Descubre por qué las mujeres siguen siendo desiguales en el mundo empresarial, y cómo cambiarlo.

¿Sabías que, incluso después de años de avances en los derechos de la mujer, las mujeres de todo el mundo siguen ganando sistemáticamente menos que los hombres? También es menos probable que las mujeres ocupen puestos de gran influencia. Por ejemplo, sólo representan el 3,8% de los directores ejecutivos de las 500 empresas de Fortune.

Incluso en los países occidentales, las mujeres siguen sin estar en pie de igualdad con los hombres. Hay muchas razones que explican esta desigualdad, la mayoría de las cuales no pueden ser cambiadas por una sola mujer.

Sin embargo, hay algo que las mujeres pueden cambiar: si eres mujer, es muy probable que con el tiempo hayas aprendido a sabotearte inconscientemente. Por ejemplo, puede que evites un comportamiento asertivo por miedo a que te tachen de “mandona” o que te muestres reacia a competir porque competir es “poco femenino”.

Las chicas simpáticas No Llegan Al Rincón Oficina te hará consciente de los errores típicos que impiden a las mujeres alcanzar todo su potencial. Te ayudará a aprender a mantenerte firme en un entorno competitivo, como es el lugar de trabajo, y a encontrar el equilibrio adecuado entre abrazar tu feminidad y no dar un paso en falso en un juego todavía gobernado por hombres.

En este resumen, descubrirás:

  • por qué algunas chicas suspiran aliviadas cuando pierden una partida de Monopoly,
  • por qué sonreír
        • por qué sonreír menos podría ser la clave para conseguir ese ascenso,
        • por qué podrías trabajar 24 horas al día y aun así no conseguir un ascenso, y
        • por qué no hay nada inmoral en sacar provecho de tus relaciones
        • .

        Las mujeres siguen estando desfavorecidas en el mundo empresarial.

        ¿Sabías que, hasta 1934, una mujer americana perdía la nacionalidad si se casaba con un hombre de otro país? ¿O que, hasta 1977, una mujer casada de Alemania Occidental no podía firmar su propio contrato de trabajo sin la aprobación de su marido? En muchos países occidentales, hombres y mujeres no fueron iguales ante la ley hasta bien entrado el siglo XX. De hecho, a la mayoría de las mujeres americanas y europeas ni siquiera se les permitió votar antes del final de la Primera Guerra Mundial.

        Desde entonces, los movimientos por los derechos de la mujer en muchos países occidentales han conseguido establecer casi la igualdad de género ante la ley, pero cuando se trata de sus carreras profesionales, las mujeres siguen estando en desventaja.

        Por ejemplo, las mujeres ganan menos que los hombres.

        Por ejemplo, las mujeres ganan sistemáticamente menos que los hombres.

        En Estados Unidos, las mujeres hispanas ganan sólo el 59% de lo que ganan los hombres hispanos por el mismo trabajo. Y aunque a las mujeres caucásicas les va mejor, siguen ganando sólo el 77% en comparación con sus compañeros de trabajo varones. Además, en el primer año después de terminar la universidad, las mujeres licenciadas ya ganan un 8 por ciento menos que sus compañeros varones; dos décadas después, la diferencia aumenta hasta el 20 por ciento.

        Pero esta brecha no se reduce a la igualdad de oportunidades.

        Pero esta brecha no es sólo un problema en Estados Unidos: las mujeres tienen menos probabilidades de ocupar puestos bien remunerados y de gran influencia en todo el mundo.

        Por otra parte, las mujeres tienen menos probabilidades de ocupar puestos bien remunerados y de gran influencia en todo el mundo.

        De hecho, un modesto 8 por ciento de todos los altos ejecutivos del mundo son mujeres, y no hay más de veinte jefas de estado en todo el mundo.

        Se enseña a las mujeres a esforzarse por simpatizar en lugar de por ser respetadas e influyentes.

        “Si sólo te preocupas por caer bien, lo más probable es que pierdas la oportunidad de que te respeten”

        ¿Te has sentido culpable alguna vez por conseguir una racha ganadora en el Monopoly? Quizá te sorprenda saber que esta reacción está tan extendida entre las mujeres como es poco frecuente en los hombres. ¿Se debe a alguna reticencia natural femenina a competir o hay algo más en juego?

        En realidad, a las chicas se las educa para que busquen la simpatía y el atractivo físico, no el éxito ni la autoafirmación.

        Desde la primera infancia, a las niñas se les enseña que sólo les irá bien si se ganan la simpatía de la gente que las rodea. Por ejemplo, serán elogiadas y recompensadas por ser educadas y complacientes, y castigadas por ser agresivas, mientras que el comportamiento agresivo de los niños suele tolerarse mucho más.

        ¿Cómo es que los niños se comportan de forma agresiva?

        La forma en que los juguetes infantiles están divididos por género también refleja estas expectativas de rol. Muchos de los juguetes que se suelen dar a las niñas se asocian con el atractivo y la maternidad, como las muñecas Barbie, mientras que los juguetes típicos de los niños se relacionan con la lucha y la competición, como las figuras de acción de lucha libre.

        Sin embargo, el género de los juguetes de los niños es diferente.

        Pero el tratamiento sexista de las niñas no se detiene ahí: también en las mujeres adultas se desalientan la asertividad y los comportamientos competitivos.

        ¿Por qué?

        ¿Por qué?

        Porque van en contra de los estereotipos sociales de feminidad, como ser pasiva, agradable y compasiva. Esto significa que un nivel de competitividad que se considera aceptable en los hombres puede levantar cejas cuando lo exhibe una mujer. Imagina la reacción del público si una candidata electoral saboreara su victoria sobre un oponente dando violentos puñetazos al aire.

        Estas continuas expectativas de comportamiento significan que si una mujer actúa de forma asertiva, igual que lo haría un hombre, puede ser ridiculizada o criticada por ser “mandona”

        Imagina a una mujer que se comporta de forma asertiva.

        Imagina a la nueva directora médica de un hospital enterándose de que algunos de los médicos solían beber pequeñas cantidades de alcohol en el trabajo. Si se enfrenta al personal y pone en marcha un programa de controles de alcoholemia aleatorios, lo más probable es que la llamen mandona, o incluso zorra.

        Pedir demasiados consejos y dejar que los demás decidan por ti puede perjudicar seriamente tu imagen profesional.

        Imagina que tu novio te pregunta cómo preferirías pasar las vacaciones de verano conjuntas: en bicicleta por Escandinavia o relajándote en las playas de Hawai. ¿Eres una de las muchas mujeres que reaccionan preguntando: “Bueno, ¿qué te gustaría hacer a ti?”

        Por muy bienintencionada que sea esa respuesta, esta forma de dejar que otro decida por ti es mejor limitarla a tu vida privada.

        ¿Por qué?

        ¿Por qué?

        Porque si es tu trabajo tomar una decisión y dejas que otros decidan en tu lugar, parecerás reacio o incapaz de hacer tu trabajo.

        Porque si es tu trabajo tomar una decisión y dejas que otros decidan en tu lugar, parecerás reacio o incapaz de hacer tu trabajo.

        Por qué?

        Pongamos que tu jefe quiere que decidas cuándo informar a los accionistas de tu empresa sobre una pérdida importante que se avecina, ya sea de inmediato o una vez que se haya especificado el alcance de la pérdida.

        En este caso, quiere que decidas cuándo informar a los accionistas de tu empresa sobre una pérdida importante que se avecina.

        En este caso, te encarga explícitamente que decidas qué hacer a continuación. Por tanto, si respondes preguntando a tu jefa qué curso de acción tomaría, lo que realmente le estás diciendo es que no harás lo que te ha pedido. Además, tendrá la impresión de que eres incapaz de tomar una decisión arriesgada.

        Considerar demasiado las opiniones de los demás puede dañar tu imagen profesional de otras maneras. Por ejemplo, si no puedes tomar medidas sin sondear a todo el mundo, parecerás incapaz de dirigir.

        ¿Por qué?

        Porque es importante que un líder sea capaz de actuar con rapidez y decisión. Imagina que tu empresa tiene la oportunidad de aprovechar una gran oportunidad de negocio. Si preguntaras primero a todo tu equipo qué piensan al respecto, podría llevar tanto tiempo que tus competidores se te adelantarían.

        Por otra parte, a veces los líderes son capaces de actuar con rapidez y decisión.

        Además, a veces los líderes tienen que responsabilizarse de tomar medidas impopulares, como reducir las primas. Pedir consejo a los empleados afectados sólo retrasaría todo y haría las cosas más dolorosas.

        Actuar o vestir de forma demasiado femenina puede socavar tu imagen profesional y distorsionar el mensaje que pretendes transmitir.

        “Evita tocarte el pelo innecesariamente. Piensa (…): Cada vez que me toco el pelo, reduzco un año mi credibilidad”

        Cuando te imaginas a algunas mujeres políticas de éxito, como Thatcher, Clinton y Merkel, ¿alguna te parece especialmente femenina? ¿Se debe eso a que demasiada feminidad es perjudicial para la carrera de una mujer?

        En una palabra, sí.

        Por ejemplo, es muy femenino sonreír mucho. Y aunque sonreír puede granjearte mucha simpatía, también puede distorsionar tu mensaje y hacerte parecer menos asertiva. Esto es difícil de controlar para las mujeres, porque han sido educadas para sonreír mucho más que los hombres y, por tanto, a menudo sonríen sin ser conscientes de ello.

        Sin embargo, sonreír hace que te sientas más segura.

        Sin embargo, sonreír te hace parecer menos autoritario y puede distorsionar el mensaje que intentas transmitir. Por ejemplo, si intentas transmitir un mensaje serio, sonreír chocará con lo que quieres comunicar.

        Otro problema de la sonrisa surge cuando las mujeres sonríen mientras critican a otra persona. Esto puede deberse a la costumbre o al deseo de suavizar el mensaje, pero puede hacer que una mujer parezca insegura o poco sincera. Además, en situaciones potencialmente conflictivas, una sonrisa puede confundirse con una mueca y agravar el conflicto.

        Aquí hay algo más que las mujeres deben tener en cuenta: si te presentas de un modo excesivamente femenino, distraerás a la gente de tu competencia profesional y de lo que quieres decir.

        Los rasgos femeninos de tu imagen pueden hacer que la mujer parezca insegura o poco sincera.

        Los rasgos femeninos de tu presentación causan un fuerte impacto en otras personas, a expensas de otros aspectos de tu persona profesional. Si tiendes a tener un estilo notablemente femenino o juguetón, esos pueden ser los rasgos que los demás asocien con tu personalidad, y no con tu profesionalidad. Por ejemplo, si llevas demasiados accesorios a una conferencia, puede que la gente esté demasiado hipnotizada por las joyas que cuelgan de tus orejas como para escuchar las reflexiones bien fundadas que quieres compartir.

        El mundo de los negocios no es lugar para niñas pequeñas.

        “Nadie puede hacerte sentir inferior sin tu consentimiento.” – Eleanor Roosevelt

        Dicen que en cada mujer aún vive la niña pequeña que solía ser. Puede que sea cierto, pero es fundamental que dejes tu infancia en casa cuando entres en la oficina.

        ¿Por qué?

        Porque pensar como una niña afectará a tu juicio profesional.

        Por ejemplo, tiene sentido que muchas niñas vean a los padres como figuras de autoridad. Pero si sigues viendo a los hombres en posiciones de autoridad como figuras paternas, no tendrás la objetividad e independencia necesarias para tratar con ellos de forma profesional.

        Si ves a tu padre como una niña pequeña, tu juicio profesional se verá afectado.

        Si ves a tu jefe como una figura paterna, tus reacciones ante él pueden ser muy emocionales. Por ejemplo, podrías sintonizar con su estado de ánimo en lugar de prestar atención a la información que te comunica.

        Además, adaptarte a cada estado de ánimo de tu jefe no forma parte de la descripción de tu trabajo y podría distraerte de las tareas de las que eres responsable. Y mientras tú te dedicas a mejorar el humor de tu jefe con cumplidos y galletas caseras, un colega puede ganarse un ascenso resolviendo el problema que le puso de mal humor a tu jefe en primer lugar.

        El pensamiento de niña pequeña tiene otras consecuencias negativas para las empresarias. A menudo se enseña a las niñas pequeñas a dudar de sus propios conocimientos e intuición y, con el paso de los años, esta duda está tan arraigada que incluso los expertos experimentados en un campo dudarán de sus juicios cuando los profanos en la materia pongan en duda su pericia.

        Esto puede hacer que te sientas más segura de ti misma.

        Esto puede llevarte a tomar decisiones muy equivocadas a pesar de saber más. Por ejemplo, si crees que alguien con quien estás negociando está mejor informado que tú, es probable que te convenza antes de tiempo. Pero si eres consciente de esta tendencia, puedes prestar más atención y asegurarte de no caer en la trampa de la niña pequeña.

        En un contexto empresarial competitivo, tienes que actuar como es debido.

        Imagina que eres un gerente que entrevista a dos candidatos altamente cualificados para un puesto de alto nivel: ¿Te decantarías por el candidato que se sienta erguido, habla con voz fuerte y acentúa sus comentarios con gestos animados, o por el que parece encogerse ante tus ojos, hablando tan bajo que desearías llevar un audífono?

        Lamentablemente, demasiadas mujeres encajan en el perfil del segundo candidato sin ni siquiera darse cuenta. Si las mujeres quieren triunfar en el mundo de los negocios, tienen que ser conscientes de este comportamiento, porque ocupar demasiado poco espacio te hace parecer demasiado tímida e insegura para un puesto de liderazgo.

        El problema es que las mujeres son demasiado tímidas e inseguras para ocupar un puesto de liderazgo.

        El problema es que a las mujeres se les enseña a ocupar el menor espacio posible durante toda su vida. Aprenden a mantener los brazos pegados al cuerpo, a cruzar las piernas por las rodillas y a utilizar pocos gestos si hacen una presentación. Y, así como ocupar mucho espacio te hace parecer seguro de ti mismo, ocupar demasiado poco espacio transmite otro mensaje: que eres inseguro, sumiso y no estás dispuesto a asumir riesgos. No es la presentación ideal para ganarse a ningún gerente.

        Otro mal hábito que aprenden las mujeres a medida que crecen es utilizar demasiados calificativos y minimizadores cuando hablan.

        Los calificativos no son lo mismo que las palabras.

        Si utilizas calificativos -por ejemplo, “Tenemos que tomar medidas comprometidas, pero puede que me equivoque”- parecerás insegura sobre lo que dices y, a su vez, menos convincente y competente. Si utilizas minimizadores cuando hablas de tu trabajo o de tus logros -por ejemplo, “Oh, yo soy sólo un profesor” – entonces estás diciendo que lo que eres no es importante.

        Así que presta atención a cómo hablas, intenta eliminar los minimizadores y los calificativos, y empezarás a parecer mucho más segura de ti misma.

        Trabajar demasiado no te llevará a ninguna parte, independientemente de tu sexo.

        “Deja de ofrecerte voluntaria para tareas de bajo perfil y bajo impacto. Si es necesario, quédate de brazos cruzados en lugar de levantarlos”

        ¿Estás de acuerdo en que los empleados demuestran su dedicación trabajando duro y saltándose los descansos? Si es así, ¿cómo puede perjudicar a tu carrera trabajar duro?

        Porque si inviertes todo tu tiempo y tus fuerzas en hacer el trabajo, puedes perderte los aspectos sociales cruciales del desarrollo profesional.

        Porque si inviertes todo tu tiempo y tus fuerzas en hacer el trabajo, puedes perderte los aspectos sociales cruciales del desarrollo profesional.

        Aunque realizar un trabajo de alta calidad es importante para conseguir un ascenso, la creación de redes y una buena capacidad de trabajo en equipo desempeñan un papel igualmente importante. Así que si tiendes a aislarte para hacer más trabajo en lugar de charlar con tus compañeros, pronto parecerás un mediocre jugador de equipo.

        Además, trabajar demasiado disminuye la calidad de tu trabajo y te hace parecer ineficaz.

        Los expertos en productividad han descubierto que sólo se puede mantener un alto nivel de concentración y precisión -requisitos ambos para un trabajo de alta calidad- cuando se hace una pausa cada 90 minutos. Además, trabajar sin descanso puede dar una mala impresión: la gente pensará que trabajas tanto porque eres ineficaz o estás abrumado por la carga de trabajo.

        Por último, la productividad es un factor clave.

        Por último, por mucho que trabajes, si haces el tipo incorrecto de trabajo, no estarás más cerca de un ascenso. Si siempre estás ocupado con tareas de perfil bajo, nunca correrás el riesgo necesario para llamar la atención de tus superiores. Así que en qué trabajas es en realidad mucho más importante que cuánto trabajas.

        Imagina a un estudiante que quiere entrar en un programa de doctorado. Para causar una buena impresión a su supervisor, se ofrece voluntaria para hacer todo el trabajo pesado, como escribir protocolos y copiar guiones para sus compañeros. En última instancia, sin embargo, la persona que será aceptada no será alguien como ella, sino una estudiante que se haya distinguido por dar un paso audaz, como solicitar su ingreso en un grupo de investigación puntero.

        Si quieres conseguir ese despacho en la esquina, no puedes ignorar el valor estratégico de las relaciones.

        Imagina que estás en una fiesta y acabas de conocer a un hombre encantador. Estáis charlando cuando te dice que es directivo de la empresa a la que quieres presentarte. ¿Le pedirías a tu nuevo conocido que apoyara tu candidatura?

        La mayoría de las mujeres son reacias a aprovechar este tipo de interacción. Pero si no estás dispuesta a sacar provecho de las relaciones, te estás perdiendo todo el sentido del networking y las grandes oportunidades que ofrece para impulsar tu carrera.

        Admitámoslo: al final, ya se trate de amistades o de contactos en el trabajo, el objetivo de toda relación es intercambiar favores u otras cosas que necesites. ¡No hay nada inmoral en sacar provecho de las relaciones! Además, las relaciones son cruciales porque algunos bienes inmateriales, por ejemplo, los puestos exclusivos, se distribuyen únicamente a través de relaciones y redes.

        Una de las formas en que las mujeres no aprovechan las relaciones potenciales es su reticencia a buscar un patrocinador, es decir, un mentor que les presente a personas que puedan ayudarlas a ascender y que utilice su influencia con los altos ejecutivos para promoverlas como líderes.

        Así pues, si eres reacia a aprovechar las relaciones, es posible que tengas que buscar un patrocinador.

        Así que si evitas pedirle a alguien que sea tu padrino, te pierdes un gran acelerador de carrera. De hecho, se ha demostrado que las mujeres obtienen menos ascensos que los hombres porque es menos probable que tengan un padrino. Y las mujeres sin padrinos tienen menos probabilidades incluso de intentar conseguir un puesto de alto nivel.

        La gente que conoces te ayuda a allanar el camino hacia tu propio despacho. Puede que no te guste, pero trabajar duro evitando la política de la oficina no es una opción, si quieres llegar a la oficina de la esquina.

        Conclusiones

        El mensaje clave de este libro:

        Las chicas no son tradicionalmente criadas para ser jugadoras en el competitivo lugar de trabajo entorno. Ellos aprenden desde a muy jóvenes a sabotearse. sabotear su éxito minando su valor a ojos de otros, y alejándose de comportamientos tradicionalmente percibidos como exclusivamente masculinos, como competitividad. El camino para superar estas autoderrotas. derrotar comportamientos es llegar a ser consciente de ellos y tomarlos. tomar medidas activas para corregir sus efectos negativos.

        Consejos Accionables:

        Responde sólo a tu nombre.

        Cada vez que alguien en los negocios te llama por un apodo, te está relegando sutilmente a un estatus infantil. La próxima vez que te presentes, asegúrate de utilizar tu nombre formal completo, y responde sólo cuando sea así como se dirijan a ti. Aunque la gente te llame habitualmente por un apodo, si estableces esta nueva dinámica, la gente se adaptará con el tiempo. Esta sencilla medida garantizará que te tomen en serio.

Leave a comment