Primary Greatness

Las 12 palancas del éxito

Encuentra un éxito que no sea efímero.

A menudo confundimos los símbolos con el éxito. Ese hombre conduce un Maserati: habrá encontrado el éxito. Esa mujer lleva Louboutins: debe de haber encontrado el éxito. Pero esta interpretación es totalmente superficial.

Como aprenderás en este resumen, el éxito real no puede verse ni medirse en términos materiales. Es una cualidad interior, algo que cualquiera puede construir, sin necesidad de coches de lujo ni zapatos de suela roja.

Entonces, ¿cómo puedes construir estas cualidades internas vitales? Debes escuchar los consejos del monstruo del autodesarrollo, Stephen Covey, y concentrarte en trabajar las 12 palancas del éxito. En este resumen se explica qué son estas palancas y cómo puedes utilizarlas tú mismo. Sigue estos consejos y no tardarás en disfrutar de una vida plena y llena de paz, impulsada por la grandeza primordial.

En este resumen, también descubrirás

    • por qué la importancia supera a la urgencia;
    • cómo encontrar tu propósito
    • cómo encontrar tu propósito; y
    • por qué deberías imaginarte lo peor.
    • .

    El carácter interior es el motor del verdadero éxito, y puede desarrollarse.

    ¿Qué aspecto tiene el éxito? ¿Son trajes de Armani, relojes Rolex, Ferraris rojo cereza y una copa diaria de champán en la terraza de una casa en la playa de Long Island? Por supuesto, estos pueden ser algunos de los símbolos de la riqueza, pero desde luego no son signos de éxito.

    El verdadero éxito no se ve. Proviene del interior y es generado por lo que el autor denomina grandeza primaria, que se da de forma natural en quienes encarnan cualidades admirables como la integridad, el honor, la persistencia, el desinterés y el compromiso con un propósito que trasciende lo personal.

    La grandeza secundaria, por el contrario, puede verse. Es la apariencia del éxito: el dinero, la fama y todos los símbolos de estatus que lo acompañan, desde coches hasta trajes y casas.

    Sin embargo, mientras que la grandeza primaria conduce a la plenitud y a la paz interior, la grandeza secundaria desemboca en placeres efímeros y en la seguridad económica.

    La grandeza secundaria es el éxito.

    Ahora bien, si no te has pasado la vida fomentando atributos interiores incondicionales como el honor y el altruismo, no te preocupes. Se ha demostrado científicamente que tales rasgos pueden desarrollarse.

    En Michigan, allá por 1965, el Proyecto Preescolar Perry empezó a seguir la vida de 123 preescolares de barrios marginales. Se les dividió en dos grupos -de prueba y de control- y el grupo de prueba aprendió, a una edad temprana, a retrasar la gratificación realizando tareas aburridas y poco gratificantes.

    Adelante, 50 años después, los del grupo de prueba tuvieron mucho más éxito. En comparación con los del grupo de control, más miembros del grupo de prueba se habían licenciado y encontrado empleo, y menos habían sido detenidos. Todo ello porque, en preescolar, habían construido cierta grandeza primaria desarrollando atributos como la integridad y la persistencia.

    Entonces, ¿qué puedes hacer para desarrollar tu carácter?

    Bueno, como pronto aprenderás, existen 12 palancas del éxito, un conjunto de principios que servirán de base para tu grandeza primaria. Estas palancas son la integridad, la contribución, la prioridad, el sacrificio personal, el servicio, la reciprocidad, la diversidad, la responsabilidad, la lealtad, el aprendizaje, la enseñanza y la renovación.

    Estas 12 palancas son el resultado de la amplia investigación del autor. Ha enseñado y aprendido de miles de personas de todo el mundo, y ha destilado sus hallazgos en los elementos esenciales para la grandeza primaria.

    Las autoafirmaciones y una mentalidad de abundancia sentarán las bases para la grandeza primaria.

    Paz interior, sensación de plenitud, prosperidad duradera: los beneficios de la grandeza primaria son innumerables y magníficos. Pero, ¿cómo se avanza exactamente hacia su adquisición? Pues bien, existen unas cuantas técnicas útiles que prepararán tu cerebro y lo harán más receptivo.

    La primera consiste en utilizar autoafirmaciones.

    Las autoafirmaciones son mensajes positivos emitidos en primera persona y en tiempo presente, de ti mismo, para ti mismo. Afirman la vida que quieres vivir y te impulsan a convertir tus aspiraciones en realidad.

    Digamos que eres una persona que deja las cosas para más tarde y que quieres mejorar a la hora de tomar las riendas y hacerlas. Tu autoafirmación podría ser algo así como: “Es gratificante tomar el control y guiar mi propia vida planificando mi tiempo de forma proactiva y siguiendo mis planes”

    .

    Una vez que hayas preparado algunas autoafirmaciones adecuadas, puedes mejorar su eficacia haciendo dos cosas:

    En primer lugar, relájate.

    Primero, relájate. Cuando estás relajado, tus ondas cerebrales se ralentizan, lo que te hace más receptivo a los estímulos sensoriales, y quieres estar lo más receptivo posible al recitar tus afirmaciones.

    En segundo lugar, recita las afirmaciones que más te gusten.

    En segundo lugar, recita tus afirmaciones todos los días. Cuanto más las recites, más probabilidades tendrás de que se manifiesten.

    La siguiente técnica tiene que ver con tu visión general de la vida, y requiere que cambies por completo tu mentalidad. En lugar de obsesionarte con la escasez, tienes que empezar a centrarte en la abundancia.

    La mayoría de nosotros tenemos una mentalidad de escasez, es decir, vemos el mundo a través de una lente de ganar-perder, creyendo que más para los demás significa menos para nosotros, y dejando de lado las oportunidades de cooperación y beneficio compartido.

    Pero esto suele ser perjudicial para el éxito. Piensa en un acaparador de balones en un equipo de baloncesto. Al hacer demasiados tiros y negarse a pasar, ese jugador no sólo priva a sus compañeros de la oportunidad de anotar, sino que también baja la moral, desobedece el código del juego limpio y, la mayoría de las veces, le cuesta el partido a su equipo.

    Pero si ese acaparador de balones se negara a hacer pases y a tirar a canasta, no tendría éxito.

    Ahora bien, si ese jugador cambiara a una mentalidad de abundancia -en la que el mundo se ve a través de una lente de ganar-ganar, y siempre hay suficiente para todos- podría reunirse con sus compañeros y darse cuenta de que, pasando el balón y permitiendo que sus compañeros supongan una amenaza, pueden debilitar la defensa y ganar el partido.

    La integridad, la base de la grandeza primaria, alinea tus valores, creencias y acciones.

    Integridad. Es una palabra de la que se habla mucho, pero si te preguntaran, ¿serías capaz de definirla sucintamente? Bueno, puesto que es la primera de las 12 palancas del éxito y la base de la grandeza primaria, es importante tener una definición clara.

    Así que el autor la desglosó en sus partes componentes, y descubrió que la integridad es una combinación de dos rasgos: humildad y ánimo.

    Si eres lo suficientemente humilde como para reconocer en qué puedes mejorar y lo suficientemente valiente como para emprender el trabajo de mejora, estarás en el buen camino para convertirte en una persona íntegra.

    Para tener una idea de cómo es la integridad en acción, veamos una situación de la vida del autor. En una ocasión, un amigo íntimo del autor le hizo mucho daño, pero éste se dio cuenta de lo que había hecho y le pidió disculpas de todo corazón. El autor, impresionado, le preguntó cómo lo había conseguido, y el amigo le dijo que, tras una profunda conversación consigo mismo, se había dado cuenta de que tenía dos opciones: escuchar a su ego y ofrecer una disculpa tibia o escuchar a su conciencia y ofrecer una disculpa sincera.

    Hizo falta humildad para reconocer que debía arrepentirse y valor para actuar conforme a este reconocimiento, y fue esta combinación la que dio lugar a que el amigo mostrara verdadera integridad. Este acto de integridad tuvo un efecto muy poderoso, inspirando al autor no sólo a aceptar la disculpa, sino a perdonar la transgresión inicial.

    Así pues, tener integridad afectará positivamente a los que te rodean, pero también te moldeará a ti de forma beneficiosa, es decir, alineando tus valores, creencias y acciones. Esta alineación se denomina congruencia.

    Si tienes congruencia, te resultará mucho más fácil ganarte la confianza de los demás. Esto se debe, en parte, a que simplemente parecerás más auténtico. Al alinear tus acciones con tus creencias y valores, te desprenderás de todos los motivos ocultos y agendas secretas, y hablar como es debido se convertirá en algo natural.

    Fomenta las palancas de contribución y priorización encontrando tu propósito.

    La gente necesita un propósito. Ya se trate de escribir novelas o de formar una familia, un propósito impregna la vida de significado, dando a su poseedor un sentido de dirección y deber. Y, sin embargo, sólo entre el cinco y el diez por ciento de las personas se toman el tiempo necesario para definir su propósito.

    El propósito es crucial.

    El propósito es crucial porque, sin él, no sabrás cómo contribuir al mundo, y la contribución es la segunda palanca del éxito. Para identificar tu propósito, empieza por hacerte tres preguntas: ¿Qué le falta al mundo? ¿En qué destaco? ¿Y cómo podría contribuir haciendo algo que me gusta?

    Ten en cuenta que tu propósito puede estar delante de tus narices. A menudo, apuntamos demasiado alto y no nos damos cuenta de cómo podemos contribuir aquí y ahora.

    Por ejemplo, piensa en el protagonista de la película El Opus del Sr. Holland. Sueña con convertirse en un compositor brillante, pero se ve obligado a trabajar como profesor de música, un trabajo que al principio le disgusta. Pero pasan los años y empieza a querer a sus alumnos. Al final, no se convierte en un compositor famoso. En lugar de ello, vuelca su pasión en la enseñanza y contribuye ayudando a miles de alumnos.

    Así que mantente abierto a la posibilidad de que, sin darte cuenta, ya hayas encontrado tu propósito; lo único que tienes que hacer es identificarlo.

    Por lo tanto, mantente abierto a la posibilidad de que, sin darte cuenta, ya hayas encontrado tu propósito.

    Una vez que hayas descubierto cómo contribuir al mundo, puedes centrarte en la tercera palanca del éxito: priorización.

    Priorizar es en gran medida una cuestión de diferenciar entre tareas importantes pero no urgentes y tareas urgentes pero no importantes. Las tareas importantes y no urgentes tienen en cuenta el panorama general, y siempre deben priorizarse.

    Imagina que eres médico y, mientras realizas una operación de corazón, llega una enfermera y te dice que hay una llamada urgente para ti. Pues bien, no importa cuán urgente sea la llamada, porque, a grandes rasgos, la supervivencia del paciente es lo más importante. La importancia siempre supera a la urgencia, así que no cogerías la llamada.

    Este ejemplo también demuestra cómo un propósito superior -en este caso, el propósito de salvar la vida del paciente- conduce de forma natural a priorizar lo que es más importante.

    Las palancas del sacrificio y el servicio fomentan las conexiones personales, que son esenciales para el éxito.

    “No me importa cuánto sabes hasta que yo sepa cuánto te importa”

    Quizá dejaste algunos platos en el fregadero, dando por sentado que tu compañero los lavaría. Tal vez “accidentalmente” le cortaste el paso a alguien en el tráfico. O tal vez no te tomaste la molestia de llamar a tu madre.

    Sí, ser egoísta es normal. Sin embargo, si quieres entablar relaciones significativas y productivas, tienes que luchar contra esas tendencias egoístas y alimentar la cuarta palanca del éxito: el sacrificio.

    Sacrificio significa dejar a un lado tu ego y centrarte en el bien mayor. Se trata de hacer hincapié en el resultado del trabajo colaborativo, en lugar de atribuirte el mérito de haber contribuido más, y, al igual que la integridad, requiere humildad.

    El sacrificio es la cuarta palanca del éxito: el sacrificio.

    Por ejemplo, una vez el presidente y el vicepresidente de una empresa hicieron juntos un viaje de negocios. El segundo día de viaje, el vicepresidente se despertó con una sorpresa: el presidente le estaba limpiando los zapatos.

    Se sorprendió al ver que el presidente se dedicaba a esta humilde actividad; parecía lo contrario de presidencial. Sin embargo, también ayudó al vicepresidente a ver el lado humano del presidente y, al final, acercó más a los dos hombres.

    Sacrificar tu ego no es tan difícil y puede contribuir en gran medida a crear un vínculo duradero.

    En este sentido, es similar al servicio, que es la quinta palanca del éxito. El servicio consiste en hacer cosas por otras personas, y es la forma perfecta de fortalecer las relaciones que el sacrificio te ayudó a crear.

    Una forma de servir es hablar como si sólo te dirigieras a una persona, independientemente de lo grande que sea tu audiencia. Esto demostrará a los demás que estás comprometido con ellos, que les estás haciendo el servicio de estar presente y, a su vez, les ayudará a comprometerse contigo, como demuestra la siguiente anécdota:

    La estrella de una obra de teatro se dirigía a una sola persona.

    Una vez, el protagonista de una obra de teatro tenía problemas para captar la atención de su público. Por suerte, un amigo suyo tuvo la presencia de ánimo de abandonar su asiento, acercarse al escenario y pronunciar las palabras “háblame”. El actor comprendió y empezó a dirigirse al público como si fuera un amigo, una persona con sentimientos y pensamientos reales. Así de fácil, el público reconoció este servicio y volvió a implicarse.

    Las palancas de la reciprocidad y la diversidad dan lugar a relaciones productivas.

    Ahora que ya tienes una idea de cómo establecer y fortalecer las relaciones, veamos cómo hacer que sean productivas. Curiosamente, una de las mejores formas de construir una relación beneficiosa con los demás es mejorar la seguridad que sientes en ti mismo.

    La seguridad en ti mismo es una de las mejores formas de construir una relación beneficiosa con los demás.

    Un carácter seguro de sí mismo es, de hecho, la base de las dos siguientes palancas del éxito: la reciprocidad y la diversidad.

    La reciprocidad es la base de la reciprocidad.

    La seguridad en ti mismo -es decir, un profundo sentimiento de seguridad interior- te permite permanecer abierto a ideas desconocidas y opiniones nuevas. Y esta apertura te infundirá empatía, algo sin lo que no pueden existir relaciones recíprocas.

    Si eres inseguro, te cerrarás en banda. Las ideas diferentes y las nuevas perspectivas te parecerán amenazadoras, porque para quienes carecen de seguridad en sí mismos, una amenaza a un sistema de creencias se siente como una amenaza a la identidad personal.

    Sólo después de establecer un cierto nivel de confianza en ti mismo, puedes ser capaz de mantener una relación con los demás.

    Sólo después de establecer una sólida seguridad en ti mismo deberías empezar a centrarte en la reciprocidad, la sexta palanca del éxito. Pero, cuando actives esta palanca, debes centrarte en dos cosas:

    En primer lugar, concéntrate en la reciprocidad.

    En primer lugar, concéntrate en el vínculo. Cuanto más firme sea el vínculo social entre dos personas, menos probabilidades habrá de que actúen de forma egoísta.

    Primero, concéntrate en el vínculo.

    Segundo, mantén abiertos los canales de comunicación. Compartir y colaborar en los problemas, y debatir las posibles soluciones, aumentará la reciprocidad de cualquier relación.

    La confianza en ti mismo y en los demás es fundamental.

    La seguridad en uno mismo es también la base de la séptima palanca del éxito, la diversidad, que consiste en fomentar la diversidad de opiniones, habilidades, personalidades e ideas. Estas cosas impulsan la innovación y la positividad, pero se verán amenazadas si tú y tu equipo no estáis seguros de vosotros mismos.

    Recuerda que las personas inseguras creen que la diferencia es una amenaza, así que, para eliminar el pensamiento limitado, tienes que animar a la gente a aceptar la diferencia y a expresarse abiertamente. En otras palabras, tienes que ayudarles a que se sientan seguras de sí mismas.

    El autor señala que, cuando no hay diversidad de opiniones en un equipo, esencialmente sólo hay una opinión, y eso es malo para la creatividad y la innovación. Las ideas nuevas y diversas engendrarán proyectos y productos nuevos y diversos; si aceptas la diferencia, seguro que crearás uno.

    Mantén la responsabilidad con las palancas de la lealtad y la responsabilidad.

    “La prueba definitiva de la grandeza primaria es ser leal a las personas ausentes”

    Todos lo hemos experimentado. Ahí estás, en el bar con los amigos o comiendo con los colegas, y alguien empieza a hablar mal de un amigo o compañero de trabajo ausente. Este comportamiento es habitual, pero también terriblemente tóxico.

    La octava palanca.

    La octava palanca, la lealtad, combate esa toxicidad impidiendo que faltes al respeto a otras personas, independientemente de que estén presentes o ausentes.

    La lealtad y la lealtad son dos factores que influyen en el comportamiento de los demás.

    La lealtad y el respeto son importantes porque eliminan las interacciones negativas que a menudo conducen a etiquetar negativamente, lo cual tiene un efecto muy tangible y tóxico.

    Pongamos que una colega tuya te insulta y, en consecuencia, la etiquetas en tu mente como “odiosa”. Aunque nunca le digas que la consideras odiosa, ella, en algún nivel de conciencia, captará cómo te sientes realmente, y sus acciones comenzarán a alinearse con tus expectativas.

    Así como debes evitar etiquetar a las personas, nunca debes decir nada de nadie que no te gustaría decirle a la cara. Además, si alguna vez estás presente cuando la gente habla negativamente de otra persona, deberías combatir el etiquetado negativo mencionando algunas cosas positivas sobre la persona ausente. Hablar en nombre de los que no tienen voz es lealtad en estado puro.

    Por supuesto, no siempre podemos ser perfectos. Ya sea por cotillear o por cualquier otro desliz, la gente comete errores. Y ahí es donde entra en juego la novena palanca, la responsabilidad.

    Asumir realmente la responsabilidad implica reconocer plenamente tus errores y ofrecer una disculpa que no esté rodeada de excusas, defensas o explicaciones. Si de verdad quieres dejar atrás un error, tienes que asumir toda la culpa; es la única forma de eliminar las etiquetas negativas y recibir el perdón.

    Y recuerda: una vez que hayas asumido la responsabilidad, debes disculparte.

    Y recuerda: una vez que te hayan perdonado, asegúrate de que tus acciones concuerdan con la disculpa que presentaste. Esto demostrará que fuiste sincero, y que tu disculpa no fue un mero expediente vacío.

    La palanca de la enseñanza complementa y refuerza la palanca del aprendizaje.

    Imagina que, durante los próximos diez años, no aprendes nada nuevo. Lo cierto es que, si dejaras de aprender, te volverías irrelevante: tus habilidades y conocimientos no te llevarían a ninguna parte en el mundo de dentro de diez años. Así que, ¿cómo puedes seguir creciendo y mantenerte al día?

    La mejor manera es seguir aprendiendo, que es la décima palanca del éxito.

    Horst Schulze, cofundador de la cadena hotelera Ritz-Carlton, lo sabe bien. A pesar del coste, Schulze ofrece un programa diario de formación a sus empleados, porque cree firmemente en la importancia del aprendizaje. Al ayudar a sus empleados a crecer, Schulze también hace crecer su empresa, porque una mano de obra cualificada es la columna vertebral de su cadena.

    A un nivel más personal, hay muchas cosas que puedes hacer para seguir aprendiendo.

    Podrías, por ejemplo, ayudar a tus empleados a aprender.

    Podrías, por ejemplo, diseñar un plan de estudios personal. Si te interesan los negocios, lee Harvard Business Review o la revista Fortune . Hay revistas académicas para todos los campos, así que identifica tus intereses y sumérgete en ellos. Y, para ampliar tus horizontes y hacerte más sabio, no descuides a los clásicos. Un poco de Shakespeare antes de dormir sólo puede hacer bien.

    También puedes asistir a tu propia universidad en línea. Mira charlas TED; inscríbete en uno de los muchos cursos masivos abiertos en línea (MOOC); utiliza Khan Academy.

    Y si realmente quieres aprender algo, asegúrate de utilizar la undécima palanca del éxito: enseñar.

    Como el autor aprendió del Dr. Walter Gong, profesor de la Universidad Estatal de San José, enseñar es la mejor forma de aprender. Durante la cena, el Dr. Gong siempre hacía que sus hijos le enseñaran lo que habían aprendido ese día en la escuela, y los tres llegaron a doctorarse en una universidad de primera categoría.

    La enseñanza funciona tan bien como la educación.

    Enseñar funciona tan bien porque, cuando sabes que tendrás que hacer que otra persona entienda el material, te ves obligado a aprenderlo de verdad.

    ¡Por eso todos los estudiantes deberían aprender como un profesor!

    Equilibra tu salud física, mental y social para lograr la última palanca: la renovación.

    Así que nos hemos centrado mucho en las partes que componen la grandeza primaria. Pero si realmente quieres servir a un propósito superior y vivir una vida plena y en paz, tienes que cuidar de ti mismo. Y ahí es donde entra en juego la duodécima palanca, la renovación.

    El autocuidado es una cuestión de equilibrar tu salud mental, física y social.

    Una forma de inspirar hábitos de cuidado físico es imaginar que ya has tenido un revés importante para tu salud: que, por ejemplo, has sufrido un infarto o te han operado de cáncer. El mero hecho de imaginar una crisis de salud de este tipo debería motivarte para abandonar cualquier hábito poco saludable que puedas tener, ya sea trabajar en exceso o fumar cigarrillos.

    Para mejorar tu salud mental, imagina que, dentro de tres años, todos tus conocimientos profesionales habrán quedado obsoletos por los avances tecnológicos. Esto debería incitarte a dar prioridad al aprendizaje y al progreso de tus habilidades.

    Para mantenerte socialmente sano, imagina que todas las personas de tu vida están siempre escuchando las cosas que dices sobre ellas. Esto debería evitar que digas cosas lamentables y que seas crítico. Esto no significa que no debas ser crítico, sino que debes ser amable en tus críticas y no decir cosas sobre alguien que no le dirías a él.

    Si te enfrentas con regularidad a estas situaciones hipotéticas, serás capaz de ajustar tu mentalidad.

    Si te enfrentas con regularidad a estas situaciones hipotéticas, serás capaz de ajustar tu mentalidad.

    Es mucho más eficaz dedicar energía a tu salud física, mental y social que tratar de identificar y modificar cada comportamiento negativo, ya que un enfoque más general influye en múltiples comportamientos al mismo tiempo.

    La salud física, mental y social es mucho más eficaz que tratar de identificar y modificar cada comportamiento negativo, ya que un enfoque más general influye en múltiples comportamientos al mismo tiempo.

    La salud física, mental y social también están estrechamente relacionadas, y centrarse en todas ellas es la mejor forma de autocuidado, la más holística.

    Por ejemplo, si descuidas tus habilidades y conocimientos, es posible que te despidan del trabajo, lo que te llevaría a sentirte víctima y a culpar a los demás. Esto afectaría a tus relaciones sociales, provocando estrés, lo que comprometería tu salud física.

    Un enfoque holístico del autocuidado es la mejor defensa contra el agotamiento y la reacción negativa en cadena que puede causar el descuido de un área.

    Conclusiones

    El mensaje clave de este libro:

    Una vida centrada en establecer vínculos con los demás y en el servicio a los demás es mucho más gratificante que una vida dedicada a la búsqueda de placeres egoístas como el estatus y el dinero. Y la mejor manera de encontrar la verdadera plenitud y la paz interior es establecer tu grandeza primaria. Puedes hacerlo con la ayuda de las 12 palancas del éxito: integridad, contribución, prioridad, sacrificio personal, servicio, reciprocidad, diversidad, responsabilidad, lealtad, aprendizaje, enseñanza y renovación.

    Consejos Accionables:

    Consejos Accionables:

    Consejos Accionables:

    Consejos Accionables.

    Lleva un diario de “viaje a la grandeza primaria”

    Lleva un diario para seguir tu progreso hacia la grandeza primaria y utilízalo para recopilar tus aprendizajes a lo largo del camino. Anota tu propósito superior y todas tus autoafirmaciones. Utilízalo para registrar todas las situaciones en las que hayas elegido la grandeza secundaria en lugar de la primaria. Esto te ayudará a aumentar tu autoconciencia a medida que avanzas hacia tus objetivos finales.

    ¿Tienes algún comentario?

    ¡Nos encantaría conocer tu opinión sobre nuestro contenido! Envíanos un correo electrónico a libros@pathmba.com con el título de este libro como asunto y comparte tus opiniones.

    Sugerencias lectura complementaria: Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Eficaz de Stephen R. Covey

    Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Eficaz (1989) es el fenómeno de autoayuda de enorme influencia que puede enseñarte los principios de la eficacia. Una vez que conviertas estos principios en hábitos, estarás bien encaminado hacia un mayor éxito, tanto en tu vida personal como profesional.

Deja una respuesta
Related Posts