Never Eat Alone

Y otros secretos del éxito, relación a relación
Table of Contents Ocultar
  1. Tener una red personal es un requisito previo para una carrera profesional de éxito.
  2. Cualquiera puede aprender el arte del networking.
  3. Cualquiera puede aprender el arte del networking. El miedo al rechazo nos es familiar a todos y no es algo de lo que debamos avergonzarnos. Pocos de nosotros somos networkers natos con el valor de acercarnos a desconocidos para intentar conquistarlos. Sin embargo, hay algunos trucos que pueden ayudar incluso a los más tímidos a dar el primer gran paso: Aprende de los mejores. Simplemente toma nota de cómo se acerca a los demás un experto en networking y déjate inspirar por sus métodos. Sigue estudiando. Mantener un buen comportamiento y desarrollar una retórica ingeniosa son como cualquier otra habilidad, ya que pueden aprenderse sistemáticamente; por ejemplo, haciendo cursos sobre comunicación y retórica. Mantén un buen comportamiento y desarrolla una retórica ingeniosa. Y tarde o temprano, simplemente tienes que dar el paso. Como con todas las cosas de la vida, la mejor forma de aprender es practicando. Puede ser útil, por ejemplo, fijarte el objetivo de conocer a una persona nueva a la semana. Cada pequeña experiencia y práctica que adquieras hará que construir tu red de contactos sea mucho más fácil. El hecho de que el networking pueda ser tan fácil por un lado y tan difícil por otro queda perfectamente demostrado con el ejemplo del padre de Keith Ferrazzi. Como trabajador de medios humildes, quería algo más para su hijo, así que se dirigió a la única persona que conocía que podría serle de ayuda: el jefe de la empresa. En otras palabras, el jefe del jefe de su jefe. El jefe de la empresa quedó tan impresionado por su valentía que le pagó a Keith los estudios en la mejor escuela del país. El éxito en la creación de redes se basa en la generosidad y la lealtad.
  4. Una buena networker construye su red antes de necesitarla realmente.
  5. Una buena networker construye su red antes de necesitarla realmente.
  6. Un buen networker busca pegamentos para las relaciones.
  7. Las amistades y las relaciones interpersonales son una parte importante del networking. Las amistades y las relaciones íntimas se forman pasando tiempo de calidad con los demás. Por tanto, debes prestar mucha atención a los pegamentos de las relaciones; en otras palabras, a aquellos factores que tienen el poder de convertir a un contacto en un verdadero amigo o conocido de confianza. Un ejemplo de pegamento de relación podría ser un interés o actividad compartida. Puede ser básicamente cualquier cosa que os guste a los dos y que, por tanto, podría uniros, ya sea el deporte, la buena comida, coleccionar sellos, las entradas de béisbol, la política o el paracaidismo. Lejos de la oficina y de los eventos formales, estamos mucho más relajados, somos más auténticos y accesibles. Por lo tanto, no hay mejor momento para conocer a alguien de verdad que cuando se está divirtiendo de verdad. Por supuesto, en esas ocasiones también debes estar preparado para ser un buen interlocutor. Para ello, debes seguir una regla fundamental: la mejor forma de entablar una buena conversación trivial es no entablar ninguna conversación trivial. En lugar de eso, sé atento, sincero y abierto con la otra persona. En lugar de intercambiar banalidades sin sentido, siempre debes tratar de compartir algo interesante o personalmente esclarecedor en una conversación. La otra persona te recordará de forma positiva y esperará con impaciencia cada encuentro posterior. Un buen networker es sociable y paciente.
  8. Un buen networker siempre tiene algo que decir y encarna un mensaje único.
  9. Una red en ciernes depende de los llamados superconectores.
  10. Sólo puedes aspirar a tener éxito si tienes los objetivos adecuados.
  11. Sólo puedes aspirar a tener éxito si tienes los objetivos adecuados.
  12. Si quieres alcanzar tus objetivos, necesitas tener un Plan de Acción de NETWORKING.
  13. Si quieres tener éxito, tienes que ser tu propia marca.
  14. Si quieres tener éxito, necesitas tener a tu alrededor a los mentores adecuados.
  15. Conclusiones

Tener una red personal es un requisito previo para una carrera profesional de éxito.

Todos dependemos de otras personas para alcanzar nuestros objetivos y hacer realidad nuestros sueños.

Todos dependemos de otras personas para alcanzar nuestros objetivos y hacer realidad nuestros sueños.

Todos dependemos de otras personas para alcanzar nuestros objetivos y hacer realidad nuestros sueños.

Nadie puede esperar tener éxito a largo plazo sin pensar de forma conectada y obtener el apoyo de los demás. Tarde o temprano, todo lobo solitario alcanzará sus límites y su carrera se estancará.

Intentar construir una carrera de éxito sin una red sólida es como construir una casa sobre la arena. Tus cimientos se debilitarán con el tiempo y, al final, puede que te encuentres hundiéndote.

Pero, ¿qué es lo que no puedes hacer?

¿Pero qué es exactamente lo que hace que una red sea tan importante?

Puede parecer una perogrullada, pero los contactos personales abren puertas. Un estudio clásico, recogido en el libro Conseguir trabajo, demostró que entre los 282 hombres encuestados, el 56% había encontrado su trabajo a través de contactos personales, mientras que sólo el 19% lo había encontrado a través de anuncios de empleo y el 10% a través de solicitudes por iniciativa propia.

Precisamente por eso es tan importante la red de contactos.

Precisamente en tiempos de recesión económica, con su elevada rotación de personal y su gran inseguridad laboral, tener una red personal es más importante que nunca. Las personas que saben trabajar en red rara vez tienen problemas para encontrar trabajo.

Trabajamos en un mundo en constante cambio. Una persona que hoy es asistente, mañana puede ser director general. Si te conoce mucha gente y, lo que es más importante, esa gente te quiere -por ejemplo, si has demostrado ser generoso, amable y servicial-, con el tiempo esto dará sus frutos.

Cualquiera puede aprender el arte del networking.

Mucha gente teme el rechazo, y este miedo puede impedir que se acerquen a los demás y, por tanto, que construyan una red de apoyo.

Cualquiera puede aprender el arte del networking.

El miedo al rechazo nos es familiar a todos y no es algo de lo que debamos avergonzarnos. Pocos de nosotros somos networkers natos con el valor de acercarnos a desconocidos para intentar conquistarlos.

Sin embargo, hay algunos trucos que pueden ayudar incluso a los más tímidos a dar el primer gran paso:

  • Aprende de los mejores. Simplemente toma nota de cómo se acerca a los demás un experto en networking y déjate inspirar por sus métodos.

  • Sigue estudiando. Mantener un buen comportamiento y desarrollar una retórica ingeniosa son como cualquier otra habilidad, ya que pueden aprenderse sistemáticamente; por ejemplo, haciendo cursos sobre comunicación y retórica.
  • Mantén un buen comportamiento y desarrolla una retórica ingeniosa.

Y tarde o temprano, simplemente tienes que dar el paso. Como con todas las cosas de la vida, la mejor forma de aprender es practicando. Puede ser útil, por ejemplo, fijarte el objetivo de conocer a una persona nueva a la semana. Cada pequeña experiencia y práctica que adquieras hará que construir tu red de contactos sea mucho más fácil.

El hecho de que el networking pueda ser tan fácil por un lado y tan difícil por otro queda perfectamente demostrado con el ejemplo del padre de Keith Ferrazzi. Como trabajador de medios humildes, quería algo más para su hijo, así que se dirigió a la única persona que conocía que podría serle de ayuda: el jefe de la empresa. En otras palabras, el jefe del jefe de su jefe. El jefe de la empresa quedó tan impresionado por su valentía que le pagó a Keith los estudios en la mejor escuela del país.

El éxito en la creación de redes se basa en la generosidad y la lealtad.

Un buen creador de redes nunca preguntará: “¿Cómo pueden ayudarme los demás?”. En lugar de eso, se preguntará: “¿Cómo puedo ayudar yo a los demás?”

La idea básica que subyace es clara y sencilla: cuanto más dispuesto estés a ayudar a los demás, más dispuestos estarán ellos a ayudarte a ti a cambio.

La generosidad crea lealtad y lealtad.

La generosidad genera confianza y comprensión mutua. Cimienta y profundiza nuestras relaciones con los demás y, con el tiempo, cosecharemos el doble o incluso el triple de lo que hemos sembrado.

La generosidad es una forma de ayudar a los demás.

No debemos ver cada relación como una inversión a corto plazo y esperar que nos devuelvan todos los favores al instante. Porque las relaciones no son una entidad finita, como un pastel que se hace cada vez más pequeño con cada porción que alguien toma. Las relaciones son más bien como músculos: crecen y se fortalecen cuanto más las utilizas.

Las personas que no son ni generosas ni serviciales, que simplemente desean deshacerse de sus tarjetas de visita y sólo piensan en cómo hacer que las cosas funcionen en su propio beneficio, están condenadas a ir por la vida sin poder. Su comportamiento aleja a los demás, y tarde o temprano se encontrarán solos. Porque, ¿quién quiere realmente trabajar con alguien tan egoísta?

Para ir más allá de una visión egocéntrica, y fortalecer y profundizar realmente tus relaciones con las personas de tu red, necesitas mostrarles una lealtad constante. La lealtad puede adoptar muchas formas; por ejemplo, ofreciendo apoyo emocional cuando alguien está atravesando un duro divorcio, o donando tu tiempo para ayudar a alguien con problemas ajenos a su vida profesional. Media hora de tu tiempo aquí y allá podría devolverte el favor en una relación para toda la vida.

Una buena networker construye su red antes de necesitarla realmente.

Uno de los mitos que rodean al networking es que debes empezar a buscar a los demás sólo cuando necesites su ayuda.

Una buena networker construye su red antes de necesitarla realmente.

Una buena networker construye su red antes de necesitarla.

Este es un gran error, aunque desgraciadamente muy común. Es como intentar comprar chalecos salvavidas cuando el barco ya ha empezado a hundirse.

El buen networking sigue exactamente el principio opuesto. Debes acercarte a la gente antes de necesitar su ayuda. Esto te permite generar confianza y comprensión mutua: dos cualidades cruciales para una red funcional. A nadie le gusta una persona que moleste en el networking, es decir, alguien poco sincero, sin escrúpulos o que se aprovecha alegremente de los demás para su propio beneficio.

Una buena networker es muy paciente y construye su red paso a paso. Sabe que, para ganarse la confianza de los demás, tiene que trabajársela poco a poco; se podría decir que es más una corredora de maratón que una velocista. Su recompensa no llega a través de la velocidad, sino de la resistencia.

Bill Clinton vivió según esta regla mucho antes de ser presidente. Cuando era un estudiante de 22 años, ya había iniciado su costumbre de sentarse cada noche a anotar en fichas los nombres de todas las personas que había conocido ese día. Siempre se mostraba amable y accesible con los demás y mostraba un interés genuino cuando hablaba con ellos. Se aseguraba de construir relaciones basadas en la confianza y el entendimiento mutuo, creando al mismo tiempo su futura red de contactos.

Un buen networker busca pegamentos para las relaciones.

Conocer de verdad a otras personas no tiene que ver con el tiempo que pasas con ellas, sino más bien con la forma en que pasas el tiempo con ellas.

Las amistades y las relaciones interpersonales son una parte importante del networking.

Las amistades y las relaciones íntimas se forman pasando tiempo de calidad con los demás. Por tanto, debes prestar mucha atención a los pegamentos de las relaciones; en otras palabras, a aquellos factores que tienen el poder de convertir a un contacto en un verdadero amigo o conocido de confianza.

Un ejemplo de pegamento de relación podría ser un interés o actividad compartida. Puede ser básicamente cualquier cosa que os guste a los dos y que, por tanto, podría uniros, ya sea el deporte, la buena comida, coleccionar sellos, las entradas de béisbol, la política o el paracaidismo.

Lejos de la oficina y de los eventos formales, estamos mucho más relajados, somos más auténticos y accesibles. Por lo tanto, no hay mejor momento para conocer a alguien de verdad que cuando se está divirtiendo de verdad.

Por supuesto, en esas ocasiones también debes estar preparado para ser un buen interlocutor. Para ello, debes seguir una regla fundamental: la mejor forma de entablar una buena conversación trivial es no entablar ninguna conversación trivial. En lugar de eso, sé atento, sincero y abierto con la otra persona. En lugar de intercambiar banalidades sin sentido, siempre debes tratar de compartir algo interesante o personalmente esclarecedor en una conversación. La otra persona te recordará de forma positiva y esperará con impaciencia cada encuentro posterior.

Un buen networker es sociable y paciente.

¿Qué es lo principal que tienen en común una estrella de Hollywood y un buen networker?

Para no desaparecer del todo de la escena, ambos estarán dispuestos cada día a hacer nuevos contactos y a conectar con otras personas.

Hay muchos ejemplos de personas de éxito que muestran una paciencia inquebrantable con los demás y que parecen decididas a aprovechar cualquier oportunidad para establecer contactos.

Un director general puede, por ejemplo, asegurarse de hablar con al menos 50 personas cada día. En lugar de encerrarse simplemente en su despacho y utilizar el teléfono para todas las comunicaciones, pasará horas recorriendo las oficinas de la empresa, hablando con personas de los peldaños más altos y más bajos de la escala de la empresa.

Hillary Clinton es un claro ejemplo de alguien con la impresionante cantidad de paciencia y determinación que se necesita para ser un buen networker. Keith Ferrazzi pasó algún tiempo viajando con ella cuando era Primera Dama, y un día en concreto se levantó a las 5 de la mañana, hizo sus llamadas telefónicas, pronunció cuatro o cinco discursos y luego asistió a varios cócteles y visitó a gente en sus casas. A lo largo de ese día, estrechó unas 2.000 manos, y también recordaba los nombres de muchas de las personas que había conocido durante ese viaje.

Un buen networker siempre tiene algo que decir y encarna un mensaje único.

“¿Querría pasar una hora con esta persona cenando?”

Casi todo el mundo se hace esta pregunta de una forma u otra cuando conoce a una persona por primera vez.

Esto forma parte del proverbial acto de separar el grano de la paja. Alguien a quien nadie quiere escuchar ni dedicarle tiempo nunca conseguirá crear una red sólida y duradera de personas deseosas y dispuestas a ayudarle.

Los dos puntos siguientes son esenciales si quieres captar el interés de otra persona:

1. Tener algo que decir. Debes estar en condiciones de mantener una conversación inteligente sobre una variedad de temas, como política, deporte, viajes o temas científicos.

2. Tener algo que decir.

2. Encarna un mensaje único. Si quieres cautivar realmente a alguien, debes ofrecer algo más que una conversación agradable y fugaz; tienes que defender algo, preferiblemente algo que te diferencie de los demás. Este mensaje original y atractivo hará que los demás quieran formar parte de tu red.

Tu mensaje puede versar sobre una idea, un hábito o una habilidad. Sea lo que sea, debe ser algo en lo que seas una autoridad, un experto.

Depende de ti la forma de reunir este conocimiento experto y, por tanto, de cómo empieces a plasmar este mensaje único: no existe un modelo estándar que funcione para todo el mundo. Lo que sí es necesario es que seas lo suficientemente abierto, dispuesto a aprender y sanamente ambicioso.

Keith Ferrazzi, por ejemplo, se convirtió en un experto en marketing innovador gracias a su compromiso constante con las últimas ideas de marketing, conociendo a los principales pensadores en este campo y leyendo todo lo que podía sobre marketing. Con el tiempo, pudo poner en práctica sus conocimientos expertos en su profesión.

Una red en ciernes depende de los llamados superconectores.

Los superconectores son, sencillamente, personas que tienen miles de contactos. Lo que destaca de ellos es, en primer lugar, el gran número de contactos que tienen y, en segundo lugar, que sus contactos proceden de todos los ámbitos de la vida.

En la década de 1960, el psicólogo social Stanley Milgram ya había sacado a la luz el poder de estos superconectores. Milgram envió cartas idénticas a 160 personas que vivían en Omaha, Nebraska, y les pidió que se aseguraran de que la carta llegaba a un corredor de bolsa de Massachusetts. Sin embargo, no debían enviar la carta directamente a la dirección del corredor de bolsa. En lugar de ello, debían buscar entre sus conocidos a alguien que creyeran que pudiera conocer al corredor de bolsa.

Estas cartas llegaron al domicilio del corredor de bolsa.

Estas cartas llegaban al agente de bolsa por diferentes vías, cambiando de manos un número variable de veces. Sin embargo, el último punto de contacto de la mayoría de las cartas eran las mismas tres personas: los superconectores. Eran los contactos cruciales, y a través de sus numerosos contactos con personas de toda condición, permitían que las cartas llegaran a su destino.

Aunque es posible que los superconectores estén activos en todos los campos imaginables, suelen aparecer con más frecuencia en determinadas áreas, sobre todo en las siguientes:

  • Política y grupos de presión
  • Política y grupos de presión
  • Política y grupos de presión
  • Periodismo y relaciones públicas
  • Gestión de bares y restaurantes
  • gestión de bares y restaurantes

Estas profesiones, entre otras, parecen ser los trabajos hechos a medida para los superconectores, porque les permiten conocer a un amplio abanico de personas. Si quieres potenciar tu red personal, deberías intentar conocer a alguien de estas profesiones.

Sólo puedes aspirar a tener éxito si tienes los objetivos adecuados.

Llegues a ser lo que llegues a ser en la vida, ya sea presidente, jefe ejecutivo o deportista de élite, nunca vas a conseguirlo por casualidad.

Sólo puedes aspirar a tener éxito si tienes los objetivos adecuados.

Llegues a ser lo que llegues a ser en la vida, ya sea presidente, jefe ejecutivo o deportista de élite, nunca vas a conseguirlo por casualidad.

En lugar de ello, debes establecer tus objetivos vitales de forma clara y concreta, y luego decidir cómo vas a conseguirlos. Sólo entonces es posible desarrollar estrategias que te permitan alcanzar el éxito.

Cuando empieces a fijar tus objetivos, céntrate siempre primero en encontrar tu llama azul. La llama azul representa el cruce entre nuestras pasiones y nuestras capacidades. Por tanto, es increíblemente importante para ayudarnos a tomar las decisiones profesionales correctas. Muchas personas se ganan la vida haciendo un trabajo que en realidad no les satisface en absoluto. Recurren a trabajos que requieren talentos que no poseen o que simplemente no son adecuados para ellos, lo que sólo les hace sentirse descontentos e infelices. Las personas que, por el contrario, siguen su pasión y utilizan sus verdaderos talentos (es decir, su llama azul) nunca tendrán esos problemas.

Si aún no estás seguro de cuál es tu llama azul, puedes encontrarla mediante una sencilla prueba. En primer lugar, haz una lista de todos tus sueños y objetivos, por ridículos o banales que parezcan. Después, haz una segunda lista de todo lo que te gusta hacer y te produce placer. Por último, combina las dos listas y busca los lugares en los que tus sueños y las cosas que disfrutas haciendo se solapan.

Para ello, también puede ser útil hablar con alguien en quien realmente confíes. ¿Qué admira esa persona de ti? ¿En qué áreas cree que te vendría bien un poco de ayuda? ¿Cuáles considera que son tus puntos fuertes y débiles?

Cuando encuentres tu llama azul, y un trabajo que te permita encenderla, entonces el mundo será tu ostra.

Si quieres alcanzar tus objetivos, necesitas tener un Plan de Acción de NETWORKING.

Una misión no se convierte en realidad de la noche a la mañana. Al igual que si estuvieras construyendo una casa, necesitas las herramientas y el plan adecuados.

Tanto las herramientas como el plan son necesarios.

Tanto las herramientas como el plan se combinan en el Plan de Acción en Red(PAN). El PNA nos ayuda a conseguir nuestros objetivos porque nos proporciona una lista clara de tareas que podemos incorporar a nuestra rutina diaria, y también nos motiva a trabajar activamente para conseguir nuestros objetivos.

El primer paso del PNA es la creación de una red de contactos.

El primer paso del PAN es el desarrollo de objetivos personales a largo, medio y corto plazo. Piensa en los objetivos que quieres alcanzar en un plazo de tres años y, a continuación, trabaja metódicamente hacia atrás en etapas de tres meses y un año, completando cada etapa con un objetivo intermedio hasta que, finalmente, acabes con un plan trienal claro y estructurado.

Es constructivo, pero también lo es el desarrollo de objetivos personales a largo, medio y corto plazo.

Es constructivo tener un objetivo A y un objetivo B para cada intervalo de tiempo. Digamos, por ejemplo, que tu objetivo A es ser profesor dentro de tres años; tu objetivo B podría ser vivir en la zona de influencia en la que te gustaría trabajar.

Para cada objetivo A y B, escribe los lugares a los que tienes que ir y las herramientas que necesitas adquirir antes de poder alcanzar tus objetivos, así como los nombres de las personas que crees que podrían ayudarte en el camino.

La versión final de tu objetivo A es que, dentro de tres años, seas profesor; tu objetivo B podría ser vivir en la zona de influencia en la que te gustaría trabajar.

La versión final de tu PAN debe ser tan individual y personal para ti como lo son tus sueños. Tu PAN completado se convertirá en el motor a medida de tus misiones. Te permitirá ver tus objetivos ante ti, y te proporcionará toda la información que necesitas sobre dónde ir, qué hacer y a quién conocer en tu viaje para alcanzar tu llama azul.

Si quieres tener éxito, tienes que ser tu propia marca.

Estamos rodeados de marcas. Nos enfrentamos a ellas a diario, y son responsables de la forma en que percibimos las cosas. Al ver el logotipo de las tres rayas, piensas inmediatamente en Adidas. La imagen estilizada de la manzana mordida te hará pensar inmediatamente en Apple.

Pero no se trata sólo de la marca.

Pero no sólo las empresas y los productos pueden crear marcas: ¡también pueden hacerlo personas completamente normales!

¿Por qué?

Entonces, ¿cómo lo haces? ¿Cómo te conviertes en una marca?

El primer paso es desarrollar un mensaje de marca personal. Para ello, debes hacerte las siguientes preguntas: ¿Qué me hace diferente o especial? ¿Cuáles son mis puntos fuertes y débiles? ¿De cuáles de mis logros estoy más orgulloso? ¿Qué es lo que hago para crear un sentimiento de valía? ¿En qué quiero que piense la gente cuando oiga mi nombre o lo vea escrito? ¿Por qué me gustaría ser famoso?

Habiendo respondido a estas preguntas, deberías estar en condiciones de crear un mensaje de marca personal utilizando sólo dos frases.

Luego tienes que pensar en el envoltorio de la marca. Esto significa pensar mucho en tu ropa, estilo de conversación, peinado, tarjetas de visita, membretes y tu oficina. Todo lo que contribuye a crear una impresión externa debe adaptarse a la imagen que quieres que el mundo vea.

El siguiente paso es dar a conocer tu marca. La mejor forma de hacerlo es convirtiéndote en tu propia empresa de relaciones públicas: haz cosas que te den buena imagen y concéntrate en conseguir una atención positiva. Esto podría incluir asumir proyectos en el trabajo que nadie más quiere hacer o proponer ideas y sugerencias que hagan que tu jefe se fije en tu iniciativa y creatividad. Naturalmente, ser tu propio relaciones públicas también incluye hacer todo lo posible por evitar la atención negativa. No exijas, por ejemplo, un aumento de sueldo si tu trabajo no ha estado a la altura.

Si quieres tener éxito, necesitas tener a tu alrededor a los mentores adecuados.

Los grandes músicos lo saben, y también las estrellas del deporte. Si no tienes un buen entrenador detrás, es improbable que rindas al máximo.

Los grandes músicos lo saben, al igual que las estrellas del deporte.

Los jóvenes artesanos aprenden su oficio a través de un aprendizaje; empiezan a desarrollar su propio estilo sólo después de haber trabajado con los viejos maestros de la profesión. Lo mismo ocurre en la empresa: los jóvenes pueden aprender mucho de los profesionales experimentados. De ahí que cualquier buen gerente introduzca un programa de tutoría que permita a los trabajadores experimentados transmitir sus conocimientos al personal subalterno.

En el mundo empresarial actual, en el que se espera que los equipos con diversas funciones reaccionen con rapidez a los cambios en un entorno dinámico y en rápida evolución, una tutoría es una forma eficaz de sacar lo mejor de los empleados.

La tutoría es una forma eficaz de sacar lo mejor de los empleados.

Rodearte de los pioneros, los peces gordos y otras personas de éxito puede ser una gran ventaja para ti a la hora de crear una red personal. Muchos estudios han demostrado que las personas que te rodean influyen significativamente en tus logros. Tanto el éxito como el fracaso pueden atribuirse a la naturaleza de tu grupo de iguales. Si, por ejemplo, estás rodeado de personas que tienen muchos buenos contactos, verás que tu propia lista de contactos empieza a crecer. Y si estás rodeado de gente de éxito, tú mismo tendrás muchas más probabilidades de triunfar.

Conclusiones

El mensaje principal de este libro:

El éxito en el NETWORKING se basa en la apertura, la determinación y la empatía. Sólo puedes ser un buen networker si realmente te entiendes a ti mismo y lo que significa apreciar a los demás.

Este libro, en resumen, responde a las siguientes preguntas:

¿Por qué merece la pena que te conviertas en un buen networker?

  • Contar con una red personal es un requisito previo para tener éxito en la vida profesional.
  • Tener una red personal es un requisito previo para tener éxito en la vida profesional.
  • Cualquiera puede aprender el arte del NETWORKING.

¿Cuáles son los signos de un buen networking?

  • El éxito en la creación de redes se basa en la generosidad y la lealtad.
  • El éxito en la creación de redes se basa en la generosidad y la lealtad.
  • Una buena trabajadora en red crea su red antes de necesitarla de verdad.
  • Una buena trabajadora en red busca a alguien que le ayude.
  • Una buena trabajadora en red busca a alguien que le ayude.
  • Una buena networker busca pegamentos para las relaciones.
  • Una buena trabajadora en red es sociable y paciente.
  • Una buena trabajadora en red siempre es sociable y paciente.
  • Una buena trabajadora en red siempre es sociable y paciente.
  • Un buen networker siempre tiene algo que decir y encarna un mensaje único.
  • Una red en ciernes depende de los llamados superconectores.

¿Cómo puedes conseguir tus objetivos y tener éxito en la vida?

  • Sólo puedes aspirar a tener éxito si tienes los objetivos correctos.
  • Sólo puedes aspirar a tener éxito si tienes los objetivos correctos.
  • Si quieres conseguir tus objetivos, necesitas tener un Plan de Acción de NETWORKING.
  • Si quieres conseguir tus objetivos, necesitas tener un Plan de Acción de NETWORKING.
  • Si quieres conseguir tus objetivos, necesitas tener un Plan de Acción de NETWORKING.
  • Si quieres tener éxito, tienes que ser tu propia marca.
  • Si quieres tener éxito, tienes que tener a tu alrededor a los mentores adecuados.
  • Si quieres tener éxito, tienes que tener a tu alrededor a los mentores adecuados.

Lectura recomendada:

Café Almuerzo Caféde Alana Muller

Café de Alana Muller.

Café Almuerzo Café es una guía práctica sobre networking. Utilizando su experiencia personal y profesional, junto con consejos y ejercicios, la autora Alana Muller demuestra cómo desarrollar habilidades de networking y construir relaciones duraderas que puedan ayudarnos en nuestra vida personal y profesional. Un libro imprescindible para cualquiera que quiera triunfar profesionalmente.

Deja una respuesta
Related Posts