It Doesn’t Have to Be Crazy at Work

Recupera el equilibrio entre tu vida laboral y personal.

¿Cómo es que trabajar 70 horas semanales se convirtió en un motivo de orgullo y no de preocupación? ¿Cuándo empezó tu empresa a pretender ser tu familia en lugar de tus compañeros de trabajo? Los autores -Jason Fried y David Heinemeier Hansson, cofundadores de la exitosa empresa de software Basecamp- responden a estas preguntas y a otras más, y también proporcionan un antídoto muy necesario contra algunas de las locuras características del lugar de trabajo moderno.

En lugar de presionar a tu empresa para que trabaje 70 horas a la semana, el trabajo en el lugar de trabajo no es un problema.

En lugar de presionarte para trabajar más horas, cumplir plazos ajustados y ver a la competencia como tu enemigo mortal, es hora de descubrir una forma más tranquila de hacer las cosas. En este resumen, aprenderás la diferencia entre trabajar duro y trabajar con inteligencia. Verás por qué una empresa de éxito y rentable no sólo es compatible con un buen equilibrio entre trabajo y vida privada, sino que en realidad se beneficia de ello. Únete a dos renegados del mundo corporativo que no tienen miedo de denunciar nuestra cultura laboral explotadora e insostenible.

En este resumen, descubrirás

    • las razones por las que tienes que empezar a tratar a tu empresa como un producto;
    • las formas de adaptarte a todos tus empleados.
    • las formas de encajar todo tu trabajo en una jornada de ocho horas;y
    • un enfoque para llevar la calma a tu oficina de forma definitiva.

    Para reducir la locura en el trabajo, empieza a pensar en tu empresa como un producto.

    ¿Cuántas veces has irrumpido por la puerta de tu casa después de un largo día, te has desplomado en el sofá y has exclamado: “¡Qué locura hay en el trabajo!”. Por desgracia, en nuestra era moderna de largas jornadas, madrugones y sesiones de trabajo los fines de semana, este escenario puede ser un suceso nocturno. Bienvenido al mundo de los adictos al trabajo, en el que las semanas de 70 a 80 horas se han convertido de algún modo en la norma. ¿Cuál es el resultado final de esta alocada cultura laboral?

    Por desgracia, no es una mayor productividad. La mayoría de las veces, todas las horas extra que pasas en tu escritorio no se dedican a un trabajo vital. Por el contrario, se malgastan en una neblina de ansiedad y distracciones provocadas por las exigencias de las nuevas tecnologías y las reuniones interminables.

    De hecho, el verdadero resultado de las largas y agitadas jornadas de trabajo es el estrés añadido. Este estrés se origina en la cultura de nuestros lugares de trabajo. La cultura insana del lugar de trabajo empieza desde arriba y se transmite a los gerentes, a sus subordinados e incluso a los clientes de la empresa. Entonces, ¿cuál es la solución? ¿Cómo pueden las organizaciones frenar el estrés, cambiar su cultura y seguir manteniendo la rentabilidad?

    Bueno, los autores creen que todo empieza por cambiar la forma en que ves tu empresa. Para empezar, deberías empezar a verla como un producto, y tratarla en consecuencia. Aunque pueda parecer una idea descabellada, míralo de este modo: Si tu empresa fabrica productos, la propia empresa es también una herramienta, una herramienta que se utiliza para fabricar esos productos.

    Por lo tanto, es importante que la veas como un producto.

    Teniendo esto en cuenta, hay ciertas preguntas que todo buen gerente de producto debería hacerse. ¿Es tu empresa sencilla de utilizar para los empleados, o es complicada? ¿Dónde es rápida y dónde lenta? ¿Tiene tu empresa algún fallo que haya que arreglar? Del mismo modo que las mejores empresas nunca dejan de intentar que sus productos sean lo mejor posible, un gerente de producto con una mentalidad curiosa busca continuamente lugares en los que introducir mejoras en la cultura de la empresa.

    Cuidado con la cultura de la empresa.

    Y una vez que empieces a buscar, prepárate: sin duda habrá margen de mejora.

    De hecho, las organizaciones suelen compartir un rasgo muy importante con el software. ¿Ese rasgo? Ambas suelen tener áreas en las que fallan, debido a un diseño defectuoso o a descuidos por parte del desarrollador. Por suerte, estás a punto de descubrir cómo puedes eliminar gradualmente la locura e introducir una atmósfera de calma duradera en tu empresa.

    Demasiados empresarios se tragan actitudes alocadas hacia el éxito y la competencia.

    “En el amor y en la guerra todo vale. Excepto que esto no es amor ni guerra. Son negocios.”

    Las redes sociales pueden ser una herramienta valiosa para estar al día de los amigos, las nuevas ideas y los últimos vídeos de gatos, pero, por desgracia, también son un pozo sin fondo de sentimientos adictos al trabajo. No hay más que ver los comentarios que se asocian a #emprendedor en las redes sociales, entre los que se incluyen: “El talento extremo no es necesario, pero el compromiso extremo sí” o “¡Conquista a tu competencia!

    Comentarios como estos están hechos para el mundo virtual, pero a menudo reflejan actitudes que pueden tener consecuencias dramáticas en el mundo real. Una de esas actitudes, que se propaga en las redes sociales y se repite en muchas oficinas, es que el éxito no puede alcanzarse sin un esfuerzo excesivo. Pero esto no es cierto.

    Después de todo, puede que trabajes 18 horas al día para hacer realidad tus sueños empresariales, pero ¿te llegará esa importantísima idea cuando estés agotado y quemado? Probablemente no. De hecho, la verdad mundana es que el progreso y la innovación rara vez se consiguen con una fuerza contundente. Al contrario, se construyen ladrillo a ladrillo, semana tras semana. Piensa en Charles Darwin, el legendario científico de la evolución. Escribió 19 libros a lo largo de su vida, incluido el seminal Sobre El origen de las especies, y nunca trabajó más de cuatro horas y media al día.

    Otra idea poco útil, expresada tanto online como offline, es que el mundo de los negocios es como una zona de guerra. Esta actitud se ve reforzada por la tendencia a utilizar el lenguaje de la batalla en los negocios. Los competidores son “conquistados”, las empresas describen su departamento de ventas como una “fuerza” en lugar de un equipo y los nuevos empleados no son contratados, sino “cazados”.

    Por desgracia, mientras que estas ideas se han extendido por todo el mundo, la realidad es que el mundo empresarial es como una zona de guerra.

    Por desgracia, aunque estas analogías pueden hacer la vida un poco más emocionante a los guerreros de la oficina, también crean una cultura tóxica en el lugar de trabajo. Al fin y al cabo, la empresaria que se cree una líder militar y la competencia “el enemigo” encontrará justificación para comportarse de forma poco ética y hacer trampas comerciales. Entonces, ¿cuál es la solución a este problemático paradigma de guerra?

    Bueno, los autores creen que es el pacifismo. En lugar de intentar dominar a tus competidores, fíjate en tu propio negocio. Pregúntate si estás obteniendo la cantidad de beneficios que necesitas para satisfacer tus necesidades. ¿Ese beneficio aumenta año tras año? Si la respuesta es afirmativa, puedes descansar tan tranquilo como un pacifista satisfecho, sin necesidad de belicismo.

    Estira tu jornada laboral recuperando tu tiempo.

    “El tiempo y la atención se gastan mejor en billetes grandes, si quieres, no en monedas sueltas y calderilla. “

    Como cofundadores de la exitosa empresa de software Basecamp, los autores han hecho algo casi inaudito en estos tiempos: han dado a sus empleados una jornada laboral de ocho horas. Puede que no suene tan radical, pero para muchos jefes modernos ocho horas no es ni mucho menos suficiente.

    Esto es una locura.

    Es una locura si lo piensas. Al fin y al cabo, ocho horas es la misma duración que muchos vuelos de larga distancia, ¡y parecen eternos! Entonces, ¿por qué ocho horas en el trabajo no parecen tan largas como un vuelo intercontinental? Y más aún, ¿por qué una semana de 40 horas no parece lo suficientemente larga como para hacer todo tu trabajo?

    Bueno, las horas que pasamos en un vuelo intercontinental suelen ser ininterrumpidas y con pocas distracciones. En cambio, el lugar de trabajo moderno nos proporciona un torrente de interrupciones en forma de correos electrónicos, chats de mensajería instantánea, reuniones o incluso jefes que visitan tu mesa. La jornada laboral está salpicada de constantes demandas de nuestra atención, y así parece encogerse hasta que echar esas horas extra empieza a parecer perfectamente razonable.

    Entonces, ¿cómo puedes calmar la locura, llegar a casa a tiempo y seguir trabajando? La buena noticia es que existe una respuesta. La mala noticia es que no puedes ponerla en práctica tú solo. De hecho, necesitas que tu empresa empiece a tratar tu tiempo como trataría sus productos, su propiedad intelectual y sus datos. Sencillamente, tienen que protegerlo.

    Desgraciadamente, muchas empresas tratan el tiempo y la atención de sus empleados como si fuera un recurso infinito capaz de dar cabida a cualquier cantidad de actividades o demandas. Pero en el mundo actual, la atención de una persona es quizás el bien más escaso de todos.

    Por suerte, no todas las empresas se equivocan tanto. En la empresa de los autores, valoran el tiempo de sus empleados. Para preservarlo, han eliminado las largas reuniones de actualización, que se han convertido en un acontecimiento semanal en las oficinas de todo el mundo. En lugar de obligar a los equipos a sentarse y escucharse unos a otros hablar de su trabajo, han ideado una forma más eficaz de mantener a todo el mundo informado.

    Cada miembro del equipo añade su actualización de estado semanal al programa informático homónimo de la empresa, y la gente puede consultarlo cuando le convenga. Este sistema permite a los empleados disponer de mayores periodos de tiempo sin interacción, durante los cuales pueden centrarse en sus tareas importantes.

    Tu empresa no es tu familia.

    Como líder, contribuyes a establecer el tono de tu empresa. Para bien o para mal, tu posición de superior significa que los subordinados seguirán tu ejemplo. Teniendo esto en cuenta, es mejor que te asegures de que las creencias y valores que difundes en tu lugar de trabajo son los correctos.

    Hoy en día, es habitual que las empresas promuevan la idea de que sus empleados son una gran familia. Aunque este tipo de sentimiento pueda hacerte sentir cálido y confuso, harías bien en correr tan rápido como puedas en la otra dirección cuando lo oigas. ¿Por qué?

    Porque, francamente, es basura. Una empresa no es una familia, es simplemente un grupo de personas que trabajan juntas para hacer que las cosas sucedan. Esto no quiere decir que los compañeros de trabajo no puedan cuidarse los unos a los otros, pero eso está muy lejos de ser una familia. Al fin y al cabo, la mayoría de las familias se quieren incondicionalmente y hacen todo lo posible por protegerse. Entonces, ¿por qué tantas organizaciones utilizan esta analogía inexacta?

    Por desgracia, a menudo es una táctica cínica para persuadir a los empleados de que trabajen más horas en la oficina. Al asociarse con la idea de familia, las organizaciones están cebando sutilmente a sus trabajadores para que hagan sacrificios personales en favor del trabajo. El objetivo es convencer a sus empleados de que quemar el aceite de medianoche, trabajar los fines de semana y renunciar a las vacaciones no son cuestiones de horas extras, sino de ayudar a la familia. Si se les puede engañar con esta forma de pensar, se podrá persuadir a los empleados para que dejen de lado su interés propio natural o subordinen sus propias necesidades e, irónicamente, las necesidades de sus familias reales, a las de la empresa.

    En lugar de llamar familia a tu empresa, llámala una empresa que ayuda a las familias.

    Eso significa dejar que tus empleados trabajen con sus familias.

    Esto significa dejar que tus empleados salgan del trabajo a una hora decente cada día, para que tengan tiempo de cenar con sus hijos. Significa conceder a tus trabajadores tiempo suficiente para las vacaciones y proporcionar un lugar de trabajo satisfactorio para que tus colegas puedan irse con sus verdaderas familias, felices y contentos al final de cada día.

    Fijar plazos y hacer presentaciones son dos procesos que invitan a la locura.

    Producir un buen trabajo puede ser una empresa estresante, sobre todo cuando entran en juego normas estrictas. Pero, ¿qué ocurre cuando no es el trabajo en sí lo que te pone a prueba, sino los procesos que lo rodean? Aunque esforzarte por dar lo mejor de ti mismo siempre será un poco estresante, puedes hacer que el proceso de hacerlo sea lo más tranquilo posible.

    Trabajar en equipo.

    Examinemos un proceso que dispara los niveles de ansiedad en las oficinas de todo el mundo: el cumplimiento de los plazos. O, como las llaman los autores, las “dreadlines”.

    Aunque establecer un plazo para un proyecto parece bastante sencillo, las cosas pueden volverse locas cuando hay expectativas poco razonables de por medio. Muchos de nosotros hemos tenido la desagradable experiencia de tener demasiado que hacer con muy poco tiempo asignado, o de que los proyectos se amplíen mientras sus plazos siguen siendo los mismos.

    Por suerte, hay una forma fácil de eliminar el miedo a los plazos para siempre.

    En la empresa de los autores, por ejemplo, tienen una política estricta en lo que respecta al alcance de los proyectos urgentes. A saber, el alcance de un proyecto en curso nunca puede aumentar. En otras palabras, una vez iniciado, nadie puede aumentar la cantidad de trabajo que tiene antes de un plazo determinado. Además, la persona que cumple el plazo tiene el poder de reducir el alcance del proyecto, si es necesario, para terminarlo a tiempo. Siguiendo estas reglas, nadie en la empresa tiene que preocuparse en absoluto por incumplir los plazos.

    Otro proceso que muchas empresas podrían cambiar es la forma en que los empleados introducen nuevas ideas. En la mayoría de las organizaciones, lo normal es convocar una reunión presencial para presentar nuevos conceptos. Alguien se coloca al frente de una sala y habla sobre las ideas en las que ha estado trabajando antes de recibir comentarios.

    El problema de este enfoque es que, en lugar de animar a los oyentes a absorber esta nueva información, simplemente les anima a reaccionar ante ella. Y, en realidad, ¿qué utilidad tiene una reacción ad hoc cuando el oyente no ha tenido tiempo de reflexionar? Por eso, en la empresa de los autores, las nuevas ideas nunca se presentan cara a cara. En su lugar, se escriben y se suben al software Basecamp de la empresa para que los compañeros las lean en privado. Lo más importante es que se anima a todo el mundo a consultar con la almohada lo que ha leído y a reflexionar sobre ello antes de reaccionar. Así, cuando por fin dan su opinión, es probable que se hayan tomado tanto tiempo para considerar la nueva idea como el compañero que la propuso en primer lugar.

    Los riesgos calculados son una apuesta mucho mejor que la duda, la indecisión y el estrés.

    En Silicon Valley y más allá, los empresarios son discípulos de la creencia de que no se pueden conseguir grandes recompensas sin una apuesta igualmente enorme. Y como era de esperar, este habitual comportamiento arriesgado puede conducir a muchas locuras en el lugar de trabajo. Lo que puede resultar más sorprendente es que ser demasiado reacio al riesgo también puede provocar estrés y ansiedad en la oficina.

    De hecho, cuando se trata del riesgo, todo es cuestión de equilibrio. Los autores creen que su empresa tiene el equilibrio justo. ¿Cómo? Bueno, asumen riesgos, pero no los asumen sin paliativos. Un riesgo reciente, por ejemplo, fue aumentar el coste mensual de su software homónimo de 29 a 99 dólares. Suena bastante arriesgado, ¿verdad? Y lo que es más, no realizaron ningún estudio de mercado de antemano para comprobar qué opinarían los clientes sobre este nuevo precio.

    Entonces, ¿cómo mitigaron este riesgo?

    Crucialmente, no subieron el precio a los clientes existentes, sólo a los nuevos potenciales. Proporcionaron nuevas actualizaciones de software a sus clientes actuales sin aumentar su plan de precios. Así que, aunque el nuevo precio redujera desastrosamente el número de nuevas inscripciones de clientes, podrían seguir contando con sus aproximadamente 100.000 clientes actuales. En otras palabras, los autores asumieron un riesgo, pero fue calculado y fácilmente reversible.

    Contraintuitivamente, ser demasiado cauteloso con el riesgo también puede provocar un aumento del estrés y la ansiedad en el lugar de trabajo. Muchas empresas, por ejemplo, quieren implantar cambios pero se quedan atascadas en un estado de parálisis. ¿Por qué?

    Bueno, se obsesionan con eliminar cualquier elemento de riesgo o incertidumbre en torno al cambio. En consecuencia, se embarcan en largas búsquedas de información predictiva. Si, por ejemplo, quieren introducir un nuevo producto, interrogan a los clientes potenciales sobre su nivel de interés, crean grupos de discusión y realizan encuestas. El resultado es que toda la empresa se sume en la duda y la indecisión.

    La solución a este problema es sencilla: hazlo ya. Sólo se descubrirá información real si los clientes interactúan realmente, no hipotéticamente, con un nuevo producto o cambio. Las pruebas cuidadosas no son más que una simulación y sólo pueden ofrecer posibles resultados. Respira hondo, haz el cambio y deja que el mercado resuelva tu incertidumbre.

    Evita volver locos a tus clientes tomando las decisiones correctas.

    En la agitada vida moderna, con las exigencias y expectativas de los demás zumbando a tu alrededor, es fácil olvidar que siempre puedes elegir cómo te comportas, a qué das prioridad y cómo tratas a los que te rodean. Puede que tengas un jefe exigente o un cliente difícil, pero sigues siendo el capitán de tu propio barco. Es más, las decisiones individuales que tomas determinan si tu entorno de trabajo es estresante o tranquilo. Una de las más importantes es la forma en que tratas a tus clientes, en concreto a los que acuden a ti con un problema.

    Jean-Louis Gassée, ex director de Apple Francia, afirmó sabiamente que cuando se trata de gestionar las quejas de los clientes, hay dos opciones posibles. Puedes tratar la queja como algo muy importante o puedes encogerte de hombros y considerarla trivial. Sea cual sea la postura que elijas, tu cliente elegirá la otra. Eso significa que es mejor que te tomes en serio todas las quejas de los clientes, porque si no lo haces tú, lo hará el cliente. Veamos esta dinámica en la práctica. Imagina que eres el gerente de un hotel cuyos clientes se quejan de que su habitación es demasiado calurosa.

    Si te encoges de hombros, es probable que tus huéspedes redoblen su queja y monten aún más jaleo. En otras palabras, su queja cobrará aún más importancia en su mente. Pero si te disculpas profusamente, compartes de forma demostrable tu preocupación y te comprometes a hacer todo lo que esté en tu mano para corregir este terrible error, tus invitados se retractarán de su indignación original y te asegurarán que, después de todo, no se trata de un problema tan grave.

    Así que la próxima vez que tengas que disculparte por un error tan grave, es probable que tus invitados vuelvan a retractarse.

    Así que, la próxima vez que un cliente se queje, recuerda elegir la actitud correcta. Si no lo haces, les obligarás a subir la apuesta y, en última instancia, te cargarás a ti mismo con más conflictos.

    Además, no tienes por qué ocupar un puesto de liderazgo para evitar la locura y elegir la serenidad. Sea cual sea tu papel, sigues teniendo un locus de control, una esfera de influencia a tu alrededor, en la que puedes introducir algo de calma. Dentro de esta esfera, por estrecha que sea, tienes el poder de mejorar tu estilo de comunicación con los clientes, rediseñar tus interacciones con los compañeros y recuperar el control sobre tu propio tiempo.

    Conclusiones

    El mensaje clave de estos resúmenes:

    No caigas en la retórica popular que rodea al lugar de trabajo moderno. En lugar de presionarte para trabajar más horas y hacer todo lo posible por cumplir plazos poco realistas, céntrate en trabajar de forma más inteligente. Cuidando ferozmente tu tiempo y haciendo que tus procesos sean más eficientes, podrás llegar a casa a tiempo y no volver a pronunciar las palabras “¡Es una locura trabajar!”.

    Consejos Accionables:

    Consejos Accionables:

    Consejos Accionables:

    Consejos Accionables.

    Modela un gran equilibrio entre trabajo y vida personal.

    Si eres un jefe que siempre está diciendo a sus empleados que se tomen vacaciones, que salgan de la oficina a una hora decente y que se tomen tiempo libre cuando están enfermos, aquí va un consejo: echa un vistazo también a tu propio comportamiento. Al fin y al cabo, es mucho más probable que tus subordinados sigan tu ejemplo que hagan lo que tú dices. Si siempre estás trabajando los fines de semana en lugar de irte de vacaciones con tu familia, tus trabajadores asumirán que eso es lo que se espera de ellos, digas lo que digas. Así que si quieres mejorar el equilibrio entre la vida laboral y familiar en tu oficina, asegúrate primero de que el tuyo está en buena forma.

    ¿Tienes algún comentario?

    ¡Nos encantaría conocer tu opinión sobre nuestros contenidos! Envíanos un correo electrónico a libros@pathmba.com con el título de este libro como asunto y comparte tus opiniones.

    Qué leer a continuación: Remote, de Jason Fried y David Heinemeier Hansson.

    Como ya has aprendido, el trabajo no tiene por qué ser una locura. Una nueva y emocionante forma de mejorar el equilibrio entre la vida laboral y personal es el trabajo a distancia. Escrito por los mismos autores, Remote echa un vistazo al trabajo a distancia y a la nueva tecnología que lo hace posible.

    Explorando las preocupaciones habituales de las empresas sobre permitir a sus empleados trabajar a distancia, así como la gran cantidad de ventajas que ofrece el trabajo a distancia, Remote proporciona consejos prácticos a los gerentes que están considerando esta opción y da claridad a los que ya han dado el paso. Así que, para saber si la revolución del trabajo a domicilio es adecuada para ti y tu empresa, consulta el resumen de Remote.

Deja una respuesta
Related Posts