La IA y la nueva Guerra Fría digital

La IA y la nueva Guerra Fría digital

La globalización no está muerta, pero está cambiando. Los Estados Unidos y China están creando dos esferas distintas para la tecnología, y la inteligencia artificial está en primera línea de esta nueva «Guerra Fría digital». Si las democracias quieren triunfar en esta nueva era de «reglobalización», tendrán que coordinarse entre los gobiernos y entre los sectores público y privado. La IA está en camino, nos guste o no. Estamos en una encrucijada y todos los segmentos de la sociedad tendrán que colaborar para crear sistemas de IA que contribuyan a un futuro justo y democrático en el que los seres humanos puedan prosperar.

•••

Estamos entrando en un nuevo orden mundial, marcado por el aumento del nacionalismo y una mayor competencia geopolítica. Si bien los países no van a deshacer todos los sistemas económicos mundiales que se formaron bajo la unipolaridad estadounidense durante las últimas tres décadas, ciertos sectores críticos se desacoplarán en un proceso que anteriormente denominábamos«reglobalización».

Lo que es más importante, el ecosistema tecnológico se dividirá en gran medida en dos esferas dictadas por las dos potencias económicas del mundo, los Estados Unidos y China. Otros estados tendrán que decidir en qué ámbito quieren formar parte y presionar a los Estados Unidos y China para que superen a los demás y establezcan su dominio tecnológico. Se nos presenta una forma cada vez mayor de competencia económica que entendemos como la «Guerra Fría digital».

La Guerra Fría digital será una guerra económica, en la que las innovaciones tecnológicas determinarán cada vez más la destreza geopolítica. La inteligencia artificial (IA), con su capacidad de transformar rápida y radicalmente la sociedad, será la tecnología más decisiva en este ámbito. La IA se alimenta de la información y sus casos de uso más poderosos surgirán a través de sus aplicaciones en los sectores público y privado. Para que el mundo democrático avance, las empresas y los países deben adoptar un nuevo enfoque que priorice la colaboración y la transformación por encima de la competencia y la disrupción.

Una nueva era de coordinación democrática

En todas partes vemosafirma que «la globalización ha muerto». Esas declaraciones son fundamentalmente equivocadas. El sistema hacia el que avanzamos es más complicado que una reversión de la interconexión global. En muchos casos, las operaciones simplemente se desvían en lugar de cerrarse. La mayoría de las industrias comerciales permanecerán abiertas y globales, pero algunos sectores críticos se inclinarán hacia adentro, hacia cadenas de suministro localizadas.

Esta tendencia no comenzó con los Estados Unidos y sus políticas, sino con Xi Jinping y suPlan Fabricado en China de 2015, que dejó claro que el gobierno chino había empezado a priorizar la resiliencia nacional por encima de la eficiencia del mercado. Xi presentó un plan para superar a los Estados Unidos y otras potencias mundiales en las áreas dominantes de la economía, sobre todo en la alta tecnología. De hecho, China sigue avanzando hacia su objetivo de autosuficiencia del 70% en tecnología crítica para 2025. Desde entonces, los Estados Unidos han respondido con su propia serie de ambiciosas medidas para mantener la supremacía tecnológica. Esta realidad nos lleva a un futuro bipolar de alta tecnología.

En lo que respecta a la IA —podría decirse que la tecnología más decisiva en esta contienda mundial—, nos dirigimos hacia dos ecosistemas sellados herméticamente: uno que apoya los sistemas abiertos, pero que también se asocia con la democracia, la privacidad y los derechos individuales, y otro que apoya el control estatal, la restricción del flujo de información y los límites a la apertura impuestos por la política. Por mucho que esperemos que el modelo político de China evolucione y que su tecnología esté sujeta a los comentarios de los demócratas, no debemos ser ingenuos: esa no es la trayectoria en la que se encuentra. Para que prevalezca un futuro que priorice la apertura y los derechos individuales, las naciones democráticas tienen que ser líderes del mercado en IA. La única manera de garantizarlo es promoviendo la colaboración internacional, especialmente entre las democracias y otros defensores del orden basado en normas.

En la era anterior, los Estados Unidos podían innovar en una tecnología y otros países simplemente la adoptaban. Cuando los líderes tecnológicos estadounidenses hicieron avances innovadores con los ordenadores personales e Internet, partieron del supuesto de que las empresas estadounidenses podían trabajar de forma aislada y difundir sus tecnologías por todo el mundo de forma vertical. La revolución de la nube lo amplificó aún más, ya que Amazon, Microsoft y Google eran propietarios del 65% del mercado mundial de computación en nube. Puede que esta estrategia haya funcionado cuando las tecnologías estaban destinadas a la disrupción pura. Sin embargo, la IA está orientada a la transformación social. Esto requiere un nuevo tipo de colaboración entre las partes interesadas.

Además de las capacidades informáticas, la potencia de la IA se basa en la cantidad de datos agregados que se le envían. Esto significa que los Estados Unidos, o cualquier país, que trabaje de forma aislada con flujos de datos restringidos no logrará maximizar el potencial de su tecnología y, sin embargo, las políticas de localización de datosse duplicó en todo el mundo de 2017 a 2021, obstruyendo aún más la colaboración transfronteriza. La suma de los conocimientos y las capacidades humanas no está aislada en ningún país o cultura. Incluso la base de conocimientos de Wikipedia está solo un 11% en inglés. Para que la IA prospere en su capacidad de ayudarnos a resolver nuestros problemas más difíciles, tenemos que liberar la capacidad del mundo: desde científicos nucleares franceses hasta filósofos coreanos, desde investigadores indios hasta artistas kenianos y, de hecho, hasta investigadores chinos que eligen dejar China y trabajar y vivir en Occidente.

Además, los requisitos de capital para las inversiones en el sector son tan grandes en la actualidad que muy pocos mercados nacionales son lo suficientemente grandes como para triunfar con la IA por sí solos. Por ejemplo, piense en la inversión en semiconductores, una aportación clave para el progreso de la IA. El Reino Unido anunció recientemente 100 millones de libras esterlinasPlan de IA y mil millones de librasinversión en semiconductores pálido en comparación con elDe EE. UU. 280 mil millones de dólares y elDe la UE Paquetes de chips de 43 000 millones de euros, e incluso estos paquetes son limitados en comparación con la magnitud de la inversión necesaria para desarrollar plenamente estas tecnologías. Ciertamente, pocos inversores en todo el mundo pueden apoyar las rondas de recaudación de fondos para empresas emergentes como Inflection AI, de hace un añoRonda de 1.300 millones de dólares.

En el centro de todo esto, un enfoque desarticulado con varios mosaicos de marcos regulatorios en Occidente perjudicará cualquier capacidad de competir y ganar contra los sistemas de IA chinos. No es solo una función de la población, sino una función de los puntos de datos. La sociedad china, con una población superior acuatro veces más grande que los EE. UU., se ha digitalizado tanto con datos compartidos libremente entre su gobierno y los campeones de la tecnología nacional. Pronto sus modelos, basados en gran medida en investigaciones estadounidenses y extranjeras, podrán superar las capacidades de los de Occidente.

Con su tamaño, su gobierno centralizado y sus avances en otros países, China tiene el potencial de desarrollar un modelo de IA integral que supere a la multiplicidad de modelos que provienen de países democráticos si no hay coordinación internacional. Si bien los Estados Unidos siguen siendo líderes en IA (con las empresas que realizan las investigaciones más vanguardistas) y si bien la IA parece tener una tendencia hacia los sistemas abiertos con acceso sin restricciones a la información, los Estados Unidos corren el riesgo de perder su ventaja si no logran unirse en torno a una estrategia uniforme con otros países democráticos. Si esto sucediera, las empresas chinas podrían llevar su tecnología a los mercados occidentales, influyendo en la política democrática y demostrando al mundo el dominio económico de China y su colonización más amplia de la infraestructura digital en todo el mundo.

La IA se está convirtiendo en una parte cada vez más importante de esta infraestructura global, y Occidente debe actuar con rapidez y de manera unificada para garantizar que la tecnología permanezca abierta y controlada democráticamente. Para desarrollar los modelos de IA más potentes en todos los sectores, los Estados Unidos tendrán que colaborar con otros países aliados (por nombrar algunos, India, Singapur, Japón, Corea del Sur y países europeos) mediante la adopción de políticas de intercambio de datos y el fomento de la creación conjunta de innovaciones tecnológicas. Se puede deducir mucho delLey europea de gobernanza de datos aprobado por la UE en 2022, que facilita el intercambio de datos entre los países miembros para maximizar los beneficios para sus ciudadanos y empresas.

Si no se corrige el rumbo, se limitará considerablemente el impacto de la IA. Para los modelos que abordan el cambio climático, los datos aislados son una sentencia de muerte inmediata. Los datos y las innovaciones médicas y sanitarias no se limitan a ningún país ni a ningún centro de investigación. La IA industrial que impulsa las cadenas de suministro mundiales no puede ser eficaz sin el flujo constante de datos interconectados. En las solicitudes de consumo, los diferentes marcos de derechos de autor obstaculizarían la relevancia e influencia culturales, y favorecerían a quienes tienen libre acceso a los datos por encima de los demás. Además, la regulación fragmentaria de los datos y los requisitos de soberanía aumentan los costes y la complejidad del cumplimiento, lo que perjudica la capacidad de la economía de la innovación para triunfar. Esto no quiere decir que los gobiernos deban abstenerse de regular la IA, sino que deberían trabajar juntos para establecer normas y prácticas uniformes en todos los países. La coordinación entre las naciones democráticas permitirá a cada país sentirse resiliente individualmente en lo que respecta a la IA, pero también elevará a Occidente como bloque a ser líder en la IA.

Innovación responsable para la transformación de la IA

Además de colaborar en todos los estados, si las empresas occidentales quieren convertirse en verdaderas líderes del mercado, también tendrán que colaborar dentro de los estados, es decir, con las instituciones gubernamentales y la sociedad civil. Si bien la mayor parte del discurso actual en torno a la IA se centra en los grandes modelos lingüísticos y otras capacidades generativas, los impactos más importantes a largo plazo de la IA provendrán de las formas en que transforma los sectores y la sociedad en su conjunto. Y una transformación genuina no puede producirse si los actores privados están desconectados de la sociedad en general.

Ya estamos viendo cómo el potencial transformador de la IA empieza a tomar forma. La IA tiene la capacidad de igualar enormemente las condiciones para quienes tienen acceso a la información y los conocimientos. En el aula, la IA puede donaratención individualizada a los estudiantes que nunca antes habían tenido acceso a esos recursos. En el lugar de trabajo, la IA puede liberar a los trabajadores de tareas monótonas, como la entrada de los datos de los pacientes en los hospitales, para que puedan centrarse en problemas de mayor nivel. La IA también tiene la habilidad de detectar cosas que no podemos. Tomedescubrimiento de fármacos, donde la IA puede probar millones de combinaciones de fármacos para resolver afecciones que aún no podemos tratar. O imágenes médicas, donde la IA puede detectar las enfermedades mucho antes que nosotros. O cambio climático, donde la IA puede superar a los modelos de predicción existentes y aprovechar las probabilidades de que se produzcan desastres poco frecuentes pero mortales para las poblaciones vulnerables. En tecnología de defensa, donde quizás hay más en juego, la IA puede aportar claridad a la niebla de la guerra y mejorar la disuasión contra los actos de agresión. Pero nada de esto está garantizado. Así como la IA ofrece enormes oportunidades, también presenta riesgos sustanciales.

Un montón deatención reciente está obsesionado con la amenaza existencial que la IA podría representar para la humanidad en un futuro algo lejano. Pero la IA también está desestabilizando los sistemas democráticos aquí y ahora, proporcionando nuevas vías para la desinformación y la desinformación a través de robots sofisticados y falsificaciones profundas y realistas. La IA también pondrá en tela de juicio el valor de la propia democracia. ¿Qué ocurre cuando los sistemas autoritarios, aumentados por la IA, pueden superar a sus homólogos democráticos, por ejemplo, reduciendo masivamente la delincuencia con una mayor vigilancia? ¿O proporcionando una atención médica mucho mejor mediante el acceso a la información centralizada sin restricciones de privacidad? Las alternativas antidemocráticas solo se harán más tentadoras a medida que se desarrolle la IA, y estas posibilidades no están muy lejanas.

Estamos en una encrucijada en lo que respecta a la IA. Podemos seguir el camino que lleva a la automatización y la destrucción, sustituyendo el trabajo humano y el significado, o podemos ir por el camino que lleva al copilotaje y la habilitación, lo que nos hace más productivos, nos ayuda a vivir una vida más equilibrada y a convertirnos en mayores maestros de nuestro oficio. A diferencia de la revolución de las redes sociales, que, si los reguladores realmente hubieran querido, podrían haber ralentizado o redirigido, la revolución de la IA solo puede seguir adelante. A diferencia de las anteriores plataforma revoluciones, esta es una tecnológico revolución, y las partes interesadas de la sociedad ya han asumido su papel.

Las empresas más exitosas serán las que adopten esta visión de futuro y construyan para perdurar, centrando un conjunto básico de valores que se alineen con la sociedad y se ajusten a los mecanismos de autorregulación. También es crucial dar un paso más para asociarse con el sector público y los ecosistemas tradicionales. No podemos correr el riesgo de que la IA salga mal y desvíe las democracias en esta carrera tan competitiva. Dado que los impactos de la IA se sentirán en todos los sectores de la sociedad, tener en cuenta los intereses generales de las partes interesadas es tanto una responsabilidad moral como la única manera de lograr una transformación sostenible. En la era de la IA, las empresas deberán seguir una agenda de innovación responsable, trabajando fuera de los silos tecnológicos habituales.

Para ganar la Guerra Fría digital, los Estados Unidos y sus aliados deben ser los líderes del mercado de la IA. Y para crear las mejores empresas de IA, tienen que priorizar la colaboración internacional y generar una nueva mentalidad, una que tenga como objetivo innovar de manera responsable y dar rienda suelta al potencial humano.

Related Posts