Makers

La nueva revolución industrial

Sintoniza con el futuro de la fabricación.

¿Recuerdas tu primera impresora? ¿Tu primer ordenador? ¿Y tu primer documento de Microsoft Word, o lo que fuera que utilizaras para procesar textos? ¿Recuerdas esa mezcla de excitación y curiosidad? ¿Esa sensación de “no estoy seguro de qué es esto, pero me gusta?

Pues prepárate, porque esa sensación está a punto de volver. No vendrá de los artilugios informáticos, sino de la fabricación. Del mismo modo que las impresoras permiten la autopublicación, y los ordenadores portátiles realizan cálculos complejos, pronto todos fabricaremos cosas en casa.

Fabricación.

Este resumen te mostrará lo cerca que estamos de otra revolución tecnológica. Esta vez se trata de una que permite que casi cualquiera pueda sentarse en casa, descargar un archivo e “imprimir” -o fabricar- un juguete, un producto, un dispositivo o lo que su imaginación le permita.

En este resumen, descubrirás

  • por qué esta nueva tecnología podría revertir décadas de externalización;
  • cómo una empresa alcanzó su objetivo de financiación de 100.000 dólares en dos horas;y
  • cómo el autor pudo descargar a sus hijas algunos juguetes nuevos.

El Movimiento Maker consiste en que la gente fabrique cosas y comparta ideas.

La gente siempre ha fabricado cosas. Hoy, sin embargo, los Makers diseñan cosas en el ordenador y las fabrican en casa sin recursos físicos, utilizando herramientas digitales. Además, comparten sus ideas en comunidades en línea.

El espíritu DIY de la era punk y de la web ha llegado en forma de fabricación, donde en lugar de depender de las grandes corporaciones para obtener bienes, la gente puede crearlos por sí misma.

Por ejemplo, cuando las hijas de la autora quisieron muebles nuevos para su casa de muñecas, descubrieron que la selección disponible de los fabricantes de juguetes clásicos era muy limitada. Aunque encontraron los sofás y las sillas victorianas que querían, no encontraban el tamaño adecuado.

Así que el autor buscó en Internet y encontró un sitio web que ofrecía archivos de diseño en línea para muebles de casas de muñecas. Allí encontró diseños de muebles victorianos y modificó los archivos para que se ajustaran al tamaño de la casa de muñecas de sus hijas.

Pero tener los diseños no es lo mismo que tener los muebles. Así que simplemente imprimió los archivos en su impresora 3D, gratis.

Los Creadores se benefician de la cultura de compartir y colaborar de la Web. El software de código abierto, por ejemplo, permite que la gente escriba y modifique software para adaptarlo a sus propias necesidades de forma gratuita, en lugar de obtener programas producidos en serie, de talla única, que no siempre satisfacen las necesidades del usuario.

Al igual que los diseños de sillas y sofás que el autor encontró en Internet, la gente diseña activamente cosas que antes no estaban disponibles y las pone a disposición de los demás. Entonces, cualquiera con los conocimientos necesarios puede modificar los archivos y mejorarlos.

Vemos un ejemplo de ello en la microcultura y la comunidad que han surgido en torno a la creación de armas para el fabricante de juguetes LEGO.

La propia LEGO diseña armas para el fabricante de juguetes LEGO.

LEGO no fabrica juguetes que se parezcan a las armas actuales, como fusiles de asalto o lanzagranadas. Así que los aficionados los diseñan en Internet, donde se pueden compartir y modificar. A continuación, estos juguetes se fabrican utilizando impresoras 3D en casa o enviando los archivos a servicios de fabricación en línea.

Algunas personas incluso han convertido esta afición en un negocio legítimo, como el fabricante de armas LEGO BrickArms.

Las tecnologías más baratas y potentes siempre abren camino: piensa en tu impresora.

Si eres inventor, sabrás que estamos en una edad de oro. Mientras que en el pasado los inventores dependían de los grandes fabricantes para convertir sus sueños en realidad, hoy pueden producir prototipos desde sus propias casas.

Impresoras.

Según la Ley de Moore, existe una fuerte tendencia a que el hardware informático sea más barato y más potente con el tiempo. Esto se debe a algo llamado curvas de aprendizaje compuestas, por las que incluso las mejoras incrementales producen enormes beneficios. Como resultado, las innovaciones se suceden con extrema rapidez, con descubrimientos revolucionarios cada tres años aproximadamente.

Podemos ver esto en acción si nos fijamos en la primera impresora láser de sobremesa del mundo, la LaserWriter de Apple, lanzada en 1985. Aunque cara, marcó el inicio de la autoedición generalizada.

Tan sólo 30 años después, cualquiera puede tener su propia impresora láser, rápida y de alta calidad, por menos de 100 dólares.

Siguiendo esta misma tendencia, las impresoras 3D y otras herramientas de fabricación digital se irán abaratando con el tiempo, y cada vez seremos más los que las tengamos en casa.

La impresión 3D es hoy en día una de las tecnologías más avanzadas del mundo.

La impresión 3D se encuentra hoy en el mismo punto que la LaserWriter de Apple en 1985. Sigue siendo cara, pero se está abaratando, y cada vez más gente la utiliza y se adapta a ella.

La adopción de la impresión 3D es análoga a la de las primeras herramientas de autoedición hace unas décadas (piensa en Microsoft Word). Cuando la autoedición empezó a estar disponible, la gente se dio cuenta de que no tenía ni idea de cosas como las fuentes o el formato.

Lo mismo está ocurriendo con la fabricación en línea. Aún es nueva, y a la gente le cuesta entender los lenguajes del diseño industrial, como el código G (un lenguaje de programación que indica a las máquinas herramienta informatizadas cómo fabricar objetos) o los rasters (programas que convierten imágenes en píxeles o puntos).

Sólo unos pocos se dan cuenta de que no tienen ni idea de las fuentes o el formato.

Ahora sólo unos pocos experimentan con estas herramientas de vanguardia, pero es sólo cuestión de tiempo que se conviertan en la corriente dominante.

La financiación colectiva ayuda a reducir la distancia entre el inventor y el empresario.

Todo inventor o fundador de una Startup sabe que va a tener que recaudar dinero si quiere hacer realidad su idea.

La financiación colectiva ayuda a reducir la distancia entre el inventor y el empresario.

La financiación colectiva ayuda a reducir la distancia entre el inventor y el empresario.

Todo inventor o fundador de una Startup sabe que va a tener que recaudar dinero si quiere hacer realidad su idea.

Normalmente, las startups tienen que recaudar fondos con la ayuda de inversores de capital riesgo o préstamos para fabricar su producto, pero el crowdfunding cambia todo eso.

La financiación colectiva (crowdfunding) es una forma de financiación colectiva.

Kickstarter, por ejemplo, convierte las ventas en “preventas” al permitir que la gente aporte dinero a un proyecto incipiente. En otras palabras, la gente paga para ser la primera en tener el producto en sus manos. Las Startup pueden utilizar ese dinero de la misma forma que lo harían con préstamos o capital riesgo para cubrir sus costes iniciales.

Además, los sitios de crowdfunding transforman a los clientes en comunidades de apoyo. Cuando apoyas un proyecto de Kickstarter, estás apoyando a un equipo de productores, con los que puedes comunicarte en foros y que te pondrán al día de sus progresos.

Esta comunicación constante fomenta la creación de comunidades de apoyo.

Esta comunicación constante fomenta la participación de los simpatizantes, que se sienten más implicados. Esta participación puede traducirse en acción, y los simpatizantes pueden incluso ayudar a que un proyecto se convierta en viral compartiéndolo o corriendo la voz entre sus conocidos.

Pongamos el ejemplo extremo de Pebble, una Startup de relojes inteligentes. En un lapso de dos horas había alcanzado su objetivo de recaudación de 100.000 dólares. Al final del día, había alcanzado 1 millón de dólares, y en tres semanas, ¡10 millones!

Todo esto fue posible gracias a sus seguidores online, entusiasmados y comprometidos.

Además, los sitios de crowdfunding ofrecen estudios de mercado gratuitos, lo que hace que las nuevas empresas sean menos arriesgadas.

Si no alcanzas tus objetivos de financiación con tu campaña de crowdfunding, sabrás que tu proyecto simplemente no captó el interés de la gente ni satisfizo sus necesidades y preferencias. Es mucho mejor aprender esa lección durante la fase de financiación de tu proyecto que después de haber hecho un pedido para empezar a fabricar. En lugar de haber malgastado dinero en equipos de fabricación y desarrollo del producto, no habrás perdido ni un céntimo

También te da la oportunidad de afinar tu proyecto para que se ajuste mejor a las necesidades de los clientes potenciales y volver a intentarlo más adelante.

La fabricación acabará volviendo a los países desarrollados.

Si alguna vez has estado en Detroit o Toledo, resulta deprimentemente claro que la fabricación se ha externalizado durante décadas. Hoy todo eso está cambiando.

Las técnicas de fabricación digital permiten a los países desarrollados competir con la mano de obra barata de otros países, como China. Al automatizar actividades que antes requerían enormes cantidades de mano de obra humana, pueden abaratar esas actividades.

Lo vemos concretamente en la empresa juguetera americana Wham-O, que, tras tomar medidas para automatizar aún más su producción, decidió trasladar el 50 por ciento de su fabricación de China a EE.UU.

Otra empresa americana, el fabricante de cajeros automáticos NCR, también está trasladando su producción de China a Georgia, gracias a la automatización.

En ambos casos, la automatización permite a las empresas lograr una entrega más rápida en el mercado y reducir los costes de envío. Además, al producir más cerca de su base de clientes, pueden ser mucho más flexibles y reaccionar más fácilmente a las quejas o sugerencias de los clientes. Esto significa que pueden ofrecer nuevos productos y servicios más rápido que antes.

Otro motivo para el abandono de la deslocalización es que el aumento de las cualificaciones y la presión de los grupos sindicales han incrementado los salarios en los países en desarrollo junto con los costes de la mano de obra.

En China, por ejemplo, los salarios de los trabajadores de la industria aumentaron rápidamente: un 17% anual en Guangdong y un 50% en Shenzhen de 2007 a 2012. Según el Boston Consulting Group, los costes netos de fabricación en China igualarán a los de EE.UU. en 2015.

Además, las cadenas de suministro globales y la deslocalización son arriesgadas en el volátil mundo actual. Las incertidumbres políticas -como los piratas en Somalia y las huelgas entre los trabajadores de las fábricas en China- y medioambientales, como la erupción de un volcán islandés en 2010, pueden provocar enormes retrasos en las entregas e incluso la pérdida de los envíos.

Los aumentos del precio del petróleo y de las materias primas, así como el aumento de los precios de los alimentos, pueden provocar retrasos en las entregas e incluso la pérdida de los envíos.

El aumento del precio del petróleo y la fluctuación de las divisas también influyen. Imagina que el yuan se aprecia frente al dólar: de repente, los costes laborales y los envíos desde China serían más caros, lo suficiente como para reducir los beneficios y obligar a las empresas a reconsiderar totalmente las prácticas de fabricación.

Habrá más fabricantes a pequeña escala.

Entonces, ¿qué ocurrirá con los fabricantes gigantes? ¿Acabará con ellos el Movimiento Maker?

¿Qué pasará con los fabricantes gigantes?

No exactamente. Al igual que AT&T no desapareció con el auge de la web, la impresión 3D probablemente no destruirá a los grandes fabricantes como General Mills. Sin embargo, esas empresas perderán su monopolio como fabricantes y tendrán que competir con pequeñas empresas que fabrican cosas para nichos de mercado.

Lo que ha ocurrido en el mundo digital está ocurriendo ahora en el mundo real: La fabricación está cada vez más descentralizada gracias a la reducción de las barreras de entrada y a las nuevas tecnologías.

En el mundo digital, la publicación se democratizó con la ayuda de herramientas como WordPress y Tumblr. Utilizando estos servicios, cualquiera puede publicar sus pensamientos.

La radiodifusión también se vio empujada hacia la democratización. Piensa en cuántas personas poseen hoy una cámara digital y pueden subir vídeos y distribuirlos en YouTube. Incluso pueden crear sus propios canales.

En el mundo real, todo el mundo será capaz de producir bienes reales en su casa o con la ayuda de fábricas especializadas que utilicen impresoras 3D y otras técnicas de fabricación digital.

Esta propiedad cada vez más descentralizada de los medios de producción conduce a un mayor acceso a la tecnología de producción y a una menor dependencia de los gigantes de la fabricación. Ahora, las pequeñas empresas e incluso los particulares también tienen acceso.

Por ejemplo, Local Motors, un fabricante de automóviles estadounidense que produce un pequeño número de coches, 2.000 de hecho, utilizando la impresión 3D y otros métodos de fabricación digital.

Por ejemplo, Local Motors, un fabricante de automóviles estadounidense que produce un pequeño número de coches, 2.000 de hecho, utilizando la impresión 3D y otros métodos de fabricación digital.

Gracias a la digitalización y democratización de la fabricación, los productos a medida son más baratos de producir y se fabrican en pequeños lotes. En lugar de una producción de talla única, los fabricantes de impresión 3D pueden ofrecer soluciones de talla única.

Como cualquiera puede diseñar y modificar objetos en archivos digitales que pueden compartirse, los fabricantes ya no necesitan fabricar artículos en masa para obtener beneficios.

La impresión en 3D es un método de producción muy rentable.

No importa lo que necesites, desde herramientas hasta muebles para casas de muñecas, los Fabricantes podrán crear diseños personalizados basados en tus especificaciones, y puede que nunca más tengas que depender de un gran fabricante.

Conclusiones

El mensaje clave de este libro:

La fabricación se está democratizando con la introducción de nuevas tecnologías de diseño y producción. Cada vez más, las personas tienen un mayor control sobre los bienes que se producen, y esto tendrá importantes consecuencias tanto para la organización de la industria como para los productos y servicios disponibles para el consumidor.

Sugerencias lectura complementaria: La sociedad de coste marginal cero de Jeremy Rifkin

La Sociedad de Coste Marginal Cero (2014) expone un sólido argumento sobre la naturaleza autodestructiva del capitalismo, demostrando cómo está sembrando las semillas de su propia destrucción. Pero a su paso, se materializará una nueva economía colaborativa y democratizada, posible gracias a Internet.

¿Qué opinas?

¡Nos encantaría conocer tu opinión sobre nuestros contenidos! Envíanos un correo electrónico a libros@pathmba.com con el título de este libro como asunto y comparte tus opiniones.

Deja una respuesta
Related Posts