Las habilidades digitales proporcionan una vía de desarrollo para el África subsahariana

Las habilidades digitales proporcionan una vía de desarrollo para el África subsahariana

El África subsahariana se está urbanizando con una migración masiva del campo a la ciudad. Pero a diferencia de la urbanización del mundo occidental, a África subsahariana le falta un componente fundamental: las ciudades urbanas industrializadas. Debido a esto, estas áreas urbanas se han vuelto superpobladas de viviendas deficientes y una infraestructura gravemente inadecuada para hacer frente al crecimiento demográfico no planificado.

Afortunadamente, ya se está elaborando un nuevo manual de desarrollo para resolver este problema y se basa en los jóvenes con habilidades digitales avanzadas en el África subsahariana. Estos jóvenes trabajadores tienen conocimientos digitales, son creativos y pueden liderar una transformación masiva si cuentan con las herramientas y el apoyo necesarios para desarrollar su potencial. Pueden exportar sus habilidades digitales a Europa occidental, los Estados Unidos y Asia a través de las oportunidades ilimitadas y sin restricciones que Internet les ha brindado a través de los «trabajos digitales», desde la música hasta el desarrollo de software y la prompt engineering. Pero para ampliarlo y que sea un éxito, hay que tener en cuenta los cambios tanto a nivel político como en la implementación en los ámbitos de la educación digital de calidad, los tratados fiscales y la armonización y las empresas emergentes centradas en la subcontratación.

•••

El África subsahariana se está urbanizando con una migración masiva del campo a la ciudad. Pero a diferencia de la urbanización del mundo occidental de hace décadas y siglos, al África subsahariana le falta un componente fundamental: las ciudades urbanas industrializadas. En otras palabras, a diferencia del mundo occidental, donde la industrialización precedió a la urbanización, el África subsaharianaciudades urbanas están creciendo con una producción manufacturera marginal y las capacidades industriales.

La implicación es enorme, ya que estas áreas urbanas están superpobladas de viviendas deficientes e infraestructuras gravemente inadecuadas para hacer frente al crecimiento demográfico no planificado. Con impuestos limitados, las ciudades que se están urbanizando del África subsahariana no cuentan con financiación suficiente y podrían enfrentarse agraves desafíos en la prestación de servicios de salud y bienestar social en general. Y dado que el cambio climático afecta a las principales ciudades comoLagos yNairobi, el continente necesita soluciones urgentes.

Según Statista, de media, la tasa de urbanización del África subsahariana se situó en aproximadamente41.83% en 2021, incluso cuando el continente represente soloEl 2% de la producción manufacturera mundial. La implicación es que quienes se mudan a las áreas urbanas en busca de oportunidades económicas no las encuentran, y eso se ha traducido en altas tasas de desempleo, especialmente entre los jóvenes. La Brookings Institution estima que la tasa de desempleo juvenil en África es alrededor del 60%, mientras que la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) pone el tasa de pobreza superior al 50% en la mayoría de los países.

Los desafíos que plantea esta rápida «urbanización antes que la industrialización» se han visto exacerbados por muchos factores, incluida una política de industrialización que mira más hacia atrás que hacia adelante. Durante años, los líderes del África subsahariana han estado diseñando una estrategia para imitar lo que funcionó para China, que se basa en la expectativa de que el mundo occidental subcontrataría puestos de trabajo fabriles de bajo nivel a África subsahariana para estimular un sector manufacturero dinámico una vez que los salarios se encarezcan relativamente en China.

Pero,como he señalado antes, sería un gran error que África tratara de seguir la estrategia de China. Lo que funcionó para China ya está caducando con los avances en la IA y la robótica, lo que hace casi imposible que Europa occidental y los Estados Unidos envíen algunos de estos puestos de trabajo de bajo nivel fuera de sus costas; los robots se encargarán de los trabajos en casa. En cambio, los responsables políticos del África subsahariana deben elaborar un nuevo manual de desarrollo que tenga en cuenta las realidades del estado actual de la zona.

Afortunadamente, ese nuevo manual de desarrollo ya está evolucionando y se basa en los numerosos jóvenes del África subsahariana. Durante los últimos años, al dirigir Tekedia Capital, un fondo de riesgo en fase inicial, y el Instituto Tekedia, una escuela de negocios con miles de estudiantes, he recopilado enormes datos sobre los sectores, los principales indicadores económicos, el trabajo autónomo, los empleos en el extranjero y otros factores. Según los conjuntos de datos, el camino que veo para el desarrollo del continente pasa por jóvenes dotados de habilidades digitales avanzadas. Los jóvenes del África subsahariana tienen conocimientos digitales, son creativos y pueden liderar una transformación masiva si cuentan con las herramientas y el apoyo necesarios para desarrollar su potencial, no solo a nivel regional sino mundial. Estos jóvenes pueden exportar sus habilidades digitales a Europa occidental, los Estados Unidos y Asia a través de las oportunidades ilimitadas y sin restricciones que Internet les ha brindado. En otras palabras, si bien Occidente subcontratará los puestos de trabajo en las fábricas a China, pronto subcontratarán»trabajos digitales» de formas multifacéticas al África subsahariana. Estos trabajos digitales son diversos, desde la música hasta el desarrollo de software y prompt engineering. Para países como Japón y Corea del Sur, donde las tasas de natalidad se han mantenido bajas, el África subsahariana ofrece una base de talentos fácilmente disponible para apoyar sus economías de forma remota.

Existen algunas infraestructuras habilitadoras, ya que la región de África subsahariana está experimentando una mayor penetración de la banda ancha. Junto con la creciente expansión de la banda ancha terrestre, elllegada de la banda ancha satelital Starlink de SpaceX promete muchas promesas en materia de conectividad tanto en áreas urbanas como rurales. Y con las empresas emergentes de energía renovable, que utilizan la energía solar para prestar servicios de energía, los jóvenes expertos en tecnología están superando los desafíos de infraestructura y les facilita la participación en la economía digital mundial.

Estos cambios permiten a los jóvenes trabajadores subsaharianos obtener ingresos donde están y, una vez que esos ingresos se importan, tienen la capacidad de contribuir y transformar sus economías locales a gran escala. De hecho, algunos expertos digitales, después de haber ganado dinero trabajando para organizaciones internacionales, deciden crear sus propias empresas y, en el proceso, formar a otros jóvenes talentos. El continente tiene unal menos siete unicornios — empresas emergentes valoradas en al menos mil millones de dólares y, a medida que coticen en las bolsas de valores públicas, sean adquiridas por grandes firmas multinacionales o crezcan hasta tener la capacidad de pagar buenos dividendos, la riqueza creada se utilizaría para acelerar el desarrollo. Más aún, debido a la naturaleza digital de sus trabajos, no es necesario permanecer ni siquiera en las áreas urbanas; Andela, una empresa emergente de subcontratación de habilidades digitales, por ejemplo, contrata a trabajadores de cualquier parte del África subsahariana, siempre que tengan un buen servicio de Internet.

Pero para ampliarlo y que sea un éxito, hay que tener en cuenta lo siguiente tanto a nivel político como en la implementación:

Educación digital de calidad: La pandemia de la COVID-19 demostró que muchos países del África subsahariana tienen todavía un nivel muy bajo de preparación digital. Si bien muchas universidades de China, EE. UU. y Europa pudieron hacer la transición a la enseñanza remota, muchas universidades del África subsahariana no pudieron. Construir infraestructuras que apoyen la futura economía del conocimiento será esencial para que el África subsahariana aproveche el enorme potencial de los jóvenes.

Acuerdos fiscales y armonización: En las principales economías del África subsahariana, como Nigeria, Ghana y Kenia, la mayoría de los jóvenes trabajan para algunas de las principales empresas de Europa, EE. UU. y Canadá. Los responsables políticos del África subsahariana deben garantizar que estos trabajadores reciban una compensación justa y que paguen los impuestos locales exigidos por la ley. Una política clara que facilite a las empresas globales la contratación y el desarrollo de estos talentos debería formar parte de las prioridades de desarrollo de la región. También es importante asegurarse de que los gravosos impuestos no disminuyan las motivaciones de los jóvenes trabajadores. Eso exige la implementación y la armonización efectivas de los tratados fiscales.

Startups centradas en la subcontratación : Se deben desarrollar políticas regionales y nacionales para profundizar las capacidades de las empresas digitales centradas en la subcontratación. Estas empresas, como Andela, están valoradas por encima de 1500 millones de dólares , formar a los jóvenes y, luego, exportar sus habilidades digitales al mundo mientras permanezcan en el continente. Las embajadas y misiones africanas en Europa, Asia y Norteamérica podrían ayudarlas a conectar con los principales clientes, proporcionando canales para contratar los servicios de jóvenes africanos.

El África subsahariana tiene jóvenes para impulsar la economía del conocimiento.Según a las Naciones Unidas: «África tiene la población más joven del mundo, y el 70% del África subsahariana tiene menos de 30 años». Si el continente los educa y capacita en las habilidades digitales de nivel superior, el África subsahariana se desarrollará en décadas y experimentará su versión única de la industrialización.

Related Posts