Aprende a sacar partido de tu diversión y a utilizar la alegría para crear un lugar de trabajo más creativo y productivo.

Imagina que eres el fundador de una nueva y emocionante empresa y que acabas de hacer una gran ronda de contrataciones. No eres un ejecutivo estirado, eres un jefe cool. Así que organizas un pequeño cóctel para presentarte y ayudar al equipo a relacionarse.

Las copas empiezan a fluir, te animas un poco y, de repente, coges el micrófono…

“Hola a todos.

“Hola a todos. Bienvenidos. Siempre les digo a los nuevos contratados: No pienses en mí como en tu jefe; piensa en mí como en un amigo que puede despedirte”.

Y: grillos.

Bueno, eso no salió bien.

Mucha gente dice que no hay lugar para el humor en el lugar de trabajo, pero los autores de Humor, en serio no están de acuerdo. Y discrepan apasionadamente. Seguro que había una forma mejor de que te hubieras desenvuelto en ese cóctel, pero en este resumen aprenderás por qué el humor es importante.

Incluso si eres una persona que trabaja en serio.

Incluso si no te consideras la próxima Tina Fey o Seth Meyers, aprenderás, en primer lugar, cómo sacar partido a tu propia gracia y, a continuación, cómo utilizar esas habilidades para ayudar a crear un entorno de confianza, creatividad y éxito para ti y tus colegas.

En este resumen, aprenderás

    • cómo hablar como un ser humano;
    • cómo hablar como un ser humano
    • cuándo es apropiado hacer una broma;y
    • cómo utilizar el humor para potenciar la creatividad.

    El humor es una habilidad que se aprende, y sus beneficios son innumerables.

    Empecemos por considerar qué nos puede estar frenando. A menudo, es porque nos preocupa no ser graciosos o que nuestros chistes no tengan gracia. A veces no creemos que seamos especialmente divertidos y nuestros amigos y familiares tampoco piensan que seamos graciosos; los hijos del autor seguro que no lo pensaban. Y ni siquiera puedes aprender a ser gracioso, así que ¿para qué?

    La cuestión es que nada de eso es cierto. No hace falta ser cómico para tener frivolidad, para comprender el valor del humor y aportar algo de sinceridad a una situación. ¡Y nadie nace gracioso! Excepto quizá esos bebés que prueban el limón por primera vez. El humor puede estar presente sin comedia y es una habilidad que se aprende, se adapta y crece con el tiempo.

    Según los resultados de una encuesta Gallup realizada a 1,4 millones de personas de 166 países, la frecuencia con la que nos reímos o sonreímos disminuye significativamente una vez cumplidos los 23 años. Lo cual es triste, ¡porque de niños nos reímos todo el tiempo! Pero cuando crecemos y entramos en el mundo laboral, parece que perdemos el sentido del juego. Existe la presión muy real de ser “profesional”. Pero, ¿por qué profesional tiene que significar überserio?

    La falta de ligereza y risas en la vida y en el trabajo nos está haciendo perdernos muchas cosas buenas. ¿Lo bueno, te preguntarás? Echemos un vistazo a la ciencia.

    “La risa es la mejor medicina” no es sólo una frase. Es verdad. Se ha demostrado científicamente que la risa te beneficia tanto física como emocionalmente. Cuando nos reímos, nuestro cerebro libera un cóctel de hormonas. Obtenemos endorfinas que nos dan esa sensación de euforia que podemos tener después de hacer ejercicio. Obtenemos una gran liberación de dopamina que nos hace sentir más felices. También se libera oxitocina, la “hormona del amor”, que nos hace más confiados. Y bajan nuestros niveles de cortisol, lo que significa que estamos mucho menos estresados. En resumen, según los autores, la risa es como hacer ejercicio, meditar y practicar sexo, todo a la vez. ¡Qué bien! Y está aprobado por RRHH!

    Hay cuatro tipos principales de personas divertidas.

    Puede ser útil empezar echando un vistazo al tipo de humor que existe. Tradicionalmente, existen cuatro tipos diferentes de personas graciosas: los humoristas, los imanes, los dulces y los fisgones.

    Los humoristas son personas que hacen humor.

    Los monologuistas son las personas expresivas, de piel gruesa, capaces de recibir tanto como de dar. Si eres atrevido, te gustan los asados y se sabe que disfrutas con el humor más negro, entonces esto podría ser para ti.

    Los imanes mantienen las cosas elevadas, felices y positivas. Son el payaso de la clase, todos tontos y llenos de carisma. Si eres de los que se ríen antes de llegar al chiste, es muy probable que tu humor sea más del estilo de los imanes.

    Luego está la burla sutil del encanto. No pretenden herir los sentimientos de nadie, sólo hacer que la gente se sienta bien. Si te encuentras analizando la situación, buscando el golpe oportuno pero inocente, entonces considérate una dulzura.

    Por último, el francotirador. Los francotiradores son un gusto adquirido. Son bastante agresivos con su humor, y sutilmente sarcásticos. ¿Eres conocido por tus frases mortales? Entonces el estilo de humor de un francotirador podría ser el tuyo.

    Aunque estos estilos te ayudan a identificar dónde podrías encontrar tus puntos fuertes cómicos, es increíblemente importante tener en cuenta que estos estilos pueden intercambiarse -y sin duda deberían intercambiarse- dependiendo de la situación. Es esencial saber cuándo un chiste de francotirador no es apropiado o cuándo los momentos de cariño e imán podrían ser la mejor opción.

    Pero recuerda, no se trata de “ser gracioso”. Se trata de ser real y cercano. Así que si no acabas de decidir si eres un “stand-up” o un “imán”, no te estreses. Hay formas de explorar el humor en el lugar de trabajo que harán aflorar estos momentos de forma natural.

    La verdad es el corazón del humor. Pero pisa con cuidado cuando bromees sobre el dolor y la ira.

    Entonces, ¿cómo funciona exactamente el “humor”? Según los autores y los muchos profesionales a los que se dirigieron, no se saca algo gracioso de la nada. En lugar de eso, tomas nota y utilizas los absurdos del mundo que te rodea, y luego los señalas. Tómate un segundo para recordar los últimos días. ¿Has olvidado el nombre de algún conocido? ¿Le has dicho al camarero que esperas que él también disfrute de su comida? ¿Quizá tus hijos te han hecho notar que tú eres el director general en el trabajo, pero la abuela es la jefa en casa?

    Son momentos de la vida real que sin duda compartes con los demás. La verdad crea una oportunidad de reconocimiento compartido y en el corazón del humor se encuentra -lo has adivinado- la verdad. Esto significa que si sacas provecho de tu propia vida -tus gustos, aversiones, opiniones, sentimientos, todas las cosas que te hacen ser – permitirás momentos de frivolidad compartida en los que un colega podría decir: “¡Eh, yo hago eso! ¡Tiene razón! A mí también me ha pasado eso!”

    Aprovechar tu emoción es una forma segura de tener momentos compartidos, y deberías utilizarla. Pero ten cuidado con la ira. No querrás que nadie se sienta atacado personalmente. Una forma rápida de evitarlo es dirigir tus frustraciones a un tercero ficticio. De ese modo, la gente sentirá lo que tú sientes sin llevar la peor parte. Lo mismo ocurre con el dolor. Todos sabemos que la miseria ama la compañía, y el dolor compartido puede ser divertido más adelante, pero no te precipites. No querrás que el silencio ensordecedor de “demasiado pronto” llene la oficina. Con el tiempo dará lugar a una gran historia, así que resérvala para más adelante.

    Otra forma de resaltar lo divertido es fijarte en lo que es contrastado o incongruente de ti mismo y de tu vida. Lo divertido reside en la diferencia. Puede que tu equipo y tú acabéis de recaudar un millón en financiación, pero la abuela quiere la nata doble espesa de Whole Foods, ¡y más vale que no lo olvides! Comparte ese contraste con tus colegas. Pasarás de ser el gran jefe inaccesible a un ser humano con una familia, una vida fuera del trabajo y una suegra estereotípicamente exigente.

    Hazte más gracioso utilizando la exageración, siendo específico, usando analogías y recordando la regla de tres.

    Sería estupendo que el humor fuera siempre tan sencillo como: “Te cuento esto tan gracioso que me ha pasado en la vida, te ríes y trabajamos juntos felices para siempre”. A veces, hacer estas simples observaciones no basta para ser gracioso. Entonces, ¿qué puedes hacer para estar preparado? Hablando con improvisadores profesionales y entrenadores de escuelas como Second City, en Chicago, y The Upright Citizens Brigade Theatre, en Nueva York, los autores recopilaron algunas herramientas sencillas que te ayudarán a pasar de la idea al chiste con éxito.

    Primero, utiliza la exageración a tu favor. Toma ese acontecimiento de la vida y adórnalo y exagéralo para sorprender al oyente. Lo gracioso viene cuando dices algo que no se esperaban en absoluto. Considera el ejemplo del actor y cómico John Mulaney: “Fui a un balneario a que me dieran un masaje. Entré en la habitación para que me dieran el masaje y la mujer que estaba allí me dijo que me desnudara hasta mi nivel de comodidad. Así que me puse un jersey y unos pantalones de pana y me sentí seguro”. ¿Esperabas que dijera que se pondría ropa? Probablemente no, y ahí es donde se vuelve gracioso.

    En segundo lugar, sé específico. Utilizar un lenguaje preciso y vívido hace que al oyente le resulte mucho más fácil relacionarse con lo que estás diciendo. No son unos simples pantalones: son unos pantalones de pana gruesos, hechos para el invierno, que Mullaney utilizará para taparse en el balneario. Y así de fácil tenemos una hilarante imagen mental del absurdo en juego.

    En tercer lugar, utiliza analogías. Puedes resaltar lo ridículo que es algo comparándolo con algo completamente distinto pero igualmente indignante. Un ejemplo es el de Hasan Minhaj cuando intenta explicar lo difícil que le resulta conectar con su padre: “Cada conversación con mi padre es como una película de M. Night Shyamalan. Son 90 minutos de acumulación sin recompensa. ¿Ése es el final?”

    Para simplificarlo, las conversaciones con el padre de Hasan son tediosas y difíciles, igual que las películas de Shyamalan son interminables y difíciles de ver. Las analogías no son las más fáciles de hacer bien, así que es importante que tengas una base sólida. Tu base depende de ti y de cómo sientas tu observación. Utiliza la especificidad para ayudar a la gente a entender por qué te sientes como te sientes y luego intenta encontrar algo universal con lo que conectarlo. Si la mayoría de la gente puede relacionarlo, entonces habrás creado una analogía satisfactoria.

    Por último, la regla de tres también es una buena herramienta para utilizar y practicar. En realidad, es muy sencilla. Enumera dos cosas esperadas y luego subviertelas con un tercer elemento inesperado. El cerebro humano busca constantemente patrones. Así que cuando decimos A y B, esperamos oír C. Pero si decimos A, B, piña, creamos sorpresa y, a su vez, humor. Fíjate en Amy Schumer, por ejemplo. Al saludar a su público en un concierto en Denver dijo: “No sé si lo sabéis, pero en el último año me he hecho rica, famosa y humilde”. Si tuvieras que perder el “famoso” o poner la línea de la risa, “humilde”, en medio, no funcionaría realmente, ¿verdad? Necesitas establecer el patrón para que el elemento C tenga impacto.

    Trabaja en tus historias recurrentes y lleva el humor al trabajo con “La tormenta de ideas malas”

    Personas como Amy Schumer o Hasan Minhaj pasan meses y años cultivando su humor: escribiendo, reescribiendo y probando sus chistes con el público. Pero la mayoría de nosotros no disponemos de tanto tiempo, así que cuando utilicemos el humor, en nuestras vidas o en la oficina, tendremos que ser capaces de crear momentos de frivolidad de forma espontánea.

    Una buena forma de hacerlo es conocer tus historias favoritas, las que te gusta contar y ya han demostrado ser divertidas. Luego, como ya hemos aprendido, sé observador. Utiliza lo que ves en el aquí y ahora para encontrar lo que hace gracia a la gente que te rodea. Seth Herzog, un cómico que también tiene la colosal tarea de calentar al público de The Tonight Show con Jimmy Fallon, tiene un buen consejo. Sugiere que te preguntes: “¿Qué es gracioso ahora mismo, sólo para este grupo? Ésa es la forma más rápida de conseguir que un grupo se ría”.

    Por último, crea espacios seguros para que los demás exploren espontáneamente su lado divertido y construyan conexiones duraderas en el proceso. Una idea es “La tormenta de ideas malas”. En lugar de celebrar una reunión de mesa redonda seria en la que todos tengan que proponer estrategias viables, dile a la gente que proponga las ideas más tontas y extravagantes posibles. No sólo conseguirás que se rían, sino que lo más probable es que acabes con algunas ideas que ni siquiera habías considerado. El humor activa el centro de creatividad del cerebro y, literalmente, fomenta la gimnasia mental. Lo que significa que una reunión impulsada por el humor conseguirá mucha más innovación e ideas visionarias que una vieja y aburrida sesión de brainstorming.

    Independientemente de si estás siendo estratégica o espontáneamente gracioso, busca siempre momentos apropiados para divertirte y ser creativo con la gente que te rodea. Pero, ¿qué es apropiado? Lo analizaremos en el siguiente resumen.

    Las ideas de lo gracioso difieren, así que asegúrate de utilizar el humor de forma responsable.

    Las personas tenemos ideas diferentes de lo que es gracioso. Nuestro humor varía en función de todo, desde nuestra educación y experiencias personales, hasta nuestras opiniones políticas, nuestra irritabilidad, etc. Puede que a tu colega de toda la vida le gusten los chistes de “tu madre”, pero al nuevo en ventas le parezcan de mal gusto. Por lo tanto, es fundamental saber qué hacer cuando surgen estas ideas diferentes de lo gracioso.

    Lo más importante es saber qué hacer cuando surgen estas ideas diferentes de lo gracioso.

    Lo más importante que debes tener en cuenta es que, en todos los casos, debes utilizar el humor de forma responsable. Y que la sensibilidad, la empatía y la hilaridad trabajen juntas. Es cuestión de leer la sala. Y no se trata sólo de saber qué hará reír al público, sino cómo le hará sentir. ¿Hay que tener en cuenta las diferencias culturales? ¿Ofenderá a alguien?

    Primero, determina lo apropiado que es el chiste. Si eliminas el humor y examinas la verdad, ¿sigue pareciendo apropiado el comentario? Así, por ejemplo, si eliminamos el humor de “No pienses en mí como tu jefe; piensa en mí como un amigo que puede despedirte”, ¿qué nos queda? Una jefa que no tiene inconveniente en despedirte por muy simpática que pretenda ser: tal vez una broma inapropiada.

    A continuación, considera lo que la profesora Anne Libera, del Columbia College de Chicago, denomina el “espectro de la verdad, el dolor y la distancia”. ¿Te pilla la broma demasiado cerca? ¿Tienes suficiente experiencia con este tema como para bromear sobre él? ¿Y estás lo suficientemente cerca del grupo como para hacer estas bromas? Si la respuesta a cualquiera de estas preguntas es negativa, entonces probablemente deberías replantearte tu enfoque.

    Puede que te resulte difícil hacer bromas de este tipo.

    Puede ser difícil saber cómo va a reaccionar todo el mundo en todo momento. Los errores ocurren, y puede ser tentador jugar siempre como si todo fuera bien. ¡Así es como lo habías planeado! ¡Aquí no hay errores! Pero ser vulnerable tiene mucho más poder. Confesar tu error no sólo demuestra a tu equipo que ves dónde te has equivocado, sino que también les hace sentirse seguros para cometer sus propios errores.

    La fundadora y consejera delegada de Spanx, Sara Blakely, tiene una forma estupenda de hacerlo. Celebra periódicamente “Reuniones Oops” en toda la empresa, en las que aborda un error reciente que haya cometido y pone música acorde con la situación. Por ejemplo, después de que Blakely intentara competir en una categoría de productos durante más tiempo del que debería, puso “Mr. Roboto”, ¡una gran canción, pero que dura casi seis minutos! Los empleados se unieron a Blakely bailando y le quitaron importancia a la situación.

    Mejora tu humor adoptando tu personalidad.

    A menudo, es tan sencillo como hablar como un ser humano. Hablar con rigidez, ya sea en la sala de juntas o por correo electrónico, no deja mucho espacio para la conexión. Como dicen los autores: “Si escribimos como zánganos corporativos, muy pronto empezaremos a actuar también como ellos”. Así que, tanto si hablas cara a cara como si escribes un correo electrónico, deja de intentar librarte de una personalidad.

    Lo que pueden parecer formalidades esenciales, en realidad pueden impedir que muestres el tipo de persona que eres. Considera los correos electrónicos como una oportunidad para invitar a una conexión genuina. Si sabes que un director general acaba de tener un hijo, quizá puedas empezar tu correo electrónico o conversación preguntando cómo les va a la mamá y al bebé. Si sabes que tú y tu cliente estáis sufriendo la misma ola de calor, prueba a despedirte con una bromita reconociendo vuestra experiencia compartida.

    Pequeñas cosas, como un mensaje de correo electrónico, pueden ser útiles.

    Pequeñas cosas, como un comentario gracioso o una historia personal divertida, también ayudan a causar impresión. Nuestros cerebros emiten juicios con increíble rapidez y las primeras impresiones desempeñan un papel crucial en la evolución de tu relación con un colega o un cliente. Así que, si al gran jefe con el que vas a reunirte le encantan los chistes de papá, ¡apóyate en él!

    También es importante que tu presencia en Internet refleje tu personalidad. Hoy en día, te descubrirán en LinkedIn o Twitter antes incluso de que entres en la oficina de RRHH, así que considera algo como una biografía divertida. Cuando eres uno de miles de candidatos, son los pequeños detalles los que te ayudan a destacar. Pero asegúrate de encontrar un equilibrio entre lo ingenioso y lo desenfadado sin dejar de reflejar tus logros.

    Pongamos el ejemplo de Steve. La biografía de Steve incluía información primaria como “es gerente ejecutivo” y “actualmente es el director general de ASG MarTech”, ambas cosas impresionantes. Pero fue la inclusión de la opinión de su familia sobre su podcast lo que llamó la atención del gerente de contratación: “descrito por su mujer y sus dos hijas como ‘largo, aburrido y totalmente carente de sustancia’. “Esa última frase le valió una entrevista y, en última instancia, le ayudó a conseguir el puesto. ¿Por qué? Porque demostró que Steve tenía ingenio, confianza y humildad, además de estar cualificado para el puesto.

    Conviértete en un mejor líder aportando humor al lugar de trabajo.

    Los líderes de antaño eran una raza rara. Todo inteligencia, valentía, superioridad moral y astuta resolución. Piensa en Ernest Shackleton, a la deriva sobre placas de hielo en la Antártida para rescatar a su tripulación. O a Marco Polo, que viajó a través de las montañas para inspirar a generaciones de niños… a jugar a ciegas en sus piscinas.

    Pero esos días ya no existen.

    Pero esos días han quedado atrás. Tras múltiples guerras, catástrofes nucleares, crisis financieras y mucho más, ahora compartimos una falta de confianza colectiva en nuestros líderes.

    Un estudio de la Harvard Business School de 2019 reveló que el 58% de los empleados confían más en un desconocido que en su propio jefe. Y como no confían en sus jefes, no trabajan bien. Pero ten fe. Aunque la confianza general en el liderazgo está cayendo en picado, las organizaciones que mantienen un entorno de alta confianza están prosperando.

    Canalizando tu sentido del humor único, puedes convertirte en un líder capaz de unir, persuadir y motivar mejor a las personas que te rodean. El humor en los negocios mejora muchas cosas, incluido tu poder. No confundas esto con el poder sobre las personas. Más bien, es el poder de controlar cómo te ve la gente y cómo te recuerdan. Tú eres quien marca la pauta, así que muestra tu gracia, o al menos tu comprensión del humor. Y síguele la corriente cuando veas que otros disfrutan de momentos de frivolidad en la oficina: ¡esto ayuda a crear confianza y apoyo!

    Por supuesto, sigues siendo un líder, así que asegúrate de encontrar un equilibrio entre ser autoritario y accesible. El humor autocrítico o los momentos tontos y humildes pueden ayudar a conseguirlo.

    El humor crea vínculos, y la cercanía que se forma en un momento de alegría compartida dura mucho más que cualquier actividad incómoda de creación de equipos. Los empleados simplemente quieren sentirse seguros, vistos y escuchados. Incluso los momentos lúdicos e inesperados de elogio pueden ser más eficaces que los oficiales, porque parecen reales.

    A veces, ser líder significa saber cuándo dar un paso atrás. Es importante saber con qué te sientes cómodo. Si prefieres no ser el centro de atención que tira de la cultura de la empresa hacia ti, busca y apoya a un compañero de trabajo carismático que pueda construir el espacio seguro y divertido que habías previsto.

    Conclusiones

    El mensaje clave de estas Conclusiones es que:

    El humor en el lugar de trabajo ayuda a crear confianza y forja conexiones verdaderas. Busca esos momentos cotidianos de frivolidad y las señales para participar y jugar. Esto te permitirá crear una cultura de la diversión para ti y tus empleados, en la que se sientan seguros para comunicarse, cometer errores y crecer. Y utiliza estas herramientas que has adquirido para llevar más alegría a tu vida fuera del trabajo, mientras aprovechas tu diversión para vivir una vida más audaz, auténtica y llena de amor con las personas que te rodean.

    Por último, utiliza las herramientas que has adquirido para llevar más alegría a tu vida fuera del trabajo.

    Aquí tienes otro Consejo Accionable:

    Déjate llevar.

    No dejes espacio para el humor despectivo.

    Ningún chiste debe hacer que alguien se sienta víctima o discriminado, aunque en el fondo seas un francotirador. No hay lugar en absoluto para el racismo, el sexismo o cualquier otro tipo de humor prejuicioso en el trabajo, ni en ningún sitio. Así que, si una historia o una broma implica humor ofensivo, asegúrate de reconocerlo en ti mismo o en tus empleados, y abordarlo inmediatamente.

Leave a comment