Living the 80/20 Way

Trabaja Menos, Preocúpate Menos, Triunfa Más, Disfruta Más

Aprovecha el poder del principio 80/20 para crear más con menos.

¿Estás sacando el máximo partido a tu vida? ¿O te pasas el día corriendo de un lado para otro, luchando por terminar el trabajo?

¿Qué pasaría si pudieras crear más con menos?

¿Y si pudieras emplear tu tiempo de forma más productiva?

Living the 80/20 Way
SPONSOR

Puedes hacerlo si sigues el principio 80/20. Afirma que el 20 por ciento de tu tiempo y recursos se destina al 80 por ciento de los resultados. Así, el 20 por ciento de los artistas de un sello discográfico generan el 80 por ciento de las ventas; y el 20 por ciento de las personas más ricas del mundo generan el 80 por ciento de su riqueza.

Este resumen te mostrará cómo utilizar este principio para transformar tu propia vida. Aprenderás a identificar todos los lugares, desde las finanzas hasta la productividad, en los que vivir al estilo 80/20 puede simplificar tu forma de vida y hacerte también más feliz.

En este resumen, descubrirás

    • cómo una mujer convirtió 5.000 $ en 22 millones haciendo casi nada;
    • por qué las personas casadas son más felices que los solteros solteros;
    • y
    • por qué llevar una vida sencilla es la mejor manera de vivir
    • .

    Trabajar todo el día, todos los días, te hace menos productivo. Para conseguir más, necesitas hacer menos.

    Hace unos 50 años, los ordenadores podían hacer poco en términos de procesamiento, y sin embargo eran máquinas enormes. Pero hoy llevamos ordenadores increíblemente potentes en el bolsillo.

    La historia de cómo evolucionaron los ordenadores coincide con una tendencia más amplia de la actividad humana: hacer más con menos. Y de hecho, la historia de la agricultura siguió un camino similar.

    Hace más de 300 años, cerca del 98% de la mano de obra trabajaba en el campo, cosechando alimentos. Debido a los avances tecnológicos, hoy en día en los países desarrollados sólo entre el 2 y el 3 por ciento de la población activa se dedica a la agricultura. Sin embargo, cultivamos y cosechamos más alimentos que nunca.

    Esta es la fuerza que impulsa el principio 80/20: el mejor 20 por ciento de nuestros esfuerzos produce el 80 por ciento de los resultados. Y aplicando este principio en todas partes, podemos transformar nuestras vidas.

    Tendemos a creer que si pasamos el mayor tiempo posible trabajando, seremos los más productivos. Sin embargo, si aplicas el principio 80/20, te darás cuenta de que la mejor forma de conseguir más es trabajar menos.

    Pongamos que eres autónomo y tienes que terminar un proyecto en una semana. Si te das toda la semana para hacerlo, lo dejarás para más tarde, dedicando tu tiempo a juguetear y no a trabajar en lo que importa.

    Pero si te das toda la semana para hacerlo, lo dejarás para más tarde, dedicando tu tiempo a juguetear y no a trabajar en lo que importa.

    Pero si te das sólo el 20% de la semana para completar el proyecto (sólo un día), entonces trabajarás con diligencia y eficacia. Los resultados finales serán mejores, y tendrás más tiempo para dedicar a otras cosas.

    ¿Te interesa saber cómo puede funcionarte el método 80/20? A continuación te mostraremos exactamente cómo aplicar este principio a las áreas más importantes de tu vida.

    Para seguir el principio 80/20, fija un destino, traza una ruta para llegar allí, y luego ¡ve a por ello!

    Pongamos que quieres irte de vacaciones. Primero, eliges un destino, y luego averiguas cómo llegar. Y finalmente, ¡te vas!

    Es sencillo, ¿verdad? Por suerte, es exactamente el mismo proceso que puedes utilizar para cambiar tu vida y empezar a vivir según el principio 80/20.

    Así que, en primer lugar, elige un destino y luego piensa cómo llegar a él.

    En primer lugar, elige un destino: ¿Adónde quieres que te lleve el principio 80/20?

    Reflexiona sobre tus sueños, metas y objetivos. Pregúntate: “¿Cuál es el mejor 20 por ciento de mi vida en el que me gustaría centrarme?”

    Por ejemplo, cuando Steve, propietario de un restaurante en Ciudad del Cabo, decidió empezar a vivir una vida 80/20, identificó algunas áreas profesionales y personales clave en las que centrarse.

    Dijo que lo más importante para él era su vida.

    Decidió que lo más importante para él era montar un negocio, centrarse en la hostelería y desarrollar su música rock y la enseñanza.

    Una vez que hayas seguido el ejemplo de Steve y hayas elegido un destino, tendrás que encontrar la mejor ruta, es decir, cómo llegar hasta allí.

    Para ello, tendrás que encontrar la mejor ruta, es decir, cómo llegar hasta allí.

    Para ello, tómate tu tiempo para averiguar cómo puedes concentrarte en estas áreas con el menor esfuerzo, pero con los mejores resultados. Recuerda, nunca hay un único camino: ¡piensa con originalidad!

    Por ejemplo, si quieres convertirte en un mejor vendedor, podrías tomar clases, encontrar un mentor, conseguir un trabajo de nivel inicial, etc. Todo lo que tienes que hacer es averiguar qué camino te llevará a donde quieres ir de la forma más rápida y fácil posible.

    Y por último, ¡recuerda ir de verdad!

    Tienes que pasar a la acción y empezar a moverte. Pero ten en cuenta el principio 80/20: Trata de obtener el máximo resultado con el mínimo esfuerzo.

    Centra tu atención en tus islas de la felicidad: ¿qué es lo que te produce más placer?

    La mayoría de nosotros tenemos miedo al tiempo. Es un recurso extremadamente valioso y escaso, y por eso vivimos nuestra vida con la sensación de que no tenemos tiempo suficiente para hacer lo que queremos.

    La mayoría de nosotros tenemos miedo del tiempo.

    Puede que te sorprenda que el tiempo sea una de las áreas que más se benefician del principio 80/20.

    Pues bien, el tiempo es uno de los recursos más valiosos.

    Una vez que te comprometes a producir los mejores resultados con el menor esfuerzo posible, tienes que averiguar cómo aprovechar al máximo el tiempo de que dispones.

    Así que, tanto si eres un emprendedor como si eres un empresario, el tiempo es un factor importante.

    Así que, tanto si eres diseñador freelance como si eres cartero, si te dedicas a trabajar más durante menos tiempo, verás cómo mejora tu trabajo y se amplía tu tiempo libre.

    Pero, ¿cómo puedes conseguirlo?

    ¿Pero cómo puedes conseguir realmente este uso eficaz de tu tiempo?

    Puedes empezar por identificar tus islas de felicidad (momentos en los que te sientes más feliz) y tus islas de logros (momentos en los que eres más creativo o productivo). Y una vez que hayas identificado estas islas en tu propia vida, puedes maximizar tu rendimiento centrándote en ellas.

    Eso es exactamente lo que hizo Richard Adams. Adams era un burócrata de nivel medio en la administración pública británica, y su trabajo era aburrido y las horas largas. Pero experimentaba periodos de felicidad fuera del trabajo, sobre todo cuando contaba cuentos a sus hijas.

    Empezó a centrarse en su trabajo.

    Empezó a concentrarse en estos pequeños islotes de felicidad. Luego escribió las historias, que acabaron convirtiéndose en su libro más vendido, Watership Down. De las pequeñas islas de felicidad en un mar de aburrimiento surgió el éxito.

    Así que, en última instancia, cuando abandonas tus ideas sobre la escasez de tiempo y empiezas a trabajar de forma inteligente, puedes conseguir milagros.

    Encontraremos más información sobre el concepto de inteligencia (y cómo se relaciona con la pereza) en el siguiente resumen.

    Usa el principio 80/20 para invertir a largo plazo y ganar a lo grande, o ahorrar poco a poco para alcanzar un objetivo.

    Como ya sabrás, el 20 por ciento de los estadounidenses poseen más del 80 por ciento de la riqueza de todo el país.

    Como ya sabrás, el 20 por ciento de los estadounidenses poseen más del 80 por ciento de la riqueza de todo el país.

    Y muchas de estas personas ricas siguieron la misma lógica 80/20 para ganar sus fortunas, en el sentido de que se dieron cuenta de que se puede utilizar una pequeña cantidad de dinero para producir rendimientos increíbles.

    En resumen, se basaron en el efecto de la compactación (cuando los beneficios se ponen a la tarea de generar más beneficios) para hacer crecer cantidades relativamente diminutas de dinero hasta convertirlas en grandes fortunas.

    Tú también puedes ganar fortunas.

    También puedes aprovechar esta estrategia financiera invirtiendo tu dinero sabiamente (por ejemplo, en bolsa) y pensando a largo plazo. En otras palabras, aunque pueda haber periodos en los que tu inversión no aumente mucho, a largo plazo, aumentará.

    Por ejemplo, al final de la II Guerra Mundial, Anne Schreiber invirtió 5.000 dólares en bolsa y simplemente los dejó allí. En 1995, 50 años después, su pequeña inversión se había convertido en 22 millones de dólares.

    Por supuesto, para invertir, primero necesitas ahorrar. Y ahorrar no tiene por qué ser difícil si lo haces gradualmente. Por ejemplo, puedes establecer una transferencia bancaria que envíe automáticamente una pequeña parte de tus ingresos (por ejemplo, el 10%) a una cuenta de ahorro.

    Eso es lo que hicieron Steve y Helen para alcanzar su objetivo 80/20 de comprar un apartamento que costara 60.000 $. Juntos, la pareja tenía unos ingresos anuales de 78.000 $. Al final de cada mes, apenas les quedaba nada, lo que significaba que no estaban ahorrando nada.

    Para evitar gastárselo todo, canalizaron el 10% de su sueldo directamente a una cuenta de ahorros. Al cabo de seis años, habían ahorrado 66.000 dólares, lo que les permitió comprar el apartamento (y también financiar las reparaciones necesarias).

    En lugar de intentar complacer a todo el mundo, concéntrate en las relaciones que más importan.

    En el mundo moderno, las relaciones importan. Pero muchos de nosotros nos excedemos. En nuestro afán por construir relaciones sólidas con todo el mundo, acabamos por no complacer a nadie.

    Aquí el principio 80/20 también puede ayudar.

    Dado que el 80 por ciento de nuestra satisfacción en las relaciones proviene de sólo el 20 por ciento de nuestras relaciones reales, para llevar una vida feliz debemos concentrarnos en las pocas relaciones que realmente importan, como las que mantenemos con nuestras parejas románticas.

    Por último, es importante que nos concentremos en nuestras relaciones con los demás.

    Al fin y al cabo, es una de las relaciones más importantes que tenemos

    Un estudio demostró que las personas que puntuaban en el percentil más alto de felicidad también mantenían una relación sentimental. Casi el 40% de los estadounidenses casados dicen ser extremadamente felices, mientras que sólo el 23% de los estadounidenses solteros se describen a sí mismos de la misma manera.

    Pero para tener una relación sólida que apoye tu felicidad en lugar de socavarla, es importante asegurarte de que tú y tu pareja estáis de acuerdo en unos cuantos valores básicos.

    ¡Alrededor del 50% de los matrimonios acaban en divorcio! La mejor forma de evitar este destino es elegir sabiamente a tu pareja. Si no estáis de acuerdo en lo básico desde el principio, no importa cuánto esfuerzo pongáis en la relación más adelante.

    Por ejemplo, cuando Steve conoció a Helen, intentó averiguar qué la hacía feliz. Pronto se dio cuenta de lo que realmente le importaba. Quería que llegara a casa a tiempo, que pudiera confiar en él y que apoyara sus proyectos. Además, le encantaban las sorpresas.

    Así que Steve se centró en satisfacer estas necesidades básicas para hacer feliz a Helen y fortalecer su relación.

    Las cosas no te harán feliz. El estrés, desde luego, tampoco. La simplicidad es la clave.

    Ahora deberías tener una buena idea de cómo aplicar el principio 80/20 a las principales áreas de tu vida.

    Para terminar, dediquemos unos momentos a centrarnos en el aspecto más básico del principio:

    Cuando se trata de vivir una buena vida, la clave está en la sencillez.

    ¿Pero qué es una buena vida? Los filósofos llevan siglos debatiendo esta cuestión.

    Un filósofo griego, Epicuro, llegó a una respuesta que se ajusta al principio 80/20. Los componentes básicos de una buena vida son la comida, el cobijo, la ropa, los amigos, la libertad y el pensamiento.

    ¡Y ya está! En definitiva, siguió, sin saberlo, la estrategia de menos es más, centrando su energía en las tareas más importantes.

    Y Epicuro, sin saberlo, siguió la estrategia de menos es más, centrando su energía en las tareas más importantes.

    Y Epicuro puso en práctica esta filosofía viviendo una vida ordenada por el principio de la simplicidad. Vivía con siete amigos en una comuna. Cultivaban ellos mismos todos sus alimentos y no se preocupaban por acumular riquezas. En lugar de ello, dedicaban su tiempo a escribir libros y compartir ideas.

    Si quieres seguir un camino similar, elimina de tu vida todo lo que no te haga feliz.

    Considera la historia de Ann, que era una exitosa y bien pagada ejecutiva de cuentas en publicidad. Estresada por su trabajo y agotada, renunció y dejó su enorme apartamento por un estudio de una sola habitación.

    Empezó a gastar todo lo que le sobraba en su vida.

    Empezó a dedicar todo su tiempo a pintar, una actividad que le encantaba. Aunque sus padres no aprobaban su nueva vida y criticaban su decisión de dejar un trabajo seguro, Ann siguió su camino. Y, con el tiempo, empezó a ganar mucho dinero vendiendo sus cuadros.

    Así que, al simplificar su vida, se dedicó a pintar.

    Así que, simplificando su vida, Ann consiguió encontrar más felicidad y éxito de lo que jamás hubiera imaginado.

    Conclusiones

    El mensaje clave de este libro:

    El principio 80/20 dice que el 80 por ciento de lo que queremos lo genera el 20 por ciento de lo que realmente hacemos. En otras palabras, si averiguas lo que quieres y te centras en lo que te hace feliz, podrás crear más con menos.

    Consejos Accionables:

    Crea más con menos.

    Haz una lista de las cosas que realmente te importan y luego concentra tu energía en ellas.

    Haciendo esto darás prioridad a tu felicidad y realización. Y tiene una ventaja añadida: cuando te centras en ti mismo y en lo que realmente quieres, dejas de gastar tanta energía preocupándote por lo que los demás piensen de ti.

    Lista de cosas que realmente te importan.

    Qué leer a continuación: El principio 80/20,de Richard Koch

    Este resumen te ha mostrado cómo utilizar el principio 80/20 en diversos ámbitos de tu vida, desde tus aficiones hasta tus finanzas. Pero la técnica puede utilizarse para mucho más que para desarrollar tu vida personal, que es de lo que trata el primer libro de Richard Koch.

    En El Principio 80/20, aprenderás a aplicar el principio de Pareto a distintos campos, desde la lingüística a la gestión empresarial. Para comprender mejor esta métrica que define la sociedad, saber de dónde viene y qué tiene que ver con el tamaño de los peces de colores, consulta el resumen de El Principio 80/20.

    El Principio 80/20.

    ¿Qué opinas?

    ¡Nos encantaría conocer tu opinión sobre nuestros contenidos! Envíanos un correo electrónico a libros@pathmba.com con el título de este libro como asunto y comparte tus opiniones.

Add a comment

Deja un comentario

Advertisement