo si pudieran volver a hacerlo.
  • Además de eso, el 41% afirma que, en cambio, obtendría un certificado que lo capacitara al instante para un trabajo muy solicitado.
  • Ya sea que esté pensando en ir a la universidad, a punto de graduarse o ya tenga su título, existen muchas más opciones que nunca para lograr el éxito.
  • Asegúrese de regalarse experiencias prácticas. Esa es la clave del aprendizaje continuo y puede abrirle la puerta a su próxima oportunidad.

___

Eyal Bloom, de 21 años, casi no tenía experiencia empresarial y solo un diploma de instituto. Nada en su currículum decía que pudiera dirigir un equipo de proyecto remoto con miembros en los Estados Unidos, la India y África. Pero al aplicar lo que aprendió al frente de una unidad pequeña cuando estaba en el ejército, Eyal lo ha hecho en su puesto en la empresa emergente Praxie.com, con sede en San Francisco.

Eyal es un brillante ejemplo de cómo la experiencia de vida puede ofrecer lo que se necesita para sobresalir, a pesar de lo que pueda parecer falta de educación o lagunas evidentes en un currículum. Cuando le pregunté a Eyal cómo había aprendido a dirigir su batallón, respondió: «Tenía que averiguarlo», lo que me dijo que solucionaba problemas. También me dijo que se había mudado de Berkeley (California) a Israel en el instituto. Había viajado sola por la India durante seis meses como parte de un año sabático, lo que indicaba que era muy adaptable y que podía navegar por diferentes culturas. Desde la confianza de Eyal para asumir nuevos desafíos hasta su capacidad para coordinar un equipo distribuido, posee una mentalidad y habilidades que le permiten prosperar en el mundo empresarial.

La caída del valor de los títulos universitarios

Las tendencias convergentes de un mercado laboral competitivo, el aumento de las matrículas universitarias, las nuevas alternativas de aprendizaje en línea y los puestos laborales que cambian rápidamente han creado un punto de inflexión en el valor percibido de los títulos universitarios. El Instituto Burning Glass denunciado recientemente que el porcentaje de empleos que requieren un título universitario cayó del 51 por ciento en 2017 al 44 por ciento en 2021. Y según Gallup, el porcentaje de adultos estadounidenses de 18 a 29 años que consideran que la educación universitaria es «muy importante» cayó del 74 al 41% en solo seis años.

Uno de los principales impulsores de estas tendencias son compañías como Apple, Tesla, IBM, Delta Airlines y Hilton, que ya no necesitan un título universitario para una entrevista. Se dan cuenta de que la mentalidad, las habilidades y las destrezas que se adquieren a partir de la experiencia de vida pueden ser tan valiosas como los diplomas universitarios en el mundo actual que cambia rápidamente. De hecho, exigir diplomas reduce significativamente la reserva de talentos y deja a los excelentes candidatos fuera del proceso de contratación incluso antes de que comience.

Existen datos contradictorios relacionados con cuánto ganará con un título universitario y sin él. Según investigación de la Universidad de Georgetown, el potencial de ingresos vitalicio de un trabajador con una licenciatura es de 2,8 millones de $. Sin un título, el poder adquisitivo esperado es de 1,6 millones de $. Pero en un estudio de las universidades de Massachusetts, se descubrió que los graduados universitarios no ganaban más que los graduados del instituto. Además, deben trabajar 20 años para recuperar el coste de la matrícula, dinero que podrían haber utilizado para comprar una casa, invertir o ahorrar para la jubilación.

El creciente valor de la experiencia 

Según el Oficina de Estadísticas Laborales de los Estados Unidos , el trabajador promedio cambia de trabajo 12 veces a lo largo de su carrera. Por eso son tan importantes tanto el trabajo como la experiencia de vida general. La experiencia a menudo promueve nuevas formas de pensar y desarrolla habilidades que no se limitan necesariamente a un trabajo específico. Puede aprovechar lo que gana con los viajes, las pasantías, el voluntariado, las aficiones, las actividades extracurriculares y más para crear activos relevantes para nuevas oportunidades, trabajos que puede que ni siquiera hayan existido unos pocos años antes.

Algunas organizaciones como Google ha creado «certificados de carrera» que ofrecen contenido, recursos y actividades guiadas para capacitar a los posibles solicitantes de empleo. El objetivo es crear programas que se centren directamente en satisfacer las necesidades de talento emergentes de la empresa. Los certificados de Google, que se entregan mediante la plataforma de aprendizaje en línea Coursera, permiten a los solicitantes de empleo eludir las universidades tradicionales de cuatro años y optar al instante a trabajos específicos con el pago de una cuota de 100 dólares por curso, una cantidad minúscula en comparación con la inversión necesaria para obtener un título universitario.

Algunas universidades de cuatro años han reconocido la necesidad de dedicarse con toda su fuerza al aprendizaje experiencial para sobrevivir. Universidad de Minerva, clasificada como la universidad más innovadora del mundo, ofrece un programa de cuatro años como muchas instituciones. Pero su modelo combina cursos virtuales con inmersiones de una semana en ciudades metropolitanas de siete países. Los estudiantes adquieren competencias para navegar por diversas culturas y realizan pasantías en organizaciones como IDEO, Google, 500 Startups, TechShop, INFORUM, SXSwedu y otras. El programa de Minerva se centra en desarrollar la mentalidad tanto como las habilidades, y su sitio web aboga por que «la verdadera comprensión del mundo y su gente solo proviene de la exposición a la realidad de la vida».

La Universidad de Washington informes que después de graduarse, aproximadamente el 53% de los estudiantes universitarios están desempleados o tienen un trabajo que no requiere un título. No debería sorprender dados estos datos de que 49% de los recién graduados universitarios ni siquiera se molestó en solicitar un puesto profesional de nivel inicial en 2022 porque se sentía poco cualificado. Si estos mismos estudiantes hubieran tenido la oportunidad de vivir experiencias prácticas en el mundo real como parte de su educación, estas cifras podrían no ser tan alarmantemente altas.

La experiencia crea una verdadera inteligencia

Cuando tiene experiencias que le dan una exposición práctica a algo, puede asimilar y retener más fácilmente el aprendizaje y luego aplicar lo que ha ganado en contextos futuros. El resultado de aprender haciendo es lo que Robert Sternberg, expresidente de la Asociación Estadounidense de Psicología, denomina inteligencia experiencial.

En mi último libro sobre este tema, describo cómo sus experiencias de vida lo ayudan a desarrollar su mentalidad, así como sus habilidades y destrezas. También llamada «XQ» para abreviar, su inteligencia experiencial es algo que puede desarrollar con el tiempo y complementa su inteligencia intelectual (IQ intelectual), algo con lo que la mayoría de la gente cree que se nace. Por eso las experiencias son tan importantes, porque puede utilizarlas para aumentar su inteligencia.

Tenga en cuenta cómo aprendió a andar en bicicleta por primera vez. Lo acaba de hacer. No importa lo alto que sea su IQ, no importa cuántos libros haya leído sobre la mecánica de las bicicletas, aprender a andar implica el mismo proceso: la experiencia.

Cuando se trata de andar en bicicleta, sus habilidades tangibles incluyen cómo arrancar, montar y detener la bicicleta. Sus habilidades más amplias incluyen anticipar los baches y discernir los posibles obstáculos en el camino. Su mentalidad incluye cosas como reconocer la necesidad de tener cuidado en el tráfico. La experiencia de aprender a andar en bicicleta (que incluye usar ruedas de entrenamiento para ponerse en marcha, caerse y volver a levantarse y, luego, internalizar por completo la bicicleta) le permite usar la bicicleta para cumplir sus objetivos, ya sea de transporte, acondicionamiento físico, visitas turísticas, alivio del estrés o más. Este sencillo ejemplo se aplica igual de bien a otros tipos de aprendizaje, como programar software, escribir planes de negocios, reproducir música y mucho más.

La experiencia le da ventaja

El mundo actual cambia más rápido que la mayoría de los planes de estudio universitarios. Una licenciatura solía ser el guardián de una entrevista. Eso está cambiando. Pero una cosa es segura: independientemente de quién contrate, todo el mundo quiere saber qué experiencia tiene.

Ya sea que quiera convertirse en programador de software o en comercializador de redes sociales, la experiencia es esencial. Si bien un título universitario puede significar que ha adquirido las bases para hacer un trabajo, las experiencias de la vida real aseguran a los empleadores que tiene los activos reales para hacer el trabajo con éxito.

Los mejores solicitantes de empleo y las empresas con más visión de futuro se dan cuenta de que traducir las experiencias en habilidades, habilidades, actitudes y creencias sobre el trabajo de aplicación más amplia es el nuevo nombre del juego. Comunicar con claridad su inteligencia experiencial puede darle una ventaja. El objetivo es ayudar a los empleadores a entender cómo lo que aporta al trabajo ahora mismo se puede aplicar a lo que se necesita hoy en día y, al mismo tiempo, también puede ser valioso para el futuro.

. . .

En el mundo actual que cambia rápidamente, un título universitario no es el único camino hacia el éxito. De hecho, los datos muestran que solo el 25% de los graduados universitarios elegirían seguir el mismo camino educativo si pudieran volver a hacerlo. Y además de eso, el 41% afirma que, en cambio, obtendría un certificado que lo capacitara al instante para un trabajo muy solicitado. Ya sea que esté pensando en ir a la universidad, a punto de graduarse o ya tenga su título, existen muchas más opciones que nunca para lograr el éxito. Asegúrese de regalarse experiencias prácticas. Esa es la clave del aprendizaje continuo y puede abrirle la puerta a su próxima oportunidad.

Deja una respuesta
Related Posts
Leer más
Table of Contents Ocultar ¿Está satisfecho con su situación de vida actual?**  **¿Cómo se ha sentido al empezar…