Never Get a “Real” Job

Cómo dejar a tu jefe, crear una empresa y no arruinarte

A la mayoría de nosotros nos educaron para creer que si trabajábamos duro e íbamos a la universidad, nos recompensarían con el trabajo de nuestros sueños y la vida que siempre habíamos deseado. Por desgracia, no siempre es así.

Para la mayoría de los jóvenes que terminan la universidad hoy en día, conseguir un trabajo parece poco más que un sueño. E incluso si encuentran algo, el sueldo de un típico trabajo de empresa no les ayudará a pagar sus montañas de deudas.

Este resumen te anima a olvidarte de trabajar para el Hombre. Olvídate de las prácticas empresariales anticuadas y tradicionales y de la saturación de libros de negocios que reempaquetan los mismos viejos consejos de coaching. Estos resúmenes ofrecen consejos prácticos que se han ganado a pulso con el éxito y el fracaso en el mundo real.

Never Get a “Real” Job
SPONSOR

Así que súbete las mangas de la camisa y ponte manos a la obra.

En estos resúmenes aprenderás:

  • cuán buenas son -o no son- las probabilidades de éxito de las Startups;
  • cómo redactar mejor un plan de empresa para una Startup
  • cómo escribir un plan de empresa mejor en un párrafo;y
  • por qué Facebook no es la panacea del marketing
  • .

Emprender no es fácil, así que es mejor empezar preparándose para lo peor.

Así que tienes una idea para un negocio de éxito, en el que realmente crees. ¡Enhorabuena!

Pero por muy buena que sea tu idea, las cifras no son buenas; como señala la Asociación de la Pequeña Empresa de EE.UU., un tercio de las pequeñas empresas fracasan en su segundo año de vida, y menos de la mitad duran cuatro años.

Pero por muy buena que sea tu idea, las cifras no son buenas.

Está claro que no puedes contar con el éxito, por muy buena que sea tu idea. De hecho, cuando se trata de crear una empresa, sólo hay una cosa de la que puedes estar seguro: que no será fácil. Así que lo mejor es aceptar este hecho y comprobar tus expectativas antes de empezar.

En primer lugar, debes aceptar que está garantizado que fracasarás en el camino. Pero a pesar de lo que piensa la mayoría de la gente, esto no siempre es malo. Analizar los fracasos te enseña valiosas lecciones que te ayudan a evitar el fracaso en el futuro.

Además, espera que las cosas nunca salgan según lo previsto. Los empresarios de éxito saben que las cosas cambian cada día, por lo que es imposible predecir el futuro. Por eso no ponen sus esperanzas en que todo salga bien según un “plan perfecto”.

Por el contrario, esperan que todo salga bien.

En lugar de eso, planifican para tocar fondo. Eso significa contemplar cualquier escenario e imaginar su peor resultado posible para estar preparados. Para ello, hay cuatro pasos que debes dar antes de tomar cualquier decisión empresarial.

El primer paso es analizar los pros y los contras para evaluar los riesgos. ¿Es el mejor resultado posible tan bueno que compensa los riesgos del peor? ¿O los dos están más equilibrados, lo que hace que la acción sea más arriesgada?

A continuación, averigua cuáles serán las consecuencias si las cosas no salen bien. Por ejemplo, si la salud financiera de tu empresa podría quedar potencialmente aniquilada en caso de que el resultado sea el peor, tienes que darte cuenta de ello con antelación.

El tercer paso consiste en averiguar qué consecuencias tendrá la acción.

El tercer paso es averiguar si lo que estás considerando hacer te parecería una buena idea en cualquier momento. Si no es así -si puedes imaginarte a ti mismo recordando con pesar que te pareció una buena idea “en su momento”-, deberías pensártelo dos veces antes de seguir adelante.

Por último, examina tus alternativas. Si tu plan número uno no funciona, ¿cuál es el siguiente? De hecho, ¿podría ser el plan número dos una opción mejor en primer lugar?

Puede que no sea tan divertido como imaginar un escenario en el que todo funciona a la perfección, pero estar preparado para cualquier eventualidad te convierte en un emprendedor más resistente a largo plazo.

Aprovechar al máximo lo que tienes pondrá en marcha tu Startup.

Afrontémoslo: cuando empiezas un negocio desde cero, hay mucha incertidumbre, y no tienes muchos conocimientos ni recursos a tu disposición. Pero quejarse de ello es una pérdida de tiempo. En lugar de eso, tienes que aprovechar al máximo lo que sabes.

Empieza por mostrar quién eres realmente. Al ser auténtico en tus interacciones con los clientes, te haces más identificable, y eso hace que los clientes te quieran y te respeten. Por ejemplo, si eres un técnico amante de la ciencia ficción, ponte tu pin de Star Trek cuando te reúnas con un cliente cuyo ordenador esté estropeado.

La misma idea vale también para los recursos. Así que no puedes permitirte una flota de camiones de reparto para tu producto. ¿Pero de qué dispones? ¿Puedes tomar prestado el coche de tu madre para hacer las entregas?

Ahora ya sabes cuáles son tus activos. Pero antes de ponerte en marcha, tienes que asegurarte de que realmente puedes realizar las entregas.

Lo más probable es que, si te apasiona lo suficiente como para montar un negocio, la idea ya esté basada en una afición que realmente te gusta. Y aunque amar lo que haces es importante, no es suficiente. Hay cuatro puntos clave que deberás tener en cuenta antes de poder convertir esa afición en un negocio con el que realmente puedas cumplir.

En primer lugar, ¿tu afición es realmente suficiente para mantener un negocio? Es estupendo que te encante trabajar con tus Legos, pero es difícil ver los ingresos en ello.

Segundo, ¿es tu afición un negocio?

En segundo lugar, ¿realmente eres tan experto en tu afición como para que la gente te pague por hacerlo? Si quieres que la gente pague por ver tus esculturas de madera flotante, será mejor que sean algo más que “buenas”.

En tercer lugar, no des por sentado que los demás compartirán tu pasión. ¿Realmente hay suficientes personas interesadas en visitar un jardín de esculturas de madera a la deriva hechas a mano por expertos? ¿O se trata de un pequeño nicho?

En cuarto lugar, asegúrate de que es realista que puedas hacerlo realidad por ti mismo. Aún no eres un escultor de renombre mundial, así que no vas a poder contratar a un equipo de subordinados para que hagan el trabajo por ti.

Cuatro.

Si responder a estas preguntas te hace confiar en que puedes cumplir, entonces es hora de ponerte manos a la obra. Será mucho más fácil ahora que sabes con qué tienes que trabajar.

Un Plan de Startup de un párrafo es un plan de empresa vivo, ágil y procesable.

Cuando inicias un nuevo negocio, todo el mundo suele insistir en que un primer paso crucial es un plan de empresa engorroso y minuciosamente detallado. Pero en lugar de perder el tiempo en uno, deberías centrarte en crear el propio negocio. Para ello, necesitas una herramienta práctica para el mundo real: un Plan de Startup de un párrafo.

Un Plan Startup de un párrafo te permite poner a prueba tus ideas mediante la práctica, y crea una estrategia de acción que crece y cambia a lo largo del camino junto con tu negocio.

Para crear tu plan, primero hazte preguntas fundamentales sobre tu negocio: ¿Cuál es el producto o servicio que ofreces? ¿Quiénes son tus clientes principales? ¿Cómo piensas generar ingresos inmediatos? Responde a estas preguntas escribiendo un máximo de una o dos frases para cada una. Cada respuesta es una hipótesis sobre tu negocio, y el párrafo resultante será un borrador de tu Plan de Startup de un párrafo.

A continuación, convierte tu plan en listas llenas de pasos de acción, llamadas Listas de Adivinación y Comprobación. De cada frase de tu plan, genera cinco puntos que puedas poner en acción ahora mismo. Utilízalos para hacer una lista de comprobación cronológica, incluyendo plazos y gastos para cada punto. Una hipótesis del plan del autor describía que la clientela de su Startup eran empresas boutique de relaciones públicas, por ejemplo. Así que su primer punto fue hacer una lista de todas las empresas boutique de relaciones públicas que existían en su zona. Lo siguiente fue buscar información de contacto de cada una de ellas.

Cada vez que completes un paso de una lista de comprobación, evalúalo. ¿Qué ha funcionado? ¿Qué has aprendido? ¿Qué pasos puedes modificar ahora para el futuro? Ahora vuelve a tus hipótesis. ¿Eran ciertas, falsas o incompletas?

Continúa evolucionando tu plan eliminando las hipótesis y los pasos de acción que no funcionaron y mejorando los que sí lo hicieron. El proceso de revisión de la hipótesis sobre su clientela le llevó al autor dos meses. En ese tiempo, refinó su clientela de empresas boutique de relaciones públicas a especialistas independientes en relaciones públicas y gerentes de marca, así como a altos ejecutivos de cuentas de empresas boutique de relaciones públicas y agencias de marketing. Al cabo de dos meses, disponía de una fórmula de marketing probada y contrastada que sigue utilizando hoy en día.

Eso no significa que dejara de plantear nuevas hipótesis, por supuesto. Un Plan de Startup de un párrafo es un plan orgánico y vivo que forma parte de la evolución de tu negocio, no un documento formal estirado. Mientras tu empresa crezca y evolucione, tu Plan también debería hacerlo.

Cinco grandes preguntas pueden ayudarte a tomar las mejores decisiones sobre la asociación.

Elegir un socio potencial es un asunto delicado. Algunas asociaciones encajan, y el negocio prospera como resultado. Otras… bueno, otras pueden ser como un mal matrimonio, o peor.

Así que, al igual que en un matrimonio, es importante estar seguro antes de comprometerse. Hay cinco preguntas importantes que debes hacerte antes de lanzarte a una relación de pareja.

En primer lugar, ¿estás seguro de que necesitas una pareja? ¿Aportará ella algo que tú no puedas aportar? Si es así, ¿podrías aportar esa cosa sin implicar a otro socio? Tal vez bastaría con contratar a alguien.

A continuación, pregúntate si una sociedad estándar es el mejor modelo. Un socio con una idea dinamitadora para un nuevo producto, pero cero visión para los negocios, podría acabar entorpeciéndote. En ese caso, algo como un acuerdo de licencia o una empresa conjunta podría ser una mejor idea, con todas las ventajas y ninguna pérdida de capital.

Si una asociación es realmente el mejor acuerdo, ¿qué pasa con tu posible socio? Si tuvieras que hacerlo, ¿podrías defender tu elección sin una sombra de duda? ¿Y tus razones para elegirla? ¿Aporta activos y habilidades que complementan los tuyos? ¿Vuestros objetivos están realmente alineados? Si tus respuestas revelan alguna reserva, sigue buscando. Conformarte con alguien que no es el adecuado sólo perjudicará a tu negocio a largo plazo.

Cuarto.

En cuarto lugar, ¿podría funcionar la asociación en teoría y en la práctica? Para asegurarte, plantéate un periodo de prueba en el que ambos podáis probar a trabajar juntos. Estableced algunos objetivos a corto plazo, y ved qué revela trabajar juntos para alcanzarlos. Lo más probable es que en cuestión de días o semanas quede claro lo bien que os compenetráis.

Por último, asegúrate de que tu acuerdo es claro para ambas personas y ponlo todo por escrito. Las cosas pueden parecer de color de rosa en las primeras fases del trabajo conjunto, y tener las cosas por escrito puede parecer innecesario. Pero definir claramente aspectos como la titularidad del capital, las responsabilidades de la empresa y las normas para la compra de acciones de la empresa valdrá la pena si las cosas van mal y acabáis en los tribunales.

Pese a lo tentador que pueda resultar lanzarse de cabeza, tú y tu empresa os alegraréis de haberos tomado el tiempo necesario para plantearos estas preguntas. Merece la pena mirar antes de saltar.

Los empresarios no tienen un estilo de vida normal, sino que diseñan el suyo propio.

Un empresario tiene libertades que un empleado no tiene. Por otra parte, un empresario no puede irse a casa y dar por terminada su jornada laboral a las 5 de la tarde.

El estilo de vida de un empresario no es “normal” porque, en última instancia, tú eres tu empresa. Es una relación simbiótica en la que el tiempo que dedicas es lo que permite que tanto tú como tu negocio prosperéis, especialmente al principio. Ese es el momento en el que estarás al máximo rendimiento, llevando todos los sombreros que hay que llevar. Algunos de estos sombreros te quedarán bien, mientras que otros pueden resultarte incómodos. Tal vez se te dé genial hacer presupuestos, pero llamar a clientes en frío te da pesadillas.

No temas. Ya te las apañarás, ¡porque tienes que hacerlo! En esta fase del juego, todo lo que no estés dispuesto a hacer simplemente no se hará. Es más, necesitarás comprender íntimamente cada aspecto de tu negocio antes de poder contratar a otra persona para que lo haga.

Para que todo esto sea posible, tendrás que diseñar una rutina de poder, que te permita adaptar tu vida a tu estrategia empresarial de forma centrada y productiva. He aquí cómo.

Para empezar, tendrás que trabajar todos los días durante un mes entero. Trabajar siete días a la semana durante un mes puede no ser fácil, pero te proporcionará la información que necesitas. Anota tus grandes éxitos durante este tiempo, y apunta los días y las horas en que se produjeron.

A continuación, clasifica cada uno de estos éxitos en una de estas tres categorías: planificación estratégica, operaciones internas o generación de ingresos. Trabajar en tu Plan de Startup de un párrafo es una actividad de planificación estratégica, por ejemplo, mientras que contactar con proveedores es una actividad de operaciones internas. Hablar de un proyecto con los clientes es, por supuesto, generación de ingresos.

Ahora fíjate en los éxitos y fracasos de tu planificación. ¿Cuándo te ha ido mejor en determinadas categorías? ¿Cuándo se produjeron tus periodos lentos? Intenta averiguar por qué tu productividad fluyó y refluyó cuando lo hizo; luego modifica tu programa para sacar provecho de ello. Por ejemplo, si has estado generando ingresos con éxito de 10:00 a 16:00 los miércoles, y los domingos por la tarde son los mejores para la planificación estratégica, aprovéchate de ello fijándolo en tu horario.

Sigue ajustando tu rutina de energía hasta que estés seguro de que es perfecta. Después, comprométete con tu rutina y cíñete a ese compromiso. Eso significa que si los sábados por la tarde son tu punto dulce para trabajar con éxito en operaciones internas, entonces tendrás que saltarte los planes con amigos ese día. Tu horario debe girar en torno a los máximos resultados para tu negocio, no a la socialización.

Un sitio web limpio y sencillo y el enfoque adecuado para el almuerzo pueden darte las herramientas empresariales de un profesional.

Tienes que causar una impresión profesional: todo el mundo lo sabe. Por eso las empresas gastan enormes cantidades de dinero en diseño, mensajes y consultores. Sin embargo, una Startup no va a tener mucho dinero al principio. Por eso es útil conocer algunos trucos inteligentes que pueden hacer que parezcas un ganador sin arruinarte.

Todo empieza con tu sitio web, el componente más importante de tu marca. Un sitio web que te haga parecer un pez gordo debe ser, ante todo, sencillo. Rápido de cargar y fácil de navegar ganará siempre a complicado o bonito, y no necesitas un programador o diseñador experto para conseguirlo.

Prueba uno de los siguientes sitios web.

Prueba uno de los muchos proveedores de servicios en línea, baratos y basados en suscripciones, como Weebly. Ofrecen herramientas en línea para tu negocio, junto con plantillas útiles, y pueden poner tu sitio en marcha rápidamente. ¿Lo mejor de todo? Los costes iniciales son bajos, y puedes actualizar fácilmente tu contenido tú mismo.

¿Pero qué pasa con otras inversiones costosas, como el asesoramiento de expertos? Aunque hoy en día hay por todas partes entrenadores empresariales y expertos autoproclamados, muchos de ellos sólo ofrecen un reenvasado de sentido común salpicado de consejos que cualquiera puede obtener de Internet. Es más, cobran cientos de dólares por ello.

Así que ahórrate dinero y mucha frustración. En lugar de eso, piensa en almorzar.

Primero, averigua qué tipo de información buscas. A continuación, haz una lluvia de ideas con una larga lista de personas que podrían ayudarte, y averigua cómo podrías ponerte en contacto con ellas. Las redes sociales son una herramienta estupenda para ello, y puedes recurrir a tu red actual de amigos y contactos para pedirles que te presenten.

Cuidado con las personas de contacto.

Una vez que conozcas a tus contactos, elige a unas 10 personas de tu larga lista e invítales a comer. Haz que sea una invitación personal, con información sobre ti, tu conexión con cada persona y lo que crees que podría saber que podría ayudarte.

¡A continuación, haz que ese almuerzo cuente! Planifica lo que te gustaría discutir y cíñete a ello. Escucha de verdad lo que tenga que decirte tu asesor durante la comida. Además, sea o no útil la información, sé amable y envíale un correo electrónico de agradecimiento. Si eres lo suficientemente inteligente como para crear un sitio web y llegar a la gente como un profesional, también deberías ser capaz de actuar como un profesional.

El marketing eficaz está orientado y fomenta la acción.

Así que tu negocio está en marcha, ¿y ahora cómo llegas a los clientes? Las redes sociales son una gran herramienta de marketing, pero contrariamente a la creencia popular, no basta con poner tu nombre por ahí para atraer clientes.

Para ello, necesitas un marketing eficaz que transmita un mensaje bien elaborado de forma selectiva.

El primer paso es crear un lenguaje de marca. Consiste en palabras y frases clave que describan lo que haces. Para empezar, basta con tres o cuatro. Deben ser lo suficientemente audaces como para captar y mantener la atención de los clientes. Con tiempo y concentración, serán sinónimo de tu negocio en la mente de los consumidores. Piensa en el término “búsqueda online”; cualquiera que lo oiga pensará probablemente en Google de inmediato.

El siguiente paso es un mensaje de marca activo: una única frase fácil de leer de unas ocho palabras. Un mensaje de marca activo combina la promoción con el establecimiento de expectativas sobre lo que hace realmente tu empresa. Por ejemplo, el mensaje de marca de un servicio de clases particulares de matemáticas podría ser algo así como “multiplica tus éxitos matemáticos restando la confusión”.

Ahora querrás asegurarte de que los canales de distribución de tu marketing se ajustan a los objetivos de tu mensaje de marca activo. La idea clave aquí es dirigirse con cuidado; bombardear todos los canales disponibles es perezoso e ineficaz. También lo es ceñirse a un solo canal. A pesar de lo que algunos puedan pensar, Facebook no es una buena opción para todos los mensajes de marketing.

Pongamos que quieres comercializar un servicio de paseos de perros, por ejemplo. Podrías confiar en publicar en las redes sociales. Pero, ¿qué te parece un pequeño folleto que repartas en los parques caninos, o mejor aún, ofrecer una golosina gratis a cambio de la información de contacto de los dueños de los perros?

Eso es mucho más adecuado para cualquier mensaje de marketing.

Eso es mucho más directo que una publicación en Facebook, y también hace más. Más allá de atraer la atención, fomenta la acción inmediata en forma de dar información de contacto. La acción genera ingresos y, al fin y al cabo, ése debería ser el objetivo de toda actividad de marketing, ya que son los ingresos, no el “rumor”, lo que hará crecer a una Startup.

Recuerda, mantén tus objetivos de marketing claros y específicos; de hecho, mantén todos tus objetivos así. Emprender por tu cuenta será un viaje alocado, y necesitarás toda la claridad que puedas conseguir.

Conclusiones

El mensaje clave de estas Conclusiones:

Ser empresario no es fácil, y no es para los débiles de corazón. Pero ofrece independencia y la satisfacción que se obtiene al superar todos los retos que se te presentan. Si estás dispuesto a dedicarle horas, y si tienes inteligencia y muchas ganas, dejarás tu trabajo “real” en un abrir y cerrar de ojos y nunca mirarás atrás.

Consejos Accionables:

Prioriza tu salud.

Emprender requiere un gran compromiso, pero eso no significa trabajar 24 horas al día, 7 días a la semana. Si quieres seguir trabajando a largo plazo, también tienes que cuidarte. Eso significa programar algún tiempo de inactividad para descomprimirte y también convertir el ejercicio en un hábito. No tiene por qué ser demasiado ambicioso; puede tratarse simplemente de hacer ejercicios sencillos, como flexiones o estiramientos, que puedes hacer en la intimidad de tu habitación. Tu empresa se beneficiará de que te sientas lo mejor posible.

¿Tienes algún comentario?

¡Nos encantaría conocer tu opinión sobre nuestros contenidos! Envíanos un correo electrónico a libros@pathmba.com con el título de este libro como asunto y comparte tus opiniones.

Qué leer a continuación: El Peor Modelo de Negocio del Mundo, de Danny Schuman

Si te entusiasman los consejos empresariales del mundo real del resumen que acabas de leer, echa un vistazo a los consejos de otro empresario hecho a sí mismo, Danny Schuman. En El peor modelo de negocio del mundo(2018), Schuman examina un modelo de negocio que parece terrible sobre el papel, pero que funciona a las mil maravillas en la práctica.

Con este enfoque no tradicional y anárquico, los emprendedores pueden aprovechar un poco de caos creativo para dedicar más tiempo a seguir su pasión y, además, ganar dinero con ella. Así que si estás cansado de la sabiduría empresarial tradicional, te recomendamos encarecidamente el resumen de El peor modelo empresarial del mundo.

Add a comment

Deja un comentario

Advertisement