Conoce a las personas invisibles de la sociedad.

Si las señales de un aeropuerto son confusas y poco útiles para los pasajeros que intentan encontrar sus vuelos, es probable que la gente se queje. Si las señales son perfectas, nadie se dará cuenta. Esa es la naturaleza del trabajo realizado por Invisibles: está hecho tan bien que no lo vemos. Los Invisibles trabajan duro porque quieren sentirse satisfechos de haber hecho un buen trabajo, no porque quieran dinero o fama. Aunque a menudo no podamos ver a estas personas, nuestra sociedad se apoya en ellas.

Desgraciadamente, estamos inmersos en algunos cambios sociales muy negativos. En nuestra era digital, se anima a la gente a buscar fama y atención. Quieren reconocimiento externo por su trabajo, justo lo contrario de lo que quieren los Invisibles. En este resumen, conocerás el papel fundamental que desempeñan los Invisibles y lo que tenemos que hacer para darles el valor que merecen.

También conocerás a los Invisibles.

También aprenderás

  • por qué las personas a las que se presta menos atención por su trabajo son más felices;
  • por qué el creador de los Invisibles se ha convertido en un experto en la materia.
  • por qué el creador de uno de los perfumes más famosos del mundo no quería reconocimiento;
  • cómo la atención y los elogios pueden afectar negativamente a tu rendimiento;
  • por qué los Invisibles prosperan más en las culturas asiáticas y africanas;y
  • cómo podemos mejorar la sociedad inspirándonos en los Invisibles
  • .

El mundo es cada vez más “ruidoso” y la gente se está volviendo más egocéntrica.

“Un mundo de testaferros no es más que mucho ruido”

En nuestro mundo moderno, estamos constantemente rodeados de “ruido”. Ya se trate de la aplastante banda sonora de una película, del omnipresente estruendo de los teléfonos móviles o de los millones de opiniones que se publican en Internet cada día, nuestro mundo es cada vez más ruidoso.

Para destacar en este entorno intenso y caótico, tenemos que gritar constantemente, tanto en sentido literal como figurado. La gente utiliza las redes sociales para transmitir sus pensamientos a todo el mundo. Cualquiera que busque exposición mediática considera ahora su propia vida y sus pensamientos como una marca que promocionar: nada es demasiado personal para compartirlo con el mundo.

Facebook y Twitter, por ejemplo, están diseñados para que la gente comparta información personal. Aplicaciones como Foursquare incluso nos animan a compartir nuestra ubicación actual, y mucha gente lo hace sin pensar.

Este ruido omnipresente está desequilibrando peligrosamente nuestra sociedad.

En los últimos siglos, las naciones prósperas siempre han tenido un equilibrio saludable de trabajadores.

Por un lado, están las personas silenciosas y decididas que impulsan la economía y otros elementos de la sociedad. Se conforman con hacer un buen trabajo, aunque no reciban elogios públicos por ello.

En el otro lado, están las personas que son el centro de atención. Pueden ser famosos de Hollywood, de la industria del entretenimiento o de los medios de comunicación. Éstas son las personas conocidas por lo que hacen, y son igualmente importantes para mantener el equilibrio.

Sin embargo, la sociedad moderna nos anima ahora a parecernos más a este último grupo. Todo el mundo está obligado a destacar como un gran individuo, y todo el mundo quiere reconocimiento. Queremos ser el cantante principal, no el técnico entre bastidores. Las personas que trabajan “en silencio” para mejorar las cosas para todos son cada vez menos, y esto tiene implicaciones muy desafortunadas.

Los invisibles son personas que desaparecen de la sociedad cuando hacen bien su trabajo.

“La invisibilidad es una marca de honor.”

Los invisibles son exactamente lo contrario a lo que nos empuja nuestro ruidoso mundo. Son la columna vertebral silenciosa de la sociedad. Los invisibles son personas que hacen un trabajo excepcional, pero intentan evitar que se les alabe demasiado por ello.

No podemos funcionar correctamente sin Invisibles, pero no les prestamos mucha atención. De hecho, normalmente no nos fijamos en ellos en absoluto, ni siquiera nos damos cuenta de que sus puestos existen.

Los Invisibles son personas altamente cualificadas y meticulosas. Pueden encontrarse en cualquier campo. Pueden ser el verificador de hechos del New York Times, o el controlador de tráfico del aeropuerto.

Los invisibles son personas que son muy hábiles y meticulosas.

Los invisibles son lo contrario de lo que muchas personas se sienten obligadas a ser hoy en día. Se centran en el trabajo duro necesario para terminar los proyectos, más que en la fama que podrían ganar después. De hecho, suelen sentirse incómodos si reciben algún tipo de elogio público.

El famoso perfumista David Apel es un buen ejemplo de Invisible. Creó algunos de los olores más conocidos del mundo. Trabajó durante meses en el perfume Unforgivable de P. Diddy, y cuando salió a la venta y se agotó inmediatamente, se alegró de no recibir atención pública por ello. En lugar de eso, se regodeó en la sensación de haber hecho un gran trabajo.

El deseo de estar orgulloso de tu trabajo es una fuerza motivadora más fuerte que la fama o la riqueza.

Cuando una persona hace algo bien, debería recibir una lluvia de elogios y recompensas, ¿no? Pues quizá no.

Aunque tenemos tendencia a elogiar a alguien cuando hace algo bien, los sistemas de recompensa y otros factores externos en realidad disminuyen el rendimiento de una persona.

Incluso en la escuela, suponemos que los niños están motivados para esforzarse porque quieren. Pero, de hecho, las investigaciones han demostrado que los niños rinden mejor en la escuela cuando no están presionados por medidas externas como las notas.

Un psicólogo llamado Sam Glucksberg dirigió uno de los estudios más famosos sobre este tema. Llevó a cabo varios experimentos en los que grupos de participantes trabajaban en pequeños proyectos, ya fuera por dinero o sin ninguna recompensa. Estudió la forma en que el potencial de recompensa afectaba a la capacidad de los participantes para realizar sus tareas.

Interesantemente, descubrió que había una enorme diferencia entre los dos grupos. La perspectiva de una recompensa monetaria en realidad disminuía el rendimiento de los participantes. Cuando supieron que podrían recibir dinero por su trabajo, los participantes se centraron menos en sus proyectos. Fueron menos creativos y asumieron menos riesgos, queriendo ceñirse a la forma más fiable de ganar el dinero. La creatividad, sin embargo, es absolutamente esencial a la hora de buscar formas innovadoras de resolver nuevos problemas.

Los invisibles no siempre son completamente indiferentes a la recompensa externa, pero esa recompensa es sólo un beneficio secundario para ellos. Seguirán obteniendo algún reconocimiento externo, como el respeto de sus compañeros de trabajo, pero su motivación principal es siempre su deseo interno de ver su trabajo bien hecho.

Dennis Poon, el principal ingeniero estructural de la Torre de Shanghai, es otro ejemplo de Invisible. Cuando la torre esté terminada, no recibirá tanta atención como el arquitecto. En cambio, se sentirá recompensado cuando el rascacielos resista fuertes vientos y terremotos, porque él no está en esto por la fama.

Los Invisibles de éxito son perfeccionistas muy meticulosos.

Entonces, ¿cuál es el rasgo más importante de los Invisibles? Bueno, son muy meticulosos, lo que significa que son extremadamente cuidadosos y precisos con su trabajo. Quieren realizar sus tareas a la perfección. Al fin y al cabo, esto es parte de lo que conduce a su invisibilidad: si haces un trabajo a la perfección, nadie se dará cuenta.

Aunque puedes encontrar Invisibles en campos de trabajo muy diferentes, una cosa que todos tienen en común es que están muy orgullosos de su atención al detalle. Puedes ver este rasgo común en las personas que gestionan la tecnología en un concierto de rock, en los ingenieros de un puente colgante o en el anestesista de una operación: todos prestan mucha atención a cada detalle de su trabajo. Todos son muy concienzudos.

Los invisibles necesitan que cada detalle sea perfecto, porque no soportan que la calidad de su trabajo se vea comprometida de algún modo. Dennis Poon, por ejemplo, nunca escatima en los detalles de sus estructuras, ni siquiera cuando se ve presionado para reducir costes o terminar antes sus edificios. Al contrario, necesita que cada detalle sea exactamente lo que él quiere. Si algo está fuera de lugar, no estará satisfecho.

La meticulosidad es lo que ayuda a los Invisibles a permanecer tan ocultos. Saben que sus proyectos necesitan ser perfectos, o de lo contrario la gente se fijará en ellos, y no esperan que se fijen en ellos. Si producen algo con algún defecto, llamará la atención sobre ellos y su trabajo. Si su proyecto es impecable, pueden permanecer en un segundo plano.

Hay una buena forma de comprobar si alguien ha sido meticuloso. Si no te paras a preguntarte quién ha estado detrás de un determinado trabajo, eso significa que ha hecho muy bien su trabajo.

A los Invisibles les gusta tener responsabilidad, y a menudo la buscan.

Además de la meticulosidad, hay otro rasgo común que tienen todos los Invisibles. Les gusta tener responsabilidades. De hecho, les encanta, y a menudo buscan altos cargos en su campo.

Incluso cuando los Invisibles son muy meticulosos, les gusta tener responsabilidades y a menudo las buscan.

Incluso cuando los Invisibles están bien formados, tienen experiencia y son respetados por lo que hacen, siguen esforzándose por ser mejores.

Muchos trabajadores cualificados tienen trabajos mundanos y prácticamente “invisibles”, pero los odian con pasión. No es el caso de los Invisibles. A menudo son expertos altamente capacitados y venerados en sus campos.

El técnico de guitarra de Radiohead, Plank, es un buen ejemplo de Invisible. Lleva con la banda desde que empezaron hace más de 20 años, y es el miembro de mayor confianza del grupo. Es el responsable de las guitarras de Thom Yorke, y aún ayuda a otros miembros del equipo a preparar los conciertos para que no ocurra ningún percance.

Porque son un grupo muy unido, y por eso son tan unidos.

Por estar tan cualificados, los Invisibles a menudo sienten la necesidad de asumir más responsabilidades. El hecho de que no quieran el reconocimiento público no significa que les parezca bien hacer siempre el papel de desvalidos.

Los Invisibles suelen acabar ocupando puestos de liderazgo en su área de especialización, aunque no nos demos cuenta.

En la televisión, por ejemplo, vemos series como Anatomía de Grey que se centran en cirujanos o médicos superestrella que controlan sin ayuda los quirófanos y salvan a los pacientes. En realidad, esto está muy lejos de la realidad.

En realidad, los anestesistas son los que dirigen la operación, y los cirujanos acuden a ellos si necesitan ayuda. Los anestesistas deben supervisar todos los procedimientos quirúrgicos, aunque al final no sean ellos quienes se lleven el mérito. Los cirujanos suelen recibir los mayores elogios, aunque a los anestesistas invisibles no les importa, porque no trabajan para recibir elogios. Su recompensa es ser el líder y cumplir con sus responsabilidades de forma que puedan sentirse orgullosos.

Los invisibles se valoran de forma diferente en las distintas comunidades.

Cada cultura del mundo tiene sus propios puntos fuertes y débiles. Cada una tiene también sus propios valores, por lo que, naturalmente, los invisibles se valoran de forma muy diferente en función de su entorno cultural.

Una de las diferencias más destacadas entre las sociedades occidentales y asiáticas es el énfasis que se pone en la individualidad. Esto tiene grandes implicaciones para los Invisibles en una u otra cultura.

En las sociedades occidentales, se anima a las personas a ser individuos. Desde una edad muy temprana, a los occidentales se les enseña a valerse por sí mismos, a destacar y a ser independientes.

Este tipo de comportamiento no es propio de los occidentales.

Este tipo de comportamiento está mal visto en muchas sociedades asiáticas o africanas. En un lugar como Japón, el papel del individuo es más bien actuar como una “columna” de apoyo que sostiene a la comunidad en su conjunto.

Esto significa que en los países occidentales, la gente suele ser competitiva en su lugar de trabajo. Quieren destacar ante el jefe y conseguir ascensos, aunque eso signifique menospreciar a sus compañeros.

En los países no occidentales, las personas suelen ser competitivas.

En los países no occidentales, la gente suele ser menos competitiva en el trabajo. Se centran más en ayudar a la empresa a progresar en su conjunto, aunque eso signifique sacrificar su propio progreso personal.

Por lo tanto, no debería ser así.

Así que no debería sorprender que los Invisibles sean mucho más comunes en las culturas asiáticas. La conciencia, la responsabilidad y otros rasgos comunes de los Invisibles son muy valorados en la cultura japonesa, por ejemplo.

En Japón hay muchos ejemplos de trabajos invisibles. Algunos son tradicionales, como los artesanos que fabrican pinceles de caligrafía, y otros son modernos, como los creadores de manga y anime. La mayoría de las personas con trabajos así nunca serán famosas, pero aun así encuentran una tranquila felicidad en la calidad y belleza de su trabajo.

Las empresas japonesas también apoyan más a los Invisibles. A menudo intentan reconocer y apoyar a las personas que no ocupan puestos directivos. Algunas empresas incluso celebran días en los que los líderes de alto nivel dedican tiempo a reconocer y apreciar a sus trabajadores.

Necesitamos poner más énfasis en el trabajo de calidad si queremos mejorar nuestra sociedad.

Ahora que hemos visto cómo funcionan los Invisibles, ¿qué significa esto para nosotros? ¿Qué significa para nuestro futuro?

Necesitamos un cambio. Nuestra sociedad se está desviando del camino, y necesitamos reconducirla.

La crisis financiera ya ha sido una dolorosa señal de que algo va terriblemente mal. Los bancos se juegan nuestro dinero, y todos compiten entre sí. Está surgiendo un nuevo tipo de sociedad de perro-come-perro.

En respuesta a esto, pasamos la mayor parte de nuestro tiempo tratando de marcarnos a nosotros mismos compartiendo nuestras vidas en las redes sociales. Incluso nuestro uso de las redes sociales se ha vuelto competitivo: queremos demostrar que somos más interesantes que los demás.

Antes valorábamos el trabajo de alta calidad, pero ahora preferimos la fama y la riqueza rápidas. Nuestra obsesión actual por las microcelebridades sólo nos perjudicará a largo plazo. Cada vez más gente dejará de buscar una buena educación o un buen trabajo. En su lugar, se esforzarán por ser famosos de YouTube o banqueros que se hacen ricos rápidamente.

Lo que realmente necesitamos es la inspiración de los Invisibles. Más de nosotros debemos adoptar sus cualidades, sobre todo dejando a un lado nuestro propio progreso personal. Si nos centramos menos en llamar la atención y más en mejorar la sociedad, quizá podamos hacer cambios significativos.

El enfoque en la individualidad ha sido una parte importante de la historia Americana, y ciertamente tiene su lugar y su tiempo. Sin embargo, está empezando a ser demasiado. Necesitamos distanciarnos de nuestro individualismo, y trabajar para ser más humildes y reservados. Si ponemos menos énfasis en nosotros mismos, podremos volver a la senda de la mejora de nuestra sociedad.

Si somos capaces de reavivar nuestro aprecio por los empleos de alta calidad que dan más satisfacción a los trabajadores, podremos navegar por nuestro ruidoso mundo y salir sanos y salvos al final.

Conclusiones

El mensaje clave de este libro:

La sociedad se mantiene unida gracias a personas invisibles que mueven los hilos sin que nos demos cuenta, y las necesitamos para funcionar. Desgraciadamente, estamos en plena crisis: hoy en día, todo el mundo se aleja de esta valiosa “Invisibilidad”. Necesitamos recalibrar nuestro apoyo a los Invisibles si queremos mejorar nuestro ruidoso mundo.

Consejos Accionables:

¿Buscas un nuevo trabajo? Pregúntate qué es más importante: ¿la felicidad o la atención?

Puede parecer que trabajarás más si sabes que un ascenso puede estar en el horizonte, pero en realidad, las motivaciones internas son más importantes. Haz algo que te apasione y trabaja para complacerte a ti mismo, no a los demás. No sólo te sentirás más satisfecho, sino que la calidad de tu trabajo será mayor.

Sugerido más lectura: Líderes Comer Lo último de Simon Sinek

Líderes Come Último explora la influencia que tienen los neuroquímicos en la forma de sentir y, en consecuencia, de actuar de las personas, y examina las discrepancias entre cómo se diseñaron nuestros cuerpos para funcionar y cómo funcionan hoy en día. En última instancia, necesitamos verdaderos líderes que nos devuelvan al camino correcto.

Leave a comment