Leadership

Teoría y práctica

Explora lo que se necesita para ser un líder y descubre qué estilos de liderazgo se adaptan mejor a ti.

El liderazgo es sexy. Los líderes son glorificados y leonizados, emulados y amados. A menudo trazan el curso del progreso humano, dominan las páginas de la historia y se enriquecen con la moneda del afecto público. El liderazgo es el hilo conductor que comparten las figuras más influyentes de la historia de la humanidad.

Y, sin embargo, los líderes son glorificados y ensalzados, emulados y amados.

Y, sin embargo, hay otro tipo de liderazgo que sigue siendo posible para cada uno de nosotros. Es la variedad más modesta practicada por personas normales que, mediante acciones menores pero decididas, ayudan a hacer del mundo un lugar mejor. Tal vez sea el profesor que inspira a sus alumnos a ampliar sus horizontes. O tal vez sea un organizador comunitario que ayuda a recoger alimentos para los hambrientos. El liderazgo cambia el mundo, no importa la escala.

Dado que el liderazgo es tan importante y tan posible, es crucial comprenderlo mejor. En este resumen, analizaremos una serie de teorías sobre el origen del liderazgo. También exploraremos una serie de estilos de liderazgo, explicando qué los hace únicos y cómo puedes ponerlos en práctica para convertirte en el líder que te gustaría ser.

Existen varias teorías sobre el liderazgo que explican qué hace que un líder sea adecuado.

Antes de profundizar en los tipos de liderazgo, merece la pena considerar qué es el liderazgo y de dónde procede. Como puedes suponer, hay muchas formas de definir el liderazgo. Pero el hilo común es éste: el liderazgo es el acto de una persona de influir en un grupo para un fin común. Entonces, ¿qué convierte a alguien en líder? Consideremos algunas teorías comunes sobre el liderazgo de éxito.

El enfoque por rasgos del liderazgo postula que los líderes poseen un conjunto de cualidades que los separan de los seguidores. Según esta teoría, los líderes nacen, no se construyen. Algunos de los rasgos que suelen asociarse con el liderazgo son la inteligencia y la extraversión, así como cualidades innatas como la altura y el carisma.

Otra teoría es el enfoque de las habilidades. Según este punto de vista, el liderazgo no es innato, se gana. El enfoque de las habilidades hace hincapié en que los líderes aprenden y desarrollan atributos que les permiten influir en los demás. Estos atributos incluyen habilidades humanas (como la capacidad de trabajar bien con la gente)

; habilidades técnicas

(como el conocimiento en un campo específico), y habilidades conceptuales (como la capacidad de comprender y articular ideas abstractas)

.

El enfoque conductual sugiere que los líderes utilizan dos tipos de conductas para influir en los demás: conductas de tarea y conductas de relación. Como sugieren sus nombres, los comportamientos de tarea tienen que ver con la consecución de objetivos específicos, mientras que los comportamientos de relación tienen que ver con ayudar a los seguidores a sentirse cómodos, a relacionarse entre sí y a rendir al máximo.

El enfoque situacional del liderazgo subraya que las circunstancias dictan el estilo de un líder. Para ser eficaces, los líderes deben adaptarse a la situación con la que se encuentran.

El enfoque situacional del liderazgo subraya que las circunstancias dictan el estilo del líder.

La Teoría de los objetivos del liderazgo designa un conjunto de cuatro comportamientos que los líderes pueden utilizar para ayudar a sus seguidores a alcanzar sus objetivos. Los líderes deben definir el objetivo, aclarar el camino para alcanzarlo, eliminar los obstáculos en el camino y proporcionar apoyo a los seguidores.

Líderes con objetivos

Teoría del Intercambio Líder-Mentor, por otra parte, se centra en la interacción entre líderes y seguidores. En lugar de ver el liderazgo desde la perspectiva de uno u otro, esta teoría del liderazgo sugiere que una relación recíproca entre líderes y seguidores es primordial para el éxito.

Entonces, ¿qué tipo de líder eres? A continuación, consideraremos un puñado de estilos de liderazgo, explicando cómo funcionan y ofreciendo ejemplos de liderazgo de éxito en acción.

El liderazgo transformacional consiste en cambiar a las personas para mejor, no sólo en alcanzar objetivos.

En pocas palabras, los líderes transformacionales cambian a las personas. No se limitan a alcanzar objetivos mediante sus propios conocimientos, talento o competencia. Cambian el mundo motivando a sus seguidores para que sean mejores personas.

La mayoría de los estilos de liderazgo son transaccionales: el líder pide algo al seguidor y éste obtiene algo a cambio. Por ejemplo, un director general pide a sus empleados que alcancen un objetivo de ventas, y si lo consiguen reciben una bonificación. El liderazgo transformacional es diferente. Se trata de elevar la moral de las personas para conseguir objetivos.

Hay cuatro factores en este tipo de liderazgo. El primer factor es el carisma. Los líderes transformacionales irradian carisma: una mezcla especial de confianza, dominio y fundamento moral que hace que la gente quiera seguirlos.

Factor dos: la inspiración.

El factor dos es la inspiración. Los líderes transformacionales utilizan su talento como comunicadores para inspirar a sus seguidores a ser mejores.

El tercer factor es la estimulación intelectual. Esto significa estimular la creatividad y la innovación para lograr un objetivo común.

El cuarto factor es la consideración individualizada. Esto significa ver a los seguidores como personas con sus propias necesidades y motivaciones personales, y tratarlos en consecuencia.

Como ejemplo de liderazgo transformador, considera a Nelson Mandela, el preso político sudafricano convertido en presidente. Gracias a su liderazgo transformador, Mandela ayudó a derrocar el régimen del apartheid y a garantizar la igualdad de derechos para todos los sudafricanos. Mandela poseía los cuatro factores. Era un orador carismático hacia el que la gente gravitaba de forma natural, inspirando a otros a alcanzar un objetivo que muchos creían inalcanzable. Ideó métodos innovadores de protesta pacífica para hacer avanzar la causa de la igualdad, y escuchó atentamente las perspectivas únicas de sus seguidores.

Entonces, ¿qué consejos puedes extraer si quieres ser un líder transformador? En primer lugar, sé un modelo a seguir. Mostrar las normas morales que esperas de los demás es crucial para el liderazgo transformador. Después, tolera los puntos de vista opuestos. Esto demuestra a los seguidores que no tomas partido, sino que valoras las aportaciones y perspectivas de todos. A continuación, sé visionario. Ofrecer una visión ayuda a los seguidores a ver dónde encajan para lograr el objetivo colectivo. En cuarto lugar, sé un arquitecto social. Esto significa articular los valores del grupo y establecer la cultura.

Aunque no todo el mundo puede ser un líder del nivel de Nelson Mandela, los sencillos consejos que acabamos de describir pueden ayudarte a dirigir tu propia transformación.

El liderazgo auténtico deriva de la transparencia del líder.

Para un liderazgo auténtico, la transparencia es crucial. Los seguidores tienen que confiar en que el líder es auténtico en sus intenciones. Esta sensación de autenticidad puede provenir de tres lugares: del interior de la persona, de sus interacciones con los demás o de un acontecimiento importante que dote de autenticidad a un líder.

El enfoque intrapersonal sugiere que un líder es auténtico por ser quien es: por sus conocimientos, convicciones y experiencias vitales.

Por ejemplo, un líder que ha recibido un premio por su trabajo en una empresa puede ser auténtico por sus conocimientos, convicciones y experiencias vitales.

Por ejemplo, un matemático galardonado puede ser un líder auténtico por su extraordinario intelecto, mientras que un icono de los derechos civiles puede ser auténtico por su compromiso con la justicia.

Incluso un líder transformador puede ser un líder auténtico por sus conocimientos, convicciones y experiencias vitales.

Incluso una experiencia transformadora puede conducir a un liderazgo auténtico, como en el caso del CEO de Starbucks, Howard Schultz. De niño, Schultz fue testigo de cómo su padre, que no tenía seguro, sufría una grave lesión en el trabajo. La experiencia tuvo un impacto tan duradero en Schultz que proporciona cobertura sanitaria completa a sus empleados.

Una perspectiva diferente sobre el liderazgo auténtico, denominada el enfoque interpersonal, afirma que interactuar con los seguidores es lo que cultiva la autenticidad. Los líderes que se ganan el respeto de sus seguidores son considerados auténticos.

Los líderes que se ganan el respeto de sus seguidores son considerados auténticos.

El enfoque evolutivo describe cómo puede cultivarse la autenticidad mediante la conciencia, la moral, el equilibrio y la transparencia del líder. Estos factores se combinan para conferir autenticidad a un líder.

Entonces, ¿cómo puedes convertirte en un líder auténtico? He aquí cinco características que ejemplifican los líderes auténticos. Céntrate en los valores, es decir, identifica lo que es importante y cíñete a ello.

Además, construye relaciones sólidas con tus seguidores, practica la autodisciplina y cultiva la compasión.

El liderazgo servicial da prioridad a los intereses de los seguidores.

El liderazgo servicial da la vuelta al típico modelo de liderazgo. Se trata de poner los intereses de los seguidores por encima de los del líder. Según este punto de vista, la mejor forma de liderar es ayudar a los seguidores a alcanzar su potencial.

Además de este enfoque que da prioridad a los seguidores, los líderes servidores aceptan la responsabilidad social. Se preocupan por las personas marginadas y hacen todo lo posible por combatir la injusticia.

Un ejemplo del mundo real del liderazgo de servicio es el “Padre John”, un sacerdote de un hospicio del South Side de Chicago. Cuando trata con pacientes, el Padre John adopta un enfoque poco ortodoxo. En lugar de hablar a los pacientes para intentar consolarlos, se limita a escuchar. El padre John llama a esto el arte de permanecer a la espera.

El padre John es un líder servidor porque su prioridad es el paciente, y subvierte sus propios intereses al servicio de los demás.

¿Quieres probar el liderazgo de servicio? Aquí tienes algunos consejos. Escucha primero. Empatiza con tus seguidores. Prioriza la curación, es decir, preocúpate por el bienestar de tus seguidores, y sé consciente del entorno único en el que te encuentras como líder.

Prioriza la curación, es decir, preocúpate por el bienestar de tus seguidores.

Valorar la persuasión frente a la coacción también es clave, al igual que proporcionar objetivos y directrices claras al grupo. Los líderes serviciales también son previsores. También asumen la responsabilidad de las consecuencias de sus actos, se comprometen con el crecimiento personal de sus servidores (y no sólo con lo que éstos pueden ofrecer al grupo). Es más, los líderes servidores también construyen una comunidad, un lugar donde los seguidores se sienten seguros, protegidos y conectados entre sí.

El liderazgo adaptativo consiste en ayudar a los seguidores a responder a entornos cambiantes.

Ahora, consideremos el liderazgo adaptativo, que consiste en centrarse en ajustar las acciones de las personas en respuesta a nuevos entornos. En otras palabras, los líderes adaptativos ayudan a los seguidores a enfrentarse al cambio.

Liderazgo adaptativo es diferente de liderazgo tradicional.

El liderazgo adaptativo difiere de otros tipos de liderazgo porque no se centra en el líder, ni siquiera en los seguidores, sino en la forma correcta de responder a las circunstancias cambiantes. Practicar el liderazgo adaptativo requiere abordar un trío de retos situacionales.

El primero son los retos técnicos. Se trata de problemas que requieren algún tipo de experiencia para solucionarlos. Si el sitio web de una empresa tiene un fallo, por ejemplo, se trata de un reto técnico. Un líder puede identificar el problema y encontrar a la mejor persona dentro o fuera de la empresa para solucionarlo.

Los retos adaptativos son más complicados; a diferencia de los retos técnicos, no son problemas sencillos con soluciones simples. Los retos adaptativos requieren líderes capaces de cambiar las creencias, prioridades y funciones de sus seguidores. Por ejemplo, un equipo de fútbol que vive en el sótano contrata a un nuevo entrenador. No puede limitarse a decir: “¡Muy bien, chicos, salid ahí fuera y ganad más partidos!”. Tiene que estar preparada para desarrollar una nueva cultura de equipo, reorganizar las alineaciones e instituir un nuevo libro de jugadas. En otras palabras, tiene que adaptarse.

Los retos técnicos y de adaptación son los que combinan el tipo de problemas sencillos mencionados anteriormente con los más complejos.

Si te preguntas cuál es la mejor manera de practicar el liderazgo adaptativo, aquí tienes seis estrategias.

Primero, sal al balcón. Esto significa sencillamente apartarse de la contienda para ver el panorama general.

Primero, súbete al balcón.

Segundo, identifica el reto adaptativo. Los líderes adaptativos saben reconocer cuándo es necesario un cambio de puntos de vista o de prioridades 

Segundo, identifica el reto adaptativo.

Tercero, regula la angustia. El cambio es duro, y a menudo va seguido de ansiedad. Cuando esto ocurre, los líderes adaptativos proporcionan a sus seguidores dirección, protección y gestión de conflictos. También ayudan a orientar a las personas en sus nuevas funciones y a establecer normas productivas.

La cuarta estrategia que debes emplear es mantener una atención disciplinada. Cuando los seguidores se muestran reticentes al cambio, el líder puede ayudar a centrar su atención en la tarea que tienen entre manos proporcionándoles un lugar seguro para enfrentarse a nuevos retos.

Cuarta estrategia.

Quinto, devuelve el trabajo a la gente. Los líderes no deben ser dictadores. Es vital proporcionar dirección, pero también asegurarse de que los seguidores sepan que son parte integrante de la consecución de los objetivos del grupo.

Por último, devuelve el trabajo a la gente.

Y por último, la sexta estrategia consiste en proteger las voces del liderazgo desde abajo. Es importante escuchar las opiniones de los seguidores aunque sean impopulares o disconformes. Aunque pueda parecer más fácil esconder estas opiniones debajo de la alfombra, en realidad es más productivo escuchar las voces de bajo estatus.

El liderazgo inclusivo da prioridad a la pertenencia y singularidad de los seguidores.

En los últimos años, ha surgido un conjunto de estudios dedicados a los beneficios de la inclusión en diversos entornos. Pero, ¿qué significa exactamente ser “inclusivo”? Resulta que la inclusión consiste en satisfacer dos necesidades: pertenencia y unicidad.

La pertenencia se refiere al deseo de ser incluido, mientras que la singularidad se refiere al deseo de mantener la propia identidad. Equilibrar estas dos prioridades es la delicada noción de inclusión.

Los líderes inclusivos valoran a sus líderes.

Los líderes inclusivos valoran a sus seguidores por sus opiniones, valores y antecedentes únicos. Esto les permite sentir que pertenecen a un grupo, al tiempo que mantienen su propia identidad como individuos.

Los líderes inclusivos valoran a sus seguidores por sus puntos de vista, valores y antecedentes únicos.

Los comportamientos inclusivos consisten en promover la diversidad de puntos de vista, hacer que las aportaciones sean accesibles a todos e incorporar los talentos únicos de los seguidores al trabajo del grupo.

Los líderes inclusivos valoran a los seguidores por sus puntos de vista y valores, y por su formación.

Entonces, ¿cuáles son los efectos de este tipo de inclusión? Las investigaciones sugieren que los miembros se sienten más valorados y apoyados en este tipo de entornos. También se ha demostrado que la inclusión mejora el compromiso laboral, la creatividad y la innovación.

Los principios éticos separan a los buenos líderes de los malos.

Como ya hemos dicho, el liderazgo consiste en ejercer influencia sobre un grupo de personas con un objetivo concreto. El objetivo en cuestión, sin embargo, puede ser positivo o negativo. Dado que la historia está plagada de ejemplos de líderes que aprovechan su influencia para perjudicar a otros, es vital ser capaz de reconocer cuándo ocurre.

Este tipo de liderazgo malintencionado es una de las principales causas de la corrupción.

Este tipo de influencia maligna se denomina liderazgo psicotransformacional. Entonces, ¿qué caracteriza a este tipo de líder? Fíjate en el triángulo tóxico, como se denomina: el comportamiento de estos líderes destructivos, los tipos de seguidores que atraen y los entornos en los que surgen.

¿Qué hace que un líder sea destructivo? La falta de integridad, la ambición descontrolada, la arrogancia y el desprecio por sus actos son características distintivas. Estos falsos líderes también son carismáticos, narcisistas y odiosos.

Ganan adeptos atrayendo a dos tipos de personas: los conformistas y los complacientes. Los conformistas son personas con baja autoestima que buscan pertenencia y orientación. Los coludidos, por otra parte, son los que comparten los malos valores del líder, y son igualmente ambiciosos.

Estos líderes destructivos prosperan en momentos de inestabilidad, cuando la gente se siente amenazada, y se aprovechan de los sistemas en los que faltan controles y equilibrios.

Los coludidos son aquellos que comparten los malos valores del líder y son igualmente ambiciosos.

Northouse sostiene que lo que separa a los líderes destructivos de los productivos es la ética: la moral y los valores que practican y promueven. Si quieres ser un líder ético, aquí tienes cinco principios que debes adoptar: respeto, servicio, justicia, honradez y comunidad.

Respeto en el liderazgo significa tratar a los demás como personas, y no como instrumentos para lograr tus objetivos personales. También implica empatía, comprensión y tolerancia.

Servir en el liderazgo significa practicar la beneficencia: el deber de ayudar a los demás a lograr sus objetivos.

Practicar la justicia como líder significa tratar a los demás con equidad y no mostrar favoritismo.

La honestidad en el liderazgo significa practicar la beneficencia, el deber de ayudar a los demás a lograr sus objetivos.

La honestidad en el liderazgo significa decir la verdad. También significa ser transparente, cumplir tus obligaciones y ser responsable de tus actos.

Construir una comunidad en el liderazgo significa tener en cuenta las necesidades únicas de todos los miembros del grupo y preocuparse por el bien común en general.

Conclusiones

Existen multitud de teorías sobre qué es el liderazgo, de dónde procede y cómo ejercerlo con eficacia. También hemos delineado cinco tipos de estilos de liderazgo, explorando en qué se diferencian, destacando ejemplos de su uso y proporcionando consejos sobre cómo puedes adoptarlos. Por último, discutimos cómo identificar a un líder destructivo, y abordamos las formas en que la ética promueve un liderazgo de calidad.

Deja una respuesta
Related Posts