Posted inAdministración, Presentaciones

No dejes que la ansiedad sabotee tu próxima presentación

Si quieres superar la ansiedad de hablar, debes dejar de concentrarte en ti mismo y apuntar tu enfoque hacia afuera. Este cambio no es algo que pueda ocurrir instantáneamente. Lleva tiempo, paciencia y práctica. A continuación te mostramos cómo empezar.

  • Sé un dador, no un tomador. Los que toman tienden a tener más ansiedad. Quieren y necesitan la validación de sus oyentes.
  • Los donadores, por otro lado, se centran en el servicio. Trabajan de antemano para conectarse con las partes interesadas y utilizar la información que reciben para atender las necesidades de su audiencia. Como resultado, su presentación se vuelve menos acerca de ellos y más acerca de ayudar a las demás personas en la sala.
  • Si quieres convertir tu presentación en un acto de servicio, debes hablar con las personas de la sala, mucho antes de que comience la presentación.
  • Elige entre tres y cinco líderes influyentes y reúnete con ellos antes para conocer sus preocupaciones y objetivos relacionados con el tema que estás presentando.
  • A continuación, incorpore sus hallazgos en su presentación. Esto te ayudará a cambiar tu enfoque hacia afuera, de ti mismo a la audiencia y, como resultado, aliviar algunos de tus nervios.